jueves, 25 de julio de 2013

JMJ, la pasarela de la Iglesia

 
Las cosas no nacen por generación espontánea. Fue nada menos que Pablo VI quien dio con la idea de celebrar una Jornada de la Juventud, para atender con especial solicitud a este segmento de la sociedad. La cosa empezó muy modesta; pero Juan Pablo II, un Papa tan mediático, le dio a este evento el impulso que hoy tiene. El audaz y valiente Papa polaco no temió tejer este gran acontecimiento mundial, este movimiento de masas (dicen que la JMJ de Filipinas congregó más de 5 millones de jóvenes, apuntando algunos a los 7 millones) como imponente puesta en escena de la Iglesia, con el Papa a la cabeza.

Es evidente que esta clase de acontecimientos iba muy en la línea del genio de Juan Pablo II. En estas monumentales puestas en escena, la Iglesia pone en juego su fuerza y su prestigio. Igual de evidente es que Benedicto XVI cumplía dignísimamente con su rol de líder de la Iglesia, pero que él no hubiese impulsado el invento. Y evidente parece también que el Papa Francisco, que hace de la austeridad una de sus banderas más ondeadas, no se encuentra en estas movidas como pez en el agua: “No os traigo oro ni plata, os traigo a Jesucristo”; pero bien cerca de allí estaban los que se manifestaban contra el enorme gasto que acarrea este evento. Recordemos igualmente cómo les dijo a los obispos argentinos que se ahorrasen los viajes para asistir a la inauguración de su papado e invirtiesen esos ahorros con los pobres. Pura calderilla comparado con lo que ha costado desplazar tantísima juventud de todo el mundo con sus obispos y sacerdotes.

El caso es que ahí tenemos montado este gran escenario de la JMJ, hoy en Brasil, Río de Janeiro. El Papa Francisco tiene la oportunidad de mostrarse tal como quiere que se le vea, en un acontecimiento sumamente mediático, que atrae centenares de cámaras de televisión de todo el mundo. Le hubiese gustado hacerse ver en un humilde utilitario, tal como empezó su trayecto atravesando la ciudad. Pero el servicio de seguridad tuvo que cambiarlo a otro vehículo más parecido al “papamóvil”. Le importan mucho los gestos y la significación que se les asigna: por eso los cuida con esmero. Está en la pasarela por la que desfilará la Iglesia ante el mundo. Un mundo que está más pendiente que nunca sobre la forma en que la Iglesia se propone “conducir” a los jóvenes hacia una vida con sentido de trascendencia. Y del Papa Francisco se espera mucho: tiene de entrada el enorme mérito de haber despertado grandes expectativas no sólo de puertas adentro de la iglesia, sino también de puertas afuera.

 
El mundo estará muy pendiente de los gestos del Papa, mucho más que de sus palabras, que no pueden variar de las que viene diciendo la Iglesia desde siempre. El Papa no ha tenido, en efecto, el menor inconveniente en suscribir y aceptar como propia, la encíclica escrita mayoritariamente por su antecesor. Es que no van a distinguirse en la doctrina, porque eso es imposible. Se distinguirán en los gestos, en las prioridades y en el acento con que aborden cada cuestión.

Juan Pablo II, el gran impulsor de las JMJ, entendió estos acontecimientos con el sentido épico que imprimió a su pontificado. Épico hasta la muerte. Los entendió como la oportunidad de mostrarle al mundo la vitalidad de la iglesia, al tiempo que congregaba a su juventud. No son “las juventudes” de tal o de cual movimiento político, sino la juventud de la Iglesia, o personalizando como se hizo en los eslóganes, “la juventud del Papa”. El fermento de una juventud capaz de vitalizar a la sociedad.

Parece evidente que estas enormes paradas eclesiásticas para mostrar el poderío social de la Iglesia no están en la idiosincrasia del Papa que se hace llamar obispo de Roma, que en vez de vivir en el palacio Vaticano, vive en la residencia de Santa Marta y que se ha despojado de todos los signos externos de hiperdignidad y de culto a la personalidad con que la tradición, la inercia y el protocolo han revestido al Papa.

El Papa Francisco prefiere visitar favelas, hospitales para pobres y marginados o incluso cárceles, que presidir celebraciones multitudinarias en estadios o aeródromos. Pero así es la JMJ, así es la pasarela por la que desfila la Iglesia para congregarse toda ella siguiendo a su líder y para ser vista por el mundo. De estas JMJ el mundo se llevará una imagen de la Iglesia: una parte de esa imagen será la exhibición de fuerza y la capacidad de convocatoria a la que quizá sólo es comparable la peregrinación de los musulmanes a La Meca; el resto de la imagen lo pondrá el Papa, lo pondrán los gestos del Papa, tan bien entendidos y aceptados por el mundo.


Y bueno, hay que decir que indudablemente el Papa Francisco tiene su propio estilo y su discurso personal. Ha manifestado que está muy bien preocuparse de los jóvenes, y que a él, en efecto, le preocupan mucho; pero que hemos caído en un cierto olvido de los ancianos. Recordó una vez más que estamos en la “cultura del descarte”, la que en este lado del Atlántico llamamos de “usar y tirar”. En el avión rumbo a Brasil expresó a los reporteros su preocupación por el dramático desempleo juvenil (se estima en 151 millones la cifra de jóvenes sin empleo en todo el mundo). Pero insistió: tanto los jóvenes como los ancianos son víctimas de la “cultura del descarte”.

En fin, que el Papa ha querido recordar explícitamente a los ancianos en esta fiesta de la JMJ, un imponente acto de exaltación de la juventud por parte de la Iglesia. Uno más de los signos en los que se nos puede confundir con el mundo. Y ha querido vincularlos a sus mayores, a sus familias y a sus comunidades eclesiales, porque los jóvenes solos, por más que sean, no son nada. Es la comunidad completa, tanto familiar, como civil, como eclesiástica. “Hacemos una gran injusticia con los ancianos”, dice el Papa en esta gran fiesta de animación evangélica de la juventud.

A partir de ahí podemos esperar que el Papa a lo largo de estas jornadas vaya centrando el tema y ahondando en la vinculación de los jóvenes con toda la sociedad, pero muy especialmente con los ancianos: comparativamente, los grandes olvidados. Estaremos pendientes para ver qué nos deparan estas jornadas en un tema tan vital como el de encontrar el lugar justo y equilibrado de cada uno tanto en la sociedad, especialmente en la familia, como en la iglesia. Pensando sobre todo en hacerles sitio a los ancianos. Dios bendiga a nuestro Santo Padre Francisco. 

Cesáreo Marítimo

32 comentarios:

  1. Mirad, yo amo al Papa y rezo por el, porque es el Papa con todo lo que eso significa. Pero, lastimosamente, conocí y mucho al Card. Berboglio. Siempre le interesó mostrarse y ser distinto, o sea, El. Pero, fuera de sus discursitos en Santa Marta (muchos de ellos confuso en cuanto a doctrina) no hará nada. Ya lo veréis. Aquí en Europa estáis fascinados por la forma tan latinoamericana de ser, la cercanía, lo espontáneo, etc. Pero, es sólo fachada (como se dice en Argentina) donde destruyo la liturgia al hacerla más popular en cuanto al lenguaje y demás. Pura demagogia. Ya lo veréis. Demagogia y amiguísimo, sólo basta con ver los nombramientos episcopales que hizo en Argentina. Todos amiguitos y compañeritos de aventuras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su información es muy preocupante pues si destrozó la Iglesia en Buenos Aires ahora que tiene la responsabilidad global el daño puede ser enorme.

      Eliminar
    2. Al amigo juan francisco. Dejando de lado que a los europeos nos tomes por idiotas faciles de engatusar por las formas latinas del actual Papa, te dire que ojala este enviado de Dios acabe como ha dicho en la jmj de Rio de Janeiro con estos cristianos de opereta, almidonados, con cara de permanente luto, agrios y en general, usurpadores del Mensaje de Salvacion. da verguenza ajena que te llames cristiano y hables asi del que fue jefe de la conferencia episcopal de tu pais, Argentina. Lo que conociste del cardenal Bergoglio no fue suficiente para que te dieras de baja de mi Iglesia, la Catolica , donde se. Ota que te hace falta un repaso a las cartas de San Pablo para que evites caer en las tentaciones de las que haces gala en tu comentario, como la murmuracion, el hablar mal y todos los vicios que ya desde que fue elegido nuestro Francisco nos viene advirtiendo de gentes como tu. Ojala os convirtais al Señor aquellos que solo lo quieren encerrados en su sacristia para poder controlarlo a su conveniencia. Discursitos, has dicho? Lo siento, voy a pecar si el MODERADOR me lo permite. Sos un gilipochas! Vete a rezar cinco rosarios, a ver si la Virgen te aclara tu ceguera espiritual.

      Eliminar
    3. A estos escribas y aficionadetes al fariseismo les digo que BEndito el que viene en nombre del Señor, que lo esperabamos cientos de miles dentro y fuera del catolicismo, que nos encanta verle coger una escoba y arremangarse para largar a todas las momias que han ocupado los sitios de poder en minuscula de Nuestra Iglesia con todos los vicios que han alejado tantos buscadores de la Verdad, que cuando proclama que quiere lio en las diocesis cuando vuelvan estos miles de jovenes a ellas algun cretino puede ocurrirsele que esta haciendo demagogia y es normal. Va a por ellos y a las claras. Seguimos rogando a Jesus que caminaba sobre las aguas para que saque a estos mercaderes del templo con la mano de Francisco.

      Eliminar
    4. Dos comentarios los de hoy, uno de agosto, que me han llenado de gozo y de esperanza!

      Eliminar
    5. Converso
      Gracias Hermano Juan Francisco. Ir contra corriente siempre es duro. Juan Pablo II, en la Jornada mundial de la Juventud del año 2000, en Tor Vergata, Roma, nos exhortaba a ir contra corriente. Es importante que demos nuestro testimonio. Algunos se revolverán en sus tumbas, en cambio otros se sentirán confortados en la persecución que sufren por sus propios hermanos. Que Dios te bendiga.

      Eliminar
    6. El hermano Juan Francisco no va contra corriente. Le esperan en Lausanne, Suiza, y no para los juegos olímpicos, precisamente. Como dice el Papa, "ya es un clásico" hablar mal de los superiores en la Iglesia. Es decir, Juan Francisco hace lo de siempre: murmurar, decir mal de, en vez de bendecir, crear confusión, en fin, frutos del Espíritu del Maligno. Tiene alguna duda alguien de la caverna? O les representa fehacientemente? No, no doy las gracias al hermano Juan Francisco, le tengo que reprender en la caridad -eso no es perseguir- para que antes de hacer estos comentarios los ponga seriamente en oración y que se deje guiar por Jesús antes de dar falacia a quien los principales de la Iglesia dieron su voto en marzo para que calzara las sandalias del pescador. Juan Francisco, a rezar brazos en cruz! Deja de proyectar tu mira de qué tiene que ser la madre Iglesia, como el tal Fernandez de la Cigoña (parece que coincidís en todo)empozoñando la figura de quien hoy es el Vicario de Cristo. Ya?
      Anscarius Barchinonensis

      Eliminar
    7. Yo también le agradezco su información estimado hermano Juan Francisco, que ayuda a comprender el cariz ideológico al que nos quiere llevar Francisco I.

      Eliminar
    8. Hay que ser fiel al Papa, lo que no quiere decir que estos no tengan errores o defectos, incluso graves, o que mostremos aquiescencia con las desviaciones de la doctrina bimilenaria de la Iglesia, o las interpretaciones confusas de la misma. Esto está en el derecho canónico. Quienes niegan esta evidencia suelen ser los que dicen que la Iglesia ha vuelto al Evangelio con Francisco, cosa contradictoria con la primera afirmación, la de creer que todo Papa es perfecto, ya que significaría que los anteriores Papas no estaban tan en el Evangelio... Y efectivamente, sus defectos tenían, el actual los tiene, y los venideros tendrán. Recemos por el bien de la Iglesia.

      Eliminar
  2. El vestuario litúrgico del Papa no tiene por objeto el “culto a la personalidad” como afirma el articulista, sino que con ello se trata de honrar a Dios. Hay que recordar la Biblia cuando establece que el sumo sacerdote se presente de manera reconocible y maravillosa, Dios le dice a Moisés: ‘Prepararás para Aarón un vestido más que adornado, que muestre mi gloria y mi majestad’.

    Hay que preguntarse si tras los alardes de humildad y sencillez de una persona hay alguien verdaderamente humilde o se trata de una autoafirmación continua de su personalidad y la voluntad de marcar la diferencia con otros para que se pueda llegar a la conclusión de su superioridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no sea así. De momento, yo, que me tengo por tradicionalista y muy rebotado con la cultura progre de la Iglesia de aquí, me he sentido tocado por muchas de las cosas que ha dicho.

      Entre ellas, una sobre la oración. Creo que es un papa sincero, honesto, profundo, sencillo y humilde. No me gustó su elección, pero acto seguido, cuando nos puso a rezar a todos por el entrañable Benedicto XVI y luego por él, ya empezó a gustarme.

      Más que los gestos y anécdotas que cuentan sobre él, me gusta, me conmueve, lo que dice. Me gusta también su cariño y respeto hacia Benedicto XVI.

      A mí me gusta lo relativo a la Iglesia triumfante, a la tradición, muy bien encarnada en los modos de Benedicto XVI. Francisco pone de relieve otro aspecto de la doctrina, más esencial. Cada papa tiene su carisma.

      No me gustó lo del lavatorio de pies pero en lo que ha dicho no he visto nada doctrinalmente confuso. Confiemos en Dios y oremos por Francisco.

      Eliminar
    2. Hay que ser obtuso para escribir que el sucesor de Pedro puede dar doctrina confusa. Obtuso,malintencionado y estupido. Sin que sirva de precedente, acabo como Cesareo Maritimo. Dios bendiga a nuestroSanto Padre Francisco. Que lo machaquen los enemigos de la Iglesia y se quiten las caretas de una vez!

      Eliminar
    3. Claro que puede dar doctrina confusa. Está recogido incluso en el derecho canónico. La infabilidad papal se refiere a muy contadas ocasiones. El mismo Benedicto XVI, siendo entonces Cardenal Ratzinger habló ampliamente sobre ello. Por ejemplo, la misma Humana Vitae, no es infalible, si bien es cierto que recoge el pensamiento bimilenario de la Iglesia sobre moral sexual.

      Eliminar
  3. El Papa Francisco, a la vista está, es de estilo diferente al Papa Benedicto; pero creo que Dios no ha bendecido y no ha sorprendido: sorprendió con Juan Pablo, Benedicto y ahora Francisco. Ninguno de estos figuraban en las "listas". A mi me gusta esta cercanidad y espontaneidad; ya sabemos que como jesuita no cantará ni será un gran liturgo, pero mientras mantenga a Piero creo que la liturgia no peligra.
    Nuestro Ordinario está haciendo lo posible para encontrarse con él porque no hay forma de meter baza en la sucesión de Barcelona; quiso coincidir con él en el aeropuerto de aterrizaje, pero se equivocó de aeropuerto. Señor piedad de Barcelona. Ureña. Osoro o Pujol a Barcelona!!!!
    Adiós Martínez adiós, Dios nos dé su paz.
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Pablo I sí que fue una bendición para la Iglesia. Juan pablo II jamás!!!!!!!!!

      Eliminar
  4. No es un papa para tradicionalistas y preconciliares. Ya tuvistéis a Wojtyla y Ratzinger que os han dado mucha cancha con resultados nefastos. La historia tiene sus ciclos. El vuestro ha terminado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si claro, los resultados magníficos de todos los que se oponían a JP II, y BXVI saltan a la vista.
      Estos de culpar a los Papas de los desaguisados de los que bombardean continuamente las enseñanzas de la Iglesia ¿es cinismo o caradura?

      Eliminar
    2. Pio X fue muy diferente de benedicto XV. Y és de Pio XI. Y Juan XXIII de Pio XII. La Iglesia es de Dios. No de los Papas que se van sucediendo. Cada uno hace lo que puede olo que le dejan. El actaul está rompiendo moldes. Ojalá pueda romperlos!

      Eliminar
  5. Es un PAPA tradicionalista y preconciliar, Sr. Anonimo de la 111.25 pues lleva toda la historia de la Iglesia desde su fundación por el mismo Jesucristo Dios y Hombre verdadero a sus espaldas. es Pedro y sobre Pedro edificaré mi Iglesia, esto lo lo olvidemos nunca. No hay PAPAS progres o carcas solo PEDRO.
    Una jaculatoria que le invito a decir muchas veces al día es: TODOS CON PEDRO A JESÚS POR MARÍA, Totus cum Petrus ad Jesus per Mariae.
    Esta es la grandeza de la Iglesia de Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuatro tiros a puerta y cuatro balones fuera:
      Omnes
      cum Petro
      ad Iesum (o Jesum)
      per Mariam.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, mirare de chutar como Messi.

      Eliminar
  6. Sr. Cesáreo Marítimo, gracias por el artículo de esa semama, aunque perdone si discrepo, no considero las JMJ, una pasarela de la Iglesia, en torno a su lider.

    El Papa, ciertamente es el Vicario de Cristo en la Tierra y Pastor universal de la Iglesia Católica. Un lider, más bien es un político, un cantante, etc.

    Con anterioridad a las JMJ, ya se organizaban los Congresos Eucarísticos Internacionales empezando por la ciudad francesa de Lille en 1881, primero cada año y luega cada tres o cuatro años

    En 1911, El Papa san Pío X nombró como legado pontificio al primado de España y arzobispo de Toledo, el cardenal Gregorio Aguirre.

    El acto inaugural se celebró en la espléndida iglesia de San Francisco el Grande. Asistieron al congreso un centenar de obispos y unos ocho mil sacerdotes venidos de todo el mundo.

    Posteriormente y por lo que a España se refiere, se orzanizó el 35º Congreso Eucarístico Internacional. El 27 de mayo, Barcelona esperó al Legado Pontificio, Cardenal Tedeschini, recibiéndole como si del mismo Papa se tratara. Una incontable multitud se concentró desde la Puerta de la Paz hasta la Catedral, donde se declaró inaugurado el Congreso. Tampoco se pueden olvidar la Misa y la Procesión Eucarística que llenaron la Avenida Diagonal, con más de un millón de fieles.

    Digo esto porque en la historia reciente de la Iglesia ya ha habido numerosas manifestaciones de fe, sin contar con la presencia del Papa.

    EN LOS ABUSOS LITÚRGICOS VIO PABLO VI EL HUMO DE SATANÁS QUE PENETRABA EN LA IGLESIA

    Es difícil olvidar el eco -inmenso, y no sólo irónico, sino a veces hasta rabioso- que suscitó Pablo VI con su alocución durante la audiencia general del 15 de noviembre de 1972. En ella volvía sobre lo que ya había expresado el 29 de junio precedente en la Basílica de San Pedro refiriéndose a la situación de la Iglesia: “¿Cómo se ha podido llegar a esta situación?” Ésta es la pregunta que se hacía el Papa Pablo VI, algunos años después de la clausura del Concilio Vaticano II, a la vista de los acontecimientos que sacudían a la Iglesia. “Se creía que, después del Concilio, el sol habría brillado sobre la historia de la Iglesia. Pero en lugar del sol, han aparecido las nubes, la tempestad, las tinieblas, la incertidumbre.”

    Sí, ¿cómo se ha podido llegar a esta situación?

    La respuesta de Pablo VI es clara y neta: “Una potencia hostil ha intervenido. Su nombre es el diablo, ese ser misterioso del que San Pedro habla en su primera Carta. ¿Cuántas veces, en el Evangelio, Cristo nos habla de este enemigo de los hombres?”.

    Esta iniciativa tuvo su origen en la idea del Papa Pablo VI, que en el Año Santo de 1975 reunió en Roma a varios miles de jóvenes en representación de numerosos países, tras su participación en la "I Marcha Internacional de la Reconciliación Cristiana" que recorrió el camino de San Francisco, entre Asís y Roma. En 1984 durante el papado de Juan Pablo II se llevó a cabo una nueva convocatoria mundial en Buenos Aires, para incentivar la participación juvenil en la Iglesia, esa fue la primera de lo que hoy se conoce como la Jornada Mundial de la Juventud.

    A lo largo de esos años, han sido muchos los jòvenes que han encontrado su vocación sacerdotal, a la vida consagrada o a un compromiso matrimonial cristiano.

    De momento por lo que vemos, Benedicto XVI, a quien Juan Pablo II, le dejó el testigo de Colonia, lo cumplió y vería que era bueno y lo mantuvo. Ahora le dejó el testigo al Papa Francisco, de momento esta de Rio de Janeiro, la esta llevando a cabo, con mucha dedicación. El ya debe tener en mente, si continuará o no.

    En fin, yo no puedo creer que las JMJ, sean una pasarela para manifestar el poder de la Iglesia, sino más bien, una importante manifestación de fe en Dios y en el Magisterio de su Iglesia, sino, por poner un ejemplo reciente, la impresionante noche de Adoración del la Vigilia de Cuatro Vientos en Madrid 2011. Aquello, en mi opinión es fe en Jesús Eucarístia, no es para salir a la foto, era para estar ahí. Hay cosas que no se pueden describir con palabras.

    ResponderEliminar
  7. Yo soy converso, vengo de la izquierda más ideológica y me he alimentado del discurso de la izquierda desde chiquitín. Con Juan Pablo II descubrí a Dios también en el Vaticano, y eso cambio todo mi cosmos. El papa Benedicto XVI sigue siendo para mí, como JPII, el referente que me hizo amar a toda la Iglesia. Pero cuando llegó Francisco I usando el lenguaje que yo había escuchado desde siempre quedé perplejo al constatar que la demagogia marxista tenía su paralelismo en la religión. La izquierda habla en el nombre de la libertad y la fraternidad, con eso lo tapa todo. Ahora en el nombre de los pobres y de la pobreza... pura ideología. No os dejéis engañar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco I es un Papa del segundo mundo, como Argentina, donde están presentes elementos del primer y tercer mundo de forma visible e hiriente. Por ello, es un Papa más propio del segundo, tercer y cuarto mundos (los pobres del primer mundo).

      Por su parte, Benedicto XVI es un Papa proveniente de las élites culturales del primer mundo europeo.

      El hecho de que tengamos dos papas, uno titular y el otro emérito, es interesante, dado que proporciona un equilibrio y estabilidad eclesiales.

      No obstante, Francisco I necesita de un discurso propio y adaptado al primer mundo, cuya problemática se centra en el orgullo del bienestar y progreso.

      El primer mundo tiene el problema delprotopecado, el satánico "seréis como dioses": la abundancia de bienes y servicios, el dominio técnico y la organización democrática le hacen caer en la cultura del relativismo y de la muerte y en la ideología de género.

      El reto occidental de Francisco I es luchar contra ciudadanos y gobenantes que se creen dioses sin necesidad alguna en absoluto de Dios, al que consideran como un insoportable fósil arqueohistórico, consideración que esconde la apostasía, el querer vivir sin Dios y contra Dios: Babel, o su actualización apocalíptica en Babilonia, una Babel crecida por la extensión del mal con las figuras de la prostituta y la bestia, tal como la serpiente del Edén creció hasta convertirse en la Bestia apocalíptica de las múltiples cabezas; en los millones de caínes de estos los últimos tiempos; en la oscuridad que se apoderó de casi toda la humanidad de Noé: aborto, congelación y eliminación eugenésica y experimental de embriones en la reproducción asistida, uniones de hecho, matrimonio homosexual, pobreza excluyente, guerras, fanatismos...

      Eliminar
    2. Sr. Anónimo de las 16,03. Usted dice que es un converso, gracias por su comentario y por su conversión a la única Iglesia fundada por Jesucristo.

      En su escrito podemos leer: "Pero cuando llegó Francisco usando el lenguaje que yo había escuchado desde siempre quedé perplejo al constatar que la demagogia marxista tenía su paralelismo en la religión. La izquierda habla en el nombre de la libertad y la fraternidad, con eso lo tapa todo. Ahora en el nombre de los pobres y de la pobreza... pura ideología. No os dejéis engañar"...

      Si, ciertamente sería un engaño, o simplemente pura solidaridad o ideología marxista, si fuera como usted dice, pero fíjese que el Papa recalca mucho que hay que ver a Jesús en los pobres, lo cual ya no es ideogia marxista sino caridad cristiana, que busca amar a los demás no para conseguir un bienestar temporal, sino por amor a Dios, eso no quiere decir que no se deba intentar mejorar su calidad de vida.

      Eliminar
    3. Y también ha dicho que lo fundamental es la fe, que la Iglesia no puede quedar reducida a una ONG piadosa.

      Eliminar
    4. Los conceptos de libertad y fraternidad no son marxistas, sino que son cristianos, otra cosa es que el marxismo los haya manipulado, y abusado demagógicamente, para implantar sistemas politicos nefastos donde no existía ni un ápice de fraternidad ni de libertad.

      La caridad hacia los pobres es un acción básica en la Iglesia desde el primer siglo, el problema es que el progresismo religioso, sustituye, el segundo mandamiento por el primero, queriendo convertir la Iglesia en una ONG.

      Si el marxismo y la izquierda han abusado y utilizado estos conceptos e ideas para engañar a millones de personas, no hay que desconfiar de estos conceptos, sino devolverles su verdadero sentido cristiano.

      Eliminar
    5. Converso responde por partes:

      Entiendo que lo que digo es bastante fuerte. La demagogia siempre implica una mentira. El problema no es la mentira es sí, sino la utilización de la verdad para unos fines que no son los de Dios.

      ¿Cuales podrían ser esos fines...? De momento está marcando una distancia con la Tradición; Su populismo y medidas políticamente correctas han iniciado un camino conforme al mundo en muchos aspectos difícil de parar, pues el mundo le exigirá cada vez más. Y lo que pide el mundo es la modernización de la Iglesia (herejía Modernista); el periódico el País, un periódico cuyo fin principal es difamar a la Iglesia, es su mejor aliado; Los teólogos corregidos por la Santa Congregación de la Doctrina de la Fe y por Juan Pablo II y Benedicto XVI, como Leonardo Boff y otros como José Ignacio González Faus, están tomando protagonismo y posiciones…

      Hay mucho que se podría decir, pero cuando se cree que ha sido puesto por el Espíritu Santo en un cónclave valido… entonces todo se justifica y todo se tapa, que es lo que está haciendo el Vaticano desde su nombramiento, encubrir sus deslices doctrinales y errores. ¿Pero hasta cuando se podrá hacer?

      La cuestión, para mí, es si Vatilix y los desmanes documentados en la Curia, por Paloma Gómez Borrero, que incluyen un intento de asesinato del papa Benedicto XVI, no son razones para ver en la dimisión de Benedicto una presión encubierta. A pesar de que el Santo Padre quiso por el bien de la Iglesia apartarse voluntariamente para dar paso a otro papa con mayor vigor físico que enfrentase las dificultades, sabemos que para Dios lo que cuenta es el corazón y la fe. Y Benedicto ha obrado en todo momento santamente y conforme a su conciencia. Esta misma conciencia es la que, si se diera la necesidad para la Iglesia, le haría volver para defenderla de los lobos que él bien conoce y de los que nos advirtió al principio de su pontificado.

      Yo confío en Dios y se que Dios no abandona, amo a la Iglesia pero no me tapo los ojos ante las evidencias nefastas que están dañándola. Que Dios os bendiga.

      Eliminar
    6. Converso
      Donde dije dimisión quería decir renuncia.

      Eliminar
  8. El CATN ha emitido un informe sobre el referéndum sobre el derecho a decidir o independencia:

    www.govern.cat/pres_gov/estilos/govern/img/icons/icon_pdf.png

    Dada la conexión e intercomunicación entre el nacionalismo, el progresismo y el catolicismo, el doble eje político-religioso, estando el político dividido en los cuadrantes derecha-izquierda y España-Cataluña, y que configuran el nacional-progresismo eclesial o la idolatría de la nación y del Estado por encima de todo, me parece de interés comentar lo siguiente sobre este informe:

    1. La sentencia del Tribunal Constitucional del 2010 sobre el Estatuto de Autonomía del 2006 dijo que Cataluña es una nación con poder estatutario y con derechos históricos derivados no de la Diputación del General medieval, sino de la Generalidad Republicana de 1931-1932, dado que nunca en la historia del constitucionalismo español se ha considerado a Cataluña como una Nación con poder soberano.

    2. Por su lado, España es una Nación dotada de poder soberano, es una Nación consolidada de forma constante por todas las constituciones históricas españolas desde la Constitución de 1812, y dentro de la cual está integrada Cataluña. Lo que implica que Cataluña es una nación o nacionalidad, con un pueblo o ciudadanía provista de poder autonómico (no soberano), subordinado a la Constitución, y que se configura como una Comunidad Autónoma con un Estatuto de Autonomía competente sobre unas materias concretas: regular sus instituciones propias y legislar sobre derecho civil propio, lengua y cultura.

    3. La democracia requiere que se respete los derechos de conservación de la unidad del Estado nacional de España, históricamente consolidados por, como mínimo, unos 500 años, desde los Reyes Católicos, y como máximo, unos 1.500 años, desde el Estado visigótico. Esto afecta al bien común de España y Cataluña, por lo que se deberá de consultar democráticamente a los ciudadanos de España sobre la cuestión de la independencia y soberanía de Cataluña.

    4. Por lo tanto, desde el punto de vista constitucional (la soberanía reside en el pueblo español) no se puede hacer un referéndum consultivo o vinculante sobre la autodeterminación, independiencia o soberanía de Cataluña. Ni por parte de España ni por parte de Cataluña. Y si se hiciera, todo habitante de Cataluña puede negarse, por derecho humano de objeción de conciencia, a participar en el proceso consultivo (mesas electorales, censos) por atentar contra su sentimiento de pertenencia y contra la legalidad constitucional vigente.

    5. Antidemocráticamente, el informe dice que para ser independientes es suficiente la mayoría simple. Pero esto es una opinión discutida y discutible, porque sobre un tema tan transcendental como es la independencia, en la que se mezclan cuestiones sentimentales como legales, sociales y económicas (costes de transición y construcción nacional, viabilidad jurídico-económica del nuevo Estado, costes de internacionalización), se requiere superar el doble requisito dual de mayoría cualificada poblacional (participación-aprobación) y territorial (provincial-municipal).

    6. Por ello, democráticamente, la independencia debe ser aprobada por:

    a) las 4 provincias catalanas;
    b) el 75% de los municipios de cada provincia;
    c) con la participación del 75% del censo;
    d) y con la aprobación del 75% de los votos emitidos.

    ResponderEliminar
  9. 7. La democracia implica el respeto de la decisión de la minoría y los derechos de continuidad con España: todos los municipios y personas que no quieran la independencia, deben de poder manternerse unidas a España. Lo que implica que la persona puede tener una nacionalidad española o la doble nacionalidad catalano-española; y el municipio puede continuar integrado en España y convertirse en un enclave dentro de Cataluña.

    8. La democracia implica la pluralidad de preguntas directas. Lo que significa que, como mínimo, el elector tendrá a su disposición tres preguntas a escoger:

    a) continuar siendo Comunidad Autónoma regida por el Estatuto de Autonomía del 2006 interpretado por el TC;

    b) que se reforme la Constitución para que Cataluña sea un Estado federado con España;

    c) que sea un Estado independiente.

    9. La democracia comporta respetar un marco mínimo de estabilidad temporal, lo que significa que si el referéndum tiene como resultado la continuidad en España con las condiciones actuales, y por tanto, fracasa la opción federalista o independentista, entonces se suspende la celebración de un nuevo referéndum sobre la misma cuestión durante una generación, es decir, unos 30 años.

    10. La actual situación de cambios transcendentales sobre quién es el sujeto soberano, España o Cataluña, es irracional, ilógico y absurdo.

    En efecto, el 2006 se aprobó un Estatuto de Autonomía que fue interpretado de forma democrática por el Tribunal Constitucional el 2010. Como no gustó al soberanismo político, entoces se cometió la irresponsabilidad de considerar superado el Estatuto del 2006 y de promover la independencia (pasar de pueblo autonómico a pueblo soberano)... ¡sólo a los 2 años de ser interpretado el Estatuto del 2006 por la sentencia del TC del 2010!

    ¿Vamos a estar cada 2, 3 ó 4 años haciendo referéndums autodeterministas, o elecciones plebiscitarias (programa político con un único punto programático independentista), o pendientes de decisiones parlamentarias independentistas? Esto es una irresponsabilidad.

    11. A pesar de que resuelva la independencia de Cataluña, ésta tendría el riesgo de devenir un Estado débil o fallido, debido a:

    - la elevada competitividad fiscal y laboral europeas y mundiales (paraísos fiscales, deslocalización de empresas),

    - a las profundas divisiones sociológicas y electorales,

    - a la fragmentación e inestabilidad del sistema parlamentario-ejecutivo,

    - a la elevadísima concentración de poder en una sola persona (Cataluña sería un Estado uninacional, monocameral e hiperpresidencialista),

    - a la existencia de lobbies suprapolíticos (masonería),

    - a la perturbación social que causaría la aparición de un nuevo irredentismo quimérico y utópico, el pancatalanismo de los Países Catalanes, que pediría la reunificación de Aragón, Valencia, Baleares y Cataluña norte, que causaría un proceso de confrontación territorial con España,

    - al proceso conflictual de reclamación de la deuda histórica y la deuda pública, la separación de patrimonios públicos, entre otros asuntos conflictivos (archivos, museos, agua, Ebro, espacio marítimo-aéreo, Seguridad Social, Sanidad, trabajo, jubilación, ejército, policía, servicios secretos, infrastructuras comunes...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leido esto, faltan dos puntos:

      1. No hay un informe público de los costes de todo tipo que causaría la independencia a Cataluña y a España.

      El proceso de elaboración de este informe de costes debería de estar abierto al público al menos un año, y ser debatido otro año más, por lo menos, para que todos tengamos información plena y completa de la magnitud de la catástrofe.

      Pienso sólo en el hecho de lo que representa la separación de policías, registros, juzgados, Seguridad Social, diplomacias, aduanas, conflictos lingüísticos, bancos, aseguradoras...

      2. El informe del CATN es totalmente impugnable, porque lo ha redactado unilateralmente una parte interesada, con el juicio sesgado y que depende económicamente de la Generalidad de Mas ¡qué van a decir!

      Es, además, un informe risible, pues aparentemente, dice que basta con la mayoría simple, o sea, la participación del 50% del censo y la aprobación del 50% de los votos, lo que representa ¡sólo el 25% del censo a favor de la independencia!

      De carcajada.

      Que me den el dinero público con que se ha pagado este órgano enredador del CATN

      Eliminar