miércoles, 1 de agosto de 2018

Les estuvo bien empleado por entrometerse

Homenaje a Francesc A. Picas (I)
El obispo Pardo y el cardenal Amato en la Misa de beatificación de tres religiosas mártires gerundenses
Nos dice el Evangelio que Jesús curó un enfermo de lepra. Como le tocó con las manos, en ningún lugar querían darle acogida porque creían que se había contaminado. El señor obispo de Gerona, Francesc Pardo, comenta acertadamente este apartado del Evangelio y añade que mucha gente faltada de entendimiento, debía decir de Jesús: “Ya le está bien que no lo quieran, que no lo hubiesen tocado”. Este agudo comentario del señor obispo me ha recordado que en los años de la persecución religiosa de 1936, algunas personas queriendo ocultar los crímenes que se cometían, en lugar de compadecer a las víctimas, quizás también los comentaban con la misma sorna. 

Dolors Bartí, una chica de Figueres, plantó cara a los milicianos en la revolución de 1936 y se colocó en la puerta del domicilio de mosén Macià, para no dejarlos pasar. La detuvieron, la empujaron por las escaleras, la trasladaron a las afueras de Vilafresser, la violaron y la dejaron muerta en una cuneta de la carretera. Y después mataron al sacerdote y a once más, en el castillo de Figueres. Alguien, entonces quizás a media voz, comentaría:”¿Quién la obligó a ponerse en peligro?. Si se hubiese quedado en casa lavando platos”. 

Cuando asesinaron a mosén Josep Morta, en Navás, en medio de la calle Mayor, lo lanzaron tras una tapia del cementerio. A alguien a quien sentó mal el asesinato lo justificaba diciendo:”¿Quién le obligaba a ser tan conflictivo?. Desde el púlpito el cura denunciaba el ateismo de una escuela laica, los divorcios de personas conocidas de la localidad, los bailes inmorales del Centro Republicano, etc…”. 

Cuando asesinaron al maestro de escuela Lluís Piquer de Parets del Vallés porque se negó a firmar un documento en que se decía que Dios no existía y explicaba clandestinamente el Catecismo en “tiempo de los rojos”, es posible que alguien, ahora añada: “Lo mataron por fanático. Hoy muchos sacerdotes en las escuelas y academias no hablan de Dios, ni de la Virgen, ni de los ángeles”. 

Hermanos mártires de San Juan de Dios de Calafell
Cuando asesinaron a los hermanos de San Juan de Dios de Calafell también algún iluminado pudo decir:”No se puede ser de buena fe. Hubiesen abandonado a los niños deficientes cuando oyeron que mataban a sacerdotes. Que los hubiesen cuidado las prostitutas republicanas. ¡Qué caray!”.

Cuando explican que asesinaban a los párrocos de los pueblos porque la consigna era destruir la Fe en Cataluña, algunos agnósticos quizás afirmaban y ahora repiten de un cura determinado: “Le está bien empleado porque se hizo cura. Si se hubiese quedado en casa a trabajar como campesino. Y el cura iluso aún lo daba todo a los pobres ”. 

Centenares de testimonios del martirologio cristiano habrían podido ser escogidos por el sr. Obispo para escribir el comentario dominical del 15 de febrero. Nos habría gustado. Miles de cristianos lloraron por estos hechos y rezaron en silencio para que no fuese tan dura aquella persecución religiosa que causó gran dolor a la tierra catalana y originó un glorioso elenco de mártires. 

Francesc A. Picas

7 comentarios:

  1. Los obispos catalanes no son nada2 de agosto de 2018, 2:09

    Bien por Picas:

    "Centenares de testimonios del martirologio cristiano habrían podido ser escogidos por el sr. Obispo para escribir el comentario dominical del 15 de febrero. Nos habría gustado. Miles de cristianos lloraron por estos hechos y rezaron en silencio para que no fuese tan dura aquella persecución religiosa que causó gran dolor a la tierra catalana y originó un glorioso elenco de mártires."

    Hoy, 2018, la totalidad de los obispos catalanes (acepto demostración en contra, claro, y bienvenida), se han olvidado completamente de los santos y beatos catalanes, y no digamos españoles, los que son de la propia tierra, pueblo, nación y patria.

    Han asumido acríticamente los modelos laicistas y modernistas del nacional-progresismo: Mandela, Gandhi y Luther King.

    Estos tres están averiados en moral: uno le gustaban las chicas, el otro adúltero, el último bidivorciado. En los años 1970, estuvo de moda en esta trilogía laicista el cuaternio que falta, el famoso protestante Albert Schweitzer, tío carnal de Jean-Paul Sartre, hoy olvidados, con Camus.

    Sobre este pájaro de Mandela:

    www.infocatolica.com/blog/reforma.php/1312091216-249-mandela-oremos-por-el

    ¿Son católicos nuestros obispos? No, no lo son, porque no enseñan los ejemplos de nuestros santos católicos, sino a ídolos con pies de barro sucio, un panteón de santos laicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen ejemplo que pueden poner nuestros epíscopos son los padres de santa Teresita. Copio:

      San Luis Martin y Santa Celia Guérin, padres de Santa Teresita de Lisieux, fueron el primer matrimonio en ser canonizado en una misma ceremonia en la historia de la Iglesia.

      “Los santos esposos (…) vivieron el servicio cristiano en la familia, construyendo cada día un ambiente lleno de fe y de amor; y en este clima brotaron las vocaciones de las hijas, entre ellas Santa Teresa del Niño Jesús”.

      Llevaron una vida matrimonial ejemplar: misa diaria, oración personal y comunitaria, confesión frecuente, participación en la vida parroquial.

      De su unión nacieron nueve hijos, cuatro de los cuales murieron prematuramente.

      Entre las cinco hijas que sobrevivieron estaba Santa Teresita, la futura santa patrona de las misiones, que es una fuente preciosa para comprender la santidad de sus padres: educaban a sus hijas para ser buenas cristianas y ciudadanas honradas.

      Y podrían, además, canonizar a alguna familia catalana, Santa Joaquina Vedruna es un buen ejemplo. Anímense, señores obispos, desperézense...

      Eliminar
    2. Se escribe con una frivolidad en esta web que asusta... cada día son más los que reparten carnets de católicos... Madre mía, que María nos asista a todos

      Eliminar
    3. Usted tiene el número CAT-03.257.322... :)

      Eliminar
  2. Las heroicas actitudes descritas fueron muy distintas de la del cardenal Vidal y Barraquer, que dejó a su obispo auxiliar Manuel Borrás en manos de los milicianos, que le asesinaron, marchándose él a Italia. Luego desde Italia y Francia Vidal y Barraquer se dedicó a presionar al Vaticano para que reconociera de algún modo a ese bando que asesinaba a los eclesiásticos, diciendo que hacían firmes promesas de no perseguir a la Iglesia. Lo mismo hacía a sus órdenes el nuevo obispo auxiliar de Tarragona, que sustituía al asesinado Manuel Borrás. Y en el Vaticano tan tranquilos, hasta hoy. Están repitiendo la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tiempos del Cardenal Vidal y Barraquer y después de la muerte del obispo Borrás, no hubo ningún obispo auxiliar en Tarragona.

      Eliminar
  3. Agradecería opinión de algún contertulio sobre la FIESTA RAVE en la basilica PAPAL de San pablo extramuros en Roma ,gracias.

    ResponderEliminar