lunes, 8 de julio de 2013

La sucesión de Sistach está muy verde

Todo parecía indicar que las sustituciones de los cardenales de Madrid y Barcelona iban a ir unidas en espacio y tiempo. Ahora bien, cuando casi todos los medios dan por segura y decidida la sucesión de Rouco, ninguno habla de la designación de un nuevo arzobispo barcelonés. Aún así, debemos extremar la cautela respecto a los múltiples rumores que se vierten sobre la aceptación de la renuncia del cardenal gallego (y en especial los que se refieren a la identidad del sucesor), no en vano el prelado madrileño ha demostrado una capacidad de supervivencia y adaptación al medio fuera de lo común, que puede posibilitar que siga bien vivo, cuando algunos lo dan ya por muerto. El temor de éstos se ha vuelto a acrecentar cuando han comprobado que, desde que lo daban por sustituido, ha visitado tres veces Roma en quince días, habiendo llegado a concelebrar con el Santo Padre la misa de este domingo en la Basílica de San Pedro, en el encuentro con novicios y seminaristas.

Pero, como les decía, de la sucesión de Sistach no existe ninguna noticia. Lo cual no quiere decir que no se haya empezado a estudiar. El papa Francisco parece que se ha decidido tomar muy en serio un cambio de rumbo en la Iglesia en España, aprovechando que sus dos principales obispos han presentado la renuncia por edad. Sin embargo, los nombres examinados para la archidiócesis de Barcelona no han superado la primera criba, por lo que el proceso puede entrar en fase de ralentización.

Según varias fuentes a las que hemos tenido acceso, los tres primeros aspirantes que han sido considerados son el arzobispo de Tarragona, el arzobispo-obispo de Urgel y el auxiliar de Barcelona, monseñor Taltavull. Y en los tres se han encontrado pegas, bastante simples, que obstaculizan la promoción.

En cuanto a monseñor Pujol Balcells, su pertenencia al Opus Dei sería la causa que impediría el acceso a una sede, en teoría, cardenalicia. No por el hecho de que un papa jesuita designase a un prelado de la Obra, ni tan siquiera porque un destacado miembro de la Prelatura (hasta su consagración episcopal se había pasado más de 30 años en la Universidad de Navarra), sino porque se consideraría excesiva una segunda promoción episcopal, tras haberse designado a otro miembro del Opus -y español- como coordinador de la Comisión que investiga el IOR.

La entrada en liza de monseñor Vives representa la que ha sido desechada con mayor rapidez. Después de haber afirmado el papa Francisco que "no quería obispos príncipes", se piensa que resultaría absolutamente contradictorio designar para Barcelona al obispo príncipe por antonomasia. Máxime cuando en la Santa Sede no gustó nada que apareciese en la primera misa del Papa, entre los jefes de estado y no entre los obispos.  Por otro lado, los inconvenientes de dejar vacante la jefatura de estado andorrana (algo que no ha sucedido nunca en la historia reciente) desaconsejan la designación del prelado pirenaico.
 
El nombre de Taltavull sí que ha sido objeto de mayor detenimiento. Significaría una designación bergogliana. Un pastor querido por casi toda la diócesis, sin pretensiones carreristas, conocedor de la demarcación y aparentemente sencillo y humilde. Sin embargo, se duda de su carácter. Los que conocen al Papa (especialmente en la curia argentina) afirman que suele buscar colaboradores decididos, resueltos, valientes. Y el auxiliar menorquín goza de muchas virtudes, pero entre ellas no están la audacia y el atrevimiento.

Esta ha sido la primigenia fase de un largo proceso, todavía en mantillas. Obviamente nada está cerrado e incluso se pueden volver a estudiar los tres nombres ahora descartados, pero en Cataluña, ante la falta de sustitutos hábiles, empieza a cundir un temor: la capacidad de sorpresa del Papa argentino. Explicaba el otro día a Vatican Insider el sacerdote español Antonio Pelayo, que el Papa escucha los consejos de todos, se informa y después decide en consciencia. Pero decide solo. Absolutamente solo. Y de esta manera eligió celebrar la misa del Jueves Santo en una cárcel de menores; se ha dirigido a Lampedusa sin séquito o dejó vacía la blanca silla papal durante el concierto en el Aula Pablo VI.

Temor a una designación sorpresiva. Temor también a una designación carrerista que contradiga los mensajes papales. En todo caso, nos hallamos ante un pontificado de decisiones inesperadas, en el que todo puede pasar. Como siempre en Germinans les iremos manteniendo informados de cuanto nos cuenten nuestras fuentes vaticanas. En estos momentos, sólo se puede asegurar que la sucesión de Sistach se ralentiza y podría no ir unida a la de Rouco. Nada más.

Oriolt

47 comentarios:

  1. ---¿Temor a una designación sorpresiva?
    Me parece que sí.

    ---¿Temor a una designación carrerista que contradiga los mensajes papales?

    Eso es imposible, por la personalidad del Papa y porque la diócesis de Barcelona es muy importante en el mundo católico y modelo ejemplar por la Sagrada Familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En que se basa para decir que es importante? ¿En el pasado?

      ¿Pero es que aquí hay una activa vida católica?

      Eliminar
    2. Ni históricamente es importante y en número de habitantes y en extensión es la primera de España. Relativamente importante...

      Eliminar
    3. Relativamente muerta...

      Eliminar
  2. Javier Elzo, autor del libro “Los cristianos, ¿en la sacristía o tras la pancarta?”, ha sido entrevistado en La Vanguardia de este domingo en un artículo de Pedro Vallín titulado “La Iglesia Católica de los puros me asusta”.

    En ella afirma, en síntesis, que la Iglesia deriva hacia una secta totalitaria y marginal de puros, reaccionarios y perfectos porque siempre dice “no” a todo lo que la sociedad moderna considera normal; porque califica a la sociedad actual de paganizada; y porque afirma que sólo hay salvación dentro de la ortodoxia.

    Ve a 3 tipos de católicos: el curial (todo se arregla obedeciendo) y el anticlerical (crítica la jerarquía), ambos basados en un perjuicio; y el exiliado, protestantizado, basado en una relación con Dios sin intermediarios, como consecuencia del invierno doctrinal que siguió al Concilio Vaticano II y que los decepcionó y exilió interiormente sin rechazar absolutamente a la Iglesia, pero creando una religiosidad situada entre “a la carta” y “personalizada”.

    Sobre el sacerdocio femenino, establece que es una vergüenza que no pueda darse hoy en día, que sólo puede existir ahora porque la mujer se ha liberado gracias a la píldora que le permite ser dueña de su vida y su maternidad. La Iglesia pierde a las mujeres por culpa de su moral, y ello hace que pierda a la vez a las madres como vínculo de transmisión de la fe hacia los hijos.

    Cree que la quintaesencia de la Iglesia está en el servicio a los demás y a los pobres y no en el tema del preservativo; y que su papel es social, público y político, basado en la comunión o dimensión comunitaria.

    Finalmente, dice que el cristianismo no puede pretender hacer una Europa cristiana; que ha de asumir que es una creencia más entre otras; y que Jesús es importante y útil, pero que ya no es el único válido. De Cataluña elogia el cristianismo de Montserrat y los Jesuítas, el grupo Sant Jordi de los derechos humanos y la escuela del Sagrado Corazón de Barcelona.

    Los sociólogos Joan Estruch y Javier Elzo son partidarios de la protestantización del catolicismo por medio de la elevación de las normas sociológicas y psicológicas al nivel de normas fideístico-morales, desplazando a las verdades divinamente reveladas y definitivas de fe, y convirtiendo a la Iglesia Católica en una especie de comunidad protestante que fija su doctrina según los pactos, acuerdos y consensos fijados entre los diferentes grupos integrantes plenamente adaptados al mundo, tal como dijo el Arzobispo de Canterbury sobre la ordenación episcopal de las mujeres: «Seamos claros, el pretender que nada está cambiando es absurdo e imposible. En tiempos de revolución nosotros también en la Iglesia de Inglaterra debemos tener una revolución».

    En relación con la verdad científica y sus pretensiones de transformarse en verdad fideístico-moral, la encíclica de Francisco I y Benedicto XVI, "Lumen fidei" (5 julio 2013), lo ha tratado en su apartado “El gran olvido de nuestro tiempo”, punto 25:

    “Recuperar la conexión de la fe con la verdad es hoy aun más necesario, precisamente por la crisis de verdad en que nos encontramos. En la cultura contemporánea se tiende a menudo a aceptar como verdad sólo la verdad tecnológica [tesis Estruch-Elzo]: es verdad aquello que el hombre consigue construir y medir con su ciencia; es verdad porque funciona y así hace más cómoda y fácil la vida. Hoy parece que ésta es la única verdad cierta, la única que se puede compartir con otros, la única sobre la que es posible debatir y comprometerse juntos. Por otra parte, estarían después las verdades del individuo [tesis psicologista: mi yo y mis tendencias son soberanas], que consisten en la autenticidad con lo que cada uno siente dentro de sí, válidas sólo para uno mismo, y que no se pueden proponer a los demás con la pretensión de contribuir al bien común. La verdad grande, la verdad que explica la vida personal y social en su conjunto, es vista con sospecha.”

    ResponderEliminar
  3. El mundo protestante se está secularizando en el sentido de que su doctrina, de un lado, se sociologiza y politiza, y de otro, se cientifiza. Por eso, los protestantes cada vez son más limitados y relativizados, porque ellos mismos se consideran como una comunidad bíblica de iguales entre sí, sin ninguna autoridad o potestad superior alguna; no son católicos, es decir, una comunidad bíblica (libros del Cánon), tradicional (Tradición y sucesión apostólica), magisterial (Papa y Concilios) y sacramental (sacerdocio, eucaristía). Además, la Biblia protestante carece de muchos libros (Tobías, Judit, Baruc, Carta de Jeremías, Eclesiástico, Sabiduría, Macabeos), y carece por completo de la Tradición, el Magisterio, los Concilios, la Patrística, los Doctores, los teólogos ortodoxos, la literatura de santos, místicos y eclesiásticos, las revelaciones proféticas postbíblicas y apariciones crísticas y marianas, la liturgia, el Credo, las oraciones y las devociones.

    Por su parte, la ciencia, por definición, tiene sus conclusiones provisionales, en continuo progreso y reducidas estrictamente al campo de lo material observable y experimentable. Así, los politólogos, sociólogos e historiadores no pueden tener en cuenta en sus análisis a los agentes y bienes espirituales, por lo que no integran en sus estudios las influencias de la comunión de los santos tanto en las personas, como son la Santísima Trinidad, la Iglesia, María, san José y los santos, los ángeles, demonios, las almas del Purgatorio y la comunión de los santos; como en las cosas santas: la providencia divina y la gracia, pecado y tentación, dones, carismas y frutos, sacramentos y sacramentales, bendiciones y maldiciones, posesiones y revelaciones, milagros, oraciones, mediaciones e intercesiones, fenómenos místicos e indulgencias, entre muchos otros.

    Los científicos sociales gozan de una enorme cantidad de información, almacenando, procesando y analizando una gran heterogeneidad de datos (estructurados, agregados o no) con un tratamiento rápido de los mismos para obtener instantáneamente resultados de calidad, eficientes, prácticos y útiles en esta era de la incertidumbre. Esto ha hecho nacer la Big Data, la Big Scientist y la Big Narrative: tal es la abundancia de datos que, para ser comprensibles e interpretables, necesitan ser, por una parte, estudiados por diversos disciplinas con un conocimiento científico subyacente, y por otra parte, deben estar integrados en un discurso que desvele los motivos, causas o razones que explican porqué las cosas son como son.

    Por eso, un catolicismo protestantizado convierte a la Iglesia en una organización cuya doctrina esté completamente determinada por aspectos tan relativos y circunstanciales como son el acuerdo político, el uso social y lo que la ciencia social y natural descubre en cada momento histórico. Al desconocer, de un lado, la realidad espiritual y eclesial, y de otro, negar la revelación divina de datos históricos transcendentales (Adán, Noé, Babel) y de verdades fideísticas de por sí absolutamente incognoscibles por el hombre (cielo, infierno, purgatorio y Nueva Jerusalén), tal Iglesia protestantizada se convertiría en un vehículo con la mitad de las ruedas en funcionamiento.

    Un ejemplo reciente y cercano de esta protestantización católica se puede observar en el libro “Conviure Jesús en familia – Transmetre avui la fe i els valors cristians als nostres fills” de Sandra Buxaderas (Pòrtic, 2013), página 240, capítulo “Otros modelos de familias”, dice que unos sacerdotes del Raval de Barcelona han afirmado que los católicos divorciados y vueltos a casar sin nulidad canónica sí pueden ir a comulgar porque “la norma escrita lo impide pero Jesús no lo compartiría. Si amáis a Jesús, id a comulgar. Y estad bien tranquilos”.

    ResponderEliminar
  4. Parece que Sáiz Meneses no ha sido excluido de momento.

    ResponderEliminar
  5. Hermenegildo, parece que si no ha sido siquiera examinado, mal puede haber sido excluído. Lo cual es no decir nada. Por esa regla de tres, podríamos decir también que Godayol, Casaldáliga o el "pare Manel" tampoco han sido excluídos...
    No obstante, la designación de Saiz Meneses sólo se podría entender como una auténtica designación carrerista (paso de un obispado "de segunda" a un arzobispado metropolitano, sede cardenalicia a mayor abundamiento). La designación de un presbítero dedicado a su tarea parroquial sería menos carrerista, paradójicamente, a mi enteneder. Igual ando desencaminado, claro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La designación de Saiz Meneses como designación carrerista:

      - de obispado sufragáneo a arzobispado metropolitano
      - arzobispado sede cardenalicia

      no puede ser por estos motivos:

      1. Francisco I excluye expresamente el trepa carrerista.

      2. El arzobispado no conservará el automatismo de la sede cardenalicia, porque Francisco I quiere, exige, que el cardenalato sea de carácter meritorio, dado que los nuevos cardenales estarán ligados a la futura reforma de la Curia Vaticana.

      3. El candidato para el arzobispado barcelonés sólo debe de tener tres características básicas:

      a) "Olor a oveja", es decir, que visite a las parroquias y a los fieles, que no se encierre en el Palacio Arzobispal, que sea ilocalizable e invisible.

      b) "Nuevo Apóstol del Tercer Milenio": que su carácter sea el de defensa a ultranza, hasta el martirio, de la misión episcopal: ser un segundo Apóstol, digno sucesor del Colegio Apostólico de los Doce, que defienda la fe y la salvación de las almas frente a la politización, la nueva era y cualquier ideología y filosofía de la muerte, el relativismo, el nihilismo y la ideología de género.

      c) Que sepa delegar: en el mejor canonista, en el mejor liturgista, en el mejor teólogo, en el mejor biblista, en el mejor director espiritual, en el mejor visitador, en el mejor organizador...

      Eliminar
    2. Francisco I ha designado Arzobispo de Buenos Aires a un Obispo, Poli, que primero fue auxiliar de Buenos Aires y luego titular de una diócesis, la de Limón. Es natural que a los obispos que van a regir diócesis grandes se les exija un mínimo de experiencia episcopal. Esto no siempre tiene por qué ser carrerismo.

      Por lo demás, Sáiz Meneses ha dado sobradas muestras de que no es un burócrata sino un pastor.

      Eliminar
    3. Francisco I no ha desihnado a nadie porque no existe.
      Ultimamente el Papa ha nombrado a un claretiano obispor de una diócesis bonaerense.

      Eliminar
    4. Carles pasó de Tortosa a barcelona. Y el pobre fracasó a base de bien.

      Eliminar
    5. ¿Te refieres a Juan José Chaparro Stivanello, actualmente Superior de la Comunidad de los Padres Claretianos de Lambaré (Paraguay)? Ha sido nombrado hoy Obispo de San Carlos de Bariloche, que no es una diócesis bonaerense, sino una diócesis andina de unos 120.000 fieles. Nada que ver con Barcelona.
      Y, por cierto, Francisco I existe, aunque a él no le gusta denominarse así porque suena muy monárquico.

      Eliminar
  6. "no en vano el prelado madrileño ha demostrado una capacidad de supervivencia y adaptación al medio fuera de lo común, que puede posibilitar que siga bien vivo, cuando algunos lo dan ya por muerto"


    Pues Rouco ha dado la campanada internacional al preparar a 8 exorcistas para su diócesis, ocho, y exorcistas, cuando hay muchos obispos y cardenales que se sonrien mofletudamente cuando oyen "posesión", "maldición", "infierno", "demonio" y "exorcismo".

    Y ha tenido el tempo exacto, justo cuando tuvo lugar el exorcismo de Francisco I a un mexicano en sillas de ruedas en la Plaza del Vaticano, y que este domingo ha sido noticia, junto con los exorcismos, en el programa de "Cuarto Milenio" de Iker Jiménez.

    Rouco, como mínimo, sabe moverse bien mediáticamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco I no existe. Existe el gran Papa Francisco! Tanto cuesta de entender?
      En cuanto a Rouco está ya en la recta final por más coletazos que dé. Los años no pasan en balde.
      En cuanto a Barcelona será una gran sorpresa.

      Eliminar
    2. A Papa Juan Pablo I sí que se le decía así, Juan Pablo I y no solamente Juan Pablo.
      Lo que pasa - creo modestament- que al Papa actual decir Francisco I suena al Rey Francisco I.....no sé.

      Eliminar
    3. En el cónclave de agosto de 1978 fues elegido el cardenal Luciani. Tomó el nombre de Juan Pablo. El cardenal Villot dijo. Será Juan Pablo I. Sea, dijo el elegido.
      En el último cónclave el Cardenal bergoglio dijo uerer llamarse Francisco. Y así lo dijo el cardenal protodiácono. Así se escribe la historia.

      Eliminar
    4. A Rouco por más que diga y haga le quedan, yendo bien, dos telediarios.

      Eliminar
  7. ¿Y por qué no promueven a un buen sacerdote barcelonés?, ¿no los hay? Creo que a ninguno, sea progre o tradicionalista, gusta la actual designación de obispos. Parece que hablemos de la sustitución del líder de un partido político o de la vacante de un puesto directivo de una empresa. Ahí sí que se entiende el carrerismo y hasta es legítimo. En la Iglesia, no.

    Ojalá este "nuevo estilo" del Papa Francisco se note en la elección del nuevo arzobispo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene mucha razón, sacerdotes como Mn. Ramon Corts, Mn. Joan Costa, ..... hay bastantes rectores muy preparados para asumir la diócesis de Barcelona.

      Eliminar
  8. Sr. Oriolt, gracias por su artículo de investigación sobre el nuevo Arzobispo de Barcelona.

    En principio hemos de pensar que si bien la Iglesa esta regida por hombres, es la Esposa de Cristo y como tal es el Espíritu Santo quien la guía y sostiene. De lo comtrario ya no existiría, podría ser una filosofia religiosa y poco cosa más.

    Si como dice usted: ..."Explicaba el otro día a Vatican Insider el sacerdote español Antonio Pelayo, que el Papa escucha los consejos de todos, se informa y después decide en consciencia. Pero decide solo. Absolutamente solo.,"...

    Supongo que antes de decidir también tendrá su tiempo de oración a solas en el Sagrario para que Dios le inspire a tomar la decisión más adecuada.

    El Papa ya debe saber como andamos por aquí, por eso ya escuhando y estudiando y aún no se decide. Esperemos, igual nos envía al Obispo de Perpiñan. ¿Quién sabe?

    Deliberaciones aparte, no creo que cambio de Pastor, haga cambiar de la noche a la mañana la mentalidad de los fieles. Pienso que los desmanes que a causado el nacional progresismo desde la década de los 60 hasta hoy, costará su tiempo para volver a la normalidad.

    Creo que cuando venga el nuevo Obispo, pasará lo de siempre, habran los creyentes practicantes con un fe viva que seguiremos igual y seguimos al Obispo que sea porque lo consideramos que sucesor de los Apóstoles, el que el Papa por la potestad que tiene, nos lo envía.

    Para la mayoria de fieles, a no ser que sea de estilo Bergogliano, que vaya visitando las Parroquias en secreto y vaya anotando los desmanes que se producen en la litúgia, en las homilias, etc. y después piense y actue, puede que sea un revulsivo para despertar la fe adormilada y quitar muchos prejuicios que tienen los católicos que consideran la Iglesia como una ONG piadosa.

    ResponderEliminar
  9. En Barcelona, ciudad y diócesis, es evidente se necesita un Obispo (olvidemos de momento la púrpura cardenalicia) que entre de lleno a evangelizar, La Nueva Evangelización, y abstraerse del problema mundano, terrenal, de la politización.
    Deberá marcar unas prioridades y ponerse a trabajar.
    Y es una tarea de tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Nueva Evangelización, en Cataluña, debe pasar obligatoriamente por el clero y los religiosos, incluyendo teólogos, profesores de religión, catequistas, predicadores y algunos consagrados de alto rango.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo, la Nueva Evangelización le queda grande y lejos a Barcelona. A menos que no la entendamos como una campaña dirigida hacia dentro, hacia la propia Iglesia y, como dice el mensaje anterior, hacia los propios consagrados y hacia las propias instituciones.

      Por ejemplo, ¿cómo evangelizaría Blanquerna o la URL? Primero tendrían que ser evangelizadas ellas mismas, con sus rectores, decanos y profesores. Sinó cómo.

      Eliminar
  10. Hay en Barcelona ciudad excelentes sacerdotes de Cristo, de probada rectitud y fidelidad al PAPA, también en otras diócesis y ciudades. Por ello solo hay que rezar mucho para pedir al Espíritu Santo que nos envíe un pastor SANTO, no importa de donde venga ni el color de su piel, ni que solo hable un poco de español y nada de catalán, lo que importa es que sea SANTO.
    Imploremos la ayuda de la Mare de Deu de la MERCE y su intercesión para que este cambio sea siempre para mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puesd a ver si viene uno de Pequín.

      Eliminar
    2. Quim, con todos los respetos, dificilemente se puede "oler a oveja" si no entiendes ni hablas las lenguas mayoritarias de tus diocesanos, esto es de los cristianos a los que deberás SERVIR hasta las ultimas conseqüencias, vida incluida.

      Eliminar
    3. Una vez Pablo VI se quejaba de que la gente estaba disgustada con el nombramiento de González Martín como Arzobispo de Barcelona. No lo entiendo decía, pero si me dijeron que era un buen obispo. Sí lo es, le contestó su interlocutor. Y añadió: Qué pasaría si Su Santidad nombrara a un napolitano arzobispo de Milán? Esto es imposible añadió el Papa. Pues algo parecido pasa en Barcelona... Desde entonces en Catalunya obispos catalanes o valencianos y menorquines.

      Eliminar
    4. Anónimo 20:10 No es que no desee que hable la lengua mayoritaria, que es el chino o el árabe o el urdu o el rumano, pues en el metro de Barcelona con suerte oyes hablar español, esto si con fuerte acento sudamericano, el catalán alguna vez en el autobús. Hi prou!!
      Lo digo en el sentido que venga de donde venga aprenderá lo que haga falta para ser un buen pastor con mucho olor a oveja porque sera SANTO.

      Eliminar
  11. Parafraseando al Papa Francisco: Si nombran a un Pastor que sea padre y servidor de su rebaño, en vez de su pincipe, habrán acertado.
    Conocí a un obispo, que según me explicaba su secretario, entre otras cosas, llamaba a TODOS sus sacerdotes en el día de su santo y cumpleaños, hablaba personamente con cada uno de ellos interesándose por sus necesidades espirituales y materiales; también presidía personalmente las exequias de los padres de sus sacerdotes, etc, en definitiva se comportaba como un Padre y no como un príncipe.
    ¿Cuantos obispos catalanes hacen esto con sus sacerdotes?

    ResponderEliminar
  12. Ep! no oblideu que cada dia que passa més probabilitats agafa el jove bisbe Novell que sense cap mena de dubte seria un revolsiu, clar que per triar algú de fora jo apostaria per en Reig Pla que capgiraria el bisbat de dalt a baix.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco I no dejará Barcelona, no, sobretodo porque tiene el Templo de la Sagrada Familia, un fenomenal instrumento sin igual en el mundo.

      Y Francisco I es el Papa de la Sagrada Familia, primera Iglesia doméstica y Santísima Trinidad en la tierra.

      Eliminar
    2. Francisco I no existe, por tanto no hará nada.

      Eliminar
  13. Ya era hora que se comentara algo de la terna barcelonesa.
    Me sorprende que no esté Saiz Meneses, ¿acaso es ahora el tapado?, tampoco se habla de Ladaria......A veces los que suenan en un primer momento y luego dejan de sonar son los finalmente designados ¿Podrían comentar algo al respecto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Barcelona vendrá Osoro. A Madrid irá Ureña. A Zaragoza Saez Meneses. A Terrassa Cristau será el titular. A Valencia Reig Pla.

      Eliminar
    2. Saiz Meneses no da la talla para Barcelona.

      Eliminar
  14. Monseñor SAIZ MENESES, es de despacho, nunca huele a oveja, pero si algo tiene es que es un trepa y con muy buenos Padrinos el Cardenal CARLES, sus cartas son verdaderas homilias de despacho, esto de escuchar a la feligresia no le va.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Carles todavía aguanta el tipo. Cuánto mal ha hecho a la iglesia de Barcelona y Catalunya!

      Eliminar
    2. Por no escuchar ni a su clero escucha.

      Eliminar
    3. Tiene toda la razón Anónimo de las 20:08. Meneses es de despacho y trepa por los despachos para conseguir cargos. Barcelona no necesita eso. Necesita de un buen obispo no de un trepa con infulas de grandeza, solo hay que ver el palacio que se hizo construir eso si le puso el nombre de curia diocesana jajaja para disimular los mas de 6 millones de euros que costo el caprichito del obispo que no es dado mucho al ayuno y a la pobreza a la vista esta.

      Eliminar
    4. Normalmente los que provienen de familias sencillas suelen ser después los más ostentosos. Por desgracia el obispo de Terrassa no es una excepción.

      Eliminar
  15. Ureña, Osoro o Pujol a Barcelona. Piedad, piedad, Señor!!!!
    Adiós, Matínez, adiós. Dios nos dé su paz.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  16. A todos los que insisten en llamar al Papa Francisco I, no existe porqué no aparece en la Página web oficial de la Santa Sede, ni en la oficial del Vaticano.
    No hay ningún documento, homilia, audiencia, enciclica, ni decisión de gobierno de un tal Francisco I. En ninguna de ellas.

    Por tanto ruego a todos que si amamos al Papa actual le llamemos como indica la web de la Sede Apostólica: Papa Francisco, Santo Padre Francisco,...

    ResponderEliminar
  17. Y qué pasa con Mn Salvador Pié. Sería un buen candidato a Arzobispo de Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los años que tiene y hasta ahora no ha sido considerado capaz y digno de ser obispo; con lo que ha hecho y ha dejado de hacer, como por ejemplo no llevar nunca en España el taje clerical, no parece que sea el apropiado para ser ahora obispo... Tiene ya 72 años.

      Eliminar
    2. Lo importante para el anónimo de las 19,20h es la afirmación de que " Mn.Salvador Pié no "ha sido considerado capaz..., digno....apropiado...y lo importante para el distinguido anónimo es que no ha llevado nunca el traje clerical.Lo importante es "la periferia", el traje clerical...
      Sobre la edad: el Papa tiene 77 aós, es Obispo de Roma y es el Papa, el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica.

      Eliminar
  18. Saludos

    Qué tal un Obispo joven, tan vez el de Solsona? No lo conozco personalmente pero puede ejercer en una diocesis como Barcelona?

    ResponderEliminar