miércoles, 6 de marzo de 2013

“Treparon en tanto que callaron” o por qué fueron mimados los niños mimados de la Casa de Santiago

Jordi Cussó (izquierda), en la radio, con un ejemplar
de la revista"Valors" al cumplirse su número 100
Siempre hubo un punto oscuro en la promoción de algunos vástagos de la Casa de Santiago dentro de la diócesis de Barcelona. Personajes como Aymar copando cargos en los medios de comunicación del obispado o en la URL, o Jordi Cussó i Porredón enviado como párroco de una de las parroquias importantes del obispado como la céntrica y económicamente saneada Sant Josep de Mataró. Sin equipaje académico o pastoral que lo justificase, escalaron a puestos que, para otro tipo de sacerdotes, aparecían cerrados. Hablando más claro, una doble vara de medir que consistía en que mientras a un tipo de sacerdotes se les argumentaba que eran demasiado jóvenes o que no habían hecho suficiente “carrera” o no tenían suficiente experiencia sacerdotal para acceder a determinados cargos o a determinadas parroquias de referencia; a otros, a los que procedían de la Casa de Santiago, se les allanaba el terreno y se les exoneraba de los anteriores requisitos para “promocionar”.

Resulta antipático exponer este agravio comparativo, pues parece que todo se reduce a una lucha de poder entre sectores de sacerdotes, cuando en la Iglesia la categoría clave seria la de Servicio. Pero el tema fue planteado hace pocos días por nuestro Directorio de Mayo Floreal a un nivel superior al local. ¿Cuántas carreras eclesiásticas se han sustentado sobre el silencio? Y a la inversa, ¿cuántas “carreras” eclesiásticas se han frustrado porque el involucrado, al no tener nada que ocultar, aparecía como más libre y por tanto potencialmente más peligroso a romper el mercadeo de compra de silencios por cargos o prebendas? ¿Hasta qué punto Aymar o Cussó sabían de los escándalos de la Casa de Santiago? ¿Hasta qué punto sus carreras -la del segundo hoy truncada- no se debieron al juego de esconder la basura y los cadáveres en el armario? ¿Hasta qué punto esta omertà se debió a no ventilar las miserias de un “sistema” eclesial donde el que-no-se-nos-desmonten-componendas-y-favores primaba sobre el servicio y la fidelidad al propio ministerio sacerdotal y a la Verdad?
¿Sabían Aymar o Cussó de los casos de pederastia (véase 1 y 2) acontecidos en el interior de la Casa de Santiago y protagonizados por sus excorreligionarios? Y no siendo una falta conocerlo y no actuar de oficio porque no eran superiores jerárquicos de los involucrados, ¿no se beneficiaron de haber callado tras desmantelar la Casa de Santiago? Y muy poco antes de obtener favores, ¿no resulta cuando menos cuestionable que, cobijándose bajo la protección del obispo Carrera en su demarcación, se sumaran Aymar o Cussó a la campaña de desprestigio contra Don Ricard Maria Carles, desmantelador de la Casa de Santiago?
Aymar con  corbata o con clerygman o con lo que convenga
Aymar, hoy director de Cataluña Cristiana y Cussó, primer presidente de la entidad que publica la problemática revista criptocristiana Valors, en vez de sumarse a quien tuvo -Carles- el valor de desmantelar lo que otros no se atrevieron (el escándalo de la Casa de Santiago) se sumaron a su campaña de desprestigio. Y llegado el sistaquismo, Aymar fue premiado por ello con múltiples cargos inmerecidos.

Ésta es la diócesis de Barcelona: donde se premia a los que acosaron o acosan eclesiásticamente a los que pusieron o ponen el dedo en la llaga. Fuera Don Ricardo en aquel caso, o sea Mossèn Custudio Ballester por ser de los pocos que se atrevió a ventilar las conductas abortistas en hospitales como el Sant Pau. Don Ricardo, Mn. Custodio y otros por “ir por libre” y osar denunciar lo que otros hubieran de haber denunciado. De haberse hecho el escudo nobiliario, el lema de estos Aymar, Cussó y personajes del estilo, pudiera haber sido: “Trepar en tanto que callar”.

Quinto Sertorius Crescens

10 comentarios:

  1. "Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas". Eso explica las iglesias vacías. Y tanta gente con tanto odio a lo sagrado. Pero "non praevalebunt". La iglesia seguirá siendo luz. Gracias a los pastores que apacientan las ovejas del Señor.

    ResponderEliminar
  2. "...Sin equipaje académico o pastoral que lo justificase, escalaron a puestos que, para otro tipo de sacerdotes, aparecían cerrados..."


    1. Se necesita una política de transparencia eclesial: publicidad de los equipajes académicos y pastorales de los sacerdotes y diáconos.

    2. La Casa de Santiago se avanzó a Zapatero en decenios: el relativismo moral con residencia en el poder.

    (excelente sonrisa animada: plasniskpedia.wikia.com/wiki/Zapaterismo)

    ResponderEliminar
  3. Últimamente en Germinans se habla menos de Su Eminencia Mons. Martínez Sistach.
    Ahora toca "La Casa de Santiago".
    Veo que Quinto Sertorius Crescens hace una explicación sobre los sacerdotes que han medrado y los que han visto truncado su ascenso. Habla de D.Ricardo y de Mn. Custodio. ¿Sería posible que, con los conocimientos que tiene de la realidad de la vida eclesiástica de Barcelona, nos hiciese una exposición detallada de la reestructuración que D. Ricardo hizo de la adiministración de la Archidiócesis? El fondo y la forma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lea la nota que he puesto en el comentario siguiente por si es de su interés

      Eliminar
    2. Es cierto que vamos de Sitach a Santiago, pero la situación viene de antiguo:

      1. Sábado, 12 de junio de 2004

      200 sacerdotes claman contra la partición de la diócesis de Barcelona

      Justícia i Pau pide al Vaticano que reconsidere la partición de la sede

      elpais.com/diario/2004/06/12/catalunya/1087002453_850215.html


      2. Concilio Provincial Tarraconense de 1995:

      Desarrollado de febrero a mayo de 1995 en el Casal Borja jesuita, participaron:

      - 158 persones
      -- 14 obispos
      -- 68 sacerdotes
      -- 36 religiosos: 25 mujeres y 11 hombres)
      -- 40 laicos: 20 mujeres y 20 hombres
      -- 30 personas sin derecho a voto
      -- 4 observadores de otras religiones

      Se aprobó en 1996 por el Vaticano después de retocar dos artículos meganacionalistas:

      - Resolució 105: se elimina Catalunya "como patria, nación y cultura"

      - Resolución 142: se elimina la Conferencia Episcopal Tarraconense como conferència episcopal desvinculada de la Conferència Episcopal Espanyola.

      Eliminar
  4. El auténtico trasfondo, según mi parecer, de la casa de santiago ( pongo minúsculas) no fue un tema sobre el sexto o nono, sino el inmenso patrimonio económico que movía. Al Cardenal Carles le pierde el dinero y todo su entorno, igual que a Vives le pierde el figurar, cuando hay dinero y mucho, mejor dicho muchísimo dinero Carles no conoce ni a su madre.
    Al principio de su mandato convirtió la economía del entonces Arzobispado como una empresa. Todo era beneficio puro y duro, sino a la calle.
    Pienso que buscó el subterfugio del tema moral como excusa, no dudo que tuviera razón, para hacerse con el dinero.

    Me voy más lejos, y lo se de buena tinta, todo el "follón" con los legionarios no se debe al "malnacido" de Marciel sino al patrimonio que tienen. A Benedicto XVI lo han crucificado los cardenales y compañía para que los dejara tranquilos ( a los legionarios) y el dinero en su sitio, "caixa cobri".

    Lo mismo sucede en San Pablo, cada mes el obispado recibe dinero de Salut. Hay abortos, "res noi, a mirar a un altre lloc" solo les importa el extracto bancario y leer TRANSFERENCIA A SU FAVOR.
    El niño que acaba troceado en el cubo de la basura les importa un pito. Sí, un pito. Estoy hasta la coronilla de pasar por San Pablo y leer "Hospital de Sant Pau i de la Santa Creu". Que cruz, Señor, y San Pablo no cayendo del caballo, sino tropezando con la túnica. Basta,ya !!!!!!!

    Es triste, como cristiano que soy, saber que el Vaticano está en la lista negra de los países no transparentes en cuestiones monetarias.

    No crean que me he ido a otro berenjenal... todo por culpa del dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy nada de acuerdo con usted en su apreciación sobre el Cardenal Carles, no sé porqué lo relaciona con una supuesta ambición de dinero.
      Don Ricardo hizo redactar un informe completísimo sobre la Casa de Santiago antes de su disolución y éste era demoledor. Evidentemente que eran cuestiones muy delicadas de sexto mandamiento, de nono ya no entro porque todo era demasiado grave y no una simple cuestión de pensamiento.

      En cuanto a la cuestión económica y de patrimonio, el responsable de la misma en los primeros años del Pontificado del cardenal Carles fue el obispo Traserra, posteriormente vinieron los enchufados burócratas convergentes que colocó el obispo Carrera y allí si que estoy de acuerdo que quisieron convertir el obispado en una empresa.
      El cardenal Carles tuvo sus defectos, pero el principal de ellos fue confiar en persona que para nada se merecían tal confianza. La visión crematística de su persona no la comparto para nada, a él le preocupaban mucho más otras cuestiones morales, espirituales y pastorales, aunque no siempre tomó las medidas adecuadas para solucionarlas.

      Eliminar
  5. La historia de la Casa de Santiago es inacabable... Corrupción de menores, perversión y luego silencio, encubrimiento y ocultación. Sistach, obispo auxiliar entonces y ahora sacando pecho en Roma. ¡Vivir para ver!

    ResponderEliminar
  6. G.G.
    Centra toda la defensa en la persona del Cardenal Carles, don Ricardo que le llama Ud.
    Yo de su talla pastoral verá que no digo ni pío. Me lo reservo para mi intimidad.

    El día de la ordenación sacerdotal de mi hermano pequeño lo convirtió en un mero tramite burocrático. A la familia nos ignoró, ni fotos con los padres, a regañadientes se hizo una finalmente. Mi padre,tragó saliva y calló mi madre aún está dolida. Toda la prisa venía porque tenía una reunión después. La agenda es la agenda.
    No crea que hablo por hablar, ni soy un bocazas.
    No quiero entrar en peleas de patio,doy por terminada la cuestión.

    Un abrazo, y a por ellos NO EXISTE EL DERECHO A MATAR. EXISTE EL DERECHO A VIVIR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningún momento hemos dicho que Don Ricardo fuera perfecto, incluso dentro de Germinans hay opiniones muy diversas sobre su pontificado.
      Personalmente fui a una ordenación sacerdotal de un amigo mío sacerdote y Don Ricardo estuvo bordado, cercano, emocionado, sensible...
      Pero también es cierto que tenía días buenos y días malos, y lamento profundamente lo que dice, si las cosas fueron como comenta, ciertamente Don Ricardo estuvo mal.
      También tenemos que tener en cuenta que la presión y los disgustos que tenía el cardenal Carles a diario eran muy fuertes, eso no le disculpa, pero es innegable que sufrió mucho y que eso amargó en algunos momentos su carácter, que en Tortosa fue excelente.
      Yo también dejo por cerrado el tema, reciba mi saludo y mi abrazo por tener la suerte de tener un hermano sacerdote

      Eliminar