domingo, 12 de mayo de 2013

Valencia y Tortosa lo dan por hecho

Enrique Benavent puede relevar a Javier Salinas

De la que sale y a la que llega. Con alegría de unos y desconcierto en los otros. Y es que Enrique Benavent ha sido siempre hasta ahora un hombre de contradicción. Acaba de cumplir los 54 y a duras penas los 9 años de su ordenación episcopal. Las etapas de su ministerio lo señalan como un hombre más de cátedra que de púlpito, habiéndose significado especialmente en el ministerio docente muy especialmente en su responsabilidad en la Facultad de Teología y en la formación de seminaristas y diáconos. Aunque el encargo-estrella fue la dirección de esa joya de la corona valentina que siempre ha sido el Colegio Mayor de Burjassot. Provisto de dotes de mando es un hombre dispositivo, de un talante aparentemente calmado y de una cierta moderación, pero asertivo en sus apuestas y pues profundamente temperamental.

Llevaba cinco años como auxiliar cuando ese arzobispo amado por casi todos que es Mons. Osoro ocupó la cátedra de Valencia. Don Carlos, hombre respetuoso y prudente, se tomó casi un año y medio antes de relevar de sus funciones a la cúspide de la Curia valenciana, a los hombres de García-Gasco. En su renovación de las Vicarias Episcopales tomó muy en cuenta algunos de los consejos que le facilitara Benavent. Desgraciadamente don Enrique no siempre es muy objetivo en la elección de sus hombres de confianza, acentuándose con el tiempo en él la tendencia a crear “incondicionales” de los que suele quedar deslumbrado ya en una primera toma de contacto.

José Enrique Pérez Asensi
Eso hace que Benavent sea fácilmente víctima de errores de discrecionalidad en el enjuiciamiento de las personas con las que establece vínculos personales aparentemente sólidos y lejanía con los que de entrada le causan ojeriza. Ese desequilibrio emocional le ha jugado y puede jugarle en el futuro malas pasadas. Entre estas cabe destacar la apuesta que hizo por don Jose Enrique Pérez Asensi, sugerido por él como vicario de Evangelización, siendo nombrado por el Arzobispo como tal en el 2012 y que al cabo de pocos meses tuvo que interrumpir su ministerio por una, al parecer, crisis afectiva, causando en el ánimo del Arzobispo un fuerte y negativo impacto.

Benavent en ese ámbito no es personaje de medias tintas: se lanza hasta la idolatría hacia las personas que le son gratas y resuelve con aspereza los asuntos que afectan a personas que no son de su genio. No es de extrañar que eso haya creado el profundo deseo en su diócesis natal de librarse de su sombra cuanto antes mejor.

Junto a esa preocupante tendencia de temperamento hay que destacar sus encuadres políticos. Y no porque su hermano Rafael sea el alcalde de Quatretonda, su pueblo natal, por el Bloc, partido que intenta agrupar a las fuerzas nacionalistas valencianas de izquierda. Si no por sus mismas simpatías. Sólo subrayar la profunda amistad y sintonía que le une al obispo de Urgell Mons. Vives para entender por donde van los tiros.

Todo este paquete de características, en Tortosa, puede convertirse en una bomba de relojería. Es cierto que a pesar de que una porción del clero tortosino, los de la llamada calderilla, que forman un abanico de media edad y de tendencia más bien progre, puedan sentirse satisfechos por su llegada. Pero los más jóvenes van a mirar con recelo muchas de las acentuadas características de su talante. Y eso a pesar de ser valencianos, ya que va quedando claro que esa condición no es garantía ni muestra de nada, por lo menos en los últimos tiempos.


Seminario y Colegio Diocesano
Benavent puede salvar sin embargo la diócesis de Tortosa, si dejando a un lado la mirada alicorta y de camarilla, a las que en cierta manera le ha conducido el ambiente saturadamente clerical de Valencia, pone todo su capital de capacidades en sanar el Colegio Diocesano de Tortosa y en refundar el Seminario, hoy desaparecido. Y para ello debe contar con gente de mucha capacidad y amplia mirada eclesial de carácter más universal de lo que en Tortosa crece. No basta licenciarse en una Universidad romana para adquirirla. Para reabrir el Seminario creando ilusión debe buscar gente ajena a la diócesis, con más experiencia e ideas claras que tacto. Lo que allí circula está demasiado quemado y sujeto a prejuicios comunes. Benavent puede llevarlo a cabo si quiere y se coloca por encima de grupos y grupúsculos. No siempre la especialización académica te concede la capacitación personal para ciertos cargos. La figura de Mn. Jordi Bertomeu Farnós, Vicario Judicial de Tortosa, sería una buena muestra de ello.

Si lo desea y hace esfuerzos en esa dirección Don Enrique puede convertirse en un buen obispo dertosense, basta que saque lo que de más hondamente popular y buena persona lleva en sus raíces y convertirse en un pastor bueno y solícito con todos. La bondad natural, lejos de todo artificio, puede romper barreras y acercar posiciones. Tortosa se lo merece. Si lo consigue merecerá todo nuestro aprecio y consideración, acabándonos de convencer del irresistible poder sanador de la gracia.

Prudentius de Bárcino

13 comentarios:

  1. Bienvenido sea D. Enrique Benavent a Tortosa, si como dice nuestro querido Santo Padre Francisco, tiene "olor a oveja", o sea que se preocupe por los sacerdotes y fieles que le sean confiados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olor a oveja tiene quien ha pasado por parroquias. El no tiene ninguna experiencia de parroquia y siempre le ha gustado la mediocridad.

      Eliminar
  2. Vicario de Evangelización... ¿Acaso todos los organismos diocesanos no tienen como finalidad evangelizar? ¿Hace falta crear un organismo específico para esta tarea?

    ResponderEliminar
  3. Observando la foto de este pedazo trozo cacho Seminario y Colegio Diocesano, da la sensación de que necesita para obras y gastos casi medio millón de euros al año, ni que sea para reservas y amortizaciones.

    En www.edificiseminari.com dicen que, menos seminaristas, y después de muchas fusiones, hay lo siguiente:

    1. El Colegio Diocesano Sagrada Família, que actualmente imparte docencia desde los 0 hasta los 18 años, con una población de un millar de alumnos.

    2. La Residencia de Estudiantes Adriano VI, una de las pocas residencias estudiantiles que ofrece sus servicios en Cataluña.

    3. La Escuela de Hostelería Vía Magna, con reconocido prestigio internacional.

    4. Altius SLU, que ofrece servicios de alojamiento y acogida, dirigidos tanto a grupos como a personas particulares que deseen utilizar las instalaciones para determinadas actividades.

    Esta entidad "Edificio Seminario" dice de sí misma que es una institución pastoral, educativa y hospitalaria del Obispado de Tortosa, cuya "visión" es responder a la satisfacción de sus usuarios o clientes (ver el detalle: enfoque economicista, no espiritualista).


    El artículo dice que tiene una alta intelectualidad con un desequilibrio emocional, añadido a los antecedentes de que en su diócesis ha creado el profundo deseo de librarse de su sombra cuanto antes mejor, junto con su edad, 54 años, entonces previsiblemente sucederá lo mismo en Tortosa, pues parece que a su temperamento, lo que le sale de natural, le da bastante carta longa en sus relaciones sociales y personales.

    Tampoco no augura nada bueno que tenga amistad y sintonía con el obispo-Jefe de Estado de Urgell-Andorra Mons. Vives, ni que la diócesis sea un lugar con clérigos demasiado quemados y sujetos a prejuicios comunes, ni a que la mayoría del clero sea progre, ni tampoco que provenga ¿rebotado? de un ambiente saturadamente clerical como el valenciano, el cual tampoco no ha demostrado para nada, en estos últimos años, ningún tipo de valía especial para la renovación espiritual y la nueva evangelización.

    No entra con buen pie el pontificado de Francisco I almenos en la política de elección de obispos, y permanece esta sensación de que hay un grupo de obispos que van arrastrándose de diócesis en diócesis, cumpliendo tanto para el elegido y en especial para el elector de obispos (¿será el nuncio o es un cardenal de Roma?) el principio de Peter, el principio de Dilbert, la Ley de Parkinson y el efecto Dunning-Kruger; a ello, se añade una indecible sensación de que quien nombra los obispos lo haría mucho mejor con una diana, moneda o ruleta, dado que no se consulta para nada a la feligresía. ¿Qué criterios tienen, el de empresa, el de gremio, el de estamento, el de la política?.

    A pesar de todo ello, los laicos debemos de rezar para la conversión de nuestros clérigos y religiosos, sobre todo con funciones dirigentes, en especial, en este tiempo de gravísima crisis espiritual y desnorte teológico que azota a todos los obispos, abades, sacerdotes y consagrados catalanes, golpeados y cribados por las tentaciones demoníacas del relativismo de la cultura de la muerte, la politización, la mundanización secularizadora y la pastoral burocratizada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una contrariedad en su escrito que no acabo de entender. Se ofende porque las entidades que se ubican en el Seminario tienen en su visión "responder a la satisfacción de sus usuarios o clientes" y esto lo saluda como una visión puramente economicista (si alguna vez se hubiera formado en cualquier empresa que trabaja en calidad habría descubierto que esto es una "coletilla" de cualquier entidad que busca mejorarse y perfeccionarse), y al final de su escrito da queja de "que no se consulta para nada a la feligresía". ¿En què quedamos?. ¿Hay que satisfacer al personal o no?. ¿O cuando esa satisfacción es de su gusto es espiritual y cuando es de los demás economicismo?... Se le ve un poco el plumero.

      Ah, y como a menudo una cita sacada de contexto es un pretexto, me he dado el gustazo de entrar el la web que usted propone y he encontrado que dice lo siguiente "Edificio Seminario es una institución pastoral, educativa y hospitalaria del Obispado de Tortosa, en favor de una formación integral e integrada, que quiere suscitar la respuesta personal ante la propia responsabilidad respecto a Dios y respecto a los demás" o es que sólo lee los principios y los finales y da por conocido el resto

      Eliminar
    2. 1. Lo básico:

      El Seminario, originariamente creado para la formación y alojamiento de seminaristas, es hoy un tal "Edificio Seminario", que aloja unas entidades, aparentemente con ánimo de lucro, para cubrir gastos del edificio y personal y obtener rendimientos para el obispado; el edificio del Seminario previsiblemente ya no podrá cumplir más con su función de formar y alojar seminaristas.

      Lo demás se obtiene y está disponible en la página web.


      2. El Papa Francisco I no sólo deberá de reformar el gobierno central vaticano, sino también los gobiernos periféricos diocesanos: es un nombramiento que no se ha dado a conocer previamente a los fieles, ni tampoco se ha dado el perfil espiritual, ni su programa de gobierno episcopal, ni la justificación del nombramiento, ni los criterios de quien lo ha elegido, ni nada de nada.

      Eso no puede ser, pues si se quiere dar el cardenalato de forma meritoria y no automática, con mucha más razón se debe de dar la episcopalidad a quien sea competente y capaz.


      3. El obispo de Tortosa tiene una serie de objeciones, y su nombramiento parece haber tenido una lógica no pastoral:

      a) Su diócesis valenciana lo quiere fuera.

      b) Tiene un problema de personalidad que subsiste después de 9 años de obispo. O sea, que no se arregla.

      c) Es valenciano.

      d) Tortosa tiene territorio valenciano.

      f) Tortosa tiene una vacante episcopal inesperada.

      g) No parece que tenga competencia y capacidad para el ejercicio episcopal.

      h) Por corporativismo episcopal, parece que quien es nombrado obispo y no es competente, no lo quieren cesar definitivamente de obispo (¿quizás por qué también habría que cesar a quien lo nombró?), y debe de ser rebotado de diócesis en diócesis, a ser posible afines, y eso sí, con un mandato temporal breve para no desmontarlas.

      i) Parece un perfecto desconocedor de la realidad social y espiritual de Cataluña. Deberá formar parte de la Conferencia Episcopal Tarraconense y deberá de decidir sin saber ni conocer nada de:

      - El lío que tienen montado los abades de Montserrat P. Soler y M. Viñas en relación con sor Forcades y sus incursiones políticas, sociales y pseudoteológicas.

      - El despipote que muchos sacerdotes diocesanos y órdenes religiosas catalanas tienen en teología y espiritualidad: jesuitas eneagrámicos de la Nueva Era de la Cova de Manresa; negación del pecado original y mortal, del purgatorio, de las indulgencias, de los sacramentales; de la necesidad de la confesión para comulgar; de los méritos necesarios para comulgar; existencia del demonio y del infierno; exorcismos; devociones; nuevos movimientos.

      - La presencia de nuevas espiritualidades, religiones y sectas dentro de la sociedad catalana.

      - La deriva belga-holandesa de la iglesia en Cataluña; su anglicanización y politización nacionalista y progresista; su sometimiento a la cultura relativista y de la muerte...

      Eliminar
    3. Sobre lo básico

      Quiero pensar que es la ignorancia y no la maldad la que actua.

      1.-Si los colegios concertados fueran negocios con ánimo de lucro, ¿ cree que los tendrían las congregaciones religiosas, parroquias o diòcesis?. Probablemente serian los bancos sus dueños, o grandes empresas multinacionales. Sin el compromiso de sus titularidades no se mantendría en pie ni uno, al menos en las zonas más rurales de Cataluña.

      2.-¿Se ha preguntado por qué Adriano VI es de las pocas residencias de estudiantes de sus características que hay en Cataluña?. En las grandes ciudades hay muchas, de otras tipologías y con otros idearios... ¿o acaso es que lo desconoce todo y sólo habla sin conocimientos de causa?

      3.- Hasta donde conozco de mi diócesis, hay Rector de Seminario que vive y se aloja en un espacio especialmentre preparado para este fin, con suficientes habitaciones y instalaciones para alojar seminaristas, como en otras épocas. Todo nuevo y preparado para cuando el Espíritu nos conceda el don de más vocaciones sacerdotales que las actuales.

      4.-Difamar es uno de los peores pecados que pueden darse, porque deja al difamado indefenso delante de la difamación, y más por un medio así. Yo creo que, al igual que en la misa, debería empezar pidiendo perdón por hablar mal de aquello que no conoce, vamos, que no tiene ni idea.

      5.- Sólo he hablado de lo que conozco. De monseñor Enrique Benavent casi no sé nada. Però viendo con la ligereza que ha juzgado y escrito de lo que no conoce, puedo imaginarme la veracidad de lo que cuenta en su escrito.

      6.- Tortosa se ha caracterizado por acoger a obispos de diversas procedencias que han dejado buen recuerdo en el corazón de sus feligreses, salvo algun rarillo, que de todo hay en la viña del Señor. Por favor, no sea usted uno de estos. Nosotros estamos dispuestos a abrir nuestras puertas y nuestro corazó a aquel "que viene en nombre del Señor". Y el Señor que se fió de Pedró, quien lo negó tres veces, se sigue fiando de gente que, como usted y yo, seguimos pecando. Probablemente el obispo que venga sea menos pecador que nosotros

      Eliminar

    4. Quisiera recordarle que el propio abad de Montserrat forma parte del lio y no se diferencia de Sor Forcades.

      Eliminar
    5. La entidad "Edificio Seminario" está orientada al ánimo de lucro, entre otros ánimos (docente, discente, económico), por pura y simple lógica: semejante edificio genera gastos y requiere de provisiones para reparaciones, conservaciones, inversiones...

      Pero su primigenia finalidad, el ser seminario, ya ha desaparecido y previsiblemente no volverá más. Y la finalidad económica está bien presente, hecho innegable: lo religioso desaparece, lo económico se hace presente.

      En cuanto a D. Enrique Benavent, el desarrollo del artículo de Prudentius de Barcino lo indica entre líneas pero con claridad y argumentos: no tiene competencia ni capacidad, como sucede con algunos obispos y otros superiores religiosos, y es bueno reconocerlo y ¿por qué callarlo? Si su puesto óptimo es una posición de cátedra docente, este será su camino de éxito.

      Meterse en Cataluña es entrar en la Conferencia Episcopal Tarraconense, y es hacerse corresponsable de las omisiones, dejaciones, disimulos y tolerancias ante los disparates e insensateces antievangélicas de algunos consagrados catalanes de fuera de Tortosa, porque el obispo de Tortosa es corresponsable en la defensa de la doctrina de todo lo que sucede en el ámbito territorial, cultural y lingüístico catalán. Además, puede llegar a otro obispado catalán.

      Eliminar
  4. Tres cosas que me dan la nariz que no dara buen resultado este nombramiento en Tortosa:
    a) Valenciano: todos los obispos que han nombrado valencianos no han dado el resultado esperado. Mi abuelo materno con origen de sus antepasados en Valencia decia siempre: "valencianos hablan mucho, pero hacen poco".
    Ricard Mª Carles, Lérida, Sant Feliu,... demuestran que mi abuelo no andaba muy desorientado en su juicio.
    b) Amigo y simpatizante de Joan-Enric Vives Sicilia, con semejante amigo no hacen falta más enemigos.
    Dime con quién vas y te dire quien eres y como piensas.
    c) Una vez más se demuestra que de Roma (Santa Sede) viene lo que a Roma (Vaticano) ha ido.

    Rezemos por los diocesanos de Tortosa (sacerdotes y laicos) para que aguanten el chaparron y no se desanimen por la sensación de perder el tiempo que muy pronto tendran con ese nombramiento.
    Triste realidad, pero real.

    Este nombramiento su expediente se empezo con Benedicto XVI, y por tanto el Papa Francisco, lo unico que ha realizado es activar de nuevo la curia, pero no es cosecha suya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ReCemos con C. no con Z.

      Eliminar
    2. "Este nombramiento su expediente se empezo con Benedicto XVI, y por tanto el Papa Francisco, lo unico que ha realizado es activar de nuevo la curia, pero no es cosecha suya."


      Esta puede ser la razón de la dimisión de Benedicto XVI: la enfermedad y la vejez le impiden sopreponerse a una administración vaticano-curial que funciona a sus propios intereses, en connubio con las administraciones diocesanas.

      Por eso Francisco I dice que quiere pastores con olor a oveja (y no a terciopelo), que no quiere clérigos que hacen carrera (trepas), ni religiosas solteronas (acomodadas y despreocupadas de la consagración) o sacerdotes que se dedican al coleccionismo o a las excursiones y viajes (despreocupándose de la cura de las ánimas).


      La reforma de la elección de los obispos debería de tener unos criterios:

      1. Mérito: debe prevalecer la calidad personal del candidato, tanto a la hora de elegirlo como en todo el camino de seguimiento hasta su jubilación, de tal manera que si no sirve, se lo debe de cesar de inmediato y recolocarlo en el oficio o cargo idóneo.

      Por lo tanto, debe de acabarse desde ahora ya con los obispos rebotados, porque no es misericordioso ni para los fieles, que reciben a un inútil, ni para el mismo afectado, que ve confirmada cruelmente su inutilidad. Esta es la razón de la decadencia intelectual y espiritual del episcopado catalán y español: una asamblea de burócratas acobardados.


      2. Plenitud: debe de ejercer de manera plena sus tres funciones u oficios, el ser gobernador y maestro santificador, o sea, gobernar disciplinando, maestro enseñando la verdad, y siendo santo haciendo santos.


      3. Doctrina: debe de desarrollar de forma completa y efectiva todos los tesoros de la Iglesia sin excepción, y sin excusa de ningún tipo (tal como que "no responde al espíritu del Vaticano II"), tales como pueden ser los exorcismos, las indulgencias, los sacramentales y los sacramentos, las devociones populares, la eucaristía (visita al sagrario, exposición, tener méritos para comulgar) la evangelización y la catequesis, y sobre todo, que sea visible y accesible, no cerrado en la soberbia y orgullo del cargo ni encerrado en el palacio detrás de poltronas y jarrones.


      4. Eliminar desde ahora mismo toda norma no escrita que no responda al criterio superior de la salvación de las almas que determinó Jesucristo: amiguismos, trepas, favores, chantajes, acomodamientos, promociones para remover indeseables...

      La idea: la piedra o la viga de madera que no sirve para la construcción del edificio de la Iglesia, cuerpo de Cristo, debe de ser sustituida de inmediato, aunque sea su pariente o amigo, y situarla en el lugar que en misericordia y justicia corresponda.

      ¿Alguien pondría en su casa vigas con carcoma, piedras quebradas y mal talladas o cemento aluminoso ?

      Eliminar
  5. Sería deseable esperar a que alguien muera antes de enterrarle. Apenas acaba de ser nombrado y ya se decide que es un mal nombramiento sin darle tiempo ni siquiera a tomar posesión del cargo.
    Si lo miramos por la parte positiva es, al menos, lo menos malo de lo que se proponía aun sin ser del agrado de Prudentius de Bárcino.
    Me quedo del artículo con lo de las dotes de mando, que falta hacen en Tortosa (y no sólo aquí) para tomar decisiones que, sin ser agradables, son necesarias como, por ejemplo, dejar de mantener a aquellos que hace tiempo no ejercen o apartar definitivamente a los que sobradamente han demostrado no tener la catadura moral necesaria para ejercer su ministerio (quien quiera entender que entienda).
    Gran conocimiento de la diócesis debe tener para decidir que "lo que en Tortosa crece" es de poca capacidad, malas hierbas crecen en todas partes y gente con capacidad la hay también en Tortosa pero ya es costumbre que desde Bárcino quieran organizar a Dertosa.
    Aprovecha la ocasión para, sin venir al caso, darle caña al Vicario Judicial con la técnica del "difama que algo queda" y le encargamos al nuevo prelado la "sencillísima" (entiéndase la ironía) tarea de refundar el seminario; el Seminario de Tortosa lo construyó el Obispo Moll en épocas de "muchocientos" seminaristas pero desgraciadamente en la actualidad las vocaciones son las que son y evidentemente hay que darle al edificio funciones diferentes a las de su origen y si estas producen algún beneficio mucho mejor ya que, como se ha dicho, gastos son lo que genera una construcción de esa magnitud.
    No aclara si al buscar "gente de fuera" para reabrir el seminario se refiere a gente para su dirección o gente para formar ya que este segundo caso se probó y el resultado fue el que fue.

    Por mi parte prefiero dar una oportunidad a D. Enrique Benavent, sé que será bien recibido en Tortosa, como lo fueron los que le precedieron y espero que deje huella y amigos como dejó Carles y también algún enemigo, lo que significará que a tomado decisiones que a algunos no agradarán aún siendo acertadas, cosa que es inevitable.
    Prefiero darle la oportunidad de que se equivoque antes de criticar su gestión.

    Iratus Dertosa

    ResponderEliminar