viernes, 7 de junio de 2013

Capítulo 32: La Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

El culto al Sagrado Corazón no nació en el siglo XVII, como algunos piensan, como resultado de las conocidas revelaciones de Santa Margarita María de Alacoque, si no que se remonta muchos años atrás, a la época en que los escritores místicos medievales, tanto alemanes como franceses ( y entre estos San Bernardo) enfervorecían a las almas con la Pasión de Cristo, poniendo en relieve las escenas más dolorosas y especialmente las llagas de las manos, los pies y el costado (el corazón) traspasado por la lanza del centurión romano.

La devoción al Corazón traspasado de Jesús era común en el monasterio de Helfta en Sajonia donde vivían Santa Matilde y Santa Gertrudis (+1302); y en aquella época estaba muy difundida en Alemania en las comunidades dominicas de Colmar y Schonensteinbach, y en las cartujas de Trier, Estrasburgo y de Colonia, difundiéndose fuertemente entre el pueblo. En Italia, Santa Ángela de Foligno habla frecuentemente de esta en el Libro de sus visiones. No faltaban tampoco las imágenes que representaban al Corazón traspasado por la Lanza, o solo, coronado por las siglas IHS, o circundado de llamas, o rodeado de las dos manos y los dos pies traspasados.

Los himnos y los cantos en honor del Corazón de Jesús gozaban de gran popularidad entre sus devotos: se hizo famoso el compuesto por el beato Germán, arzobispo de Colonia (+1241) en forma de poema de tres estrofas “Summi Regis Cor aveto”.

Con el descubrimiento de América la devoción al Sagrado Corazón encontró un nuevo campo de difusión a través de la propaganda de los misioneros jesuitas. Fue en Guarapari en Brasil (diócesis de Espíritu Santo) donde en el año 1585 se erigió la primera iglesia del mundo en honor al Sagrado Corazón de Jesús.
Iglesia Madre de Guarapari construida por el jesuita P. José de Anchieta en 1585

Como vemos pues, la devoción al Sagrado Corazón, aunque permaneciendo en el ámbito de una devoción privada, mostraba una tendencia a ser cada vez más universal, reclamando el reconocimiento oficial de la liturgia.

Esto aconteció en Francia, que por obra de San Juan Eudes conserva el honor de haber inaugurado el culto publico al Sagrado Corazón. El P. Eudes obtuvo que el obispo de Rennes con fecha 8 de marzo de 1670 concediese a las casas de la congregación religiosa por el fundada la facultad de celebrar solemnemente cada año la fiesta del Corazón de Jesús el día 31 de agosto, usando el Oficio y la Misa compuestas por él mismo.
San Juan  Eudes y Santa Margarita María de Alacoque, apóstoles corazonistas.
El ejemplo del obispo de Rennes fue imitado rápidamente por otros franceses: Evreux, Coutannes, Rouen, Lisieux y en otras muchas diócesis de Italia y Alemania. Destaquemos que el tenaz apostolado del P. Eudes en favor de la devoción al Corazón de Jesús es anterior a la época de Santa Margarita. Cuando en 1670 obtuvo el reconocimiento oficial, Santa Margarita María de Alacoque no había aún entrado como religiosa en Paray-le Monial. Reconozcamos sin embargo que a aquel primer impulso eudesiano que irradiaba en la Iglesia y especialmente entre el clero francés, magnifica propaganda para el culto al Corazón de Jesús, se añadió un segundo impulso, no menos eficaz, como consecuencia de las revelaciones del Señor a la religiosa de la Visitación en Paray (+1690). De aquí partieron las primeras propuestas a la Santa Sede para la institución de una fiesta universal para toda la Iglesia. Fueron hechas en 1687 y 1697 y especialmente en 1729, siendo promotor de la causa, con éxito negativo, el cardenal Prospero Lambertini que más tarde se convertiría en el papa Benedicto XIV (1740-1758). La cuestión aún no estaba madura.

Sin embargo en 1765, bajo Clemente XIII, la causa fue retomada por iniciativa de los obispos de Polonia, y esta vez resulto favorable. La fiesta del Sagrado Corazón de Jesús fijada para el viernes después de la octava de Corpus Christi, entraba oficialmente en el ciclo de las fiestas cristianas.

Los textos del Oficio y de la Misa compuestos ex novo trataban de resaltar que bajo el simbolismo del Corazón se quería glorificar la caridad de Cristo que le había empujado a sufrir y a morir por los hombres e instituir para ellos el Sacramento de la Eucaristía.

La idea, precisa y exacta, sin embargo daba juego a los adversarios a la devoción al Corazón de Jesús, para afirmar que la Iglesia entendía únicamente honrar el Corazón de Cristo de una manera espiritual y metafórica, y no su Corazón carnal. A causa de esto, y para precisar mejor el pensamiento de la Santa Sede, la Sagrada Congregación de Ritos compuso en la persona del cardenal Boschi, y aprobó con fecha 21 de enero de 1778, otro formulario para la Misa y el Oficio, donde se precisaban mejor los términos. Del invitatorio Christum pro nobis passum, venite adoremus (Venid adoremos a Cristo que padeció por nosotros) se pasó al Cor Jesu, charitatis victimam, venite adoremus (Venid adoremus al Corazón de Jesús, victima de caridad). Los dos oficios permanecieron simultáneamente en vigor hasta la promulgación de los textos definitivos de Pío XI, que abolió ambos precedentes.

Pío XI y el Templo del Sagrado Corazón de Jesús en el Tibidabo-Bcn
Ulteriores etapas en la evolución litúrgica fueron las siguientes: en 1856 Pío IX la extendió a toda la Iglesia Universal; la consagración de todo el genero humano al Sagrado Corazón compuesta por León XIII en 1899, prescrita posteriormente por San Pío X para cada año en el día de la festividad, la elevación de la solemnidad al rango de 1ª clase con octava privilegiada, realizada por Pío XI en 1928, que al nuevo formulario antes mencionado añadió el Prefacio propio. Un examen comparativo de estos textos con los dos oficios anteriores muestra que la nueva composición litúrgica más que subrayar el recuerdo de la Pasión que hacía el primero, o el infinito amor de Cristo que hacía el otro, lo que hace es subrayar el concepto de Reparación debida por los fieles por las culpas cometidas en relación con la Eucaristía (oración colecta: Ut illi devotum pietatis nostrae praestantes obsequium, dignae quoque satisfactionis exhibeamus officium- Al ofrecerle el devoto obsequio de nuestra piedad, le ofrezcamos también el obsequio de una digna reparación)

Dom Gregori Maria

11 comentarios:

  1. La devoción al Corazón de Jesús, me parece recordar, fue una devoción nacida de la explicitación de una verdad contenida en la revelación pública:

    Juan 13 (Neovulgata)

    23 Erat recumbens unus ex discipulis eius in SINU IESU, quem diligebat Iesus.

    24 Innuit ergo huic Simon Petrus, ut interrogaret:

    --- Quis est, de quo dicit?

    25 Cum ergo recumberet ille ita supra PECTUS IESU, dicit ei:

    --- Domine, quis est?


    Por lo que veo, parece que la devoción nace mínimamente con "el beato Germán, arzobispo de Colonia (+1241) en forma de poema de tres estrofas “Summi Regis Cor aveto”, que parece coincidir con los primeros errores filosóficos que aún perduran (Guillermo de Ockham, Roger Bacon, Duns Scoto, Nicolás de Cusa) que ya no se basan en Dios sino en la razón y la inteligencia humana, convertidas éstas en único criterio de verdad y lógica, idea que constituiría las bases del derribo de la Fe en la Palabra de Dios, del Magisterio como custodio de la verdad y de la Tradición como fuente de la Divina Revelación, y que el protestantismo encumbraría con la Sola Scriptura.

    Parece que la devoción al Sagrado Corazón eclosiona y se explicita plenamente con Eudes-Margarita, entre 1670-1690, y que parece coincidir con la aparición del racionalismo de René Descartes, Spinoza y Leibniz, o de los empiristas Hume, Locke y Berkeley, que dieron origen a la gran glaciación espiritual que generaría la filosofía ilustrada, atea o deista, basada en la helada "Diosa Razón" encumbrada durante la Revolución Francesa.

    Finalmente, parece que el Sagrado Corazón se perfecciona con Santa Faustina Kowalska, con una de las oraciones más poderosas que nos ha dado Jesús, ya que implica la salvación por Cristo de la persona a la que se dirige:

    "Oh Sangre y Agua que brotaste del Santísimo Corazón de Jesús como fuente de Misericordia para todos nosotros, en Tí confío".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Divina Misericordia es casi inmediatamente posterior a la profecía mariana de Fátima que predice el ineludible e inevitable triunfo del Inmaculado Corazón de María sobre satanás, el mal y el pecado.

      Fátima aparece en 1917 con la Revolución Soviética, y la Divina Misericordia con el advenimiento del fascismo, el nazismo y la acción de los revolucionarios españoles.

      La Divina Misericordia recibe el definitivo impulso con Juan Pablo II, después de la caída del Muro de Berlín y en plena era de la globalización del capitalismo del beneficio rápido y cortoplazista, con la implantación de la cultura de la muerte, del relativismo y de la ideología de género.

      Da la sensación de que Jesús ha reservado la plenitud de las devociones a los corazones de Jesús y María en estos tiempos de crisis y de especial gravedad, causados por la extensión y la virulencia del mal y del maligno.

      Eliminar
    2. Escribir comentarios a altas horas puede ser contraproducente. Lo mejor es dormir y descanssar. Porque leer esos ferragosos comentarios... uf! quin mal de cap!

      Eliminar
    3. Por lo que veo, se puede hacer un cronograma del Sagrado Corazón de Jesús:

      1. Santa Cena, Juan reclinado en el pecho de Jesús

      ===> Cisma ortodoxo

      2. Beato Germán, arzobispo de Colonia (+1241), poema de tres estrofas “Summi Regis Cor aveto"

      ===> Cisma protestante

      3. Eudes-Margarita, 1670-1690

      4. Beato Bernardo de Hoyos -1733- "reinaré en España"

      5. Clemente XIII, 1765, fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

      ===> Revolución Francesa

      6. Sacro Cuore di Gesù de Roma, 1870-1887

      7. Basílica del Sacré Cœur de París, 1873-1919

      8. Basílica del Sagrado Corazón de Jesús del Tibidabo, 1886-1961

      ===> Revolución soviética

      9. Rey Alfonso XIII, 30 de mayo de 1919, consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús

      ===> Fascismo y nazismo

      10. Santa Faustina Kowalska, 1930-2000

      ===> Globalización

      Eliminar
  2. Gracias por el artículo, pero falta todo lo relativo a España. El Rey Alfonso XIII el 30 de mayo de 1919 (lo que no le perdonaron nunca los masones) cumplió el deseo de Nuestro Señor expresado al Beato Bernardo de Hoyos -1733- "reinaré en España" -quitado por manos impías en Bilbao- en el centro de la Península Ibérica (Cerro de los Angeles) estuvo presente en la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús y pronunció lo siguiente: "Corazón de Jesús Sacramentado, Corazón del Dios Hombre, Redentor del Mundo, Rey de Reyes y Señor de los que dominan:

    España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante este trono de tus bondades que para Tí se alza en el centro de la península. Todas las razas que la habitan, todas las regiones que la integran han constituido en la sucesión de los siglos y a través de comunes azares y mutuas lealtades esta gran patria española, fuerte y constante en el amor a la Religión"

    ResponderEliminar
  3. Terna madrileña. Dicen que se perfila Osoro como nuevo arzobispo de madrid y que es inminente. Será verdad? O seran bulos?

    ResponderEliminar
  4. De autor sevillano:

    http://exorbe.blogspot.com.es/2013/06/en-ti-confio.html

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. Curiosamente, en el ámbito protestante, la espiritualidad de la Iglesia metodista, por obra de John Wesley ha desarrollado una gran devoción al Corazón de Jesús:
    http://wesley.nnu.edu/espanol/auxilios-para-la-santidad-samuel-l-bringle/el-corazon-de-jesus/

    ResponderEliminar
  6. Creo que también puede ser interesante la historia del Templo barcelonés por autonomasía y me refiero a la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús del Tibidabo.

    La idea de construir un templo en lo alto de la montaña del Tibidabo surge a finales del siglo XIX ante los rumores sobre la construcción de un templo protestante y un hotel-casino, ante lo que una “Junta de Caballeros Católicos” adquiere la propiedad del terreno, cediéndolo en 1886 a San Juan Bosco, de visita entonces en Barcelona invitado por Dorotea de Chopitea, gran mecenas y promotora del proyecto. Surge entonces la idea de hacer un templo dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, advocación de moda en aquel entonces gracias al impulso del papa Pío IX, y siguiendo la línea del templo construido en Roma por el propio Bosco (Sacro Cuore di Gesù), así como del famoso Sacré-Cœur de París.

    EL TEMPLO

    PÓRTICO DE LA CRIPTA: El aspecto exterior del templo es el de un recinto amurallado fortificado de piedra de Montjuïc, presidido por un monumental templo neogótico con una doble escalinata de aire monumental. El conjunto está formado por una cripta inferior y la iglesia superior, con planta central con cúpula sobre ocho columnas. El estilo del conjunto se basa en una línea románica combinada con el templo de verticalidad gótica, cubierto con una cúpula ochavada coronada con la imagen del Sagrado Corazón, obra inicial de Frederic Marès (destruida en 1936) y sustituida por otra de Josep Miret, de 1950.

    La cripta se construyó entre 1903-1911, de estilo neobizantino, combinando elementos neogóticos y clasicistas, y una decoración cercana al modernismo. La fachada presenta un tímpano ricamente ornamentado, con esculturas de Eusebi Arnau que representan la Virgen de la Merced, San Jorge y Santiago, patronos de Barcelona, Cataluña y España, respectivamente. Está formada por tres arcos de medio punto sobre columnas, insertados dentro de un gran arco, también de medio punto, decorado con un mosaico de la Santísima Trinidad, de Daniel Zuloaga (destruido en 1936). En 1955 se hizo una nueva decoración a cargo de los Talleres Bru de Barcelona, que muestra una alegoría de la devoción de España, representada por sus santos patronos.

    Interior de la cripta.

    El espacio de la cripta está formado por cinco naves separadas por columnas, la central más ancha, con sus correspondientes ábsides semicirculares. Los muros y las bóvedas están revestidos de alabastro o con decoración de mosaico, con escenas relativas a las advocaciones de los altares: Santa María Auxiliadora, San Antonio de Padua, Jesús Sacramentado, San José y la Virgen de Montserrat. También es de alabastro policromado el Vía Crucis esculpido por Josep Miret. Las ventanas, que aportan una iluminación natural al interior, se complementan con vidrieras, con estos temas: las mayores en arco, en los extremos, representan la aparición de la Virgen del Pilar y la conversión de Recaredo al Catolicismo; San Fernando y San Hermenegildo ocupan dos vidrieras grandes verticales, mientras las pequeñas situadas sobre la puerta están dedicadas a San Joaquín, San Isidoro, San Antonio y Santa Isabel de Aragón, Reina de Portugal.

    Desde la cripta se accede a una capilla dedicada a la Adoración Perpetua, excavada en la misma montaña a finales de los años 1940, formada por tres naves divididas por columnas. El interior está ornamentado con mármoles y mosaicos en el pavimento, y pinturas de Miquel Farré en las bóvedas, hechas entre 1947-1949.

    INTERIOR DEL TEMPLO: El templo se construyó entre 1915 y 1951, siendo bendecido por el obispo Modrego en el XXXV Congreso Eucarístico celebrado en Barcelona en 1952. Más tarde se hicieron las torres, finalizando oficialmente las obras en 1961, con la colocación de la Imagen del Sagrado Corazón de Jesús y en inicio de los primeros turnos de Adoración Nocturna

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por el artículo. Hace tiempo que echaba a faltar en esta web divulgación sobre "nuevas" devociones y los rastros de estas en nuestra amada ciudad.

    Gracias

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por la infomación.

    ResponderEliminar