jueves, 5 de abril de 2018

El cardenal se debate entre el tormento y el éxtasis

El cardenal Omella, pregonero de la Semana Santa en Zaragoza
Es inevitable que cada vez que un miembro de la Iglesia transgrede la autocensura de lo políticamente correcto, y es ferozmente increpado por la Santa Inquisición laica, todo el mundo gire la mirada y el pensamiento hacia el cardenal Omeya. Es inevitable, porque se ha significado más que ningún otro miembro del episcopado español por arrodillarse él y arrodillar a la Iglesia ante el poder político. Él es el referente y paradigma de la autocensura que se ha impuesto la Iglesia en España, con el “santo” propósito de evitar crispaciones.
Su éxtasis está en que se considera el mejor conocedor del Papa y su más fiel seguidor, de manera que en sus actuaciones pretende transmitir que telepatiza con el Papa, y actúa en cada caso como éste actuaría. Lo grave no es que él se considere así, en el más puro éxtasis papístico, sino que ha dejado crecer en su entorno el aura de que así es: que estar con él es estar con el Papa, y estar contra él es encararse al Papa. En fin, una especie de vicepapa para España. Y para afianzar esta creencia, pasa más tiempo viajando (sobre todo a Roma), que en su diócesis. El Cardenal se siente y desea que se le sienta íntimamente ligado al Papa Francisco y en consecuencia su mejor intérprete y mensajero. El resultado es que en el Colegio Episcopal español no hay quien le tosa; pero sí los hay que compiten por halagarle y bailarle el agua. Comprensible, es el cardenal más papal.
Pero no todo es éxtasis, no todo son mieles para nuestro cardenal. Basta asomarse a las redes para darse de bruces con la otra cara del cardenal Omeya: la del tormento. Porque por más que aparente tranquilidad, sabe que se ha metido en un avispero (o en un obispero, que viene a ser lo mismo). Y lo ha hecho convencido de que él tiene palabras para domesticar a las abejas. La realidad es que de momento son las abejas las que le han domado a él: mieles, todas las que quiera. Pero si se tuerce del camino que le marcan sus abejas (las ovejas no, que no tienen aguijón), le llueven los picotazos y le estropean el sueño. Evita por tanto molestarlas.
Hoy es el caso del pobre cura de Albacete que se atrevió el Viernes Santo a predicar la doctrina de la Iglesia, saltándose la censura que ha aceptado y confirmado con su egregio ejemplo toda la alta jerarquía eclesiástica, liderada por el que funge en España de vicepapa con rango de virrey Omeya. Y hacia él se dirigen todas las miradas, aunque el suceso haya tenido lugar en Albacete. Y esto es así porque fue en su diócesis, en la del Cardenal Omella, donde un sacerdote se atrevió a predicar la doctrina de la Iglesia en un sermón. Alguien le grabó el sermón, el gobierno autonómico presentó de oficio la respectiva denuncia; y acudió raudo al Cardenal a presentarle no sus protestas, sino sus exigencias. Y el cardenal, ni corto ni perezoso, con las ínfulas que le da el alto don de ser el más fiel intérprete de la voluntad del Papa, tomó la sabia decisión. ¿Cuál?
La doctrina del cardenal Omeya es clara y transparente: todos sus esfuerzos van dirigidos a llevar una relación lo más fluida y amistosa posible con el poder político, sea el que sea.  A eso lo llama él tender puentes; otros menos piadosos y decorosos, lo llaman bajarse los pantalones o levantarse la sotana. Él, insistiendo en su bien apañado espíritu de conciliación, lo llama evitar la confrontación; otros menos panolis lo llaman evitar que te crucifiquen.
Lo más cruel es que casi nadie duda de que no fue el espíritu de conciliación, sino la presión tan brutal que no la pudo resistir, lo que le obligó a entregarles a los políticos la cabeza de mosén Custodio. Los de Calanda sabemos que no lo hizo con ninguna maldad. Su voluntad era tender puentes con el poder civil, hacer que fluyera el diálogo. Y como es imposible acercar posturas con el contrincante sin sacrificar algo, pues ahí que se lanzó Omella sacrificando de forma ostentosa la libertad de la Iglesia para predicar su doctrina y ejercer el culto. Ése fue el auténtico sacrificio, ésa fue la enorme contraprestación de la Iglesia para comprar la paz civil. Y la bendición del Papa, se da por supuesta.
Y como prenda de esa voluntad de acatar la censura que le impone a la Iglesia el poder político, les entregó una bagatela: la cabeza de uno de sus sacerdotes, el único del que constaba públicamente que se atreviese a predicar en la iglesia la doctrina de la Iglesia. El precio que le pagó el Cardenal al gobierno catalán no fue sólo la cabeza de uno de sus sacerdotes, que no le venía de aquí. El precio que pagó fue renunciar a predicar la doctrina de la Iglesia y hacerse él mismo garante de que ese compromiso se cumpliría.
Y obviamente, en las peticiones de firmas de apoyo al pobre cura de Tobarra, no podía faltar la referencia al también escrachado mosén Custodio. Pero escrachado y desterrado por su obispo. Claro que ése es el tormento que más a menudo interrumpe el sueño y los sueños de nuestro Cardenal. Lo pinte como lo pinte, el hecho es que se ha doblegado (arrastrado más bien) ante el poder político en algo tan consustancial de la Iglesia como la predicación de su doctrina.
Y aunque sea cierto que la inmensa mayoría de los demás obispos han acatado dóciles y en silencio la censura que les ha impuesto el poder civil, Omeya ha sacado pecho y tirándose barranco abajo, se ha permitido el lujazo de hacer ostentación, orgullosa ostentación de su atrevimiento. ¿Con quién se ha atrevido? ¡Con quién va a ser, con la Iglesia! Ha sacrificado a la Iglesia por “tender puentes”, “evitar la confrontación” y cultivar la concordia con el poder civil. Es su misión en la diócesis. Él mismo lo declaró con absoluta transparencia. Y sus actuaciones han confirmado sus más profundas inclinaciones. Es vocacional. No de él solo, sino de la mayor parte de la jerarquía. Creen que están para eso.
Los obispos Reig Pla y Ciriaco Benavente
Hasta tal punto ha llegado la presión ambiental, que el mismo D. Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá, el que otrora predicaba con soltura y desparpajo incorrectísimo sobre la santidad de la Vida y de la familia amenazada por los que nos gobiernan, hoy permanece en el silencio más estruendoso. Ahí está Omella vigilando que no abra la boca.
¿Salió alguien a defender al padre Custodio cuando fue acosado por su sermón? Y en el caso del cura de Tobarra, ¿ha salido a defenderle algún obispo? El suyo, D. Ciríaco Benavente, ni está ni se le espera. No, que ellos no están para esto; ni menos para apagar los fuegos que encienden sus curas, al no acatar la disciplina de la censura tácitamente acordada entre los obispos y los políticos. Luego llega la hora de mediar en los grandes asuntos políticos, ¿y qué pasa? Habla Omeya, canta un carro. No le hacen ni caso.
Pero hay una gran pregunta: ¿se han planteado acaso Omeya y los demás obispos si no se habrán equivocado de camino? Pues no, no se lo plantean. Tan infatuados están con sus ínfulas y con los demás signos de su autoridad y “dignidad”, que ni se les ocurre que puedan estar exhibiendo su bochornosa cobardía sin el menor pudor. No se les ocurre. Omeya se exhibe todo ufano con sus vergüenzas al aire, y lleva el porte de quien viste las mejores galas. En vez de mirar hacia donde señala el dedo del niño, se queda mirando el dedo, a ver si deja de señalarle ya de una vez.  
En mi pueblo hace tiempo que ya nadie le recuerda. Si alguien llega y pregunta, le hablarán de media docena de curas con sus virtudes y defectos; pero nadie menciona a Omella, aquel párroco que pasó por aquí sin pena ni gloria y que fue ascendido a vicario episcopal y a obispo auxiliar luego. Tendrá que pedir que le dediquen una calle para asegurarse de que la gente lo recuerde. Cuando se fue… desapareció irremisiblemente de nuestra memoria. “Si he estado en Calanda, puedo ir a cualquier sitio”, llegó a decir.  Tal vez será por eso.
El Cojo de Calanda

28 comentarios:

  1. Yo no quisiera estar el día del Juicio en la piel de estos cardenales y obispos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidente es que la Iglesia y la vida consagrada en Cataluña van de capa caida. La aparente "muy buena relación" de Omella con el Papa, explica por qué el máximo Jerarca no ha tomado, ni tomará cartas en el asunto. Seguramente con su sonrisa disimulada lo ha convencido que todo va muy bien. Mientras tanto, obispos y consagrados haciendo lo que les da la gana, todo menos lo que deben hacer como seguidores de Jesús, que dicen ser. Vaya, vaya...

      Eliminar
  2. Pues para eso que renuncie y le nombren auxiliar del Sindic de Greuges Rafael Ribó. Y con el burgués comunista que viaje por el mundo y a Roma a gastos pagados, y eso que nos ahorramos. Y así podrá presumir con su sonrisa que arrastra la sotana por las zonas vips de los aeropuertos del mundo.

    En qué patetismo ha caído, está para concurso televisivo de sonrisas profiden. Con Pilar Rahola de jurado.

    ResponderEliminar
  3. Dios todo lo ve, y lo que está haciendo la gerarquia de la iglesia en Cataluña en especial, es la más terrible de la descristianización. Lo que le hizo al Mossen Custodio no tiene nombre y a todos sus feligreses, algunos recién convertidos... Qué Dios se lo demande. A estas alturas Sr. Obispo Omella, aún creo que esta a tiempo, dediquese a un solo amo, servir a dos a la vez, tiene consecuencias, en este mundo algo, es en el juicio final lo gordo. "Al que mucho se le dio, mucho se le pedirá" no lo dude.

    Familia M.J.F

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Sr. Cojo de Calanda, debería escribir en el ABC gran artículo.
    Pepe

    ResponderEliminar
  5. "Su éxtasis está en que se considera el mejor conocedor del Papa y su más fiel seguidor, de manera que en sus actuaciones pretende transmitir que telepatiza con el Papa, y actúa en cada caso como éste actuaría. Lo grave no es que él se considere así, en el más puro éxtasis papístico, sino que ha dejado crecer en su entorno el aura de que así es: que estar con él es estar con el Papa, y estar contra él es encararse al Papa."

    Cambien el sustantivo "Papa" por "Dios", y tendrán su autoretrato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pastor y servidor6 de abril de 2018, 12:54

      Sin duda, la acumulación de cargos y oficios de nuestro simpatico y querido Labriego Jocundioso, y el correspondiente baile de viajes que nos lo mantiene entretenido, nos permite gozar en experiencia directa de los terribles efectos de un mal siervo, obrero y pastor.

      Los obispos deben de enseñar a los fieles, no represaliar a los curas que predican la verdad.

      Nuestro Pastor, que no es Dios ni es la Iglesia, que no es la Cabeza-Esposo ni el Cuerpo-Esposa, debe ¡YA! capacitarse para distinguir lo sagrado de lo profano, el bien del mal, la luz de la oscuridad, lo santo de lo vil, lo espiritual de lo mundano, Dios Vivo de satanas principe de este mundo.

      Y esto conduceca que no debe de subirte los cargos más allá de la cabeza, no es tender puentes de diálogo con el mal y el error doctrinal, moral y cultual, de buscar la paz con lo humano y no con lo divino, con lo impuro y no con lo puro, el mal intrinsece malum y no con el Bien Absoluto. Nos has abandonado como pastor y vas a lo tuyo.

      Tenemos nada más que un comercial viajero, sonriente y cuentacuentos. Y eso se comprueba perfectamente oyendo sus palabras y silencios clamorosos, y viendo sus obras y omisiones: por tus palabras serás justo o condenado, Mt. 12,37.

      Un obispo y cardenal sólo debe dar su sangre en martirio para la santidad y salvación de las almas, llamado por Dios como Aaron y hecho sacerdote del orden de Melquisedec, y eso no lo vemos en absoluto, sólo vemos un gran negociador sonriente cuentacuentos y ausente, que busca acuerdos y silencios con el mal, el error, el pecado, lo humano, lo profano, lo mundano, el engaño, lo impuro, lo vil, las apariencias, la infidelidad, la idolatría el demonio, la muerte y lo inmundo. ¡Basta ya!

      Pues recuerda, una cosa es la dignidad de los cargos y oficio de obispo y cardenal, y otra la santidad, que no va pareja.

      Lo que importa es llevar una conducta digna del Evangelio, Flp 1,27, que guarda el Evangelio y no busca agradar al mundo y al hombre, 1Tes 2,4, que el Evangelio es divino y no humano, Gal 1,11, que el pastor debe ser como Cristo, 1Jn 2,6, con olor a vida que da vida, 2Cor 2,15, que no se enrede en negociaciones con el mundo, 2Tim 2,3, sin ser prisionero para servir la carne y al hombre carnal, Rom 8,5-Col 3,1, ni servir al dinero, Mt 6,24.

      Ser "hombre viejo", no hombre nuevo, causa el fracaso del apostolado y hace caer en picado las vocaciones religiosas, Apostólicas y sacerdotales, la dejación de la Verdad sólo perturba la fe del fiel y decae su participación.

      Se ha de seguir rezando por la conversión de los consagrados jerarcas y para tener muchos santos y buenos buenos sacerdotes.

      Eliminar
  6. ¿Sería mucho pedir si les ruego que no modifiquen el apellido del Cardenal Omella, intentando ridiculizarlo?
    Sólo pido un poco de educación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Etimológicamente Omella viene de Omeya, el califato árabe. Es cultura simplemente. Lo ridiculo es la ignorancia.

      Eliminar
    2. Al anónimo de las 9:53, reivindicador del nombre de Omella:

      Fíjese, señor, yo también soy de los que si no pongo especial cuidado, digo Omeya en vez de Omella. Eso a pesar de que no tengo dificultad en pronunciar esa "ll". Porque la forma Omella me suena rara. Como yo estudié lo del Califato Omeya o Califato de los Omeyas, que es el celebérrimo Califato de Córdoba (algo antiguo, sí soy), resulta que es esta forma la que me resulta familiar. Se me grabó en el cerebro como tantos centenares de cosas. Y si quiere que le diga la verdad, sólo caigo en la cuenta de que lo estoy diciendo mal, cuando mi interlocutor pronuncia Omella. Por lo demás, estamos ante un mismo apellido con dos formas distintas de pronunciación (y por tanto de grafía). Esté usted bien seguro de que no es sólo el Cojo de Calanda el que no se aclara. Porque aproximadamente la mitad de españoles pronuncian Omeya (es que se les resiste pronunciar Omella). Por eso, a la hora de escribirlo es muy fácil bailar entre la "y griega" y la "ll".

      Y por lo demás, no creo que el cardenal se sienta ridiculizado porque pronuncien o escriban mal su apellido. Cosas mucho más graves le deben preocupar y ofender.

      Eliminar
    3. Barcelona, bajo el Califato Omeya o Banu Umayya, fue ocupada por estos invasores hasta el 750...

      Eliminar
  7. Cuando leo determinadas declaraciones y ciertos comportamientos públicos del cardenal Omella me viene a la memoria la figura venerable de un mártir de setenta años. Mártir y elevado a los altares por Juan Pablo II. Fue asesinado a finales de julio del 36 en un simulacro de juicio por milicianos llegados de Barcelona. Don Manuel Albert Ginés, tal era su nombre, era cura de Calanda, población donde nació y donde ejerció Omella. Aquí todo es símbolo, todo es simulacro… Todo es odio y daño ajeno. La historia no miente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo.

      Eliminar
    2. Yo diría en conclusión: todo es simulacro...

      Eliminar
    3. L'arquebisbe i cardenal Juan José Omella és nascut a Cretas, i de Cretas a Calanda hi ha cosa d'uns 60 km. per carretera.

      Eliminar
    4. población donde nació (Albert Ginés) y donde ejerció Omella. En fin, una vez más, el Morrós el maestro Ciruela, que no sabía leer y puso escuela.

      Eliminar
  8. Si abundaran diócesis como la de Alcalá de Henares (véase por ejemplo su actividad pastoral y cultural en página web), la condescendencia con el poder civil sería muy inferior. El primero que tendría que dar la cara por el párroco de Tobarra es su superior; de no ser así, el pobre quedará al pie de los caballos, como otro Cristo. La diga Agamenón o la diga su porquero, la verdad no es la "racional posverdad" de Pilatos sino la paradójica de Cristo. Ese cura necesita una Verónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien observado, lo que indica, además, que hay una ruptura de la Iglesia Católica en la modalidad de facto.

      No puede durar ya mucho esta total disparidad de criterios de moral, doctrina, costumbres y liturgia.

      Cristo dijo, y a través de él la Iglesia, una doctrina, una moral, una costumbre, una liturgia.

      No podemos vivir más con obispos que se creen más que Jesús, más que la Iglesia.

      Eliminar
  9. El problema de la Iglesia en Catalunya, es que está comandada por zelotes, que hacen de sicarios del nazionalismo.Han de pensar que la mayoría de los "X tantos" no son del grupo de zelotes.Si se venden por la subvención del "govern" allá ellos.

    ResponderEliminar
  10. EL SÍNDROME OMELLA

    Por lo que vamos viendo, Omella pasará a la historia de la eclesiocatástrofe. En este momento, la peor lacra de la Iglesia no son sus gravísimos pecados (¿queda algún ingenuo que piense que la paz de la pederastia o la pederastia en paz no es fruto de algún raro chanchullo vaticano?): no son los gravísimos pecados de algunos sacerdotes multiplicados por el silencio de los obispos, lo que está matando a la Iglesia. Lo que le sienta como la peor traición y la más aviesa puñalada trapera es la decisión de someter la doctrina de la Iglesia a la voluntad censuradora de los laicistas eliminando de la predicación las doctrinas que molestan a los poderes políticos y mediáticos por ir contra la corriente de la ideología oficial.

    Ésta es una "política eclesiástica" (de altos vuelos, dicen) que se está llevando en el más riguroso silencio. Es un pacto tácito del que sería vergonzoso hacer publicidad. Por eso ni siquiera se define como tal.

    Pero he aquí que el fenómeno de la autocensura eclesiástica existe; pero esa claudicación se ejerce en el más absoluto silencio, procurando no llamar la atención, porque hacerse notar sale muy caro. Todo el mundo callado, todo el mundo en silencio, menos Omella, que armó un tremendo estruendo al ceder a las presiones políticas por la vulneración del pacto de silencio.

    Por eso, porque Omella es absolutamente el único que se ha hecho notar en el empeño por enmudecer a la Iglesia, y como además sigue la táctica de predicar cuenticos para que no se le note que ha dejado de predicar el Evangelio, goza del honor de que a esta gravísima enfermedad de la Iglesia se la haya bautizado con el nombre de EL SÍNDROME OMELLA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso, no hace falta que cubran la plaza de arzobispo de Barcelona. Mejor es que continúe el administrador apostólico, amordazado y atado, y que no hagan caso de nuestras protestas ante la falta de arzobispo, pues ahora tenemos tres obispos en Barcelona y como si nada existiera.

      Eliminar
  11. Que DIGAN Por los NUESTROS, los TRAIDORES, no nos ENGAÑEN!

    ResponderEliminar
  12. ARCÁNGEL MIGUEL

    "UN EMPLEADO NO PUEDE ESTAR AL SERVICIO DE DOS SEÑORES: PUES ODIARÁ A UNO Y AMARÁ AL OTRO O APRECIARÁ A UNO Y DESPRECIARÁ AL OTRO. NO PODÉIS ESTAR AL SERVICIO DE DIOS Y DE LOS MASONES ¡PERDÓN! DINERO"
    . LUCAS 16:13
    DISCULPEN MIS E-RATAS. PERO... COMO DIOS ES SOLO AMOR Y NADA MAS SEGÚN FRANKI Y OME (VAMOS A TUTEARNOS COMO COLEGUITAS DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL ¡FALTARÍA MÁS!)DE ESTOS FALTOS DE DOCTRINA CATÓLICA Y MERCADERES DEL TEMPLO ¡EL SEÑOR ME LO PERDONARA FIJO!AUNQUE BLASFEME CONTRA UNA ESCRITURA SAGRADA ¿NO? ¡TOTAL! ¿QUIEN SON ELLOS PARA JUZGARME, O COARTAR MI LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

    "YO SOY EL BUEN PASTOR.EL BUEN PASTOR DA SU VIDA POR LAS OVEJAS. EL ASALARIADO, QUE NO ES PASTOR NI DUEÑO DE LAS OVEJAS, CUANDO VE VENIR AL LOBO, ESCAPA ABANDONANDO LAS OVEJAS, Y EL LOBO LAS ARREBATA Y DISPERSA. COMO ES ASALARIADO NO LE IMPORTAN LAS OVEJAS. YO SOY EL BUEN PASTOR: CONOZCO A LAS MÍAS Y ELLAS ME CONOCEN A MÍ, COMO EL PADRE ME CONOCE Y YO CONOZCO AL PADRE; Y DOY LA VIDA POR LAS OVEJAS".
    . JUAN 10:11-15

    QUID EST VERITAS..¡JESUCRISTO!

    DICHOSOS LOS QUE VEN Y OYEN, AMEN .

    ResponderEliminar
  13. Santo cura d'Arts ruega por los sacerdotes.
    Felicito al Sr. de Calanda que ha escrito el artículo por su claridad y educación a la hora de exponerlo.
    Yo soy de los que al principio de la llegada del cardenal Omella tenía confianza, y sobretodo esperanza, en que cambiarían las cosas en esta Iglesia católica en Cataluña, y pondría a cada uno en su sitio. Tristemente veo que no es ni será así.¿No se da cuenta de que está destruyendo y eliminando la fe de los feligreses catalanes. ¿No ve que las iglesias están vacías?. Que muchos de los sacerdotes responsables de las mismas, están más en la política que desarrollando su misión sacerdotal?. Seguro que lo sabe por que se lo habrán dicho, pero entonces si no actúa es por temor a que le incomoden. ¿Dónde está su fe y entrega a la IC?. Sr. cardenal, rece, reflexione y pase más tiempo ante el Santísimo. Dios lo escuchará y ayudará.
    Deje de hacer tantos viajes a Roma. Reflexione y recapacite sobre lo que está haciendo. Tendrá que dar cuenta al Padre cuando se presente ante Él.

    ResponderEliminar
  14. Manuel, de Málaga6 de abril de 2018, 21:10

    26-09-09

    Jesús:
    Mira, hija, te digo: ¡Sacerdotes!
    Mira que contra ti, sacerdote, tengo puesto mi pleito, tengo mi litigio. ¿Dónde está la grey a vosotros encomendada?
    Sacerdotes, llamados a conducir a las ovejas entre las cañadas oscuras de la Gran Tribulación, sacerdotes, que habéis perdido el rumbo, habéis perdido el norte.
    ¡No! No es que no lo sepáis, no es que no sabéis por dónde ir, ¡es que no queréis emprender el camino, sacerdotes, y lleváis a mi pueblo a la perdición!
    “Perece mi pueblo por falta de discernimiento y mira que contra ti, sacerdote, tengo puesto mi pleito, contra ti tengo mi litigio.160
    Porque preferisteis el lodazal a las aguas puras y cristalinas de mi liberación.161
    Porque sacerdote que nada en un mar de inmundicias, no puede mostrar el camino a mi pueblo y lo lleva por la senda de la perdición.
    ¡Oh, sacerdote! ¡Oh, llamado a las altas cumbres de la salvación, que te condenas y precipitas a mi pueblo hacia la perdición!
    Jesús mío: ¡dime cuál es la solución a esto! Cómo pueden poner remedio.
    Que recen. Que oren y se sacrifiquen. Camino para todos los santos en mi Iglesia, no menos para ellos. ¿Es que estos tiempos no requieren de oración y sacrificio?
    ¿Ahora se han abolido las enseñanzas de mi Iglesia? Aquellas vigentes durante veinte siglos, ¿por qué ahora no tienen vigencia y validez?
    Que hagan aquello que han hecho e hicieron todos los santos de la historia. Vivan lo que ha sido válido para la Iglesia y para los hombres de la Iglesia en todos estos siglos.
    Para ello, que cojan la figura del Cura de Ars. ¿No les gusta? ¡Oh, hijos, que creéis que fuisteis llamados a una fiesta de sociedad y a ser encumbrados en un Trono cuando Yo os llamé al sacerdocio! ¡Qué equivocados estáis!, ¡qué necios y torpes para comprender! ¡Así sólo vais camino de la perdición! Y lo que es peor: lleváis detrás a muchas ovejas.
    Sí, hija: ora y sacrifícate por ello. Se necesita mucha oración y sacrificio para salvar al menos un alma de todos mis hijos estos sacerdotes impuros162 que caminan por el camino de la perdición, y conducen a ¡tantas almas!
    ¡¡¡No!!!
    (Qué grito de Dolor!)
    ¡No! Ellos lo saben y no quieren hacerlo.
    ¡No!; conducirán a muchos mis pequeños tras de sí.
    ¡No!; tiempo cruel, que te llevas a los míos al abismo.
    ¡Almas! ¡Almas!
    (Se vuelve a nosotros, las “almas víctimas”)
    ¡Almas! Venid, acudid a mi llamada.163
    Necesito mucho sacrificio, mucho, mucho sacrificio.
    Necesito inmolaciones de vida.
    Necesito donaciones totales.
    Almas: que el Anticristo tiene su poder sobre el mundo y vomita su hedor sobre todos. Almas: que nosotros lograremos pararle.
    Para ello: ¡más almas!, ¡más almas!, necesito más almas que, unidas a mi Sacrificio, se inmolen por sus hermanos. Almas que en el suplicio sean valientes y no abandonen su puesto. Almas víctimas. Almas-Amor.
    Sólo así, sólo así lograremos pararles.
    Ve y diles a ver quiénes se inmolan por los sacerdotes. Ve y díselo. Díselo para cuando os hayáis repuesto y cuente y seáis todos los que estáis.
    Hija, sufro mucho por todos los sacerdotes infieles, ¿querrás consolarme?
    Ve y hazlo haciendo todo lo que debes hacer.
    (En el día de hoy: casa, familia, niños...)
    Demuéstramelo con tu vida.
    Te bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.
    (Del libro "El Triunfo de la Inmaculada | Tomo 2" en PDF: vdcj.org

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien. En la totalidad de las revelaciones privadas crísticas (incluso en las acreditadamente falsas), cuando se habla de los curas y obispos, Jesús siempre emite una queja. De momento, Jesús está callado, y por ello, algunos consagrados piensan:

      - Ji ji ja ja, éste no existe porque nada dice y nada hace. Es una invención, una estatua que no oye, ni ve, ni habla. Es más, prospero. Voy a la mía y apretando al límite el mal...

      Pero se toma nota...

      Eliminar
  15. Me llama la atención el cofrade que está a la derecha del Cardenal Omella, un antiguo abogado laboralista de CCOO

    ResponderEliminar
  16. “CIEGO, CIEGO” de Calanda, después de lo que acabo de leer con relación al Obispo Reig Pla.
    Eso que dice del Obispo Reig Pla, es totalmente falso. Falso. Falso. Falso.
    Información pésima. Falso testimonio. Espero que se retracte.
    Por sus obras los conoceréis. Solo algunas muestras, porque voy apurada de tiempo:

    13 de abril. Jornada por la Vida en Alcalá de Henares
    https://www.obispadoalcala.org/noticiasDEF.php?subaction=showfull&id=1522904400&archive=

    Conclusiones, vídeos y textos del Congreso celebrado en Alcalá de Henares a los 50 años de la «Humanae vitae» y los 25 de «Veritatis splendor», 26-28 de enero de 2018
    https://www.obispadoalcala.org/noticiasDEF.php?subaction=showfull&id=1517806980&archive=

    Congreso «La familia cristiana y la escuela católica: Minorías creativas para la renovación de la sociedad» Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares, 10-12 de marzo de 2017. Vídeos de las ponencias y documentos
    https://www.obispadoalcala.org/congresodiocesisalcala2017.html

    «Edificar la Iglesia doméstica. Prácticas familiares para habitar en la Iglesia», 28-6-2017
    https://www.obispadoalcala.org/pdfs/2017-06-28_Roma-Reig_Pla_Habitar_Def_esp.pdf

    «Los retos de la familia en el contexto actual», 8-5-2017
    https://www.obispadoalcala.org/pdfs/2017-05-08_Reig_Pla-Retos_Familia.pdf

    Diócesis de Alcalá
    https://www.youtube.com/channel/UCKFsKmAQ6GfiSg239bXPyIg/playlists

    Infancia Juventud - Diócesis Alcalá
    https://www.youtube.com/user/RevistaADAL

    ResponderEliminar