domingo, 20 de octubre de 2013

La penosa situación de muchos sacerdotes jóvenes

Mons. Casanova de Vic en la ordenación de Mn. Jaume Casamitjana
Toda generalización peca de ingenua o de pretenciosa. Por eso no digo “los sacerdotes jóvenes”, sino “muchos sacerdotes jóvenes”. No es por tanto mi intención encuadrar aquí a todos los sacerdotes de los que llamamos jóvenes, entre 25 y 45 años de edad. Creer que todas las realidades pastorales encajan en la descripción que sigue, sería más que falso. Pero ignorar o falsear el auténtico día a día de una buena porción del clero joven, especialmente en parroquias rurales o en barriadas periféricas, con sus componentes y características propias,  sería no comprender muchos de los problemas pastorales que nos aquejan.

Oímos repetidas veces que nuestros sacerdotes están desmoralizados, desanimados, desmotivados. Que se sienten solos y aislados. Que se ven desorientados, o aún peor, que han perdido el norte. A veces nos sorprenden escabrosas noticias sobre algún escándalo o alguna defección. Y nos entristecemos o nos escandalizamos. Pocas veces nos hemos cuestionado sobre qué sucedió para que las cosas llegaran a ese extremo.

La mayoría de nuestros sacerdotes más jóvenes, y hablo de casi toda España, han sido francotiradores desde su más tierna juventud. Si tiempo atrás provenían de familias cristianísimas o entraron muy niños en el Seminario desde sus parroquias donde ejercían de monaguillos, hoy la mayoría provienen de experiencias de conversión en su juventud y de un nadar contracorriente incluso en ambientes familiares si no contrarios, sí neutros en cuanto a vivencia cristiana se refiere. Cuando la cuestión religiosa o vocacional fue tomando cuerpo, empezaron a ser diferentes en su manera de ser y estar en sus círculos de amistad. Su entrada en el Seminario fue un paso singular para sus amigos y las más veces fuente de perplejidad para ellos. Ya lo había sido para sus familiares.

Lección inaugural Fac. Teol. de Catalunya 2011
(Francesc Torralba “nogensmenys”)
Su vivencia del Seminario no fue más consoladora. Se encontraron muchos de ellos en ambientes ideológicos hostiles por parte de sus superiores. Tenían que buscarse directores espirituales de confianza fuera de la casa, casi clandestinamente, si querían perseverar en su vocación. Las directivas del Seminario iban dirigidas a “cambiarles”, a modelarles según el parecer del rector, que esencialmente recelaba de ellos. Su resistencia fue probada en la liturgia sesentayochera del Seminario. Los fines de semana fueron enviados a parroquias donde el párroco “progresista”  y el ambiente laicista impregnase su talante. Muchos, a pesar del camuflaje, vieron retrasada su ordenación hasta el paroxismo. Por hablar de nuestra tierra, la enseñanza que recibieron en la Facultat de Teología de Catalunya fue muy deficitaria cuando no descaradamente heterodoxa: en dirección opuesta al magisterio de la Iglesia. En resumen, poco de firme se consolidó en su formación. La duda, el desencanto y la incertidumbre marcaron la tónica del sexenio institucional en la “Facultat”.

Parroquia de Fátima en el Turó de la Peira
Aparte de ello, poco o nada se les enseñó de lo que tenía que ser su vida de cada día en las parroquias. Se les habló de una teoría sobre la “vida en común”, los equipos pastorales, “la pastoral de conjunto”, que no eran más que palabras vacías. Sobrevivieron como coadjutores de párrocos que pusieron a prueba su capacidad de creer, de esperar y de amar.

Y finalmente, al borde de los 40, se les confió una responsabilidad como párrocos, en parroquias mayormente aisladas, de barriadas o de zonas suburbiales y rurales, donde muchas veces el duro ambiente social y humano acabó por hundirles. Sin sólidas relaciones de amistad, tampoco de familia, con pocas aficiones y sanos hobbys para su esparcimiento mental, con durísimos ambientes contrarios, aislados espiritualmente, sin director de conciencia que les acompañe, lejos de otros compañeros compartiendo afinidades, sin muchos recursos económicos (en Barcelona ha sido una pretensión vana aspirar a la pobre condición de mileurista: rozamos los 900 mensuales). Mal considerados por un ambiente social hostil, en el que eres mirado con desconfianza o recelo cuando no con antipatía: no todos tienen las dotes humanas y los resortes espirituales para vencer con tesón y esfuerzo sobrehumano tales prejuicios. Y la gracia, raras veces suple lo que la naturaleza no concede…

Y quizás lo peor, el abandono de tu obispo. Que te ignora, te ningunea y que desde su Curia únicamente está preocupado por que las cotizaciones de tu parroquia al Fondo Común lleguen religiosamente cada mes. En 9 años de pontificado de Sistach, sólo ha llamado a sus sacerdotes una vez, para pasar con ellos treinta escasos minutos, de los que 25 fueron para soltar el  discurso-esquema programado, para todos el mismo, y los últimos cinco de despedida y cierre.

A todo ello añadir el tabú que constituye hablar de ello: no debes decir lo que te pasa, no has de lamentarte, no es necesario tocar el tam-tam en demanda de auxilio: ya pasará, ya te calmarás, ya te acostumbrarás.
Madres de jóvenes sacerdotes granadinos
Cuánto me alegro cuando encuentro a sacerdotes de otras partes de España, que aunque no vivan realidades sociales y pastorales muy distintas y experimenten las mismas condiciones de vida, al menos se sienten profundamente comprendidos, escuchados y queridos por su obispo. Me lo cuentan de Valencia, con don Carlos Osoro, me lo contaban hace años de don Manuel Ureña cuando estaba en Murcia, me lo refieren los de Alcalá de don Juan Antonio Reig. ¡Cuánto me alegro por esos compañeros sacerdotes! ¡Cuánto me gustaría que se diesen esos santos estereotipos de trato delicado y afable, sincero y sin ficción con los ministros del Señor en todas las diócesis!

Quizá no mejorarían con ello las circunstancias de estos tiempos recios que nos ha tocado vivir, pero se harían más llevaderas. Y, dadlo por seguro, veríamos más serenidad y alguna que otra sonrisa en el rostro de nuestros curas. Entretanto, qué suerte tenemos con nuestras incansables abuelas en las parroquias. Más afortunados son aún los sacerdotes que gozan de la proximidad, del cariño incondicional, de la comprensión y del consejo de sus queridísimas madres.

Prudentius de Bárcino

55 comentarios:

  1. Añádase la política "invadente" que todo lo empuerca. Por presiones del entorno, mayormente clerical, nuestros sacerdotes claudican en lo que ellos, estoy convencido, creen que deberían hacer como pastores. De cuantos vamos a las lecciones de Biblia, en mi parroquia, ninguno es catalnoparlanrte, aunque todos lo entienden y bastantes lo escriben, pero su lengua propia es el castellano. Ni que decir tiene que esa suerte de lectio divina se realiza en castellano. Es como mejor afluyen ideas y sentimientos para la mayoría. (Nadie se siente cómodo en los libros montserratinos recomendados, por falta de entidad teológica por un lado y por el uso de expresiones alejadas de su vivencia interior, por otro) El sacerdote no es joven, pero tampoco mayor. Es celoso, bien preparado, inquieto y de vida de piedad. Pero llega la fiesta del patrón y trae para concelebrar a otros dos sacerdotes más, manifiestamente separatistas. La misa es, de principio a fin, en catalán. El tenue feeling que pudiera haber entre parroquianos y sacerdote languidece con estos comportamientos. En consecuencia, el sacerdote ha de sentirse solo. A algunos nos duele, porque reconocemos su función vicaria de Cristo. Pero es obvio que en una parroquia a la que acude regularmente, según estadísticas, menos del 6 por ciento de los adscritos, y de este 6 por ciento, el 90 por ciento, tirando bajo, es castellanohablante, el fervor por el patrón termina pronto por ser francamente mejorable. (Y eso que es un apóstol y evangelista).

    Si el grueso de los fieles no se siente representado, su cercanía al sacerdote se resiente. El sacerdote, a su vez, solo, buscará la compañía de los suyos, es decir, de los que terminan condicionando su modo de pensar, donde ahora las categorías políticas (nació, patria, llengua) van secando sibilinamente las categorías religiosas (Dios, evangelización, fieles).

    La política, que todo lo empuerca, constituye un virus insidioso en nuestra clerecía y sus instituciones. Allá ellos quienes no quieran verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, que decir la misa en catalán es ser manifiestamente separatista, no? Alucinante, Valderas, alucinante....

      Eliminar
    2. Valderas es siempre alucinante cuando colabora en estas páginas...

      Eliminar
    3. Poderoso razonamiento, sí señor. Coger el rábano por las hojas. Decir la misa en catalán no es separatista. Como decirla en castellano no es antiseparatista. Decir la misa en un lenguaje que no es el de los fieles eso no es sólo separatista, sino un trágala vergonzoso. Yo ya he razonado. Ahora les toca a ustedes aportar una razón. Cuando ese trágala abarca derechos humillados, aniquilados como es el de la negación de la enseñanza en el idioma materno entonces hacerlo en nombre de Cristo (Escola Cristiana) resulta, además, esperpéntico. Ah, no se preocupen voy a seguir colaborando siempre que me lo permita la generosidad de Germinans. Es el único sitio donde he podido exponer el pensamiento de la Iglesia con respecto al comportamiento objetivamente inmoral de la deriva separatista. A mi edad, las descalificaciones personales me importan una higa. Por eso no les llamo con el "nom del porc". ¿Por cierto, cuál es su gracia?

      Eliminar
  2. Siempre tuve " compasión " de los curas rurales( nací en una pequeña villa asturiana").- Los veía solos.- Celebraban misa rezaban el Rosario, pero no hacían vida comunitaria.- Nunca se les enseñó en los Seminarios a ser PÁRROCOS.-Homilías que la mayor parte no entendían los oyentes y así lo demás.-Cumplí 83 años, tuve una profunda formación católica, fui novicio jesuita, intento no consumado, Dios sabrá el PORQUË.- Aún hoy siento compasión por los curas, sobre todo los rurales con 5 o más parroquias que atender, y los veo solos.-

    ResponderEliminar
  3. Sr. Prudentius de Bàrcino, la soledad del sacerdote, tanto en ambiente urbano como rural es un tema muy interesante y actual.

    Ya el Papa Pablo VI, en su Encíclica "Sacerdotalis Caelibatus" de 24 de junio de 1967, ya habla de la relación Obispo-Sacerdote en estos términos:

    4. LA SOLICITUD DEL OBISPO

    EL OBISPO Y SUS SACERDOTES

    91. Nuestros queridísimos sacerdotes tienen el derecho y el deber de encontrar en vosotros, venerables hermanos en el episcopado, una ayuda insustituible y valiosísima para la observancia más fácil y feliz de los deberes contraídos. Vosotros los habéis recibido y destinado al sacerdocio, vosotros habéis impuesto las manos sobre sus cabezas, a vosotros os están unidos para el honor sacerdotal y en virtud del sacramento del orden, ellos os hacen presentes a vosotros en la comunidad de sus fieles, a vosotros os están unidos con ánimo confiado y grande, tomando sobre sí, según su grado, vuestros oficios y vuestra solicitud. Al elegir el sagrado celibato, han seguido el ejemplo, vigente desde la antigüedad, de los obispos de Oriente y Occidente. Lo que constituye entre el obispo y el sacerdote un motivo nuevo de comunión y un factor propicio para vivirla más íntimamente.

    EL CORAZÓN DEL OBISPO

    93. La soledad humana del sacerdote, origen no último de desaliento y de tentaciones, sea atendida ante todo con vuestra fraterna y amigable presencia y acción.

    Antes de ser superiores y jueces, sed para vuestros sacerdotes maestros, padres, amigos y hermanos buenos y misericordiosos, prontos a comprender, a compadecer, a ayudar. Animad por todos los modos a vuestros sacerdotes a una amistad personal y a que se os abran confiadamente, que no suprima, sino que supere con la caridad pastoral el deber de obediencia jurídica, a fin de que la misma obediencia sea más voluntaria, leal y segura.

    Una devota amistad y una filial confianza con vosotros permitirá a los sacerdotes abriros sus almas a tiempo, confiaros sus dificultades en la certeza de poder disponer siempre de vuestro corazón para confiaros también las eventuales derrotas, sin el servil temor del castigo, sino en la espera filial de corrección, de perdón y de socorro, que les animará a emprender con nueva confianza su arduo camino.

    El Papa Francisco en la Misa que celebró el pasado 15 de mayo en la Casa Santa Marta, comentó en la homilia, un pasaje de los Hechos de los Apóstoles en el que San Pablo exhorta a los "ancianos" de la Iglesia de Éfeso a vigilar sobre sí mismos y sobre todo el rebaño, a ser pastores atentos a los "lobos rapaces".

    Es una de las "más bellas páginas del Nuevo Testamento" – dijo Francisco – "llena de ternura y de amor pastoral", en la que se destaca "la bella relación del obispo con su pueblo". Es, dijo el Papa, "una relación de protección, de amor entre Dios y el pastor y del pastor y el pueblo":

    "Al fin y al cabo un obispo no es obispo para sí mismo, los es para el pueblo; y un sacerdote no es sacerdote para sí mismo, los es para el pueblo: al servicio del pueblo, para hacer crecer, para pastorear al pueblo, al propio rebaño, ¿no? Para defenderlo de los lobos". ...

    ...Para concluir el Santo Padre dijo que "nosotros tenemos tanta necesidad de permanecer fieles, para ser hombres que vigilan sobre el rebaño y también sobre nosotros mismos, para que nuestro corazón esté siempre dirigido hacia su grey. Y también para que el Señor nos defienda de las tentaciones, porque si nosotros vamos por los caminos de las riquezas, si vamos por el camino de la vanidad, nos convertimos en lobos y no en pastores. Recen por esto, lean esto y recen. Así sea".

    Como en este pequeño resumen de estos dos Papas, queda claro, que la Iglesia sabe que existe esta situación. Por nuestra parte, solo podemos pedir a Dios, Sumo y Eterno Sacerdote, que nos manden Obispos que cuide a las vocaciones con gran caridad y esmero, con profesores, que ante todo sean hombres de oración.

    ResponderEliminar
  4. "Rozamos los 900 mensuales". ¿Para qué necesitan más? 'Algunos sacerdotes sí que sorprenden...¡Con mucho menos pueden vivir! Sino que se lo pregunten a tantos parados y necesitados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demagogia, unaaa de demagogia!!!!! Porque no dejamos de cenar total con solo comer basta, los parados y necesitados son personas en la pobreza sin medios. Los sacerdotes hacen voto de pobreza pero necesitan medios para la evangelización y el culto.

      Eliminar
    2. Me parece que vas muy equivocado. Los sacerdotes (diocesanos, mossens) no hacen voto de pobreza y en todo caso promesa de celibato. Los religiosos ordenados (padres) son los que por su naturaleza hacen voto de pobreza, obediencia y castidad.

      Eliminar
    3. Sr. Anónimo de las 06,16.

      Ante todo una aclaración. Usted dice: ... "Los sacerdotes hacen voto de pobreza pero necesitan medios para la evangelización y el culto."

      Según el Código de Derecho Canónico, en el Art..: 520, dice:

      § 1. No sea párroco una persona jurídica; pero el Obispo diocesano, no el Administrador diocesano, puede, con el consentimiento del Superior competente, encomendar una parroquia a un instituto religioso clerical o a una sociedad clerical de vida apostólica, incluso erigiendo la parroquia en una iglesia del instituto o sociedad, con la condición, sin embargo, de que un presbítero sea el párroco de la misma o el moderador de que se trata en el c. 517 § 1, si la cura pastoral se encomienda solidariamente a varios.

      § 2. La encomienda de una parroquia, de la que se trata en el § 1, puede realizarse tanto a perpetuidad como por tiempo determinado; en ambos casos, se hará mediante acuerdo escrito entre el Obispo diocesano y el Superior competente del instituto o de la sociedad, en el que, entre otras cosas, se determinará expresa y detalladamente cuanto se refiera a la labor que debe ejercerse, a las personas que se dedicarán a ella y a los asuntos económicos.

      Artículo 521

      § 1. Para que alguien pueda ser designado párroco válidamente debe haber recibido el orden sagrado del presbiterado.

      § 2. Debe destacar además por su sana doctrina y probidad moral, estar dotado de celo por las almas y de otras virtudes, y tener las cualidades que se requieren tanto por derecho universal como particular, para la cura de la parroquia de que se trate.

      § 3. Para que alguien sea designado para el oficio de párroco, es necesario que conste con certeza su idoneidad según el modo establecido por el Obispo diocesano, incluso mediante un examen.

      A partir de ahí, hay que tener en cuenta la diferencia entre SACERDOTES DIOCESANOS Y RELIGIOSOS.

      LOS SACERDOTES DIOCESANOS prometen obediencia a su Obispo y permanecer célibes, pero a estas promesas no se les llama votos.

      La diferencia es sutil. Los religiosos hacen sus votos como una donación mas allá de toda exigencia del ministerio.

      LOS SACERDOTES DIOCESANOS, en cambio, con su promesa, aceptan un requisito eclesiástico para todo sacerdote.


      LOS SACERDOTES RELIGIOSOS. Aparte de recibir el Sacramento del Orden de manos de un Obispo. Emiten ante su Superior los votos que generalmente incluyen pobreza, castidad consagrada y obediencia. Algunas órdenes religiosas tienen además otros, conocido como "cuarto voto", que manifiesta un elemento específico de su carisma, por ejemplo fidelidad al magisterio, servicio a los mas pobres, etc. El significado de estos votos se gobierna por la ley canónica y por los documentos legislativos de la comunidad en que se hacen. Según la ley eclesiástica, los votos se hacen por un tiempo de prueba antes de hacerse perpetuos.

      Eliminar
    4. ¿Cuánto cobras tú, chaval?

      Eliminar
    5. Ciertamente, cobrar 900 € al mes, teniendo la vivienda y suministros (agua, luz y gas) gratis, no está tan mal, sobre todo porque no tienen hijos que mantener. Los medios para su labor evangelizadora llegan por otras vias del Arzobispado, siempre a salvo de que cada uno puede hacer lo que quiera con su sueldo, claro, como con su tiempo libre. Los hay que juegan al mus en el bar y los hay que colaboran como voluntarios en comedores u otras obras de caridad.

      Eliminar
  5. Estoy muy de acuerdo con el contenido del artículo, pero el "mileurismo" de los sacerdotes es un tópico. La gran mayoría percibe sobresueldos: son profesores de religión, capellanes de conventos de monjas, de colegios, de asilos... Luego están los estipendios, que van a parar al bolsillo del sacerdote si el fiel que lo da no dispone otra cosa.
    Añadamos a todo esto que la mayoría de los sacerdotes no pagan hipoteca; viven en casas rectorales; la parroquia les paga la luz, el agua, el teléfono...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se es profesor de religión, se cobra solamente el sueldo de profesor. Los capellanes percibe una bonificación pequeña, comparado con las horas que dedican. Los estipendios no son tantos...

      No pagan hipoteca pero si el mantenimiento de casa a veces bastante costosas, donación de pagas extra a Caritas, templo con humedades o pequeños trabajillos de fontanería, electricidad...

      Eliminar
    2. No olvidemos que los párrocos también deben contribuir al mantenimiento del Obispado. Me consta que algunos obispados catalanes ponen cuotas de contribución a los párrocos, y que estos muchas veces no llegan con las aportaciones de los fieles, y más de uno tiene que rascarse el bolsillo.

      Eliminar
    3. Hablando de dinero estaria bien comentar en como se gestiona el dinero que entra en las parroquias, de lo que se declara y lo que no; y lo que se paga en negro al personal que colabora: limpieza, mantenimientos, sagristanes, organistas, etc.

      Eliminar
    4. Aquí hay una confusión entre párrocos y parroquias.

      El dinero de las colectas va a la parroquia no al párroco.

      Cada parroquia dependiendo de la solvencia socioeconómica del área asignada, es decir en función del aporte medio de las colectas procedentes de los feligreses, tiene una categoría económica.

      De acuerdo con ella deberán ceder o no parte de estas colectas para otras parroquias deficitarias y obispado.


      Eliminar
    5. Se me olvidaba el sueldo del párroco no procede de estas colectas, procede del obispado y originariamente de la CEE a través de Xtantos.

      Xtantos gestiona los impuestos que los españoles libremente asignamos a la Iglesia católica en la declaración del IRPF anual.

      Eliminar
    6. Si tan bien vivimos, ¿por qué no os hicisteis curas vosotros?

      Eliminar
    7. Un sueldo de profesor de religión no es "mileurista".
      En cuanto a las reparaciones de las casas rectorales, cuando son de entidad las suele afrontar el Obispado, que es el propietario, o, en su caso, la parroquia.

      Eliminar
    8. ¿QUIERE SABER LO QUE GANA UN CURA? (en el año 2012)

      “Vivir como un cura” reza el famoso adagio que es fácil escuchar por ahí a poco que se afine la oreja y que todos hemos usado alguna vez. Y bien ¿cuánto de bien vive un cura? O en términos cuantificables entendibles para todos, ¿cuánto gana un cura?

      A los curas diocesanos les paga la diócesis de la que dependen, que es, a los efectos, “la empresa pagadora”. La remuneración varía mínimamente de unas diócesis a otras.

      - Salario base: 861€.

      - Trienios: 15€ por trienio.

      - Pagas extraordinarias: dos al año.



      A deducir:



      - Contingencias comunes (seguridad social): 28,52€.

      - Retención s/IRPF: variable en función de trienios pero generalmente un 8,24%.

      Lo cual deja en el neto una cantidad entre 825€ y 875€ euros (variable en función de los trienios) al mes.

      O sea, ¡ni mileuristas! Vamos, que en esto no se está pa hacerse rico.

      Amén de ello, en las parroquias acostumbran a existir viviendas que se ponen a disposición de sus sacerdotes. Incluso se puede llegar a alquilar algún piso cercano si las necesidades exceden a lo que la parroquia puede ofrecer, los cuales se ceden gratuitamente a los curas, si bien éstos sufragan de su bolsillo los gastos de agua, luz, gas, teléfono, etc..

      Es muy frecuente, sin embargo, que el cura párroco no haga uso de esas viviendas eclesiásticas y viva en su propia casa familiar, solo o acompañando a sus padres, etc., en cuyo caso no recibe compensación alguna.

      Y que levante la mano quien haya oído hablar de un sindicato de curas o haya visto alguna vez a un cura manifestarse, romper papeleras o hacer huelga para pedir aumento de sueldo.

      Conocido todo lo cual, a lo mejor la próxima vez que le venga a Vd. a la cabeza la celebérrima expresión, (“vivir como un cura”), a lo mejor hasta se lo piensa Vd. dos veces y no la pronuncia, o si oye a alguien hacerlo, puede que hasta le pregunte: “¿pero tú te has parado a pensar lo que gana un cura?”.

      Ciertamente, hay sacerdotes jóvenes y no tan jóvenes, que hace de profesores de religión u otras materias, para ganarse un sobresueldo.

      Lo que queda claro es que ser sacerdote es un don y una gracia de Dios que da la vocación. Si no se recibe como tal, vienen las secularizaciones, la vida profesionalizada, como si se trarara de una profesión más, etc.

      De todas formas hay que reconocer hay trabajos que realizan los sacerdotes, que podríamos muy bien realitzar los católicos comprometidos y dejar a los presbíteros ocuparse de los Ministerios que nosotros no podemos realitzar.

      Eliminar
    9. Sr. Hermenegildo, las Capellanías a clínicas, colegios y conventos, lo suelen hacer normalmente lo que llamamos, sacerdotes religiosos o sea frailes o pedres, según la Orden. En esos casos es el Instituto religioso el que cobra por el ministerio de sus sacerdotes según lo acordado. Eso, ciertamente, como norma general, después ya sabemos que cada uno hace lo que puede, según su capacidad y dedicación vocacional. Ya sabemos, que el Domingo, hay sacerdotes que solo quieren celebrar una Misa, la que esta mandada y en cambio hay otros que se desviven por llegar al mayor número de fieles que tiene confiados y no le importa celebrar dos o tres Misas.

      Sra. Laura S, en su pregunta de las 16:13

      ¿Que son los estipendios?

      Se describe el sentido de los estipendios u ofertas por celebrar la Eucaristía por una intención.

      Quizá uno de los temas que, en la práctica pastoral, interesan más a los fieles, es el de los estipendios u ofertas por la celebración de la Misa.

      Por su propia naturaleza, además, es un asunto delicado: se trata de una cuestión que afecta al sacramento de la Eucaristía.

      Es una práctica muy antigua en la Iglesia la de ofrecer al sacerdote
      celebrante una cantidad de dinero, como limosna por la celebración de
      la Misa.

      El sacerdote que recibe tal cantidad y acepta el encargo queda
      obligado en justicia a ofrecer una Misa por la intención del donante.

      El fundamento de esta práctica es enteramente sacramental: los fieles
      que ofrecen un don por la Misa que se celebra se asocian más
      íntimamente a Cristo que se ofrece a Sí mismo en la Hostia Santa. Además, está el sentido que tiene de limosna, práctica enseñada por el mismo Jesús

      No sólo eso, sino que mediante los estipendios, los fieles ayudan al
      sostenimiento de la Iglesia y sus ministros. Por lo demás, el sacerdote
      que acepta el encargo se obliga no sólo a celebrar una Misa, sino a
      ofrecerla por una intención determinada, incluidas las almas de los
      difuntos.

      Actualmente la materia queda regulada por los cánones 945-958 del Código de Derecho Canónico.

      El Papa Pablo VI lo reguló en el Motu Proprio Firma in traditione, de 13 de junio de 1974 (AAS 66 (1974) 308). Además, la
      Congregación para el Clero promulgó el Decreto Mos iugiter el 22 de
      febrero de 1991.

      Según esta normativa, el sacerdote que acepta el estipendio por la
      celebración de una Misa por una intención particular, está obligado en
      justicia a satisfacer personalmente la obligación asumida, aunque puede
      encomendársela a otro. Además, se debe celebrar una Misa por cada
      intención.

      Viene a salir al paso del uso de acumular intenciones en una
      Misa, en las llamadas Misas colectivas o pluriintencionales. Tales
      Misas colectivas o pluriintencionales sólo se pueden celebrar si lo
      consienten los fieles que las encargan, y con ciertas condiciones, como que solo puede haber dos Misas por semana con intenciones colectivas (cfr. Decreto Mos iugiter, art. 2 § 2).

      Por lo demás, el sacerdote sólo puede retener el estipendio de una
      Misa. Si celebra más de una Misa al día en la que haya aceptado estipendio, se debe destinar al fin que determine el Ordinario (c. 951). Este
      Ordinario es el Ordinario propio del celebrante, salvo que se trate de
      párrocos o vicarios parroquiales, en cuyo caso se entiende el Ordinario
      del lugar (cfr. Pontificio Consejo para la Interpretación de los Textos
      Legislativos, interpretación auténtica de 23 de abril de1987 (AAS LXXIX
      (1987), p. 1132).

      Además, las obligaciones de celebrar Misas asumidas se deben cumplir
      dentro de un plazo razonable, que se fija en un año. Si no es posible,
      se puede transmitir el encargo a otros sacerdotes (cfr. Decreto Mos
      iugiter, art. 5 § 1).

      En conclusión, se debe animar a los fieles a efectuar ofrendas y
      estipendios para la celebración de la Santa Misa. De tal costumbre se
      puede decir que los principales beneficiarios serán los mismos fieles
      que ofrecen sus dones.

      Eliminar
  6. Recuerdo dos supuestas revelaciones marianas sobre Cataluña:

    Que Cataluña es la región que menos reza de España, y que el mal entrará por Cataluña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta afirmación tan alegre y no contrastada de si Catalunya es la que reza menos..Me admira su conocimiento del rezo..ME GUSTARÍA UN ESTUDIO PROFUNDO DEL TEMA SI ESTE AMABLE ANÓNIMO DE LAS 23.41 LO REALIZA- Aunque esto de las estadísticas.... Dice un autor que hay tres clases de menitiras: las mentirijillas, las mentiras y las estadísticas. Prepare Ud.Sr.Anónimo un estudio exhaustivo de la " cantidad del rezo en Catalunya". Quizá le da más importancia a lo cuantitativo que a la cualidad. No debemos ser modelo,en este tema, seguramente, aunque se le nota a Ud cierta aversión hacia Catalunya. Finalmente dígame: ¿Cuá es la "región" más rezadora de España? Espero su estudio y respuesta.

      Eliminar
    2. Ya salió el nacionalista y la "adversión a Cataluña". Yo no soy el forero al que alude, pero he vivido toda lavida en cataluña y le puedo decir que el ambiente religioso en Catlauña es nefasto, con campañas programadas contra la Iglesia en TV3, la prensa y las escuelas. Programadas. Porque los regímenes totalitarios como el catalán no admiten más religión que la de la "nación" en peligro y la sumisión a los mesías nacionalistas.
      Sólo toleran "iglesias nacionales", como en China.
      Eso es lo que hay en Cataluña. lo demás son milongas de nacionalista.

      Eliminar
    3. Sr. Anónimo de las 06,52.

      Hay un estudio del Centro de Investigaciones Sociólogicas (CIS), sobre el tema.

      Medios informativos dieron a conocer los resultados del último estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre las convicciones y prácticas religiosas por autonomías en España.

      Según los datos del CIS, las dos regiones con más católicos son Castilla-La Mancha y Extremadura, donde nueve de cada diez habitantes son católicos, mientras que Cataluña y el País Vasco se presentan como las comunidades con menos católicos.

      La encuesta del CIS revela que los católicos en Extremadura constituyen 94,4 por ciento, mientras que en Castilla-La Mancha el 91,2. Les siguen Murcia 89,9, Castilla y León 88,3 y Cantabria 87,2.

      El 73,4 por ciento de los vascos encuestados se declara católico, mientras que en Cataluña lo hace sólo el 69,5 por ciento.

      Además de Baleares y Navarra, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla registran también cifras bajas (70,6 y 64,4 por ciento, respectivamente), algo comprensible si se tiene en cuenta que son también las que arrojan el mayor porcentaje de toda España de creyentes de otras religiones (el 16,7 y 29,6 por ciento).

      La Comunidad de Madrid es la que registra el menor porcentaje de católicos, con el 68,7 por ciento, pero aventaja a vascos y catalanes en práctica religiosa. Según la encuesta, Extremadura le saca hasta 25 puntos porcentuales a la Comunidad madrileña en este rubro.

      Según la encuestadora, el mayor número de ateos se concentra en Cataluña, Madrid y el País Vasco. Casi el siete por ciento de catalanes niegan la existencia de Dios.

      En el apartado de los que se declaran “no creyentes”, el País Vasco y Cataluña vuelven a ocupar los dos primeros puestos, con el 17,3 y el 19,5 por ciento respectivamente.

      PRÁCTICA RELIGIOSA

      Con respecto a práctica religiosa el País Vasco y Cataluña vuelven a figurar entre los últimos puestos de la encuesta. Sólo el 16,9 y 11,3 por ciento respectivamente de los encuestados va a Misa “casi todos los domingos y festivos”, por debajo de la media nacional, que es del 18,5 por ciento.

      Paradójicamente, algunas de las regiones que registran el mayor índice de católicos son las menos practicantes. En Extremadura sólo el 17 por ciento de habitantes van a misa los domingos, mientras que en Valencia y Canarias, apenas el 14.

      En cifras, algo más de ocho millones de españoles cumplen habitualmente con el precepto dominical. Seis de cada diez catalanes “casi no pisa” una iglesia al año. Les siguen los murcianos, con el 52,8 por ciento, e inmediatamente los vascos, con el 51,1.

      Esto son las estadísticas, no obstante hay que tener en cuenta, que la oración, tanto vocal como contemplativa no es valorable estadisticamente.

      En el capítulo 6 del Evangelio de San Mateo leemos:

      Tú, cuando reces, entra en tu cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

      Señor Jesús, ¡qué valioso es un corazón sincero! A ti te gustan los corazones sinceros, desinteresados. La recompensa que Tú das a los que obran con recta intención es muy grande. Tú que puedes ver el fondo de mi corazón, purifícalo desde dentro.

      Jesús, abre mi alma, hazla más grande. Que no se quede en cosas egoístas, raquíticas, mezquinas. Enséñame a practicar el bien por amor a ti, y no para que me vean.

      No puedo hacer el bien sólo para que me vean. Necesito buscar la gloria de Dios cuando haga las cosas, ésta es la verdadera recompensa. Jesucristo lo dice bien claro: “no practiquéis la justicia delante de los hombres”. La sinceridad de vida exige la pureza de intención. Ésta se consigue en la «intimidad con el Padre», es decir en la oración.

      Eliminar
    4. las medias verdades son las peores mentiras. respetable anónimo de las 11.00. responda- si sabe hacerlo- a lo que se le pide.Yo he vivido toda mi vida en Catalunya pero me parece que generalizar de este modo no corresponde a la realidad. Ambiente religioso nefasto, regímenes totalitarios....iglesias nacionales.Sigue Ud teniendo aversión a Catalunya. Hágaselo mirar

      Eliminar
    5. Por favor, negar que la secularización, en Cataluña, ha mas rápida y destructiva que en otras regiones, es absurdo.
      El catalanismo ha sido una ideología disolvente para la salud moral y religiosa del pueblo catalán.
      Entiendo que esto molesta a los que decidieron servir a dos señores, a Dios y a la Nació, pero la verdad, es la verdad.

      Eliminar
    6. Anónimo, 20 de octubre de 2013, 23:4121 de octubre de 2013, 15:02

      Tres son las profecías sobre el presente y futuro inmediato de Cataluña:

      - Que es el lugar que menos se reza de España

      - Que el mal en España entrará por Cataluña

      - Que en Cataluña apostatarán las jerarquías eclesiásticas de todo tipo


      Pero:

      - Son de tres supuestas revelaciones privadas aún sin decisión episcopal. Parece que están toleradas.

      - Deben ser discernidas por cada uno.

      - Dos de ellas son supuestas apariciones marianas en Cataluña, y la otra de España.

      - Los supuestos mensajes marianos, si se discierne que son auténticos, se sustentan en la autoridad del mensajero celestial: Jesús, María, santo, ángel. No llevan incorporados ni estudios, documentación y estadística, evidentemente.

      - Toda revelación privada es siempre condicional por definición (Decreto condicional), excepto las profecías del Apocalipsis, que son incancelables.

      Es decir, toda revelación profética extra-post-bíblica que implique un castigo de Dios siempre es reversible, cancelable o disminuible.

      Esto se fundamenta en el caso de Jonás, cuando Dios anula la maldición de destrucción de la ciudad ante la conversión de sus habitantes, y por ello, los de Nínive de esta generación arrepentida tienen el privilegio de juzgar a los judíos incrédulos de los tiempos de Jesús.

      Precisamente, toda revelación privada que informa de un mal se comunica para que el mal no se dé, como Jonás, mediante la expiación, la oración, el ayuno y la reparación.

      Muchos desacreditan las revelaciones proféticas postbíblicas como terrorismo o mensajes del miedo, pero nada más lejos de la realidad y constituye un error fundado en el orgullo y la soberbia: son mensajes preventivos cuya finalidad es que no se produzcan mediante el simple instrumento de la acción espiritual de "10 justos", como en el caso de la intercesión de Abraham ante Dios cuando iban de camino a Sodoma.

      Conclusión:

      1. Toda revelación de un mal que viene a la Humanidad es cancelable (Jonás) por la fuerza espiritual de una minoría de justos (Abraham intercede a Dios por Sodoma) porque Dios así lo quiere.

      2. Si el hombre no responde por orgullo y soberbia (¿Quién es Dios para decirme lo que he de hacer?), entonces esta profecía puede demorarse pero se dará irremisiblemente:

      Habacuc: «Escribe la visión, grábala en tablillas, de modo que se lea de corrido. La visión espera su momento, se acerca su término y no fallará; si tarda, espera, porque ha de llegar sin retrasarse. El injusto tiene el alma hinchada, pero el justo vivirá por su fe.»

      Eliminar
    7. Sr. Anónimo de las 11,00.

      Ya quisieran los fieles católicos chinos, me refiero a los que siguen al Papa, tenir la libertad que tenemos nosotros y no tenir que vivir en las catacumbas, modernas, si usted quiere, però catacumbas al fin y al cabo.

      Yo también he vivido toda la vida en Catalunya y he encontrado en la red otras fuentes de información católicas más fidelignas que TV3, por ejemplo: EWTN, Magnificat TV, Nazaret TV, el Hogar de la Madre, es.catholic.net, Vatican. va, Zenit.org, etc.

      Ahora para temas relacionados con la vida civil catalana, si puede ser un buen canal.

      Eliminar
    8. Anónimo 12,20


      La autonomía catalana está regida totalitariamente. Pero no se procupe, con el tiempo usted despertará un día aterrorizado y lo verá todo muy claro. Yo me desperté el año pasado.

      Eliminar
    9. Anónimo 15:02

      Es muy interesante lo que explica. ¿Me podría proporcionar las citas?
      Gracias.

      Eliminar
  7. Sr. Prudentius: ¿Por qué aparece la foto de la parroquia de la Virgen de Fátima en el artículo?

    ResponderEliminar
  8. La Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz hace una magnífica labor para que los sacerdotes asociados no se sientan solos ni abandonados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Hermegildo, esta Sociedad, creo que està vinculada a la Prelatura del Opus Dei, que al igual que los Institutos Religiosos, Jesuitas, Claretianos, Carmelitas, etc., al tenir sus conventos, ya tienen ese tema resuelto.

      Caso muy distinto es el de los sacerdotes jóvenes, que como dice el Sr. Prudentius en su articulo, no se ven, les da la sensación de no sentirse amparados por su Obispo.

      El sacerdote joven (en el articulo los delimita entre 25 y 45 años), que tiene una forma de pensar dentro de la ortodòxia catòlica, ya ha tenido que sofrir lo suyo hasta llegar a la Ordenacíón Sacerdotal, por la incomprensión de algunos compañeros y de sus profesores.

      Una vez ordenados, vienen los destinos y si no estan preparados para vivir en sociedad, pero como si estuvieran solos, según cual sea éste, puede cundir el desánimo.

      Aunque no me considero capacitado para dar consejos y menos de ese tipo; si les diria que no olviden, .la oración, que piensen en San Juan Maria Vianney, que tuvo dificultades para ser ordenado. En aquel tiempo, no por profesores heterodoxos, sinó porque no le entraba el latín en particular, però su Obispo lo apoyó, no por sabio, sinó por su santidad. Una vez ordenado, lo destinaron a una Parróquia bien perifèrica, en el pueblecito de Ars. Allí con tesón, se ´fue ganando a la gente y fue un gran Párroco y un gran santo.

      Eliminar
    2. D. Josep: no compare la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz con un los institutos religiosos. La Sociedad de la Santa Cruz ejerce su labor con sacerdotes seculares y diocesanos, no con religiosos, que tienen otra espiritualidad.

      Eliminar
    3. Sr. Hermegildo, Igual me expresé mal, pero he releído mi comentario y no veo por ninguna parte que salga el tema de la espiritualidad.

      Lo que me refiero no es el carisma propio de la Congregación Religiosa, sino al hecho de la soledad física, que es parte del tema de hoy.

      Eliminar
  9. El abad Soler de Montserrat ha dicho una homilía donde ha dicho dos cosas muy discutibles para mí:

    www.catalunyareligio.cat/articles/47842

    A. "Volem manifestar, també, el nostre record i el nostre respecte envers tots els qui, en aquell context històric i en l’immediatament posterior, foren morts per coherència amb les seves idees socials i polítiques, o per la seva fidelitat a Catalunya, sovint com a resultat de judicis injustos."

    No, no puede haber respeto por "todos", sólo por algunos, por los que no tuvieron odio destructor de bienes, cosas y mobiliario, ni con las manos manchadas de sangre. En absoluto. Nunca jamás.

    Lo contrario, sentir respeto por todos, implicaría que también deberíamos tener respeto por todos los nazis o comunistas que murieron por "sus ideas en conciencia sincera". No, no y no. Puede haber perdón, pero no respeto, veneración, acatamiento, miramiento, consideración, deferencia por verdugos y asesinos. No, no y no.

    Aunque entiendo al abad: todavía hay 2.600 beatificaciones pendientes y aún 10.000 esperando la apertura de su expediente de beatificación, y la presión de su entorno nacionalprogresista debe de ser tremendo, y eso es decir poco.


    B. "He dit que perdonàvem els qui ens van arrabassar cruentament aquests germans de comunitat. Aquests dies s’ha parlat molt de si l’Església ha de demanar perdó pel seu compromís amb els vencedors de la guerra civil. Cal continuar reflexionant sobre aquest període de la nostra història per analitzar tots els fets, però potser sí que cal un pronunciament més explícit."

    Se debe de pedir la verdad histórica completa, no esta memoria histórica sectaria de la historiografía nacionalprogresista, digna hija de su padre, el nacionalcatolicismo, y luego, sólo luego de saber la verdad histórica, entonces darse un perdón general mutuo y recíproco.

    Y son muchas las autoridades catalanas que deben de pedir perdón, y de rodillas, con la frente en el suelo, dándose golpes en el pecho:

    1. Artur Mas, Presidente de la Generalidad de Cataluña: en relación a Companys y los centros oficiales de detención, tortura y asesinato (checas)

    2. Nuria de Gispert, Presidenta del Parlamento de Cataluña: por el Parlament de 1936-1939 y los partidos desaparecidos, tanto agredidos (Lliga, CEDA) como agresores (USC, AC, UR)

    3. Miguel Ángel Gimeno Jubero, Presidente del Tribunal Superior de Cataluña: por la justicia republicana.

    4. María de los Llanos de Luna, Delegada del Gobierno, como representante de la II República y de los crímenes cometidos por los funcionarios civiles, policiales y militares republicanos en Cataluña

    5. Igor V. Ajanov, cónsul ruso en Barcelona, por el genocidio chequista realizados por funcionarios soviéticos de Stalin: servicios secretos del Ejército de Tierra y de Aviación; OMS (Komintern); NKVD (KGB)

    6. Oriol Junqueras, presidente de ERC

    7. Joan Herrera y Maria Dolors Camats, los dos secretarios de ICV: sobre el PSUC republicano

    8. Isidre Molat Batllori, presidente del PSC en representación del PSOE de Largo Caballero, Negrín y Prieto

    9. Josep Maria Àlvarez Suàrez, secretario general de la UGT de Cataluña: por la UGT republicana

    10. El representante de la CNT nombrado por su asamblea, por los crímenes de CNT-FAI (Durruti y García Oliver)

    11. Joan Carles Gallego Herrera, secretario general de CCOO de Cataluña: por su vinculación con el PSUC-PCE

    ResponderEliminar
  10. Lo siento, pero pedir perdón sin verdad es como predicar el amor sin la verdad ni la justicia, con la mentira de la omisión y el silencio intencionado de la verdad debida como justicia: dar a cada uno lo suyo.

    Como consecuencia de ello, esto es un falso y mentiroso perdón, que no exige a su hermano en la culpa aquella su gran parte de grave parte de responsabilidad en la barbarie criminal y genocida de la Guerra Civil.

    Muchos partidos de la II República NO eran partidos democráticos, eran partidos partidarios de la dictadura del proletariado marxista, impuesto por medio de la violencia revolucionaria y con odio a la fe, a la conciencia política o a la pertenencia de clase social, y estos son PSOE-UGT, PCE-PSUC, USC, POUM, CNT-FAI, que además, estaban peleados entre ellos por cuestión política.

    Y otro, ERC, no aceptó a la II República porque era española por tres veces:

    - 14 de abril (Macià y la República Catalana)

    - 6 de octubre (Companys y el Estado Catalán)

    - desde el inicio de la Guerra Civil hasta mayo de 1937, cuando Companys, a través de Tarradellas, se apropia de competencias propias y exclusivas de la II República: colectivizaciones, Ejército de Cataluña, industrias de guerra...

    ResponderEliminar
  11. Por lo que veo, somos dos los que pensamos lo mismo:

    Y quizás lo peor, el abandono de tu obispo. Que te ignora, te ningunea y que desde su Curia únicamente está preocupado por que las cotizaciones de tu parroquia al Fondo Común lleguen religiosamente cada mes. En 9 años de pontificado de Sistach, sólo ha llamado a sus sacerdotes una vez, para pasar con ellos treinta escasos minutos, de los que 25 fueron para soltar el discurso-esquema programado, para todos el mismo, y los últimos cinco de despedida y cierre.

    ResponderEliminar
  12. Por estos motivos no podemos dejar de rezar por nuestro sacerdotes. Y siempre que podamos hacerles llegar nuestro apoyo para que no se sientan solos.

    ResponderEliminar
  13. Lo siento mucho, Prudentius. Para mí, laico, los sacerdotes son dignos de todo mi respeto. Sobretodo estos sacerdotes "fieles" que usted menciona, no los acomodados al mundo, que esos ya tienen sus consuelos "mundanos".

    Además me siento parcialmente identificado con la descripción que ha hecho de estos sacerdotes. Yo también tuve un ambiente familiar hostil a la religión, el cultural y social ni digamos, el de amistad más bien neutro y en las realidades eclesiales a las que me acercaba siempre me econtraba con lo mismo: guitarra y buenismo. Hasta dar con el Opus Dei que durante muchos años fue una tabla salvadora, una iglesia donde recogerse y rezar de verdad, unos sacerdotes exigentes en la confesión y serios, una Misa celebrada como el misterio lo merece...

    Hay una institución que personalmente no conozco pero que creo que puede responder a las necesidades de estos sacerdotes: la sociedad de la Santa Cruz. Es uregente que los sacerdotes dispongan de una red fraternal. En nuestro caso dicha red, una fundación por ejemplo, tendría que estar desvinculada del arzobispado.

    Estoy seguro que mcha gente estaríamos dispuestos a colaborar con una red de ayuda al sacerdote católico, al buen sacerdote eh? al que va de laico y sale en TV3 no, ese ya tiene su premio.

    También su artículo me ha hecho pensar en el celibato...Pero ese es otro tema. Además de la gracia de Dios, nada te puede dar tanto consuelo como la compañía y el apoyo de tu mujer, que también es una gracia de Dios.

    Difícil misión tienen ustedes, los buenos sacerdotes católicos. No se me ocurre otra cosa, que con humildad atreverme a recomendar a estos sacerdotes que recen por sus necesidades, que se ocupen de su alma, de su santidad, que en ese empeño es donde encontraran luz para orientar a los demás, a los fieles que acudan a ellos. Lo digo con humildad y sin ánimo de sermonear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Anónimo 10,22

      Y TODOS, TODOS estamos llamados a la Santidad.

      Eliminar
    3. Laura, no sé porque se da por aludida por mi comentario. Porque yo no he afirmado lo contrario de ninguna de sus dos supuestas réplicas.

      Eliminar
  14. Si en algo sirve mi opinión sobre éstos mágnificos hombres y sacerdotes que se sienten marginados,incomprendidos,rechazados en fin como todos los adjetivos que se han mencionado en el texto,es que se junten entre ellos ,los que se sientan y piensen así,y se vean con frecuencia ,que compartan sus vivencias ,que tengan puntos de distración común y hagan confraternización entre laicos de sus parroquias para fortalecer sus parroquias.Al final si ésto se hace bien ,el grupo se fortalece de tal manera que no hay progres ni jerarquia equivocada que pueda con él.¡¡¡¡SUERTE¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  15. Gracias Prudentios por su articulo, tiene toda la razon. Nuesstro Papa Francisco haria muy bien, en llamar a los Obispos ( specialemnte a los de Cataluña, y mas concreto a los de la ciudad de Vic, que lejos estan de ser Pastores y Padres comprensivos para sus sacerdotes; son solo funcionarios y más aún inquisidores....Dios mío !!! cuanto daño hacen a los feligreses que tanto aman a sus sacerdotes jovenes, porque se entregan de alma y vida a quien les pide ayuda, y reciben ingratitud por parte de quien ayudan y mucho más de su obispo o vicario Ante DIOS cuanto tendran que purgar.....Sr.Prudentio tiene toda la razon y gracias por su comentario. Dios nos salve !!! y proteja a estos jovenes ssacerdotes tan solos

    ResponderEliminar

  16. El que hayan sido francotiradores en su juventud no creo que sea un handicap, no en la mayoría de los casos. Es la forma de generar anticuerpos a las diferentes situaciones que te vas a encontrar en la vida cotidiana de la que nadie está exento.

    Si en ellos ha existido una “buena preparación”, y luego se han “seguido formando” debiera ser más facil ir por la vida llevados de la mano de la Fé. La Fé proporciona un mapa de carreteras moral para circular, da seguridad. Te da gasolina para circular por esos caminos a través de los Sacramentos y la oración. Una seguridad que a medida que se profundiza, es además racional, objetiva, es inteligente, es ciencia, es la Doctrina. ¡Y esto es un chollo!. ¿Quien da más?

    Pero tambien entiendo que puede haber una hiperpresión laboral que pueda progresivamente ir reduciendo sus descansos físicos pero sobre todo el más importante, el espiritual. ¡Y aquí hay que vigilar!

    Asimismo que puede haber problemas psicológicos, psiquiatricos o médicos procedentes de exposiciones permanentes de tensión laboral extrema, como para el resto de los mortales.

    Creo que no hay que victimizar. La vida no es fácil fuera de la Fe. Tenemos que alegrarnos infinitamente de haber sido llamados. Toda nuestra vida es muchísimo más fácil con la FE.

    ResponderEliminar
  17. ¿Qué se puede esperar de nuestro Ordinario?, pues ya es lección repetida y cansina: sólo apoya y promueve a los suyos; la dirección espiritual de los seminaristas barceloneses, hasta este año, confiada a un imputado por el caso oscuro del Hospital de San Pablo, el individuo en cuestión , amparado ahora bajo el cobijo del de la Paz y de la Familia, mi amigo Claret; este que negaría el pan y la sal a quien no es de su cuerda;: menudas se cocinan en su Delegación: la campaña judicial orquestada contra Germinans; pues sí ahora sólo falta que protejan con exceso a su secretaria.... pues ala, "envolica que fort"
    Hasta cuándo, Señor, hasta cuándp.
    Dios nos dé su paz......
    Adiós, Martinez, adiós.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claridad para Francisco I cuando nombre nuestro nuevo antístite.

      Eliminar
    2. Francisco I no nombrará a ningún arzobispo.

      Eliminar
  18. Quedo alucinado de como se juzga con superficialidad muchas veces la vida de un sacerdote diocesano.
    Yo tengo un familiar veo como vive, trabaja, como se da a los demás, cuando esta enfermo quién le cuida y se preocupa de verdad de él, y quién no. Y la cantidad de horas que dedica a la parroquia, a los diferentes grupos, siempre tiene la puerta abierta a ayudar, a aconsejar, a acoger, y con disponibilidad y gratuidad total.
    Tiene unos buenos compañeros, otros que pasan de todo, eso vale para los sacerdotes y para los fieles.
    Algunos deberian hablar menos y practicar más la fraternidad, solidaridad, y caridad cristianas.

    Su sueldo no da para llegar muchas veces a final de mes, la comida, la ropa, viajes en Metro y Bus, señora de la limpieza, pago del IRPF (no le han hecho retención alguna durante el año), sin contar la preocupación de ver que se va haciendo mayor
    y le quedara una pensión de auxiliar administrativo, que es su cotización a la Seguridad Social.
    Si tuviera una enfermedad grave no podria ni ir a una residencia, ni poner a un cuidador.

    Solo por Jesucristo se pueden aguantar ciertas humillaciones, incomprensiones, sueldo y pensión de miseria.

    Pero claro los que tienen la doctrina y la ortodoxia tan clara el tema de la manutención de los sacerdotes es un tabu del que no hay que hablar.

    Por cierto mi familiar sacerdote celebra Misas indistintamente en Catalán y Castellano, y por eso no es nacionalista ni catalán, ni español.

    ResponderEliminar
  19. Entonces debe ser chino, francés, colombiano.... ciudadano del mundo. No estaría de más que celebrara en latín, jejejeje
    Dios no de su paz.... Adiós Martinez
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  20. Manuel Nava Aguilera14 de diciembre de 2015, 13:02

    El clero según el lugar donde estes de España, recibe un trato distinto como distintas son la regiones de la nación, he estado en Cataluña muchos años, allí el clero no tiene la entrega total e incondicional de los fieles, ahora vivo en Granada región Andaluza, en esta Andalucía, los Sres curas viven una vida opípara; en el pueblo de Alcaudete (Jaén), cierto día, no hace mucho hablando con el párroco de Santa María en un bar de los Zagales, le dije al Sr. Cura que llevaba una vida, digna de un rey, a lo que contesto, que ya era menos, en ese momento uno de los presente le pago no solo el café que se estaba tomando sino el de la semana siguiente; le dije lo ve Sr. cura como no somos iguales; no lo comprendió y mi persona tampoco a él, ellos tienen la verdad absoluta y todos los demás estamos equivocados, por ahora solo nos queda el tragarlo.

    ResponderEliminar