domingo, 1 de junio de 2014

Homilia en la Fiesta del Beato Pere Tarrés i Claret

Cada 30 de mayo se celebra la fiesta del ya Beato sacerdote catalán Pere Tarrés i Claret. Su sepulcro es venerado en la Parroquia de Sant Vicenç del tradicional barrio barcelonés de Sarrià. Su proceso de canonización, que progresa a buen ritmo, parece no estar entre las prioridades pastorales y evangelizadoras de nuestro Cardenal. Este año ha presidido la eucaristía de la fiesta el Dr. Pere Montagut, arcipreste de Sarrià y Director del Instituto de Teología Espiritual de Barcelona. Por su interés ofrecemos aquí la homilía pronunciada y que uno de nuestros intrépidos reporteros (allí presente) pudo obtener de forma piadosa. La traducción del catalán corre a cargo de nuestros servicios.

Homilía en la Fiesta del Beato Pere Tarrés i Claret
Sant Vicenç de Sarrià, 30 de mayo de 2014

Queridos hermanos

La acción de gracias de la Iglesia nos ha convocado hoy en la fiesta litúrgica del Beato Pere Tarrés i Claret. Siempre que celebramos los santos misterios suplicamos que la gloria no se nos dé a nosotros sino que la reciba aquel que es el gozo y la corona de todos los Santos, nuestro Señor Jesucristo.

Lo celebramos y lo gustamos en la fe profesada de forma que todos los sentidos espirituales se abran a esa gracia que nos conforma al seguimiento y a la imitación de Cristo. Sabemos bien que esta apertura no depende de nuestras decisiones pero que es posible cuando colaboramos con diligencia para disminuir los obstáculos que encuentra la santidad más ordinaria. Cortar la cizaña que deteriora el propósito que contiene la Palabra de Dios; afrontar las rebeliones que apagan el fuego interior que deja la presencia divina; no convivir con las malas hierbas que crecen con al finalidad de desfigurar el jardín de Dios que es el santuario del alma.

Suplicar la fortaleza apostólica en las oraciones propias de esta celebración nos transporta a la belleza cristiana de la existencia humana del Dr. Tarrés. Un itinerario de vida que se nos presenta como un modelo y un ejemplo con el fin de reavivar la sabia nueva de la fe que profesamos y que podríamos descubrir de tres formas: en la hora histórica que vivimos, en el talante eclesial del momento presente, así como en la liberación de los complejos que hacen de nuestro catolicismo un anuncio miedoso y relajado que a menudo deja de creer en las capacidades poderosas que contiene para levantar el mundo hacia Dios.

Nunca fuera de la historia. Dios entra en el tejido de las conciencias y de las culturas para poner de manifiesto la obra del Espíritu Santo. Esto es: hacer de todas las naciones un solo pueblo, el nuevo pueblo de Dios, que tiene como meta, su reino; como estado, la libertad de sus hijos; como ley, el precepto del amor. El Dr. Tarrés acogió tan limpiamente los dones de Dios que no soñó otra pasión que no fuera la de elevar, por encima de cualquier otra enseña, el estandarte de la Cruz en medio del pueblo catalán. Y todo, para salir del desbarajuste social de todos los tiempos como fruto de la falta del reinado de Jesucristo entre nosotros.

La inspiración apostólica marca el talante eclesial de los servidores de Dios. San Pablo, hablaba a los Colosenses (Col 1,2-29 ) de los trabajos y luchas constantes consecuencia de la misión encomendada de llevar muchos hacia Cristo. Nuestro querido Beato también pasó por este mismo celo: servir los sagrados intereses del Redentor. Con un sentido fuerte y sublime de la presencia de Dios, favoreciendo los impulsos de la gracia, sin reservas, trabajando por su gloria... nos decía que podemos ser instrumentos desafinados, sí; quizás incluso con nuestro propio fracaso, también; pero convencidos de que comiendo el pan de los fuertes, asumiendo la bienaventurada lucha secreta y sacrificada de la vida cristiana, acabará por resplandecer "el apostolado de la alegría". Es el júbilo que todo lo atrae, porque en la vida en Cristo todo es alegría, todo es grandeza. 

Mientras muchos de nuestros conciudadanos viven de cara al mundo y nada más, ¡seamos Iglesia del Señor! Acerquemos a la escuela del conocimiento de Dios a tantos como podamos. Abramos horizontes de eternidad, enjugando lágrimas, vendando heridas, aplicando siempre y en todo lugar el bálsamo regenerador de la plenitud de una vida más evangélica.

Mn. Pere Montagut
Con la viva intercesión del Beato Pere Tarrés aún podemos implorar otra gracia: la de superar los complejos que a menudo nos dominan. Nos decía el Salmista (Salmo 39) que el gozo de la salvación es un impulso irresistible. De la mano del Evangelio que acabamos de proclamar presentimos que una cosecha abundante nos espera entre las multitudes (cf. Mt 9,35-38 ). No tenemos miedo de nada porque nos sostiene la piedra angular de la verdadera humanidad y tenemos al alcance la fuente de todos los heroísmos.

En sus días, el Dr. Tarrés, ya observó "la enorme masa de católicos que han perdido su sentido de catolicismo". Pero no nos quedemos en esta simple constatación. Pecaríamos contra la Verdad pura que se abre paso por sí misma. Avancemos, pues, por los caminos del mundo que Dios ama, con la frente bien alta, ágiles y conscientes de ser instrumentos de salvación, como le gustaba decir a nuestro Beato: "hombres de Dios, enamorados de Dios, locos, amigos, por la causa de Dios".

Queridos, por el milagro del amor eucarístico y en el mejor espíritu del Dr. Tarrés, Jesús vuelve a ser ahora "nuestra pasión, nuestra locura, nuestro todo". Es la hora de la ofrenda de valor incomparable, la que merece ser rogada desde nuestros corazones marianos, en Barcelona y en toda la Iglesia, cada uno desde su vocación y estado de vida. Y siempre agradecidos por el buen olor que nuestro médico, apóstol y sacerdote dejó entre nosotros. Ahora el alma se enciende con fervor y deseos renovados de correr por los caminos de la santidad. Que nuestra identificación con Cristo llegue a ser tal y como la cantamos en los gozos del Beato: La faz de Dios en él descansa y la irradia por las calles, hermanados damos alabanza al bienaventurado Pere Tarrés.

11 comentarios:

  1. Recomiendo a todos y en especial a los que llevan la cubana o tejana (ellos la llaman estelada) que lean y mediten el libro escrito por el beato Pere Tarres, "Diari de guerra" esta en castellano y catalán, su precio son 5 euros, por supuesto no esta en las librerías de la New Age como Claret.
    Son sus escritos que a modo de diario realizo en la guerra civil, él perseguido por ser católico por las huestes de Companys viendo como asesinaban a sus amigos, como destrozaban su casa y atemorizaban a su madre y hermana no dudo en presentarse al Ejercito Popular de la República (Lo de Popular es una imposición de los socialistas a imitación de la URSS) saliendo de sus escondite cuando su quinta fue llamada, Su lucha diaria por rezar y formarse como católico, el darse a los demás en su condición de médico a pesar que sabia que eran asesinos de sacerdotes muchos de ellos. Es un escrito muy formativo y para imitar, como todo lo que escriben los santos

    ResponderEliminar


  2. Mn. Montagut, gracias por esa homilia en la fiesta del Beato Pere Tarrés y sus palabras: "¡seamos Iglesia del Señor! "

    Mons. Jaume Pujol Balcells, Arzobispo de Tarragona, tiene un bello relato de su fígura.

    El recuerdo del médico y sacerdote Pere Tarrés (1905-1950), beatificado en 2004, está muy presente en Manresa, su ciudad de nacimiento; Barcelona, donde se encuentra enterrado en la iglesia de Sarrià; en Núria y otros parajes, que fueron testigos de su amor por el excursionismo y las montañas. Durante la Guerra Civil estuvo movilizado como médico militar y acompañaba a los soldados en los alrededores de Garcia, en el Baix Ebre cuando llegó la Navidad. En aquellos días el frente estaba tranquilo, aunque veían pasar sobre sus cabezas los bombarderos que iban en dirección a Barcelona.

    En estas circunstancias fue llamado de una masía en la que se hallaba enfermo un niño de dos años. El doctor Tarrés, cuya espiritualidad chocaba con la brutalidad y las blasfemias de muchos compañeros de batallón, recordaba —después que atendió a aquel niño— que lo besó como si fuera imagen del Divino Niño, al que aquel año no podría adorar por Navidad. Fue su modo de celebrar aquella Navidad tan especial como inolvidable. Días después, lo mismo que sus compañeros, los combates les alcanzaron y tuvieron que huir a toda prisa hacia la sierra del Montsant, desde donde emprendieron la retirada, primero a Falset y luego a Tarragona y El Vendrell.

    Me he entretenido en el testimonio que dejó el propio Tarrés en su Mi Diario de guerra, con la mirada puesta en el nacimiento de Jesús en Belén, que en su caso se vio representado por aquel niño pequeño en una masía perdida. Como aquel joven médico, nosotros estamos invitados estos días por la Iglesia a tener presente el gran misterio de nuestra salvación. El Mesías anunciado durante cientos de años por los profetas, nació en un establo. No podía escoger un lugar más humilde. Es como si se hubiera propuesto venir de incógnito para no ser reconocido.

    Esta sencillez desconcertante —el Rey del mundo que no encuentra posada— es una gran lección para nosotros. Nos ayuda a desprendernos de nuestros caprichos egoístas y ambiciones poco nobles. Y al mismo tiempo nos empuja a ayudar a las personas más pobres, que quizá no tienen techo donde cobijarse, o no tienen comida, o trabajo para sustentar a su familia. ¡Cuánto sufrirían María y José —como lo haría cualquier padre—, al no encontrar un lugar para el reposo y unas mínimas seguridades en aquella situación angustiosa! Y ¡qué consuelo tendrían cuando los pastores y los Magos acudieron a adorar a Aquel que había nacido y llevarle algunos presentes!

    En estas fechas navideñas nos hacemos regalos unos a otros. Pero no olvidemos el obsequio que nos pide Dios: el regalo de arrodillarnos también nosotros ante Jesús que acaba de nacer. Seguramente es lo que vimos hacer a nuestros padres y abuelos. Cada generación ha adorado a Jesucristo acunado en un pesebre, y ahora nos toca a nosotros. Vivir la Navidad en familia, reuniéndonos todos, y vivirla en solidaridad con los más necesitados, es el modo cristiano de celebrar estos días. Que para cada uno de nosotros esta Navidad sea inolvidable. Que, como el beato Pere Tarrés, entre bombardeos (en nuestro caso de planes y atracciones), sepamos ver en los otros el rostro de Cristo.

    † Jaume Pujol Balcells
    Arzobispo metropolitano de Tarragona y Primado

    ResponderEliminar
  3. Residí en Manresa durante unos dos años en casa de una hospedera, cerca del paseo de Pedro III, la cual me dijo que los muebles fueron elegidos y comprados por Pere Tarrés.

    Muebles del estilo de la época, sólidos, duraderos (ay, los de hoy), austeros, sobrios, elegantes.

    Quizás Dios se lo llevó como intercesor de su Iglesia en Barcelona, y creo que sin su ayuda espiritual, el desastre eclesial actual podría haber sido peor.

    ¿GG lo podría tener como patrón, intercesor, de su sitio?

    Pasó la guerra civil, y según la profecía de Rouco, y tal como estamos viendo (auge de la guerrilla urbana anarco-libertaria de Can Vies heredera de la CNT-FAI, irrupción del neocomunismo estalinista de Podemos y de Pablo Iglesias, ascenso del separatismo de ERC y su seguimiento de la locura de Companys del 6 de octubre de 1934, hundimiento de CiU como la Lliga), quizás nos encaminamos directamente hacia un conflicto civil.

    "Nihil novum sub sole".
    Καὶ οὐκ ἔστιν πᾶν πρόσφατον ὑπὸ τὸν ἥλιον
    kai oik estin pan prosfaton ipo ton ilion (si no yerro)

    "Lo que fue, será."

    "Hay un tiempo para tirar piedras y un tiempo para recogerlas."

    (Eclesiastés)

    ResponderEliminar
  4. Que buen auxiliar sería para Barcelona!!!!! Sr. Nuncio, tome nota. Además, este en su parroquia tiene un buen grupo de jóvenes y manda las vocaciones fuera porque el seminario de aquí no pita; yo e casualidad entren un momento la semana pasada para hacer la visita en la capilla del seminario y estaban celebrando; tenia que ver las pintas!!!!
    Hasta cuándo, Señor, hasta cuándo. Dios nos dé su paz. Adiós, Martínez, adiós.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  5. El rey ha abdicado, ¿Cuándo lo harà Sistch?
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El rey ha abdicado, ¿Cuándo lo hará Sistach?"

      --- Nunca.

      Eliminar
    2. José Maria Gil Tamayo, secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española: “Se valorará con agradecimiento y reconocimiento profundo la trayectoria de Su Majestad el Rey al servicio de los hombres y mujeres de España y de sus pueblos en estas casi cuatro décadas de servicio y entrega generosa a toda la nación española”.

      Eliminar
    3. José Maria Gil Tamayo, secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española: “Se valorará con agradecimiento y reconocimiento..."

      Mn. Gil Tamayo: ha sido una abdicación absurda, innecesaria y dañosa. Ha sido la coronación de toda una vida disoluta, con el disimulo y consentimiento silencioso de la clase dirigente de la transición, este colectivo que como los hijos del concilio, ya está en retirada por el "hecho biológico ineluctable" en sus divesas formas.

      La abdicación, tríste despedida por la puerta de atrás, ha sido consecuencia de un insensato viaje con elefantes, corinas, caderas rotas, crisis de millones de personas, malas relaciones con la reina, vida disoluta... ya no ha hecho gracia.

      Debía de haber reinado con el ejemplo moral de la reina de la Pérfida Albión, Isabel II, la alemana escondida bajo la Casa de Windsor durante la I guerra mundial, en realidad Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha.

      Isabel II nació en 1926, y Juan Carlos I en 1938. Como mínimo, si hubiera tenido una vida moralmente auténtica al catolicismo, todavía nos habría regido entre 10 y 15 años más. No lo ha hecho. Aquí está esto: adiós, nada más.

      Eliminar
  6. Sería interesante que Germinans preparara ,a propósito del beato Peres Tarrés, un reportaje exhaustivo sobre la ahora organización eclesial que lleva su nombre, que actualmente está completamente infiltrada y dominada por elementos masónicos.
    Aunque no se habla apenas de ello, éste es uno de los más graves errores (por no decir otra cosa) de Sistach. Sólo hay que ver en qué han convertido el antiguo seminario menor de la Conrería. ¡Pobres cartujos de Montalegre! ,¡ cómo les han tomado el pelo! El asunto merecería una profunda investigación porque es muy turbio y tiene numerosas derivaciones. La fundación Pere Tarrés es un verdadero poder fáctico con muchos tentáculos dentro del entramado político-religioso catalán.

    ResponderEliminar
  7. Señor Biarnés: hace años que pienso que tendremos un buen obispo Montagut. Un párroco ejemplar. El Asno de Rotterdam

    ResponderEliminar
  8. Creo conveniente reproducir lo que se publicó en la web Dolça Catalunya (4-IV-2014)en la noticia titulada: "Cuando las milicias de ERC asesinaban poetas catalanes", concretamente a mosén Josep Casassas i Tasis (1903-1936).

    DESDE LA ESCUADRA MASóNICA
    las pistolas humeaban
    vertiendo sangre inocente
    de gent d'ordre catalana.
    El furor separatista
    de Esquerra Republicana
    era fábrica de mártires
    en checas de retaguardia.
    La fe del pueblo oprimida,
    mancillan las cuatro barras
    con los símbolos hirientes
    de unas estrellas foráneas.
    José de La Roda

    ResponderEliminar