lunes, 5 de agosto de 2013

El futuro episcopal catalán

Se trata de una cuestión de tiempo. Se tardará más o menos, pero el futuro episcopal catalán pasa por los nombres de los cuatro obispos de las fotografías. Por el año de su nacimiento, Sáiz Meneses (1956), Romà Casanova (1956), Enrique Benavent (1959) y Xavier Novell (1969), constituyen el mañana de las diócesis catalanas. Cierto que hay una generación intermedia: Pujol Balcells (1944), Taltavull (1948) y Vives (1949); pero a ésta le pasa ahora su ultimo tren. Caso de no entrar en la sucesión de Sistach o la de Piris, ya no existiría otra vacante episcopal hasta el año 2014, con lo que sería muy difícil la elección de un obispo para cuatro o cinco años como máximo. Luego también existe un grupo intermedio de obispos: Pardo (1946), Cortés (1947) y Cristau (1950) que, por distintas circunstancias, no parecen llamados a destinos de relevancia. Pero está claro que los años venideros del episcopologio catalán pasan por los cuatro primeramente citados.

Es ley de vida. Una ley que sabe a cuerno quemado al nacional-progresismo eclesial, pero no es más que fiel reflejo de las últimas vocaciones. No existe un cura progre menor de cuarenta años. Pueden elucubrar lo que quieran, pueden componer un sinfín de melodías, pueden pergeñar setecientas mil teorías, pero los sacerdotes con los que han de contar el día de mañana, no tienen nada que ver con su ideal clerical. Son curas de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Sacerdotes que visten como tales, enamorados de su vocación, que confiesan, que se involucran en una inmensa labor social, que desdeñan la política y consecuentemente el nacionalismo pertinaz. De esos curas han salido esos obispos. Y con esos bueyes hay que arar.

Tarde o temprano se iniciará el proceso de sucesión del cardenal Martínez Sistach. Puede que la generación intermedia se haga cargo de los restos de Barcelona, aunque nadie descarte que el papa Francisco nos salga con alguna sorpresa. Pero cuando se acabe esa hornada vendrá la otra. Y entonces ya no habrá marcha atrás. No hay otro sacerdotes. Y consecuentemente no habrá otros obispos. Sin que nadie pueda decir que esos sacerdotes jóvenes no recojan sus frutos. No me canso de repetir la gran labor de las parroquias germinantes. Y este agosto me reiteraré hasta la saciedad. Templos que se llenan; fructíferos resultados sacramentales, con gran número de primeras comuniones y confirmaciones; incansable actividad asistencial, con una nutrida presencia en las calles dónde se halla enclavada la iglesia. Sólo cabe comparar una parroquia germinante con otra del mismo barrio. Tienen el mismo tipo de feligresía y una iglesia se llena y la otra presenta un alarmante vacío. ¿Por qué será? Todos saben la respuesta y la inmensa mayoría se calla. Pero lo que es incuestionable es que existen unas iglesias llenas y otras vacías. Y los que las tienen vacías recelan de seguir el ejemplo de los que las tienen llenas. Recelan no; más bien abominan.

El nacional-progresismo se niega a ver la realidad, pero dentro de unos años no serán más que pasado. Un pasado respetable, como todos los pasados, pero pasado. Carecen de relevo. No han sabido sembrar. Y si han sembrado, no han recogido fruto alguno. Y no será porque no hayan tenido oportunidad. Han dominado la curia, los centros académicos, las facultades, los seminarios, las parroquias de relumbrón. Con unos resultados bien magros. Al revés, los resultados que se han obtenido se hallan en las antípodas de cuanto ellos pregonaban.

El futuro sacerdotal catalán pasa por la nueva generación de curas. Y de esta nueva promoción nacerán los obispos del mañana. En la parrilla de salida están Sáiz Meneses, Casanova, Benavent y Novell. Podrá haber otros. Pero serán de su línea. La del clero del siglo XXI. 

Oriolt.

19 comentarios:

  1. Oriolt, lamento contradecirte: el pasado que signifcará este bodrio de nacional-progresismo no será respetable. Como tampoco lo fue el de las dos barras. Siempre en historia de la Iglesia vemos que el bodorrio con el poder político imperante trae malos dividendos para una verdadera espiritualidad y encuentro con El. Aprendamos de los errores que se han cometido en este presente. Si estos obispos están enamorados de su vocación, de la Luz, en fin, de lo que es seguir a Jesús, no hay que temer nada al futuro. Reitera que una parroquia es germinante y da sus frutos en la medida que vive ern la senda del Señor y no me cansaré de oirte. Y cuando dejes tu anonimato porque las circunstancias lo permitan, me alegrará poder invitarte a comer, llegado el caso.
    Anscarius Barchinonensis

    ResponderEliminar
  2. Oriolt, pienso muy parecido a ti. Pero en tus artículos siempre veo un sesgo: confundes tus deseos con la realidad. En la Santa Sede, al nuevo Papa, poco amante de la burocracia en principio, le esperan temas candentes. Hay temas graves -homosexualidad, corrupcción, ambición- enquistados en la maquinaria burocrática del Vaticano que por esta misma gravedad requieren la atención del Papa. La maquinaria en la elección de obispos queda lejos.

    Además me da la impresión de que en Roma, la vieja clerecía vinculada a las órdenes religiosas clásicas ha reconquistado posiciones y se ha atrincherado tras la "humillación" producida por el huracán Wojtyla con su reconocimiento al vigor y frutos de los nuevas corrientes laicales muy bien representadas en el Opus Dei. Bertone es el ejemplo de esta reconquista que le digo, por no decir el propio Papa Francisco.

    ResponderEliminar
  3. Y en todo esto....pinta algo el Espíritu Santo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Es el que dirige la Iglesia a pesar de todos nosotros...

      Eliminar
  4. Oriolt: Piense que esta gente tiene a sus cachorros preparados. No hace falta que sean progres, pueden ser de los otros. Sin embargo, todos tienen en común lo mismo: No tener problemas. Por eso se llega a obispo, seas carca o progre, porque nunca tuviste problemas y nunca los tendrás y tu expediente está inmaculado. Como el de Mons. Ricca...

    ResponderEliminar
  5. Amigo Oriolt, gracias por su articulo.

    Creo que en el caso concreto de la sucesión del Arzobispo de Barcelona, sería conveniente pedirle al Espíritu Santo, que por intercesión de nuestra Patrona, la Virgen de la Merced, nos envíe el Pastor que más nos convenga.

    ResponderEliminar
  6. Leía de vez en cuando lo de Germinans, pero después de los últimos artículos dejaré de hacerlo. Ya intenta la prensa diaria intoxicarme diariamente; sólo faltaban ustedes. En cuanto a lo de escribir anónimamente por miedo a perder el puesto de trabajo... No creo que los primeros cristianos actuaran así. Daban la cara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay unos cuantos que dan la cara en germinans con nombre y apellidos y tampoco les gusta...

      Eliminar
    2. Anónimo del 6 de agosto 2013 18:25:

      Propones que hay que dar la cara, pues da tu nombre. No firmes como anónimo.

      Eliminar
  7. Quatre bisbets: El de Terrassa un autèntic egòlatra!
    El de Vic, com diuen els vigatans: "molta mitra per tan poc cap."
    El de Tortosa, el bisbe de València, Osoro, se l´ha tret de sobre.
    El de Solsona: ara cap aquí, ara cap allà...
    Si això és el futur... "apaga y vámonos."

    ResponderEliminar
  8. que razón tienes el de las 19:17...¡ si esto es el futuro de la iglesia catalana, como bien dices "apaga y vámonos" vaya cuatro ejemplares....¡

    ResponderEliminar
  9. En qué estará soñando oriolt cuando dice que el futuro pasa por esos cuatro obispos?
    Francamente, somos muchos los que creemos que no están para nada a la altura de lo que se debe esperar de un obispo.
    Dos de ellos son obispos por obra y gracia del Cardenal Carles, otro por obra y gracia del obispo Tresserra y el dde Tortosa porque se lo sacaron de encima.
    Qué flaco favor hizo y hace el Cardenal Carles a la Iglesia catalana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, usted quisiera al arzobispo Vives en Barcelona. Supongo que para usted este obispo sí esta a la altura. Sin embargo también fue promovido al episcopado por influjo del Cardenal Carles. Y por lo tanto estoy con usted, flaco favor hizo a la Iglesia con algunos de "sus" nombramientos.

      Eliminar
    2. Y Tresserra y Soler Pedrigó fueron obispos "gracias" a Carles. Y ya ve usted! También lo fue Carrera, aunque este sí fue un gran Obispo!
      Vives está bien donde está!

      Eliminar
  10. Sí, sin duda el evangelismo tiene un gran plantel. Veremos llenarse iglesias.

    Incluso hablarán de Dios, sí. Se proclamará fuerte y alto el amor a Jesucristo... no como ahora, que se buscar humillarnos en el mal sentido. El evangelismo es muy vital; muy alegre. Y con dicho plantel tiene gran futuro.

    Lo que ya no espero es gente humilde. El clásico cristiano con temor a Dios. El de antes de la guerra.

    ResponderEliminar
  11. ¿ya no cuenta para nada Monseñor Ladaria?. Tanto que se hablaba de que iría a una gran diócesis vacante, y ahora nadie lo menciona. ¿Alguien sabe algo?

    ResponderEliminar
  12. Novell sobra. Un. Obispo que promueve el conflicto entre catalanes se descarta él solo automaticamente.
    Los comentarios sobre los otros en algunos posts me parecen hechos mas por el enemigo que por hijos de la Iglesia.
    Pido al Espiritu Santo intervención especial, como parte afectada directamente.
    También a María.

    ResponderEliminar
  13. Casanova a Lerida, Novell que añada Vic a Solsona, a Barcelona Pujol, y para Tarragona Taltavull. Es mi apuesta. Seguro que me equivoco pero bueno, por probar...

    ResponderEliminar
  14. Por que no Novell a Barcelona?

    ResponderEliminar