domingo, 21 de enero de 2018

Omella no es el capitán Kirk, y vamos sin rumbo...

Hoy domingo 21 de enero el cardenal Omella habrá tomado posesión como titular de la Basílica de Santa Cruz en Jerusalén en Roma, el próximo sábado 27 la plaza de la iglesia de Cretas, su pueblo natal, tomará su nombre: “Será un acto muy bonito” dijo Fernando Camps el alcalde. Pues sí, todo será muy bonito, pero las placas de mármol y los títulos y cargos que de manera carrerista va acumulando don Juanjo, entre ellos el de miembro de la Suprema Signatura Apostólica que recién le ha caído del cielo sin tener la más mínima formación jurídica, será lo único que quedará de su paso y misión episcopal entre nosotros. Cargos, placas, títulos. Todos eso son zarrios, don Juan José, únicamente zarrios inútiles.

Cuando hace años, en las postrimerías del pontificado de Sistach comentamos con nostalgia y profundo deseo de cambio, que lo que necesitaba Barcelona eran obispos como San Olegario, San Carlos Borromeo o Santo Tomás de Villanueva, no queríamos decir otra cosa que necesitamos pastores santos, generosos y entregados a la misión apostólica, de la que los oropeles episcopales y cardenalicios son únicamente el revestimiento cuando no el lastre. 

“Estamos bajo mínimos” comentaba el otro día a las puertas del Palacio Arzobispal uno de los curas “buque-insignia” del nacional-progresismo de otros tiempos. No somos sólo nosotros. Todo el mundo se da cuenta, lo percibe y lo ve. ¡Pero pasen años y vengan ollas, don Juanjo! Y nosotros que esperábamos que usted fuese como el capitán Kirk, guiando no la Enterprise, sino el timón de la aventura evangelizadora y reconstitución de la diócesis, con ideas nuevas, ímpetu nuevo, ilusiones nuevas, ¿con qué nos encontramos? ¡Con un vendedor de humo y nada más! Que deja el Plan Pastoral Diocesano en manos de un típico puñado de jesuitas teóricos y utópicos, señoritingos de medio pelo, pastoralistas de “quiero y no puedo”.
A estas alturas y después de tantas “visiticas de médico” a las parroquias y tantas encuestas que nos ha hecho cumplimentar y su natural inteligencia y perspicacia, de su avispada intuición y firme determinación, ya debería tener en una sala de la Curia una cabina de navegación con un cuadro de orientación, mando de motores, instrumentos de medición, tiradores, magnetos, y una consola llena de buenos copilotos, que a las ordenes de Vd. que es el capitán, condujera esta Archidiócesis con buen rumbo y destino: como la Enterprise, don Juanjo, como la Enterprise. “El espacio: la última frontera. Estos son los viajes de la nave en una misión que durará unos años, dedicada a la exploración de mundos desconocidos, al descubrimiento de nuevas vidas y nuevas civilizaciones, hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar.” 

Contextualice, enmarque, oriente y reoriente, defina y redefina, pero no se pase el resto de los escasos años que aquí le quedan como el jotero de la rondalla: de fiesta en fiesta, de homenaje en homenaje, y aún peor, de comisión en comisión. Los auxiliares, a pesar de toda la buena intención que puedan tener, son sólo copilotos. Ocupe las posiciones con las personas adecuadas. Y sobre todo, cuando lo haya hecho, ocúpese con cariño y entrega a las personas que ocupan las posiciones. Porque, por ejemplo, a las puertas de este 8º Centenario de la Orden de la Merced, se le ha roto literalmente, el pobre párroco de la Merced, Mn. Joan Martinez Porcell. Se le ha resquebrajado de arriba abajo. Todos, por poco intuitivos que fuéramos, lo veíamos venir. ¿Y usted no? Me hicieron falta quince minutos con él hace dos años para intuirlo. Y usted, hombre de mundo ¿no se dio cuenta? ¿O es que a usted, tant se li´n fot? (tanto le da) Y perdone la vulgaridad…

Prudentius de Bárcino

39 comentarios:

  1. Agradecería opinión del Sr.Valderas sobre la extrema dureza del articulo de hoy,gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dureza nada de nada.
      Descripción de la realidad.
      La culpa no es de Mons. Omella sino de quién le propuso, quien lo nombro, y de su aceptación.
      Unos años entretenidos y la casa sin barrer.
      No se hace una lectura profunda de la realidad diocesana, por tanto de un diagnostico valido, y de una solución eficaz.
      Solo tapar agujeros, poco apoyo a los que valen, amiguismo, y cortando el bacalao los de siempre.
      Es como España que manda para el tribunal europeo al señor ex-presidente del TC y en el examen saca un cero.
      El comité de selección de España no vio que no sabia Inglés y/o frances, pero claro en Europa ser amigo de ... y recomendado no vale, no cuela.
      La formación y la experiencia es lo que vale.
      En la diócesis preguntan y después nombran a quién tiene padrino,...

      Eliminar
  2. ¿Y lo sucedido a mossén Manel Valls? ¿Esa huída de Barcelona, la incorporacion imposible a Gerona como párroco en Figueres... y su regreso enfermo a Barcelona? ¿Cómo se explica eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de Manel se llama Bacardit

      Eliminar
  3. Por deformación profesional, he leído la carta de Omella a ese bodrio del secesionismo curil que responde al título de Cataluña Cristiana. Un auténtico panfleto con la salvedad de mosén Nicolau. Regalaban los ejemplares en mi parroquia y he cogido la versión catalana para ahorrarle el disgusto y la reticencia a la inmensa mayoría de fieles que pasan de largo ante la contumaz obsesión (paranoica) de un clero empecinado en adoctrinar en el idioma. Como cantaba Carlos Cano esas gentes no han venido aquí a estudiar idiomas. Y menos van al templo pasando por esas obscenas horcas caudinas. No digamos ya las otras gentes que dan sopas con honda a unos curas menesterosos de saberes (sobrados de petulancia) y rezan en la lengua de su madre (o de su padre).
    A lo que iba, he leído la carta de Omella. Apesta de lejos el olor a mano de negro. No se me entienda mal. Quiero decir que la ha escrito otro. Otro que conociera al obispo Carreras, por ejemplo, o la revista de liturgia de Tena. Tenía una oportunidad de oro para exponer cuál es su idea de los medios de comunicación, su renovación, la convocatoria y la invitación a personas preparadas, que las hay, en la diócesis. Sin ir más lejos el cura que precedió actual director. No voy a calificar a este segundo. Por su obra se le conoce. Al anterior se le podía aplicar lo que se dijo que Bernoulli comentó de un escrito de otro matemático: sicut ex ungue leonem. Por la garra se conoce al león. El león era Newton. Pues eso, Omella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario Don José Maria pero se agradeceria un lenguaje más claro y menos retórico más propio de otros tiempos y no se lo tome a mal es usted un regalo del Señor.

      Eliminar
    2. Secesionismo CURIL,ahí está el problema. Luego si añadimos el problema MONJIL ,OBISPIL y ABAD-IL ,pues ya me explicarán ustedes como sé puede arreglar esto. Esto solo lo puede arreglar alguien de MUY ARRIBA y no creo que con tanto LIO que lleva entre manos esté POR LA LABOR!

      Eliminar
    3. Anónimo de las 18:32,el Señor Valderas es un erudito de Capa y Espada,por tanto,por tener Mando en Plaza tiene que hablar así.Por favor,que no todo el mundo ha estudiado en Salamanca!!!

      Eliminar
    4. !Creo que en Salamanca están en ascuas con el último libro de Dan Brown!

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo!

    ResponderEliminar
  5. Ya lo decían en Aragón, donde tan bien se le conoce: un trepa. Sólo eso: UN TREPA. Pisoteando todo lo que haga falta. ¡Menudo ejemplar!

    ResponderEliminar
  6. No entiendo este empecinamiento en esperar algo que no es posible. ¿Pero todavía no han comprendido que nuestro arzobispo ha asumido una responsabilidad que le supera? No hay solución a la caída en picado de nuestra diócesis, la respuesta es que cada sacerdote se las arregle como pueda, y los feligreses a preocuparnos de nuestra salvación y a olvidarnos de los pastores, de aquí y de Roma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éste es el comentario más inteligente y constructivo que he leído en esta web en meses, sino años.

      No puedo ser tan categórico en su diagnóstico aunque los hechos hablan por sí mismos. Pero sí coincido 100% en el tratamiento: que cada sacerdote haga lo que pueda con la ayuda de Dios y que todos, laicos y consagrados nos ocupemos de la salud de nuestra alma y de su "salvación con temor y temblor" (Filipenses 2:16).

      Y en un valioso recurso para este empeño marcado por San Pablo, podría convertirse esta web. Como comentarista anónimo desde sus orígenes en el blog "de bello pallico", lo he pedido más de una vez.

      Con la creación cardenalicia de Mons. Martínez Sistach ya recibieron ustedes una importante estocada. Pero con la elección de Francisco y el nombramiento de su delfín Omella (también para la Congregación para los Obispos), su lucha es absurda. No tienen nada qué hacer más allá de contentarse con un cierto ejercicio del periodismo de denuncia a nivel eclesial barcelonés y catalán.

      Pero así como el periodismo puede cambiar cosas en la política, por el influjo sobre la opinión pública que, en las elecciones pone y quita gobiernos y también cúpulas de partidos, en la Iglesia eso es imposible incluso ahora, con unos obispos que son como mantequilla blandita ante el cuchillo de la opinión pública.

      Puestos a dejarse influir siempre van a preferir tratar de gustar y hacerse perdonar a los comecuras e indiferentes que a los católicos fieles llamados hoy "rigoristas".

      Divulgación de la Palabra de Dios, de las obras de los Doctores de la Iglesia y otros santos maestros de la vida interior, devociones, etc, etc, etc.Es tanto lo que podrían hacer: apoyar públicamente las campañas o acciones de curas o movimientos que lo hacen bien. Etc.

      Eliminar
    2. Con la creación cardenalicia de Mons. Martínez Sistach ya recibieron ustedes una importante estocada. Pero con la elección de Francisco y el nombramiento de su delfín Omella (también para la Congregación para los Obispos), su lucha es absurda. No tienen nada qué hacer más allá de contentarse con un cierto ejercicio del periodismo de denuncia a nivel eclesial barcelonés y catalán.

      Como dicen los monjes de Montserrat y los curas de Barcelona: los obispos y abades pasan, nosotros quedamos.

      Además, no sufra por los obispos y abades, curas y religiosos que salen por Germinans: se jubilarán.

      Pero nuestras denuncias y opiniones, siempre a pie de cañón... que no se acomoden... y que Dios reparta suertes...

      Eliminar
    3. También los monjes de Montserrat pasarán y difícilmente hallarán relevo.

      No sufro por los eclesiásticos que salen retratados en Germinans: comparto el sentido de las críticas aquí vertidas hacia ellos.

      Creo sin embargo, que esas críticas ya se han formulado, que no fueron atendidas por la Roma de Benedicto XVI y que mucho menos lo serán por la Roma de Francisco.

      "Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor" (Filipenses 2).

      Eliminar
  7. Simplemente todo pastor que no hace NADA para unir con JESUS las ovejas sacerdotales descarriadas por la IDOLATRÍA hacia la cubana tiene muy poco de pastor solo el título.
    Siguen SUS SACERDOTES predicando ODIO , pregem per uns pressos. no tots sols els colpistes, la cubana en lloc de Jesus o el twper votan..... Los fieles le abandonan y se van a otros lares sin IDOLATRÍA.

    ResponderEliminar
  8. Aquí quién TOCABA era Monseñor REIG PLA y de Auxiliar a Mossèn Custodio Ballester, jeje, hubiesen TEMBLADO los cimientos pero a día de HOY estaría todo arregldo. Por cierto, a los politiquillos de ACÁ no se les vería tanto haciéndose Fotos Comulgando!!!

    ResponderEliminar
  9. ...Y los señores de GG son los más indicados para decirle o Omella lo que tiene que hacer o dejar de hacer. Lo ponen verde, se ríen de él, y luego pretenden que les atienda y se ponga a sus pies. ¿En qué mundo viven, sres. del Directorio?

    Yo no sé qué quedará de Omella dentro de unas décadas. Pero, ustedes ¿qué rastro dejarán? ¿será realmente ejemplar?

    Espero que Dios les juzgue con mayor benevolencia que la que gastan ustedes con el prójimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lío, lío, lío, más y más lío, venga lío22 de enero de 2018, 1:53

      Vivimos en el canon 212 del Código de Derecho Canónico, y vivimos en el Concilio Ecuménico Vaticano II: los fieles, como vigilantes de la doctrina y la pastoral, la moral y el culto litúrgico, derivado de su sacerdocio bautismal, su oficio profético (don de profecía) y su título de realeza (servir al prójimo) pueden y deben comunicar e informar a los pastores (del Papa al diácono, del abad al religioso) y a los demás laicos de ABSOLUTAMENTE TODO lo que se está haciendo mal y de ABSOLUTAMENTE TODO el bien que se puede mejorar. Y estos que lo hacen mal o lo pueden hacer mejor son desde el Papa hasta el último laico con cargos dirigentes.

      Por ejemplo, se puede difundir que el carisma petrino o apostólico de juzgar, que es enseñar la verdad y disciplinar al dubitante o negador con la excomunión si cabe, no se realiza de manera adecuada. Con ello, el laico evita la difusión de las potestades anticatólicas cortando de radice la extensión de las herejías y los errores heterodoxos en la unidad de la Iglesia.

      Como dice Francisco, ¡¡¡lío, lío, lío con el canon 212!!! ¡¡¡Prefiero una Iglesia accidentada por el canon 212 que durmiendo!!! ¡¡¡Prefiero una Iglesia ensuciada y herida por el canon 212 que encerrada consigo misma!!!

      Ojalá hubiera más juicios de los laicos hacia sus pastores, en especial, por la como mínimo, debería de haber 10.000 veces más, denunciando la falta de la debida acción de gobierno eclesial en decir la verdad y sancionar al delincuente. Con ello, nos habríamos evitado el escándalo de los abusos, de no haberse callado obispos, abades, curas y laicos.

      Eliminar
    2. Un día tendremos que hablar de algunos laicos que se pasa el día criticando, pero nunca hacen nada, ni colaboran en nada.
      Por ejemplo exigen la calefacción a tope y después en la colecta no tiran ni un centimo.
      Y el pobre sacerdote después no tiene como pagar las facturas.
      Criticar es muy fàcil, exigir a los demás, pero preguntarse y yo como laico como actuo ante mi comunidad parroquial.

      Eliminar
    3. Cada uno a lo suyo22 de enero de 2018, 20:13

      "Un día tendremos que hablar de algunos laicos que se pasa el día criticando, pero nunca hacen nada, ni colaboran en nada."

      Cada uno hace lo que tiene por don natural o espiritual... el laico que tenga el don profético de denunciar, a denunciar... el que tenga el don de ayudar al pobre, que lo ayude... el que tenga el don de estudiar, a estudiar... cada órgano forma parte de un cuerpo.

      Eliminar
  10. Si así tratan a los suyos...22 de enero de 2018, 2:10

    "Porque, por ejemplo, a las puertas de este 8º Centenario de la Orden de la Merced, se le ha roto literalmente, el pobre párroco de la Merced, Mn. Joan Martinez Porcell. Se le ha resquebrajado de arriba abajo. Todos, por poco intuitivos que fuéramos, lo veíamos venir. ¿Y usted no? Me hicieron falta quince minutos con él hace dos años para intuirlo. Y usted, hombre de mundo ¿no se dio cuenta? ¿O es que a usted, tant se li´n fot? (tanto le da) Y perdone la vulgaridad…"

    Se comentó en La Vanguardia, hace un cierto tiempo, que el gobierno episcopal de Barcelona era una institución inhumana, haciéndose eco del maltrato que recibió en la celebración de un aniversario de la muerte del Cardenal Carles.

    Veo que esta institución del Arzobispado de Barcelona continúa siendo igual. Imagínense: si abandonan a la indiferencia a uno de los suyos que ocupa un lugar importante en Barcelona, qué no harán con las anónimas ovejas, nosotros...

    Esto es grave, e indica una profunda enfermedad espiritual de falta de misericordia, empatía y seguimiento de sus propios hermanos en el Orden.

    Refleja, por otra parte, la división y la desconfianza entre el clero. Y un alejamiento del obispado hacia sus curas. El Castillo de Kafka está en el Gótico de Barcelona...

    Como denuncia Germinans, hay un verdadero problema de fe y caridad en el Arzobispado de Barcelona. No se ha renovado y reformado, sigue el mismo gobierno episcopal, con demasiados años en el poder, endurecido en el amor, y sigue un instrumento teológico, el nacional-progresismo, que sólo ha hundido a la espiritualidad y la catolicidad de Barcelona.

    Sí, hace falta renovar y reformar, y debe ser pronto, ya. Recemos para la conversión y renovación de la jerarquía de Barcelona, pues no hay nada que podamos hacer, fuera de la queja y la denuncia, ante unos corazones endurecidos.

    ResponderEliminar
  11. El humo de azufre asfixia22 de enero de 2018, 7:52

    Ayer domingo regalaban Cataluña Cristiana, no quise cogerla, ya en casa me dió por mirar la web de la misma y radio Estel, sentí ira, Jesús llamó a saduceos y fariseos raza de víboras, otras veces miró con ira a los duros de corazón, yo digo que tanto Cataluña Cristiana como radio Estel es todo pura ideología nacionalista.
    Francisco cita a menudo la presencia de Satanás. S. E. debiera hacerse eco y ver si de verdad puede expulsar a semejantes espíritus malignos de tales medios de comunicación "cristiana".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto necesita un buen EXORCISMO MAGNO.

      Eliminar
  12. El problema que aquí se plantea sobre la Iglesia de Barcelona es común en muchas diócesis de España. La alta jerarquía y sus aduladores,seguidores ciegos del amén,amén,amen...(por miedo),y el aquello de : ¡¡ ya se apañarán como puedan !!," el se li´n fot " están haciendo de la iglesia un circo. Cada parroquia es un circo a veces insoportable.
    En muchos casos creo que lo más correcto sería suprimir las homilías.Porque mucha gente no va a misa por no oír las "chorradas" del "pobre cura" que por regla general se está tirando la vida padre y luego se reviste,se sube al presbiterio, toma empuje y a los cuatro asistentes que hay en los bancos en los bancos les descarga una sarta de sandeces que mucha gente tienen que levantarse e irse. No hay ningún respeto al pueblo. Lógicamente así no se va ningún sitio. A los superiores de vez en cuando se les ve y se les oye pues, con el talante similar de los párrocos.O sea creo que se ha perdido mucho la fe en los dirigentes. Y por tanto pues muy mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de los obispos empezó en el 2013 con Francisco, el cual y los cuales abandonaron la defensa de la moral y la doctrina ortodoxas bajo Juan Pablo II y Benedicto XVI por ser una obsesión, y lo sustituyeron por su obsesión, el concepto político y social de las periferias existenciales, la ecología y el ecumenismo de sincretismo.

      Eliminar
  13. ¿¿Qué le ha pasado a Mn. Joan Martinez Porcell??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería interesante saberlo, parece una crisis de fe. Si fuese esto, el tenerla a las puertas del VIII Centenario de la Merced, indica una influencia significativa satánica, pues ataca a un hijo predilecto suyo, el cura, y a la Virgen de los cautivos.

      Y es otra muestra más del abandono del arzobispado hacia sus propios miembros, así como de la insolidaridad de los mismos sacerdotes entre sí.

      Eliminar
    2. "indica una influencia significativa satánica"

      No consigo entender cómo algunos ven al demonio detrás de todo... ¡ese demonio humano, tan humano!

      Eliminar
  14. Si no veis nada mas que los cargos, limpiaros las gafas, yo veo a Spok y Ujura cada vez con mas responsabilidades porque Kirk no puede estar en el Enterprise y en Roma a la vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  15. Yo no calificaría el artículo más que de realista.
    Si os sirve de algo por aquello de mal de muchos... La tónica de Mons. Omella no es única. En Madrid estamos igual. Todo fachada estar a buenas con todos y no hacer nada. Sonrisa por aquí y por acullá. Por algo son amiguetes, tal para cual.
    La Diócesis de Madrid va a la deriva y los tres nombrados auxiliares no van a hacer nada, irán a los saraos a los que el gran jefe no quiera ir porque no son representativos y poco más. Ni siquiera saldrán en los papeles porque eso se queda para el gran jefe.
    Solo nos resta una cosa pedir que el mal dure poco y que el tiempo de sequia termine.
    Cada uno en nuestro entorno tenemos que intentar evangelizar, de verdad, en lo que podamos y pedir al Señor que suscite en su Iglesia sacerdotes santos.

    ResponderEliminar
  16. Si alguno sabe qué le ha pasado a Mn. Joan Martinez Porcell, díganos algo, por favor. Siempre ha sido un buen sacerdote, prudente y muy buen profesor, apreciado por sus alumnos y feligreses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Realmente hay que saber que pasa? ¿es necesario? Dudo que el cotilleo sea a fin de bien. Lo único importante es que se recupere pronto. Lo demás, no es asunto de nadie. Ni debería haber seido publicado

      Eliminar
  17. Si los del Santo Oficio del Barroco levantaran la Cabeza!!!

    ResponderEliminar
  18. "Cargos, placas, títulos. Todos eso son zarrios, don Juan José, únicamente zarrios inútiles."

    Bueno, tienen el grave peligro de convertirse en excusas para viajar a Roma frecuentemente, pasar unos días de vacaciones, y así, dejar la faena de Barcelona para sus dos auxiliares, Gordo y Vadell. El riesgo es, en definitiva, que el cargo de Arzobispo de Barcelona sea un cargo prejubilatorio para descansar antes de jubilarse. Si ello fuera así, no es bueno y es malo para nosotros.

    ResponderEliminar
  19. Cargos,calles,placas,títulos,y en MATARÓ CENTRO TODO IGUAL. A Mister Green no lo MUEVE NÁDIE.

    ResponderEliminar
  20. El Cardenal Leo Burke en el Santo Oficio y en un PLIS-PLAS arreglado,menudo es el!

    ResponderEliminar