jueves, 3 de septiembre de 2015

Sor Lucía Caram vuelve ante las elecciones del 27-S: "Todo mi apoyo al president Mas"

 
Mientras al president de la Generalitat, Artur Mas, se le acumulan los enemigos de cara a las elecciones catalanas del próximo 27 de septiembre, el número de cuatro de la lista de Junts Pel Sí cuenta con el apoyo, una vez más, de la religiosa más televisiva de nuestro país, Sor Lucía Caram. 

A pesar de que la campaña electoral no comienza hasta el próximo 11 de septiembre, día de la Diada, Caram se ha adelantado y ha mostrado públicamente su deseo de arropar a Mas ante lo que ella cree que es un ataque del Gobierno de Mariano Rajoy a la libertad. “Todo mi apoyo al president Mas”, ha escrito la argentina en su perfil de Twitter. 

Cree que es "injusto" que el PP coarte libertades

Caram también se ha referido a la 'reforma exprés' del Tribunal Constitucional presentada este martes por el PP con el firme propósito de permitir a esta instancia judicial multar e incluso suspender a los funcionarios y gobernantes que no cumplen como sus sentencias y obligaciones. “Es absolutamente injusto que se utilice el poder del Gobierno para coartar libertades”, ha opinado después de varias semanas alejada de los focos y las redes sociales y poner distancia entre su labor religiosa y la política.
Aunque por el momento se desconoce si la monja dominica del convento de Santa Clara de Manresa participará en la campaña electoral, cabe recordar que el pasado mes de mayo, y solo unas horas antes de las elecciones municipales en Cataluña acudió a un encuentro junto al presidente catalán y el candidato de CiU a la alcaldía de Barcelona, Xavier Trias. Allí se calificó a sí misma de “monja cojonera” y aseguró que su deseo es una Cataluña independiente en la que todos sus ciudadanos puedan vivir con dignidad. 

"Enamorada" de Artur Mas

De origen argentino y afincada en España desde hace varios años, Lucía Caram no ha escogido este momento al azar para apoyar a Artur Mas. Si bien nunca ha escondido su admiración por el president, de quien confesó estar “enamorada” en su último acto junto a él, la religiosa ha marcado distancias con la política en los últimos tres meses, algo que previsiblemente se romperá durante la campaña y en los días posteriores al 27-S. 

Cabe recordar, que justo antes de las municipales del 24 de mayo, la dominica fue llamada a capítulo por la nunciatura de la Santa Sede en España y viajó al Vaticano, donde se le informó de que era poco compatible su actividad en los medios de comunicación con los principios básicos de la vida monástica. En la misma situación se encuentra la también la monja Teresa Forcades, que ha abandonado durante un tiempo la vida religiosa para probar suerte en el mundo de la política con la plataforma Procés Constituent. 

*Escrito publicado en "El Confidencial" por Sara de Diego el 2 de septiembre de 2015

26 comentarios:

  1. Para la Dra. Forcades, ya hemos visto como se la han sacado de encima en la política.

    ¿Volverá al Monasterio? Solo Dios lo sabe.

    En cuanto a Sor Lucía Caram, esperemos que recapacite su posición y su condición de Religiosa Dominica.

    Puede hacer más bien, desde su Convento rezando y ofreciendo su vida a lo que voluntariamente se consagró, que en cuatro proclamas políticas desde un estrado.

    Sino que tome ejemplo de Santa Teresita del Niño Jesús, que sin moverse del convento es Patrona de las Misiones.

    ResponderEliminar
  2. A lo que hace, objetivamente se le llama maldad contra el bien común.

    ¿Esta persona vive a costa de nuestros impuestos, para hacernos daño a los que la costeamos?

    ResponderEliminar
  3. Que no Lucia,que no , que a mi no me engañas,que las Malvinas son de si Graciosa Majestad.

    ResponderEliminar
  4. Hay alguién que sea neutro y no se decante por alguien ???????

    ResponderEliminar
  5. No creo que la monja argentina tenga toda la culpa. Si su postura es objetivamente inmoral, que lo es, lo es porque atenta contra la doctrina social de la Iglesia, esa doctrina que apuntalaron eximios dominicos desde Francisco de Vitoria hasta Wurtz. Bueno esta monja inculta no sabe quién era Wurtz, ni ha oído las Relecciones. A mí me recuerda la monja descrita en famoso art´kiculo por Julio Caro Baroja. A este antropólogo le sacaba de quicio cierta religiosa que disparataba cada vez que abría la boca, no por las necedades que decía, sino por el énfasis que en ello ponía. Sus ocurrencias bobas pensaba ella que eran destellos de sabiduría. Don Julio la puso como no quieran dueñas. Caram no conoce la historia de España, ni qué sea el bien común, ni a qué se refiere el principio de subsidariedad entre las partes de un todo. No entiendo cómo la Orden de Predicadores se deja mancillar por esta incontinente verbal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo.

      Decir bobadas es malo, pero tal vez perdonable. Lo malo-malísimo es decirlas con tanta vehemencia o despreciando al otro... es como remachar la estulticia.

      Esperemos la intercesión de Sto. Domingo de Guzmán.

      Eliminar
    2. Usted PRESUME que la çHermana Caram no sabe. Pero no sabe si sabe o no sabe, en realidad. Es usted un temerario afirmando lo que en realidad no puede saber, como máximo lo puede presumir, que no es lo mismo, como muy bien debe saber.

      Eliminar
  6. Esta ,está contribuyendo a que la IC ,se esté convirtiendo en un ente cadavérico,entre los obispos que un dia dicen una cosa y al siguiente la contraria y éstos religiosos ue están viviendo del cuento,están dando un espectáculo circense que nos dejan atónitos a los pobres creyentes y no sabemos si dejarlo estar y allá ellos o cambiar de camino.

    ResponderEliminar
  7. MARPN
    Cuándo se dará cuenta esta buena mujer de que está totalmente equivocada y que ha de dedicarse a rezar y a ayudar a los necesitados, que hay muchos desgraciadamente, y dejar la política para los políticos, que viven muy bien gracias a sus votantes. Y si sienet el gusanillo de la política, que deje el convento y se vuelque totalmente a hacer política. Pero después de lo sucedido a la sra. Forcadell, se lo pensará muy mucho y seguirá viviendo de la sopa boba.LA IGLESIA CATÓLICA HA DE MANTENERSE AL MARGEN DE LA POLÍTICA y tener los brazos abiertos a todos los que se acerquen a ella sin tener en cuenta color, raza ni ideología política. Que el Espíritu Santo siga soplando con fuerza, ayudado por nuestras oraciones. Amén.

    ResponderEliminar
  8. Es una MONJA o sea de clausura, las que no son de clausura son hermanas, luego ¿Donde esta la reja? ¿Cuando reza en el coro? ¿Sigue la regla?
    Sol una pregunta: ¿Existen OBISPOS en Cataluña?
    Recorremos Mn. Jacint Verdaguer, fue suspendido por negarse a vivir donde su Obispo le ordeno, esta de la toca que hacen lo que les da la gana y se "ENAMORAN" de un hombre casado no les pasa nada, O sea NO HAY OBISPOS luego el desierto católico catalán es una realidad, ya lo decía Torra y Bages, CATALUÑA NO SERA.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡¡Que cansado estoy de éstos malos religiosos,obispos,monjas,abades y peores politicos!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Pienso que esta monja tan activista debería llevársela Francisco a Santa Marta como asesora y, ¿por qué no?, podría nombrarla cardenala, ya que ningún impedimento teológico lo prohíbe, además es argentina , peronista y campechana como Bergoglio, y juntos darían todavía mucho más juego mediático.
    Por cierto, el otro día Francisco estuvo en una óptica con fotógrafos y cámaras detrás y ante todos pidió un cambio solo de cristales pero no de gafas... Y yo que creía que los actos de virtud no deben pregonarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su comentario respecto al Papa se puede definir en una sola palabra: maledicencia.

      Es muy feo la falta de caridad de algunos que aquí escriben, con el Santo Padre. No me refiero a la legítima disensión sobre su actuar. Me refiero a críticas gratuitas que aquí abundan.

      A los que así actúan, les vendría bien un serio examen de conciencia.

      Pregúntense qué clase de bien común promueven haciendo innecesario escarnio del Papa.

      Pregúntense si un verdadero católico debe burlarse -porque burla es lo que hace el anónimo de las 14:30- del sucesor de Pedro. Si Francisco hubiese querido cambiar cristales y montura, andarían diciendo "miralo como despilfarra". Si cambia sólo cristales, "le gusta parecer virtuoso". Muy feo.

      Paz y bien.

      Eliminar
  11. Perdóneme, lo suyo es simple y llanamente papolatría. Un pontífice es humano y como tal se le puede criticar. Y usted además se olvida de lo más importante: un papa no es el jefe de la Iglesia, que es el Señor. Ya Pedro cometió graves errores que además de Jesús se los recriminaron otros como San Pablo. Por tanto, un papa, como cualquier otro pecador, es criticable por supuesto. Y además, déjeme decirle una cosa, es bueno que así sea, para evitar el endiosamiento y que pierda el sentido de la realidad. Este Papa, además, según fuentes bien informadas ( Settimo Cielo, por ejemplo) gobierna la Iglesia muy autocráticamente, a pesar de que se llena la boca con la sinodalidad . O sea que de obispo de Roma, nada de nada: ordeno y mando puro y duro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted no tiene ni repajolera idea de lo que es la "papolatría", es decir, la adoración al Papa. Pedir que no se haga escarnio de él, le parece idolatrar-lo? Léase lo que la Iglesia Catòlica dice respecto del respeto a la dignidad de las persones, hombre...

      Eliminar
    2. Estimado don Picatoste:
      Usted también confunde escarnio con crítica. ¿Por qué se pone tan nervioso y tan faltón? Ya se ve que a Ud. le gustaría una Iglesia en plan Corea del Norte o Cuba castrista. Cuando debata, por favor, aporte alguna idea, no pretenda razonar con las vísceras. La tila o la pasiflora también pueden ayudarle.

      Eliminar
  12. Sr. Anónimo de las 20:46,

    De papólatra nada de nada, amigo. Por lo visto no ha entendido o no ha leído bien mi comentario anterior.

    Yo no digo que el Papa no sea criticable. ¡Naturalmente que lo es! Los argumentos que usted apunta lo explican bien claramente.

    Pero una cosa es criticar o manifestar desacuerdo con lo que hace, dice o calla Francisco o quien sea... y otra cosa muy distinta es hacer burla. Por desgracia aquí merodean algunos que disfrutan haciendo burla, mofa y escarnio del Papa.

    Dígame, en conciencia, si andar befando al Papa de turno hace algún bien a nuestra Iglesia. A mí hay cosas que hace Francisco con las que no estoy de acuerdo, pero no se me ocurriría hablar de él en los términos que algunos usan por aquí. Usted verá si es mejor sembrar paz, o sembrar cizaña.

    Por cierto, cita usted "Settimo Cielo" como fuente bien informada. Sí, probablemente Sandro Magister esté bien informado sobre lo que pasa en el Vaticano... a su manera. Poca confianza me merece este perjuro, que cometió la villanía de publicar documentación embargada por la Santa Sede.

    Paz y bien.

    ResponderEliminar
  13. Querido amigo : estamos en la Era de Internet, parece que usted no se haya enterado. Aquello de que la ropa sucia se lava en casa y a escondidas ya no vale. Ahora todo está en la red y los actos de los mandamases, incluidos los mandamases eclesiásticos, se diseccionan desde todos los ángulos. Usted tiene una concepción desfasada de la Iglesia porque demuestra que no le gustan nada ni la luz ni los taquígrafos, y además tiene un sentido reverencial ante el poder eclesiástico absolutamente obsoleto y rancio. ¿Usted no sabe que la crítica es benéfica siempre porque nos hace mejores? La Iglesia militante no es ,pues, impoluta y sus trapos sucios , cuando los hay, es más sano sacarlos a la luz. No me sea usted tan clerical, en el mal sentido de la palabra, piense que a Francisco no le gustan, y además a él le va la marcha, quiero decir el conflicto...

    ResponderEliminar
  14. Querido anónimo:

    Parece que tiene usted un problema de comprensión lectora.

    Le escribiré muy resumido lo que he querido expresar en mis comentarios anteriores:

    <>

    ¿Lo ha entendido? Todo lo demás que me atribuye, no lo he dicho. Lo ha sobreentendido erróneamente.

    Por favor, no me llame clerical, obsoleto, o rancio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Criticar para mejorar, SÍ. Hacer burla gratuita, NO"

      Eso es lo que quería decir.

      Eliminar
  15. Estimado don Francisco:

    Pérdoneme pero creo que es usted el que no ha entendido nada.
    No sé por qué considera una burla o befa que se proponga a la hermana Caram para el cardenalato .Lo decía completamente en serio. ¿Acaso no hay que dar más cancha a la mujer en la Iglesia? ¿Qué impedimento teológico lo veda? ¿Qué tiene usted en contra de que las mujeres accedan a la dignidad cardenalicia? Además, es muy cierto que la madre Caram tiene varios aspectos en común con el Pontífice actual: ambos son argentinos, ambos son "campechanos", ambos son animales "mediáticos", ambos son peronistas, o si usted prefiere, "populistas"...¿Y qué habría de malo en que sor Caram, una vez alcanzado el rango cardenalicio, residiera en Santa Marta? Lo que pasa es que es usted un machista, don Francisco, pero debería ir poniéndose al día.
    En cuanto al hecho incontrovertible que estos días ha recogido toda la prensa, yo me limito en mi escrito a resumirlo:
    El otro día Francisco se presentó en una óptica romana vestido de papa y rodeado de cámaras , micros y periodistas, y en presencia de todos ellos solicitó al óptico unos nuevos cristales para sus gafas, las cuales, puntualizó ante todos, deseaba seguir conservando....
    Este es el hecho que han presentado los medios más importantes.
    Y yo simplemente añadía al final que creía en mi candidez que los actos virtuosos realizados por nuestra mano derecha debe desconocerlos incluso nuestra mano izquierda. ¿No es esto del Evangelio , don Francisco? ¿Dónde está la burla o befa ?
    Además, su lenguaje le delata: mucha paz y bien ,pero es usted faltón : a la crítica le llama sembrar cizaña, a Sandro Magister le acusa sin ningún fundamento de perjuro ...
    Sé que hay un club de "fans" de Francisco que preside un cura del Opus, ¿por qué no se apunta?

    ResponderEliminar
  16. Estimado don Anónimo,

    Allá usted con su conciencia. Hágase una Iglesia a su medida, no deje títere con cabeza. Critíquelo todo, cuanto más acritud mejor. Y sobre todo al Papa, déle fuerte, que no le faltará ocasiones.

    Si usted cree que ese es el camino, adelante. Ja s'ho trobarà. Le dejo con mis mejores deseos. Rezaré por usted.

    Paz y bien

    ResponderEliminar
  17. Estimado don Francisco:
    la Iglesia es algo muchisimo más grande e importante que el partido de Bergoglio.
    Por otra parte, la crítica, si es veraz y equilibrada ,siempre es benéfica por higiénica porque ayuda a corregir errores, defectos y excesos, especialmente de los poderosos, en este caso de los poderosos eclesiásticos.
    ¡Cuántos santos han sido críticos con los papas de su tiempo y con ello corntribuyeron a mejorar y a santificar a la Iglesia! Le voy a poner un solo ejemplo : Santa Catalina de Siena. Lea, hombre de Dios, sus obras, le harán recapacitar.
    Me parece que usted confunde santidad con santurronería. El santo es veraz y adopta ante la vida una postura profética, o sea, critica, aunque ello le reporte incomodidades, problemas, amenazas y peligros. Por cierto, el Concilio Vaticano II insiste bastante en la nacesidad de la actitud profética entre cristianos. El santurrón, en cambio, es acomodaticio, dócil, servil y practicante de las adhesiones incondicionales.
    Le vuelvo a repetir, don Francisco, que en mi escrito esencialmente decía solo dos cosas:
    1ª: Que si el Papa nombrara cardenala a Sor Caram, mataríamos dos pájaros de un tiro. Usted ya me entiende.
    2ª: Que Francisco en su visita a una óptica romana rodeado de la prensa se pasó tres pueblos en su sobreactuación "virtuosa".
    En su escrito, además, aparece una secuencia en gallego u occitano que me suena a maldición o amenaza, pero quizá me equivoco.
    Gracias por rezar por mí. Yo rezaré esta misma noche un Ave María en latín por usted. Espero encontrarle en el cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Anónimo, simplemente para usted la Iglesia ¿Qué es?

      Una ONG piadosa, en cada uno ve la fe y el Evangelio a su manera, o

      La Esposa de Cristo, o Cuerpo Místico de Cristo, o Madre y Maestra con dos mil años de Magisterio.

      Ya que habla de Santa Catalina de Siena, vale la pena saber dos pinceladas sobre su pensamiento, impregnado de amor al Papa y a la Iglesia.

      Cómo reformar la Iglesia. La enseñanza de Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia

      Decadencia de la Iglesia

      Catalina de Siena vive entre 1347 y 1380. Si fuera necesario resumir en una palabra el estado en que se encontraba la Iglesia en ese tiempo, habría que hablar de decadencia.

      En la famosa Historia de la Iglesia de Fliche et Martin, describiendo el cuadro general, se lee que abundaba la corrupción del régimen de beneficios; que se daban múltiples abusos en la concesión de privilegios y dispensas; se habla de la indignidad de los clérigos, de las negligencias graves y constantes en el servicio a las almas y, en consecuencia, del ambiente generalizado de supersticiones, de ignorancia, de costumbres paganas… Todos estos elementos intervenían en la formación del clima cultural de esa época.

      Hay que tener en cuenta, como dato especialmente importante, que desde 1309, cuando Clemente V había cedido a los deseos de Felipe el Hermoso de que el Papa viviera en Francia, la sede de los Papas y de la corte pontificia no era Roma, sino Avignon, y lo fue durante 68 años, hasta que, gracias al empeño de Santa Catalina, el Papa Gregorio XI regresó a Roma. Es fácil imaginar la corrupción que reinaba en la corte pontificia de Avignon.

      Ansias de reforma

      En este panorama eclesial se desarrolla la vida de Catalina de Siena, una mujer apasionadamente enamorada de la Iglesia. Precisamente porque la amaba de esa manera, trabajó con todas sus fuerzas en su reforma, con el propósito de que reflejara en sus miembros la santidad a la que Dios nos llama. La Iglesia le deberá siempre que, gracias a sus esfuerzos, el papa Gregorio XI volviera a Roma. Pero la deuda de gratitud va aún más allá de este hecho: en su libro El Diálogo, así como en sus 381 cartas, su enseñanza acerca de cómo realizar la reforma, tiene un valor permanente. Es lo que veremos a continuación.

      “el divino Salvador mira por toda la Iglesia, ya iluminando y fortaleciendo a sus jerarcas para cumplir fiel y fructuosamente los respectivos cargos, ya también suscitando del seno de la Iglesia, especialmente en las más graves circunstancias, hombres y mujeres eminentes en santidad, que sirvan de ejemplo a los demás fieles para el provecho de su Cuerpo Místico.”

      Catalina de Siena, por encima de cualquier consideración humana, ve a Jesucristo, puente perfecto entre el cielo y la tierra sobre el cual está la bodega de la santa Iglesia, que contiene la Sangre de Cristo; mira la Iglesia como a la Esposa de Cristo, que fue quien dispuso que sea el Sucesor de Pedro quien la guíe; es Él, Jesucristo, quien quiso que haya en la Iglesia los que se ocupan de gobernarla y santificarla, los Obispos, sucesores de los apóstoles; y que haya sacerdotes, otros Cristos, administradores de su Sangre.

      Vamos a acercarnos ahora a escuchar qué enseña Catalina acerca del Papa, de los sacerdotes y de los Pastores de la Iglesia, es decir, de los que componen su estructura jerárquica fundamental.

      El dulce Cristo en la Tierra

      El Papa es el dolce Cristo in terra, así lo llama, y debe su dignidad al hecho de que tiene las llaves de la Sangre. Es así porque Jesucristo se las confió “al apóstol Pedro y a todos los que han venido o vendrán desde ahora hasta el último día del juicio: tienen y tendrán la misma autoridad que tuvo Pedro.” (Diálogo)....

      Eliminar
    2. ...En consecuencia, es necesario obedecerlo, escribe en una carta:

      “porque está en el lugar que ocupa Cristo en el cielo (…) Lo que a él le hacemos, lo hacemos a Cristo en el cielo, o reverencia o vituperio.”

      El deber de la obediencia al “dulce Cristo en la tierra” llega a las últimas consecuencias, escribe en una carta:


      hay gente que razona falsamente, puesto que dicen: Cuántos defectos tiene el Papa… No es digno de que se le ayude… “¡Que sea lo que tiene que ser; que se ocupe de las cosas espirituales y no de las temporales!”... No se dan cuenta de que razonan mal, porque sea como sea, bueno o malo, no podemos retraernos de cumplir con nuestro deber. La consideración que hacia él tenemos no es por sí mismo, sino que reverenciamos la Sangre de Cristo y la autoridad y dignidad que Dios le ha dado. Esta autoridad y dignidad no disminuyen por ningún defecto que tenga.”

      Al mismo tiempo que defiende la autoridad del Papa y el deber de obedecerlo, Catalina no tiene ningún reparo en recordarle al mismo Papa Gregorio XI que tiene que cumplir su deber en la Iglesia:

      “No sois pobre, sino rico, puesto que lleváis en la mano las llaves del cielo…

      Yo, si estuviese en vuestro lugar, temería que el juicio divino viniese sobre mí.

      Os ruego dulcísimamente, de parte de Cristo crucificado, que seáis obediente a la voluntad de Dios; sé que no queréis ni deseáis otra cosa más que hacer su voluntad, para que no os caiga aquella dura reprensión: ‘Maldito seas, porque no has aprovechado el tiempo y la fuerza que te fueron encomendadas’.”

      Los sacerdotes. ¿Quiénes son los sacerdotes?

      “Son mis ungidos y los llamo mis Cristos, porque los he puesto para que me administren a vosotros. Como flores perfumadas, los he puesto en el cuerpo místico de la Santa Iglesia.”

      Son los “elegidos por Dios para que por ellos os sea administrada la Sangre de mi humilde e inmaculado Cordero, mi Hijo unigénito” .

      La dignidad del sacerdote es infinita, ni siquiera los ángeles la tienen. Cuando ejercen virtuosamente esta dignidad, “se revisten del dulce y glorioso Sol que yo les he dado para que lo administren”, dice Dios Padre por boca de Catalina.

      Los sacerdotes, porque son otros Cristos y tienen la mayor dignidad, están en la Iglesia “para anunciar mi palabra y la doctrina, y deben (…) dejar las cosas muertas a los muertos y gobernar las almas, que son cosas vivas: deben gobernarlas administrándoles los sacramentos, los dones y las gracias del Espíritu Santo, y apacentarlas con el manjar de una vida santa.” .

      En este contexto de la santidad que Dios, la Iglesia y el mundo esperan de los sacerdotes, es fácil comprender el dolor de Catalina de Siena frente al modo de vivir de no pocos de ellos en su tiempo.

      Catalina de Siena se declaró desde un principio a favor de Urbano VI y trabajó mucho por él. Aún tuvo que vivir dos años, con el sufrimiento del cisma. Escribía en una carta:

      “Estamos viendo a nuestro Padre y a la santa Iglesia sufriendo tantas necesidades como nunca antes las había sufrido, por obra de hombres malvados e inicuos. Ellos habían sido colocados en el granero de la santa Iglesia para extender la fe y son ellos los que la han contaminado, sembrando cismas y grandísimas herejías.”

      ¿Fracasó Santa Catalina de Siena, en su deseo de reforma de la Iglesia?

      ¿Fueron inútiles sus trabajos? Los juicios de los hombres son muy limitados…

      Antes que ésas, habría que hacer otras preguntas: ¿cumplió la misión que se le había encomendado? Sí, hasta el final. ¿A cuántas personas de su tiempo ayudó a ser fieles, mediante su oración y sus trabajos? Imposible calcularlas. ¿A cuántas sigue ayudando, hasta el día de hoy?... ¿Entonces?... Santa Catalina de Siena, ruega por la Iglesia.

      Extractos de la www.revistafeyrazon.com/index.php?option=com_content&view=article&id=127:como-reformar-la-iglesia-la-ensenanza-de-santa-catalina-de-siena-doctora-de-la-iglesia&catid=121:numero-85&Itemid=97

      Eliminar