jueves, 16 de octubre de 2014

La Homofilia del Sínodo

Las personas homosexuales tienen dones y cualidades para ofrecer a la comunidad cristiana: ¿estamos en grado de recibir a estas personas, garantizándoles un espacio de fraternidad en nuestras comunidades? A menudo desean encontrar una Iglesia que sea casa acogedora para ellos. ¿Nuestras comunidades están en grado de serlo, aceptando y evaluando su orientación sexual, sin comprometer la doctrina católica sobre la familia y el matrimonio? (Relatio post disceptationem, 120)
Visto para sentencia. En los medios, que es de lo que se trataba: de una operación mediática, ha quedado claro que la Iglesia abre sus brazos a los homosexuales y a la homosexualidad (porque es metafísicamente imposible lo uno sin lo otro). No hay más que ver los titulares de la prensa y de los telediarios en todo el mundo. 
¿Y queda cerrado el tema con las conclusiones de la Relatio post disceptationem, es decir la Relación después de la discusión de esta III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo sobre la familia? (Se entiende que el tema es “la familia”; por eso los medios quieren entender que cuando el Sínodo habla de los homosexuales en este contexto, está hablando de la aceptación de este nuevo modelo de “familia”).  En absoluto, sino que queda abierto en canal. Antes incluso de que se publiquen estas conclusiones, se han lanzado los medios a echar las campanas al vuelo por esta maravillosa puesta al día de la Iglesia: y ésa será la impresión que quedará en las retinas, en los tímpanos y en los corazones del mundo. Y también antes de que se publiquen esas conclusiones, se ha alzado la voz audaz del Prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, cardenal Müller, diciendo que hay un depósito de la fe acumulado a lo largo de dos mil años, y que nadie es nadie para subvertirlo ni para desbaratarlo.
 
Y claro, a posteriori se desatan nudos que antes parecieron inextricables. Es inevitable leer todo lo que se ha movido en la Iglesia desde el minuto cero del pontificado de Francisco (el del cardenal felliniano que nos cantó el Habemus Papam), como respuesta a la descomunal tormenta que se había levantado sobre todo en el anterior pontificado con respecto al tema de la homosexualidad, cuya cara menos amable es la pederastia. Hay quien lee que se está desarrollando una hoja de ruta minuciosamente trazada desde el celebérrimo disparo de salida del Quién soy yo para juzgar, hasta el presente sínodo, que sí es quién para juzgar, y su desarrollo posterior, como justiprecio del silencio del lobby gay y de su armisticio con la Iglesia (no perdamos de vista que ellos fueron los diseñadores y propulsores de la campaña de acoso y derribo contra Benedicto XVI por los escándalos de pederastia en la Iglesia).
Los que tal piensan, y están las redes que arden, consideran que se está desarrollando el plan escrupulosamente, y que para ello el Papa ha tenido que desplegar toda su mano izquierda y toda su autoridad para que le saliese un sínodo a la medida de las exigencias a las que tenía que dar cumplimiento.
Lo que no se entiende aquí es el enfoque sobre los homosexuales como tales. ¿Por qué escogerles como merecedores de una mención especial en un sínodo sobre la familia? ¿Por qué decide la Iglesia hacer con ellos esa discriminación positiva, a imagen y semejanza de lo que ha hecho el mundo? Sin duda creemos que todas las personas tienen dones y cualidades que ofrecer a la comunidad cristiana. ¿Nos están diciendo que los homosexuales tienen algún tipo de don especial, único, para ofrecer a la comunidad cristiana simplemente porque son personas que se sienten atraídas hacia el mismo sexo? ¿De dónde sacan eso? ¿Cuáles son exactamente esos dones exclusivos que tienen porque son homosexuales? ¿Tienen dones y cualidades porque viven como célibes y solteros tras convertirse y dejar atrás una vida de pecado? ¿En qué medida son sus dones diferentes, entonces, de los dones y cualidades de la persona heterosexual, casada o célibe? ¿No se convierte esto en verdaderamente ofensivo y discriminante para los solteros heterosexuales? 

Me temo que el planteamiento es sentimental, melifluo, secularista y oportunista. No me estoy posicionando como homófobo. No estoy tomando ahora una postura anti-gay, sino que busco una sana equidistancia entre la homofobia y la homofilia. Por eso no entiendo de qué están hablando.  ¿Cuáles son los "dones y cualidades" que los homosexuales tienen y de los que los heterosexuales carecen?
Puestos a buscar colectivos con especiales necesidades en la familia, los hay que necesitan muchísimo la atención de la Iglesia como firme defensora de la familia: ahí están las familias numerosas, las familias con discapacitados, las familias con enfermos, las familias rotas y con hijos a cargo, las viudas… todas ellas con necesidades muy especiales, necesitadas por tanto de la atención solícita de la Santa Madre Iglesia.

Las personas con atracción hacia el mismo sexo ya son recibidas en la Iglesia con los dones y cualidades que tienen como hijos de Dios que son, ni más ni menos pecadores por serlo, que los heterosexuales. ¿Estamos sugiriendo por tanto que las personas homosexuales son más sensibles cultural o espiritualmente? Si eso es lo que estamos diciendo, ¿sugerimos entonces que todas las personas homosexuales tienen estos dones y cualidades, y que los tienen precisamente por su atracción hacia el mismo sexo?  ¿Significa eso que no puede haber homosexuales que sean insensibles, egoístas, estúpidos, brutales, violentos, vulgares y groseros? ¿Estamos poniendo a un grupo de personas en una especie de categoría selecta debido a su orientación sexual? Si es así, tendremos que hacérnoslo mirar, porque se trata de un género de pensamiento peligroso.

Además, ¿de qué manera la Iglesia Católica excluye a las personas con atracción hacia el mismo sexo? Ciertamente, existe animosidad hacia los activistas homosexuales y aquellos que desean destruir la Iglesia Católica e imponer su estilo de vida a los católicos, utilizando especialmente la escuela como palanca para esa imposición; pero el rechazo de la gente simplemente porque se sienten atraídos hacia el mismo sexo… Eso ya quedó atrás hace mucho tiempo. Ahora ya no se ve. Lo que es más frecuente ver es tolerancia y sobre todo indiferencia: indistinción, indiscriminación.
La exclusión, por lo que respecta a la Iglesia, sólo puede referirse a los hombres y mujeres que viven un estilo de vida homosexual activo, público y notorio. ¿Es a estas personas a las que el Sínodo de la Familia decide que se les otorgue un espacio de fraternidad en nuestras comunidades? ¿Cómo será eso? ¿Ir juntos a misa cogidos de la mano? ¿Cómo podremos aceptarlos y a la vez rechazar su estilo de vida como inmoral?  ¿O está previsto aceptarlo, y aceptar a la vez como singulares formatos de familia cualquier tipo de convivencia extramatrimonial sea ésta monógama sucesiva o polígama simultánea? ¿De qué manera pensamos exactamente concederles ese espacio fraternal? ¿De qué manera las personas homosexuales haciendo pública exhibición de su forma de vida desean encontrarse con una Iglesia que les ofrezca un hogar acogedor? ¿Llevando la cruz alzada en las procesiones?

Un brindis al sol con un público entregado. Habrá que felicitar a las mentes privilegiadas que han parido tamaña majadería y que han tenido además la desvergüenza de ponerla por escrito. Pero hay todavía algo peor. En el número 122 de la Relatio leemos con estupor: Sin negar las problemáticas morales relacionadas con las uniones homosexuales, se toma en consideración que hay casos en que el apoyo mutuo, hasta el sacrificio, constituye un valioso soporte para la vida de las parejas.  Además, la Iglesia tiene atención especial hacia los niños que viven con parejas del mismo sexo (no es que “vivan con”, sino que “son hijos legales de”) reiterando que en primer lugar se deben poner siempre las exigencias y derechos de los pequeños.

Apoyo mutuo, hasta el sacrificio, constituye un valioso soporte para la vida de las parejas ¡homosexuales! ¿Las relaciones homosexuales ya no son intrínsecamente desordenadas? (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 2357) Porque no se trata sólo de sentir una atracción, sino de escoger vivirla en acto. ¿No será la homofilia una enfermedad que ha contraído la Iglesia por contagio? Felicidades, señores relatores. Se han lucido ustedes al máximo y con ganas. Por muy documento de trabajo que sea el de la Relatio, como se ha apresurado a aclarar la Secretaría General ante la avalancha de críticas lo ha parido un Sínodo que debería haber proclamado la verdad de la fe contenida en la Biblia (cf. 1Co 6,9-10. Rm 1,24-27). Sin embargo, han evitado cuidadosamente hacerlo y se han lanzado a la piscina espumosa del aplauso de la homomafia, presente desde hace tiempo en los escalafones vaticanos.

Y no sólo eso… La atención especial que la Iglesia tiene hacia los niños que viven con parejas del mismo sexo, ¿en qué consistirá? ¿En buscarles un padre y una madre? Por supuesto que no. Ya tienen sus dos papás o dos mamás que se apoyan mutuamente hasta el sacrificio. La aceptación eclesial de la unión gay es pues un hecho. Las exigencias y derechos de los pequeños no serán ya el vivir en una familia constituida por el hombre y la mujer que los engendraron, derecho natural inalienable. Así pues, ya pueden bautizar, dar la primera comunión y confirmar sus reverendísimas. La gracia no suple la naturaleza y resultará imposible perfeccionarla: al violentar la naturaleza misma de la institución familiar. Una vez destruida, habremos demostrado que una relación desordenada no lo es de por sí, sino que, al final, de una manera o de otra, la Iglesia acabará acomodándose al mundo y aprobándola. Y no serán los autores de la tomadura de pelo sinodal los que recojan los despojos. ¡Que Dios nos ampare! 

Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

34 comentarios:

  1. Recuerdo que en una hoja volandera sindical repartida en los últimos años del franquismo, había un remoquete final que decía "leído" y que debíamos firmar quienes nos adhiriésemos. Recuerdo también que escribí "leído y horrorizado". Eran los tiempos turbulentos en que un piquete estuvo a punto de enzarzarse con el Padre Dou, matemático jesuita catedrático de la Escuela de Caminos, al que yo había invitado a almorzar para un asunto de trabajo.

    Leído y horrorizado he escrito en otro lugar a propósito de ese pasquín que otros pomposamente llaman "Relatio". Lo han denunciado con palabras contundentes cardenales y obispos. A mí, padre Custodio, lo más genial del panfleto me parece cuando afirma que se mantiene la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio para luego enunciar una serie de contrafactuales que desmienten esa declaración. Podían haber sido más sutiles. Para terminar de adobarlo se han mezclado, con los disparates teológicos, unos comportamiento vergonzosos, como el del cardenal Kasper cogido en una mentira burda. Lo de nuestro cardenal hablando de agilizar y rebajar las causas de nulidad, en medio de esa tormenta doctrinal, hasta resulta simpático. Tiene un no sé qué de Cantinflas que distiende los músculos de la ira.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Mn. Custodio, por su artículo de esta semana.

    La Iglesia, Esposa de Cristo, es la depositaria de la FE de nuestra sacrosanta Religión.

    Jesucristo dejó muy claro que Él no vino a abolir la Ley, sino a perfeccionarla y darle cumplimiento.

    Jesús no quitó ni un ápice de los Mandamientos, que Dios Padre, entregó a Moisés.
    Condenó el pecado y tuvo misericordia con el pecador arrepentido. Esto lo sigue haciendo cada momento que el sacerdote da la absolución a un penitente que se confesado como es debido.

    Hoy tenemos el peligro de exponer la misericordia como compasión y la MISERICORDIA DIVINA, ES INSEPARABLE DE LA JUSTICIA Y DE LA VERDAD

    ResponderEliminar
  3. Gran análisis de D. Custodio: estoy completamente de acuerdo. Hace días que ya no sigo el "Sínodo de la anti-familia" .Que Dios nos coja confesados, con tales "maestros" a rezar toca y mucho.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por sus aclaraciones,Padre. Hace mucho bien y quita la desesperanza al leer tantas aberraciones de nuestros Obispos. Sabe Padre, que siendo catequista y siguiendo el Catecismo de la Iglesia Católica, fielmente a pesar de mí,(lo digo porque hay verdades expuestas en él que no es fácil anunciar en el contexto cultural actual)han llegado a llamarme fundamentalista, farisea, retrograda, mis propios hermanos sacerdotes. Leerlo me da fuerzas para seguir adelante! Aunque por el momento estoy "desocupada" y pidiendole a Jesús un lugar donde dar catequesis. Muchas gracias y que Dios lo siga bendiciendo con la Sabiduría.

    ResponderEliminar
  5. Mn Custodio Ballester Bielsa, pbro, está transitando por caminos peligrosos. Ya llevo tiempo diciéndolo, está faltando a la unidad. No sea el sarmiento cortado y seco que no da fruto. Su pensamiento está mucho más cerca de la fraternidad S.PíoX que de nuestra Santa Madre la Iglesia..... O con los cuerdos del Palmar de Troya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anonimo 7:44 está usted muy equivocado, el camino de Mn. Custodio es la fidelidad al Magisterio y al Catecismo publicado hace veinti pocos años.
      No es muy elegante llamar Madre a la Iglesia, y a la vez apuñalarla, traicionando el deposito de la fe.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo.

      No se puede ser más claro.

      Nadie que no tenga Misericordia, ni Compasión frente a un hermano/a que por los motivos que sea haya fracasado en su Matrimonio, en su Vocación Sacerdotal y/o Religiosa puede ir al Cielo.

      Jesucristo en varios pasajes del Evangelio lo pone en práctica con (enfermos pecadores, prostitutas, cobradores de impuestos, endemoniados,...).

      El Papa ayer en su comentario dijo que en la vida de una persona creyente cuenta toda su vida, y eso a la larga arrincona los pecados cometidos.

      Mn. Custodio la doctrina ya la sabemos, pero eso no nos permite no ser acogedores, misericordiosos, compasivos,...con los hermanos que han pecado por debilidad o circunstancias varias.

      Existe el Sacramento de la Reconciliación.
      Jesucristo hoy hablaria y curaria a separados, divorciados, homosexuales,...

      Si seguimos separando personas humanas y creyentes, el último que cierre la luz y la puerta de nuestras parroquias y comunidades.
      No podemos dejar tanta gente fuera y sin solución, creo que muchos padres sinodales que son verdaderos pastores y huelen a oveja lo saben y lo expresan en voz alta.

      Que Dios y la Virgen María nos haga a todos más humanos y mejores católicos.

      Eliminar
    3. A riesgo de ser un poco soez y vulgar, le respondo al "inteligente" anónimo de las 7:44, haciendole una sencilla pregunta: ¿está ud. mezclando medicamentos ultimamente, no es cierto?.

      Eliminar
    4. La relatio no dice en ningún momento que las parejas de homosexuales deban arrepentirse y cambiar de vida y mucho menos confesarse...

      Eliminar
  6. Mn Custodio, gracias, y adelante.
    Ayer se confirmó la sentencia de pena de muerte para Ashia Bibi. Otro cristiano católico en peligro. Ningún comentario en el Sínodo. los pobres quedan abandonados y los lobbys ganas sus batallas.

    ResponderEliminar
  7. A Ud. no le gusta nada la libertad de expresión, queda claro. ¿Por qué amenaza? ¿Qué es esto de andar por caminos peligrosos? ¿Qué es para Ud. la unidad?¿Cree o no cree Ud. que hay que obedecer ante todo a la propia conciencia? A lo que parece, a usted le van las unanimidades al estilo de Corea del Norte, pero estamos en el siglo XXI, señor. Además, usted y yo escribimos anónimamente pero el padre Bielsa lo hace a pecho descubierto y ofrece sus propios argumentos. Esto tiene muchísimo mérito.
    ¿Por qué no le discute racionalmente los puntos de vista que a Ud. le revientan?
    ¡Ya está bien de inquisidores y visceralismos,hombre!

    ResponderEliminar
  8. El inquisidor anónimo del padre Bielsa es un caso típico de la moral más egoísta y acomodaticia: la de arrimarse siempre al sol que más calienta y obedecer siempre al de arriba, aunque nos llegue a proponer un crimen atroz. ¡ No me puedo creer que incluso Sistach participe en los debates de Germinans!

    ResponderEliminar
  9. Ralmente da tristeza y ganas de llorar al ver qué está pasando con nuestra querida Iglesia Católica. Cómo permite el santo Padre que se llegue a conclusiones que están en contra de las creencias católicas. Da la impresión de que se dedica a acoger a aquellos que se habían apartado del camino, que está bien, pero no puede echar fuera u olvidar a los que siempre han intentado seguir el magisterio de nuestra Iglesia. Misericordia para los que la han maltratado, ridiculizado y el mal que se hace al resto de católicos?. Nosotros respetamos las tendencias humanas, pero no podemos consentir que se nos quiera poner como las mejores y únicas. Basta ya de proselitismo que da vergüenza ajena. Padre Custodio, enhorabuena. Siempre da en el blanco. Siga así y no se deje amedrentar por los falsos y fariseos. Que Dios le bendiga. Como siempre sólo queda rezar y rezar a María Auxiliadora para que nos ayude a todos a aceptarnos tal cual somos pero con el respeto debido a los que opinen diferente. Amén.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Mn. Custodio. Desde que llegó este Papa a la silla de Pedro no me repongo de sobresaltos, hasta el extremos que ya no tengo más capacidad para escuchar tanta memez; por salud espiritual y mental tomo cierta distancia y me dedico a rezar para que Dios nos saque pronto de este atolladero. Dios nos asista. Permanezcamos unidos en la oración, que el Señor es grande y nos librará de aquellas ilustrísimas eminencias de electroencefalograma plano que alumbraron tal bodrio de Relatio. Seguro que cogieron un tremendo refriado con la primavera del posconcilio y les quedaron afectadas las neuronas. Y no me digan que les falto al respeto, con personas así lo pierden ellos mismos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay, mossén, en qué jardín se ha metido! Hasta el mismísimo Papa ha sabido situarse en lo políticamente correcto en este asunto tan espinoso; y viene usted y denuncia la siniestra maniobra del Sínodo. Arderá en la pira. No en el infierno, si sigue fiel a la Iglesia (lo que pase de hoy a mañana es contingente y pasajero; la iglesia permanecerá a pesar de ello). Pues eso, arderá usted en la pira. Ya se lo ha vaticinado el anónimo de las 7:44. El primer paso será enviarle al Palmar de Troya, entre los locos. El resto ya le irá llegando. Se lo viene advirtiendo ese mismo comentarista, sumamente preocupado por la salvación de su alma, mossén. Ya lo ve, defender la vida y el matrimonio (el católico de toda la vida) es fomentar la desunión de la Iglesia. Es peligrosísimo. Vaya con cuidado, mossén, que "está transitando por caminos peligrosos". Haga caso al anónimo que con tal solicitud amorosa se está cuidando de la salvación del alma de un sacerdote desuniformado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anonimo, tu comentario es amoroso o roñoso?
      Si es roñoso que sepas que el mossen no está sólo y llegado el caso muchos arderán con nosotros en esa pira. Las llamas serán altas y nos podrían rodear a todos. Procuraremos bajar la temperatura, pero de los 4000 grados no bajaremos.

      Eliminar
  12. Padre Custodio, ánimo y adelante. No se deje influir por cuatro paniaguados que confunden hasta lo más claro y no saben distinguir entre la verdad y sus ciencias infusas. Usted continúe ilustrándonos con la doctrina de la Iglesia, que es la que siempre nos ha enseñado a cumplir gratuitamente con la ley de Dios y a reconocer nuestros pecados, que no son pocos. El evangelio siempre ha sido escuela de vida y al que no quiera verlo así podemos devolverle su dinero. Gracias por su artículo

    ResponderEliminar
  13. Espero que, al ser tan comprensivos y misericordiosos con quienes, como yo, atesoramos "dones y cualidades que ofrecer a la comunidad cristiana" y practicamos "un apoyo mutuo, hasta el sacrifico", lo cual "constituye un valioso soporte para la vida de las parejas", los reverendos padres sinodales y el inefable pontifex Francisco me otorguen también a mí "un espacio de fraternidad (nunca mejor dicho, ahora verán por qué) en nuestra comunidad" y deroguen de inmediato todas las normas y cánones sobre impedimentos de parentesco y consanguinidad, pues ardo en deseos (purísimos, por supuesto, y que no precisan atricción) de "matrimoniar" en pareja con una de mis hermanas, y, cuando me haya separado de ella, con mi hermano pequeño. ¡Qué interesante me resulta el nuevo derecho natural que está construyendo Kasper (Melchior und Balthasar mansionem benedicant, y que en la Epifanía del 2015 nos cojan confesados)!

    ResponderEliminar
  14. Una Relatio contra el catolicismo... 117 de octubre de 2014, 16:39

    El P. Custodio lo ha dicho: sí existe una hoja de ruta del cisma y la apostasía.

    1. HOMOSEXUALIDAD

    Es una ultraminoría superprotegida legalmente para destruir la verdad católica sobre el matrimonio que integra "una sola carne" formado exclusivamente por un hombre y una mujer, de ley y derecho natural desde Adán y Eva y que continúa en la Sagrada Familia en donde nació Jesús.

    Sobre la ultraminoridad del matrimonio homosexual: en España, sólo un 2% de los matrimonios son homosexuales, el 98% es heterosexual.

    La Biblia es clara sobre los actos "more uxorio" de la homosexualidad:

    - Levítico 18, 22 y 20,13 dice que es "detestable";

    - Génesis 19, 1-29 sobre Sodoma;

    - Sabiduría 14, 26 sobre los efectos de la idolatría en la perversión sexual, el desorden en el matrimonio, el adulterio y el libertinaje;

    - Romanos 26, 27, sobre las pasiones vergonzosas;

    - 1 Timoteo 1, 8-10, la Ley es para los sodomitas;

    - 1 Corintios 6, 9-10, no se hereda el Reino de Dios para ni los afeminados ni los homosexuales ni los adúlteros;

    - Apocalipsis 21, 8, tendrán la segunda muerte en el estanque de azufre ardiente los lujuriosos y los depravados.

    "...una hoja de ruta minuciosamente trazada desde el celebérrimo disparo de salida del Quién soy yo para juzgar, hasta el presente sínodo, que sí es quién para juzgar, y su desarrollo posterior, como justiprecio del silencio del lobby gay y de su armisticio con la Iglesia (no perdamos de vista que ellos fueron los diseñadores y propulsores de la campaña de acoso y derribo contra Benedicto XVI por los escándalos de pederastia en la Iglesia)."


    2. COMUNIÓN DE LOS DIVORCIADOS RECASADOS "MORE UXORIO"

    El segundo tema estrella, iniciado por Kasper el 20 de febrero del 2013. El objetivo es la destrucción de la eucaristía como el Cuerpo, Sangre, alma y divinidad de Jesús, para reducirlo al estado de "memorial", "recuerdo", simple pan y vino, tal como hacen los protestantes.


    3. LA RELATIO CONTRA LA SACRAMENTALIDAD

    El ataque de la Relatio es contra todos los sacramentos, primero contra la eucaristía, luego contra el matrimonio, y finalmente hacia el resto, empezando por la confesión y la extremaunción y el sacerdote que confiesa en relación con los mandamientos de la Ley de Dios, y siguiendo con el resto.

    a) el bautismo (perdón del pecado original y personal)
    b) confirmación (dones del Espíritu Santo para el estado matrimonial)
    c) la confesión y extremaunción (perdón del pecado personal)
    d) el matrimonio (indisolubilidad)
    e) el sacerdocio (en relación con la confesión, extremaunción, bautismo y matrimonio)
    f) la eucaristía (estado de gracia)

    El divorciado vuelto a casar en convivencia "more uxorio" tiene dos graves inconvenientes:

    a) forma una sola carne con su pareja en el pecado
    b) si comulga, entonces come su propia condenación

    ResponderEliminar
  15. Una Relatio contra el catolicismo... 217 de octubre de 2014, 16:47

    4. CONTRA JESÚS-EUCARISTÍA, MARÍA Y LA IGLESIA

    a) La Relatio ataca directamente el matrimonio como imagen de la relación de Cristo con la Iglesia, y la eucaristía como el Cuerpo, Sangre, alma y divinidad de Jesús. Es, por tanto, la destrucción de Jesús-eucaristía, María (la madre llena de gracia) y la Iglesia.


    b) El borrador de la Relatio, con el uso del lenguaje subrepticio mediante subterfugios, es una aberración perversa, y es el inicio de la abominación de la desolación de Daniel.


    c) Da la razón al P. Gobbi, cuando profetizó de la existencia de una masonería eclesiástica. Francisco es ajeno a todo ello, pues ha pedido parresía.


    d) La teología del cuerpo, de la vida, de la familia y del matrimonio de Juan Pablo II es profética, junto con su profecía de que pronto habría un enfrentamiento entre la verdadera Iglesia y evangelio contra la antiiglesia del antievangelio y del anticristo.

    Juan Pablo II, cuando una mujer se dirigió a él y le dijo por qué prohibía la comunión de los divorciados vueltos a casar, él le respondió que no podía hacer otra cosa diferente a lo que Jesús había dicho, y sacándose su evangelio que llevaba siempre en su bolsillo, le enseñó el pasaje donde Jesús enseña que quien se casa con alguien que está casado hay adulterio.


    e) También es válida la profecía de Juan Pablo II hace 40 años: "Ahora nos enfrentamos a la confrontación final entre la Iglesia y la anti-Iglesia/antiglesia/antiiglesia, del Evangelio y el anti-evangelio/antievangelio..."

    "Ahora estamos frente a la mayor confrontación histórica de la humanidad... No creo que... la comunidad cristiana se dé cuenta de esto completamente. Ahora nos enfrentamos a la confrontación final entre la Iglesia y la anti-Iglesia, del Evangelio contra el anti-evangelio. Esta confrontación se encuentra dentro de los planes de la Providencia divina; se trata de un juicio en el que toda la Iglesia, y la Iglesia polaca en particular, deben asumir."

    “Heralds of the Second Coming: Our Lady, the Divine Mercy, and the Popes of the Marian Era from Blessed Pius IX to Benedict XVI”, Cardinal Ivan Dias. Angelico Press. Kindle Edition, p. 96

    "The Antichrist", Vincent P. Miceli (Harrison, NY: Roman Catholic Books, 1981)

    "For God, Country and Polonia: One Hundred Years of Orchard Lake Schools", Frank Renkiewicz, p. 146


    f) También es la confirmación de los mensajes de Akita y Garabandal: que existe la acción efectiva de demonio dentro de la Iglesia, que habrá una lucha de cardenales contra cardenales y de obispos contra obispos en materia de fe y moral, que los fieles sacerdotes serán despreciados y atacados, que muchos sacerdotes, obispos y cardenales están en el camino de la perdición junto con muchas más almas que están guardando, y que progresivamente se dará menos importancia a la eucaristía.

    ResponderEliminar
  16. Realmente sorprende el texto del Sínodo. Es manifiesta la ambigüedad. A saber con qué fines. Aquí hay un problema de hecho. Se trata de los que viven públicamente en una situación de pecado. Se dice que “viven en pecado”, pero todos vivimos en pecado. Todos somos pecadores y a todos acoge la Iglesia. Pero por la naturaleza de las cosas hay algunos tipos de pecados que son públicos y permanentes, “institucionales”. Esto no quiere decir que sean peores pecados que los que cometemos privadamente, como normalmente el de la adúltera del Evangelio. La consecuencia es que el que comete un pecado “institucionalmente” público queda casi siempre apartado de la Iglesia, aunque no lo quiera. A diferencia del que peca en privado y de forma no “institucional”. Una especie de discriminación por la vía de hecho, que conduce a fomentar que los pecadores públicos se aparten de la Iglesia y así de la fe. Los pecadores públicos merecen la misericordia como todos. ¿Está tratando el Papa de cambiar las cosas para que los que cometen pecados del tipo públicos y permanentes –todos somos pecadores permanentes- reciban también la misericordia y no se les aparte de la Iglesia? ¿O hay una operación para legalizar algunos tipos de pecados, como la homosexualidad o el recasamiento, que son los promovidos por el plan Rockefeller para la destrucción no sólo de la Iglesia sino de la civilización y el sometimiento de todos al poder?

    ResponderEliminar
  17. Por desgracia, y después de las amenazas de muerte "islamistas" y de que accidentaran mortalmente a los sobrinos del Papa Francisco, se han producido gestos de la Iglesia de sometimiento al poder global. Se trata del asunto del “cambio climático”, que nos quieren imponer como modo de culpabilizar falsamente a la humanidad y de someterla, proscribiendo la razón, que es sustituida por la brujería del “consenso” que impone directamente el poder global.

    "Cuando nos quieren colar el cambio climático como si fuera Doctrina de la Iglesia"

    JORGE SOLEY


    http://gaceta.es/jorge-soley/quieren-colar-cambio-climatico-fuera-doctrina-iglesia-17102014-0920


    ResponderEliminar
  18. La Relatio que derrapa17 de octubre de 2014, 18:26

    Transcendental este artículo de Luís Fernando:

    infocatolica.com/blog/coradcor.php/1410171053-africa-una-vez-mas-salva-a-la#more26782


    La homosexualidad no aporta ningún valor positivo al amor, tanto de ley natural como de ley divina.

    En efecto:

    1. Por fisiología, no hay complementariedad ninguna a nivel orgánico y fisiológico.

    2. Tampoco lo hay a nivel genético.

    3. Menos aún a nivel hormonal.

    4. Y nada a nivel psicológico. El padre se encarga de la formación de la personalidad mediante la autoridad afectuosa, y la madre educa para el amor a la vida en la protección cariñosa.

    En un matrimonio homosexual no hay nada en absoluto.

    Y además, el matrimonio homosexual llama a la cultura de la muerte, el homicidio, la eugenesia y la eutanasia, sobre todo en el matrimonio homosexual masculino "gay".

    Las parejas gay, casadas o en pareja de hecho, jamás pueden concebir un hijo. Necesitan de los vientres de alquiler y de los óvulos donados y congelados, más la fecundación in vitro y la selección eugenésica, que crea una base de 10 embriones manipulados, matados, congelados y anidados en el útero los mejores embriones, con aborto in vitro e in útero para los que están o enfermos o es un gemelo o trillizo que impide el desarrollo del mejor hijo. Y las madres de alquiler son carísimas: los hijos por maternidad subrogada son para gays ricos (hasta 100.000 euros de coste).

    Esta Relatio ataca de frente a las dos fuentes básicas de la vida y el amor: el amor conyugal y paterno-filial, y la reproducción humana natural en recta consciencia.

    Sin tener en cuenta que la tal Relatio se carga sacramentos y mandamientos.

    ResponderEliminar
  19. Cómo el Sínodo de las Familias es el inicio de los últimos tiempos17 de octubre de 2014, 18:59

    --- Mn. Fortea dice:

    "La paciencia de Dios ha llegado a su límite. Un basta ha sonado en el cielo: los segadores ya han sido enviados. Después, habrá un nuevo comienzo y el Evangelio será la ley suprema de esta tierra."

    blogdelpadrefortea.blogspot.com.es/2014/07/y-el-padre-de-todos-dijo-basta.html


    --- Y Fray Nelson Medina, O.P:

    "los tiempos del heroísmo y de la santidad ya llegaron. Ténganlo presente todos, pero muy especialmente los que son o van a ser papás y mamás."

    fraynelson.com/blog/2014/08/23/tomar-conciencia-del-tiempo-presente/#sthash.r5hzsMDw.dpuf


    --- Y el P. Gobbi:

    No os detengáis en fijar vuestra atención en las tinieblas que se hacen cada día más densas, en el pecado que se convierte en norma del comportamiento humano, en el sufrimiento que se acrecentará hasta lo indecible, en el castigo que la humanidad se está forjando con sus propias manos. Estos son los aspectos dolorosos de un gran designio.

    ¡No temáis: la hora está próxima y está a punto de cumplirse todo!


    --- Y Oriana Fallaci habló de la Eurabia y la izquierda antioccidental en:

    La rabia y el orgullo, 2001
    La fuerza de la razón, 2004


    - Oriana Fallaci habla del lobby gay en España, que chatajeó a Zapatero para que aprobara las leyes prohomosexualidad:

    www.elmundo.es/elmundo/2006/09/15/obituarios/1158310056.html


    - En su libro "Oriana Fallaci se entrevista a sí misma - El Apocalipsis":

    "Con la ayuda de la Bestia el Monstruo está ya venciendo... [El matrimonio gay y la adopción de niños por éstos] muestra la prueba definitiva de nuestra autodisolución, del ansia de autodestrucción que devora a Occidente por medio de su cáncer intelectual y moral."


    La gran confusión ya está en marcha, la Iglesia va a quedar a la mínima expresión (Benedicto XVI).

    ResponderEliminar

  20. Gracias por su testimonio mn Custodio.

    ResponderEliminar
  21. No entiendo nada....................el Papa divaga o que

    ResponderEliminar
  22. Recordad que la hoja de ruta de lo que ha pasado la trazó de forma inexorable el papa Francisco en el avión de regreso de Río, aceptación del homosexualismo y de las segundas nupcias y luego buscó el instrumento para introducirlo en la Iglesia: el sínodo de la familia. La doctrina no se modifica oficialmente y se engaña a los confiados fieles afirmando que no hay cambios y se modifica por la Relatio, que es una doctrina paralela. La doctrina evangélica queda como una reliquia.

    Pero aunque el papado haya sido abducido por el mundo, y la iglesia oficial se haya apartado del Evangelio para congraciarse con su cultura, la Iglesia real sigue viva y tendremos pastores que nos ayudarán a mantenernos fieles a Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los ejecutores de la hoja de ruta del papa Francisco para introducir sus objetivos en la Iglesia Católica han sido el cardenal Walter Kasper (aceptación de las segundas nupcias) y el arzobispo Bruno Forte (aceptación del homosexualismo).

      Eliminar
  23. ¿Es este Sínodo el juguete totalitario del Papa? Él ya tiene determinadas las conclusiones y ha puesto las personas adecuadas y las fórmulas precisas para que no se le tuerza su designio. De momento se está saliendo con la suya. Y lo conseguirá de todos modos, porque él tiene el poder absoluto en la Iglesia. Tan absoluto que se puede permitir el lujo de montar la farsa democrática de la encuesta y del sínodo (en el que ya puede hablar uno lo que quiera; pero quedará sepultado en el silencio, porque finalmente es el Papa el que decide qué consta por escrito y qué no). De momento, la hoja de ruta se está cumpliendo según lo previsto: homosexualidad instalada en la Iglesia con los mismos privilegios que en el mundo (¡los homosexuales tienen mucho que aportarle a la Iglesia!)

    ResponderEliminar
  24. Doy gracias a Dios por Vd, que Él le bendiga.

    ResponderEliminar
  25. Sr. Anónimo:

    Recuerde que la Iglesia es la Esposa de Cristo, que Él mismo fundo.

    El Papa es su Vicario en la Tierra, por tanto, no puede hacer lo que quiera. tanto si actua bien como mal, tendrá que rendir cuentas a Dios.

    ResponderEliminar
  26. El Papa, víctima del síndrome de Estocolmo
    A estas alturas ya nadie duda de cuál es la opinión y la voluntad del Papa en cuestiones como la persecución de la pederastia (perfil bajísimo, porque es cosa mayoritariamente de clérigos homosexuales), tratamiento de la homosexualidad y todos sus derivados: equiparación de las parejas homosexuales a las heterosexuales, equiparación gradual de la convivencia sexual al matrimonio (hasta que, gradualmente, le llegue el turno al matrimonio homosexual: es la hoja de ruta); tráfico de embriones y vientres de alquiler para que los homosexuales puedan tener hijos; darle respiro al aborto, para que la moralidad de las parejas heterosexuales esté varios escalones por debajo de la de las parejas homosexuales; desnaturalización del matrimonio católico; aceptación de que todas estas enseñanzas formen parte hoy de la escuela laica, y algún día puedan formar parte de las homilías y de las catequesis.
    Es evidente que el Papa ha convocado el Sínodo (¿de la familia?) para abrirles camino a las estrategias del lobby gay, tan férreamente instalado en el Vaticano como en los estamentos civiles. Y por cardenales interpuestos, está sacando adelante su programa: que, visto todo lo visto, parece milimétricamente diseñado por ese lobby.
    La pregunta pertinente es: dando por supuesta la buena fe del pontífice, ¿no estará siendo víctima de la cautividad en que ha caído, en primer lugar en manos de su superior, el Papa Negro, promotor, junto con su Compañía, de todas las aberraciones en que está cayendo la Iglesia? Y por extensión, ¿no será cautivo del lobby gay vaticano? Un lobby que tantísimo poder ha conseguido, que es capaz de poner y quitar papas y de echar tierra sobre la tan perseguida pederastia (puro instrumentum laboris para deshacerse del Papa molesto y colocar en su lugar al que les era favorable). ¿No será que el pobre Papa está siendo víctima del Síndrome de Estocolmo, y cumpliendo como un autómata la voluntad de sus cautivadores? La fotografía recibiendo complacido la caricia de un mons. Ricca con sonrisa de sátiro, nos lleva en esa dirección.

    ResponderEliminar
  27. Como soltera heterosexual, no me considero discriminada ni ofendida porque se hable de los dones y cualidades de una persona homosexual.
    Este enfoque sobre como acercarse a las personas que practican actos homosexuales, puede llevar a que al menos una sola persona alejada de Dios, se pare a pensar que esas cualidades son dones que Dios le ha dado, que aunque su comportamiento sea un desastre Dios le quiere con locura, y se decida a conocer a Dios.
    Son muchos los caminos que tiene Dios para acercarse a la gente, y el cariño,la paciencia, la acogida y la belleza, es uno. Mientras la Iglesia no diga que lo que era malo, ahora es bueno (cosa que no pasará) , el que se promueva una forma u otra para ir a buscar y acercarse a la oveja perdida, me parece genial.

    ResponderEliminar
  28. No creo que la relatio se refiriera a ningún don relacionado con la práctica homosexual, aunque lo parezca por su mal redactado.

    Lo que posiblemente quisieron decir es que se dan casos en estas parejas homosexuales, al igual que que ya ocurre en esposos, padres, hijos, familiares, parejas, amigos,... que al hallarse con una persona en parecida situación, se cuida al enfermo de forma tan excepcional, que se considera un don.

    En "mi opinión" mn Custodio ironiza sobre la deficiente redacción.

    ResponderEliminar