domingo, 2 de septiembre de 2012

El arzobispo que necesitamos

Interior de la catedral de Barcelona con la sede episcopal en el centro tras el altar
Durante este verano hemos leído y oído toda una serie de pronósticos sobre los nombres que se barajan como sucesores de Martínez Sistach a la sede de Barcelona. Unos se guían por la lógica del escalafón, que es la lógica de la pura lógica: responde perfectamente al desiderátum de la posición ideológica en la que se encuentran. Vives o Saiz Meneses recabarían, junto con el modelable y camaleónico Taltavull, la mayoría de los consensos. El pausado Pujol no suscita grandes entusiasmos. No es hombre de grandes posicionamientos.

Otros, desde posiciones menos realistas, añaden a estos nombres el de Catalá, Osoro o Ureña. Decir por decir.

Desde esta página no vamos a minar o apoyar la posición más o menos favorable de ningún candidato, tanto de los que se vindican como tales, como de los que ignoran las cábalas sobre su futuro episcopal, o de quienes conociéndolas no les dan pábulo.
Lo que sí deseamos es trazar algunas líneas imprescindibles, no sobre la persona, que en eso no entramos, sino sobre el estilo y el cometido del nuevo pastor diocesano, que nos importa sobremanera.  

Ante todo creemos que el próximo arzobispo de Barcelona no puede pensar que su misión sea cosa de él solo: algo totalmente obvio. Por mucha preparación intelectual que éste tenga, y por mucho calibre espiritual del que goce, necesitará tener desde el primer día los nombres de aquellos sacerdotes, religiosos y sobre todo laicos con los que formar un equipo bien trabado de acción pastoral. En estos momentos en que los laicos han dado un paso al frente para suplir deficiencias y subsanar traiciones en la Iglesia, sería un grave error administrar la diócesis como si éstos no existieran.

La mayoría de los obispos están acostumbrados a hacer análisis sociológicos más o menos certeros sobre la situación de la Iglesia, pero muy pocos establecen pautas de acción a partir de éstos: la mayoría por incapacidad.  Y los que lo hacen, muchas veces se basan en una cierta ingeniería pastoral, lejos de la realidad concreta que tienen entre manos: están condenados por ello al más absoluto fracaso. No se percatan de que con los soldados de que disponen no podrán llevar a cabo la Nueva Evangelización. Necesitan de la llegada de nuevas comunidades y nuevos movimientos desde el exterior. Pero tratan de evitarlo por miedo a un rechazo aún mayor si cabe, de las viejas huestes sobre las que descansa su inacción pastoral.

Cierto es que toman determinaciones, a veces desproporcionadas, y quieren que sean cumplidas a rajatabla. Pero lo hacen a partir de unos principios de priorización de recursos que chocan con el sentimiento más íntimo de las personas y las comunidades. 
Mons Xavier Novell
Tenemos un ejemplo en el propósito de Mons. Novell de colectivizar las “honras fúnebres” que celebra la Iglesia.  Pretende decretar que en su diócesis, eminentemente rural, desaparezca la Misa exequial de córpore insepulto para sustituirla por celebraciones de la Palabra, y días más tarde una misa de sufragio por todos los difuntos de la semana o del mes. Esta medida sería una insensatez que no ayudaría en nada a la misión evangelizadora de la Iglesia. Y una ruptura con la tradición litúrgica y espiritual de la Iglesia, al menos del último milenio. De hecho, la lectura de su Actuem-ne, proyecto de Plan Pastoral 2012-2020 , revela la buena intención de sus propósitos, quizá la determinación; pero también por otra parte la impotencia que le causa la constatación de la pobre realidad de la que parte y, más dramáticamente, la ausencia de la voluntad de contar con otras fuerzas que no sean las que allí tiene. Y eso es imposible. ¿O piensa que el “éxito pastoral” de Frejus-Toulon es endógeno? La vitalidad de esa pequeña diócesis francesa es posible porque Mons. Dominique Rey, que es un hombre inteligente y de recursos,  y que  conoce hasta el último rincón de la realidad pastoral de su país, ha importado a su diócesis lo mejor del catolicismo francés. Si no, ¿de qué?

Pero el problema del que adolece la diócesis celsonense, es decir la falta de efectivos evangelizadores, no es el problema de Barcelona. Un nuevo arzobispo consciente de la necesidad de trabar un buen equipo de acción pastoral, tiene aún efectivos suficientes en la propia diócesis. Tiene excelentes sacerdotes de todas las edades, bien preparados, trabajadores y con las ideas claras. Tiene laicos sobradamente preparados y, si cabe, con tanta capacidad de entrega y sacrificio como los primeros. O mayor aún. Tiene movimientos deseosos de trabajar en la nueva evangelización. Tiene recursos materiales: templos, locales, dinero para todo ello. Si desea y sabe hacerlo, puede lograr un cambio de guardia entre los religiosos, apoyándose en los superiores mayores de las congregaciones residentes en sus diócesis, y así lograr el relevo entre los superiores de las casas y colegios, trayendo para aquí lo mejor de cada congregación. 

Palacio Episcopal de Barcelona
Va a encontrarse con un sustrato diocesano que anhela un cambio radical en todo: en las vicarías episcopales, en los arciprestes, en los párrocos de las parroquias llamadas de referencia, en el Seminario, en la Facultad, en casi todas las Delegaciones diocesanas: sólo hace falta que quien le dé el encargo le dé el mapa de minas. Sin él es imposible moverse. No hace falta que sea catalán; pero Barcelona debe conocérsela por oídas o por vividas más que los azulejos de su cuarto de baño. Y debe llegar con todo hablado o decidido. Si llega con aquello de “quiero conocer la realidad diocesana de esta porción del pueblo de Dios que me ha sido confiada”,  malament i al sac!. El plano debe estar hecho y los trabajos ya licitados y encargados. A poco que hagas el tonto y seas de buena fe, te ponen la soga al cuello. Como se la pusieron ciertamente a don Marcelo y a don Ricardo. Demasiado  buena  gente  para  Barcelona. Aquí lo que realmente hace falta es un Sheriff del condado, con un puñado de valientes que no teman ni por sus personas ni por sus haciendas y lo den todo por la salvación de esta diócesis. Pactistas y demagogos, tienen ya la tumba preparada. 

Después debemos dar por  hecho que sea persona de fe, de esperanza y de un poquito al menos de caridad… Caridad y cariño muy especialmente para unos sacerdotes solos, muy solos, demasiado solos… Tenemos testimonios de muchos párrocos sufrientes que resultan tan tristes como reveladores.

Es una soledad terrible y destructiva. Extremadamente peligrosa y contagiosa. Y para el apuntalamiento espiritual y moral de este clero, junto con su más o menos buena voluntad, necesita poner a su alcance una congregación religiosa de gran peso y capacidad, de completa entrega e indudable complicidad con él mismo, como lo fuera aquí en siglos pasados el Oratorio de San Felipe Neri. Con cuatro predicaciones piadosas y bien intencionadas no se rescata ni se sana al clero barcelonés. Ni a los viejos ni a los jóvenes. Hace falta determinación y medios. Y clarividencia. Y medios nuevos si fuese necesario.

Ésta es en resumen la realidad. Así es como contemplamos el futuro. Sin duda extremadamente delicado. Demasiado como para tomar una decisión fruto de una lógica de escalafón o desde ensoñaciones quiméricas producto de ingeniería pastoral… o pastoril.

El único sueño que necesita Barcelona es deshacerse del nacionalprogresismo cuanto antes, y revitalizar el catolicismo más genuino, dinámico y puntero que subyace en la sangre de sus venas. Con un corazón que palpita por hacer de esta Archidiócesis la vanguardia de la nueva evangelización: no olvidemos que la Sagrada Familia es su icono. Estamos inclinados a creer que el Espíritu sopla en esa dirección. 

Prudentius de Bárcino

24 comentarios:

  1. Y SI NOMBRAN AL SOLER ,EL DE MONTSERRAT ,AYUDADO POR LA FORQUERES Y LA DOMINICA A LO MEJOR ACABAMOS
    ARREGLANDO LA DIOCESIS.

    ResponderEliminar
  2. Roma debe tomar cartas al asunto y enviar a un representante.Lo que deben hacer es expulsar a Forcades,Soler y Caram que son los males de nuestra Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visca la caritat cristiana!

      Eliminar
    2. No se falta a la caridad por pensar que la autoridad debe eliminar unos excesos que contra ella están cometiendo otras perosnas.

      Eliminar
    3. Para algunos la caridad es no correjir, ni amonestar al que se equivoca publicamente, y dejar que escampe sus errores a sus anchas. Esta caridad, desde luego no es la cristiana.

      Eliminar
    4. Corregir se escribe con G.
      La caridad nunca expulsa. La caridad es paciente, avisa, dialoga...

      Eliminar
  3. Viendo los nombramientos de obispos en España en los últimos años, Munilla, Novell, Meneses...y tantos otros, no hay menos que estar esperanzados....y ya lo dijo Alguien "Las puertas del Infierno no prevaleceran sobre la Iglesia"...por lo que ahora toca en Barcelona dar el do de pecho y desmontar los andamiajes del maligno que ha actuado con gran libertad y profusión de ayudas indirectas por el desenfoque de muchos católicos.
    El resumen es inapelable y es desmontar el entramado nacionalista/progresista que contamina la Fe y sólo genera conflicto y deserciones. Los números cantan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué trio de obispos se mencionan aquí! Mamma mia!!!

      Eliminar
  4. Los lobos esteparios de Egara y Urgel aúllan ante los deseados despojos de la pobre Barcelona. En Roma ya metieron la gamba con Sistach. ¿Quién nos asegura que no volverán a hacer lo mismo? Demasiada política y poca valentía...

    ResponderEliminar
  5. Ojalá viniera un Arzobispo con la bondad, cualidades, inteligencia, visión de futuro que tenía el Cardenal Martini fallecido el pasado 31 de agosto y que hoy enterrarán. Obispos como él son lo que necesita hoy la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy anónimo de las 7:31. ¿El cardenal Carlo Maria Martini era como los aquí ensalzados Munilla, Novell y Meneses? Más bien no, verdad?

      Eliminar
    2. Soy el anónimo de las 7,31. Pues no, más bien no! Era todo lo contario GRACIAS A DIOS!

      Eliminar
    3. El Card. Martini fue una figura brillante de la Iglesia italiana, con muchas cualidades y seguro que hizo mucho bien por la Iglesia, pero murio de exito, es decir, puso su propio criterio por delante de algunas ensenanzas del Magisterio de la Iglesia. Para mi opinion no necesitamos cardenales asi.

      Eliminar
  6. Pues yo no sé qué pensar ni qué esperar de Roma, sinó me equivoco el prefecto de los obispos sigue siendo el mismo y dentro de la congregación estan Bertone y Cañizares, ambos influenciables por el sector inmovilista de la Iglesia de aquí...Y Don Ricardo no sé si conserva con el nuevo pontificado su influencia y, vistos los resultados de esta influencia en muchos nombramientos episcopales, tampoco podemos fiarnos de su criterio. Sólo me fiaría de Ratzinger en persona, si fuera directamente él el que, conociendo bien la situación de Barcelona, hiciera las entrevistas, escogiese al hombre en cuestión y le hiciera personalmente el encargo de sanar Barcelona. Pero bueno, también fue Ratzinger, el que por motivos que no alcanzo a entender creó cardenal al arzobispo. En fin...

    ResponderEliminar
  7. Lo importante pienso que el nuevo Obispo tenga unas cualidades en las cuales destaque su espiritualidad, un hombre abierto al dialogo, que esté al lado de sus sacerdotes, que estám solos y con poca "gasolina" en el depósito.
    Firmar la paz entre todos los sectores, con humildad y espirítu de servicio. No olvidemos la acción del ESPIRÍTU SANTO, confiemos el Él. !QUÉ DIOS NOS AYUDE!

    ResponderEliminar
  8. Un excelente artículo, de lo que destacaría lo siguiente:


    1. CONOCIMIENTO Y CAPACIDAD. "...necesitará tener desde el primer día los nombres de aquellos sacerdotes, religiosos y sobre todo laicos con los que formar un equipo bien trabado de acción pastoral". "Y debe llegar con todo hablado o decidido.".


    2. MEDIOS PROPIOS Y AJENOS. "Necesitan de la llegada de nuevas comunidades y nuevos movimientos desde el exterior.". "Un nuevo arzobispo consciente de la necesidad de trabar un buen equipo de acción pastoral, tiene aún efectivos suficientes en la propia diócesis.". "Y para el apuntalamiento espiritual y moral de este clero... necesita poner a su alcance una congregación religiosa de gran peso y capacidad, de completa entrega e indudable complicidad."


    3. VOLUNTAD Y FORTALEZA. "Aquí lo que realmente hace falta es un Sheriff del condado, con un puñado de valientes que no teman ni por sus personas ni por sus haciendas y lo den todo por la salvación de esta diócesis. Pactistas y demagogos, tienen ya la tumba preparada."


    Y personalmente añado:

    4. Que sea un obispo o candidato de obispo sin un acervo de tolerancias, disimulos, muertos bien vivos escondidos en el armario y dejaciones y omisiones de funciones, es decir, que siempre ha actuado o actuará contra consagrados violadores del sexto mandamiento (concubinato, pederastia, homosexualidad); que han robado; que se niegan a hacer sacramentales, bendiciones, catequesis, evangelización...; que han atentado contra los madamientos y los ritos, en especial el de la confesión y la eucaristía (misas y confesiones irregulares); que no deje pasar ni una a los vulneradores de la verdad divinamente revelada, la verdad definitiva y la verdad segura; y finalmente, que vaya contra los que practican la New Age.


    Unos ejemplos:

    1. El espíritu de inciativa del obispo de Lyon Cardenal Barbarin:

    http://lyon.catholique.fr/


    2. Cuando quienes deben de ponerse las pilas residen en Roma, Vaticano, Santa Sede, y dejan de trasladar a obispos que parece que no pueden ejercer como tales por limitaciones invalidantes:

    http://www.germinansgerminabit.blogspot.com.es/2012/08/el-p-novella-del-oratorio-de-san-felipe.html


    3. El obispo de Orense castiga con la pena de entredicho a un sacerdote practicante del Reiki crístico:

    http://www.camineo.info/news/134/ARTICLE/22322/2012-08-25.html

    ResponderEliminar
  9. Prudentius parece sugerir que Novell no quiere traer movimientos y comunidades de fuera de su diócesis, pero eso no es así...

    En Cantabria Novell explicó que Toulon le parecía admirable y que Touln había mejorado trayendo mil movimientos y realidades diversas, muy bien alojadas y encajadas por el obispo.

    Pero Solsona es distinta porque "no hay empujones por venir a Solsona". ¡¡A él ya le gustaría!!

    ResponderEliminar
  10. Lo del Sherif del condado es buenísimo. Permitidme la expresión pero para Barcelona se necesita a alguien con atributos, alguien consciente de la autoridad que conlleva la jerarquía de obispo y decidido a usarla cuando sea necesario. También tiene que ser alguien astuto, como recomienda el propio Jesús a sus discípulos...Tiene que hacer lo que tiene que hacer pero de manera astuta. No es necesario echarse en contra a la primera a los medios de comunicación, a los religiosos, a los políticos, etc, que no venga buscando el martirio ni la inmolación. Amor a la verdad, amor a los pequeños en la fe, fuerza, astucia, prudencia...

    ResponderEliminar
  11. Echo de menos las moniciones para la Misa, realmente me resultan muy útiles como celebrante y también las considero muy apropiadas para los fieles. Imagino que deben de suponer mucho trabajo, pero con las sugerencias de cada día (Prefacio, Plegaria Eucarística...), monición de entrada y acto penitencial y oración de los fieles sería suficiente.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las moniciones no son nuestras, las recibimos a nuestro correo electrónico, las subimos al servidor y ponemos el enlace correspondiente.
      Aún no hemos recibido las del mes de septiembre, están las de los meses anteriores en el menú de la columna derecha de nuestra web.

      Eliminar
  12. Para el anónimo de las 16:14:
    Lo que no querrán venir los movimientos y comunidades que él quiere,quizás. Tengo constancia que ha recibido una propuesta concreta para solucionar un vacío concreto y no se ha querido arriesgar. Además no me lo digas dos veces que eso le gustaría, que te doy permiso para que hables con él y me presento a la semana, dando la cara bajo secreto de confesion y testigos y le hago un par de propuestas de nuevas comunidades con nombres, lugares y fechas y verás como no da el paso. Y puedo hacer artículo sobre ello. Cuando uno quiere ni que venga de Prudentius ni que venga de Dom Gregori Maria. Y estoy pensando a una congregación tradicional y a otra perteneciente a Ecclesia Dei. Si deseas, o él desea propuesta. Adelante.Incluso si quiere tratar con intermediario: estoy seguro que J.A. Colomés se presta a la tarea.

    Prudentius de Bárcino

    ResponderEliminar
  13. Eso es lo que a mí me parece,que es indignante que toda esta curia empezando por Barcelona y terminando en la Abadía de Montserrat se dedican a decir sandeces,mofas,política de independentismo y no sepan el daño que hacen y quedarse tan panchos.En fin....

    ResponderEliminar
  14. ¡Oh, Sede Episcopal
    que está en la Catedral!

    Entre un pilar colosal
    y otro descomunal,
    se tendió un lienzo mural
    de apariencia estructural.

    Todo listo, adornado
    previsto y calculado.

    Pero es error garrafal
    pretender hacer quinielas,
    escribir novelas,
    inventar quimeras
    sobre quién lo usará
    después de Sistach.

    ResponderEliminar
  15. El pueblo Cristiano quiere una obispo Santo y no un político un calculador... un hombre que mire atrás cuando arrée el arado. Es el mismo Cristo que nos hace los cálculos y es en El quien descansamos. Menos LABORA (planes, monsergas...) y más ORA. Si viene un Hombre de ORACIóN se puede equivocar en alguna cosa (misas de corpore in sepulto), pero la cosa irá con los planes de Dios, no con nuestros pobres planes. Sólo entonces vencerás. "In hoc signum vincit". ¿Nos lo hemos creido? ¿o todavía no?

    ResponderEliminar