martes, 17 de abril de 2018

Omella, cruz de San Jorge 2018

Omella entre el alcalde de Cretas, Fernando Javier Camps (PP) 
y el vicepresidente de la Diputación Provincial de Teruel, Joaquin Juste (PP)
El pasado 4 de mayo de 2017 se entregaron las últimas Creus de Sant Jordi, de manos del ahora prófugo de la justicia Carles Puigdemont. A tan pocos días de cumplirse un año de aquel acto, dificilmente se podrán entregar las de esta edición. De momento sin presidente de la Generalitat y sin gobierno autónomo, las Creus, si es que se dan este año, vendrán con bastante retraso. y no será porqué el independentismo no ha tenido tiempo de formar gobierno, pero han preferido que siga vigente el artículo 155, y jugar al gato y al ratón proponiendo candidatos sin ninguna posibilidad de ser elegidos.

Eso significa que de momento no veremos a ningún eclesiástico recoger ese galardón, algo habitual en todas sus ediciones, incluyendo las del tripartito de izquierdas. Y mira que este año habrían tortas entre tantos obispos, sacerdotes y religiosos/as, que se han partido la cara por apoyar el proceso secesionista. Tendrían que haber hecho un sorteo entre tanto clero activista del procés, porque el año pasado, por ejemplo, sólo se dieron 29 personales en total.

Así que de momento no hay Creus de Sant Jordi, pero sí que hay Cruz de San Jorge, premio que otorga la Diputación Provincial de Teruel y que este año ha recaído en un turolense tan ilustre como nuestro cardenal  Juan José Omella, este viernes se hará la entrega, lo que obligará a nuestro arzobispo a hacer un viaje más por tierras aragonesas, y este año lleva ya unos cuantos.
Puigdemont entregando el año pasado la Creu de Sant Jordi a la Fundació Joan Maragall
Tanto el presidente de la Diputación turolense, Ramón Millán,  como su vicepresidente Joaquín Juste, han definido al prelado galardonado como un "turolense que siempre ha hecho gala y ha mostrado su orgullo por proceder de nuestra provincia", y añaden que "este reconocimiento de la Diputación hace justicia a su gran labor a lo largo de tantos años y no sólo en nuestro territorio, sino también en muchos lugares".

Don Juan José que presumía en sus tiempos mozos de llevarse bien con la izquierda, y que se esfuerza por hacerse querer por  el nacionalismo catalán, haciendo seguidismo a su colega el arzobispo Pujol, ha sido galardonado por el centro-derecha turolense, al igual que lo fue en su localidad de origen, Cretas, gobernada también por el Partido Popular.

Porque la Diputación de Teruel, está gobernada por un acuerdo entre el PAR (Partido Aragonés Regionalista) y el Partido Popular, lo que otorgaba la presidencia a los primeros, y las dos vicepresidencias a los segundos. No olvidemos que la alcaldía de la capital turolense también está en manos de los populares.

Más allá de los colores políticos es evidente que Don Juan José cuenta con muy buen cartel en tierras aragonesas y más en el Teruel existe, que tiene el honor de contar con dos cardenales, el ahora arzobispo de Barcelona, y Don Santos Abril, en Roma ya jubilado de sus funciones. 

En Barcelona las cosas son diferentes, Omella no contenta ni a los unos ni a los otros, el independentismo lo considera un forastero por mucho que se esfuerce en agradar, todo lo contrario que su antecesor Sistach, que aunque no hacía declaraciones altisonantes en política, el nacionalismo lo consideraba como uno de los suyos. Lo peor es en el otro lado, donde se habían puesto muchas esperanzas en él, totalmente frustradas. El otro día me reunía con un grupo de aragoneses residentes en Barcelona y la decepción con Omella es de grandes dimensiones, no entienden como al menos no se muestra neutral y como permite tantos desmanes independentistas por parte del clero de su diócesis. 

Jorge Torico Bravo

13 comentarios:

  1. Es sorprendente cómo gusta de las vanidades del mundo. Nos dice el catecismo que los enemigos del alma son el mundo, el demonio y la carne. Porque la iglesia y sus representantes más significativos se han hecho tan amigos del mundo hasta confundirse con él. Me viene a la memoria la triste imagen de nuestro Sr. Cardenal aplaudiendo a la Sra. Rahola con ese libro en el que parece ser que defiende a los cristianos perseguidos. Esto es colaborar con la mentira y permitir que los católicos vayamos errantes por los montes como ovejas sin pastor.
    Goyo2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero lease el libro en una de su doble edición (una en castellano y otra en catalán) y después hable.

      Yo acabo de comprarlo la Sra. Rahola denuncia la persecución de tantos creyentes católicos y cristianos en tantos paises y rincones del mundo.
      Con un trabajo de campo previo.
      Pero una cosa destacada de este libro "SOS Cristianos" es que denuncia públicamente como esta persecución religiosa y masacre de creyentes se esconde en la prensa y medios de comunicación. Es silenciada.

      Y además tiene el valor que una persona que no tiene fe que ha hecho un esfuerzo de acercarse a esa realidad y escribir un libro para que se sepa y conozca (464 páginas).
      Entra en detalles que son fruto de entrevistas y investigación.

      Eliminar
    2. Esa denuncia de la persecución a tantos creyentes católicos y cristianos en tantos paises y rincones del mundo, debería iniciarse al interior de nuestras instituciones eclesiales. Recordemos lo sucedido en el monasterio de Valvanera, La Rioja, con aquellos monjes. Y esa situación ha sido silenciada y los que la ocasionaron siguen tan campantes. Muchos otros han vivido hechos similares de sufrimiento y exclusión.Quienes representan autoridad, no han hecho absolutamente nada. Entonces, por qué mirar tanto hacia afuera cuando dentro también suceden cosas?

      Eliminar
    3. Esto de la sra. Rahola de apoyar a "cristianos" se debe a los servicios prestados por hacerla pregonera del OPUS indepe, por NADA MAS!!!, AL LORO!

      Eliminar
  2. Que María Auxiliadora nos proteja y nos asista.
    Goyo2

    ResponderEliminar
  3. Tiene usted toda la razón, Torico bravo. Cuanto más veo el panorama de nuestra diócesis ¡"marxem'!, más calentito me pongo.
    https://youtu.be/0FuW6uVv6p8
    GoyoIII
    Protégenos Señor que queremos serte fiel!!

    ResponderEliminar
  4. No existe un patrón universal para definir al talante aragonés. ¡Si lo sabré yo!. Como en botica, los hay de todas las especies. Los hay nobles. Los hay villanos. Los hay prudentes. Los hay alocados. Los hay cabales. Los hay más falsos que un duro sevillano. Eso sí, cada uno dentro de su especialidad lo es a la enésima potencia, tanto el que alardea de sus virtudes como el que derrocha falsedad.
    Pero los hechos nos hacen a todos la foto real. A todos. Sin excepción. Y nos posiciona en nuestro lugar.
    Cada uno de nosotros, desgraciadamente para algunos, no somos como creemos que somos. Somos como los que nos observan nos ven.
    El problema está en que el observado crea que está por encima de los observadores y, en ese supuesto, entra en escena la soberbia. Primer pecado Capital que hundió en las tinieblas a Lucifer. y ahora viene la pregunta del millón: ¿Creemos o no creemos?
    Terol

    ResponderEliminar
  5. Tenemos, don Jorge Torico, unos obispos cuánticos. Como el gato de Schrödinger, que está vivo y muerto, estos figuras --tratarlos con formas es pedir demasiado-- son a un tiempo obispos y no son obispos. Que sean obispos no cabe duda porque han recibido la plenitud del sacrtamento del Orden, pero que no lo sean se desprende de sus actos. No fungen como tales, dado su fervoroso ardor secesionista.

    De una ignorancia y una miseria contaminante. Ignorancia porque atribiuyen a la doctrina de la Iglesia lo que es empecinamiento obscurantista del etnicismo más ramplón. Miseria porque, con la fuerza que todavía tienen en la sociedad, promueven la división y el paro, el hambre. Cuatro mil quinientas empresas han abandonado estos lares oía ya esta mañana.

    Además, se creen astutos, como cierto personaje de infeliz memprisa, que los monjes de Montserrat en misa conventuial --de pésima recordación-- auparon a la categoría de profeta, él que no es más que un aprendiz taimado de conducator.

    En efecto, creyendo emular a su paisano de religión Calvo Serer, quien para criticar a Franco alabó a De Gaulle ("Retirarse a tiempo" era el título del artículo) nos pondera las virtudes de Luther King para que entendamos que habla de Puigdemont y de Junqueras. Hasta ahí llega la miseria y la bastardía. O el arzobispo Vives que reza por los presos y exiliados de manera genérica, qué cobarde excusa, cuando todos entendemos a qiuiénes se refiere. Eso mismo, ese mismo día, el párroco de mi parroquia ampurdanesa rezaba esas mismas preces.

    Dénle a Omella la cruz de san Jorge, por favor. Se la ha ganado a pulso. Basta escucharle los domingos en la SER, una emisora que escuchan predominantemente los castellanoparlantes. Su catalán es voluntarioso. Dénle la cruz. Se la está ganando a pulso. O el lazo de Doña Marta la Superiora. Dénselo cuanto antes. Y al trío que arropó a Puigdemont revestido de pontifical el año pasado. Cuánta alharaca episcopal para un ateo confeso, aunque comulgue. Obispos cuánticos. Por algo al torico de la Plaza del Idem algunos le llaman el gatico. Será por Schrödinger.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr. Valderas!

      Eliminar
  6. Pues la verdad, el tema de las cruces de san Jordi,san Jorge o como sea, me parece un tema pueblerino propio de pueblo.

    ResponderEliminar
  7. EL PROCESO DE ‘DESCRISTIANIZACIÓN’
    Aún menos creyentes
    España, uno de los países que más rápido se ha secularizado.

    Más información:
    http://www.lavanguardia.com/vida/20180418/442678792299/espana-creyentes-religion-catolica-fe-secularizacion.html

    ResponderEliminar
  8. Ande o no ande, alpargata grande. Lo importante para Omella es el halago del mundo. Y ya lo ven: a falta de la "Creu de Sant Jordi" de los independentistas, buena es la "Cruz de San Jorge" de sus opuestos. Lo realmente importante es recibir condecoraciones, homenajes, doctorados honoris causa y lo que se tercie: ¡ah, sí!, que no falte la dedicación de calles. ¡Para algo es cardenal!, ¿no?

    ResponderEliminar
  9. El Cardenal Omella, pobrecillo, da pena. Ay la que nos ha caido en Barcelona con este señor. Es como para ponerse a llorar.

    ResponderEliminar