jueves, 27 de febrero de 2014

Debate apasionado pero respetuoso

Publiqué la semana pasada un segmento de la Evangelii Gaudium, el que va de los números 222 al 237. El principal motivo de esta publicación, créanme, es mi interés por estimular y casi acicatear en nuestros lectores y comentaristas la lectura de esta Exhortación Apostólica, tan larga y tan difícil de leer. A mí la primera lectura me llevó más de una semana (obviamente no a tiempo completo, pues esto es pura devoción a mi fe y a mi Iglesia) entreverada con mis obligaciones. Y me quedé con la clara sensación de que al no haberme hecho con el documento, necesitaba varias lecturas más. Hay que reconocer que suena a documento programático del Papa y a reconducción firme de temas que en sus declaraciones habían suscitado serias inquietudes en muchos fieles. Es como me suena a mí. Por eso lo considero tan importante.

Añado de paso que leo con suma fruición las Encíclicas. Aunque la Evangelii Gaudium no lo sea, es sin embargo un documento pontificio de altísimo valor doctrinal: mucho más por ser el primero del Papa Francisco.Por eso considero tan necesaria su lectura, que intento estimular por este medio.

Viendo estas dos aristas del documento, a saber, su dificultad de lectura y asimilación a causa de su enorme densidad por una parte; y por otra su posible valor de documento programático del pontificado del Papa Francisco, creí que era una lástima que para la inmensa mayoría de nosotros quedase archivado, aunque siempre con el enlace a mano. Y siempre a la espera de nuevos titulares que llamen nuestra atención y que provoquen cristiano regocijo en unos y cristiana inquietud en otros (sería una lástima que a unos les considerásemos “los buenos cristianos”, los de buena fe, y a otros si no malos cristianos, sí de dudosa probidad). Hemos tenido la prueba en los más de 60 comentarios que se han añadido a este post: una parte refiriéndose a la Evangelii Gaudium y otra parte a la noticia sobrevenida de la alegría mostrada por el Papa ante la propuesta del cardenal Kasper respecto al acceso de los divorciados a la Comunión.

En ambos casos el problema es el mismo: la necesidad que tenemos tanto los unos como los otros de expresar las razones de nuestra satisfacción en un caso, y las de nuestra inquietud en el contrario. Y siempre desde la actitud de fidelidad a la Iglesia, en la que está comprendida la obediencia y el respeto al Santo Padre. Por lo que a esto se refiere, creo poder afirmar que a pesar de las evidentes discrepancias, existe en este blog un clima de respeto tanto de los comentaristas entre sí, como de todos ellos a la Iglesia y al Papa. Hemos de suponer que el webmaster pone especial cuidado en que así sea.

Creo que sería una verdadera lástima que los fieles nos viésemos obligados a tratar toda palabra y todo gesto del Papa como si fuesen dogmas, cuando todos tenemos bien claro que los dogmas son intocables. Sería una lástima, digo, que estando la Iglesia en un momento y en un clima tan mediático que no pasa una semana sin generar titulares, fuésemos los católicos fieles los únicos incapacitados para comentar las noticias que se producen, y posicionarnos respecto a las cuestiones sujetas a opinión y debate.

Si empecé a intentar suscitar el diálogo y los comentarios precisamente por los textos aludidos, es porque durante mi lectura de la EG, al llegar a ese pasaje se me presentaron por sí solas, sin que nadie las llamase, las palabras con que Horacio empieza su Epístola ad Pisones: Humano capiti cervicem pictor equinam iungere si velit… si a un pintor se le ocurriera unir a una cabeza humana una cerviz de caballo… En efecto, ni se ve que de por sí esa larga reflexión de los cuatro principios tenga nada que ver con la alegría de la evangelización (como no sea por las pinceladas bíblicas con que está aderezada), ni se parece en nada el registro discursivo de esta parte, al que con cierta uniformidad lleva toda la Exhortación Apostólica. Ésa es la cuestión, que desde una perspectiva estilística esos textos tienen toda la apariencia de un pedazo que no es de la misma ropa, colocado ahí a la fuerza.

Y me pareció bien empezar por ahí, porque en todo ese pasaje no se plantean cuestiones doctrinales sino tan sólo de análisis de construcción del documento, que podrían darnos una pista de sus fuentes de inspiración y de las diversas aportaciones al mismo; que por otra parte quedan en cierta manera ilustradas por las citas que se apartan de las clásicas e indiferenciadas.

En respuesta a la legítima y razonable pregunta del comentarista de las 10:03 del día 21, expongo aquí la intención de esta serie de posts sobre la EG, que tendrán igual formato que el primero: un copiar pegar de un pasaje completo de la Exhortación Apostólica con mis marcas de lectura, precedido de una explicación lo más breve posible del valor que le veo al texto o de las dudas que me suscita. Con la intención, claro está, de que los seguidores de este blog lean esos textos y hagan sus comentarios. Si “forzando” la lectura y el análisis de algunos pasajes de la EG consigo despertar o avivar el interés sobre este gran documento del actual pontificado, de manera que finalmente sea leído todo él, entenderé que ha valido la pena emprender esta tarea. Si por el contrario percibo desinterés, ya sea por temor al debate sobre cuestiones delicadas, ya sea porque el conocimiento de este documento no forma parte de los intereses de nuestros seguidores, cesaré en mi empeño.

He de advertir no obstante que tengo ya en marcha la siguiente entrega, que se refiere también al cap IV, el de La dimensión social de la evangelización pero en su sección I. Reitero que si empecé por la III es porque tratándose de un texto más bien filosófico de carácter casi metafísico, no se prestaba a debate doctrinal sino casi únicamente estilístico; mientras que estos otros textos (del nº 177 al 185) entran de lleno en el debatidísimo posicionamiento y participación de la Iglesia, tanto ideológico-doctrinal como de actuación real, en el campo de la justicia social con todas sus derivaciones. Es el avispero en que ha vivido (parece que ahora ya no tanto) una buena parte de la Iglesia, especialmente en Latinoamérica. A este contexto pertenecen las celebérrimas palabras del Papa Francisco: “Jamás he sido de derechas”.

Respecto a la oportunidad del debate, vale la pena traer a colación lo sucedido estos días con respecto a la manifestación de la alegría del Papa por el estudio del cardenal Kasper sobre la Comunión de los divorciados. Las críticas a esas manifestaciones de alegría han sido tan severas que condicionarán sin ninguna duda la suerte de esta propuesta. Las reflexiones sobre las implicaciones doctrinales de la línea Kasper son muy dignas de ser tenidas en cuenta: la incorporación del matrimonio civil en un documento sobre el matrimonio católico, haciéndolo circular como moneda de curso legal en la doctrina de la Iglesia, a juicio de estos comentaristas hace temblar desde sus cimientos todo el edificio de esta sagrada institución. Igual que la legislación a favor del aborto cuestiona los principios legales de la abolición de la esclavitud y de la abolición de la pena de muerte. E inevitablemente llegará el día en que el sistema judicial se tropezará con estos escollos y al poner al sistema legislativo ante sus contradicciones, le forzará a rectificar al respecto. Obviamente hay que evitar que la Iglesia tropiece en semejantes escollos. 

Por otra parte el debate sobre la Comunión a los divorciados no es de carácter pastoral, sino doctrinal. A los que han metido a la Iglesia en este debate no les preocupa el tema pastoral, que en todo caso presenta casuísticas puramente anecdóticas, sino que están empeñados en forzar una modificación (una puesta al día) de la doctrina de la Iglesia. En efecto, basta asistir a una misa funeral para darse cuenta de que la mayoría de los familiares que acuden están muy lejos de la práctica religiosa y sin embargo se ponen todos a la cola de la Comunión, simplemente porque tanto en esto como en el levantarse y sentarse, hacen lo que ven hacer. Nadie lleva escrito en la frente que es divorciado, y por eso no existe la menor situación de conflicto (ni mucho menos generalizada) al respecto. Cada uno actúa según “su” conciencia: el divorciado acercándose a la Comunión, y el sacerdote administrándola.

En efecto, estamos ya muy acostumbrados a que cada uno haga de su capa un sayo.Entiendo por tanto que está bien que los católicos que tienen formada su conciencia en esta cuestión en dirección contraria a la doctrina de Kasper y a la alegría del Papa por esa singular “teología”, lo manifiesten con libertad y con respeto. Si reivindicamos la “formación de la conciencia” hemos de ser consecuentes.

Virtelius Temerarius

24 comentarios:

  1. 1. Virtelius Temerarius: "Es el avispero en que ha vivido (parece que ahora ya no tanto) una buena parte de la Iglesia, especialmente en Latinoamérica. A este contexto pertenecen las celebérrimas palabras del Papa Francisco: “Jamás he sido de derechas”.


    2. Leído hoy en Religión Digital:

    El arzobispo de Tánger clama por "cambiar las políticas y las conciencias" sobre inmigración Agrelo: "Nos hace mucho daño que se asocie a la Iglesia con el PP. Dios es de izquierdas"

    "Ateo, homosexual, no importa qué. Jesús no preguntaba identidades" [1]


    3. Pero en respuesta a 1 y 2, está el estudio del P. Iraburu: la perfecta vida cristiana, vita apostolica, es la koninonía o comunidad jerosolimitana de Hechos 2, 4 y 5. [2]

    –La condición efímera y pecadora del mundo
    –El peligro espiritual de mundanizarse es en esos primeros siglos escaso
    –La santidad tiene forma martirial
    –Las persecuciones guardan al pueblo cristiano en la santidad
    –La primacía de la gracia
    –La fe en la gracia de Cristo lleva a afirmar claramente la vocación universal a la santi­dad
    –Todos los fieles deben tomar como modelos a los pastores, vírgenes y ascetas, pues son los mejores imitadores de Cristo
    –El ejemplo de los primeros cristianos, la «vita apostolica», se considera un ideal per­manente

    En definitiva, dice el P. Iraburu de la primera comunidad válida para la comunidad católica tarraconense y española del día de hoy, 27 de febrero del 2014:

    --- "Los que han creído en el Evangelio, nos dice [San Lucas], permanecen constantes «en escuchar la enseñanza de los após­toles, en la comunidad de vida [koinonía], en la fracción del pan [eucaristía] y en las oraciones» (Hch 2,42); y entre ellos no hay pobres (cf. 2,42-47; 4,32-37; 5,12-16). La palabra koinonía, propia de los Hechos de los apóstoles, y ausente del resto del Nuevo Testa­mento, expresa tanto la comunión espiritual («un solo cora­zón y una sola alma»), como la comunión material de bienes («todo lo tenían en co­mún, no había pobres entre ellos»)"

    --- "La Iglesia de Cristo constituye así un nuevo orden social que, por el momento, se limita a la propia comunidad cristiana, y que no es en absoluto un programa de reno­vación para toda la sociedad. No es, pues, un intento político, al menos por entonces."

    --- "La primera Jerusalén apostólica, en sus rasgos fundamentales, es modelo permanente para todas las Iglesias. Debemos conocer y reconocer esta verdad. Aquella perfecta koinonía de Jerusalén es presentada en los Hechos y entendida por toda la tradición de la Iglesia como el ideal de una vida cristiana perfecta."


    Suficiente para entender lo elemental.


    [1] www.periodistadigital.com/religion/espana/2014/02/27/agrelo-nos-hace-mucho-dano-que-se-asocie-a-la-iglesia-con-el-pp-dios-es-de-izquierdas-religion-iglesia-tanger-cuchillas-valla-melilla-espana-gays.shtml

    [2] infocatolica.com/blog/reforma.php/1203071125-172-de-cristo-o-del-mundo-xiv-4

    ResponderEliminar
  2. "Aunque la Evangelii Gaudium no lo sea [una encíclica], es sin embargo un documento pontificio de altísimo valor doctrinal..."

    No piensa lo mismo el Cardenal Burke, Prefecto del Tribunal de la Signatura Apostólica, quien ha dicho que no cree que "la 'Evangelium Gaudium' esté destinada a formar parte del magisterio papal":

    http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2013/12/17/el-cardenal-burke-contra-francisco-no-creo-que-la-evangelii-gaudim-este-destinada-a-formar-parte-del-magisterio-papal-religion-iglesia-vaticano.shtml

    ResponderEliminar
  3. Yo he empezado a leer la Exhortación y he encontrado cantidad de cosas chocantes y discutibles y, sobre todo, he notado una diferencia abismal con el estilo pedagógico, pulcro, elegante y profundo del añorado Benedicto XVI.

    ResponderEliminar
  4. Por lo demás, un sacerdote que oficia un funeral no puede saber si todos los que se acercan a comulgar están en condiciones de recibir la Sagrada Comunión, pero sí se echa en falta que nuestros sacerdotes insistan mucho más en sus prédicas y catequesis en que no se puede recibir a Cristo si no se está en Gracia de Dios y que para ello es indispensable confesar los pecados mortales.

    ResponderEliminar
  5. Como le escribí al decano de una facultad de teología en respuesta a cierta pregunta sobre las declaraciones primeras del Pontífice: una bendición de Dios. Para mí había sido una bendición de Dios que Benedicto XVI renunciase al ejercicio petrino y la nave continuara su andar con toda paz. No se tambaleó la Iglesia pese a tan insólita medida. Otra segunda era que con Francisco empezaríamos a conocer las auténticas limitaciones del dogma de la infabilidad. No era cinismo por mi parte. Sencillamente, cuando un Papa necesita de exégetas para matizar cada palabra que pronuncia significa que es tan pronto al error o la ambigüedad como cualquier mortal. Recuérdese que la entrevista pronto retirada de la web vaticana, como sus palabras sobre adscripciones políticas o sobre los homosexuales obligaron a poner en marcha una batería de matizaciones por parte de dicasterios y portavoces. Que si el papa se refería a los homosexuales como persona y no a la homosexualidad, que si se declaraba que no era de derechas es porque en Argentina ese término se confundía con el golpismo militar, etcétera.

    No he querido participar en la glosa de su anterior colaboración. No acabo de entender ciertas expresiones. Porque de una primera lectura saco alguna conclusión que no creo coherente con el pensamiento genuino del Papa. Me frena, por ejemplo, su explicación del tiempo y del espacio. Evidentemente no habla en sentido físico, pero a mí me está costando deslindar otros significados de ese primario, que los asocia inextricablemente.

    Tal vez ese desamparo doctrinal sea una bendición de Dios, pues obliga a estudiar con mayor ahínco.

    Por eso, repito sin retranca, Francisco nos ayudará a acotar el sentido genuino del hablar ex cathedra.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Virtelius Temerarius, muchas gracias por su artículo. Ya ve lo preocupados que estamos por el Papa Francisco, que su artículo de la semana pasada ha sido uno de los que más comentarios a suscitado.

    Como hijo de Dios, por el Bautismo y miembro de nuestra querida Iglesia Católica, ya se que la mayoria de los documentos pontificios no son dogmáticos, pero por el alto valor moral que tiene el Vicario de Cristo, no dejan de ser unas enseñanzas o unas orientaciones, que podran estar más indicadas para unos grupos de fieles que para otros, dependiendo del tema que se trate, pero siempre hay que leerlas con respeto y agradecimiento.

    El Papa invita a “recuperar la frescura original del Evangelio”, encontrando “nuevos caminos” y “métodos creativos”, a no encerrar a Jesús en nuestros “esquemas aburridos”.

    Signo de la acogida de Dios es “tener templos con las puertas abiertas en todas partes” para que todos los que buscan no se encuentren “con la frialdad de unas puertas cerradas”.

    El Pontífice lanza un llamamiento a las comunidades eclesiales a no caer en envidias ni en celos “dentro del Pueblo de Dios y en las distintas comunidades. Subraya la necesidad de hacer crecer la responsabilidad de los laicos. Afirma que “es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia”. Señala que los jóvenes deben tener “un protagonismo mayor”. Frente a la escasez de vocaciones en algunos lugares, afirma que “no se pueden llenar los seminarios con cualquier tipo de motivaciones”.

    Se detiene “con cierta meticulosidad, en la homilía” el Santo Padre. Dice que “debe ser breve y evitar parecerse a una charla o una clase”, debe “hacer arder los corazones”, huyendo de “una predicación puramente moralista o adoctrinadora”. Subraya la importancia de la preparación: “Un predicador que no se prepara no es «espiritual»; es deshonesto e irresponsable”.

    Hablando de los retos del mundo contemporáneo, el Papa denuncia el sistema económico actual: “es injusto en su raíz”. “Esa economía mata” porque predomina “la ley del más fuerte”. La cultura actual del “descarte” ha creado “algo nuevo”: “Los excluidos no son «explotados» sino desechos, «sobrantes»”. Vivimos en una “nueva tiranía invisible, a veces virtual”, de un “mercado divinizado” donde imperan la “especulación financiera”, “una corrupción ramificada y una evasión fiscal egoísta”. Denuncia los “ataques a la libertad religiosa” y “las nuevas situaciones de persecución a los cristianos. “La familia -prosigue el Papa- atraviesa una crisis cultural profunda”. Insistiendo en “el aporte indispensable del matrimonio a la sociedad”, subraya que “el individualismo posmoderno y globalizado favorece un estilo de vida que…desnaturaliza los vínculos familiares”.

    El Papa invita a cuidar a los más débiles: “los sin techo, los toxicodependientes, los refugiados, los pueblos indígenas, los ancianos cada vez más solos y abandonados” y los migrantes, por los que exhorta a los países “a una generosa apertura”. Habla de las víctimas de la trata de personas y de nuevas formas de esclavitud…y de los “doblemente más pobres: las mujeres, los niños y los más débiles. “Los niños por nacer, son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana”. “No debe esperarse que la Iglesia cambie su postura sobre esta cuestión. El Papa a continuación hace un llamamiento al respeto de todo lo creado.

    El Papa implora “humildemente” para que los países de tradición islámica aseguren la libertad religiosa a los cristianos, también “¡teniendo en cuenta la libertad que los creyentes del Islam gozan en los países occidentales!”. Reitera de este modo la importancia del diálogo y de la alianza entre creyentes y no creyentes.

    El último capítulo está dedicado a los “evangelizadores con Espíritu” “Sólo puede ser misionero -añade- alguien que se sienta bien buscando el bien de los demás. La Exhortación concluye con una oración a María “Madre del Evangelio”.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como de costumbre, su escrito empieza dando las gracias al autor. Es una muestra de cortesía.
      ¿Acepta un consejo de buen talante? ¡No se preocupe por el Papa Francisco! La preocupación es sinónimo de temor: ¿temen que el Papa Francisco diga cosas que no nos gustan o no nos convienen?
      Creo que el Papa Francisco ha venido a traer fuego a la tierra y no quiere otra cosa sino que arda.

      Eliminar
    2. Pues cuídese mucho no sea que las brasas que ardan no sean las adecuadas y sea peor el remedio que la enfermedad. Con todo el respeto.

      Eliminar
    3. ¿Traer fuego a la tierra es callarse ante los desafíos del nuevo orden mundial, como hace el Papa Francisco? ¿Por qué Francisco no ha contestado al informe de la ONU sobre la pederastia, que pretende que la Iglesia acomode su doctrina y su disciplina a la nueva ideología mundial? ¿Por qué no ha dicho nada contra la aprobación de la eutanasia infantil en Bélgica o del matrimonio homosexual en Francia? ¿Eso es traer fuego a la tierra? ¡Por favor!

      Eliminar
    4. Esa vale como interpretación optimista, caben otras.

      Eliminar
    5. "El Papa invita a “recuperar la frescura original del Evangelio”, encontrando “nuevos caminos” y “métodos creativos”, a no encerrar a Jesús en nuestros “esquemas aburridos”."

      En Cataluña sería abrir las parroquias a los nuevos movimientos, y en especial, a uno que tiene casi 50 años, el movimiento carismático, que por cierto, es el asumido por la emigración sudamericana y que aquí no se quiere introducir, simplemente, por una cuestión cultural (iba a decir de orgullo étnico): "si la primera emigración la frenamos en el idioma y en su cultura religiosa, a esta segunda ola de emigración también lo haremos".

      Eliminar
    6. Las parroquias no están cerradas al movimiento carismático. En todo caso, los parroquianos. Y sí, es una cuestión cultural el poco éxito de este moviimiento no sólo en Cataluña, sino en toda España, comparado no sólo a latinoamérica: nuestra vecina Francia, con su Comunidad Emmanuel a la cabeza, ya tiene varios obispos sirviendo a la Iglesia. Y en esto alguna responsabilidad tendrán los que iniciaron y desarrollaron los primeros pasos en los 70 y 80 este movimiento. Es una lástima que no tenga arraigo en nuestra tierra esta expresión del Espíritu Santo,pero he visto un video donde uno de sus líderes, el dominico Chus Villarroel, después de leer un discurso papal en junio de este año, lo glosa diciendo que la Renovación en en el Espíritu ya no tendría que tener sentido como estructura. El mismo Papa ha asumido su espiritualidad. Gloria al Señor!
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar
    7. Sr. Anónimo de las 9.52. gracias por leer mi comentario.

      ¿Acepta un consejo de buen talante? ¡No se preocupe por el Papa Francisco! La preocupación es sinónimo de temor: ...

      Por supuesto que acepto un consejo. A mi, la verdad me preocupa el Papa Francisco, como Pastor de la Iglesia Universal, que necesita de nuestras oraciones.

      Pero no creo que fuera por ahí ni su pensamiento ni el mio, Usted dice que la preocupación es sinónimo de temor y yo cuando lo escribí en el comentario era en el sentido mediático, por decirlo de alguna manera.

      Digo esto porque hay artículos que a mi parecer son interesantes desde el punto de vista espiritual, como por ejemplo los de Dom Gregori Maria y apenas han alcanzado los diez comentarios y el de Virtelius Temerarius de la semana pasada, casi bate records.

      Personalmente, me preocupa más como nos llegan a los fieles y si sabemos discernir los medios adecuados para recibir las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia en general y de los Pontífices en particular, que no sus formas de expresión en un momento dado.

      Por ejemplo para dar la importancia que tiene el Sacramento de la Confesión, el Papa Benedicto XVI, entre las ocasiones que tuvo, hubo una que me llamó la atención, porque contestaba a la pregunta de unos niños, diciendoles de igual manera que vuestra mamá, quita el polvo de la casa que ya se ve aparentemente límpia, así Dios, por medio del sacerdote os limpia el alma de todo pecado, aunque sea venial.

      El Papa Francisco, en cambio, ha hecho incapié en que el sacerdote tenga la luz encendida del confesionario y verá como los fieles acuden.

      No dejan de ser dos formas para dar la importancia que tiene este Sacramento.

      Eliminar
  7. Sigo esta página web a diario.A veces me da la impresión que se escribe en los Comentarios como queriendo agarrarse a lo que se opina por el comentarista de lo dicho por el Papa como una justificación doctrinal.Me da la sensación de ser algo entre leguleyo y comentario de mercado.En mi opinión de simple laico , creo en la Palabra de Dios y que el Papa nos debe cuidar como un Buen Pastor.Y nosotros dejarnos cuidar.Por mi parte no quiero ser un cabrito que se va al monte.Creo que en relación a lo de la comunión de los divorciados no hay tanta novedad.El Evangelio de este día 28 de febrero nos lo dice claro respecto de los divorciados que vuelven a casarse.Pero cabe distinguir circunstancias:
    -matrimonio divorciado que no se han casado con terceras personas ni han convivido con terceras personas. El marido mantuvo siempre su preocupación por su esposa, de tal modo que llegó a salvarle la vida por preocuparse por su esposa (supuesto real vivido cercanamente).
    -matrimonio civil: él casado anteriormente.Han optado por mantener la convivencia absteniéndose de las relaciones sexuales,
    Creo que estas personas pueden acudir a la comunión. Y con ello refuerzan su voluntad de star en la Iglesia , sin provocar ningún daño injusto civil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep G. Trenchs1 de marzo de 2014, 8:13

      Sr, Anónimo de las 10,12, gracias por su comentario.

      Estos dos casos que usted cita, no son a los que se refiere la Iglesia ni el Evangelio de ayer.

      Los casos que explica no hay ningún tipo de adulterio, que es lo que prohibe recibir el sacramento de la Confesión y la sagrada Comunión..

      Eliminar
  8. Gracias Virtelius Temerarius por este esclarecedor artículo, se le entiende perfectamente. Hoy tal vez más que nunca estamos necesitados de la claridad en el discurso y la palabra, y reclamamos con todo el respeto esta necesaria claridad fuera de toda ambigüedad o variación semánticas. Llevamos tiempo jugando con el lenguaje para decir Diego donde se dijo digo y la Iglesia no puede caer en ese caldo de cultivo, porque precisamente lo que se cultiva es confusión. Cuando los actos y las palabras son evidentes no se necesita de constantes y repetitivas aclaraciones pues eso solo genera desconfianza. La iglesia no pude adaptarse al mundo porque no es el mundo el que salva, es la Iglesia como cabeza de Cristo Jesús la que salva, y mientras no corrijamos estos errores iremos a la deriva. Quien lleva la barca ha de saber y estar muy bien preparado para dirigir con acierto y valentía el timón de la barca en medio de las tempestades del mundo. Ciertamente tiene razón Virtelius, estos tiempos confusos en el lenguaje y oscuros de sentido, nos están invitando a esforzarnos en el estudio de una lectura más detallada de los acontecimientos, de lo expresado, de lo escrito y las acciones, fuertemente unido a la oración constante para no caer en el engaño. Dios sea bendito.

    ResponderEliminar
  9. Apreciado VT, si para continuar analizando el documento del papa Francisco espera la opinión de sus lectores cuente con mi voto favorable.

    Efectivamente, como se ha dicho por algún comentarista la confusión que genera este pontificado hace necesario un continuo estudio y discernimiento de la información y mensajes que llegan desde el Vaticano, aunque, gracias a Dios nos ayuda y arroja luz, la importante confrontación doctrinal - de la que apenas se informa en España - en torno a opiniones emitidas por el papa Francisco (ej. aparcar las cuestiones no negociables en la pastoral, a lo que se opone resueltamente el episcopado norteamericano, en un difícil combate con las leyes de Obama), o apoyadas por él, como la propuesta del cardenal Kasper que supone legitimar el divorcio en la Iglesia. Por tanto, analizar la Evangelii Gaudium, el programa papal, es muy conveniente.

    Se ha dicho, incluso por algún cardenal (Rguez. Maradiaga) que con el nuevo papado se ha abierto una ventana de aire fresco en la Iglesia. Es una imagen negativa e irrespetuosa de los pontificados anteriores y en particular de Benedicto XVI, un Papa sabio y santo, que ha guiado a la Iglesia y a los fieles con acierto y caridad, hacia la purificación y hacia lo esencial, que ha sabido dialogar con la cultura contemporánea y que nos ha dejado una extensa obra - entre ella los maravillosos libros sobre Jesús de Nazaret - y tres encíclicas fundamentales sobre las virtudes teologales, la Fe (Lumen Fidei, publicada por el Papa actual), la Esperanza (Spe Salvi) y la Caridad (Deus caritas est) que son verdaderas guías espirituales. Pues bien, ahora con la experiencia del año transcurrido, hay que empezar a pensar que con el aire tan fresco que entra por la ventana la Iglesia se puede constipar, hay otras opiniones más malévolas que conectan con lo dicho por Pablo VI.

    Ciertamente hay una preocupación creciente ante el rumbo que aparece como incierto de la barca de Pedro. Es curioso, sin embargo, que ante esta preocupación la respuesta oficial es que la doctrina no se va a tocar y que la pastoral tiene que estar guiada por la misericordia. Sobre esto ha hablado con claridad y con la autoridad de ser el prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el cardenal Müller, señalando que “la pastoral y la doctrina son la misma cosa, pues Cristo como Pastor y como Maestro es siempre el mismo, y la doctrina, que es la palabra de Cristo, no se puede cambiar”. Y sobre la misericordia, ha reiterado que “la Misericordia de Dios no puede nunca ser contraria a la Justicia de Dios”.

    Por todo ello, serán muy bien venidos nuevos artículos sobre la Evangelii Gaudium, que nos dan la oportunidad de reflexionar y compartir comentarios, guiados por el deber de estar atentos a lo que concierne al bien de la Iglesia. Muchas gracias VT.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OIga, cuando dice estar tan preocupado porque el aire fresco constipe a todo el mundo habla por los cuatro gatos que han pillado la gripe por el Ruah que sopla donde y como quiere, no? Será Ud y los escasos guardianes de no se sabe exactamente qué (imposible pensar en ortodoxia católica, ya que la máxima autoridad es el Papa) los que anden preocupados, temersosos de que su invento y sys sillas se vayan al garete. Pueden buscarle todos los pies al gato que no encuentren, pero tengan respeto al Francisco, Papa, y a los que le seguimos entusiasmados. Les molesta sólo a un sector -qué casualidad, a los que le machacaban en Buenos Aires siendo Cardenal y todavía no han salido de su estupor cuando el colegio cardenalicio lo eligió Obispo de Roma coincidiendo con todas las plañideras que corren por aquí en en sus "preocupaciones" . Señores, afortunadamente parece que soplan los vientos del Espíritu,
      Ans.

      Eliminar
  10. El sistema legislativo ante sus contradicciones. 1.28 de febrero de 2014, 15:35

    En La Vanguardia de Màrius Carol parecen enamorados del movimiento homosexual.

    Hoy día 28 de febrero, aparece una noticia exagerada y desmedida de Marc Bassets titulada "Dos estados clave en EEUU avalan los derechos de los homosexuales".

    En historia hay que dar claves teológicas, que son las únicas que explican el por qué profundo del movimiento tectónico de placas y de corrientes submarinas y atmosféricas que se dan en la Ciudad del Hombre en relación con la Ciudad de Dios.

    1. El objetivo final del movimiento homosexual es el ser un instrumento para destruir la Iglesia mediante la legalización y constitucionalización, sin objeción de conciencia ni excepción legal alguna reconocida, de los nuevos falsos derechos y libertades sexuales que habrán de ser introducidos dentro de la doctrina moral católica en materia de vida, familia y matrimonio y en todas sus instituciones religiosas y sociales: seminarios, parroquias, conventos, escuelas, hospitales (se incluye el sacerdocio y episcopado femenino, el sacerdocio casado polisexualmente y la anticoncepción).

    2. La homosexualidad es una estación intermedia a la polisexualidad y la teoría de género, y la ley de matrimonios homosexuales otra estación intermedia para la constitucionalización de los derechos humanos polisexuales que habrán de ser aceptados desde la escuela hasta los medios de comunicación bajo sanción legal.

    3. El movimiento homosexual es una movida de satanás una guerra de satanás contra el diseño divino del ser humano (Francisco I), a la cual se prestan gustosos una parte del pueblo y la sociedad civil, el gobierno, los políticos y sindicalistas, la cultura, el arte y el periodismo, los juristas y los profesionales de la salud y la enseñanza, con el fin de crear un clima cultural y social.

    4. Los movimientos proaborto, proeutanasia, prosuicidio asistido y propolisexualidad (prostitución, pornografía, pansexualismo, plurifamilias, panmatrimonismo) es sectario, fanático, integrista, fundamentalista y absolutamente intolerante en el momento que toma el poder y decide imponer legislativa y constitucionalmente su programa contra el diseño de Dios, por razón de su base espiritual demoníaca que lo anima. En la noticia, se observa una lucha de legitimidades: un gobernador estatal veta una ley parlamentaria estatal de objeción de conciencia, y un juez estatal invalida una enmienda constitucional estatal refrendada por el pueblo que prohibe el matrimonio homosexual.

    5. Que es una movida de satanás lo dice el mismo Papa Francisco I en su carta a las carmelistas bonaerenses del 22 de junio del 2010:

    a) priva a los hijos de la figura de padre y madre: el padre estructura la personalidad del hijo con su autoridad modulada por el afecto; la madre le da el amor a la vida a través de la protección dada con cariño

    b) los esposos, hombre y mujer, forman una comunidad de vida y amor desde sus propias diferencias, siendo el padre la cabeza espiritual de la familia, y transmitiendo ambos la vida de forma natural, ecológica y no anónima.

    ResponderEliminar
  11. El sistema judicial ante los escollos. 2.28 de febrero de 2014, 15:39

    6. A lo mínimo que se analiza el matrimonio homosexual con derecho de adopción, se puede observar su inicua, absurda y antiecológica estructura y organización, tanto biológica como psicológica:

    a) niega el derecho matrimonial a las uniones bisexuales, bígamas y polígamas

    b) es la legalización de una hipótesis pseudocientífica, la teoría de género

    c) en el caso de la unión de dos padres, el hijo no nace de forma natural, porque se reproduce a base de técnicas de reproducción asistida artificial, y pertenece a 5, 6, 7 o más padres: dos padres biológicos (donación de semen y óvulo de padres anónimos); una madre vientre de alquiler (costosísima y reservada a clientes ricos); dos padres educadores, que si se divorcian y forman sendas familias compuestas, el hijo tendrá otro padre educador más, como mínimo

    d) es una forma de tener hijos antiecológica: hay que congelar semen, óvulos y embriones; unirlos en laboratorio de manos de técnicos; de 10 ó 17 embriones implantados en el útero, sólo sobrevive 1, y el resto puede ser destruido por falta de calidad en el diagnóstico preimplantatorio, o de salud en el diagnóstico prenatal (reducción embrional, aborto inducido) y en el diagnóstico postnatal (eutanasia de niños recíen nacidos enfermos)

    7. Toda esta legislación polisexual está condenada al fracaso y a la infelicidad de los que la acojan porque va contra la verdadera naturaleza de la persona humana creada por Dios. No obstante, hasta que ello suceda, la Iglesia deberá de sufrir en el combate, pero como dijo Francisco, es una guerra de Dios contra satanás que acabará venciendo el primero contra el demonio.

    8. En Cataluña, la totalidad de los partidos políticos, y sobre todo los independentistas, tienen asumido, con mayor o menor grado, la teoría de género y la polisexualidad, en especial, los partidos de izquierda: ERC, IC, PSC.

    9. En el supuesto de independencia, sin ningún lugar a la duda, se constitucionalizarán tanto la teoría de género y la polisexualidad como la anticoncepción, el aborto, el suicidio asistido y la eutanasia de niños, adultos, ancianos y enfermos de forma libre y gratuita, bajo sanción de multa, prisión, privación de derechos o disolución de entidades para quienes no lo acepten.

    ResponderEliminar
  12. He leído con los pelos de punta los dos comentarios bajo el título "El sistema judicial ante los escollos". Es totalmente verosímil, porque todos los pasos que se están dando van inexorablemente en esa dirección. Y entonces, me pregunto: siendo el primer escalón de todo ese proceso la homosexualidad (y se ha dejado la pederastia, tan ligada a ella, no sé si por descuido o por compasión), ¿cómo se puede entender tanta condescendencia del Papa con esta forma de sexualidad? Lo ha demostrado con palabras y con gestos. En plena contradicción con lo que les escribió a las monjas carmelitas de Buenos Aires en 2010. Su actitud y su discurso actual representan, a mi parecer, un giro copernicano con respecto a esa carta. ¿Alguien tiene alguna clave para entender qué ha ocurrido o qué puede estar ocurriendo "oficialmente" con la homosexualidad en la Iglesia?

    ResponderEliminar
  13. Señor Anscarius, modere su entusiasmo papolátrico. La máxima autoridad en ortodoxia es el Papa sólo cuando habla EX CATHEDRA; y maravíllese, aún no lo ha hecho. Hasta ahora sólo ha expresado opiniones personales (incluso en su Exhortación Apostólica), que son tan respetables como las de usted. Moderación también en eso, señor Anscarius. Sólo la caridad se puede prodigar sin medida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, estoy atento a cómo Ud me puede iluminar en el campo caritativo. La verdad es que llama la atención el poquísimo entusiasmo que levanta Francisco por estos lares. Sigan, sigan, que para ir a Suiza van todo recto. También a un cura de León que pueden recomendar. Vayan juntos como hermanos, miembros de "su" iglesia, que no la de Cristo.
      Ans.

      Eliminar
  14. Una muy buena exposición y pregunta.

    La única respuesta posible es que el Papa y la Curia no son plenamente conscientes aún de la magnitud de la maniobra.

    Unos hechos que demuestran la falta de suficiente conocimiento y consciencia:

    1. La Evangelii Gaudium de Francisco sólo menciona expresamente el aborto en el punto 213.

    2. El Cuestionario sobre las familias para el próximo Sínodo de las familias, redactado por los monseñores Peter Erdo, Bruno Forte y Lorenzo Baldisseri, no hace mención alguna de la teoría de género, la polisexualidad, el aborto (in vivo o in vitro, quirúrgico o farmacológico) y a la vitrificación de embriones, que se practican en la reproducción humana tanto natural como asistida.

    3. Es decir, que por lo que se observa objetivamente, tanto el Papa como la Curia tienen un desfase en el conocimiento científico y jurídico de las nuevas realidades contra la vida, la familia y el matrimonio. Solución: ponerse al día mediante el consejo adecuado. Fácil.

    4. Lo anterior de manera alguna quiere decir que Francisco sea un Papa inicuo o usurpador o incompetente: es verdadero Papa, elegido legítimamente, con ejercicio legítimo del poder.

    5. Por razón de la promesa de Jesús a favor de la Iglesia contra la cual “las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella”, ningún legítimo Vicario de Cristo comete apostasía o herejía ni error de fe o moral alguno.

    6. Esto es importante remarcarlo, porque parece que estamos en unos tiempos especiales, ya predichos por diversas profecías bíblicas y postbíblicas, que parecen presagiar un próximo Apocalipsis o prefiguración del Apocalipsis:

    - una Iglesia sometida a un absoluto caos moral, litúrgico y doctrinal, a un ataque demoníaco sin precedentes, a la lucha entre cardenales y obispos por la que la Iglesia entera pasará por la misma Pasión y Muerte de Jesús (Francisco como el Papa del Final de los Tiempos, de mandato breve y fin violento, ocupación del Vaticano por un Papa usurpador e inicuo, cisma, persecución, apostasía), todo ello envuelto en un gran crisis mundial política, social y económica, que sólo la oración puede abreviar y mitigar para así asistir al cierto triunfo final del Corazón de María.

    7. Pero todo ello es una hipótesis que se irá confirmando de acuerdo con los hechos que se den en la Iglesia y en el mundo: como la Iglesia es la luz y la sal del mundo, a medida que la Iglesia se descomponga, a la par el mundo se irá degradando.

    ResponderEliminar