domingo, 13 de septiembre de 2015

El "Motu proprio" del Papa

Bueno, el que avisa no es traidor. No podemos decir de ningún modo que el Papa nos haya querido dar gato por liebre. Exceptuado el caso de que ni el Papa ni sus asesores sepan el suficiente latín para conocer el significado de “motu proprio” y el alcance de un documento así denominado, cosa harto improbable, Francisco nos dice que él, por su cuenta y riesgo, sin que nadie se lo haya pedido y sin que nadie le haya empujado a ello, ha tomado la decisión de posicionarse y de dictar normas de procedimiento respecto a algo tan delicado como es la indisolubilidad del matrimonio.
Otra cosa es la fuerza doctrinal y ejecutiva del documento, que no se puede considerar ex cathedra, puesto que no es un documento doctrinal, sino dispositivo, de disciplina eclesiástica. Un documento que podrá ser cuestionado por tanto sin incurrir en herejía ni en anatemas semejantes. En cualquier caso, los canonistas sabrán del tema y nos irán ilustrando.
Lo importante y decisivo es que un documento cuyo título es “Aquí estoy yo”, “Ésta es mi postura personal sobre el tema”, o “Escribo esto porque he decidido ejercer mi autoridad papal sobre esta cuestión”, no deja en absoluto lugar a dudas sobre cuál es la opinión y el deseo del Papa en este tema. Y por consiguiente tampoco deja el menor resquicio a la duda sobre cuáles fueron los motivos por los que convocó el Sínodo y a favor de qué equipo jugaba.

Mucho más al ver que justamente al emitir este Motu proprio a las puertas del Sínodo, quiere cerrarle a éste la posibilidad de desviarse de la que fue su intención al convocarlo: aligerar a los católicos del “excesivo” peso del matrimonio. O como dijo la vox pópuli cuando se promulgaron normas parecidas en Estados Unidos entre julio de 1971 y octubre de 1983, instituir el “divorcio católico”. En efecto, establecidas las “Normas provisionales”, que eliminaban la doble sentencia de conformidad y dejaban las declaraciones de nulidad en manos de los obispos, el hecho fue que la Conferencia Episcopal no negó ni una sola, entre los centenares de miles que la solicitaron. Así fue como percibieron ese experimento los católicos norteamericanos: como “divorcio católico”. Visto cómo fue administrada la norma y cómo fue percibida por los fieles su aplicación, en 1983 el Vaticano dio marcha atrás. Y hoy, sin que hayan cambiado las circunstancias, el Santo Padre pone la directa justo en esa dirección.  
Sigue abierto el debate sobre los diversos métodos para este aligeramiento del peso del vínculo. Pero el Papa ya se ha adelantado con el procedimiento más fácil de aplicar y ya ensayado en Estados Unidos de forma excepcional y provisional. Es la fórmula que en realidad se está aplicando masivamente en forma de un escandaloso y monumental fraude de ley. Es decir que el Papa sabe que la praxis va por ese camino, y lo que hace con el Motu Proprio es ensancharlo, asfaltarlo, ajardinarlo y señalizarlo para dar las máximas facilidades. Manifiesta con toda solemnidad que no solamente está de acuerdo con esas praxis, sino que es ferviente partidario de fomentarlas aún mucho más, apartando cualquier tipo de obstáculo que pudiese dificultarlas.
Ya lo dijo en su día, y hoy dicta las normas para la aplicación práctica de su visión del matrimonio: tal como se están celebrando los matrimonios, lo difícil no es demostrar su nulidad por uno u otro motivo. Lo difícil es demostrar su validez. Dada por tanto esta presunción de nulidad de la mayoría de matrimonios por parte del Papa, parece que lo realmente urgentísimo en este momento no es cómo validar curialmente esas nulidades, sino dictar normas para que no se siga en esas praxis tan perversas, que de hecho son una falsificación del matrimonio católico mediante la introducción subrepticia de su disolubilidad; porque aceptar que la Iglesia bendiga uniones en forma de matrimonios condenados a ser declarados nulos, es tanto como admitir en la Iglesia el matrimonio múltiple y el divorcio, en igualdad de condiciones que en un ayuntamiento o en un registro civil. Eso es cualquier cosa menos un sacramento; es un fraude con implicación litúrgica y con profanación del sacramento; y la Iglesia no puede prestarse a ese fraude. Es el efecto inmediato de declarar la nulidad intrínseca de la forma en que se administra el sacramento del matrimonio, sin mover ni un dedo en la resolución de la causa de esas nulidades. Algo que, en plena lógica, tendría que ser previo a ese aquelarre de nulidades matrimoniales.
Esto es tanto como declarar directamente la nulidad y obsolescencia del sacramento del matrimonio; puesto que se declara que su validez no es la norma, sino la excepción. Si es esa la opinión del Papa, la primera medida que tenía que tomar era establecer normas restrictivas de acceso al matrimonio para asegurar al máximo su validez y no tener que institucionalizar su anulación exprés. La situación es ciertamente delicada. Mucho más si tenemos en cuenta que la celebración del sacramento del matrimonio es ya una práctica reducida a puro vestigio: el número de matrimonios celebrados por la Iglesia sigue cayendo en picado, al menos en esta Europa que está impulsando la reforma profunda de la doctrina y de la praxis del matrimonio. ¿Con qué fin, si aquí ya no se casa nadie? Pastoral está claro que no.
Y llama la atención sobremanera, la aceleración con que ha salido a la luz este Motu proprio. Leo que se promulgó cuando sólo estaban escritas las versiones latina e italiana del documento. Mucha precipitación es esa. Supongo que salió ya con retraso respecto a la previsión del Papa. Es evidentísima su voluntad de adelantarse al Sínodo y marcarle férreamente el camino, hurtándole esta cuestión que se constituye en la puerta por la que se escapa, diluyéndose, la indisolubilidad del matrimonio.
Y es tal la prisa que tiene el Papa en imponerle este Motu proprio a la Iglesia, que se refleja también en su contenido la precipitación. Da tan sólo un plazo de 3 meses para que se ponga a funcionar esta nueva máquina burocrática de la Iglesia para triturar el matrimonio (para demoler no hace falta maquinaria de precisión ni gente preparada). Lo que Dios ha unido pueden separarlo impunemente los burócratas curiales: motu proprio.
Virtelius Temerarius

52 comentarios:

  1. Sr. Virtelius Temerarius, he leído el texto del "MOTU PROPIO" y he visto la explicación que sobre el mismo da el P. Santiago Martín, dentro del primer apartado de "Noticias"la que dice "ACTUALIDAD COMENTADA" de MAGNIFICAT TV y remarca mucho tanto el P. Santiago como el documento mismo, que no se trata de un divorcio católico, ni mucho menos, sino que se trata de agilizar los trámites para obtener la nulidad.

    Por lo que veo esa modificación sobre la nulidad matrimonial (Es la tercera que se realiza en toda la historia de la Iglesia) se puede interpretar de muchas maneras y ya habrá que se encargue de decir que ¡¡¡POR FIN, LA IGLESIA CATOLICA, ACEPTA EL DIVORCIO, CUANDO ES COMPLETAMENTE FALSO!!!

    Yo no tengo una gran facilidad de comprensión lectora, pero tampoco tengo mala fe, para ver dobleces en un texto pontificio, que si bien, no es dogmático, si tiene la Autoridad moral del Santo Padre.

    Aparte de si el "Motu Proprio" es justo o injusto o sea que vaya o no con la intención de destruír el VINCULO, preguntaría al Sr. Virtelius y a los amables comentaristas que quieran reponder.

    Dejando aparte los jóvenes casi "heróicos", que los hay y más de lo que nos pensamos, que ya suelen frecuentar los Sacramentos en su vida ordinaria y que llegan al Matrimonio con toda la ilusíón, por no haber hecho experimentos previos.

    ¿Cuántos jóvenes se casan por la Iglesia, sin haberla pisado más que después de la Primera Comunión o Confirmación y lo hacen por qué en mi familia todos lo han hecho así o por dar gusto a los padres o abuelos?

    El Sacramento del Matrimonio es mucho más que una fiesta social, que también lo es y me parece muy bien, que dentro de las posilidades econónicas de cada familia inviten a más o menos familia o el menú sea más o menos costoso. pero lo realmente importante es que lo reciban en gracia de Dios, estén abiertos a la vida y que mientras Dios no lo impida, es para toda la vida. Cuando surgan problemas, que seguro que vendrán, es mucho más fácil llevarlos con Cristo que sin Él

    Encuentro bien el "Motu proprio" del Papa Francisco, pero el problema de raíz no se arregla de esa forma, porque muchos de los matrimonio actuales ya son nulos de entrada, porque se hacen por condicionamientos sociales y no con total libertad. Esas parejas, creo que no deberían ser admitidas al Sacramento.

    Me podrán argumentar: es que entonces "se casan por lo civil o se juntan" y viven en pecado. De acuerdo, pero puede que algún día, "por un encuentro personal con Cristo" se convierten y ¿qué?.

    Pues no pasa nada, se confiesan, reparan los daños, si los hubiere. y reciben el Sacramento del Matrimonio, tal como debe recibirlo un bautizado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en nuestras abuelas...13 de septiembre de 2015, 22:28

      Nuestras abuelas sabían que las causas de nulidad se cuentan con los dedos de una mano, y que se resumían en dos, que eran la libertad (conocimiento y consentimiento) y la fertilidad:

      - Minoría
      - Parentesco
      - Incapacidad
      - Engaño y coacción
      - Impotencia

      Parece que la reforma afecta especialmente los casos evidentes de nulidad. En principio, parece que Francisco quiere que si la verdad del caso es evidente, se decida con celeridad, sin dilaciones indebidas. Pero todo sigue igual, la nulidad se fundamenta en la verdad, no en la mentira, de lo contrario, sería un delito, un pecado, una prevaricación... y una sentencia nula.


      Hay que confiar en la buena fe del Papa y, sobre todo, ver cómo evoluciona esta nulidad exprés en casos evidentes, en especial, en el área de la Teología del Rin: Alemania, Holanda, Bélgica, Austria, Suiza. En un año, veremos si todo es una grandiosa tomadura de pelo. Esta reforma, por su propia naturaleza, es reversible.

      Eliminar
    2. El padre Santiago Martín se ha convertido recientemente al bergoglismo y sus escritos no se tienen en pie. ¿Qué le ha pasado a este hombre? ¿Qué le han prometido? ¿O qué le han ...?

      Eliminar
  2. Divorcium, en latín ahora divorcio, es SEPARACION, siempre han existido dos tipos de divorcium, el normal o sea separación temporal (puede ser por tiempo indefinido ) o el pro nulitatis, que pede revertir en una nulidad sacramental, este caso es excepcional.

    En los archivos obispales de Europa hay muchos casos de divorcium, muchos sin sentencia final, son los que han tenido éxito en la reactivación del sacramento marital los casos de pro nulitatis son escasos y a veces la sentencia final es negativa o sea HAY VINCULO y el sacramento en totalmente VALIDO.
    Veremos los que pasa en el Sinodo, recemos para que no caigamos en el protestantismo del "todo vale".

    ResponderEliminar
  3. El ataque a la família, empezado en la Sociedad civil, hace unos 40 años, mediante el divorcio civil, seguido con las leyes del aborto, gaymonio, ahora culmina, con el divorcio católico desde Roma.
    La degradación moral de occidente bendecida desde Roma, es lo que faltaba para ¿fin del cristianismo? o ¿fin de la civilización ? o ¿fin de época?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entendiendo a Francisco14 de septiembre de 2015, 0:12

      Parece que el Papa, dando un voto de confianza en los obispos del Sínodo, les ha dado este instrumento de facilitación de nulidades, esperando que no abusen o no cometan fraude de ley. En caso contrario, la ley será re-reformada.

      Al fin y al cabo, el Papa tiene funciones últimas de policia, tiene el deber de disciplinar los casos de abuso de nulidades cometidos por parte de los obispos. El Papa, en última instancia, es el supremo responsable de la selección del mejor procedimiento de nulidad, y así mismo, de vigilar atentamente el comportamiento de los obispos y jueces para evitar que se produzcan casos de abusos y fraudes de ley. Faltaría más.

      También habrá que responsabilizar a los obispos, jueces y sacerdotes de la formación de la comunidad eclesial en preparación matrimonial. Si hay muchas nulidades, es que hay un obispo y algunos rectores responsables que deben de rendir cuentas de su negligencia en la gestión de un sacramento que es equivalente al de la eucaristía: si en la eucaristía se transforma la materia -el pan y el vino- en el Cuerpo y la Sangre de Jesús por la actividad del Espíritu Santo, en el matrimonio la materia -los cuerpos de los esposos- se transforman en amor divino -unión del amor de dos cónyuges con el amor de Jesús- por acción del Espíritu.

      De los casos esenciales de nulidad, en España se dan muy pocos:

      - No hay matrimonios forzados
      - No hay matrimonios de menores
      - No hay matrimonios de incapaces (el Ministerio Fiscal y la sanidad pública lo vigilan desde la escuela)
      - No hay desconocimiento, ignorancia o error en el conocimiento de lo que es el matrimonio canónico, no en la era de internet.
      - La impotencia es tratable médicamente, ha quedado residual

      Las únicas causas serian la falta de consumación del matrimonio (me parece que es otra causa muy pequeña), y sólo quedaría el error, engaño o ignorancia maliciosas en las cualidades del otro cónyuge, o que éste iba con reserva mental. Fuera de esto, me parece que poco hay que cortar.

      Eliminar
  4. Siempre he considerado a Virtelius mejor escritor que teórico. No sé dónde debió de estudiar. En el artículo de hoy no da una. La intención, buenísima. EI resultado, bastante flojo. Iba a hacer una lista con los errores que ha cometido, pero les tengo que confesar que encuentro tantos que hasta me da pereza. ¡Estudie más, Virtelius, estudie más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virtelius opta por una posición y la expone.

      Por desgracia, hoy existe una crisis de autoridad y confianza con los obispos catalanes, pues hay muchas cuestiones donde no se ve criterio alguno: Sor Forcades, moral, doctrina, culto...

      Eliminar
    2. Señor don Aristóteles, eminentísimo sabio, si le da pereza ofrecernos sus argumentos a la chusma de Germinans, a qué viene esa ansia malsana de leer a Vitelius, a quien pretende perdonar la vida, como también a los demás ignorantes que aquí nos congregamos.
      Desperécese usted, don Soberbio, y aporte argumentos . ¿ Pero usted de qué va, hombre de Dios?
      Virtelius: ni caso, ha dado usted en el clavo. Y la prueba irrefutable de ello es la pura hiel destilada por don Aristóteles redivivo, que me sospecho de dónde viene y también a dónde va...

      Eliminar
    3. ¿Quién este señor tan sabio, tan sabio, que va concediendo certificados de sabiduría y de capacidad literaria? ¿Cuánto ocupan sus obras completas?

      Eliminar
    4. Yerra el tiro, anónimo de las 8'49. Ni Aristóteles, ni sabio, ni soberbio. Me equivoco día sí y día también. Solamente dije que Virtelius comete unos cuantos errores de bulto en sus afirmaciones. No las enumeré por pereza, ya ven, soy poco virtuoso, y porque pensaba que eran evidentes a todo quisque. No había ninguna doble intención en mis palabras.

      Eliminar
  5. Cuando leo informaciones como la de Virtelius me viene a la memoria el poema de Lope: Pobre barquilla mía entre peñascos rota. A veces nos olvidamos de obviedades: el Papa no declarar nada que no pertenezca al depósito de la fe, mantenido a lo largo de los siglos. Cualquier manifestación personal, desde un carta privada, una llamada telefónica, un comentario ex-asiento, una entrevista, no es más que una manifestación personal de un señor que se llama Jorge con todas sus luces y con todas sus limitaciones. Cierto es que tiene gracia de estado, pero ese carisma debe entenderse en el marco de la sucesión apostólica y el ministerio petrino. El Papa no puede levantarse de buena mañana y enunciar algo que se aleje de ese depósito de la fe y la moral. De hecho, él mismo ha dicho en alguna ocasión: actúa por ocurrencias, sin pensarlo, como lo siento. O con más claridad: no sé si es un disparate.Todo ello es motu proprio.

    Carentes de esa buena voluntad que se supone en el Pontífice, otros se empecinan en el error, en la mala fe y en la peor ética. Pasé estos días de puente recluido en mi biblioteca, sin más compañía que la música clásica que suelo tener de fondo. Pero mis nietos movieron el dial y hete aquí que salió Radio Estel. Era el 11 de septiembre. Créanselo, pueden pedir el guión o el sonido a la emisora, podrán haberr leído necedades, distorsiones,l mentira gruesas a montones, ninguna empero con las que emitió esa radio episcopal. Un señor sesudo le explicaba a un niño su particular visión de la historia de Cataluña, donde Companys era el héroe fusilado y los por él fusilados ni se mentaban. En una emisora de la Iglesia y al poco de la beatificación de monjas mártires en Gerona. Acompañaba la sarta de mentiras una suerte de hilo musical preparado por... la Trinca. Como suena. La Trinca que se ha reído de la Iglesia en multitud de ocasiones, que ha hecho befa con sus vestimentas de obispos barrigones y bebedores mujeriegos, autores del guión musical de un programa de la Iglesia. Vamos que la emisión se alarga y les ofrecen los motetes eucarísticos.

    Hubo más sinrazón, mas vesania. Como doctrina de se repetía a modo de mantra, cada determinado tiempo, lo de la identidad nacional y sus consiguientes derechos. Por supuesto que las intervenciones estelares de un tal Aymar y de un tal Ibáñez, repitieron lo de identidad en sus breves soflamas.

    Estaba leyendo el libro de Justin Smith sobre el concepto de raza en los siglos XVII-XVIII, publicado este mismo año por Princeton University Press. Era gloriosa la comparación entre los distintos esfuerzos por explicar la diversidad humana, que los cristianos han resuelto en la unidad fundamental que da el tener un alma creada por Dios, de Voltaire,Leibniz, Kant, y la declaración bastarda de los obispos de acá. Bastardía que siguen repitiendo ellos y sus acólitos. ¿Hemos de dar dinero para que se perpetúe la ignorancia y la mentira, la cobardía de un cardenal que amaña tolerancias abortistas con tal de que no se sepa u obispos que se manifiestan separatistas antes que cristianos? Datos que no son ideas: datos no desmentidos.

    Me dieron ganas de filmar mis experiencias de infancia. Cuando elo niño que era yo, hijo de miliciano de Lister, acudía embelesado a la Plaza del Vi, de Gerona, a ver la parada militar de zapadores con sus brillantes herramientas de trabajo, el obispo Cartaña y su familiar Don Benjamín, librados de los escuadrones de Companys, filmar las listas de asesinatos que había en la iglesia de los jesuitas, el monolito de una brigada de Navarra que había entrado en la ciudad un día de 1939 y que me explicaron era el Tercio de Montserrat. Una Cataluña muy distinta la vivida de la que los esbirros de Junts per el sí han emitido a través de las ondas de la Iglesia... con música de la Trinca...

    Pobre barquilla mía, entre peñascos rota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro que va de Aristóteles o de sabio de Grecia. Señor catedrático, para decir lo que dice, no nos interesa saber que tiene vd. "su biblioteca" o que lee libros de editoriales famosas. Ya está claro que la mayoría de los que leemos Germinans no le llegamos a la altura del astrágalo, pero no nos lo restriegue por la cara. Más modestia y menos libros.

      Eliminar
  6. En este mundo regido por las emociones, el que se va a casar conoce principalmente el amor fantasía, donde todo es emoción. Esta intoxicado con las películas que presentan este tipo de amor. Todo muy fácil, emoción, flechazo, decepción y empezar de nuevo el ciclo.
    Van al matrimonio enamorados de la propia sensación o de una persona fantástica que su imaginación una vez inventó. En muchos casos creen que el otro carece de defectos. Mayormente no ven a la “persona” para ser amada. De ahí muchas decepciones.

    Conozco alguna persona que se ha casado sacramentalmente, pero antes ha tenido otras parejas con las que ha convivido maritalmente. Durante ese periodo asistía al culto y a la comunión. Tengo la impresión de que la frecuentación de estos casos pudiera ser alta.
    Con ese currículum previo, entiendo que desconozcan cuando llegan al matrimonio, de qué se trata el “amor cristiano”.

    Con estos antecedentes, entiendo que procede recristianizar al bautizado.
    La Pastoral puede ayudar a apagar fuegos, el hospital de Campaña que cita el Papa.
    Pero la Pastoral ante todo está para prevenir incendios. Y no soy consciente de que sobre este punto el Papa haya incidido convenientemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Van al matrimonio enamorados de la propia sensación o de una persona fantástica que su imaginación una vez inventó. En muchos casos creen que el otro carece de defectos. Mayormente no ven a la “persona” para ser amada. De ahí muchas decepciones."

      Precisamente para eso está la etapa de noviazgo. Para conocer a la otra persona y discernir varias cosas: si es la persona adecuada, y si estamos ambos maduros para dar el paso del matrimonio.

      Curiosamente, los del Opus preconizan un noviazgo corto, esto es, casi matrimonio-exprés. A mí eso me parece una temeridad.

      Eliminar
  7. Preparación al Sacramento del matrimonio, Pontificio Consejo sobre la familia, 1996.

    Preparación del amor esponsal:

    Remota, en la familia. Educación afectivo-sexual
    Próxima, en jóvenes, escuela, parroquia, familia. Educación afectivo-sexual
    Inmediata, cursos prematrimoniales

    Imprescindibles para formar un sujeto en amor esponsal, cuerpo humano como don, como promesa de comunión, escrito el lenguaje conyugal en el cuerpo como hombre y mujer.

    El ser humano es persona, valiosa por sí misma y permea también la sexualidad este sentido, de acuerdo al bien de la persona y de la comunidad. Cada ser humano tiene un valor absoluto.

    La educación afectivo sexual, es educación en las virtudes humanas.
    La gracia de Dios colabora en las virtudes aunque la naturaleza humana esté herida.
    Hay una ardua tarea educativa. Somos hijos de Dios, de nuestros padres, de la sociedad y de nosotros mismos.
    Especialmente indicada en preparación remota y próxima.
    Hay que educar para conocer la auténtica vocación: conyugal o virginal.

    ResponderEliminar
  8. 1. En Estados Unidos, el escándalo de las nulidades matrimoniales postconciliares convertidas en divorcios exprés católicos, tuvo en la diócesis de Florida el máximo florecimiento, pues se convirtió en Las Vegas de la nulidad-divorcio exprés católico. Los abogados recomendaban casarse en la diócesis de Florida para pedir inmediatamente la nulidad.

    2. La nulidad exprés de Francisco se ajusta al milímetro a la tendencia occidental de facilitar los divorcios exprés, gratuitos y simplificados al máximo. Ver por ejemplo, la reciente reforma del divorcio hecha por el PP, donde elimina en según qué casos, el Ministerio Fiscal, reduce a un abogado e introduce la novedad del divorcio ante notario.

    Me extraña, pues, que Francisco no haya introducido el divorcio católico ante diácono o tres laicos con ministerio laical nulidor [:)]. Curiosamente, Francisco sigue el espíritu del mundo: nulidad en única sentencia, tribunal con laicos, rápido, sencillo y gratuito... Parece que hay cogido la pancarta: "Queremos nulidades públicas, libres y gratuitas" [:)]. Se hace cierta aquello de "de madre a hija, nulidad heredada".


    3. Habrá que mirar las estadísticas. Si éstas suben irracionalmente, entonces indica que hay un divorcio exprés católico, libre y gratuito. Retrocederíamos unos 35 años atrás, con el fraude diocesano norteamericano postconciliar.


    4. Estas normas serán reformadas, posiblemente, por el próximo Papa, dado que este Papa es un pontífice de transición, durará hasta el 2017.


    5. Recen por el propio Papa, para que pueda ser objetivo en la futura regulación de las nulidades, y sobre todo, por encima de todo, recen por los jueces sacerdotes y laicos, puesto que sobre ellos la reforma papal ha hecho recaer el máximo de presión posible: les ha tocado el papel de "malos" si no dan las nulidades esperadas, pues la presión vendrá tanto de sus obispos como del sector divorcista de la Curia vaticana.

    ResponderEliminar
  9. Estupendo lo que ha hecho el Papa Francisco.

    Tuve el desagradable honor de ser testigo de la anulación canónica de la boda de mi hermana. Una máquina de hacer dinero fue el proceso.
    Lo más jodido era la hermana del Sistach en el Tribunal Eclesiástico..... manda güevos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Acaso también no es una maquina de hacer dinero las bodas? despedidas de soltero, banquetes, viaje de novios, regalos, etc... ¡¡ pero a nadie le sabe mal este gasto !!
      Más de una vez he visto los novios gastarse una fortuna en la boda, y darle 20 euros al cura, y encima pensar que habían sido supergenerosos.

      Eliminar
    2. Cmparto su dolor, El más surrealista es el Dr. Fernando Perales.

      Yo también hice de testigo. La peor experiencia de mi vida, después de la muerte de mi hija mayor por negligencia medica.

      Buitres carroñeros......................

      Eliminar
  10. Magnífico artículo el de Virtelius Temerarius. Y el que sea capaz, que rebata sus argumentos.

    La presunción de nulidad del matrimonio canónico que viene a establecer este "Motu Proprio" constituye de una perversión de este proceso, en el cual, la prioridad de la Iglesia no es el interés de los cónyuges de obtener la declaración de nulidad, sino la verdad en cuanto a la validez del vínculo matrimonial. Así lo han enseñado siempre los Papas:

    «En el proceso matrimonial, el fin único es un juicio conforme a la verdad y al derecho en el proceso de nulidad sobre la pretendida inexistencia del vínculo conyugal» (Pío XII, Alocución a la Rota Romana, 2 de octubre de 1944).

    Juan Pablo II explicó claramente que la indisolubilidad es presentada por el
    Magisterio como la ley ordinaria de todo matrimonio celebrado, precisamente porque se presupone su validez, independientemente del éxito de la vida conyugal y de la posibilidad de que en ciertos casos se diera una declaración de nulidad (Discurso a la Rota Romana, 21 de enero de 2000).

    El 29 de enero de 2010 Benedicto XVI exhortó al Tribunal de la Rota a no ser indulgentes en los procesos de nulidad para «condescender a los deseos y expectativas de las partes, o a los condicionamientos del ambiente social».

    Recomiendo vivamente la lectura de otro magnífico artículo al respecto, de Roberto de Mattei:

    http://www.adelantelafe.com/se-inflige-una-herida-al-matrimonio-cristiano/

    ResponderEliminar
  11. Temerarius, este artículo hace honor a tu nombre... no seamos alarmistas, es más, tengamos fe, pues como dice Francisco, el fiel tiene fe en la iglesia de Dios, y la iglesia, tiene también fe, en Dios.

    El Espíritu Santo rige la iglesia, el papa no cambiará la doctrina, y como apuntan los expertos, lo que hará probablemente es crear una comisión permanente de estudio de estos temas que se han venido discutiendo últimamente, como la vuelta a la vida cristiana de los católicos divorciados en nuevas uniones maritales activas, que lógicamente pasa por no volver a pecar, o mejor dicho, en abandonar cualquier estilo de vida que no implique pecado continuado.

    A mi parecer, todo está bien, Dios se ocupa, el Papa trabaja, y en el caso de estas nuevas normas, bueno es aliviar a los que piden la anulación de los pocos cientos de euros que cobran las múltiples personas en el tribunal eclesiástico en ellos implicados, personas que suelen trabajar en estos procedimientos a una ratio de aproximadamente 6 euros su hora... en cambio el abogado civil viene cobrando lo estipulado por su gremio de unos 3.000 euros. También es bueno no hacer esperar a la gente 3 años como pasa a menudo en Barcelona, y eliminar un tribunal, pues hay dos. Las alegaciones siempre se pueden elevar hasta Roma. El defensor del vínculo también hará su trabajo bien. Es de esperar que el Obispo ordinario haga también ben el suyo, pues es más fácil que se deje doblegar por amistad, que todo un tribunal, hay obispos que de hombre de Dios tienen bien poco. Recemos por ellos también.

    Lo que me parece vital es que muchos curas dejen de omitir porque no saben qué decir los cursos matrimoniales, o la vergüenza de esos curas en confesar la fe y su pertinaz aguar la doctrina. Hay que decir mire no, usted no puede casarse por la iglesia a mi parecer porque no está dispuesto a vivir según la fe cristiana.

    Recordemos que el matrimonio es un sacramento de vivos, y recibirlo sin estar en Gracia Santificante a sabiendas es un sacrilegio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser realistas, y me parece ingenuo justificar los errores, pensando que Dios ya lo arreglará.
      Estos "motu propio", me parecen un despropósito. Si el problema es que muchos novios reciben el sacramento sin estar preparados, lo lógico seria establecer una preparación más seria y profunda para acceder al matrimonio, y no facilitar la anulación.
      Todos sabemos que la mayoría de parroquias dan una preparación corta, insuficiente, superficial, y algunos casos contraria al Magisterio de la Iglesia, sin embargo, siendo este la causa de muchos problemas, nadie le pone remedio. Si se opta por una anulación exprés, es una opción puramente ideológica, porque no se cree en la indisolubilidad.

      Eliminar
    2. Que el Espíritu Santo rija la Iglesia no hace infalibles todos los actos de los Papas.

      Eliminar
    3. Si el cargo del defensor del vínculo lo da el mismo obispo, que a la vez es el juez, se acabó con la independencia del defensor del vínculo, que está en manos del obispo, como le lleve la contraria...

      Eliminar
    4. ¿Es acaso una obligación, recibir los sacramentos de iniciación cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucarístia)?

      Evidententemente si los padres son creyentes y practicantes, ruego perdonen esa pregunta porque puede resultarles ofensiva.

      Pero en la mayoria de los casos en que los padres tienen una fe adormecida y esperan a que el hijo decida cuando sea mayor, o por imperativo familiar a social, poco les importa la Iglesia, el Clero, el pecado, etc.

      Estas personas ¿no saben el daño que hacen a las almas de sus hijos?

      ¿Es obligatorio casarse?

      Eliminar
  12. Bergoglio y la Compañía tienen prisa. Kasper le organizó un sínodo que ambos querían manipular y amordazar. No pudieron, porque algunos pastores valientes dieron la cara y torcieron sus planes. Ante ello, para desactivar del todo el anunciado sínodo, Bergoglio y su instituto han elaborado e impuesto dos nuevos decretos sobre la nulidad matrimonial, que, de hecho, son un auténtico golpe de mano contra el matrimonio cristiano indisoluble.
    La Casuística que impone ahora Francisco supone, de facto, la aniquilación de la indisolubilidad matrimonial, gracias a mil considerandos, triquiñuelas y sofismas .
    Por tanto, los problemas de los divorciados quedan ... superados: a partir de ya las nulidades no es que estén de rebajas, es que literalmente se regalarán.
    ¿Cuál va a ser el siguiente "invento" de Bergoglio?
    Quien quiera conocer su agenda oculta y el "programa" que la Compañía aplicará proximamente a la Iglesia , que lea los escritos del nefasto cardenal Martini, jesuita también, especialmente sus Conversaciones en Jerusalén.
    Ante esta deriva del obispo de Roma, ¿ los demás sucesores de los apóstoles qué van a hacer?
    Si esto sigue así, en poquísimo tiempo la Iglesia quedará convertida en una filial masónica más tipo UNICEFo UNESCO.

    ResponderEliminar
  13. Jordi Barbeta y Vives14 de septiembre de 2015, 0:22

    Dos noticias en La Vanguardia de este domingo:


    1. Jordi Barbeta, viajante-residente en Whashington (EEUU) como corresponsal, nos divierte con un artículo titulado "Dios contra el Tribunal Supremo", en la que critica el derecho a la objeción de conciencia de una funcionaria a casar gays. La llama friqui y de hacer comulgar con ruedas de molino.

    Éste es un ejemplo de demócrata New Age: a favor de una ley inicua, los matrimonios homosexuales, y en contra del derecho a la objeción de conciencia.


    2. El arzobispo Vives bendice un monumento dedicado a la Laudato si en Nuria.

    La Laudato si, aunque de una manera muy mal articulada, hace referencia a la defensa de la vida, la familia y el matrimonio tal como Dios quiere, es decir, apoya la Humanae Vitae y la Evangelium Vitae, hecho que se refuerza porque las peregrinaciones a Nuria comprenden la petición de fertilidad de los matrimonios.

    Gran rapidez y agudeza la de Vives: ni la tinta ni el papel estaban secos que inaugura un monumento al escrito del Jefe. Sistach, toma nota.

    Nuria, por tanto, no es sólo un santuario ecológico, sino que por imperativo de la ecología humana integral, es un santuario de la vida, la familia y el matrimonio divinos: hombre y mujer indisolublemente unidos y abiertos a la vida. Lo que excluye la homosexualidad, las uniones de hecho, el aborto, el divorcio, el adulterio y otras ofensas a la castidad, el matrimonio, la familia y la vida tal y como lo define el Catecismo de San Juan Pablo II.

    Espero que el arzobispo Sistach declare ya que la Sagrada Familia es un santuario internacional de la vida, la familia y el matrimonio según el plan de Dios.

    ResponderEliminar
  14. ¿Qué está pasando realmente en la Iglesia para que el obispo de Roma asuma la tarea de los peores enemigos de ella y se aplique sinuosa pero sistemáticamente a socavar su doctrina e instituciones con todo el apoyo logístico de su Compañía y con todo el apoyo mediático de la prensa mundial más hostil a la Iglesia?
    ¿Y a qué se debe el silencio y la inhibición culpable ante ello de la inmensa mayoría de pastores?
    Mi diagnóstico es que una Compañía de Jesús agónica y desnortada, pero ciega de ansia de poder (y de venganza), e infestada de espíritu masónico, ha tomado realmente el poder, absolutamente determinada a recrear una Iglesia a su gusto y medida. Y esto, ojo, si no les paran los pies, lo van a hacer rápido porque el tiempo les apremia.
    ¿Se acuerdan de aquello de Alfonso Guerra de que a España, tras el paso de los socialistas, no la iba a reconocer ni la madre que la parió? Pues... eso.
    Por tanto, quien tenga oídos para oír que oiga, pero lo que describo es la pura realidad de fondo, aunque los hijastros de San Ignacio, siempre tan soberbios, piensan que los demás son tontos y no se enteran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás lo que sucede es que tenemos una era de un Papado débil frente a la Curia y el Colegio Episcopal mundial.

      Francisco habrá actuado que debe de actuar de acuerdo con las sugerencias que le dan los obipos del mundo, en especial desde el Sínodo de las Familias.

      Otra cosa es que semejante política acabe bien. Es una apuesta de Francisco en la buena fe de los obispos. Si sale mal, almenos él dirá: "Hice lo que me pidisteis, si actuasteis mal, es vuestra responsabilidad". Mala fe no le veo en Francisco.

      Pero siempre queda el próximo Papa para enderezar las cosas si éstas se tuercen.

      Eliminar
    2. Me parece que usted está en el Cielo antes de tiempo.

      Eliminar
  15. Santo Tomás Moro estará pensando desde el Cielo: "¿para esto fui yo al martirio y se perdieron para la Iglesia Católica Inglaterra y su Imperio de Ultramar?"

    ResponderEliminar
  16. Es indiscutible que Juan Pablo II fue un grandísimo papa, además de un gran santo, pero cometió algunos errores por demasiado ingenuo. Uno de los grandes goles que le colaron fue convencerle de que Bergoglio era el corderito de Norit y nombrarle obispo auxiliar de Buenos Aires. Y de aquellos polvos vienen estos lodos.

    ResponderEliminar
  17. Rezo por la destrucción de toda la Compañía de Jesús. A día de hoy es una institución satánica, culpable de querer aniquilar nuestra IC. Son asesinos abortistas inspirados en la masoneria.

    Estoy confiado que el Espíritu Santo actuará a través de quien sea, para aplastar esta Compañía del demonio.

    ResponderEliminar
  18. Aparte del artículo de hoy quen ya da bastante que hablar, la Iglesia celebra de fiesta de la EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ.

    En un mundo globalizado en todo es relativo, ¿tiene sentido hablar y festejar un instrumento de tortura como es una cruz?

    Desde luego en el caso de Jesucristo, si lo tiene, porque por voluntad del Padre se entregó voluntariamente a su Pasión y Muerte. (De la misma manera que curó la oreja del soldado que le había cortado Pedro en un arranque de su fogosidad, también hubiera podido dejar paralizados a los soldados que iban a prenderle, pero no quiso, porque había llegado la hora suprema de su entrega al Padre.

    En www, ewtn.com, he encontrado este relato que su interés trancribo: La fiesta del Triunfo de la Santa Cruz se hace en recuerdo de la recuperación de la Santa Cruz obtenida en el año 614 por el emperador Heraclio, quien la logró rescatar de los Persas que se la habían robado de Jerusalén.

    Al llegar de nuevo la Santa Cruz a Jerusalén, el emperador dispuso acompañarla en solemne procesión, pero vestido con todos los lujosos ornamentos reales, y de pronto se dió cuenta de que no era capaz de avanzar.

    Entonces el Arzobispo de Jerusalén, Zacarías, le dijo: "Es que todo ese lujo de vestidos que lleva, están en desacuerdo con el aspecto humilde y doloroso de Cristo, cuando iba cargando la cruz por estas calles".

    Entonces el emperador se despojó de su manto de lujo y de su corona de oro, y descalzo, empezó a recorrer así las calles y pudo seguir en la piadosa procesión.

    La Santa Cruz (para evitar nuevos robos) fue partida en varios pedazos. Uno fue llevado a Roma, otro a Constantinopla, un tercero se dejó en un hermoso cofre de plata en Jerusalén.

    Otro se partió en pequeñísimas astillas para repartirlas en diversas iglesias del mundo entero, que se llamaron "Veracruz"(verdadera cruz).

    Nosotros recordamos con mucho cariño y veneración la Santa Cruz porque en ella murió nuestro Redentor Jesucristo, y con las cinco heridas que allí padeció pagó Cristo nuestras inmensas deudas con Dios y nos consiguió la salvación.

    A San Antonio Abad (año 300, fiesta el 17 de enero) le sucedió que el demonio lo atacaba con terribilísimas tentaciones y cuentan que un día, angustiado por tantos ataques, se le ocurrió hacerse la señal de la Cruz, y el demonio se alejó.

    En adelante cada vez que le llegaban los ataques diabólicos, el santo hacía la señal de la cruz y el enemigo huía. Y dicen que entonces empezó la costumbre de hacer la señal de la cruz para librarse de males.

    De una gran santa se narra que empezaron a llegarle espantosas tentaciones de tristeza. Por todo se disgustaba. Consultó con su director espiritual y este le dijo: "Si Usted no está enferma del cuerpo, ésta tristeza es una tentación del demonio".

    Le recomendó la frase del libro del Eclesiástico en la S. Biblia: "La tristeza no produce ningún fruto bueno". Y le aconsejó: "Cada vez que le llegue la tristeza, haga muy devotamente la señal de la cruz". La santa empezó a notar que con la señal de la cruz se le alejaba el espíritu de tristeza.

    ¿Cómo la haremos de hoy en adelante?

    Como recuerdo de esta fecha de la exaltación de la Santa Cruz, quiero hacer con más devoción y más despacio mi señal de la Cruz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al hilo de las reliquias de la Santa Cruz que comenta, siempre me ha hecho gracia el tema este de las reliquias. No recuerdo dónde leí que en cierta catedral española se conserva una pluma... de las alas del arcángel Miguel. Y en la catedral de Palma, tenemos un frasquito nada menos que con leche de la Virgen. Como se ve, aquí en España no nos paramos en barras...

      Eliminar
  19. ¿Hay información fiable de lo que sucedió en USA con las nulidades? En esto se basa todo el artículo. ¿Es cierto que hubo una multitud de nulidades descaradamente fraudulentas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena observación. Porque si le falla eso, todo lo que dice Virtelio es humo, por no decir otra cosa. Argumentos es lo que faltan, y por favor no me llamen Aristóteles como al de más arriba o al de la barquita rota. Faltan argumentos y sobra pesimismo. Por una vez, una sola, confíen en Francisco. Aquí algunos le atacan antes de saber el resultado.

      Eliminar
    2. En los EEUU y en Florida14 de septiembre de 2015, 22:55

      La juerga y jolgorio de las nulidades canónicas norteamericanas son ciertas, está también en Infocatólica y en otros lugares, y parece que se ampararon en unas "normas provisionales" redactadas por la Conferencia Episcopal de los EEUU.

      Pero es que mi profesor de Derecho Canónico nos contó que la diócesis de Florida era Las Vegas de las nulidades canónicas de los EEUU. Eran casi automáticas.

      Eliminar
    3. Lo que pasó en los EEUU14 de septiembre de 2015, 23:00

      "Aquí algunos le atacan antes de saber el resultado."

      Preanticipamos una hipótesis: que pueden existir obispados que sean un coladero de nulidades, como lo fue los Estados Unidos en el postconcilio.

      Pero las estadísticas mundiales lo dirán muy pronto si ello es cierto.

      La catástrofe de los EEUU está escrita aquí:

      ¿De qué otra forma se puede interpretar, por ejemplo, la abolición de la doble sentencia? ¿Cuáles son los graves motivos por los cuales, después de 270 años, se abroga este principio? El cardenal Burke ha recordado que existe una experiencia catastrófica en este sentido. En Estados Unidos, entre julio de 1971 y noviembre de 1983, entraron en vigor las llamadas normas provisionales, que eliminaron de hecho la obligatoriedad de la doble sentencia de conformidad. El resultado fue que la Conferencia Episcopal no negó una sola solicitud de dispensa entre los centenares de miles recibidas, y para el sentir general de la gente el proceso llegó a ser conocido como “el divorcio católico” (Permanecer en la verdad de Cristo. Matrimonio y comunión en la Iglesia Católica, Ediciones Cristiandad, 2014).

      (Fuente: Catapulta)

      Eliminar
  20. Déjese de rollos, don Listo , y argumente racionalmente de una vez. Estamos impacientes por conocer su Ciencia y su Sabiduría. ¡Venga, va!

    ResponderEliminar
  21. En vez de evangelizar al mundo, Francisco está mundanizando a la Iglesia.

    ResponderEliminar
  22. Si no vaig errat, St. Agustí ens diu... estima i fes el que vulguis.
    Prego cada dia per saber estimar més i millor

    ResponderEliminar
  23. "Prohibido llamarlo divorcio. Pero ¡cuánto se le asemeja!", por Sandro Magister:

    http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351131?sp=y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Hermenegildo. ciertamente se asemeja, pero hay una diferencia fundamental, que en divorcio civil, se rompe el vinculo matrimonial, mientras que en la NULIDAD, no se rompe nada sino QUE NO HA EXISTIDO EL VINCULO.

      por supuesto que en ambos casos hay que reparar daños si los hubiere, pero oficialmente una persona civilmente divorciada, consta como ta,l en todos los documentos como el DNI, mientras que una con la nulidad canónica, consta como solter@.

      Eliminar
    2. En la teoría se diferencian divorcio y nulidad, pero en la práctica cada vez son mayores las semejanzas.

      Eliminar
    3. Sr. Hermenegildo, tiene usted razón. La gran diferencia no está en lo visible, porque no la hay; sino que al no haber existido vinculo, tampoco se pone a Dios como testigo, porqque no ha unido nada,

      Ahora en ese tema hay que con la verdad por delante, porque el Tribunal Eclesiástico como los civiles, se basan en pruebas, testigos, etc.

      A un Tribunal civil, como al eclesiástico, se le puede engañar con pruebas falsas. En la historia, ha habido muchos condenados inocentemente. Pero a Dios, Juez supremo, se le puede engañar pero nos pedirá cuentas, lo conoce todo. No como un juez humano.

      Eliminar
  24. “El Papa soluciona antes del Sínodo el problema de la comunión a los divorciados”,
    por Miguel Ángel Yáñez:

    http://www.adelantelafe.com/el-papa-soluciona-antes-sinodo-problema-comunion-divorciados/

    ResponderEliminar
  25. Pues nada. La lista de inquietudes que crea Francisco va en aumento. Ya son 94... http://denzingerbergoglio.com/preguntas/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de echar un vistazo a esto de denzingerbergoglio, no lo conocía.

      Dicen ser un nutrido grupo de sacerdotes diocesanos de todo el mundo... que por lo visto se han unido para denunciar las heterodoxias del Papa.

      Me pregunto cuánto tardarán estos sabios en declarar públicamente que Francisco es un antipapa. Y luego cuánto tardarán en crear un cisma.

      Peligrosa manera de servir a nuestra Iglesia, la de estos (sedicentes) curas.

      Eliminar
  26. ¿O sea, que para usted un papa, por el hecho de serlo, siempre tiene razón?
    ¿ Por qué no se serena, hombre? Primero analice usted tranquilamente y sin prejuicios el Denzingerbergoglio y después opine.
    Servir a la Iglesia no quiere decir ser servil con los que mandan en la Iglesia. San Pablo leyó la cartilla a San Pedro cuando procedía, por ejemplo, y Santa Catalina de Siena también fue crítica con el papa de su tiempo.
    Pero creo que a usted lo que le va son las adhesiones incondicionales.
    El que quiere servir de verdad a la Iglesia a veces se sacrifica y es crítico, aunque esto le duela en el alma. Y a esto, señor, se le llama actitud profética .
    ¿Pero usted de qué va?

    ResponderEliminar
  27. ¿Y de qué va usted, señor malhumorado? He estado leyendo un buen rato el denzingerbergoglio y apesta a lefebrismo y sedevacantismo demoníaco. Me pregunto si detrás de esa careta, no se ocultará Satanás, pues lo único que hacen es sembrar cizaña y división. Como los nazi-onalistas que tenemos que sufrir en Cataluña. No nos engañen con su palabreria purista.

    Soberbia les sobra. No son ustedes ni San Pablo, ni Sta. Catalina de Siena. ¿O es quizá envidia lo suyo? Ya me gustaría ver a uno de ustedes con la carga que supone ser Papa, valientes.

    Amo a la Iglesia como a madre, porque a ella se lo debo todo. Y me repugnan los que, de un lado u otro, quieren sembrar división en su seno. Confíen más en el Paráclito, y dediquen a tareas pastorales ese tiempo que dilapidan en criticar al Papa. Ojalá fuesen ustedes como estos buenos curas germinantes que tenemos en Barcelona y alrededores, que llenan iglesias. Ojalá hubiese más Mn. Ballester, Ramon Mor, Francisco Prieto, Francesc Espinar, Joan Antoni Mateo, Pere Montagut, Jordi Gutierrez... y tantos más que no cito...

    ResponderEliminar