jueves, 23 de enero de 2014

En marche pour la Vie

Este año, en su marcha anual por la vida, Francia celebra que en España haya ocurrido algo, cualquier cosa, en la dirección acertada: en dirección a la defensa de la vida del no nacido. Es cierto, muy cierto: ha ocurrido algo, muy poca cosa. Pero ese algo va en la buena dirección. Y eso ha dado grandes ánimos a los defensores de la Vida del no nacido y ha enfurecido terriblemente a los que van contra su vida.

Aquí en España, que nos hemos leído la Ley Gallardón sin perdernos un punto ni una coma, el entusiasmo es mucho menor, porque nos llaman más la atención los fallos y las claudicaciones que los aciertos. En Francia miran desde más lejos, con lo que apenas aprecian los defectos. Eso hace que resplandezcan los dos aspectos más positivos de esa ley: el primero, que ya no es una ley de interrupción de nada, sino de defensa de la vida del no nacido y de ayuda a la madre para que pueda culminar felizmente su embarazo. Y el segundo aspecto más destacable de esta ley es la abolición de la aún vigente Ley Aído, descaradamente proabortista, que al convertir el aborto en un derecho, obliga a practicarlo a todos los sanitarios y a enseñarlo-promocionarlo en la escuela.

En Francia tienen claro que éste es un gran paso y tienen claro también que es necesario que el gobierno español sepa que este cambio de rumbo es mirado en la Europa sensata con simpatía y con esperanza.
 
Lo más importante es que crece en Europa la conciencia de que el aborto no es solución de ningún problema sino un problema más grave aún. Crece la conciencia y esto es muy positivo. La conciencia que se está abriendo paso en el mundo es la de que no debería legislarse sobre el aborto igual que no se legisla sobre el robo, el asesinato, la violación o la pederastia. No hay leyes específicas para estos delitos contemplando supuestos y plazos en que esos crímenes dejen de serlo. No las hay porque serían una aberración en la que sin embargo incurren tantos Estados a la hora de plantearse la “necesidad” del aborto. La coartada es siempre la violación: y resulta que las estadísticas nos dicen que sólo 1 de cada 10.000 abortos tiene su causa en la violación. Y ya el colmo de esas legislaciones especiales sería que, como ocurre con el aborto, esos delitos contaran con la ayuda de las instituciones para poder cometerlos en las mejores condiciones posibles de seguridad. Y que además se enseñase en la escuela cómo cometerlos.

¿Por qué tanta alegría en Europa y por qué están ahí los católicos, con sus obispos a la cabeza (y nuestro Reig Pla invitado)? Pues porque a estas alturas de la película es ya tan evidente que el aborto no es un fin sino un medio, que da sonrojo tener que explicarlo. Se trata de una operación ideológica de perversión moral de la sociedad en profundidad. Y para ello se ha elegido el aborto como caballo de batalla y punta de lanza de esa negra ideología que no sirve a la mujer como proclama, sino que se sirve alevosamente de la mujer.

¿Quieren la prueba apodíctica de esta afirmación? Fíjense: ahí está la vasectomía, en el mismo plano de “solución quirúrgica” que el aborto. ¿Pero no estamos los católicos también contra la vasectomía? Sí, claro que sí. Pero sabemos distinguir entre la muerte de una criatura (el embarazo dura 9 meses, y el aborto como “derecho de calidad” se reivindica para los 9 meses) y la interrupción momentánea y reversible de la fertilidad. La “interrupción de un embarazo” no es reversible y por tanto de extrema gravedad, porque se lleva por delante una vida. La vasectomía en cambio es reversible y no atenta contra la vida de nadie. ¿Por qué no se ha optado pues ¡en todo el mundo!, por esta otra solución mucho menos grave e infinitamente más barata?

Pues en primer lugar porque ésta afecta al hombre, y eso no puede ser estando en una cultura hipócritamente feminista (es decir cínicamente machista). El hombre, pobre, no está acostumbrado a que le toquen eso; en cambio la mujer se deja más fácilmente. Y la otra razón, para mí más profunda, es que la vasectomía no tendría el tremendo impacto moral (¡inmoral!) que tiene el aborto. Y eso es capital. Y para colmo resulta que con ésta sí que culminarían de verdad la liberación sexual de la mujer.

No nos engañemos, el aborto es un medio, no un fin (la vasectomía serviría de forma mucho más económica y menos traumática al supuesto e incomprensible fin de la contención demográfica). Es un medio para darle al concepto de moralidad y decencia el más profundo vuelco que ha sufrido en la historia de occidente (si excluimos el que le dio el nazismo). Y para ese fin, conseguir que una madre se deshaga del hijo que lleva en su vientre, es una gran victoria “moral” que jamás conseguirían con la vasectomía. Y con un severo agravante, el de los abortistas consecuentes que, con el gran Obama a la cabeza, reivindican el mayor ensañamiento posible para el aborto: por eso incluyen en sus reivindicaciones el llamado “por nacimiento parcial” y el derecho a rematar a la criatura que sigue viva después de ser abortada. El desmantelamiento moral que se puede hacer mediante la imposición social del aborto, es descomunal. Y en eso están.

Pues bien, eso era justamente lo que valía la pena celebrar el pasado domingo en París: que el proyecto de ley de Gallardón es el primer paso atrás en la política proabortista de Europa, y que se detrae el aborto de lo moralmente correcto; y se detrae por tanto de lo que debe ser objeto de adoctrinamiento en las escuelas por haberlo colocado entre los “derechos fundamentales” de la mujer. Un auténtico punto de inflexión.

No es por tanto la Ley Gallardón (bastante deplorable por muchos motivos) lo que celebraban este domingo los franceses junto a algunos españoles. No era esta ley lo que defendían; ni menos al gobierno que ya veremos con cuántas concesiones al “progreso” intentará sacarla adelante. Lo que alimentó cierta esperanza y algún optimismo en los manifestantes fueron el título de la ley: una declaración de intenciones con un giro copernicano respecto a la Ley Aído; y la abolición de esta ley que convertía al aborto en un derecho y que por tanto obligaba a practicarlo a todo el estamento sanitario y a enseñarlo y promocionarlo a todo el estamento docente.

¿Cómo comparar el impacto moral de la vasectomía con el impacto moral del aborto? El silencio de la inmensa mayoría de la población respecto al aborto tiene la misma fuerza desmoralizante que tuvo para los nazis el silencio de toda la población sobre la limpieza étnica (tan higiénica como la interrupción voluntaria del embarazo). La brutalidad en el exterminio era parte de la operación. Pero una brutalidad arropada (e implícitamente aceptada) por el silencio. Como la brutalidad del aborto, siempre silenciada y ocultada.

Pues bien, de eso se trataba, de romper el silencio. Gallardón rompió el silencio de toda una sociedad acogotada por los alardes “progresistas” que no se atrevía a decir ni mu contra el aborto. El gobierno español ha sido el primero en Europa que se ha atrevido a pronunciarse contra el absurdo social del aborto. Eso es lo que se celebró en París.

Cesáreo Marítimo

18 comentarios:

  1. Sandro Rosell dimitió (a)24 de enero de 2014, 0:53

    "El silencio de la inmensa mayoría de la población respecto al aborto tiene la misma fuerza desmoralizante que tuvo para los nazis el silencio de toda la población sobre la limpieza étnica"

    El PSC fue un gran partido de poder en Cataluña: con Maragall, hace poco (2004-2010): Barcelona, diputaciones, ayuntamientos, Generalidad, Estado...

    El PSC se autoproclama como el partido de la diversidad y la pluralidad: acepta en su interior a todas las personas de todas las razas y étnias del mundo, las 6.000 lenguas mundiales, los apátridas y los que pertenencen a los casi 200 Estados internacionales, acepta todo tipo de aborto y manipulación de embriones, todo tipo de proyecto de vida en común (matrimonios, uniones de hecho), todo tipo de familia (de parientes, de amigos, de lo que sea), de todo tipo de orientación sexual según la ideología de género (heterosexual y homosexual femenino y masculino, bisexual, transexual, indefinido)...

    ... pero la pluralidad lo está rompiendo por un simple hecho, el derecho a decidir, una palabra-subterfugio que esconde el derecho de autodeterminación, él, el PSC, quien aceptaba el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos, sobre todo -¿recordáis?- cuando pedíais la autodeterminación del Sáhara como seña de identidad de la izquierda en la solidaridad de los pueblos - sí, allá por 1975 -, animados por la caída de Salazar en Portugal y la independencia de Angola y Mozambique, pero que muy pronto practicasteis la política del abandonismo, por cuestión de Estado, enviando sin vergüenza, por el desagüe, la ética y la estética, como Poncio Pilatos, sólo para legitimar a la nueva casta política que salía del franquismo y del antifranquismo antidemocrático - las izquierdas eran marxistas, incluido el PSOE -, iniciando una de las cientos de renuncias a las que las izquierdas nos obsequiaron: ¿recordáis OTAN de entrada no? Pues eso.

    A cámara lenta, Cataluña va rompiéndose a trocitos: Rosell como presidente fallido del Barça; fin de las seculares cajas de ahorro catalanas; quiebra de la Generalidad; pobreza, paro y emigración; pérdida y envejecimiento de la población; ruptura del PSC; fragmentación del Parlamento catalán; ruptura social por causa de la independencia...

    Sin duda, lo considero como un efecto natural del pecado social en Cataluña (Reconciliatio et Penitentia), enteniendo el pecado social como el fruto de la acumulación y la concentración de muchos pecados personales, donde a la ley de la elevación (gracia) le corresponde la ley del descenso (pecado). El máximo nivel de pecado social es la pérdida social del sentido de pecado (Pío XII).

    Juan Pablo II habló de tres niveles de pecado social:

    I. Pecados sociales en la comunión de los santos y en la solidaridad humana: todo pecado personal repercute, de forma visible y también misteriosa, en la Iglesia y la sociedad.

    II. Pecados sociales contra el amor al prójimo: ir contra los derechos humanos, sobretodo a la vida (aborto); contra la libertad (religiosa); contra el honor y dignidad del prójimo; contra el bien común; pecados de los dirigentes políticos, económicos y sindicales, así como de los trabajadores.

    III. Pecado social en las relaciones entre comunidades humanas: lucha de clases; lucha entre grupos de una misma nación; lucha entre bloques de naciones.

    ResponderEliminar
  2. Sandro Rosell dimitió (b)24 de enero de 2014, 0:59

    Parece evidente una correlación entre el atentado a la vida y la familia y las repercusiones sociales, pudiéndose establecer una ley del pecado:

    I. Las consecuencias del pecado son motivo de división y de ruptura en el interior de cada hombre y en los diversos ámbitos en que vive: matrimonial, familiar, laboral y social, como demuestra la historia y la ciudad de Babel con su torre. El aborto, por ejemplo, tiene una repercusión natural lógica: los niños no nacidos son frustrados profesionales y ciudadanos que nunca podrán ni fundar familias ni participar en la vida laboral, social y política.

    II. Las consecuencias del un pecado social masivo y continuado traspasan misteriosamente las fronteras de lo social para adentrarse en lo cósmico, lo natural, lo físico, a través de la alteración del orden natural, en donde toda la creación visible y todo el cosmos sufre los efectos del pecado del hombre, por permisión de Dios ante la dureza del corazón de la humanidad y para su conversión (Noé; Sodoma y Gomorra; "la creación gime con dolores de parto" de Romanos 8).

    El hombre, cumbre de lo creado por ser polvo de la tierra insuflado por el aliento divino, cuando comete mal moral, entonces también hay mal natural.

    En conclusión:

    Cataluña es la región española con la mayor proporción de abortos in vivo e in vitro, congelaciones de embriones, divorcios y convivencias de hecho. Indudablemente, como pecados sociales, tiene efectos en la sociedad catalana:

    "La interrupción del desarrollo de cientos de miles de proyectos de continuidad vital y familiar (aborto in vivo - in vitro, congelación de embriones, divorcio), implica naturalmente el empeoramiento del desarrollo de los proyectos de continuidad social (partidos, Generalidad, Barça, cajas de ahorro, economía)."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ya raya en una auténtica locura! Qué horror!

      Eliminar
    2. Creo que trata sobre si el mal del hombre repercute en el mal de la naturaleza.

      Sobre si el mal moral particular o grupal puede ocasionar un mal social general, en esto está de acuerdo la psicología, la psiquiatría, la antropología, la sociología, la historia, el derecho, la pedagogía, la criminología, la ciencia militar, policial y penitenciaria, el periodismo y la moral: por ejemplo, a través de unos pocos -políticos y generales- se causó el mal social de la I Guerra Mundial.


      El otro nivel de hipótesis, que el mal moral social cause un mal natural físico catastrófico, tiene su base inicial en Noé y Sodoma y Gomorra, y posteriormente, hay argumentos a favor de esta tesis, siempre teniendo en cuenta que Dios interviene para un fin superior: evitar la extensión universal del mal:

      - Catástrofes naturales en el apocalipsis de los evangelios sinópticos y en el Apocalipsis

      - Torre de Siloé: las víctimas no son más culpables que el resto de la población

      - Comulgar en pecado mortal trae la muerte y la enfermedad: 1 Corintios 11, "que cada uno se examine a sí mismo antes de comer este pan y beber esta copa; porque si come y bebe sin discernir el Cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación. Por eso, entre vosotros hay enfermos y débiles, y son muchos los que han muerto.

      - Dios está con nosotros en el dolor: Colosences 1, "completo en mi cuerpo lo que le falta al sufrimiento de Cristo para el bien de la Iglesia"

      - El sufrimiento como advertencia: Lucas 13, "y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo."

      - La gracia de Dios ayuda en todo sufrimiento:

      --- Romanos 8, "¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?..."

      --- 2 Corintios 1, v. 3-4 y v. 8-9: Dios consuela en todo sufrimiento; los sufrimientos en Asia.

      Eliminar
    3. Kahal/Qahal y Ekklesia significan asamblea (del francés assemblée y éste del latín assimulare, ad-simulo): la Iglesia es la sal de la tierra, es decir, del mundo, y es el sostén espiritual del mundo.

      Por eso, ante la crisis actual, no hay que mirar cómo se derrumba el mundo y luego esto afecta a la Iglesia, sino lo primero que hay que mirar es cómo se destruye la Iglesia para ver cómo se desintegrará el mundo.

      Porque la Iglesia es el Cuerpo y la Esposa de Cristo y Templo del Espíritu Santo: si sus consagrados se corrompen en la doctrina, en la espiritualidad y en la liturgia, entonces no enseñará la verdad y la gente no podrá ser libre, luego será esclava del demonio y el pecado reinará, tanto en su aspecto personal como social.

      Por eso, la Iglesia es Luz del Mundo y la Sal de la Tierra: pocos lo pueden todo, porque para Dios no hay nada imposible. Pero si la sal pierde su gusto (la corrupción de los sacerdotes y los religiosos), entonces de tira afuera para que la pise la gente.

      Eliminar
  3. Sr. Cesáreo Marítimo, gracias por ese artículo.

    Hemos llegado a un punto en el Occidente "cristiano" y opulento en que Dios a quedado al margen de la sociedad.

    Entonces no es extraño que las leyes humanas se hagan de acuerdo con criterios buscando placer, quitando a las mujeres su dignidad de mujer, de madre, para convertirla en un objeto más.

    Todo eso, si cabe es más grave, porque ocurre en paises de mayoria cristiana y católica en particular y democráticos, o sea que esas leyes han sido aprobadas porque la Sociedad que ha elegido a sus gobernantes y parlamentarios lo ha permitido. Lo cual no deja de ser una incoherencia más entre lo que se vive y piensa.

    ResponderEliminar
  4. ricardo de barcelona24 de enero de 2014, 11:09

    120.000 abortos al año en España.
    Desde que llevamos la ley del aborto con Aznar (Pîldora aborriva), luego con Zapatero ley Aido y ahora con Rajoy se sigue igual de momento,...
    Han pasado 12 años.

    Se pueden haber realizado un millon de abortos. Cada uno de ellos implica a como mínimo nueve personas, los padres de el, los padres de ella y ellos dos. Ademas de los trabajadores de las clinicas abortistas digamos tres personas, pongamos tres. Nueve en total.
    Nueve millones de personas.
    La sociedad esta moralmente destruida.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por el artículo clarificador y reivindicativo. ¿Por qué los gobiernos y ministerios de la salud no promueven la vasetomía siendo más barata, menos traumática y reversible, cosa que no lo es un aborto porque no puede volver al estado de gestación antes de ser abortado? Pues, aparte de las connotaciones masculinas que conlleva y que son infinitamente menores en comparación con el trauma de la mujer, porque no es rentable para el poder y para el afán de quienes quieren tener a todos los ciudadanos controlados y esclavizados, y porque los sustanciosos beneficios económicos, aunque sean ensangrentados, no son los mismos ni para las grandes multinacionales del aborto, como la Planned Parenthood o, los laboratorios como en la cosmética que hasta ahora se venían abasteciendo de las placentas, o, de los cordones umbilicales y el tema de las células madres. Esto no sería posible si hubiera buenos políticos de vocación, si los gobiernos no se dejaran influir por la avaricia y la corrupción, sino que practicaran la responsabilidad y lealtad debida al pueblo cuando empresas o entidades de esta índole pretendan untarles con sustanciosas aportaciones económicas, ya sea a grupos políticos, candidatos a elecciones o sindicatos, con lo cual estos dirigentes políticos quedan obligados a incluir en sus planes de gobiernos el horror sangriento del aborto, que como usted bien dice y algún otro prelado valiente ha expuesto, no es interrupción sino asesinato. ¿Por qué ese afán de apartar de la sociedad, en nombre, dixit, de una sana laicidad, a la Iglesia católica con su ética y su moral? pues porque les impide llevar a cabo el proyecto de ingeniería social basada en el proyecto de eliminación de toda dignidad humana; desaparece el ser humano para erigir el dios de barro humano sin trascendencia. A ver si de una vez despertamos de esta pesadilla, Dios nos ayude.

    ResponderEliminar
  6. "Pues bien, de eso se trataba, de romper el silencio. Gallardón rompió el silencio de toda una sociedad acogotada por los alardes “progresistas” que no se atrevía a decir ni mu contra el aborto. El gobierno español ha sido el primero en Europa que se ha atrevido a pronunciarse contra el absurdo social del aborto. Eso es lo que se celebró en París."


    Bien, parece ser un inicio de establecer un debate en la sociedad para que sea asimilado por ésta.

    ResponderEliminar
  7. Es novedoso el planteamiento de promover la vasectomía generalizada como prevención segura del embarazo, solución práctica del aborto y para garantizar la total liberación sexual de las mujeres. Es una propuesta con poco recorrido pero sería interesante que al menos se incorporara al debate sobre el aborto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, tanto como generalizada... No cojamos el rábano por donde no corresponde. Sí, es cierto que se necesita un debate sobre ello como estamos haciendo con el aborto orientado por ahora solo a la mujer.

      Eliminar
  8. Sort que aquest portal no està especialitzat en qüestions polítiques. Copio només la darrera frase:

    "El gobierno español ha sido el primero en Europa que se ha atrevido a pronunciarse contra el absurdo social del aborto."

    I ara en castellà, "para que se me entienda". Cualquier analista político le dirá que lo que ha hecho el PP es simplemente utilizar el tema del aborto para marcarse un tanto de cara a un sector de su electorado (y además incluso con problemas internos con algunos de sus varones autonómicos y cargos destacados). Más o menos lo mismo que hizo ZP de cara a su supuesta clientela electoral, pero lógicamente en el sentido opuesto.

    Y para mí todo esto es lo más triste de este asunto. Que un tema profundamente humano y que afecta directamente a la vida de las personas se acabe convirtiendo en una moneda electoral y/o de agitación social, y en este portal a menudo también de intento de agitación eclesial, olvidando por el camino que detrás de todo esto lo que hay antes que leyes, que las haga quien las haga siempre serán imperfectas, son en bastantes casos dramas humanos con nombres y apellidos, y también en algunos otros casos me imagino que su buena dosis de inconsciencia y/o irresponsabilidad sin lugar a dudas.

    Y prometo no volver a hablar de temas políticos en este portal ya que esto es lo que socialmente entre todos hemos conseguido, convertir el drama del aborto en una moneda de cambio para la agitación política.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo su cuestionamiento. A nosotros lo que nos interesa es que la ley del aborto ha retrocedido. Los vericuetos políticos para llegar a ella, bienvenidos sea. Solo ellos pueden cambiar la ley.

      No nos importa si Gallardón lo cree o no, o si lo han presionado los católicos o ambas cosas. Nosotros aplaudimos este retroceso y estamos listos para ir a la lucha por el aborto Cero.

      Eliminar
    2. Para Anónimo de las 15:00

      Disculpe, pero precisamente usted reconoce que detrás de la ley hay trasfondo político, y esto es lo único que pretendía poder de manifiesto en mi comentario.

      Y ya que habla de aplaudir yo lo haré cuando nuestros valores sociales y culturales hagan innecesario el aborto, y mi esperanza que eso se consiga mediante leyes es muy baja ya que si en España se aprueba una legislación restrictiva lo único que conseguiremos es aumentar los viajes (y además ahora "low cost") a cualquier otra capital europea que tenga una legislación menos restrictiva (lo mismo que ocurrió en estos años anteriores aquí en Barcelona), y la verdad para ese viaje no hacían falta estas alforjas de debates y discusiones en los medios.

      Prometo al moderador no volver a participar sobre este hilo de debate si no es para aclarar malentendidos o alusiones personales.

      Eliminar
    3. O sea usted está a favor de matar niños. Ese asesinato depende de sus "valores morales y sociales".

      Vaya eso es nazismo sin paliativos!.

      Eliminar
    4. A ver, el Sr. Morrós es nacionalista......

      Eliminar
  9. Matar a un ser humano es un acto antinatural, contrario a la Ley Natural que llevamos inscrita en nuestra alma desde la Creación.
    La multinacional secreta del PODER MUNDIAL desea matar ya que desea un mundo menos lleno para que "los elegidos" vivan mas tranquilos, para ampliar entren en la web http://www.noticiasglobales.org que monseñor Juan Claudio. Sanahuja edita para la defensa y promoción de la vida humana y la familia desde el 7 de marzo de 1998.


    ResponderEliminar
  10. Cesáreo Marítimo, ¡gracias! ya extrañaba leer alguno de sus suculentos artículos, he de reconocer que el padre Custodio me ha dejado sorprendidísimo, sus artículos son de enmarcar, y la verdad es que gloria a Dios por encontrar sitios como este.
    ¡Larga Vida!

    ResponderEliminar