martes, 21 de abril de 2015

Germinans estuvo en Añastro

La dirección de este portal me mandó el pasado lunes a Madrid a cubrir la sesión inaugural de la plenaria de la Conferencia Episcopal. La capital de España lucía esplendorosa en un día primaveral, diáfano, radiante y no excesivamente caluroso. Una jornada ideal para callejear y deambular por la tranquila y residencial calle Añastro, donde está enclavada la sede de la CEE. La casualidad me llevó a topar primero con un Omella solitario y después con un Vives, al que se veía enormemente feliz y con cara de haber encajado con profesionalidad el artículo El copríncipe corista de nuestro genial Prudentius de Barcino. La jornada inaugural de una plenaria no tiene mayor relevancia que un acto abierto a la prensa que se aprovecha para saludar a amigos y conocidos. En mi caso, tuve la enorme dicha de encontrar a mis queridísimos Pacopepe y Gabriel Ariza, cuya hospitalidad y afecto no tienen parangón. Por lo demás, el acto no tiene más trascendencia que escuchar unas palabras del nuncio Renzo Fratini y un plúmbeo discurso del cardenal Blázquez, con la penosa anécdota del minuto de silencio, exento de oración, sobre el que ya ha escrito muy atinadamente La Cigüeña de la Torre 

Pero el verdadero espectáculo se produce a la salida de la reunión, cuando la inmensa mayoría de nuestros prelados se van a almorzar al restaurante Aderezo, a degustar las ricas carnes rojas del norte peninsular. Nuestros obispos salen con prisas, tienen mesas reservadas y suelen comer en pequeños grupos, aprovechando para reunirse con otros mitrados con los que no suelen verse asiduamente.

http://files.aderezo-getafe.webnode.es/200000056-0af600bf06/Restaurante%20Aderezo020w.jpgSi a la salida tienen prisa para comer, la vuelta a la reunión de la tarde se realiza con sumo sosiego y tranquilidad, aprovechando el paseo por el bulevar de la calle Añastro, sin que las prisas incomoden la digestión. Los primeros en salir fueron el cardenal Cañizares y el emérito Borobia, quienes iban caminando muy lentamente por mor del estado parcialmente impedido del anterior auxiliar de Toledo. ¡Qué ternura inspiraban los dos, caminando como dos abuelos oreándose en la tarde madrileña!  ¡Qué humanidad se reflejaba en el cardenal Cañizares haciendo de báculo (expresión tan episcopal) del que fue su obispo auxiliar!

Los demás obispos se pararon a departir con nosotros en la mesa de la terraza en la que estábamos tomando café. Los primeros el obispo de Terrassa, Sáiz Meneses, que iba acompañado del nuevo obispo de Barbastro, Ángel Pérez Pueyo. “Rece por mí” me pidió el prelado egarense, emulando, en cierta forma, los modos bergoglianos. A fe que recé por él. No te pide cada día un obispo personalmente oraciones. Después se pararon el obispo de Lugo, Carrasco Rouco y el de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, el cual estuvo simpatiquísimo y muy orgulloso de su diócesis. Igual hicieron el aparentemente joven obispo Berzosa y el tortosino Benavent. ¡Hay que ver lo contentos que se ponen los obispos cuando alguien los reconoce por la calle! Aunque la guinda la puso el cardenal Estepa, con sus casi 90 años, excelentemente llevados. Que delicadeza en el trato con nosotros, con su tenue ceceo jienense y con la humildad extrema de un príncipe de la Iglesia, que nos reconoció que la púrpura le había llegado tan mayor, que no se acostumbraba a ella.

Este paseo episcopal de sobremesa por la calle Añastro vale la pena vivirlo, para darse cuenta de la humildad extrema de algunos de nuestros prelados así como por la simpatía y exquisitez con que pagan a quienes se acercan a ellos. Mi gratitud especial a mis entrañables Pacopepe y Gabriel que hicieron de cicerones.

Oriolt

24 comentarios:

  1. Esto ha escrito José Manuel Vidal en su reportaje sobre la plenaria: "Algunos prelados saludan ya, entre bromas, a monseñor Vives, como el próximo arzobispo de Barcelona. Y ya se sabe que, entre broma y broma, la verdad asoma".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...Y ya se sabe que, entre broma y broma, la verdad se asombra y se ensombrece".

      Eliminar
    2. Vamos a guardar un minuto de silencio por la difunta Archidiócesis de Barcelona, que tendrá en Vives su enterrador. Pues eso: a poner cara de estreñido y guardar un minuto de silencio.

      Eliminar
  2. ¿Y la Iglesia del Purgatorio, qué?22 de abril de 2015, 0:18

    "el minuto de silencio, exento de oración..."

    Es muy raro un minuto de silencio mental, a la práctica he visto que más o menos sólo dura medio minuto.

    De otro lado, es más extraño que la reunión de obispos realicen el "un minuto" de silencio sin oración.

    Precisamente, cuando casi cualquier alma más bien tiene todos los números para pasar, ni siquiera un minuto, por la sauna del purgatorio, para llegar ante Dios "perfecto, sin mácula". ¿O es que se creen lo que dicen muchos curitas de pueblo, que todos vamos al cielo de lo buenos que somos?

    Y la intercesión de los santos es eso: rezar por los difuntos, lo cual se debe de traducir como "rezar por las benditas almas del purgatorio", que son muchísimas, y las que más sufren son las almas de los obispos, sacerdotes, religiosos, teólogos, y en especial los liturgistas, todos de la misa vaticanosegunda :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Anónimo de las 0,18.

      Usted mismo se delata. Acaso en la Misa anterior a la aprobada por Pablo VI, p sea la aprobada en el Concilio de Trento, era todo perfecto. Tambien habían sacerdotes que tenían dudas acerca de la presencia real de Jesús en la Eucarístia, por eso han habido tantos milagros eucarísticos. Lo que importa no es tanto, si es antes o después del Concilio Vaticano II, sino en el MISTERIO, el MILAGRO que se produce al repetir el sacerdote las palabras de la Última Cena. Antes se veían a muchos fieles con el Misal para seguir la traducción, pero también había muchos que aprovechaban la Misa, incluso la dominical, para confesar o para rezar el Rosario. Yo no soy quién para juzgar esas almas, que seguramente lo hacían con toda la buena intención del mundo....

      ¿Qué es el Purgatorio según la Biblia?

      Estamos acostumbrados a pensar que el purgatorio es un lugar de fuego.

      Pero esto es un símbolo. A través de la historia varios teólogos han dicho que el fuego simboliza el amor de Dios y el dolor que sufre alguien cuando se convierte completamente al Señor:

      ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿O quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador. (Mal 3, 2)

      Este fuego del amor de Dios nos purifica de toda impureza cuando le permitimos acercarse a nosotros. Esta purificación es difícil. Es decir que cuando dejamos nuestro egoísmo nos cuesta y nos duele; cada uno de nosotros estamos acostumbrados a controlar algo de nuestra vida. Pero Dios quiere toda nuestra voluntad, quiere que seamos perfectos.

      Ahora, esta conversión es una lucha que nos cuesta, porque es dejar a Jesús ocupar el primer lugar. Y siempre hay un lugar en nuestro corazón que no queremos dar a Dios. Y mientras falte algo en nuestra conversión el amor de Dios no nos puede llenar completamente. El proceso de entregar todo al Señor es exigente. Ésta es la purificación de nuestro ser. Lo debemos hacer aquí en la Tierra como dice el Señor:

      Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame (Mt 16, 24). El que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí (Mt 10, 38). De cierto. de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere lleva mucho fruto (Jn 12, 24). (Ver Mt 5, 48 y 1 P 1, 15-16).

      Acercarse completamente a Dios con toda su infinita gloria y majestad no es fácil. Isaías, uno de los hombres más justos, cuando experimentó la Santidad y grandeza de Dios exclamó:

      Recuerda al joven rico del que la Biblia dice cumplió todo. Aun así cuando Jesús le pidió (un poco) más si quieres llegar a la perfección... (Mt 19, 21) el joven no lo podía dar. Todavía no podía entregar todo al Señor. Le faltó algo: purificarse de la atracción a las cosas que tenía para ser santo. La purificación está simbolizada por "el fuego" del Purgatorio.

      Y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente. Un río de fuego procedía de él (Dn 7, 9-11). Vendrá nuestro Dios, y no callará; Fuego consumirá delante de él (Sal 50, 3).

      Y el Dios que respondiere por medio de fuego, ése sea Dios (1 R 18, 24).
      Elías fue llevado al cielo por medio del fuego dice Eclo 48, 1-10.

      Después del perdón del pecado y de la pena eterna, hay una pena temporal merecida.

      Por que Cristo lo hizo todo y sufrió todo, ¿serán inútiles las prácticas que nos manda el Evangelio, por ejemplo, el ayuno? (Mateo 6, 16-18; 9, 14-15; 18, 21; Hechos 13, 2; 14, 22; 2 Corintios 6, 5; 11, 27)

      Los protestantes piensan que la doctrina del purgatorio disminuye la gracia salvadora de Cristo. Pero no es cierto. El enfoque no está tanto en el poder salvador de Dios, sino en nuestra respuesta a Él como seres libres.

      http://www.catolicosfirmesensufe.org/el-purgatorio-esta-en-la-biblia

      Eliminar
  3. Sr. Oriolt, ya me extrañó, ayer lunes, no ver su habitual artículo. Ya veo que estaba ocupado en otros menesteres.

    Los Obispos cuando se reúnen, tratan del los temas que convengan según el momento y todo lo demás, comida, sobremesa, paseo etc., me parece absolutamente normal y lógico. Supongo que antes de empezar la Sesión Plenario, deben hacer la Invocación al Espiritu Santo, por otra parte muy habitual entre los católicos antes de empezar una meditación, por ejemplo.

    Ahora bien, ya no me parece tan normal es el famoso "minuto de silencio".

    ¿CÓMO EMPEZÓ LA COSTUMBRE DE GUARDAR UN "MINUTO DE SILENCIO"?

    En realidad el primer minuto de silencio fueron dos.

    Se produjo a las 11 horas del 11 de noviembre de 1919. El motivo: rendir homenaje a las víctimas y damnificados de la Primera Guerra Mundial en el primer aniversario del fin de la contienda.

    La idea de guardar esos dos minutos de silencio surgió de Edward Honey, periodista y soldado australiano que sirvió en el ejército británico durante la PGM.
    Tras la guerra se afincó en Londres y el 8 de mayo de 1919 envió una carta al Evening News bajo el pseudónimo de Warren Foster. En la misiva sugería una conmemoración adecuada para el primer aniversario del tratado de armisticio que marcó el final de la Primera Guerra Mundial , firmado el 11 de noviembre 1918 en la “hora undécima del undécimo día del undécimo mes”.

    A Honey le había molestado ver como la gente salió a la calle bailando y cantando para celebrar el fin de la guerra y estaba convencido que guardar un par de minutos de silencio estaba más acorde para honrar la memoria de los fallecidos a causa de la guerra.

    Todo parece indicar que tras varias gestiones la idea de guardar dos minutos de silencio llegó hasta el rey George V y éste dio el visto bueno para que se llevase a cabo.

    Durante mucho tiempo se tenía el convencimiento que fue el político sudafricano Sir Percy Fitzpatrick quien ideó el minuto de silencio ya que envió el 27 de octubre de 1919 una carta al secretario personal del rey George V proponiéndoselo. Con los años se demostró que cinco meses antes, Edward Honey había enviado su carta al Evening News.

    En los ambientes civiles, no me parece mal, el creyente, aprovechará para rezar o al menos eso es lo suelo hacer, cuando me encontrado con estas situaciones. Ahora como bien dice el Sr. Oriol, en el marco de la CEE, no creo que tenga la más mínima razón de ser, ni tan siquiera en atención a los periodistas no creyentes que puedan cubrir ese evento. Los periodistas saben muy bien a donde van y no por eso hay que hacer algo especial para ellos.

    Creo sinceramente, que si la ocasión era para honrar la memoria de los mártires católicos o cristianos del Estado Islámico, lo que tenían que haber es al menos rezar colectivamente el Padrenuestro con el Responso correspondiente.

    ResponderEliminar
  4. Moment of silence22 de abril de 2015, 0:58

    Un verdadero y fenomenal problemón de los católicos es la falta de compañía de unos con los otros, de comunicación, de emprendeduría de acciones espirituales y materiales (como manifestaciones de oración). Esta dejadez empieza por los obispos y abades. No somos fraternos, no nos ayudamos ni espiritualmente los unos a los otros. Hasta las almas purgantes están abandonadas. Somos cristianos pasivos, de inacción, pasamos la vida sin dejar una huella.

    Por ejemplo, ante los católicos y cristianos perseguidos en Siria, Irak y Libia de forma cruel y bárbara, no hay cadenas de oración y ayuno, por hablar sólo de dos instrumentos místicos posibles, además de las misas, la adoración eucarística.

    Sorprende el silencio de los obispos, sacerdotes y religiosos ante estos cristianos masacrados.

    También ante el silencio de los santos inocentes mártires inmolados, los niños abortados, los más indefensos de la humanidad, que se les priva del derecho principal, la vida.

    Y está el problema de la familia, como se ha visto con el asesinato escolar en Barcelona, el número de divorcios y separaciones, las familias monoparentales (madres solteras), la educación sexual orientada al homicidio de inocentes no nacidos...

    A lo que se añaden los muertos de la emigración o de las guerras en Ucrania, África y Oriente Próximo.

    Así pues, nuestros obispos deberían de hacer actos propositivos y afirmativos, no puntuales, sino constantes, día a día, hora a hora. Acción verdadera, no buenos propósitos.

    Esta nuestra generación está guiada por satanás, sólo hay que calcular el número de abortos y cristianos asesinados cada día.

    ¿Nuestros obispos van a trabajar activamente, como nunca se ha hecho en la Iglesia, ante los gravísimos problemas nacionales y mundiales?

    ¿No ven los signos del fin de los tiempos, del fin de una generación, de una manera de hacer y pensar, no ven cómo florece la higuera y profetiza?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en TIEMPO PASCUAL, lo cual significa que si bien Dios esta siempre vivo entre nosotros por medio de su Hijo, Jesucristo, en este Tiempo que celebramos su RESURRECCIÓN, con más motivo. El gran problema que tenemos los católicos en particular y los cristianos es que no nos sentimos amados por Dios.

      No tenemos a Jesús como "EL AMIGO QUE NUNCA FALLA".

      Ciertamente, que el Papa, los Obispos y los Sacerdotes, ayudan y mucho al pueblo, pero la libertad de rezar, en una palabra de relacionarse con Dios, para agradecerle los dones que nos da, como la vida, ser hijos suyos por el Bautismo, la facilidad en poder recibir los sacramentos de la Confesión y Eucaristía y como no, pedirle favores, para nosotros y los nuestros.

      Todo eso es personal e instranferible. Es sencillamente fruto de aceptar o no, libremente lo que Dios pone a nuestro alcance.

      Para mi el gran mal de muchos católicos es no poner a Dios en el primer lugar de su vida.

      Eliminar
  5. A propósito de los "minutos de silencio" de Blázquez, antes Osoro, antes.. Cuánta perla teológica anda suelta, mon Dieu...

    Desgraciadamente, nos hemos convertido en peores que los animales en el trato con los muertos. Por doquier proliferan los funerales civiles, las elegías laicas, la secularización de algo tan decisivo para el hombre como la extinción de la vida. Hasa en los templos se oye eso tan banal de "estés don de estés" (¿cuidando cabras quizás?).

    La estupidez, incluso ante esa situación crucial, no tiene límites. Y es estupidez el minuto de silencio pedido por un obispo o el aplauso en el interior de una iglesia iniciado por un montserratino.

    Tuvo que ser un militar el que diera lecciones de ética y teología a esos monseñores con tragaderas de loba, ante el féretro de un compañero asesinado: "El que sepa rezar que nos siga con el Padrenuestro y el que no que guarde silencio respetuoso". La frase fue de Gutiérrez Mellado, ante un atentado de ETA.

    ResponderEliminar
  6. Que vergüenza "a degustar ricas carnes rojas del Norte Peninsular", y los voluntarios de los bancos de alimentos rompiéndonos el lomo por conseguir un kilo de pasta o un litro de aceite . Y nos pedirán de nuevo que marquemos la cruz para destinar el porcentaje a de la renta a la Iglesia. Menos mal que la Iglesia se hable de lo que se hable no tiene nada que ver con ellos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Criticar por criticar no es sano. ¡ A ver si un obispo no puede ir a un restaurante a comer cuando está de viaje !!

      Eliminar
    2. Por favor, no será ¿"Ver la paja en el ojo ajeno y no ver la vida en el propio"?

      Eliminar
    3. "Que vergüenza "a degustar ricas carnes rojas del Norte Peninsular"..."

      Su comentario me parece muy judío de la época de Jesús, cuando los niños tocaban a bailar y lloraban, o tocaban a muerto y reían, y los fariseos decían de Jesús que si iba a cenar era un borracho y comilón.

      Si los obispos comen en el restaurante "El lechuguino pocho", se les acusaría de falsa ostentación de pobreza, ayuno y austeridad: hipócritas antístites.

      Si comen en el restaurante "La superpaella prodigiosa", se les acusa de bebedores y glotones golosos, explotadores de los pobres y necesitados.

      Mientras, nuestros políticos, empresarios y sindicalistas (vistos por mí), en gargantuescas y pantagruélicas comilonas, todas ellas llenas de conversaciones improcedentes, impropias, conspirativas, ebrias, estúpidas.

      Los sindicalistas andaluces se tomaban mariscadas para tumbar una ballena, y uno de ellos fue detenido y alardeó de que tenía tanto dinero como para "asar una vaca".

      Y cada uno a lo suyo: si uno fuma, bebe hasta emborracharse, come más allá del hartazgo, toma cualquier tipo de droga, está pecando gravemente contra la salud del propio cuerpo. Y peca también si toma platos y bebidas desproporcionadamente caras en relación con la riqueza personal.

      ¿Dónde está la casilla del IRPF que diga "Ningún dinero para políticos, empresarios y sindicalistas, que se lo curren ellos"?

      Eliminar
  7. Está bien esta crónica. Es amena.
    BarrufetRondinaire

    ResponderEliminar
  8. Ruego disculpen mi ingenuidad pero con su asistencia, Oriolt se ha puesto en la tesitura de que descubran su identidad, uno de los secretos mejor guardados de Germinans, o, ¿ ya no es así?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la identidad de los que están detras de GG es prácticamente de domino público. Si busca usted por ahí en relación al juicio que tuvieron que afrontar, sabrá algunos nombres. En esta tesitura, no sé qué sentido tiene que sigan emboscados. Si están convencidos de tener razón en lo que denuncian, ¿a qué esconderse?

      Eliminar
  9. Espero que los Obispos de la plenaria tomasen el menú que suelen tener en ese restaurante... "por cierto nada del otro mundo "

    ResponderEliminar
  10. FYI, recientes declaraciones del Papa:
    Recordó que, según la Iglesia Católica, cuando Dios creó a Adan, al principio estaba solo, pero "cuando finalmente le presentó a una mujer, el hombre reconoció a aquella criatura como parte de él: 'huesos de mis huesos, carne de mi carne'. Finalmente hay un reflejo, una reciprocidad".

    En este sentido, el pontífice dijo que "la mujer no es una réplica del hombre, sino que viene creada directamente de Dios".

    Más aún, esa idea de que Eva fue creada a partir de la costilla de Adán, prosiguió Bergoglio, "no expresa inferioridad o subordinación, sino lo contrario, que el hombre y la mujer son la misma sustancia y son complementarios, también tienen esta reciprocidad".


    Leer más: El Papa critica el machismo, que considera la mujer «de segunda clase» http://www.larazon.es/religion/el-papa-critica-el-machismo-que-considera-la-mujer-de-segunda-clase-CY9515004#Ttt1EcUYHJxqcSMW
    Convierte a tus clientes en tus mejores vendedores: http://www.referion.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La igualdad siempre es relativa22 de abril de 2015, 19:04

      Respuesta de los progres: "Lo de Adán es carca".

      Una observación al Papa: el pecado entró sólo por Adán, no por Adán y Eva. Eva sólo fue la coadyuvante, la ayudante de Satanás para el verdadero objetivo, el hombre, Satanás.

      Si Eva hubiera pecado y Adán no, no habría habido pecado original.

      Adán, el hombre, es la Cabeza de la Humanidad, y era el destino final de la serpiente.

      Por lo tanto, hay una diferencia biológica de la mujer en relación con el hombre, y existe una segunda diferencia espiritual del hombre con la mujer.

      Ambos son iguales en parte y diferentes en parte. No existe la igualdad absoluta, pues la igualdad siempre es relativa, "en relación a" una categoría.

      Y es fácil de entender. La mujer puede tener hijos, el hombre no. Luego el hombre y la mujer no son iguales en relación a la capacidad de engrendrar hijos. Y así en muchos temas.

      La igualdad y la libertad son siempre relativas. La libertad depende previamente de la verdad del acto: ¿respeta la vida? ¿respeta la pureza, la castidad, la continencia, el pudor? ¿respeta la verdad, la propiedad, la bondad?

      Lo único absoluto es la dignidad.

      Lógico.

      Eliminar
    2. Adam se traduce como humanidad. Es decir incluye al hombre y a la mujer. Ha habido una desobediencia de Adam (hombre y mujer):

      Eva (mujer) comió de la manzana que le ofrecía la serpiente y pecó, y dio la manzana a Adán (hombre) que también pecó. Hombre y mujer pecaron en un acto de decisión libre.

      El pecado de Adam (hombre y mujer) afectará a toda la humanidad. Cristo es el Adam definitivo. Salvados en Cristo, cabeza de un cuerpo que resucitará en cuerpo nuevo que es la Iglesia.

      El tema de que la mujer sea la primera que peque, forma parte de un simbolismo en el cual se expresa la Revelación. Es una herramienta literaria. Lo que el relato individualiza es un acto único. Este fue el pecado original o primer pecado personal tanto del primer hombre como de la primera mujer.

      http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/audiences/1986/documents/hf_jp-ii_aud_19860924.html


      Eliminar
  11. Y si alguno de los obispos presentes se hubiera arrancado en voz alta con un Padrenuestro... ¿Alguien le habría hecho callar? Lo más probable es que le hubieran seguido los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARPN. Exacto, yo también lo he pensado. Seguramente el que rezara un Padrenuestro, podía pensar que lo considerarían un carca y eso en la actualidad no interesa para la posible promoción. ¡Ay, señor! líbranos de la falta de Fe y de obispos preocupados por las cosas terrenales olvidándose de lo que realmente han de proteger.¿ Ha llegado a oídos del Papa Francisco esta metedura de pata?. Si es así, se habrá sentido muy triste por que la mayoría de estos obispos no huelen a oveja.

      Eliminar
    2. Cuando se coge la tontería de una moda como la del minuto de silencio, se convierte en una epidemia que llega hasta la Iglesia, en su máxima jerarquía: en lugar de rezar, se quedan en silencio, para regocijo de satanás.

      Lo del minuto de silencio en el máximo órgano de la jerarquía episcopal española, es un ejemplo modélico de la destrucción de la Iglesia causada por el postconcilio y su hermenéutica de la ruptura.

      Eliminar