martes, 22 de julio de 2014

Otro dato demoledor para la Iglesia en Cataluña: El porcentaje de matrimonios canónicos

En escritos anteriores he analizado algunos de los datos demoledores de la Iglesia en Cataluña, estos datos estadísticos que nos sirven para comprobar el nivel religioso de una diócesis o un territorio, dejan en evidencia nuestro territorio como el más secularizado de toda España. Estos datos son: el número de crucecitas en la Declaración de la Renta, en que Cataluña ocupa el último lugar con el 19'95%, 15 puntos porcentuales por debajo de la media española, los alumnos que cursan Religión católica en centros públicos en que Cataluña vuelve a ser la última con sólo el 23,2% frente al 62% de la media española, o el número de seminaristas, donde encontramos a Madrid con 139 seminaristas y Barcelona con 25. Sin olvidarnos de estadísticas puntuales como las parroquias diocesanas que abrieron sus puertas para la confesión durante 24 horas tal como pidió el Santo Padre Francisco para el pasado 28 y 29 de marzo: Madrid 29 - Barcelona 0.

Ahora quiero aportar otro dato durísimo como es el porcentaje de bodas católicas que se realizan en Cataluña, donde volvemos a ser los últimos y que se concreta en un irrisorio 19,4% de las celebraciones matrimoniales. La media española está en el 37,4%, es decir 18 puntos porcentuales por encima. Madrid, una comunidad sociológicamente similar a Cataluña se queda en el 36,9%, tan sólo 0,5 puntos por debajo de la media española. En otras comunidades como Extremadura se alcanza el 57,4%, o en Caastilla-La Mancha el 51,1. Incluso las Vascongadas que también suelen tener datos catastróficos, alcanza el 29,7% que aunque está muy por debajo de la media española, está 10 puntos por encima de Cataluña.

Pero todavía hay mas datos preocupantes en este tema. En 26 años se ha pasado de un 76% de matrimonios católicos en Cataluña, al actual del 19,4 de 2012. Pero lo peor de todo es que la media de descenso es de un 3% anual, por lo que estos datos aplicados al 2014 aún són sensiblemente peores.

Esta es la triste realidad que tenemos en Cataluña, mientras una buena parte del Clero, de los religiosos y religiosas, tan sólo están preocupados por el "Dret a decidir" o por "l'Escola catalana", promocionando actos contra el ministro Wert, nuestras diócesis se están convirtiento en uno de los territorios más descristianizados de Europa. 

Una Iglesia que se preocupa por cuestiones identitarias o políticas, que presume de desafiar el Magisterio de la Iglesia, que no es acogedora con los inmigrantes que no hablan catalán, está condenada al fracaso más absoluto. Pero una Iglesia que se preocupa por la Evangelización, que promociona los movimientos y grupos que realmente dan frutos espirituales, esa Iglesia, por mucha descristianización que haya saldrá adelante.

El caso más preocupante es el de Barcelona, la diócesis más importante en cuanto a número de posibles fieles y por tanto totalmente determinante en los números finales de estas estadísticas. Algunos obispos catalanes han dado tímidos pasos adelante, pero mientras todo esto sucede, n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach, conocedor de estos escandalosos datos, se dedica únicamente a hacer fuegos de artificio y actuaciones de cara a la galería , que no sirven absolutamente para nada, más que para promocionar a sus protegidos. Léase la Facultad Gaudí (Historia Eclesiástica, Arqueología y Arte Cristiano) de la que nos hablaba el domingo nuestro Prudentius de Bárcino, la Escuela Diocesana de Evangelización, con el Rvdo Morlans sólo en el desierto, el Congreso de Grandes Ciudades, donde los ponentes critican a la misma Iglesia ante la sonrisa permanente de nuestro arzobispo, etcètera, etcètera...

Me queda todavía algún datos escalofriante como el rídiculo 6,8% de los catalanes que se declaran "católicos practicantes", pero esto lo dejaremos para otra ocasión.

Antoninus Pius

17 comentarios:

  1. Alguien me comentó que en Catalunya la principal religión es el Barça y estos datos parecen darle la razón...

    ResponderEliminar
  2. Es que aquí tenemos la iglesia catalana, más sencilla y más nuestra así nos preocupamos por el idioma, un poquito de mobbing al que no sigue las consignas del consejo parroquial ser buenos y convergentes con quienes van y hacen leyes inicuas, hacer país, etc. y no toca LOS 5 MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA CATÓLICA.
    (Según el Catecismo de la Iglesia Católica #2041-2043). Son estos: El primer mandamiento (oír misa entera los domingos y fiestas de precepto) exige a los fieles participar en la celebración eucarística, en la que se reúne la comunidad cristiana, el día en que conmemora la Resurrección del Señor, y en aquellas principales fiestas litúrgicas que conmemoran los misterios del Señor, la Virgen María y los santos.

    El segundo mandamiento (confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar) asegura la preparación para la Eucaristía mediante la recepción del sacramento de la Reconciliación, que continúa la obra de conversión y de perdón del Bautismo.

    El tercer mandamiento (comulgar por Pascua de Resurrección) garantiza un mínimo en la recepción del Cuerpo y la Sangre del Señor en relación con el tiempo de Pascua, origen y centro de la liturgia cristiana.

    El cuarto mandamiento (ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Santa Madre Iglesia) asegura los tiempos de ascesis y de penitencia que nos preparan para las fiestas litúrgicas; contribuyen a hacernos adquirir el dominio sobre nuestros instintos y la libertad del corazón.

    El quinto mandamiento (ayudar a la Iglesia en sus necesidades) señala la obligación de ayudar, cada uno según su capacidad, a subvenir a las necesidades materiales de la Iglesia.

    Enseñan a practicar los Mandamientos al catecúmeno? O Jesús es nuestro amiguete del alma que todo perdona por la cara?

    Generalizar es malo, pero a veces el cabreo que coge uno al ver ciertas cosas las suele generalizar, perdón por la expresión aunque esta página la leen personas mayores.

    Gracias a los sacerdotes que dignifican el ser "otro Cristo" Dios los guarden y aumenten para que los fieles, si no son más en número lo sean en calidad y resalten por su amor y comunión en la verdadera Iglesia.

    ResponderEliminar
  3. Hechos que demuestran lo dicho por Antoninus Pius (lo peor aún no ha llegado) -i/ii-23 de julio de 2014, 0:38

    1. Pablo d'Ors, sacerdote, estuvo en la tertulia de Catalunya Ràdio "Líquids, l'estiu de l'Oracle", hablando sobre el silencio ("El silenci"). Parece ser que estuvo en la macrosesión meditativa organizada en el Arco de Triunfo hace unos meses por Thich Nhat Hanh, un maestro zen vietnamita.

    Este sacerdote ejemplariza un método espiritiual no católico que es una piedra de tropiezo, derrumbe y porrazo espiritual de muchos sacerdotes y religiosos: Xavier Melloni (jesuita nuevaerano de la Cova de Manresa) o Berta Meneses (religiosa filipense y maestra zen del colegio Lurdes Barcelona): meditar con la mente en blanco y en silencio nunca jamás formó, forma o formará parte de la tradición y la esencia meditativa del catolicismo.

    San Francisco de Sales, en "Introducción a la vida devota", o los "Ejercicios Espirituales" de San Ignacio, tienen desde el minuto 0 a tres personas presentes en su meditación: a la persona de Cristo, a la persona del Espíritu Santo y a la Iglesia, esposa y cuerpo de Cristo. Y dejar la mente en blanco y en silencio es dejar expuesta el alma y la psique a las especies intelectivas del demonio: mociones satánicas, imágenes diabólicas...

    En definitiva: la meditación espiritual católica jamás es antropocéntrica o cosmocéntrica (dos criaturas de Dios), sino que es cristocéntrica, pneumatocéntrica (¿quién es la gracia? el Espíritu Santo) y eclesiocéntrica.

    Por esta razón, la Iglesia es una sociedad perfecta: es la única montaña que tiene el único verdadero camino que lleva a la cima de la única verdad y la única vida eterna. No necesita en absoluto de otras religiones, de ninguna para nada, porque carecen de Jesús y del Espíritu Santo, los únicos maestros.

    O en la meditación están agregadas y asociadas estas tres personas o sólo está el demonio concurrente con todo su poder diabólico de ángel apostático, en su plena condición padre del homicidio (condenación eterna) y de la mentira.

    Para nada sirve el silencio, la nada, el olvido y el vacío, conceptos que forman parte del budismo para la finalidad de su falsa liberación en el no-ser, el nirvana.

    El documento vaticano “Jesucristo, portador del agua de la vida. Una reflexión cristiana sobre la “Nueva Era” afirma que las tradiciones que integran la Nueva Era están el budismo zen y el yoga (2.1). Por su parte, el padre indio Manjackal, escribió el documento "El Yoga en la filosofía y en la práctica es incompatible con el Cristianismo".

    Conclusión: hay que huir de la Nueva Era en todas sus facetas, sobre todo de la espiritualidad oriental (yoga, zen, sufismo) y de otros artilugios (eneagrama, reiki, que parece practicar sor Forcades).

    Y me sorprende que el sacerdote Pablo d'Ors (parece ser claretiano), con semejante biografía (es.wikipedia.org/wiki/Pablo_d%27Ors) tenga tal desvío doctrinal católico: no es mística ni espiritualidad católica, es sincretismo.

    Como Forcades, hace válido aquello de “ocultaste estas cosas a los sabios”.

    www.catradio.cat/audio/812726/El-silenci

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déu meu, escriure que l'oració en silenci "nunca jamás formó, forma o formará parte de la tradición y la esencia meditativa del catolicismo" és gairebé de traca i mocador. Però ja se sap que la ignorància és tot sovint quelcom molt atrevit i ple d'inconsciència.

      Eliminar
    2. Existe un libro de espiritualidad cristiana de la Edad Media, anterior a la Devotio Moderna, titulado La nube del no saber, en la que postula dejar la mente vacía en la meditación para que el alma pueda ser llenada por el Todo. Aunque no es un libro muy conocido, forma parte del patrimonio espiritual del Cristianismo, y la Iglesia nunca prohibió su lectura. Está traducido a muchos idiomas y en catalán puede encontrarse en la serie Clàssics del Cristianisme.

      Eliminar
    3. Hechos que demuestran lo dicho por Antoninus Pius (lo peor aún no ha llegado) 123 de julio de 2014, 18:32

      La oración, meditación, contemplación, alabanza y adoración católicas son siempre y necesariamente dirigidas a la presencia principalmente de una persona mística, Jesucristo (hay oraciones a Dios Padre y Espíritu Santo, a la Virgen, los ángeles y los santos, a las benditas almas del purgatorio); la oración y meditación católicas se efectúan, por tanto, ante la presencia de la persona mística de Jesús, o sea, obligatoriamente son cristocéntricas. La oración católica es cristocéntrica o no es oración; será otra cosa, pero no es oración, ni meditación, contemplación, alabanza, petición o adoración.

      La imprescindible presencialidad de la personalidad divina en la oración católica se demuestra en la oración del Padre Nuestro: [Presencia sagrada de la persona del] Padre Nuestro que estás [presente] en el Cielo, santo el Nombre [de tu persona sagrada], venga a nosotros [la presencia de] tu Reino, hágase [presente entre nosotros] tu Voluntad, así [se haga presente] en la Tierra como [presente] en el Cielo. El pan nuestro de cada día [preséntanoslo] dánoslo el día de hoy...

      En el orientalismo católico y ortodoxo, así como en la mística medieval occidental, hay diversas místicas: de los 15 años de soledad de María después de la muerte de Jesús, de los 18 años de vida oculta de Jesús después de cumplir los 12 años (hay monjes y laicos que viven “ocultos” durante 18 años), la mística de la nube (de la Transfiguración), la oración de la noche (que hacía Jesús según los Evangelios y que implica un triple silencio: de personas, de ruido y de luz), la mística de la ascética del infierno (alcanzar la ataraxia o impertubabilidad y serenidad del alma meditando incluso en medio del ruido del infierno), la mística del despojo, la esclavitud en la obediencia y la renuncia total (se hizo obediente hasta ser esclavo)...

      Pero todas estas místicas (silencio, soledad, ocultación, hacerse nada, esclavitud, despojamiento, nube, noche, reclusión, meditación en el infierno...) son instrumentales, sirven al fin esencial: la presencia de la persona de Cristo.

      La mística y espiritualidad de la Nueva Era están fundamentadas en el orientalismo, sobre todo el budismo. La esencia del budismo es el no-ser, el vacío, porque es la única forma de desprenderse de todo tipo de ilusión (persona, cuerpo, mente, alma, Dios, sociedad, mundo, cosmos) que causa el ciclo interminable de reencarnaciones y de permitir el acceso a la anhelada liberación o nirvana, que por esencia es impersonal. El catolicismo es personalista y cristocéntrico (resurrección del cuerpo; todo centrado en Jesús), el orientalismo es impersonal y antropocéntrico y cosmocéntrico (la liberación impersonal a través de unos medios técnicos de respiración, posturas, gestos...).

      El peligro de la Nueva Era es doble: confía en dos criaturas necesitadas de redención, el hombre y la Naturaleza (energías o fuerzas, respiracionismo), y centra su confianza en ellas: antropocentrismo y cosmocentrismo. El católico tiene suficiente con la persona redentora de Jesús, porque como buen esposo, da todo a su Iglesia, que es sociedad perfecta: nada le falta, nada le sobra.

      Eliminar
    4. Hechos que demuestran lo dicho por Antoninus Pius (lo peor aún no ha llegado) 223 de julio de 2014, 18:33

      El desconocimiento de la Nueva Era se demuestra en el reciente Congreso Internacional de Pastoral de las Grandes Ciudades. El cardenal Sistach ha reconocido la necesidad de practicar un diálogo en humildad con las espiritualidades y terapias alternativas. ¡Craso error!. Estudiosos, místicos y profetas de hoy están de acuerdo en que la Nueva Era, en cualquiera de sus ramas, destruye totalmente a las comunidades parroquiales y congregacionales: eneagrama, reiki, yoga, zen...

      Además, representa desconocer el segundo de los dos ejes básicos del catolicismo: el eje de la economía de la salvación con el eje de la escatología apocalíptica de 2 Tesalonicenses 2: la indisoluble asociación de la apostasía con el anticristo, que en cada generación está presente en tipo-figura, hasta el momento en que aparecerá como hecho histórico.

      Hoy la Iglesia Tarraconense debe de luchar contra los tiempos previos a la llegada del Anticristo: la Nueva Era, la ideología de género, el sincretismo religioso y filosófico producto de la globalización, la apostasía creciente, el falso mesianismo del Reino económico y político en la Tierra...

      Y los obispos catalanes desconocen las características de los signos de los tiempos. La apostasía se da entre los consagrados (obispos, sacerdotes y diáconos; religiosos; teólogos) como en el Pueblo de Dios; y el Anticristo es “en lugar de Cristo” (1 Juan 2 y 22); imagen de la Bestia del Mar como analogía de la imagen de Cristo (Ap 13); linaje de la serpiente-hijo del diablo (Gén. 3); Padre de la Mentira (Jn 8) y mentiroso (1 Jn 2), hábil en engaños (Dan. 8); Hijo de la perdición (2 Tes 2); el Impío, hombre de pecado sin ley (2 Tes 2); profanador e impío (Eze 21); desolador (Dan 9); Tirano de Babilonia y dominador con ira de las naciones, bastón de déspotas, opresores e impíos (Is 14); destructor de los gentiles (Jer 4); hombre malo y violento (Salmo 140); enemigo cruel (Jer 30).

      Así, los elegidos, el Pueblo de Dios, será engañado fácilmente con sus sincretismos espirituales y espiritualidades cósmicas y biofísicas, por la habilidad y atracción irresistible de su elocuencia verbal, por los falsos signos, prodigios y pseudomilagros que realizará, por los sofismas de su falsa sabiduría, por las engañosas esperanzas que dará.

      Más terrible aún es que nuestros obispos catalanes ya no saben que luchan contra las potencias demoníacas, espíritus de ciencia, intelecto, entendimiento y sabiduría de la antiteología. Ello se vuelve a demostrar por su ignorancia o dejación en la práctica de los exorcismos, la confesión, la comunión de los santos, la intercesión, y los sacramentales (aceite, sal, agua, cruces, estampas). El agente espiritual por excelencia del mal, el demonio, “no les consta” porque están abonados a la teología progresista: por esta razón, no comprenden los sucesos del mundo porque han eliminado el principal actor del mal del mundo, satanás.

      Eliminar
  4. Hechos que demuestran lo dicho por Antoninus Pius (lo peor aún no ha llegado) -ii/ii-23 de julio de 2014, 0:41

    2. Teresa Forcades ha participado este lunes en el programa de Catalunya Ràdio "El cafè de les dones sàvies" con Joan Barril.

    www.catradio.cat/programa/1643/El-Cafe-de-les-dones-savies

    Tenemos la suerte de disfrutar durante estos años, gracias a la tolerancia e inactividad de sus dos superiores, la abadesa M. Montserrat Viñas y el obispo de Sant Feliu Agustí Cortés, de un curso acelerado de teología y espiritualidad católica, simplemente oyéndola y leyéndola, mirando el Catecismo, y ver sus barbaridades de fe y moral.

    Además, nos permite aportar una prueba fehaciente de los dislates de la teología nacionalprogresista nuevaerana de la Tarraconense, que es seguida por muchos laicos, sacerdotes, diáconos, religiosos y teólogos.

    También nos ratifica la evidencia de que el nacionalprogresismo eclesial tarraconense lleva implícito el sello demoníaco del plan satánico de desestructuración de la vida, familia, matrimonio y sociedad que lucha contra el diseño divinos (carta de Francisco a las religiosas carmelitas bonaerenses, 22 junio 2010).

    Finalmente, nos refrenda la cercanía de la gran apostasía eclesial y social descrita por San Pablo en 2 Tesalonicenses 2, y la inmediata venida del Anticristo (como mínimo en tipo-figura bajo la forma del nacionalprogresismo). Gracias, M. Viñas y Mons. Agustí.

    Forcades parte de un error de base garrafal y morrocotudo: en este programa, parece afirmar un aserto circular, que el único acto libre es el acto de amor, que cada persona concreta según su entender; sólo cuando uno actúa en libertad, entonces realiza un acto de amor, y esto es ser libre: el amor nos hace libres.

    Ello contradice totalmente a Jesús: sólo partiendo de la verdad (la ley de Dios) nos hacemos libres, nos liberamos del pecado (atentar a los 10 mandamientos descritos por la Iglesia) y no recibimos la paga del pecado que nos da el diablo por pecar: la segunda muerte y el miedo permanente a la misma.

    Además, la Iglesia define el amor como un acto de la voluntad (no del sentimiento) por el cual queremos el bien de Dios, el prójimo y nosotros mismos, las tres cosas a la vez: Dios, el otro y yo. Por eso dijo San Juan: "quien ama cumple los mandamientos" (o sea, no dijo "quien ama es libre de violar y retorcer el cuello de la ley de Dios y de la ley de la Iglesia").

    Todo cuadra, todo es lógico: si para Forcades la verdad nunca nos hace libres, y si sólo el amor nos hace libres, entonces todo vale, y por eso, considera todas las relaciones de género y el amor homosexual como un pleno y santo sacramento del Amor de Dios:

    www.pikaramagazine.com/2014/01/cuando-no-obedeces-a-intereses-claros-eres-incomoda-para-unos-y-otros/

    evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2014/07/22/una-religiosa-las-relaciones-del-mismo-genero-son-un-sacramento-del-amor-de-dios/

    thewildreed.blogspot.com.es/2014/07/sister-teresa-forcades-thoughts-on.html

    ResponderEliminar
  5. Y muchas de las bodas que se celebran son una pantomima litúrgica, que es otro mal del clero catalán en general y del barcelonés en particular. Vivimos en una iglesia en la que los ritos poco importan y los inventos están al orden del día,
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  6. Sr. Antoninus Pius es muy triste que Cataluña que es pionera en tantas cosas buenas, su pueblo, en general, haya perdido en sentido de nuestra relación con Dios.

    Pero es más triste todavía no darse cuenta de que Dios nos AMA con infinito AMOR y no es correspondido por la mayor parte de fieles bautizados, con nuestro agradecmiento, siendo lo más fieles posibles a Decálogo, verdadero tratado de amor, libertad y relación con Dios.

    Los Sacramentos, que son DONES que Jesucristo nos dejó para nuestra salvación, los hemos convertido como si fueran unos "derechos" que el ser humano tiene.

    Asi por ejemplo es un don o una gracia que Dios nos concede al recibir el sacramento del Bautismo de pertenecer a su Iglesia, no es un derecho que tengamos a ser bautizados y por ello tenemos que mostrrarle nuestro agradecimiento procurando hacer su vuluntad.

    Con frecuencia se escucha la broma de algunos que dicen que el matrimonio es como la "Divina Comedia" al revés. La Divina Comedia del poeta Dante tiene tres partes: infierno, purgatorio y cielo. Los bromistas afirman que el matrimonio comienza con un cielo, sigue un purgatorio y termina en un infierno. Esta broma denota algo trágico que está minando nuestra sociedad: la crisis en los matrimonios, que está dando por resultado un sinnúmero de personas frustradas y de hijos con serios traumas.

    En el primer capítulo del Génesis, la Biblia nos dice cómo Dios creó al hombre; pero, apesar que lo rodeaban muchas cosas, había soledad en su corazón. "No está bien que el hombre esté sólo" -Dijo Dios-; y le regaló una compañera. Según las palabras de la Biblia, para que fuera una "ayuda adecuada". Vibró entonces el primer poema de amor en el mundo; Adán exclamó: "¡Esta sí que es carne de mi carne!". Añade la Biblia: "Hombre y mujer los creó; los bendijo y les dijo: Crezcan y multiplínquense". "

    Cuando la Iglesia celebra un matrimonio, pretende repetir la escena bíblica de la bendición de Dios para el hombre y la mujer.

    El matrimonio, querido por Dios desde la creación del hombre, adquiere con la venida de Cristo, una elevación sobrenatural, fuente de grandes bendiciones.

    La máxima novedad del matrimonio cristiano, consiste en que la unión conyugal entre los bautizados representa la unión de Cristo con la Iglesia.

    Hay algo particular en este sacramento con respecto a los demás. En el bautismo el ministro es un sacerdote, en la eucaristía es un sacerdote como en la reconciliación. En el matrimonio los ministros del sacramento son los novios. Son ellos los que "se casan"; el sacerdote no los casa; el sacerdote únicamente es representante de la Iglesia, un testigo. El compromiso se verifica de una manera muy sencilla, por medio de unas palabras un "SI", que ellos han venido repitiendo el uno al otro muchas veces.

    Para llegar al sacramento del matrimonio debe existir la base de un serio, período de conocimiento mutuo de los novios y de reflexión delante de Dios. Es muy importante que los novios tengan los mismo ideales (un mismo pensar y un mismo sentir sociales y los mismos sentimientos religiosos, porque muchas veces estas diferencias (entre otras) son causa de rupturas.

    Cuanto más desigualdad hay entre futuros esposos, tanto más hay que prolongar el noviazgo para acortar distancias. Hay que saber morir al propio egoísmo, saber perdonar día a día y no ir archivando en los profundo de lo subconsciente todo un sinnúmero de páginas negras y de malos recuerdos, que impiden amar y alejan a marido y mujer.

    Por ser el matrimonio indisoluble, no se admite el divorcio. Pero dadas las circunstancias graves, es posible, y a veces aconsejable, la separación. Naturalmente, los esposos bien casados, que viven separados, no pueden volverse a casar, mientras uno de ellos viva. La Iglesia ha estado siempre persuadida de que, conforme a la Palabra del Señor (Mt 19,6), no tiene poder para disolver el matrimonio correctamente celebrado.

    ResponderEliminar
  7. He leído el artículo de Antonius Pius como suma atención y desencanto. Cómo es posible que vayan ocurriendo todos estos hechos totalmente nefastos para nuestra querida Iglesia católica y los responsables ante Dios y los hombres, no se inmuten ni pongan fin a tal atropello doctrinal. Quizás somos nosotros los que estamos en el error y no nos damos cuenta?.Personalmente creo y estoy convencido que nosotros, los católicos que amamos a nuestra Iglesia, tenemos la razón y deseamos seguir siendo guiados por Santos y devotos sacerdotes. Después he seguido, lógicamente, la lectura de todos y cada uno de los comentarios que ha suscitado el artículo y me he sentido íntegramente de acuerdo en su totalidad por la aportación de documentación de quienes escriben. Pidamos a María Auxiliadora que ayude a su Iglesia, a los obispos, a los sacerdotes y a todos los que deseamos seguir a Jesucristo, para que la amen tanto como el gran sacerdote San Juan Bosco. Amén.

    ResponderEliminar
  8. Estic d'acord amb l'essència d'aquest article i del comentari que diu que la principal religió de Catalunya és el Barça: és realment així. Si quan Guardiola era l'entrenador, només va faltar que el fessin arquebisbe de Barcelona... A la deessa Catalunya se li sacrifica tot en aquesta terra i ai de qui gosi anar-hi en contra!

    ResponderEliminar
  9. Otro Cardenal ya habría dimitido. Aquí ni eso.
    Sr Morros no ha leído a Sta. Teresa ni a San Juan de la Cruz, "Silencio" si tener en mente a Dios es una aberración.

    ResponderEliminar
  10. Alguien tiene una solución ? Pues esto cada vez se pone más difícil. Se ha roto la correa de trasmisión de la fe en las familias. Dios aprieta pero no caigamos en desanimo El Señor no nos dejará, siempre estará presente en nuestras comunidades cristianas. Pidamos al Señor por medio de María su Madre que no se olvide de esta tierra catalana.

    ResponderEliminar
  11. En Cataluña se adoran mayoritariamente dos ídolos o dioses: el Bar$a y Catalunya-Nació, esta religión dual es propagada por medios muy potentes: TV3, 8TV, Catalunya Ràdio, RAC 1, La Vanguadria, El Punt Avui, Ara, televisiones y premsa local subvencionada a dojo. Por eso la religión católica y en general las religiones hacen mucho resistiendo, pues luchan contra gigantes apoyados por los dirigentes políticos. En el fondo muchos sacerdotes y religiosos de "casa nostra" adoran más a la Pàtria Estelada que no pas a Dios Nuestro Señor, al que deben considerar como algo trasnochado, arcaico y españoloide. AMÉN!!!

    ResponderEliminar

  12. Per entrar més en detall, crec que una de les possibles raons és que l'Església a Catalunya no du a terme cap lideratge. En altres parts d'Espanya no va "sobrada" però al menys en la qüestió de l'avortament, té les idees clares i les expressa. A Catalunya, en canvi, fins i tot aquest tema de l'avortament no li serveix per emprendre un lideratge (més aviat en contra: les veus més estimades de l'església catalana als mitjans catalans són les veus discordants amb el magisteri de l´Església en matèria d'avortament).

    Així doncs, la gent sent que l'església a Catalunya no té gaire res a dir ni du a terme un lideratge clar en cap tema. És com si demanara ser oblidada i, clar, s'obliden d'ella.

    En el tema del nacionalisme, és clar que un grapat de "mandos intermedios" fan de comparsa a allò del "procés" i del "dret a decidir" mentres que el grans jefes intenten estar "en misa y repicando". És a dir, tampoc cap pronunciament clar. Si de cas, si algú es manifesta, és per fer seguidisme i ad maiorem gloriam del lideratge independentista que avui marca l'agenda a Catalunya.

    Cal molta, però molta, Fe per seguir a una església, la catalana, que no té vocació de lideratge en cap aspecte. I així estem.

    ResponderEliminar
  13. En mi ppnión la Iglesia católica en Cataluña va camino de ser una iglesia catalana; el nacionalismo catalán no sólo rechaza todo lo que tenga que ver con España, también rechaza al Vaticano. No retornan las piezas religiosas de Aragón.
    El futuro de la iglesia en Cataluña es muy incierto.

    ResponderEliminar