miércoles, 15 de julio de 2015

La famosa cruz (con hoz y martillo) del jesuita catalán Lluís Espinal

Evo Morales obsequia al Papa Francisco con una réplica de la cruz del jesuita catalán Lluís Espinal
La famosa cruz con hoz y martillo que el presidente boliviano regaló al Papa Francisco ha provocado ríos de tinta y de comentarios. Soy de los que piensan que el rostro del Pontífice en la fotografía no es de aprobación o de alegría, pero algunos hubieran esperado una actitud más contundente, como la que hubiera tenido el Santo Padre Juan Pablo II, que seguramente le habría tirado por la cabeza a su anfitrión semejante disparate artístico-religioso.

Lo que mucha gente no sabe es que detrás de este símbolo cristiano-comunista está un jesuita catalán, concretamente el P. Lluís Espinal (1932-1980). Preguntado el Papa en el avión por el regalo de Morales, afirmó sin rodeos que era una obra de Espinal al que definió como "marxista". Y es que el autor del crucifijo original fue uno de tantos jesuitas metidos en la lucha política al lado de las fuerzas comunistas y revolucionarias, que acabó siendo asesinado por sus posiciones radicales. Nada tiene que ver con el obispo mártir Óscar Romero, que fue sensible a los problemas de su pueblo, pero que de ninguna manera se le puede tachar de marxista.

Cartel de homenaje a Lucho Espinal
Lluís Espinal Camps (también conocido como Lucho) nació en 1932 en Sant Fruitós de Bages, cerca de Manresa, en 1949 ingresó en la Compañía de Jesús y en 1962 fue ordenado sacerdote en Barcelona. Fue enviado como misionero a Bolivia, donde se comprometió con la lucha marxista para derrocar la dictadura, también participó activamente en huelgas como por ejemplo la de los mineros. En otro ámbito se especializó en cine y dirigió varias películas. En 1980 fue secuestrado por grupos paramilitares y posteriormente asesinado.

En Cataluña, sus compañeros jesuitas, algunos muy implicados en sus mismas teorías marxistas y vinculados a la Teología de la Liberación, crearon una Fundación en su memoria: "La Fundación Lluís Espinal", que también es conocida como "Cristianisme i justicia", que realiza diversos materiales, charlas y conferencias siempre en esa linea doctrinal de izquierda cristiana. 

Uno de sus espejos en nuestra tierra fue el también jesuita P. Juan Nepotemo Garcia-Nieto París, también implicado en la lucha política antifranquista por la que fue encarcelado, conocido como el "cura rojo" e impulsor del grupo "Cristianos por el socialismo". 

Afortunadamente queda muy poco de todo aquello, aunque aún está en plena forma el jesuita José Ignacio González Faus, gran representante de la teología de la Liberación en Cataluña y con las puertas abiertas en todos los medios de comunicación vinculados a la Izquierda política. Pero la hoz y el martillo ya no venden, es algo de un pasado ya superado. Ahora los nuevos comunistas llevan otros símbolos y eslogans: "Podemos", "Bolivarismo", "Syriza", es lo mismo de siempre pero con un lavado de imagen para que parezcan modernos y actuales.

Aún así Evo Morales, con un coeficiente intelectual bastante bajo, cuando le dijeron que venía el Papa, encontró un vínculo entre Iglesia y lucha izquierdista, y fue el famoso crucifijo de Lluís Espinal, que decidió regalarle al Pontífice ante la indignación y la sorpresa de muchos católicos.

Francesco Della Rovere

11 comentarios:

  1. La verdad, Sr. Francesco Della Rovere, no comprendo el significado de los dos regalos de Evo Morales, en especial éste del Crucifijo sobre el martillo y la hoz, símbolo del comunismo ateo, que me parece que a muchos católicos nos parece casi blasfemo.

    A no ser que quisiera devolver con ese gesto de mal gusto, según mi pobre entendimiento, al Santo Padre (jesuita), este símbolo de lucha ideado por el P. Espinal también jesuita.

    Pero lo que me sorprende mas todavía es que lo dejara a los pies de la Virgen, con la dedicatoria y oración adjuntas:

    PALABRAS DEL SANTO PADRE FRANCISCO CON OCASIÓN DE LA ENTREGA DE DOS CONDECORACIONES A LA VIRGEN DE COPACABANA, PATRONA DE BOLIVIA

    Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) Viernes 10 de julio de 2015

    El Santo Padre profundamente agradecido por las distinciones que el Señor Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia le otorgó, y en reconocimiento a la nobleza y la piedad del pueblo boliviano, las ha dejado a la Virgen de Copacabana para que al mirarlas cuide con mucha ternura maternal a este querido pueblo y que lo custodia con Él. Y durante la Misa celebrada hoy dejó las ambas distinciones recitando la siguiente oración.

    El Señor Presidente de la Nación en un gesto de calidez ha tenido la delicadeza de ofrecerme dos condecoraciones en nombre del pueblo boliviano. Agradezco el cariño del pueblo boliviano y agradezco esta fineza, esta delicadeza del Señor Presidente y quisiera dejar estas dos condecoraciones a la Patrona de Bolivia, a la Madre de esta noble Nación para que Ella se acuerde siempre de su pueblo y también desde Bolivia, desde su Santuario, donde quisiera que estuvieran, se acuerde del Sucesor de Pedro y de toda la Iglesia, y desde Bolivia la cuide.

    Madre del Salvador y Madre nuestra, tu, Reina de Bolivia, desde la altura de tu Santuario en Copacabana, atiendes a las súplicas y a las necesidades de tus hijos, especialmente de los más pobres y abandonados, y los proteges.

    Recibe como obsequio del corazón de Bolivia y de mi afecto filial los símbolos del cariño y de la cercanía que –en nombre del Pueblo boliviano– me ha entregado con afecto cordial y generoso el Señor Presidente Evo Morales Ayma, en ocasión de este Viaje Apostólico, que he confiado a tu solicita intercesión.

    Te ruego que estos reconocimientos, que dejo aquí en Bolivia a tus pies, y que recuerdan la nobleza del vuelo del Condor en los cielos de los Andes y el conmemorado sacrificio del Padre Luis Espinal, S.I., sean emblemas del amor perenne y de la perseverante gratitud del Pueblo boliviano a tu solicita y fuerte ternura.

    En este momento pongo en tu corazón mis oraciones por todas las peticiones de tus hijos, que he recibido en estos días: te suplico que les escuches; concede a ellos tu aliento y tu protección, y manifiesta a toda Bolivia tu ternura de mujer y Madre de Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

    ResponderEliminar
  2. "Soy de los que piensan que el rostro del Pontífice en la fotografía no es de aprobación o de alegría"

    Pues, para no gustarle el regalo, se lo ha traído a Roma y ha dicho que no le ofendió.

    Esto le preguntaron en el avión durante el viaje de vuelta:

    ¿Santidad, qué sintió cuando vio esa hoz y el martillo con el Cristo encima que le ofreció el presidente Morales? ¿Dónde está ese objeto ahora?

    - Es curioso, yo no conocía esto y no sabía que el padre Espinal era escultor y poeta encima, lo supe en estos días. Cuando lo ví para mí fue una sorpresa. Segundo, se puede calificar como el género del arte de protesta.
    Por ejemplo, en Buenos Aires, hace algunos años fue exhibida una muestra de un escultor bueno, creativo, argentino que ahora está muerto. Era arte de protesta y yo recuerdo uno que era un Cristo Crucificado sobre un bombardero que iba bajando. Era una crítica del cristianismo aliado con el imperialismo que bombardea. Entonces primero yo no sabía nada, segundo yo lo calificaré como arte de protesta que, en algunos casos, puede ser ofensivo.
    Y tercero: el Padre Espinal fue asesinado en el año 80. Era un tiempo en el que la teología de la liberación tenía muchas ramas. Una de esas ramas proponía el análisis marxista de la realidad. Padre Espinal pertenecía a esto, eso lo sabía porque en esos años yo era rector en la facultad de teología y se hablaba mucho de esto. Cuáles eran las diversas ramas y quiénes pertenecían a ellas.
    En el mismo año el general de la Compañía de Jesús mandó una carta a toda la Compañía sobre el análisis marxista de la teología. Un poco frenando y diciendo: esto no va, son cosas diversas, no es justo, no van.
    Cuatro años después, en el 84, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó el primer documento pequeñito, una primera declaración sobre la teología de la liberación que critica esto. Después vino el segundo que abrió las perspectivas más cristianas, estoy simplificando, ¿no? O sea, hagamos la hermenéutica en aquella época. Espinal era un entusiasta de este análisis de la realidad marxista y también de la teología usando el marxismo. De esto vino esta obra.
    También las poesías de Espinal eran de ese género de protesta pero era su vida, era su pensamiento, era un hombre especial, con tanta genialidad humana y que luchaba. Él tenía buena fe. Haciendo una hermenéutica como esta lo comprendo. Para mí no fue una ofensa, pero tuve que hacer esta hermenéutica y lo digo a ustedes para que no existan interpretaciones.

    -¿Dónde quedó la cruz?

    - La traigo conmigo. El presidente Morales quiso darme dos condecoraciones, la más importante de Bolivia y la otro es la orden del padre Espinal, un nuevo orden. Jamás recibí una condecoración, no me viene. Él lo hizo con tanta voluntad, lo hizo con buena voluntad y con el gusto de darme un gusto y pensé que esto viene del pueblo de Bolivia y recé para saber qué hacer con esto.
    Si me lo llevo al Vaticano irán a parar al Museo, terminará ahí y ninguno jamás las verá. Entonces pensé en dejárselo a la Virgen de Copacabana, la madre de Bolivia. En cambio el Cristo lo traigo conmigo.

    ResponderEliminar
  3. La indignación no es por el regalo. Cada cual puede regalar lo que le venga en gana. La indignación es por que el Papa acepta el regalo y de buena gana. Ese es el escándalo. El escándalo lo causó el Papa; no el que realiza el regalo sino el que lo acepta.

    ResponderEliminar
  4. ricardo de Barcelona16 de julio de 2015, 9:30

    Es el Papa , menos Papa que yo recuerdo, y empiezo con Pio XII...

    ResponderEliminar
  5. que escandalo!!! Me voy a rasgar las vestiduras y a tirarme cenizas por la cabeza!! Venga, los indignados a mí! Quedemos en el castillo de Montjuich el 19 de julio al amanecerm así podremos ver de cara al sol todas estas herejias de este argentino..y traed piedras.

    ResponderEliminar
  6. MARPN
    Papa Francisco. Ni lo del avión bombardero es digno de alabar y reconocer como escultura protesta, ni la hoz y el martillo (símbolo de persecución y esclavitud) puede dársele tal significado. No mezclemos las cosas. La figura de Cristo reinando en la Cruz, no es comparable a ningún hecho en favor de la humanidad. Por favor, con respeto y misericordia, defendamos nuestros valores espirituales ante tan maña ursurpación.
    Creo que la reacción del Papa Francisco ante este hecho, tenía que haber sido otra. Parece que por el gesto de su cara al recibir tan "original" regalo, demuestra que no fue totalmente de su agrado. Pero se calló y no manifestó lo que realmente debería sentir.
    Papa Francisco, siga siempre una misma línia que es la que nos debe conducir al conocimiento de Jesucristo. Ponga un poco más de mano dura ante lo que se está viviendo en nustra IC. No deje que persigan a las nuevas sabias que surgen en nuestra IC, que con seguridad tanto ama Vd. Defienda e interésese por los Franciscan@s de la Inmaculada, que puedan seguir ayudando y sirviendo a nuestra IC. Le pediría tantas cosas, que no acabaría nunca. Que Dios lo bendiga y el Espíritu de Jesucristo lo guíe.

    ResponderEliminar
  7. Sr. Cardenal, que Dios le conserve la vista con respecto a Ada Colau.

    ResponderEliminar
  8. Por favor, muchos comentaristas dandose golpes en el pecho, PLEASEEEEEEEEEEEE........

    Fue GENIAL lo del papa, dejo el 'regalito' a la MADRE de DIOS, ella sabra que hacer con tal ofensa.

    Tony de New York

    ResponderEliminar
  9. Francamente, un Cristo sobre una hoz y un martillo queda exactamente igual que otro con pistolas...

    ResponderEliminar
  10. Uds tienen una forma de censurar los comentarios realmente curiosa. Se puede llamar lo que se quiera al Papa actual , pero sin embargo silencian todo lo que hace referencia a la corrupción vaticana durante el Pontificado de Juan Pablo II ¿¿ PORQUE??

    ResponderEliminar
  11. «Era arte de protesta y yo recuerdo uno que era un Cristo Crucificado sobre un bombardero que iba bajando. Era una crítica del cristianismo aliado con el imperialismo que bombardea.»

    Pues parece ser que fue en una exposición en 2004 en BB.AA. y lo que ahora es «arte de protesta» fue calificado por el mismo Bergoglio entonces como «obra blasfema». Quién te ha visto y quién te ve.

    ResponderEliminar