jueves, 2 de mayo de 2013

El Papa Francisco ante la realidad

Parece que las cosas están cambiando realmente. El Dr. José Mª Simón Castellví, gran defensor de la vida conforme a las enseñanzas de la Iglesia, presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos (F.I.A.M.C.), se lamentaba no hace mucho de que en torno a Benedicto XVI la curia había levantado una alta muralla que impedía que le llegasen directamente los problemas, y que de este modo crecían sin él saberlo, hasta que estallaban. El Dr. Simón es un conocido oftalmólogo barcelonés, antiguo presidente de Metges Cristians de Catalunya y también miembro del Pontificio Consejo de Agentes Sanitarios. Su conocidísima actividad a favor de la defensa de la vida humana se ha plasmado en muchísimas intervenciones y declaraciones públicas denunciando el escándalo que representa el enquistamiento del problema de los abortos y otras prácticas contra la santidad de la vida humana, en los hospitales bajo responsabilidad de la Iglesia, sea ésta exclusiva o compartida: “la situación es insostenible y se requiere una respuesta”, afirmaba. Por eso cuando hablaba del aislamiento del Papa, lo hacía con conocimiento de causa.

El Papa Francisco ha roto ese cerco y se mueve con gran libertad; por lo que vistas las peticiones de audiencias, decide él mismo a quién concedérselas y en qué momento. Es evidente, en efecto, que siendo muchísimas más las solicitudes que el tiempo disponible  para atenderlas, son muchas las que se ve obligado a derivar hacia otros prelados de la Curia, por más que quisiera atenderlas él personalmente.

Por eso es sintomático que haya recibido tan prontamente al Dr. Simón. Conociendo su brillante trayectoria como médico que se comporta y se manifiesta en su profesión como católico, que da valiente testimonio de su fe y de su moral ante los demás colegas, ante las autoridades sanitarias y ante toda la sociedad, porque todo esto es, como debe ser, público y notorio; con este currículum de médico católico públicamente identificado, parece obvio que Su Santidad tuviera interés en recibirlo sin dilación para conocer de primera mano cómo andan en España las relaciones entre las instituciones y los principios por los que deben regirse los profesionales sanitarios católicos. Y como es evidente, no podían estar ausentes de esa audiencia en la que el Papa quería saber cómo están las cosas en el entorno en que se mueve el Dr. Simón, el aborto y la eutanasia.
Según el comunicado de prensa que emitió la Federación, el Dr. Simón habló al Santo Padre sobre la protección de la maternidad, la práctica de la Medicina de hoy en día y sobre las actividades del asociacionismo médico católico en todo el mundo. Creo que bajo estas prudentes palabras se puede atisbar el verdadero calado que tiene el acontecimiento. Tras el suave eufemismo de la protección de la maternidad (oficio de los servicios sociales, más que de los sanitarios), está sin duda el tema del aborto, que las legislaciones abortistas quieren imponerles no sólo a las mujeres embarazadas como sujetos pasivos del aborto, sino también a todos los médicos, cuyo papel en este drama es el de sujetos activos.

¿Qué nos queda por tanto de su audiencia con el Papa? Nos queda en primer lugar el hecho de la audiencia, con sus peculiares circunstancias. Nos queda la obviedad de que hubiese carecido de sentido esa audiencia (¡en el segundo mes de su pontificado!) si no se hubiesen abordado en ella los problemas del aborto y de la eutanasia, que son los que usan los enemigos de la Iglesia para retarla directamente. Y no sólo como problema de los profesionales sanitarios ante la enorme presión que sufren para ceder y apuntarse al carro de los abortos y de la eutanasia, sino también como problema de la Iglesia ante la enorme presión que sufre, también ésta, para que acepte sin aspavientos esas prácticas contrarias a la fe y a la moral católicas que les imponen las autoridades sanitarias también en los hospitales vinculados a la Iglesia. La mayor presión es la de poner médicos abortistas en la dirección de los departamentos de ginecología de estos hospitales. Porque como afirma el Dr. Simón, en cualquier hospital los abortos se convierten en patognómicos, es decir en médicamente dogmáticos, desde el momento en que el jefe de ginecología es abortista. Y es público y notorio que los jefes de estos servicios de los hospitales católicos de nuestras diócesis (San Pablo, San Juan de Dios, Sant Celoni, Hospital General de Granollers) hacen pública gala de sus convicciones abortistas. 

¿Es eso todo? No, hay una cosa más, tremendamente reveladora y preocupante: la foto. De todas las fotos que hemos visto del Papa Francisco, y son muchas, ésta es la primera que nos lo acerca a Benedicto XVI y nos lo ofrece como un papa abrumado, asomando el peso de la edad en su cara. No debieron ser nada halagüeñas las noticias que oyó Su Santidad de boca del Dr. Simón. Es que la verdad respecto a estos temas (y quizá otros más que debió requerir el Papa del Dr. Simón como un fiel de a pie) no admite adornos ni componendas. La verdad es la que es, y su sabor debió ser demasiado amargo para el Papa.

Aunque no es para alegrarse ver al Papa en una estampa de debilidad (a la que nos tenía tan acostumbrados Benedicto XVI), es sin embargo un motivo de esperanza intuir que está al corriente de lo que ocurre en nuestra archidiócesis, y que en consecuencia tendrá algún plan de actuación o lo elaborará sin tardanza. Lo que no es probable, dado su estilo, es que mire para otro lado y deje el problema para mejor ocasión, o que lo ponga sin más en manos de la Curia vaticana. Vista la tibia actuación de los dicasterios, no es fácil que nos deje en esa vía muerta.
 
Los defensores de la vida, y en este caso los Sacerdotes por la Vida tenemos una gran esperanza en este papa. De momento se le ofrece una magnífica ocasión de posicionarse con ocasión de la Tercera Marcha Nacional por la Vida que tendrá lugar en Roma el domingo 12 de mayo. Estamos seguros de que no dejará pasar esta oportunidad para anunciar ante las decenas de miles de manifestantes Pro Vida, no sólo de toda Italia, sino también de muchos otros países, su programa de actuación en este frente tan sangriento y tan determinante para la credibilidad de la Iglesia.

Y en cuanto a nuestras diócesis, confiamos en que la Santa Sede no tardará en tomar cartas en el asunto y emitir una directiva clara y transparente que no dé lugar a seguir poniéndole una vela a Dios y dos al diablo.

Custodio Ballester Bielsa, pbro. 

22 comentarios:

  1. A lo mejor el Papa ya estaba cansado y por eso hace esa cara en la foto. Puede que haya varias razones por las cuales haga esa cara. Los problemas que hay en el mundo no prestan a estar muy alegres y el Papa sufre por todo lo que ha estado sucediendo estos días en varios lugares del mundo.

    ResponderEliminar
  2. No sé lo que dirá el Papa Francisco con ocasión de la Tercera Marcha Nacional por la Vida de Roma; sólo sé que, ante la aprobación del matrimonio homosexual en Francia, fuertemente contestado en la calle por los católicos, el Santo Padre no ha dicho ni "esta boca es mía".

    ResponderEliminar
  3. "es sin embargo un motivo de esperanza intuir que está al corriente de lo que ocurre en nuestra archidiócesis..."

    Ayer, 2 de mayo, ha hablado sor Forcades por "8 al día" con Cuní, que no quiere ser menos que Barberà de TV3. www.8tv.cat/8aldia/videos/teresa-forcades-aquesta-tarda-a-8-al-dia

    Dice que quiere participar en la política activa para cambiar el modelo político, social y económico: quiere hacer política revolucionaria.

    Se define como una monja política revolucionaria y rupturista (no violenta), que no quiere implantar una sociedad ideal, sino sólo construir una sociedad donde el sujeto político sea el ciudadano de pie; quiere una implicación de los ciudadanos comunes en la política de cada día sin contar con delegados o representantes; y quiere concienciar al ciudadano de que sí tiene habilidad para intervenir en política y que no debe de pedir permiso para ello.

    Primero quiere articular un movimiento con el manifiesto, luego implantar asambleas locales donde los debates hagan realidad el manifiesto en el imaginario colectivo y personal, se concrete de manera viable, y finalmente, se estructure una candidatura para concurrir a las próximas elecciones legislativas, pero que no piensa entrar en esta candidatura, primero porque como monja no puede, y segundo porque su papel es implicarse de forma motivadora y animadora, que le permita llegar de manera transversal para consolidar su revolución rupturista.

    Afirma que no hay lideraje mesiánico, y dice que la historia demuestra que los intereses de una minoría pasan por delante de las necesidades de la mayoría, porque esta situación de injusticia se mantiene primero por la fuerza represora y segundo por la ideología, la cual hace creer que la crisis no tiene alternativa: éste es el discurso de los líderes de hoy, de Mas y Rajoy.

    Un ejemplo de control ideológico se da cuando le pregutan “por qué las mujeres no pueden ser sacerdotes”, y responde que si las mujeres lo quisieran, entonces en 24 horas lo serían. Dice que no quiere cambiar un líder por otro más ejemplar, sino que quiere hacer repensar la política a nivel ciudadano.

    Sor Forcades apoya una familia, matrimonio y sacerdocio basado en la sexodiversidad; niega la Tradición, la Escritura y el Magisterio; niega dogmas marianos, y no acepta la doctrina social de la Iglesia.

    Sor Forcades va hacia la implantación de un partido político con un programa de la cultura de la muerte y del relativismo, porque apoya el derecho al propio cuerpo: aborto; congelación y experimentación sobre embriones; reproducción asistida; eutanasia; divorcio; familia y matrimonio homosexual, bisexual y poligámico; educción laicista; planificación familiar basada en la anticoncepción; el intervencionismo del Estado a la bolivariana en la esfera patrimonial y personal de los derechos y libertades del ciudadano; y la implantación de un modelo social, político y económico de tipo socialista.

    Los obispos y los abades son responsables directos de la eclesiocatástrofe que sor Forcades está creando. Estamos en una época de prueba y tribulación, vamos a disminuir y menguar como Iglesia. Y ejemplos como sor Forcades son proféticos: no es la persona, es la gran cantidad de personas de toda condición que la apoyan de forma directa e indirecta, explícita e implícita: obispos, abades, teólogos, sacerdotes, religiosos y laicos.

    Sor Forcades se dice católica, pero ya ha dejado de ser católica, está apartada de la plena comunión de la fe católica, hay pruebas. Y lo peor: arrastra tras de sí un número de fieles lo suficiente importante ante el silencio de aceptación implícita procedente de sus superiores, los abades M. Viñas y P. Soler, y el obispo de Sant Feliu y el arzobispo de Barcelona.

    La situación está a punto de ser irreversiblemente insostenible, tanto por su locuacidad disparada y disparatada, como también por el silencio ya casi definitivamente cómplice de sus superiores abadiales y episcopales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. serio sí; pero es un hombre con los hombros en alto; lo que indica fortaleza física....

      Eliminar
    2. Al Anónimo de la 01:02

      "Ya ha dejado de ser católica". Roma locuta, causa finita.

      ¿Quién le ha dado el derecho de juzgar y condenar a Sor Teresa Forcades? ¿Quién le ha hecho juez de su hermano? ¿O acaso no es su hermana?

      Eso sí: por lo que dice en su extenso escrito, le imagino un estudioso del pensamiento de Sor Teresa. ¿Ha hablado alguna vez con ella?

      Eliminar
    3. Anónimo, no hay que condenar a nuestra hermana Forcades, ella ya nos ha juzgado y condenado a nosotros. No se equivoque usted, el pensamiento de nuestra hermana Forcades sólo se sustenta con los camisas pardas del 15-M, igual que al hermano Arcadi, el cual sólo tenía ese público en la plaza de Catalunya. Ellos adoptan ese pensamiento extremista y genocida que extermina´rá a los que no piensen como ellos.

      Eliminar
    4. No se puede juzgar a una persona diciendo que está en el cielo, en el purgatorio o en el infierno: esto está reservado a Dios, y hasta la hora undécima (en el último instante de la vida) uno se puede salvar por el arrepentimiento, aunque se tenga el alma como un cadáver, por un privilegio de la misericordia de Dios.

      Natuzza Evolo, una vidente italiana, dijo que un día vió a Dante, y éste le dijo que estuvo un siglo en el purgatorio debido a que en su libro "La Divina Comedia" juzgó a mucha gente de su gente enviándolos "literariamente" al infierno o al purgatorio.

      No hay que confundir los dones naturales o carismáticos con los frutos de la santidad.

      Dios da los dones materiales o espirituales de forma irreversible e irrevocable, como puede ser el exorcizar, sanar, curar, saber idiomas, ser matemático o músico, fundar congregaciones o dirigir empresas, y que nada tienen que ver con la santidad, según se ve en la parábola de Jesús cuando envía al infierno a personas que sacaban demonios, predicaban el Evangelio por las plazas, sanaban enfermos, profetizaban y hablaban lenguas. Y el sacerdote puede consagrar y absolver, pero puede condenarse y no entrar en el Reino de Dios.

      Un ejemplo de don, en este caso de sanación, que no es fruto de santidad, se dio con el monje Rasputín, un religioso completamente depravado y corrompido, pero tenía un don de curación y sanación que lo aplicó sobre el zarevich Alexis Nikolaevich de Rusia, que padecía de hemofilia. O el caso del fundador de los Legionarios de Cristo, P. Marcial Maciel, que tenía grandes dones pero que no eran indicadores de santidad.

      La única señal de santidad es la obediencia a Dios y por los frutos del Espíritu.

      Lo que sí podemos es indicar objetivamente que las enseñanzas de sor Forcades son anticatólicas y que, por tanto, ya no es católica: si niegas rotundamente la doctrina católica sobre los dogmas marianos, de la vida, la familia y el matrimonio y la estructura esencial de la Iglesia, entonces no eres católico, aunque pertenezcas aparentemente a una congregación. Es un hecho objetivo, verificable y comprobable.

      Otra cosa es la valoración subjetiva, que pertenece al ámbito del derecho y la moral teológica (delito y pecado), y otra cosa es el aspecto del juicio final, con la condenación, el purgatorio y la salvación: de eso, nadie conoce, sólo Dios sabe.

      Eliminar
    5. Aprovechando que el Guadalquivir pasa por aquí, veo una serie de comentarios que nada tienen que ver con el artículo que encabeza esta serie. Cómo se llama esta rara enfermedad? A ver si hay algún especialista en el ramo que nos lo aclare, porque si ya esta página web es lo que es, la evidencia de estos "torrentes" del catolicismo que nos retrotraen a pretéritas formas (donde el actual "nacionalcatolicisme" a sustituido al nacionalcotolicismo) dando a entender sus objetividades al declarar quién es o deja de ser católico, cual inquisidores de todo a cien. Pero qué tendrá que ver todas sus inquinas contra la dichosa sor Frocades con lo que se escribe de la audiencia del médico barcelonés al papa Francisco? Es de recibo o ya quien ejerce el derecho a la censura por ser propietario de esta web a perdido no sólo el anonimato sino el oremus? Quieren dejar de juzgar estos pretendidos cristianos al prójimo o van a seguir lloriqueando la pérdida de relevancia social y religiosa del antiguo régimen a partir de una monjita que le han dado el micrófono para decir lo que le plazca por el hecho de formar parte de la noble orden benedictina (si no, de qué)?
      Anscarius barchinonensis.

      Eliminar
  4. porqué la llaman Sor Forcades? és un insulto a las demás religiosas que son fieles a su vocación. La Forcades és una bipolar exacta; se ha disfrazado de religiosa para pasar desapercibida,y asi poder acometer la tarea que le a encomendado su amo el Demonio,para destruir en Cataluña la obra de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la conociera bien no diría esto.
      Las frases:" bipolar exacta","disfrazada de religiosa"" su amo el Demonio"...destruir la obra de Dios en Catalunya...
      Agradecería em explicara en términos de la Psicología sus rotundas afirmaciones que rayan- ¿por qué no decirlo?-la falta de respeto a una persona tan válida almenos como Ud.

      Eliminar
    2. ¿Sólo la rayan? Yo creo que son agresiones en toda regla. No sé qué pasa con esta monja, la verdad. Que la dejen en paz. La Iglesia tiene su disciplina y sus normas. Ya nos han dicho más abajo, que sus superiores son la abadesa y el obispo de San Feliu.

      No somos los anónimos comentaristas de una web los que tenemos que hacer cumplir la disciplina de la Iglesia.

      Por otro lado, estaría bien que tratásemos de ser más justos, no tan maniqueos. Esta mujer, ya personaje público, tiene sus luces y sus sombras, según el prisma con que se la observe. ¿Desde qué prisma la observamos? ¿Desde la ortodoxia católica? ¿Desde la justicia social? ¿Desde la sanidad? ¿Desde la Constitución española?

      Una santa no es, pero yo tampoco y dudo que lo sean aquellos que la juzgan tan despiadadamente y le endilgan tan graves calificativos.

      Eliminar
  5. Josep G. Trenchs3 de mayo de 2013, 13:38

    Gracias, Mn. Custodio por ese artículo. Hace tiempo que nos conocemos y sé muy bien de su extraordinaria labor por todo el tema de la cultura de la vida en contra de la cultura de la muerte que es lo que invade hoy día el relativismo, la Neu Age, etc.

    Ud, dice: "Porque como afirma el Dr. Simón, en cualquier hospital los abortos se convierten en patognómicos, es decir en médicamente dogmáticos, desde el momento en que el jefe de ginecología es abortista. Y es público y notorio que los jefes de estos servicios de los hospitales católicos de nuestras diócesis (San Pablo, San Juan de Dios, Sant Celoni, Hospital General de Granollers) hacen pública gala de sus convicciones abortistas."

    Sin duda alguna eso que usted cita es de una realidad incuestionable, pero los Jefes de Ginecología de quien dependen ¿de La Iglesia, del Patronato o Fundación que los dirige, del Director de cada Centro, de un Jefe de Personal..?

    Por otra parte, no podemos olvidar como anda la formación sexual y hunama ante esas realidades de la vida en los centros formativos, públicos, concertados y privados, en que salvo honrosas excepciones, ya se enseñan a los adolescentes y a los que no lo son tanto, unos temas, referentes a la vida, que no son excesivamente por no decir nada cristianos.

    La vida en si misma, es un don de Dios, que utiliza a un hombre y a una mujer para convertirlos en padre y madre de la vida nueva que va a nacer. Lo mismo ocurre al término de su estancia en este mundo, la ciencia va avanzando para que en enfermo o el anciano, sufran lo menos posible, hasta que llegue su muerte natural, sin adelantarla ni atrasarla por medios artificiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trenchs, eres un crack! La "neu" Age si no lo conviertes en un nuevo modismo y entras en "trendic topic" es porque no vives en los USA!

      Eliminar
  6. Muchas gracias Mn.Custodio Ballester por sus palabras muy acertadas, solo indicar que soy paciente del Dr. Simó y es encantador en su trato, en mi caso, que no tiene remedio material, intentó alegrarme y lo consiguió. También he asistido a sus conferencias, claras, concisas y sin pelos en la lengua, son muy buenas para lo que se puede llamar el ponerse al día de los conceptos de la religión católica en el tema de la salud.
    Por supuesto nada que ver con la Forcades que se dice medico pero que no tiene consulta, ni siquiera para los necesitados.

    ResponderEliminar
  7. “si no se hubiesen abordado en ella los problemas del aborto y de la eutanasia, que son los que usan los enemigos de la Iglesia para retarla directamente”

    Con sor Forcades, lastimosamente, tenemos el enemigo en casa: se dice de los nuestros, pero no es de los nuestros.

    A lo mejor, la autoridad episcopal y abadial, además de aceptar la ideología anticatólica de sor Forcades, también debe de temer su reacción de réplica a una posible acción disciplinaria, porque reúne una serie de condiciones académicas:

    1. Es teóloga, por lo que conoce las razones de fe y moral natural de la doctrina católica.

    2. Es médico, por lo que conoce la base fisiológica y psicológica del hombre, además de proporcionar una ayuda médica a los miembros de su comunidad benedictina.

    3. Es monja religiosa, por lo que conoce la vida de comunidad, regida por un sistema que tiene caracteres de asambleario, jerárquico y comunitario.

    4. Tiene una ideología de una sociedad de ideología socialista y de base económica comunista, feminista de género, ecologista, antifarmacéuticas, antivacunas, antimedicina y anticatólica.

    En relación a su anticatolicismo, que la sitúa como una monja falsamente católica, es demostrable fácilmente: quien no acepta alguno de los 2865 puntos del Catecismo, entonces es cristiano, pero no católico.

    La no catolicidad de sor Forcades, además, afecta a todos sus superiores, la abadesa y el abad de Montserrat, y el obispo D. Agustí y el arzobispo D. Sistach.

    Por ejemplo, rechaza absolutamente por anacrónica y contraria a la ciencia la doctrina oficial de la Iglesia sobre la homosexualidad contenida en el Catecismo en los números 2357-2358, que afirma:

    - La Escritura presenta los actos homosexuales como depravaciones graves.
    - La Tradición declara que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados,
    -- son contrarios a la ley natural;
    -- cierran el acto sexual al don de la vida;
    -- y no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual.
    - No pueden recibir aprobación en ningún caso.
    - Las personas homosexuales están llamadas a la castidad mediante la práctica de las virtudes del autodominio que eduquen la libertad interior, el apoyo de una amistad desinteresada, la oración y la gracia sacramental que conduzcan hacia la perfección cristiana.

    También niega frontalmente la virginidad de María durante y después del parto; exige como naturales y ajustadas a la realidad social las familias y matrimonios fundamentados en la sexodiversidad; quiere mujeres sacerdotes y sacerdotes basados en la sexodiversidad de géneros y en la libertad de unión; enseña que la estructura eclesial está fundada en la opresión patriarcal. Todo puede hallarse en su abundante producción escrita y grabada.

    En cuanto a su entrada en la política, con toda seguridad ha recibido asesoramiento jurídico para posicionarse en una situación de impulsora y no de candidata, para evitar las sanciones canónicas; pero es evidente que vulnera el espíritu de la norma eclesial, la cual prohíbe que los clérigos y religiosos intervengan en la política, con el fin de evitar divisiones en el Pueblo de Dios y disfunciones en las atribuciones de los consagrados.

    Que sor Forcades ha dejado de ser definitivamente católica es un hecho, confirmado por esta manifestación de intenciones efectuada en 8TV, ya que quiere impulsar un partido con un programa político anticatólico, al aceptar que el debate de las asambleas locales pueda desarrollar constitucionalmente un punto de su manifiesto, el relativo al reconocimiento del derecho al propio cuerpo, conforme a la cultura de la muerte y el relativismo: aborto y eutanasia.

    Otra cosa es la valentía de querer reconocerlo, sobretodo a efectos canónicos. Porque el caso Forcades dura años, y el tiempo de la paciencia, la conversión y la misericordia se agota rápidamente, especialmente cuando difunde reiteradamente sus falsas y erróneas enseñanzas en importantes programas de TV3 y 8TV.

    ResponderEliminar
  8. Bueno...esta monja, o disfrazada de monja,¿a dónde nos quiere llevar?.

    El Abad Soler ha sido muy comedido en la entrevista, siempre buscó salir de los saraos, como decir que el convento de Sor Forcades es un convento vecino, pero no especificó el género. Echa o lanza piedrecitas, y luego no sabe nada. Por un lado me he dado cuenta que el Sr, Abad se ha dado cuenta hasta donde han llegado. Para muchos Montserrat ha sido la montaña Santa, donde visitábamos a María, y el silencio de sus turones nos invitaba a la oración, ahora no hay nada de eso. Solamente manifiestos nacionalistas.

    Siempre subía a Montserrat de Romería el 31 de mayo, festividad de la Visitación. Desde hace 3 años no he vuelto, hasta que no se vayan los que hacen de sus clausuras,claustros de rebeldía y aceptación de personas alejadas con el Magisterio de la Iglesia; no de palabra, pero sí con sus silencios.

    ResponderEliminar
  9. Sí el Sant Pare està al cas de primera mà, sense filtres, és més que probable que s'encari el problema i per tant sigui el principi de la fi d'aquest horrorós crim que sembla no tenir aturador.

    ResponderEliminar
  10. El abad de Montserrat no es superior de Sor Teresa Forcades. Los monjes benedictinos de Montserrat no tienen jurisdicción alguna sobre el monasterio benedictino femenino de Montserrat. Quien sí la tiene es el obispo de Sant Feliu, Mons. Agustí Cortés. Los monasterios benedictinos masculinos se organizan en congregaciones de varios monasterios (Santa María de Montserrat pertenece a la congregación de Subiaco), mientras que los monasterios benedictinos femeninos están bajo la jurisdicción del obispo de la diócesis en que se encuentran. Por eso, los superiores de Sor Teresa Forcades son la Madre abadesa de Sant Benet y Mons. Agustí Cortés. Dejen, por favor, de nombrar al abad Josep Mª Soler como superior de Sor Teresa Forcades porque no lo es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien Sr. Joaquim por esta información. En esta web hay muchísimos comentarios de gente desinformada que habla por hablar, critica por criticar. O sea lo que domina es la ignorancia total y absoluta.

      Eliminar
    2. Usted tampoco anda muy bien informado, ya que no es el Sr. Joaquin, sino Mosén Joaquim, un buen sacerdote al que aprecio mucho y al que a diferencia de otros puede distinguirse por el uso del alzacuellos como puede verse claramente en la fotografía

      Eliminar
    3. 1. Una excelente aclaración que permite introducir la necesidad de que las webs católicas, tanto diocesanas, parroquiales, pero sobretodo y en especial, las pertenecientes a los nuevos movimientos y congregaciones, especifiquen su relación jerárquica: superior abadial, superior provincial, superior general. Algunas no lo tienen.


      2. Aunque lógica y obviamente el P. Soler no es el abad de las benedictinas poruqe lo es la abadesa M. Viñals, los abades, y sobre todo de la misma orden, mantienen relaciones, contactos, informaciones y comunicaciones, formales e informales, que, aunque no tengan relevancia jurídica, si tienen un valor moral.

      El P. Soler justificó en una entrevista de TV3 recientemente reflejada en GG, que "comprendía" la posición de sor Forcades.

      En teoría, el abad P. Soler no podría opinar sobre sor Forcades, ya que entra dentro del ámbito competencial de la abadesa, pero no tuvo ningún reparo en justificar moralmente a sor Forcades.

      Luego por lo tanto, si en teoría no debía de referirse a sor Forcades, pero en la práctica sí lo hizo para justificarla, entonces también puede hablar en público sobre sor Forcades para amonestarla.

      Lo que no puede ser es que el P. Soler sí pueda justificar la actuación de sor Forcades, que no está bajo su jurisdicción, y en cambio, no pueda criticar su actuación.

      Si carece de superioridad y hace lo uno (justificarla), también puede hacer lo otro (desautorizarla), por el principio de igualdad.

      El P. Soler no es el superior jurídico de sor Forcades, pero SÍ tiene una autoridad moral para pedir a la abadesa M. Viñas, en las relaciones entre abades de la misma orden benedictina, para pedirle que actúe frente al caso sor Forcades.

      El P. Soler es abad de Santa María de Montserrat; es visitador; es abad del monasterio más importante en todos los sentidos de Cataluña: histórico, espiritual, cultural, social; el monasterio benedictino femenino está en Montserrat (Cataluña); sor Forcades abusa de su condición de benedictina y montserratina; el P. Soler no puede permanecer indiferente frente al caso sor Forcades.

      Si el P. Soler se preocupa del catalán, del derecho a decidir, de la nación catalana, así como de temas de interés político, económico y social, que todos ellos no son de su competencia, entonces debe de preocuparse por el caso sor Forcades.

      ¿Por qué?

      Por que, junto con todo lo anterior, tradicionalmente, además, se ha considerado que el abad de Montserrat tiene una autoridad o superioridad moral y espiritual de facto, que no jurídica, sobre la abadesa M. Viñas, sobre el monasterio de las benedictinas, sobre el obispo de Sant Feliu, del arzobispo-cardenal de Barcelona y del Primado de Tarragona, como también por encima de cualquier otro abad o superior de cualquier congregación, orden, movimiento o asociación católicas, por las razones antes apuntadas.

      El P. Soler no es un abad del monaterio afincado en el Mare Serenitatis de la Luna.

      Moralmente, el abad de Montserrat es más importante y superior que cualquier obispo, abad y superior en Cataluña.

      Para bien (antes) y para mal (ahora).

      Por tanto, el P. Soler es el superior moral de sor Forcades.

      Eliminar
    4. Josep G. Trenchs5 de mayo de 2013, 9:56

      Yo no entiendo mucho de la autoridad moral y jerárquica, lo que si pienso es que los hombres y mujeres, que exponen publicamente doctrinas contrarias al Magisterio de la Iglesia, tendríamos qie tener la caridad de solo en su momento dar a conocer lo sucedido y no hablar más de ellas, para no darles más publicidad al asunto.

      Eliminar