jueves, 14 de diciembre de 2017

Los retoques de la versión del Padrenuestro

En Francia, desde ahora se rezará de forma algo distinta el Padrenuestro. En su sexta petición, la Conferencia Episcopal Francesa ha introducido una modificación relevante. En vez de decir como la versión latina “no nos induzcas a la tentación”, dirán como en español, “no nos dejes caer en la tentación”. El Papa se ha mostrado satisfecho por esta traducción. Dice que quien induce a la tentación es Satanás, no Dios. Si es así, habría que modificar también el texto que se reza y se canta en la misa: Et ne nos inducas in tentationem”. Obviamente la cuestión no es esa; porque nadie ha sentido hasta ahora la necesidad de modificar ese texto, puesto que nadie lo ha comprendido de esa manera. No es una cuestión de interpretación, sino de forma de comprensión. No todo el mundo está de acuerdo en que las tentaciones y las pruebas sean malas per se: porque es en las pruebas donde se acrisolan las almas.

Parece obvio que es inevitable la adaptación de un texto griego a las distintas lenguas a las que ha tenido que traducirse. El Padrenuestro se reza en centenares de lenguas; y no es nada probable que todas ellas sean capaces de expresar lo mismo. Nada probable. Así que a la hora de traducirlo, no podemos esperar otra cosa que hacer el máximo esfuerzo de aproximación al sentido literal si puede ser; y si no, a la intención del texto original. A partir de ahí es difícil afirmar que toda la Iglesia e incluso toda la cristiandad rece el mismo Padrenuestro.

Sólo por citar en el mismo Padrenuestro un ejemplo de adaptación (¿de qué tipo?), en la primera parte tenemos en latín el “adveniat regnum tuum”, traducción literal del griego “elzeto e basiléia su”, que hemos traducido por “venga -a nosotros- tu reino”. El “a nosotros” es una aclaración o un redondeo que hemos añadido en la traducción, porque no aparece ni en el original latino ni en el griego. Pero además resulta que se hubiese entendido igual sin ese añadido. Puro adorno.

Otra cosa es cuando hay alguna dificultad de traslación de palabras y conceptos. Por ejemplo en “El pan nuestro de cada día” o “Nuestro pan de cada día” hay una clara dificultad de traducción. El latín tradujo el griego“epiúsion” como “quotidianum” (es un adjetivo verbal de “ton árton emón” (nuestro pan). Ese adjetivo no significa por sí mismo “cotidiano” o “de cada día”; más aún, cuando el griego lo asocia a “eméra” (día) le asigna el significado de “el día de mañana”, “el que viene después, el que sobreviene, el que sigue”; de tal manera que bien se podría traducir: “nuestro pan de mañana dánoslo hoy”. Y al interpretar, nos vamos obviamente al mañana continuo: al pan “de cada día”. En cualquier caso, ningún diccionario griego da “cotidiano o de cada día” como traducción de epiúsios.

Quiero decir simplemente que al no poder traducir con exactitud el término griego por no disponer de él en latín, hemos optado por interpretarlo. Observemos de todos modos cómo nos queda la traducción un tanto descuadrada. Traduciendo con rigor el término griego, estaríamos diciendo: “Danos hoy el pan de mañana”. Pero como esta traducción no nos resulta satisfactoria (¿hoy el pan de mañana?), la sustituimos por esta otra: “nuestro pan de cada día, dánoslo hoy”. Y entonces surge la pregunta: ¿acaso es menos chocante pedir hoy el pan de mañana que pedir hoy el pan de cada día y no el de hoy? Porque donde surge la dificultad es en la perentoriedad del “hoy”, no en si el pan es el de cada día o el de mañana. Es en el “hoy” donde está el problema.

El objetivo de esta larga disquisición es dejar claro que puesto que no siempre es fácil traducir, a veces nos hemos de conformar con interpretar.

Otro pasaje conflictivo (conceptualmente conflictivo, no léxicamente) es el referido al perdón de las deudas. Tanto el texto griego como el latino hablan de deudas: “Dimitte nobis débita nostra sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris”. Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Así hemos rezado durante siglos, porque ésa es la traducción. Pero como lo que siempre se llamó usura tiene hoy nombres nobilísimos, hemos preferido salvar ese escollo abandonando la traducción para acogernos a la interpretación. Por eso hoy estamos diciendo “Perdona nuestras ofensas (nos hemos saltado el nos) así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. El Padrenuestro en catalán, más original, se quedó a medio camino: Perdoneu les nostres culpes, així com nosaltres perdonem als nostres deutors”. En la primera proposición son culpas, y en la segunda deudas (deudores). En los textos griego y latino se habla de deudas y de deudores, no de culpas y culpables ni de ofensas. Objetivamente no era necesario forzar en la traducción una interpretación determinada. Pero se hizo.

Está claro que no es nada fácil la tarea de traducir el Padrenuestro con total fidelidad al texto original. Porque parece que las preocupaciones no son de orden léxico (adaptación del texto a la lengua tal como se habla actualmente), sino de orden conceptual: adaptar los conceptos a los que hoy están vigentes. La actualización lingüística se comprende. Que en vez de seguir en el arcaísmo de “El pan nuestro de cada día”, prefiramos actualizar el lenguaje y decir “Nuestro pan de cada día”, se entiende bien. Pero que lo que fueron deudas durante más de mil años ahora se convierten en culpas, ya cuesta más de entender. En especial si atendemos a la probable razón sociológica de ese cambio. El esfuerzo explicativo para justificar hoy ese cambio, no es mayor que el que se hubiese necesitado ayer para explicar en el texto arcaico el anacronismo de las deudas, de haber sido ése el caso.

Y viniendo a la reciente modificación que se ha hecho de la traducción francesa del Padrenuestro, estamos en lo mismo: la versión de la Vulgata dice: Et ne nos inducas in tentationem; y eso difícilmente se puede traducir de otro modo que “no nos induzcas a la tentación”, tal como decían en francés. En español en cambio, en vez de traducir, lo que hicimos fue interpretar; y venimos diciendo desde siempre “No nos dejes caer en la tentación”. ¿Acertadamente? Vuelve a ser tan complicado como el pan de cada día.

Por empezar, el verbo que emplea la Vulgata no es una traducción exacta del que usa la versión original griega. El verbo indúcere está formado por la preposición in (construida con acusativo, tentationem), tiene valor de dirección. Y a continuación, el verbo dúcere (que en español sólo lo tenemos en los compuestos conducir, deducir, producir, reducir, seducir, inducir, abducir, traducir, introducir, educar), cuyo significado es acompañar o llevar, matizado por la preposición. Inductor in tentationem será por tanto el que te anima, te acompaña o te empuja moralmente hacia la tentación: que por cierto, siendo el término griego peirasmós, un derivado de peiráo (de ahí la empeiría y el empirismo) admite también la traducción muy coherente de lucha, de prueba, de combate; cosa que no tiene la connotación negativa de las tentaciones. Con la malicia añadida de las que le hizo el diablo a Jesús tras el ayuno en el desierto.

El verbo griego traducido al latín como “inducas” es “eisenenkes”, verbo compuesto de la preposición “eis” (equivalente a la latina “in”) más el verbo anankátzo, derivado a su vez de anánke, que significa “necesidad”. Una traducción tan legítima como muchas de las que circulan, podría ser: “No nos pongas en la necesidad de tener que luchar” (no nos lo pongas difícil). Pero el significado cerrado de tentación ha tenido más fuerza.

Si como bien dice la sentencia, traduttore, traditore (traductor, traidor), porque es casi imposible librarse de la traición en un momento u otro de la traducción, cuando el traductor se mete a intérprete está casi garantizada la traición. Ahí tenemos un texto tan sencillo como el Padrenuestro, tan fuertemente sometido a las tensiones de la traducción y de la traición. Pero entre medio tenemos la tradición, con fuerza suficiente para cubrir con su noble manto los despropósitos de una y otra.       

Cesáreo Marítimo

19 comentarios:

  1. Las tres tentaciones, la triple tentación15 de diciembre de 2017, 1:32

    "et ne nos inducas in tentationem, sed liberanos a Malo", es pura escatología de almas, eclesial y social, tanto de los penúltimos y últimos tiempos (hoy y el día del Anticristo), como del Reino de Cristo (Milenio) y el fin del mundo (Gog y Magog, Jerusalén Celestial).

    Estas dos peticiones son el tipo-figura para todos los combates de la Iglesia contra las potestades antidivinas (masonería, comunismo, anarquismo, ateismo, islamismo radical), y son también el antitipo, el próximo instante histórico del Dragón con el Anticristo y luego de Gog-Magog en el fin del mundo.

    "Et ne nos inducas in tentationem", indica el dominio absoluto de Dios sobre la tentación en todas sus etapas, inicio, desarrollo y fin, y debe de ponerse en relación con Santiago 1,13:

    "Nadie en la tentación diga: Soy tentado por Dios. Porque Dios ni puede ser tentado al mal ni tienta a nadie"

    Santiago dice que Dios nunca perfecciona la tentación, llevándola al pecado mortal y a la segunda muerte. Dios nos da la gracia de superarla y obtener la virtud y la santidad.

    El demonio nos tienta directamente hacia el pecado mortal, el no arrepentimiento, la desesperación y la segunda muerte. Pero con el permiso de Dios que lo permite, fijando "los limites de la tentación".

    El "ne nos inducas" nos enseña esta participación misteriosa de Dios en la tentación sobre el hombre viador en situación de perfección.

    Tres misterios divinos de la tentación y un cuarto:

    1. Dios tienta al hombre
    2. Dios tentó a Jesús
    3. el hombre tienta a Dios
    4. Dios nos libera del demonio tentador

    Pruebas:

    - Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo, pues escrito está: "A sus ángeles te encomendará", y: "En las manos te llevarán, no sea que tu pie tropiece en piedra." Jesús le dijo: También está escrito: "No tentarás al Señor tu Dios."

    - "Yo Yavé endureceré el corazón del Faraón"

    - La acción demoníaca sobre Job con el permiso de Dios para su prueba

    Dios nos induce a la tentación ("ne nos inducas"), nosotros podemos inducir a Dios hacia la tentación ("no tentarás a Dios"), y Dios indujo a Jesús a las tres tentaciones... y libera del diablo tentador.

    Jesús no cayó en la tentación debido a su obediencia a la Voluntad del Padre. Dios le libró del Maligno, que fue derrotado.

    Para el hombre tentado por Dios, la tentación tiene como fines el crecimiento hacia la virtud, reconocerla en el futuro, tener conocimiento de la Palabra divina, ver nuestra miseria, agradecer los nuevos bienes descubiertos, y finalmente, conocernos más a nosotros mismos (ne nos inducas in tentationem= nosce te ipsum).

    Igual sucederá cuando el Anticristo y luego Gog-Magog: Dios permite un gran momento de tentación con el breve Reinado del Dragón y Gog-Magog. A Dios pedimos que no nos induzca en la tentación de la adoración al Dragón y a la rebelión de Gog-Magog, y que nos libere del Dragón y Gog-Magog.

    "No nos dejes caer", parece que nos habla de un Dios con los poderes reducidos a que "no nos deje caer". Satanás sería el Dios del Mal con el poder de empujarnos al mal, y Dios sería el Dios del Bien con su contrapoder limitado a "no dejarnos caer". Dos Dioses maniqueos. No. Dios tiene el poder sobre toda la tentación, y le da un fruto espiritual.

    ResponderEliminar
  2. La traducción correcta15 de diciembre de 2017, 2:12

    Soy de la opinión que los sucesivos traductores han complicado la traducción del Padre Nuestro, y la han alejado del verdadero Padre Nuestro que dio Jesús a sus Apóstoles.

    El Padre Nuestro era una oración vocal, con algunos puntos misteriosos, pues así lo quiso Jesús.

    Considero que el real Padre Nuestro es mistérico, y su traducción real sería la siguiente:

    Padre nuestro que estás en los cielos (en plural caelis)

    Santificado sea tu Nombre

    Venga tu Reino (Adveniat= adviento)
    Hágase tu Voluntad
    así en el cielo (singular caelo) como en la tierra
    (Pura escatología social y eclesial: tendremos un Reino consumado en la Tierra de Cristo con los santos)

    El pan nuestro de cada día, dánosle hoy

    Perdona nuestras deudas (versión de Mateo; Lucas: pecados)
    como perdonamos a nuestros deudores

    Y no nos induzcas en tentación (inducas in)
    Mas líbranos del Maligno (inglés: deliver us from Devil)


    Hay un sentido escatológico-apocalíptico y exorcístico en las peticiones 6ª y 7ª, la verdadera Teología de la Liberación, no la marxista de Sudamérica:

    Líbranos de la segunda muerte (escatología de almas: infierno)
    Líbranos de Satanás (exorcismo: posesión; apocalipsis: Dragón y Anticristo)


    La actual traducción española es incorrecta, no refleja las verdaderas Ipsissima verba e intenciones de Jesús. Se ha perdido en reflexiones

    El Misterio Divino ha superado a los teólogos modernos y nos dan una traducción según su humano modo de ver las cosas: con la lógica y la razón de hombre.

    Así, el brevísimo "como perdonamos a nuestros deudores", se ha convertido en un larguísimo e inmanejable "como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden".

    Por eso rezo privadamente el antiguo y venerable Padre Nuestro, en castellano o latín, y cuando hay oración común, el nuevo. Así pues, tengo tres padrenuestros, según cada ocasión.

    Lo antiguo, lo mejor. Lo moderno, con sus peculiares modas y enredos intelectuales.

    ResponderEliminar
  3. Dimicatio sobre Cataluña y Barcelona15 de diciembre de 2017, 2:56

    Sed liberanos a Malo

    Curiosamente, el traductor ha llevado la petición exorcística y liberativa ("líbranos del Maligno"), hacia una petición carismática de sanación y curación ("líbranos del mal/de qualsevol mal"):

    a) de liberación demoníaca (liberanos a Malo)
    b) a sanación y curación (líbranos del mal / de qualsevol mal)


    En efecto, "sed liberanos a Malo" es exorcística, liberacional, escatológica, apocalíptica, y deriva de Marcos Cap. 16, v. 17, 1º:

    "15-16. Misión universal: Id por el mundo, predicad y bautizad..."

    "17. Estas son las señales que acompañarán a los que crean:

    1./ en mi nombre expulsarán demonios,
    2./ hablarán en lenguas nuevas,
    18. 3./ agarrarán serpientes en sus manos
    4./ y aunque beban veneno no les hará daño;
    5./ impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien.»


    "Sed liberanos a Malo" satisface a "en mi nombre expulsarán demonios". Nos libra del verdadero esclavista, el demonio.

    "Líbranos del mal / de qualsevol mal" satisface más bien al mal genérico, a la sanación carismática del "impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien", y a las oraciones de petición e intercesión sobre afectados.

    Pero los sacerdotes modernos ni liberan del demonio, ni sanan ni curan con la imposición de manos. ¿Razón? Racionalismo, teología modernista, Bultmann, progresismo, falta de fe.

    Si bien el exorcista y su obispo son los únicos que pueden usar del Ritual de exorcismos de 1614 y 1998, el resto de fieles (consagrados, religiosos y laicos), pueden realizar exorcismos menores, llamadas oraciones de liberación, y es irrenunciable, es un derecho-deber que procede de las mismas palabras de Jesús: "en mi nombre expulsarán demonios".

    Como dice el Padre Amorth, todo fiel puede decir "en el Nombre de Jesús, vete satanás / espíritu maligno". Y lo puede hacer, si está en estado de gracia, en estos momentos difíciles, sobre Cataluña y Barcelona, en forma de "dimicatio", u oración de liberación sobre un lugar infestado como Barcelona y Cataluña, por espíritus de impureza (adulterio y fornicación, pornografía y prostitución), asesinato (aborto, eutanasia), mentira (política), robo (corrupción, comunismo, delincuencia).


    Oraciones de liberación: vivificantem.blogspot.com.es/p/14-oraciones-de-liberacion.html

    ResponderEliminar
  4. Doxología final y Amén15 de diciembre de 2017, 3:09

    Se nos olvida que el Padre Nuestro tiene una Doxología final y el Amén con su propia teología, desarrollada en el Catecismo.

    La doxología es demonológica, escatológica-apocalíptica, exorcística-liberacional.

    El Amén es mariológico.


    DOXOLOGÍA FINAL (escatológica, demonologica, exorcística)

    2855 La doxología final “Tuyo es el Reino, tuyo el Poder y la Gloria por siempre Señor” vuelve a tomar, implícitamente, las tres primeras peticiones del Padrenuestro: la glorificación de su Nombre, la venida de su Reino y el poder de su Voluntad salvífica. Pero esta repetición se hace en forma de adoración y de acción de gracias, como en la Liturgia celestial (cf Ap 1, 6; 4, 11; 5, 13). El príncipe de este mundo se había atribuido con mentira estos tres títulos de Realeza, Poder y Gloria (cf Lc 4, 5-6). Cristo, el Señor, los restituye a su Padre y nuestro Padre, hasta que le entregue el Reino, cuando sea consumado definitivamente el Misterio de la salvación y Dios sea todo en todos (cf 1 Co 15, 24-28).---


    AMÉN (mariológica)

    2856 «Después, terminada la oración, dices: Amén, refrendando por medio de este Amén, que significa “Así sea” (cf Lc 1, 38), lo que contiene la oración que Dios nos enseñó» (San Cirilo de Jerusalén, Catecheses mystagogicae, 5, 18).---

    2865 Con el “Amén” final expresamos nuestro “fiat” respecto a las siete peticiones: “Así sea”.---

    [y nos lleva al "fiat" de María y al Ave María]


    PADRE NUESTRO

    Padre nuestro, que estás en el cielo,
    santificado sea tu Nombre;
    venga a nosotros tu reino;
    hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
    Danos hoy nuestro pan de cada día;​
    perdona nuestras ofensas,
    como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;​
    no nos dejes caer en la tentación,
    y líbranos del mal.

    Porque tuyo es el Reino, el Poder y la Gloria por siempre,
    Señor Jesús.

    Amén.

    ResponderEliminar
  5. Al comentarista de las 2:12

    "La actual traducción española es incorrecta, no refleja las verdaderas Ipsissima verba e intenciones de Jesús. Se ha perdido en reflexiones"

    Es ciertamente así, y a ello se ha dedicado toda la conferencia episcopal, con sustanciales ayudas externas. Y ese tremendo acúmulo de inteligencia teológica nos ha dado ese Padrenuestro tan empobrecido. Seguramente tiene razón el Sr. Valderas cuando habla del nivel intelectual tan lamentable de nuestros obispos. Con esa suprema exhibición de inteligencia, van dados.

    Pero lo que es de traca es la ostentosa exhibición de indigencia intelectual que hace la Conferencia Episcopal Tarraconense en su traducción del Padrenuestro. "Perdoneu les nostres culpes així com nosaltres perdonem els nostres deutors". Absolutamente geniales. Hay que comprenderles, porque son muchos menos que en la Conferencia Episcopal Española.

    El texto de referencia en Lucas está algo más complicado, puesto que dice "perdona nuestros pecados" (tas amartías), puesto que nosotros perdonamos a todo el que nos debe (kai gar autoi afíomen pantí oféilonti emín). Supongo que los obispos se inspirarían en la versión de Lucas para traducir como tradujeron. Y los catalanes, más listos que nadie, optaron por remendar el texto de Marcos con el de Lucas: el Padrenuestro de Marcos con un parche de Lucas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante tanto parche, prefiero la traduccion latina y la castellana antigua. Las actuales son ideológicas.

      Eliminar
    2. Supongo que cuando llegue el día del juicio Jesús no nos preguntará, ¿cuanto me a maste a mí y a tu projimo?, seguro que nos pregunta:¿rezaste el padrenuestro diciendo deudas u ofensas?, de ahí que tanta lumbrera intelectual deduque su tiempo a cuestión de tantisima importancia

      Eliminar
  6. Agradecería opinión del Sr Valderas Gallardo sobre las TENTACIONES de algunos INDEPENDENTISTAS, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y dale!!

      Tengamos la fiesta en paz un poco, NO LE PARECE???!!

      Eliminar
    2. Y los de la KOYNÉ?: El Cervera,su MUJER y demás RALEA no entran en Batalla?,que les pasa?,están acongojaos por perder la PAGA o QUÈ?!!!!

      Eliminar
    3. Cervera y todos partícipes de la DESCRISTIANICIACION DE CATALUÑA,VERGUENZA AJENA ME PRODUCE!

      Eliminar
  7. Muchas gracias, don Mariano, por su autorizada opinión filológica. Personalmente, me hubiese gustado que me enseñasen más que un solo curso de latín en el bachillerato. Cultura y gimnasia mental, juntas en una sola asignatura. ¡Cuánto disfruté con el latín!

    Aprovecho también para pedir a GG más artículos como éste. Después de varias tazas de monotema las últimas semanas, se agradece algo diferente. Muy refrescante.

    ResponderEliminar
  8. Yo añadiría que el “libera nos a malo” se ha traducido por “líbranos del mal”. Así gran parte del pueblo de Dios cree que existe el mal, pero no el demonio. Pero en inglés es “deliver us from evil” o sea “líbranos del demonio”. Me parece más afortunada la traducción por demonio. Además, es verdad de fe.

    En cuanto a “ofensas” y “ofenden”, la acepción más común que la gente hace suya, sería algo así como herir los sentimientos del otro, ya que estamos en un mundo emotivo. Dada la poca formación cristiana, pareciera que, si haces algo mal con el otro y el otro no se enfada, hasta podría ser bueno. En sentido contrario, no se puede practicar la corrección fraterna y los púlpitos raramente hablarán abiertamente de la verdad, ya que el otro se va a incomodar al darle una perspectiva diferente a la del mundo. Pareciera que el pecado va de sentimientos y no de malas acciones. Esta acepción en personas no formadas es muy peligrosa, porque se relaciona con la “tolerancia mundana”. Creo yo que es el lenguaje de la ultraizquierda.

    “Deuda”, sin embargo, lo entiendes como una acción mala que cometes contra el prójimo y que de alguna manera debes desagraviar. Si robas, devolver el dinero; si mientes, esclarecer la verdad, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto en lo de ofensas, pronto dirán situaciones irregulares...

      Eliminar
    2. Creo que Laura S está en lo cierto.
      Vamos a ver: "Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores".
      "Hay deudas materiales y espirituales. Hay también deudas morales. Es deuda material, el dinero o la mercancía que, prestada, tiene que ser restituida, y el amarle. Es deuda moral la honra ofendida y no reparada, y el amor pedido y no entregado. Es deuda espiritual la obediencia a Dios, del que mucho se le exige y poco se le da y el amarle. Él nos ama y debe ser amado como a una madre, una esposa, un hijo, de quienes se exigen muchas cosas.El egoísta quiere tener, pero no dar. Pero el egoísta está en las antípodas del Cielo. Tenemos deudas con todos: Para con Dios y el progenitor; de éste al amigo; del amigo al prójimo; del prójimo al siervo y al esclavo, pues todos son iguales en el fondo que nosotros. ¡Ay de quien no perdona! No será perdonado. Dios no puede perdonar, en justicia, la deuda que tiene el hombre para con Él, Santísimo si el hombre no perdona a su semejante".
      No creo necesario decir quién hizo esta aclaración, ¿verdad?

      Eliminar
  9. Gracias por el artículo que propone un tema tan peliagudo y tan importante a la vez. Solo una observación
    eisénenkes es una forma del verbo eisféro, derivado del irregular féro "llevar", que puede traducirse bien en latín por "duco". Es decir, induco es un versión literal de eisféro. Sería interesante que los arameístas señalaran qué verbo arameo se encuentra tras el eisféro griego. Algunas aparentes incongruencias han sido resueltas así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cesáreo Marítimo al anónimo de las 23:29

      Veo que va usted documentado, y no me precipitaré a contradecir su opinión. Pero no consigo ver cómo eisenégkes (de eis más anagkátzo, derivado a su vez de anágke) puede ser un derivado de féro. Me guío por una parte por mi hábito de lectura del Nuevo Testamento en griego, y por otra por los diccionarios griego-francés de A. Bailly, y por el griego-italiano de F. Montanari y en ninguno de los dos veo esa conexión entre eisanagkátzo y eisféro. He de decirle no obstante que aprecio en gran manera sus comentarios léxicos, siempre muy atinados; por lo que en este caso me limito a expresar mi duda sobre la conexión que sugiere.

      Gracias de todos modos por su aportación.

      Eliminar
  10. Sea cual sea la traducción más acertada, está claro que le pedimos al Señor que nos libre de las tentaciones. Por supuesto de las más fuertes, como aquella con la que el diablo tentó a Jesucristo: el poder. El jueves que viene hay elecciones y se decide el poder oficial en Cataluña. Dios libre a los que ambicionan el poder de intentar conseguirlo por cualquier medio. El más destacado de estos es la violencia. En agosto pasado se utilizó descaradamente el terror para los fines del prusés, manipulando la manifestación, a la que acudió el obispo Omella acompañado al obispo Jaume Pujol. Podrian estar tentados de que hubiera ocasión de una manifestación similar.
    Casi como en una cuadrícula, los atentados terroristas se “resuelven” siempre en tres días, a más tardar. Parece ser que a partir del tercer día la población se libera del choque emocional y empieza a pensar. Hay que darle todo resuelto antes de que piense. Así sucedió en las elecciones del 11-M. Por ello, el mayor peligro de atentado sería para el lunes, con el domingo y el martes extendiendo ese plazo consuetudinario de tres días.

    La marca terrorista que se utilice es variable. En principio, un atentado de marca islamista no tendría porqué perjudicar al gobierno. Pero dada la manifestación de agosto se ve que con cualquier excusa se usa el terrorismo en la dirección conveniente. Y hace semanas culparon al gobierno por el conocimiento que tenían los servicios de seguridad del iman de Ripoll. Sin importarles que el mismo conocimiento lo tuvieran los Mossos, y aún mayor. Hace un par de días roban misteriosamente cientos de bombonas de butano en Madrid, con incompresibles 14 viajes sin que nadie se entere, que recuerdan a lo sucedido en Alcanar. José Apezarena en su Confidencial Digital se empeña en que pueden ser terroristas.

    En el 11-M se utilizó la mediación de la mentira para acusar al gobierno. Como es sabido. este acusó a ETA, y seguido aparecieron rápidamente “pruebas”, anunciadas previamente en la COPE por José Apezarena, con las que dieron la vuelta a la tortilla y lo atribuyeron a Al Qaeda. También podrían hacerlo a la inversa, que el gobierno siguiendo la rutina acuse a islamista y seguido aparezcan “pruebas” de ETA. En las últimas semanas ha habido movimientos. De pronto el juez Eloy Velasco ha alertado de la “excarcelación de etarras fuertemente ideologizados”, con posible mezcolanza de etarras que llaman “históricos” con “disidentes” de la banda. El “centro memorial” dice que hay “disidentes etarras armados”. José Apezarena habla de pintadas etarras en Barcelona. Detiene a un penúltimo jefe de Eta en Berlín. Y un medio, que se hace llamar “El Español”, dice que hay nuevo jefe de ETA, un tal Urdín Pérez, que lo saben ellos por misteriosas “fuentes”.
    Luis Herrero escribió sobre el asunto catalán: “Preparémonos para emociones fuertes. Las espadas siguen en alto.”, posteriormente a anunciar escenarios bélicos en Cataluña por la aplicación del 155, que gracias a Dios y pese a sus vaticinios no se han cumplido, sin que rectifique.

    ResponderEliminar
  11. En la tentación terrorista, podría suceder que el gobierno acusara a los consabidos islamistas y seguido aparecieran “pruebas” de que fueran etarras “disidentes”, “incontrolados”. Incluso podrían usar otras variantes, como la de los anarquistas, extraños anarquistas chilenos. A los que podrían atribuir un atentado por venganza contra el caso del chileno al que acusan del asesinato de un hombre en Zaragoza. Hace pocos años atribuyeron a anarquistas chilenos una bomba en el Pilar de Zaragoza, y movimientos para atentar contra el templo de la Sagrada Familia en Barcelona, también objetivo que atribuyen recurrentemente a islamistas.

    José Apezarena, de reconocida adscripción y que anunció en la COPE la mochila de Vallecas horas antes que la “descubriera” la policía, anuncia hoy que periodistas de la Sexta, dirigida por su correligionario Javier Bardají, se trasladan este fin de semana a Barcelona para hacer un seguimiento permanente, dirigidos por el mismo Antonio García Ferreras que organizó el agit prop en la SER en marzo de 2004. Esperemos que se dediquen a información estrictamente político electoral.

    Esperemos que Dios nos libre de la tentación de los que piensen en usar la violencia para sus fines de poder. Y que los responsables de la seguridad no caigan en la tentación de la comodidad de no prevenir, a quienes conocen mejor que a los sospechosos habituales, o incluso de caer en sus trampas, bajo la amenaza o no de nuevos atentados. A Dios rogando y con el mazo y la inteligencia dando, que ya nos conocemos todos y los métodos de cada uno, y las mentiras habituales.


    ResponderEliminar