viernes, 3 de julio de 2015

La Glosa Dominical de Germinans

Estas fueron las primeras palabras de Oriol Junqueras al llegar a la cárcel catalana de Lledoners
Los políticos y activistas presos, ya están en Cataluña, el pago de favores por la investidura de Pedro Sánchez tiene eso, que hay que devolver el precio de los votos nacionalistas para que el PSOE estuviera en el poder. Ahora los presos preventivos gozan de una situación inmejorable, con habitaciones individuales, televisión, cuarto de baño propio y todas las comodidades, y lo que es más fuerte y pintoresco y es que los máximos responsables de Instituciones Penitenciarias en Cataluña han manifestado en varias ocasiones su fidelidad al gobierno que consideran legítimo, el de Puigdemont, Junqueras y compañía, por lo que se produce una circunstancia casi única en el mundo, los presos tienen autoridad sobre los responsables penitenciarios que toman las decisiones que les afectan como presos.

En estas circunstancias estos reclusos van a vivir como reyes, algunos fueron castigados varias veces por incumplir las normas penitenciarias cuando estuvieron fuera de Cataluña, aquí van a incumplir todo lo que quieran, porque ellos son la norma, ellos son los que mandan y los demás a obedecer, a ver a que funcionario se le va a ocurrir llevarle la contraria a alguno de estos presos sabiendo las consecuencias que esto puede traerles.


Por eso el preso de máxima graduación, que es el que fuera número 2 del gobierno golpista, el entonces vicepresidente Oriol Junqueras, no dudó al llegar a la cárcel de Lledoners, y al ser acompañado por un funcionario a sus dependencias, que no celda, éste le preguntó: "¿Necesita alguna cosa señor Junqueras?", la respuesta fue la siguiente: "¿Me pueden dar una Biblia en catalán?"

No está mal, el primer favor que pide Junqueras, a sus ahora serviles funcionarios es tan piadoso, como poder leer la Palabra de Dios en su propia lengua, como si eso fuera lo que más había añorado de su estancia en la prisión de Estremera, y eso que podía leer la Biblia sin ningún problema, pero claro, allí eran en castellano.

Pero no se queden con el tema como el de la pasión cristiana de Junqueras, porque la cuestión tiene mucha miga, y tiene sus antecedentes y no son precisamente religiosos sino claramente políticos, y por supuesto nacionalistas.

Resulta que su antiguo compañero de filas y antecesor en el cargo, el Sr. Josep Lluis Carod Rovira, había hecho enviar una Biblia en catalán a la cárcel de Estremera. Carod-Rovira que fue seminarista en Tarragona, se había apartado bastante de la práctica de la fe, pero había recuperado últimamente su vinculación religiosa, aunque no con la Iglesia católica, sino acercándose al protestantismo para estudiar su presencia en Cataluña, tema sobre el cual ha publicado varias obras.

Es en ese contexto que Carod-Rovira envió la Biblia a Estremera, y no era una Biblia católica, sino protestante, publicada con motivo de los 500 años de la reforma luterana, pero por supuesto en catalán. La Biblia no llegó pero por un defecto de forma, al no haber cumplimentado correctamente los datos que debían adjuntarse en el envío, pero en ningún caso por ser la Biblia, o por ser un libro en catalán.

Pero ya sabemos como son estas cosas, Carod Rovira y toda la prensa al servicio del régimen secesionista vendieron el hecho como el de una represión franquista que había impedido a un buen católico que pudiera leer la Biblia en su propio idioma, nada más lejos de la realidad. Sólo hay que ver las palabras del autor del mal envío y que en vez de caerse la cara de vergüenza por no saber cumplimentar un paquete, aprovecha para atacar al enemigo diciendo: "Para los presos catalanes, como en los años más duros de la inquisición, la Biblia en la propia lengua continua estando prohibida,184 años después de la abolición de esta institución represora española"

Por eso las palabras de Junqueras tienen un valor para el nacionalismo, que poco más puede hacer además de gestos simbólicos y este es uno de ellos. El aparato represor español le impidió poder leer la Biblia en catalán, algo totalmente falso pero que el que sólo oye las fuentes oficialistas nacionalistas así lo cree, y ahora por fin, puede cumplir su deseo. Todo imagen, todo de cara a la galería, un golpe de efecto más de la prensa del nacionalismo, aunque sea a costa del catolicismo de Junqueras.

Francesco Della Rovere

4 comentarios:

  1. "El verbo “skandalizo” es el utilizado para referirse a una sacudida que hace temblar una estructura, una persona o una casa para derribarla."

    Conozco una persona que tiene problemas de posesión demoníaca que, cuando vio un supuesto milagro eucarístico en la boca de una supuesta vidente en Bélgica, se sintió "sacudido" por un arrebato de negación tan brutal, tan físico, que le dura, aún hoy día, después de años.

    Esa misma persona, al ver que otro supuesto vidente tenía un cierto desconocimiento de una materia, de repente, se sintió "sacudido" violentamente por una imagen de Jesús como si fuera un pobre ignorante, envejecido y débil.

    ResponderEliminar
  2. Fray Tomás, muchas gracias por su Glosa dominical de ese XIV Domingo del Tiempo Ordinario.

    Este aparente primer fracaso de Jesús, que no deja de ser un signo más de su vida humilde, pasando desapercibido, en su tiempo y ahora.

    Pero Jesucristo, sigue y bien vivo. Tengo conocidos que son muy amigos de fenómenos excepcionales, de apariciones de la Virgen, aquí y allá y lo siguen como si fuera la panacea, la paz que nos tiene que venir.

    Para mi todo esto solo me sirve si alguna alma se aprovecha para acercarse a Dios.

    Yo lo tengo claro, no hay milagro mayor, que el producido cada vez que el sacerdote pronuncia las palabras de la Última Cena y hace presente al mismo Dios vivo entre nosotros.

    Lo que ocurre es que al un hecho aparentemente tan humilde, lo tenemos como una parte más dentro de la Misa, pero sin mayor importancia. En fin somos humanos... Creo que hasta que no lleguemos a la vida eterna, no podremos comprender el alcance de este Misterio de Fe.

    ResponderEliminar
  3. Tan sencillo como genial,fray Tomas. En tiempo de melones se recortan los sermones y en el sandias se abrevian las homilias. Nuestros feligreses lo agraderan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... pero no hasta el punto de convertir sermones y sandías en minimalismos.

      Eliminar