domingo, 6 de enero de 2013

La flojera de Rouco

En cierta ocasión el emperador Teodosio, dejándose llevar de su indignación, mandó matar a casi mil hombres de Tesalónica sin hacer distinción entre culpables e inocentes, porque durante una sedición habían apedreado a los jueces de la ciudad. Poco después de esto, estando el emperador de paso en Milán, quiso entrar en la catedral; pero San Ambrosio salió a su encuentro y se lo impidió diciéndole: " Emperador, ¿cómo es posible que te muestres tan enormemente presuntuoso después de haberte dejado llevar de aquel furioso arrebato de ira? ¿Acaso la potestad imperial te ciega hasta el punto de no reconocer el pecado que has cometido? ¿Cómo puedes llevar tu audacia hasta el extremo de intentar tocar con esa boca tuya que mandó criminalmente derramar tanta sangre, el cáliz de la sangre santísima del Señor? ¡Anda! ¡Vete! ¡Aléjate de aquí!”. Ni el mismo Teodosio ni todo su poder imperial consiguieron apartar al santo obispo del cumplimiento de la ley de Dios.

Por eso me quedé de piedra: sí, sí… me quedé de piedra al leer la entrevista que el Cardenal Arzobispo de Madrid concedió al diario ABC el 24 de diciembre. Sobre el matrimonio homosexual, constitucional según el alto Tribunal de la nación, afirma el cardenal: " la sentencia del Tribunal Constitucional no cierra las posibilidades ni el campo de actuación de la legislación ordinaria   a la hora de legislar sobre el matrimonio y la familia: la mantiene abierta ".  Abierta ¿sobre qué clase de familia y sobre qué clase de matrimonio? ¿El nuestro o el suyo? ¿Significa eso que dejarán todavía casarse a un hombre y a una mujer? ¡Qué magnanimidad y qué apertura la del Tribunal! ¡Qué consoladoras las palabras del Cardenal Rouco! ¿Se imaginan lo que hubiese dicho en igual circunstancia el santo obispo de Milán?

La periodista entonces le pregunta, buscando concretar: "¿eso significa que la Conferencia Episcopal piensa plantear al Gobierno la derogación de esta legislación?" A lo que el cardenal responde, muy genéricamente, que " la Iglesia no debe actuar de modo político ", aunque sí deben los pastores " defender la visión cristiana sobre los grandes problemas " (¿con esa tibieza?), y " seguir animando mucho a los fieles " a que vivan " su vocación cristiana en el mundo de la cultura, de la economía y la comunidad política ". ¡Oh, sí! El tono de estas palabras establece la abismal diferencia entre el Santo Obispo de Milán y el de Madrid. Las concreciones siempre han resultado muy costosas.

Tampoco sobre el aborto se mostró especialmente contundente el Cardenal Rouco: no pidió explícitamente que se impida todo aborto o que se defienda la vida de todos. Afirmaba: " El Gobierno ha anunciado una reforma y esperamos que la lleve adelante , porque lo que está en juego es el derecho a la vida de los más indefensos e inocentes ". Dijo también: " Es un paso importante desde el punto de vista ético que el Tribunal Constitucional haya defendido que   la vida del que va a nacer es un bien jurídico constitucionalmente protegido . Es un buen camino, se podría decir que desde el punto de vista de la doctrina de la Iglesia, es más que un bien jurídico, es un derecho del que va a nacer ".

Lean, lean ustedes la sentencia del Tribunal Constitucional de abril de 1985 en la que habla del nasciturus -el no nacido- como un “bien jurídicamente protegido” y establece que los derechos de la mujer no pueden tener “primacía absoluta” sobre los del no nacido, salvo en los tres supuestos que contemplaba la anterior ley del aborto. Qué garantía y qué jurisprudencia la del Tribunal que permitió durante quince años una ley despenalizadora del aborto que penalizó a 1.500.000 criaturas cuya vida se llevó por delante. Esperen pues las “reformas” del ministro de Justicia… ¿para volver a lo de antes? No, gracias. Por si acaso, la nueva ley del aborto (eufemísticamente, de salud sexual y reproductiva) reinterpreta al Tribunal Constitucional afirmando que al no nacido no le alcanza el artículo 15 de la Constitución que proclama el derecho a la vida “de todos”. Afirma que si bien no le alcanza ese derecho a la vida, es no obstante “ un bien ” (¿pero no es un niño?) digno de protección jurídica. Y Su Eminencia, templando gaitas.

Conque la mujer está embarazada de “un bien jurídico”, ¿eh que sí? Y nosotros que bueno, que es un gran paso. Como cuando la esclavitud negra en América durante cuatro siglos. La trata y el comercio de los negreros -muchísimos de ellos católicos españoles- era “comprendida” por los eminentes teólogos de la época. Una cosa eran los indios, y otra muy distinta los negros, ¿eh que sí? La esclavitud de los negros era tan “necesaria” para la economía y el bienestar de la época, como lo es hoy el aborto. Y así fueron aguantando esa lacra ideológica y moralmente, hasta bien entrado el siglo XIX. Tuvo que llegar el año de 1839 para que tras la abolición de la esclavitud por muchas naciones americanas, el Papa Gregorio XVI la condenara formalmente, por medio del Breve In supremo Apostolatus fastigio. Documentos pontificios anteriores hicieron referencias más genéricas - Veritas ipsa de Paulo III en 1537- que nadie utilizó a favor de los negros. ¡No se llevaba! Ni siquiera los jesuitas que, a pesar del ejemplo de San Pedro Claver, los utilizaban para la buena marcha de sus casas y obras en América . Si hasta los mejores cristianos veían bien la esclavitud (porque sobre ella asentaron el estado del bienestar), ¿cómo iba la Iglesia a presentar batalla contra ella? Y si a tantos cristianos les parece “oportuno” el aborto porque “resuelve tantos problemas”, ¿por qué se van a hacer notar los cardenales y los obispos y suma y sigue, importunando a la sociedad con un asunto tan incómodo?

Así pues, ayer como hoy, prudencia humana, politiqueo y pusilanimidad. Nadar y guardar la ropa. Delante de los incondicionales, declaración y proclamación de principios innegociables; y ante el poder, juego político. Y es que en la partida del póker político-eclesial del momento, la cuestión del aborto y del matrimonio homosexual se han convertido en un comodín, en ese naipe que puede tomar el valor que el jugador desee, y que se utiliza para fines diversos, según conviene a quien lo usa. Un cromo a intercambiar en la defensa de otras causas sobre cuya suma importancia no nos cabe a nadie la menor duda. Pero a muchos nos duele, ¿es malo que lo digamos?

 Custodio Ballester Bielsa, pbro.

20 comentarios:

  1. Grancias Mn. Custodio, por ese artículo y por su continua defensa de la vida. Yo creo que la exclavitud que hubo hasta la mitad del siglo XIX, aún siendo mala porque no dejaba de ser un tráfico humano, pero no tiene nada que ver con el horrendo pecado que es el aborto.

    No me dirá Ud., que los dos temas que toca hoy; aborto y matrimonio homosexual, no son frutos de una nueva esclavitud, la del pecado, que no deja ver la auténtica Verdad de Cristo, porque esa no es políticamente corecta y por tanto no interesa.

    Que Dios le bendiga y le conceda un Año 2013, lleno de su Paz y su Gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Continuo comentando su artílulo Mn. Custodio y que sepa, aparte de los Obispos mártires de la Cruzada o Guerra Civil, en el último siglo y medio, solo ha llegado a los altares de Obispo de nuestra tierra San Antonio María Claret. Creo que hoy día para tener un San Ambrosio en nuestras Diócesis, hace falta mucha oración por parte de los fieles, como en la Iglesia primitiva, para conseguir que el Espíritu Santo ilumine a nuestros Pastores, a ser firmes en la Fe, sin miedo a predicar el Camino, Verdad y Vida, verdaderos del Evangelio de Jesucristo, aunque politicamente no sea correcto.

      Quiza habría más división entre la sociedad civil y la Iglesia, pero los fieles lo agradeceríamos porque veríamos estas situaciones tan lastimosas como ver Obispos que se alinean con el poder establecido, supongo que para quedar bien y arañar algún voto más.

      Eliminar
    2. Ni Cruzada ni Guerra civil: PURA PERSECUCIÓN RELIGIOSA.

      Eliminar
  2. FIDEL: La de ROUCO es la misma postura de tantísimo prelados cortesanos a lo largo de la historia. Por encima de todo estar a bien con el poder. Y con esta postura desmoralizan a los católicos conscientes de lo que está en juego: la vida de millones de niños y la identidad cristiana de España que es claro que a Su Eminencia le importa un pimiento. Ni hace ni deja hacer.
    Porque el problema de los católicos conservadores españoles es que son buenos vasallos cuando tienen buenos señores. Y cuando no los tienen están como ovejas sin pastor.
    Salvo esas minorías de pro vida que actúan sin apoyo alguno de la jerarquía

    ResponderEliminar
  3. En La Vanguardia de este domingo día 6 se ha publicado un artículo titulado “Calidad humana y plenitud como pueblo”, firmado por Jordi López Camps, J.M. Carbonell, J.M. Cullell, J. Miró Ardèvol y Francesc Torralba.

    El problema del manifiesto es su análisis muy genérico, supongo para poder aunar a todas estas diferentes sensibilidades e ideologías. En mi opinión, la actual situación es mucho más grave:

    1. Cataluña comete un pecado social abominable ante Dios por permitir los crímenes contra los niños no nacidos: el aborto farmacéutico (píldora del día después) y el quirúrgico (300.000 niños muertos desde 1987), la congelación de embriones (70.000), la selección y eliminación de embriones (niños medicamento, investigación) y la anticoncepción (Humanae Vitae).

    2. En familia y matrimonio, que afecta a niños y jóvenes: las uniones de hecho, los divorcios exprés y el pseudo-matrimonios homosexuales con derecho de adopción, y la persimidad en prostitución y pornografía; el divorcio crea las familias ensambladas, donde los niños tienen una “nube” de padres procedentes de diferentes familias. Los niños no nacidos, así como los niños y los jóvenes, son la base esencial del nuevo mundo.

    3. En la cuestión social: economía sumergida, evasión de capitales, elusión de impuestos, lavado de dinero, mafias y grupos delincuenciales, y los fraudes a la Hacienda, Seguridad Social y en las ayudas sociales a falsos pobres.

    4. Cataluña no reconoce que el poder del gobierno y del parlamento procede de Dios, que ha de ser usado para el bien común y no para los propios intereses. Un gobierno sin la presencia de Dios o sin ocupar Éste el primer lugar, es un fraude, conduce a la anarquía y amenaza a la paz, dado que carece de límites y se convierte en “Dios de sí mismo”, que determina sin Dios el bien y el mal.

    5. Me extraña que no relacionen el mal moral (pecado social) con el mal social (crisis política y económica): el gobierno y el pueblo de Cataluña vulneran de forma muy grave y reiterada los mandamientos de la ley de Dios, y esto implica que, como mínimo, hayan pocas bendiciones por parte de Dios hacia el pueblo y el gobierno.

    6. Los males sociales derivan de los pecados sociales cometidos de forma creciente y a largo plazo, durante toda esta generación sin discontinuidad, desde la Constitución de 1978. Hoy, Cataluña ha entrado en un círculo vicioso de recesión y secesión porque el gobierno y el pueblo se separan de Dios. En mi opinión, la violación de las leyes morales divinas y naturales tienen consecuencias sociales graves para Cataluña:

    a) para la sociedad: pobreza familiar, paro, fracaso escolar, baja natalidad, interrupción del ascenso social, emigración, desahucios y embargos, dislocación social y peligro de violencia

    b) para las empresas: ahogo por escaso margen de beneficio, cierre del crédito, falta de inversiones y deterioro de la competitividad (Rosa Salvador, La Vanguardia, Dinero), así como las suspensiones de pagos y los expedientes de regulación de empleo.

    c) para la Generalidad: cumplimiento del déficit, fiscalidad confiscatoria, cierre de mercados financieros, precipicio y agujero fiscal, copago sanitario y tasas judiciales, recortes sociales, pagos de intereses de la deuda, reducción del gasto público (Mas-Collell)

    7. También me sorprende que no vean que el aborto destruye la primera bendición de Dios para un país: el capital humano de los hijos. Los más de 300.000 abortos de niños y niñas catalanes desde 1987, más los 150.000 hijos dejados de nacer de las 150.000 niñas abortadas, nos han privado de muchos talentos para poder solucionar la actual crisis.

    8. El crimen social del aborto catalán convierte en falsos todos los valores y principios descritos en dicho manifiesto: democracia, participación, progreso, solidaridad, fraternidad, donación gratuita y generosa de sí mismo, justicia, igualdad, protección de grupos vulnerables, humanización, comprensión, cohesión, vinculación, creación de comunidad y de país, generación de riqueza, felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí trobareu l'article citat pel Jordi:

      http://www.jordipujol.cat/files/articles/qualitathumana.pdf

      Eliminar
    2. Recomiendo a todos los lectores de Germinans lean un artículo que publica hoy ForumLibertas, dentro de la sección Cartas de los lectores, titulado: "Reflexión sobre Cataluña. Será interdependiente, nunca independiente". No tiene desperdicio.

      Eliminar
  4. Rouco tiene un problema con un año de gobierno del PP, el Sr. Mariano Rajoy aún no le ha recibido oficialmente en La Moncloa.
    Para tratar temas varios de las relaciones Iglesia-Estado.
    Cosa que ZP agnostico le recibio a los tres meses de su presidencia muy educadamente.

    El Sr. Mariano Rajoy viendo la moral de las dos colobadoradoras suyas, también se entiende los 113.000 abortos durante su primer año de Gobierno.

    Los católicos no tenemos ningún partido en España que promueva la Familia, La Educación, La Moral, La Doctrina Social,...

    Por cierto un sacerdote especialista en temas de sectas con varias publicaciones especializadas sobre el tema ha dicho recientemente en una TV privada de España, que en un viaje a Mexico el Sr. Mariano Rajoy se hizo mason.

    Ahora entiendo yo muchas cosas, y sobre todo sus actuaciones y las de su vicepresidenta primera.

    ResponderEliminar
  5. Se trata de flojera episcopal generalizada. Nos faltas pastores como Ambrosio de Milán. ¿A qué nuestra majestad católica asiste al culto después de sancionar la ley del aborto y del matrimonio homosexual? España da pena eclesialmente y Cataluña más. Rouco también ha aplicado el nepotismo. Podían haber regenerado mucho, pero mirad los frutos los que han promocionado: España con Rouco y Carles con Cataluña.
    Es hora que Roma se tome en serio Madrid y Barcelona. Armand Puig se ha vendido a Martínez para ser obispo y está cometiendo toda clase de favoritismos en la Facultad de Teología de Barcelona: una de las últimas ha sido enchufar a Baró cargándose a una catedrática.
    ElCidCabreador

    ResponderEliminar
  6. Rouco tiene miedo de que si el Rey y el sistema del 78 caen, ¿qué puede venir luego? Ya los del 15-M han asomado la patita por debajo de la puerta -acordémonos de los sucedido durante la JMJ- y Rouco no quiere historias ni experimentos con gaseosa. Al menos ahora se puede celebrar Misa sin jugarnos el cuello, pero, si el Rey y el sistema del 78 cae, no está, ni mucho menos, asegurado. Porque lo que está claro es que si el sistema actual cae, no va a venir algo mejor para los católicos, sino algo muchísimo peor.

    ResponderEliminar
  7. Hoy en La Vanguardia hay dos artículos en las páginas de opinión, ambos correlacionados con el tema de este artículo del P. Custodio Ballester.

    Antoni Puigverd, “Entre Escila y Caribdis”, dice que el catalanismo toca techo y el españolismo sube por derrumbe del PSC, que esto trae complicaciones al proceso soberanista junto con las tensiones sociales por los recortes públicos, que todo ello conlleva la división interna y arriesga la unidad civil catalana.

    Menciona que dos contertulios le respondieron a lo anteriormente mencionado en dos sentidos: “apocalíptico” y “estás deslegitimando el proceso”, a lo que al primero le dijo que en los debates hay que razonar y no etiquetar. Afirma que el pacto de gobierno y el proceso soberanista sitúa a España en la amenaza y el abuso de poder, y a Cataluña el exigir unanimidad y la imposibilidad de discrepar.

    Josep Miró i Ardèvol opina en su artículo “¿Puede salir bien?” la doble desvinculación de Cataluña con España y la propia desvinculación interior de Cataluña a sus propios valores.

    Entre los Padres de la Iglesia había un tema preferido: relacionar Adán con el segundo Adán, Cristo; Eva con la segunda Eva, María; y el árbol del Paraíso con la Cruz de Cristo, y su fruto con la eucaristía.

    Pero también se podría comparar el Apocalipsis con la historia actual: Cristo con el Anticristo; María con la antimaría o la gran prostituta; Jerusalén con Babilonia; la Santísima Trinidad con los falsarios Dragón y primera y segunda bestia (del mar y de la tierra); el Edén protológico con la Jerusalén escatológica; el Cordero y la Esposa con el Dragón y la gran prostituta.

    Y de hecho, los momentos presentes son una prefiguración del Apocalipsis, como ha habido diversos anticristos en la historia como prefiguración del Anticristo.

    Ello puede verse con el presente modelo de mujer y de sexualidad de las ideologías de género y del feminismo, reflejadas en la legislación, y que contravienen a los mandamientos de la ley de Dios, pero siguen la ideología del Dragón, Babilonia y la gran prostituta.

    Así, siguiendo el Catecismo desde el nº 2331, hay dos tipos de ofensas al sexto mandamiento: uno, las ofensas a la castidad (2351 ss.), como la lujuria, autoerotismo, fornicación, pornografía, prostitución, violación, homosexualidad, anticoncepcionismo, técnicas separadoras de la paternidad y maternidad por intervención de una persona extraña a los cónyuges; y dos, las ofensas al matrimonio (2380 ss.), como el adulterio, el divorcio, poligamia, incesto, abusos sexuales a niños y jóvenes, unión libre, concubinato y las uniones a prueba.

    Los articulistas siguen omitiendo en sus análisis la voluntad de Dios, el grave mal social del aborto en una sociedad, el vínculo entre pecado y crisis, y la relación entre Dios y gobierno de los hombres.

    Además, una futura constitución catalana puede muy bien ser seguidora de la cultura de la muerte y del relativismo.

    ResponderEliminar
  8. Tiene razón.¡A muchos nos duele!

    ResponderEliminar
  9. Creo que el problema del cardenal Rouco es su vinculación con empresas privadas, poderes de este mundo. Esto lo vimos con el tema de la vigilia en Cuatrovientos de la JMJ, patrocinada por empresas privadas, en la que muchos jóvenes, estupefactos, pudieron oír el siguiente anuncio: "Coca-Cola da felicidad". Uno de estos jóvenes, actual dirigente de los jóvenes de un movimiento de Apostolado Seglar, comentó que en la catequesis le habían enseñado que quien da la felicidad es Jesucristo. Y en esas estamos.

    ResponderEliminar
  10. los primeros que linchan al obispo éste son los progres catolicos, infestados en la Iglesia sin que el cordobés tal promueva nada para echarlos de sus puestos ego-funcionariales. por qué la Iglesia española va a ser mas temprano que tarde perseguida, miserada, saqueada?? por mundanizarse progre, burocratizarse poderosillos, funcionarizarse enchufadetes, por ser sal sosa al servicio del Inicuo, en buena gran medida. Pagarán justos por pecadores, y si no les gusta, a presentar reclamación a COmillas jesuítica. JUSTICIA DIVINA, AJUSTAMIENTO, FINAL.

    ResponderEliminar
  11. FIDEL: Es aleccionador ver lo que sucedió en Francia durante el largo pontificado de León XIII. Las continuas concesiones de este papa a la república laica y masónica no trajeron para nada un apaciguamiento de ésta. De hecho las leyes anticlericales se fueron sucedienco con un ritmo implacable.
    Lo que si consiguió el Papa Pecci con su política fue desorganizar y desmoralizar a los grupos católicos con lo que facilitó la labor de los enemigos de la Iglesia.
    La historia es maestra de la vida pero parece que es una maestra muy poco escuchada.

    ResponderEliminar
  12. Oye se os han traspapelado las fotos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aviso. Efectivamente parece que ha habido un traspapelado de fotos, provisionalmente hemos puesto una foto de Rouco para parar el golpe

      Eliminar
  13. Disculpad. las fotos del último artículo se os han copiado en este... Saludos!!

    ResponderEliminar
  14. Dos comentarios:
    1. Sobre las declaraciones diciendo que la sentencia del TC sobre el "matrimonio" gay no agota la vía de la legislación ordinaria. Lo que quiere decir es que el TC ha dicho que se permite legislar el "matrimonio gay". Se permite. Pero también permite que únicamente sea heterosexual. Lo que quiere decir Rouco, finamente, es que si el PP tiene lo que hay que tener, puede derogar la ley actual.
    2. Sentencia del TC sobre el aborto: Él habla pensando en el aborto libre.
    La sentencia del TC lo que dice es que el nasciturus sí entra dentro el art. 15 del derecho a la vida, pero no tiene derecho a la vida, pero sí es un bien que debe protegerse, pero no si está en colisión con un "derecho" de la mujer. Vamos, un batiburrillo infumable.
    Pero si es un "bien jurídico protegible", entonces hace falta un argumento para que otro bien jurídico prevalezca sobre él. Y por tanto no cabe el aborto libre, en el que no es necesario argumentar causa alguna. No sé si me explico.

    ResponderEliminar
  15. De las tres declaraciones, me parecen lógicas la primera y la tercera.
    Primera: Lo que está diciendo es que el TC ha dicho que el "matrimonio" gay entra en la Constitución, pero no que sea un derecho de los homosexuales entrar en la figura jurídica de matrimonio. Y por tanto, que el Gobierno, si tiene lo que hay que tener, puede derogarlo sin problema jurídico alguno. Cosa que es verdad. A continuación, muy gallegamente, dice que él no plantea formalmente la reforma. Pero en realidad es lo que acaba de decir. Ahí se pasa de prudente, quizá sabiendo que una declaración explícita de los obispos haría todavía más impopular su reforma.
    Tercera declaración: Rouco está pensando en la derogación de la ley actual, que es casi de aborto libre. Y argumenta: Si según la sentencia absurda del TC del 1985, el nasciturus es un bien jurídico a proteger, no puede ser lícito aprobar una legislación en la que no es necesario argumentar ninguna causa. Por que entonces dónde queda la protección de ese bien jurídico. Está ayudando a argumentar contra la ley actual, no avalando la absurda y contradictoria sentencia de 1985. Lo cual no quiere decir que le parezca perfecta la reforma. Es mejor que la otra, pero no perfecta. Es lo que dice al final.
    Segunda: Ahí se pasa de prudente. Invitar al gobierno a legislar a favor del matrimonio no es actuar fuera de las obligaciones de la Iglesia. Quizá tácticamente poco inteligente. Su derogación es hoy por hoy impopular y más todavía si los obispos son los que instan el cambio legislativo.

    ResponderEliminar