domingo, 4 de marzo de 2018

Pablo VI: El Papa de la "Nueva Misa" (2ª Parte)

Apertura de la Tercera Sesión Conciliar (14 de septiembre de 1964)
Apenas cincuenta días después de la aprobación de la Constitución Sacrosanctum Concilium, el 25 de enero de 1964 (jornada final del Octavario para la Unidad de los Cristianos), Pablo VI publica el Motu Proprio "Sacram Liturgiam" que pone en práctica ciertas disposiciones de la Constitución y anuncia la creación de una Comisión especial encargada de poner en aplicación esta Constitución. El 29 de febrero de 1964, como vimos, el Papa crea el “Consilium ad exsequendam Constitutionem de Sacra Liturgia”; confía sus puestos a los más elementos más avanzados del "Movimiento Litúrgico", en particular, la presidencia al cardenal Lercaro y la secretaría al Padre Bugnini, obsesionado con el carácter ecuménico que deberá tener la nueva Misa. Este Consilium va a desposeer de casi todos sus poderes a la Sacra Congregación de Ritos. 

El 14 de septiembre de 1964 da comienzo la 3ª Sesión Conciliar, celebrándose la Santa Misa bajo el rito de la concelebración. Nada ha sido cambiado del misal tradicional aún, los ritos propios de la Misa Papal han sido reducidos a la mínima expresión. El Papa y 24 Cardenales celebran en torno al Altar Papal, la sacra mensa blanca, despojada de todo ornamento.

(Ver desde el minuto 32.28 al 35.23)
He aquí la expresión de las emociones que el sacerdote y periodista P. José Luis Martín Descalzo, cronista conciliar plasmaba en su artículo: 

No sonaron las trompetas de plata esta vez cuando el Papa apareció sobre la silla gestatoria al fondo de la basílica, rodeado de una reducidísima “corte pontificia” y con una escolta de la que habían desaparecido los famosos “flabelli” faraónicos. Sobre su cabeza, el Papa llevaba una mitra dorada sencillísima; sobre sus hombros, los ornamentos litúrgicos, muy modernos, quiero decir, muy antiguos, góticos. En su rostro había un profundo cansancio sobre el que flotaba una sonrisa feliz (…)

Pero esta vez la novedad estaba en los 24 obispos que, revestidos de casullas rojas y cubiertos de mitras blancas, precedían al Papa en su camino hacia el altar. Era éste una hermosa mesa cuadrada adornada con seis únicos candelabros que daban escolta a una sencilla cruz. Era una verdadera mesa en la que iba a celebrarse un verdadero banquete. (…)

Había un gran silencio en la basílica cuando los 25 concelebrantes se situaron en semicírculo ante el altar, cuando unánimes comenzaron a explicar su lección de teología. Una lección que se titulaba así: “De cómo la Iglesia santa es un pueblo sacerdotal congregado en torno a sus obispos y presidido por el Papa para ofrecer al Padre en sacrificio el Cuerpo de su Hijo y caminar hacía el gran banquete de la vida eterna.” (…)

Ahora las manos de los 25 se elevaban a Dios para ofrecerle aquellas tres hostias que iban a ser después el Cuerpo del Señor. Y sus voces sonaban al unísono. Pausadas, hondas, agrupadas en un haz de oración. ¡Y qué silencio se hizo en la basílica cuando las 25 voces, enérgicas, levemente temblorosas, compactas, silabearon las palabras de la consagración! 25 voces que realizaban un único milagro. Jamás se vio tan clara la unidad de la Iglesia. ¡Y pensar que la rutina hubiera dejado perder este prodigioso símbolo de “comunión” católica! 

C:\Users\Francesc\Desktop\Paolo-VI-Ognissanti-1024x1024.jpg
Primera Misa en italiano 7 de marzo del 65:
Parroquia  de Ognisanti (Roma)
Pablo VI intervendrá personalmente el 20 de octubre del 64 y el 7 de enero del 65 para sostener al Consilium entonces en conflicto con la Congregación de Ritos. Apenas obtenido ese apoyo, el 19 de marzo el P. Annibal Bugnini declara en el “Osservatore Romano”: "La oración de la Iglesia no debe ser un motivo de malestar espiritual para nadie. Es preciso apartar toda piedra que pueda constituir hasta la más leve sombra de un riesgo de estorbo o de disgusto para nuestros hermanos separados". A partir de entonces y hasta 1969 va a funcionar como un auténtico tribunal de excepción. Dom Botte nos explica en su libro "Le mouvement liturgique" (p. 156) la organización del Consilium: "El Consilium estaba constituido por dos grupos diferentes. Había en primer lugar una cuarentena de miembros propiamente dichos -la mayoría cardenales u obispos- que tenían voz deliberativa. Luego estaba el grupo de los consultores, encargado de preparar el trabajo. Las sesiones se realizaban la mayoría de las veces en el Palazzo Santa Marta, detrás de la Basílica de San Pedro, en la gran sala de la planta baja".  Junto a Monseñor Wagner y a Bugnini fue llamado a ser consultor del episcopado en materia litúrgica el P. Adalbert Franquesa, monje montserratino. Varios expertos estaban agrupados y trabajaban juntos bajo la dirección de un relator. Dom Botte fue el encargado de la revisión del primer tomo del Pontifical, y a él le debemos, en gran parte por lo menos, la desaparición de la Prima Tonsura y las Ordenes Menores así como el nuevo Ritual de las Ordenaciones y el nuevo Rito de la Confirmación. Monseñor Wagner, director del Instituto Litúrgico de Tréveris, fue el relator del grupo encargado de la reforma de la Misa cuyos miembros más activos fueron: el profesor Fischer, Mons. Schnitzler, el P. Jungmann, el P. Louis Bouyer, el P. Gy, Dom Vaggagini y Dom Botte. Desde su creación hasta la promulgación del Novus Ordo Missae en el 69, hubo dos decretos, el “Inter oecumenici” del 64 que entra en vigor el 7 de marzo del 65 y la Instrucción "Tres abhinc annos" del 4 de mayo del 67. Ambos van radicalizando cada vez la transformación. Y llegó el 24 de octubre del 67: el cardenal Lercaro y Annibal Bugnini habían logrado en 3 años poner a punto una nueva Liturgia de la Misa, conforme en todos los puntos a las "desiderata" del Movimiento Litúrgico-ecuménico. Se la bautizó como "Missa Normativa" y fue presentada a los Obispos reunidos en Roma para el Sínodo. Triste mañana de otoño en la Capilla Sixtina. Por una "delicada atención", los productores antes de someter su invento al voto del Sínodo, habían querido ejecutar ante ellos una representación general. Antes de empezar se explicó a los 183 prelados presentes que se tenían que imaginar haciendo el papel de feligreses asistiendo a la Nueva Misa activa, consciente, comunitaria, simplificada. Seis seminaristas formarían la schola cantorum, un lector leería las dos lecturas (más la del evangelio reservada al presbítero o diácono).

C:\Users\Francesc\Desktop\bugnini.png
Mons. Bugnini con el Papa
El P. Annibal Bugnini se esforzó por celebrar y también pronunció la homilía. La Misa Normativa modificaba (más bien pulverizaba) todo, absolutamente todo: El Confíteor, el Kyrie, el Gloria, el Ofertorio. Pasaba por alto la intercesión de los Santos, el recuerdo de las almas del Purgatorio, todo lo que expresaba la ofrenda personal del sacerdote en cuanto a hombre. Proponía 4 plegarias eucarísticas de recambio (la anáfora II escandalizó incluso a Dom Botte pues en nada se parecía a la Anáfora de Hipólito) Corregía las palabras de la consagración. Y por supuesto, reemplazaba el latín por el idioma nacional. Los Obispos rechazaron esta misa en la votación del 27 de octubre. A la pregunta: "La estructura general de la misa llamada normativa, tal como ha sido descrita en el informe y la respuesta, ¿tiene el acuerdo de los Padres? Resultado: Placet, 71. Non Placet, 43. Placet juxta modum, 62; Abstenciones, 4.

El relativo fracaso de la Misa Normativa no desanimó al Consilium. El cardenal Lercaro fue entonces reemplazado por el cardenal Béno Gut (que al decir de Dom Botte "no era una luz"). El Papa recibió muchas veces al P. Bugnini, había leído y releído el texto revisado de la misa que le fue presentado en septiembre del 68, haciendo anotaciones muy precisas en los  márgenes del documento y pidiendo “tener en cuenta, con juicio libre y ponderado, esas observaciones” tal como el mismo Bugnini explica en su libro “La Riforma Litúrgica” (p. 372).

Las reformas ya autorizadas seguían su curso, no sin excesos. Recibiendo el día 4 de octubre siguiente a los miembros del Consilium, Pablo VI compartió sus temores y emitió sus críticas: “…en materia litúrgica las conferencias episcopales, por sí mismas, están actuando por su cuenta más allá de los justos límites. Se realizan experiencias arbitrarias y se introducen ritos que están en oposición flagrante con las reglas establecidas por la Iglesia”. Cuando los archivos se abrirán, sabremos de qué conferencias episcopales se trataba, y si más allá de esa crítica alusiva y directa fueron llamadas al orden y con qué resultado. Lo que se constató es que más allá de esas experiencias arbitrarias denunciadas y los justos límites sobrepasados, la reforma litúrgica continuaba.

C:\Users\Francesc\Desktop\Roma19622010_clip_image002_0011.jpg
Presentación del Novus Ordo: 2 de mayo 1969
En noviembre el Papa aprobaba el Novus Ordo Missae. Algunos meses más tarde pidió aún algunos retoques, y en el 28 de marzo del 69, en el marco de la creación de 33 nuevos cardenales más 2 in pectore (Mons. Trochta, checoslovaco y Mons. Hossu, rumano) Pablo VI anunció la inminente publicación del Novus Ordo poniedo su autoridad en la balanza. Con fecha de 3 de abril,  Jueves Santo, el Papa proclamaba la Constitución Apostólica “Missale Romanum” por la cual reformaba el rito de la Misa. El 6 de abril, la Sagrada Congregación de Ritos promulgaba el nuevo orden de la Misa (Novus Ordo Missae), con su "Institutio Generalis". El nuevo Misal debía entrar en vigor el 30 de noviembre del 69, primer domingo de Adviento.

El Consilium podía desaparecer. El 8 de mayo de 1969, Pablo VI, por la Constitución Apostólica "Sacra Rituum Congregatio” sustituyó la antigua Congregación de Ritos por dos nuevas congregaciones denominadas una "Para la causa de los Santos" y la otra "Para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos", heredando esta última las competencias del antiguo Dicasterio y absorbiendo al Consilium. El prefecto de la Congregación sería el cardenal Gut y Mons. Annibale Bugnini, el Secretario, es decir el instrumento de la reforma. 

Próximo capítulo: Las reacciones 

Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet
Licenciado en Derecho Canónico e Historia

22 comentarios:

  1. Mucho se le ha criticado a Pablo VI, pero gracias a su impulso y los tiempos históricos que vivió,hemos heredado una visión de la IGLESIA más amplia y menos cerrada, una visión que ha culminado con un ecumenismo real, véase por ejemplo la reconciliación en 1999 con los luteranos sobre el tema de la justificación. Lo que en siglos nos separó , fe u obras , ahora se llegó a un verdadero acercamiento teológico , y esto es sólo un botón de muestra.La oración de Cristo al Padre sobre la unidad es algo real en estos últimos 60 años por la obra del Espíritu Santo.Siempre habrá quien no lo vea bien y se cierre a la máxima de :" fuera de la Iglesia " católica " no hay salvavión" . Lo mismo dijeron ortodoxos, Anglicanos etc durante siglos...no se trata de perder la propia identidad como confesión , pero debemos reconocer a todo Cristiano verdadero en espíritu y en verdad, y eso traspasa cualquier estructura eclesial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ' una visión de la IGLESIA más amplia y menos cerrada' Si como no!

      Solo hay que ver la MUERTE del CRISTIANISMO en general en Europa, el LIBARISMO del Mons. Annibale Bugnini, es CULPABLE que la DICTADURA del RELATIVISMO y el SECULARISMO cresca y avanze dentro y fuera de la iglesia.

      Tony de New York

      Eliminar
    2. Le recomiendo que baje de la nube. Cientos de teólogos luteranos y la Iglesia evangélica de Dinamarca (luterana), rechazaron dicha declaración con un argumento lleno de sentido común: es un texto que el propio Lutero habría rechazado, pues se acerca a la doctrina católica sobre la justificación y se aparta del sola fide del ex-monje agustino alemán.

      http://www.infocatolica.com/blog/coradcor.php/1606291202-no-hay-acuerdo-real-catolico

      Eliminar
  2. Fuera de la Catolicidad ROMANA todo es un marasmo qué conduce AL PRECIPICIO.No olviden que PEDRO es el CIMIENTO de la Iglesia de Nuestro Señor aquí en la TIERRA,NO HAY OTRO!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo majete, los primeros mil años de la Iglesia indivisa no hubo ese tal ministerio petrino ..pero santa libertad para creer lo que quieras

      Eliminar
  3. Joseph Ratzinger ha expresado juicios demoledores sobre la reforma litúrgica de Pablo VI:

    En el prólogo de una obra de K. Gamber dice: "La reforma litúrgica, en su realización concreta, se ha alejado demasiado de este origen. El resultado no ha sido una reanimación sino una devastación. Lo que ha ocurrido tras el Concilio es (...) se ha introducido una liturgia fabricada. Se ha salido de un proceso de crecimiento y de devenir para entrar en otro de fabricación. No se ha querido continuar el devenir y la maduración orgánica de lo que ha existido durante siglos, se la ha sustituido, como si fuese una producción industrial, por una fabricación que es un producto banal del momento".

    En "Mi vida. Recuerdos" afirma:

    "Ahora, por el contrario, la promulgación de la prohibición del Misal que se había desarrollado a lo largo de los siglos desde el tiempo de los sacramentales… de la Iglesia antigua, comportó una ruptura en la historia de la liturgia cuyas consecuencias sólo podían ser trágicas. Como ya había ocurrido muchas veces anteriormente, era del todo razonable y estaba plenamente en línea con las disposiciones del Concilio que se llegase a una revisión del Misal, sobre todo considerando la introducción de las lenguas nacionales. Pero en aquel momento acaeció algo más: se destruyó el antiguo edificio y se construyó otro si bien con el material con el cual estaba hecho el edificio antiguo y utilizando también los proyectos precedentes.

    No hay ninguna duda de que este nuevo Misal comportaba en muchas de sus partes auténticas mejoras y un verdadero enriquecimiento. Pero el hecho de que se presentase como un edificio nuevo, contrapuesto a aquel que se había formado a lo largo de la historia, que se prohibiese este último y se hiciese aparecer la liturgia de alguna manera ya no como un proceso vital, sino como un producto de erudición de especialistas y de competencia jurídica, nos ha producido unos daños extremadamente graves. Porque se ha desarrollado la impresión de que la liturgia se "hace", que no es algo que existe antes que nosotros, algo "dado", sino que depende de nuestras decisiones. Como consecuencia de ello, no se reconoce esta capacidad sólo a los especialistas o a una autoridad central, sino a que, en definitiva, cada comunidad quiera darse una liturgia propia. Pero cuando la liturgia es algo que cada uno hace a partir de sí mismo, entonces no nos da ya la que es su verdadera cualidad: el encuentro con el misterio, que no es un producto nuestro, sino nuestro origen y la fuente de nuestra vida".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, resumiendo su comentario, y en linea tal como dice Francisco en Placuit Deo, la Misa de 1969 es gnóstica y pelagiana, que depende y nace gracias a la razón y a la voluntad humanas.

      Eliminar
  4. El Vetus Ordo era Muchísimo mejor y mas eficaz que el Actual, NO HAY COLOR!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Más eficaz? Explique, pr favor, lo que con ello quiere decir.

      Eliminar
    2. Esto se lo tiene que preguntar a la Sagrada congregación de Ritos o al Sagrado Santo Oficio, si es que aún EXISTEN!!

      Eliminar
    3. Al Anónimo de las 15:28.
      Para su correcta información, esto debería preguntarse a la Congregación del Culto Divino.
      Si les hago esta pregunta, me aconsejarán que lea la "Sacrosanctum Concilium".

      Eliminar
    4. Perdone,pero es que soy un POQUITO Preconciliar,precisamente nací el 14 de Septiembre de 1964,dia de la Exaltación de la Santa Cruz y usted ya sabe que ocurrió esta día en el SACROSANTO CONCILIUM!

      Eliminar
  5. También el nuevo Derecho Canónico que en 1982 sustituyó al de 1917, convirtió a los obispos en sátrapas absolutos y a los curas en una especie de siervos de la gleva, sin derecho a replicar y ahora ni a defenderse de las injusticias episcopales.

    ResponderEliminar
  6. Con relación a la huelga feminista, la diócesis de Alcalá de Henares y en su nombre Mons. Reig Pla, como buen pastor que es, da luz sobre el tema.
    No solo informa sobre la huelga feminista sino que se propone según la doctrina católica «una teología de la mujer», tomada de la presentación de la edición en español del libro «La teología feminista. Significado y valoración» de Manfred Hauke, Editorial BAC, 2013, hecha por Mons. Reig Pla

    https://www.obispadoalcala.org/noticiasDEF.php?subaction=showfull&id=1520075821&archive=

    ResponderEliminar
  7. El hundimiento total de Montserrat5 de marzo de 2018, 0:53

    LA CUESTIÓN CATALANA. La Vanguardia.

    Un monje de Montserrat pide libertad para los presos y “no callar como si no pasase nada”

    Josep Miquel Bausset ha cuestionado en su homilía la violencia policial del 1-O y habla de la política como “una cueva de ladrones”
    Un monje de Montserrat pide libertad para los presos y “no callar como si no pasase nada”

    El monje de Montserrat Josep Miquel Bausset ha pedido libertad para los presos soberanistas y ha cuestionado la violencia policial del 1-0 y ha apelado a la Iglesia a “no callar como si no pasase nada” ante esta situación y ante la corrupción que, según él, ha convertido la política “en una cueva de ladrones”. En la homilía que ha pronunciado desde el púlpito en la misa dominical de la abadía de Montserrat, el monje benedictino ha recordado que Jesús expulsó del templo a los mercaderes porque “hacían negocio” y daban “culto al dinero”.

    Prosigue la rápida descomposición de la Iglesia catalana desde su lugar mas espiritual e instrumentalizando a la Virgen María, putrefacción en todos sus aspectos: litúrgico, moral, espiritual, dogmático, mariano, acogedor, jurídico y de sentido común. Montserrat ya ha dejado de representarme y pido la expulsión de toda la Comunidad o de sus miembros sectarios y fundamentalistas extremistas radicales, irredentistas integristas. Se acabó.

    Al hundimiento se suma el monasterio femenino con la reentrada de la no católica Teresa Forcades por este Agosto.

    Existe un límite al sectarismo nacionalista y a la herejía: se ha cruzado. Punto final.

    ResponderEliminar
  8. Subyace a todo este despropósito el DESPRECIO por la liturgia, por la oración y por la adoración. Esto es lo mismo que el hortera que tira a la basura los muebles antiguos de la familia en vez de restaurarlos y mantenerlos, y se compra los modernos muebles de serrín prensado recubierto de fórmica o de una gruesa capa de barniz cristalizado.

    Ese tal suma obviamente muchas más alabanzas que antes, porque la vulgaridad abunda muchísimo más que el buen gusto. Y si es la estadística de los like lo que se busca, está claro que sumará muchísimos más el mal gusto y la ignorancia. Es lo que nos trajo diseñar la liturgia como un producto de mercado. ¡Qué penoso sentido de Iglesia tuvieron los Bugnini, sus animadores y sus secuaces! ¡Qué calamidad!

    ResponderEliminar
  9. Josemaría Escrivá dijo: "Guardad muy bien los misales porque volverá a decirse la misa de san Pio V".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pensaba que San Josemaría Escriva podía decir lo contrario?
      Le aconsejo que lea el `tpceso de su canoniuzación y lo entenderá todo.

      Eliminar
  10. Agradecería opinión del Sr.Valderas Gallardo sobre el tema en cuestión, gracias.

    ResponderEliminar
  11. La reforma liturgica fue fruto de las mentiras y manipulación realizada por Bugnini. Tal como explica Louis Bouyer, consultor durante el Vatincano II para la reforma litúrgica:

    Bugnini hacía cambios que tenían la oposición de los consultores, pero Bugnini les decía que "el Papa lo quiere". En una ocasión Bouyer habló con Pablo VI, y los dos estaban disconformes con los cambios de Bugnini, pero Pablo VI le confesó que los aceptaba, porque Bugnini le aseguraba que los consultores los pedían de forma unánime.
    O sea que Bugnini engañaba al Papa y a los consultores para salirse con la suya.

    Bouyer cuenta que, escribió la Plegaria Eucaristica II, en una trattoria, y se la entregó a Bugnini como un borrador, para luego trabajarlo y pulirlo. Al cabo de unas semanas, el propio Bouyer se sorprendió porque Bugnini la había puesto tal cual como definitiva, sin el trabajo que había requerido el propio Bouyer como autor.

    Bouyer también denunció que en la Comisión encargada de la reforma del misal habían personajes siniestros, que venían a imponer las modas de Holanda de Eucaristías improvisadas, y sin ningún conocimiento de la tradición litúrgica de 2000 años de antiguedad de la Iglesia.

    En sus Memorias Louis Bouyer escribe:
    “Luego de estas variadas experiencias, se comprenderá que no he conservado gran cosa de mis entusiasmos juveniles por la «conciliaridad» en general, y mucho menos todavía sobre esta conciliaridad de bolsillo que hoy se llama abusivamente «colegialidad», en la que algunos malvados, utilizando triquiñuelas, hacen creer a los «grandes personajes» que integran esos órganos colegiados, que han tomado decisiones que, en realidad, otros han tomado en lugar suyo”.

    En resumen, unas manos siniestras impusieron la Reforma liturgica que les dió la gana, y la vendieron como consenso y colegialidad.

    ResponderEliminar
  12. De la A a la Z de acuerdo con el Señor Fred!!!!

    ResponderEliminar
  13. Hablan de lo que ya de seguro sabemos, que fue un engaño, una manipulación y hubo muchos consentidores y cómplices. Se infiltró lo peor de lo peor como ahora mismo está ocurriendo y valiéndose de la confusión, la manipulación y las cositas poco claras quisieron introducir por la puerta de atrás una misa más bien para luteranos para así ser mucho más ecuménicos y simpáticos ante el mundo moderno y eso en contra de la Sagrada Congregación de Ritos que se supone que es donde están los entendidos. Todo esto es muy belga-holandes y como no montserratino; lo mismo sucede con el catecismo a la carta y otros temas de actualidad como lo de bendiciones a parejas gays,comunión a los divorciados vueltos a casar,que comulguen luteranos y demás barbaridades protagonizadas por cardenales alemanes, belgas y demás. Les suena verdad, la famosa mafia de Sant Gallo, pues atentos no nos la den en el mismo sitio.

    ResponderEliminar