martes, 10 de julio de 2018

La ultima estocada de Matabosch: Cerrar la parroquia de Sant Pere de les Puel·les

Carta-denuncia recibida de un feligrés de la parroquia

En esta época, en la que se intentan cerrar los eslabones de la cadena de nombramientos de cara al próximo curso, tal y como indicaba Germinans en su artículo del domingo 8 de julio, y cuando se han publicado ya todos los nombramientos de delegados episcopales excepto el de economía, el aún titular de esta delegación da sus últimas estocadas antes de su jubilación. Y parece que la última va a ser ordenar el cierre de la milenaria parroquia de Sant Pere de les Puel·les.

Hace ya un año que nuestro cardenal, sin haber realizado ninguna visita pastoral a la parroquia, comunicó a su párroco, Mn. Josep Maria Martí, su intención de hacer desaparecer la parroquia y ceder sus espacios a la Comunidad de Hermanitas y Hermanitos del Cordero, tras el fracasado proyecto -a causa de la presión vecinal- de construir su ansiado monasterio en el barrio del Poblenou, en el año 2015.
¡Poco se podía imaginar su párroco que aquellas hermanitas y hermanitos a los que ha invitado a compartir su testimonio en diversas ocasiones en la parroquia, acabarían residiendo en su actual parroquia!

Mn. Josep Maria Martí
Sorprende, de entrada, que nuestro Cardenal, tan poco dado a precipitarse, y habiendo dilatado tanto sus decisiones y nombramientos, haya tomado tal decisión sin tener ningún conocimiento de la realidad pastoral de esta parroquia. Tan solo había realizado una visita, de incógnito, acompañado del delegado de Economía, Mn. Matabosch, para inspeccionar los espacios y dependencias de la parroquia.
El tiempo previsto inicialmente para el cierre de la parroquia y la cesión de sus espacios a ambas comunidades, era de dos años. Un primer año en el que se irían realizando los planos para las obras de adecuación, y durante el segundo comunicar el cierre a los feligreses, solicitar los permisos pertinentes y comenzar las obras necesarias.
A su párroco se le indicó en su momento que, "dado que estaba muy cansado", se le jubilaría anticipadamente y se le ofrecería colaborar en alguna de las parroquias de Barcelona, a su elección.
Desde entonces, las Hermanitas han realizado ya su visita a la parroquia, conociendo sus espacios y aceptando la oferta del Arzobispado.
Dado el desconocimiento del Sr. Cardenal de la vida pastoral de esta parroquia, la decisión no podía ser suya, y recaía en el maquiavélico consejo de su íntimo asesor Matabosch.
La archidiócesis cuenta en la actualidad con 208 parroquias. ¿Cuál o cuáles son los motivos para elegir precisamente esta? Preguntado por ello, las motivaciones expresadas son vagas y sin sentido: que la parroquia no tiene vida, que su párroco no se deja ver mucho en los actos del arzobispado y que las religiosas necesitan un lugar céntrico.
Desconozco la vida de todas las parroquias de la diócesis, pero en esta, sin duda, continúa celebrándose diariamente la Eucaristía, se reza el rosario, hay horarios fijos de confesiones, adoración eucarística, se visitan todas las residencias de ancianos y centros de día del barrio con el equipo de Pastoral de la Salud, celebrándose en algunas de ellas la Eucaristía, existen 6 grupos de catequesis (4 de esos grupos son de niños que ya han hecho la comunión), estudio de evangelio dominical para los niños, grupo de jóvenes, equipo de liturgia, catequesis prebautismal y prematrimonial, catequesis de adultos, equipo de cultura y evangelización, se realizan visitas guiadas, se trabaja con familias migrantes, especialmente de filipinas y sudamérica, caritas abre semanalmente sus puertas para escuchar, acompañar, ofrecer ropa... y un largo etcétera.  ¡Cuántas parroquias quisieran tener esa vida! Y con laicos al frente de cada una de esos ámbitos y responsabilidades. Y sin necesidad de de alejarse mucho del centro de Barcelona... El primer argumento, de la falta de vida parroquial, parece, pues, un absurdo.
Omella, no tan sonriente como en otras ocasiones
Es más, el mismo Cardenal realizó su primera visita pastoral a la parroquia el 5 de noviembre del pasado año y, tras esta, escribió a su párroco, quien dio cuenta de ello en la hoja informativa parroquial del 28 de enero de 2018: "El Sr. Arquebisbe, Cardenal Omella, ha escrit una afectuosa carta al nostre Rector, Mn. Josep Ma MARTÍ, en la que, entre altres coses, li agraeix a ell, com també a la comunitat parroquial, l’acollida cordial que li va dispensar en la seva visita a la Parròquia. Valora positivament la dedicació generosa de moltes persones de la Parròquia a fer el bé als altres en nom del Senyor i que li van exposar un grup de feligresos amb qui es va reunir abans de la Missa. També manifesta que va viure amb molta joia l’Eucaristia que va celebrar, en la que set joves varen rebre el Sagrament de la Confirmació. Ens anima a seguir treballant perquè el Missatge de Jesucrist arribi al major nombre possible de gent. Demana al Sr. Rector que faci arribar a tots els feligresos el seu agraïment per la seva disponibilitat i entrega. I acaba beneint-nos a tots i desitjant-nos la pau del Senyor."
El segundo argumento cae por su propio peso si de lo que estamos hablando es de la necesidad de cerrar una parroquia. Si a un obispo no le gusta cómo actúa uno de sus sacerdotes, lo más lógico sería hablarlo con él y, en caso extremo, cambiarle de parroquia. Exponer como argumento para el cierre de una parroquia la poca relación de su párroco con el resto del clero, cae por su propio peso.
El tercer argumento, la necesaria centralidad del monasterio para las religiosas, carece también de peso y sentido, especialmente si tenemos en cuenta que éstas aceptaron en 2013 los terrenos que el Arzobispado les ofrecía en el barrio del Poblenou. Y la semana pasada, según informaba la web de la diócesis de Terrassa, acaban de instalarse en La Costa del Montseny. No son, precisamente dos lugares céntricos.
Tres argumentos sin sentido que quieren quizá esconder la verdadera motivación de Mn. Matabosch. Y es que desde hace años, Mn. Matabosch ha encontrado en Sant Pere de les Puel·les una parroquia "reaccionaria" a sus órdenes, que no le dice que sí a todo, y que, en dos ocasiones, ha pedido auxilio a su delegación de economía para poder pagar los recibos de la luz. Una parroquia, pues, que no aporta suculentos ingresos mensuales a sus arcas y que, además, le hace pagar algunos recibos de vez en cuando.
Tomada ya la decisión de cerrar la parroquia, es el momento de comenzar a trabajar con los planos para realizar el proyecto y presentarlo a Ayuntamiento y Generalitat para que den su aprobación de convertir una parroquia en un monasterio en el que vivan habitualmente bastantes personas. ¡Con lo que cuesta una aprobación para hacer cualquier pequeña actuación en un Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN), que es la catalogación actual de la Parroquia - Monumento Nacional.
Omella y Matabosch responsables del cierre
Dado que el Obispado no tiene actualizados los planos de la parroquia, la empresa encargada de las obras ha realizado diversas visitas con arquitectos y trabajadores. Y Mn. Matabosch ordena y manda que los fieles de la parroquia se organicen para acompañar durante tiempo indefinido a estos arquitectos, en todas las horas que éstos necesiten, abriendo y cerrando todas las puertas necesarias. De forma voluntaria, claro. Y que sean voluntarios que hayan firmado el documento correspondiente, conforme son voluntarios y no van a reclamar nunca nada por esas horas... y que si les cae alguna piedra en la cabeza, al menos estén cubiertos por el correspondiente seguro... Pero he aquí que los fieles de Sant Pere de les Puel·les alegan que, siendo trabajadores, no pueden dedicar todas las horas necesarias a las tareas designadas por Mn. Matabosch. Y comienza aquí un fuerte enfrentamiento entre Mn. Matabosch y algunos laicos de la parroquia, que acaba con un triste episodio, que solo Dios sabe si es consecuencia de esta tensa situación: su párroco, Mn. Josep Maria Martí, sufre un ictus.
Durante los días en que su párroco estuvo hospitalizado, fueron los laicos quienes contactaron con el Vicario Episcopal, Mn. Joan Galtés, y con el Arcipreste, Mn. Peio Sánchez, para buscar soluciones y continuidad en la vida litúrgica y pastoral. La respuesta del arcipreste fue simple y rápida: supresión de todas las eucaristías de lunes a sábado, quedando solo la eucaristía dominical. El argumento: que todos los sacerdotes están sobrecargados y no pueden hacerse cargo.  Es lo más fácil, sin complicarse la vida, y sin tener que buscar sustituciones. Finalmente los mismos laicos tuvieron que buscar sacerdotes para continuar celebrando diariamente la eucaristía, y no solo los domingos. Y los encontraron cada día, buscando, preguntando y pidiendo. Moviéndose un poquito...
Durante los días de estancia en el hospital, y en su posterior convalecencia, solo el capellán del hospital visitó a Mn. Martí -en nombre del Sr. Cardenal-. Ningún otro sacerdote, obispo ni cardenal, ni en el hospital, ni en su regreso a la soledad de la parroquia, le visitó. Sólo alguna llamada... Fueron también los fieles quienes, organizándose por turnos, le hacían un seguimiento, y le ayudaban en todas sus necesidades. Y cuando estos mismos fieles comunicaron al arcipreste  que su párroco tenían intención de volver a celebrar la Eucaristía, la respuesta fue la urgencia del obispado por entrar en la parroquia para poder hacer los planos.
Estabilizada ya la situación del párroco, el Sr. Cardenal le llama a Palacio para comunicarle las últimas novedades:
Primero: que el cierre de la parroquia no se producirá dentro de un año, como estaba previsto, sino que será inminente, a principios de este curso pastoral.
Segundo: su decisión de nombrarle párroco de una parroquia fuera de Barcelona, en un pueblo en los límites del arzobispado.
Si hace un año el argumento era que "ya estaba muy cansado" y la previsión era su jubilación anticipada, tras haber sufrido un ictus, la decisión es nombrarle párroco de una población a dos horas en transporte público (tren + autobús) -no dispone de coche- de Barcelona, donde asiduamente tiene que acudir al hospital. Eso sí, con la promesa de que podrá disfrutar de unas espléndidas vistas al mar desde un hermoso palacio-rectoría, donde el mismo Cardenal ha afirmado a su actual párroco querer jubilarse.
Interior de Sant Pere de les Puel·les
Coincidiendo en el tiempo con esta última visita al Cardenal, algunos fieles tienen conocimiento de la noticia del cierre de la parroquia, y no precisamente por boca de su párroco, sino de otros sacerdotes del arciprestazgo y de las mismas religiosas.
Y la noticia corre como la pólvora. Los feligreses, que aman la parroquia, que colaboran en la misma y que viven y crecen en su fe en el marco de esta comunidad (desde los más jóvenes hasta los más ancianos), están profundamente entristecidos y temen por su futuro. Varios de ellos han pedido una entrevista con el Sr. Cardenal, obteniendo como respuesta que durante el mes de septiembre vendrá él mismo a comunicar lo que tenga que comunicar, pero que no va a recibir a nadie de la parroquia personalmente. En la última comunicación de una feligresa a su secretario, Mn. Marc Labori, le comunicaron que los feligreses y el barrio se estaban movilizando para intentar frenar esta decisión del Sr. Cardenal, recogiendo firmar -entre otras iniciativas-. Minutos después el mismísimo Cardenal realizaba una llamada a esa feligresa, afirmando que "no fuesen por ahí, porque cogería todas esas firmas y las tiraría a la basura", y volviendo a indicar que no pensaba recibir a nadie personalmente.
Ese es, pues, el talante de nuestro arzobispo, que toma la decisión de cerrar una parroquia sin haberla visitado; que, sabiendo que va a cerrarla, escribe a su párroco diciéndole lo bien que se ha sentido y el buen trabajo que hacen y animándoles a continuar anunciando a Jesucristo; que no quiere recibir a los fieles de una parroquia; que tiene pánico a que el tema trascienda a los medios de comunicación social; que no sabe cuál es la parroquia más cercana a la que piensa cerrar y, por tanto, a la que piensa enviar a sus fieles; que no ha comunicado la decisión ni a su pro-vicario general ni a sus vicarios episcopales, a pesar de que los arquitectos estén trabajando ya en el proyecto; que un día le dice a uno de sus sacerdotes que lo va a jubilar antes de hora porque está cansado y poco después de un ictus le dice que aún es joven y le va a nombrar párroco de otra parroquia a dos horas de distancia de Barcelona en transporte público. Pero que, a pesar de todo, anima a sus fieles a seguir trabajando para que el mensaje de Jesucristo llegue al mayor número posible de personas...
Un feligrés de la Parroquia
(El feligrés se identifica con nombre y apellidos y con datos comprobables, omitimos su nombre para evitar represalias hacia su persona)

30 comentarios:

  1. Tienen un morro que se lo pisan: Matabosch, Omella y las Hermanitas del Cordero. No les dieron la parroquia de San Jaime porque en verano la comunidad en pleno se va tres meses a Francia, a la casa madre y cerraban el chiringuito. Es de suponer que lo seguirán haciendo en San Pere de las Puellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que tenemos una "fe" muy fuerte con esta jeraruia, ya que estas noticias cada día más escandalosas hacen que muchos la pierdan y otros que estamos a punto miramos de mantenerla con la ayuda de nuestra querida Madre.
      Ayer me enteré del fallecimiento del obispo (¿?) Setién, y me pregunto que con los años que llevamos soportando a estos personajes, que nada bien hacen a la Iglesia, hasta cuando tendremos que aguantar a estos irresponsables, esperando a quien corresponda que ponga orden de una vez.
      Tengo ganas de conocer el resultado de la aportación de la X en la última declaración de la renta. Veremos que excusas sacarán. Supongo que la de la crisis económica y no la de la bajada de contribuentes colaboradores.

      Eliminar
  2. Qué triste. De hecho si analizamos un poco vemos que Omella, Sistach y Taltavull tienen una cosa en común: escribir en contra e hermanos suyos sacerdotes, obispos o papa, y en el caso de Sistach, facilitar la huída de presuntos pederastas -alguns afirman que pederastas, sin presunto- hace muchos años a diócesis extrangeras.

    Tatavull firmó una carta contra Juan Pablo II, y de Omella ha salido a la luz en periódicos de Zaragoza sus andanzas tintinescas para ayudar y animar al equipo en misión "casi secreta" -palabras de Omella publicadas de sus whatsapps mandadas a los después defenestrados por el nuevo arzobispo de Zaragoza- para expulsar al arzobispo Ureña.

    Todo esto son datos. Para elucubraciones: que puede que su cardenalato sea un premio, como su membresía inmediatamente antes de ser cesado Ureña, de la Congregación Vaticana de los Obispos. Esto habría que confirmarlo. Pero lo demás, dato puro.

    Ya Lincoln decía que "I am a firm believer in the people. If given the truth, they can be depended upon to meet any national crisis. The great point is to bring them the real facts (Creo firmemente en a gente. Si les das la verdad, podrás apoyarte en ella a la hora de superar cualquier crisis nacional. Lo realmente importante es darles los hechos verdaderos)".

    Qué triste, qué poco cristiano, y, por qué no decirlo, ¡qué sinvergüenzas! Y a Omella le gustan las amenazas personales.

    Jordi Picazo, periodista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr.Picazo Salomón. En sus propias carnes ha vivido todos los desplantes posibles para dejar de ser católico con esta chusma de jerarquía ,que Dios le bendiga Señor Picazo.

      Eliminar
    2. "...y de Omella ha salido a la luz en periódicos de Zaragoza sus andanzas tintinescas para ayudar y animar al equipo en misión "casi secreta" -palabras de Omella publicadas de sus whatsapps mandadas a los después defenestrados por el nuevo arzobispo de Zaragoza- para expulsar al arzobispo Ureña."

      Sería interesante que pudiera hacer alguna breve historia de esto que menciona y del caso Ureña en general.

      No lo acabo de entender muy bien, pues hay cosas que se me escapan.

      Eliminar
  3. Católico de Gracia11 de julio de 2018, 0:01

    Bueno, ya lo dice el plan pastoral: "¡Salgamos!. Se expulsa a los feligreses de San Pedro de su parroquia, recordemos que una parte de ellos ya se quedaron sin parroquia hace unos años con la venta de San Francisco de Paula. En fin, muchos desgraciadamente como en mi caso ya sabemos lo que es el cierre de una parroquia, ojalá no pase esto aquí. Todo mi apoyo a sus feligreses

    ResponderEliminar
  4. Goyo
    Sr. Cardenal Omella, esta manera de actuar es incomprensible y no digna de un servidor responsable de la diócesis. Sé que ha de ser muy complicado hacer los ajustes necesarios para cubrir bajas y mirar de satisfacer las ilusiones de algunos de los presbíteros que están bajo su jurisdicción. Pero se ha de hacer con cariño, viendo las posibilidades que tiene y la conveniencia o no de algunos cambios. Lo que no puede hacer, Cardenal Omella, es precipitarse y escuchar sólo a algunos consejeros. Es Vd. quien tiene la responsabilidad de hacer todo lo necesario para que su diócesis pueda vivir en paz y concordia. Que María Auxiliadora le ilumine y guíe.

    ResponderEliminar
  5. Prima facie, esto atenta contra dos principios fundamentales evangélicos y uno de justicia del derecho canónico:

    1. Salvación de las almas

    2. Misericordia

    3. Justificación motivada de las decisiones basadas en la verdad y la justicia.

    ResponderEliminar
  6. El ictus puede provenir de una arritmia cardíaca, y en nada ayuda y en todo perjudica una situación de angustia y ansiedad.

    ResponderEliminar
  7. El tema de los voluntarios es una desvergüenza e injusticia supinas de este Arzobispado de Barcelona, formado por miembros del gobierno que carecen de la más mínima humanidad.

    Esto ya sucedió con un aniversario de la muerte del arzobispo Carles: este gobierno infame no aviso a casi nadie, ni se dió información alguna.

    Los voluntarios carecen de la más mínima protección ni subsidio alguno, no están reconocidos en nada y, a los efectos prácticos, en líneas generales, son meros esclavos de la Iglesia, tanto en horarios, en funciones, en la organización y en la distribución del trabajo. Reciben todas las cargas y son un cero a la izquierda.

    No reciben ni siquiera dinero de bolsillo y están a expensas de lo que determina la superioridad. Carecen de Seguridad Social, también les falta cualquier tipo de seguro por daños a su persona. No reciben ningún tipo de reconocimiento, premio ni mérito.

    El actual gobierno arzobispal dirigido por Omella, debe de renovar la totalidad de sus miembros de gobierno, y lo debe de hacer YA, sin excusa, ni dilación ni rebaja alguna, pues ya tiene dos obispos auxiliares que le pueden ayudar en la tarea, y tiene a su disposición una gran cantidad de sacerdotes y laicos, suficientemente preparados.

    Omella ya lleva los suficientes años en Barcelona, como para saber de todos y cada uno de los problemas, así como de las situaciones personales, de la totalidad de su personal y de su clero. Se deben de terminar ya todas estas situaciones despóticas, propias de individuos que no tienen la más mínima capacidad de gestión ni de empatía, embrutecidos por los años de poder omnímodo e incontestado, que nunca han habido de responder, ni ser transparentes, precisos, diligentes, ni rendir cuentas a nadie.

    La renovación es para hoy mismo, y es absolutamente urgente e ineludible, y no es para cuando le falten unos pocos meses para renunciar a su cargo.

    Del pasado no ha de quedar ni tan siquiera lo más mínimo recuerdo, y todo ha de cambiarse, reformarse, reconvertirse, transformarse y renovarse, como si hubiese la segunda venida de Jesucristo y bajara la Jerusalén celestial.

    Aquí en Barcelona, monseñor Omella, no ha venido a dormirse, ni a reírse ni a descansar ni a proteger oscuros grupos de interés y de presión, aquí se viene a ser mártir de Dios, de la verdad, de la misericordia y de la justicia a favor del pueblo de Dios y de la salvación y cura de las almas, por eso usted es arzobispo y cardenal, mártir por partida doble, por el rojo de obispo y por el morado de cardenal.

    En Barcelona, por si usted aún no se ha dado cuenta, llevamos casi 50 años de herejías continuadas, permanentes y masivas en relación a las verdades de fe, de moral, de culto, de liturgia, de costumbres y de eclesiología básica.

    Además, la Iglesia Católica está contaminada satanicamente por la nueva era, por una gran ignorancia teológica y espiritual, y por la política independentista.

    Esto debería de haberlo descubierto usted como un signo de los tiempos, y como un aviso profético y escatológico de que estamos cerca de la Gran Apostasía. Repasa los libros de teología sobre Dios consumador, tanto en escatologia de almas como en escatologia social. Lee. Estudia.

    Qué vergüenza que no exista ningún consagrado que haya tenido la capacidad intelectual y la valentía de haber puesto remedio a esta podredumbre de diócesis de Barcelona.

    Déjate de cuentos, Omella, y empieza a trabajar ya.

    ResponderEliminar
  8. Hermanos, ustedes sabrán. Corten el grifo a esta jerarquía. ¿No estaba dispuesto el dicharachero cardenal a ir descalzo? Pues que arree. Ni un duro para el arzobispado, ni un céntimo de euro.

    Para estos pastores de pacotilla, más vale recluirse en la Iglesia doméstica, laical, no clerical, en una auténtica Iglesia militante. Esta jerarquía no sirve para nada, más bien estorba a la tarea de la santidad.

    Que con su pan, se lo coman. Y que el Señor se lo reclame. Por mi parte ni un céntimo de euro ni el más mínimo apoyo tangible en nada a los obispos españoles y al de Roma.

    ResponderEliminar
  9. Por favor, un teléfono de contacto para firmar a favor del NO CIERRE de Sant Pere de les Puel·les. ¡Esto es un atropello de marca mayor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alguien me ayude!!!,donde hay que firmar???

      Eliminar
  10. Me sorprende tanta incuria contra el cardenal.
    ¿Acaso las Hermanitas del Cordero no realizan un trabajo social encomiable?
    ¿Acaso la Hermanitas del Cordero no son una orden religiosa de de carácter conservador tan del gusto de GG?
    ¿Acaso GG no critico la posiciòn del arzobispado en el caso Pueblonuevo?
    ¿Porque allí si y en San Pedro no?
    ¿Quizas solo intetesa criticar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo de las 13:47, personas como Usted, de tanto cepillo a la Jerarquía y a la autoridad, hacen imposible la renovación de la Iglesia y su peregrinar como auténtico Pueblo de Dios.
      En cuanto a Matabosch, debería llamarse más bien, Matatodo. Su propia vocación sacerdotal, la primera en morir. Qué verguenza de hombre. Si el argumento es pastoral y parroquial por qué no cierran también la Catedral que parece más un museo, que centro de culto? Omella y el señorito paje-secretario, también deberían marchar de Barcelona, a un sitio a dos horas de Barcelona, con desplazamiento en transporte público. Por mi parte, dada la gravedad de esta noticia y el maltrato al Párroco y a la feligresía, de mi parte, ni un euro más. Eso deberíamos hacer todos los que no estemos de acuerdo con toda esta serie de arbitrariedades y abusos de poder. Se debería dar toda la difusión en los medios de comunicación. NO al cierre de la Parroquia

      Eliminar
    2. Que cara, que narices y que poca verguenza tienen el tal Omella y el Matabosch (con poco estilo y pinta de sacerdote).
      Todo mi apoyo y respaldo al Párroco, Mn. Josep Maria Martí y a la feligresía. Con agrado expreso mi rechazo al cierre de esta Parroquia. La Iglesia de Barcelona, por si no se han enterado, cada vez tiene menos credibilidad. Gracias a GG por ser voz de los que no tienen voz.

      Eliminar
    3. A San Benito, Patrono de Europa, encomiendo la decadencia de la Iglesia de Cataluña y, en concreto, de Barcelona. Qué horror. Qué verguenza!!!!!!

      Eliminar
    4. "Qué verguenza de hombre. Si el argumento es pastoral y parroquial por qué no cierran también la Catedral que parece más un museo, que centro de culto?"

      ¡Anda! Yo que pensaba que la Catedral sólo era un museo de pago, y resulta que, además, parece ser que es un supuesto centro de culto...

      Eliminar
  11. A qué parroquia vamos a pertenecer? Ya nos integraron en ésta a los de la antigua de San Francisco de Paula donde ahora está el Palau. Una feligresa

    ResponderEliminar
  12. Quien manda en la Iglesia Catolica Romana?? Los fieles?? Noooo...es jerárquica 100% y autoritaria doctrinal y economicamente...no hay más que decir. Bueno si...la verdad es Cristo y su Iglesia es espiritual ,los que creen en Él y creyendo nacen de nuevo por la regeneración del Espíritu Santo y alimentados por su Palabra...todo lo demás son manipulaciones humanas interesadas

    ResponderEliminar
  13. Jamás los apóstoles fueron tan déspotas, más que como pastores de una comunidad cristiana, actúan como una mafia.
    Pastores disfrazados, algún día despertarán las ovejas y no reconocerán vuestras voces y se acabará el engaño.
    Después resurgirá purificada la Iglesia de Jesús, que actualmente está claro, está tomada por farsantes hipócritas que no sirven a Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haber, por partes esta idea no salió de Mataboch, ni de Omella, esta idea salió del provicario general Mn Galtés, que va diciendo por ahi que defiende a los sacerdotes , pero hace su voluntad.El Omella y Mataboch ejecutan, pero la idea principal sale del Galtès, que ahí donde lo veis dejarlo correr, ya que tanto El, como Bacardí se han quedado para manejar a Diócesis a su gusto.Este con su cara de no se nada, pero pongo a quien me da la gana, no se nada pero doy ideas, lanzo la piedra y escondo la mano,los fariseos no le llegan a la punta del zapato.ya sabéis de quien fué la idea y quien la ejecuta. Asi que al tanto con Galtès y Bacardí. Lo que digan de que defienden al clero y otras milongas, se llama hipocresia y parole, parole, parole.Porque si ralmente estoy cansado después de 20 años de vicario episcopal, Nadie, absolutamente Nadie me hace seguir en el poder....lo que pasa es que en nombre de la iglesia que me necesita debo seguir para servirla.............ya le vale....mas bien para hacer mi VOLUNTAD Y SER AMO DE PODER DE LA DIOCESIS.

      Eliminar
    2. Responde todo ello al signo de los tiempos: apostasía, y empieza por la cabeza.

      Eliminar
    3. Los que por desgracia, alguna vez nos topamos con Galtés, ya sabemos de que pie calza. Como es posible que el Sr. Obispo encima le haya ascendido, en vez de finiquitarlo de una vez?
      En serio no se ha dado cuenta de a quien tiene al lado? O aún peor, sí lo sabe bien y por eso lo mantiene en semejante equipo... Que Dios les perdone a todos y nos asista a todos!!

      Eliminar
  14. ¡Santo Dios! Panda de TIRANOS.

    ResponderEliminar
  15. Galterius y Ficus, esos HOMBRES!

    ResponderEliminar
  16. Creo que la quieren museizar.

    ResponderEliminar
  17. El nuevo director de Patrimonio Cultural, Robert Baró, le quiere sacar rédito.

    ResponderEliminar
  18. Entre Matabosch y Matabocks,que es un Señor muy honorable de mi pueblo,me quedo con Mataboks.

    ResponderEliminar
  19. Sinceramente, primer caso de parroquia "viva" y que esa "vida" no da para pagar los recibos de la luz... Algo no encaja.

    ResponderEliminar