miércoles, 8 de agosto de 2012

Otra casa catalana a punto de cierre: el Oratorio de San Felipe Neri de Barcelona

Altar mayor del Oratorio de Sant Felip Neri
de Barcelona
El célebre Oratorio de Sant Felip Neri de Barcelona que tanto bien espiritual ha dado a la Iglesia diocesana y a Cataluña, de no pasar nada extraordinario, tiene los días contados. Ultra-setentaañeros, sólo dos padres, el prepósito Josep Llunell i Vilaró y el P. Antoni Serramona i Terrado y un hermano, natural de Mataró, ocupan el vasto edificio de varios centenares de metros cuadrados situado en el corazón de Ciutat Vella.

Fundado en 1673 por Oleguer de Montserrat i Rufet (obispo de la Seu d'Urgell de 1689 a 1694), fruto de la llegada al clero diocesano barcelonés de la reforma de la vida espiritual iniciada hacía un siglo en Trento, el Oratorio de Barcelona fue, hasta hace pocas décadas, uno de los grandes pulmones espirituales del obispado.

Allí hallaban dirección espiritual y confesión un gran número de sacerdotes diocesanos y seglares, siendo famosas las colas en sus confesionarios hasta los años sesenta del siglo XX. El archiduque Carlos, ya tuvo en el P. Valentí Pla, prepósito de la casa de Barcelona, a su confesor durante su estancia en Barcelona durante la Guerra de Sucesión. El sucesor del P. Pla como prepósito, el P. Carús, seria confesor de Don Diego de Astorga y Céspedes, obispo de Barcelona. Y el P. Valls, ya en el siglo XX, de Antonio Gaudí.

Los miembros del Oratorio de Sant Felip Neri de Barcelona
en los años cuarenta
Figuras eclesiásticas señeras para la historia de la Iglesia en Cataluña pertenecieron a la comunidad del Oratorio de Barcelona.

Hablamos del P. Agustí Carús i Mitjavila (1675-1750), de Bellver de Cerdanya, muerto en fama de santidad, quien continuó la obra del P. Oleguer de Montserrat, aposentando la casa de Barcelona, edificando la actual iglesia y fundando en 1730 el Oratorio de Vic; casa, la vicense, que acogería durante el s.XIX al P. Pere Bach i Targarona (1796-1866), de Pruit, fundador de las monjas felipenses de Vic, del Colegio de Estudiantes Pobres (seminaristas) de la ciudad y cofundador del Círculo Literario de la misma, clave en la Renaixença literaria del catalán. Del mismo Oratorio de Vic saldría hacia Lleida, una vez nombrado obispo, el Venerable y mártir Salvi Huix i Miralpeix (1877-1936), natural de Santa Maria de Vallors -parroquia de Sant Hilari Sacalm-.

Sant Felip Neri, del pintor Antoni Viladomat,
capilla de los Dolores de Mataró
Volviendo al de Barcelona, del Oratorio de Sant Felip Neri formó parte el abogado P. Eudald Corriols (1739-1809) de Sant Joan de les Abadesses, autor de un Tractatus de mutuo, usura et contractibus (1792), de gran sentido común, sobre la licitud e ilicitud de los negocios financieros y mercantiles (mereció el elogio de los censores romanos) y de La Verdad de la Religión Católica Romana (1803) obra realizada como respuesta argumentada a los ataques recibidos desde los pensamientos ilustrados y protestantes de la época que ya se hacían sentir en la Cataluña de la época.

El Padre Francesc de Paula Amigó i Cortada (1793-1865), restaurador de la vida comunitaria del Oratorio de Barcelona después de las andanadas de la desamortización y confesor de San Antonio María Claret. Este último se sintió siempre muy vinculado al Oratorio, fuera el de Barcelona o el de Vic. El P. Amigó orientó a Mossén Marc Castanyer y Seda el 1856 en Mataró la fundación del Instituto y primera casa de las Religiosas Felipenses de la Enseñanza, consagradas a la formación y acompañamiento espiritual de las chicas obreras que se encontraban ya trabajando.

El P. Antoni Coris (1766-1834), de Arenys de Mar, fue héroe de la Guerra de Independencia.

El P. Salvador Oller, salió del Oratorio de Barcelona para fundar el de la entonces villa de Gràcia (1885), comunidad a la cual pertenecerían los padres Soler, Cirera y Ferrer, claves en la implantación en Cataluña del movimiento litúrgico consagrado durante el pontificado de San Pío X. Dicho Oratorio tendría un papel de primer orden en la acción social católica de la villa y hoy barrio de Gracia y en la trayectoria espiritual y en la vocación del beato Pere Terrés. El prepósito de la casa de Gràcia P. Santiago Saboya i Comas (1918-1980), es aun recordado como gran apóstol del confesionario en ambientes tan diversos como las religiosas de clausura, la escuela Virtèlia o el Centro Moral de Gracia.

El P.Josep Maria Torrent i Lloveres, C.O.
El P. Josep Maria Torrent i Lloveres (1877-1956), natural de Mataró, fue quien, con grave peligro para su vida, actuó de vicario general y máximo responsable, en la clandestinidad, de la diócesis de Barcelona durante la Guerra Civil, desaparecido su titular el Dr. Irurita.

El Oratorio de Barcelona, prestigioso centro de irradiación espiritual, fue asimismo clave, hasta mediados del siglo XX, en la dignificación de la Liturgia y de la Música Sacra. Cabe recordar la figura del P. Lluís Maria de Valls i Riera (1856-1921), de Arenys de Mar, confesor de Gaudí como ya hemos dicho, y amigo personal de Mossèn Cinto Verdaguer. Fue el autor de los tan populares Cants espirituals per a ús del poble (con el Per vostra Passió sagrada para el rezo del Via Crucis) musicados por Lluís Millet y que cantaban nuestros abuelos y que aún cantamos, si el progre saurio plasta de turno no nos lo impide.

O la del P. Agustí Mas i Folch (1866-1937), gregorianista y sucesor del P. Valls como confesor de Gaudí. Fou asesinado durante la persecución religiosa de 1936-1939.

Del post de 13-I-2012 del blog de Don Josep Maria Tarragona dedicados a la causa de los 12 mártires de la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona tomamos los siguientes párrafos sobre la relación de Gaudí con el Oratorio y que, por extensión, nos acercaran a la importancia de este último en la vida espiritual y sacerdotal de Barcelona:
"Gaudí fue encarnando las prácticas más características de   la espiritualidad de san Felipe Neri : el redescubrimiento de la confesión como un sacramento cotidiano, la oración asidua, la eucaristía diaria, el contacto también diario con la Biblia, el ejercicio de la caridad con los hermanos y la devoción a la Virgen.

Y, ¡cómo no!, entendió las dos grandes intuiciones de   san Felipe Neri , de valor permanente, si bien forjadas en el momento histórico de la Contrarreforma.

La primera: que todo aquello que tiene valor artístico lleva a Dios, que la Belleza lleva al Bien; y ésta fue una de sus finalidades al fundar el Oratorio: poner de nuevo el Arte, comenzando por la Música, al servicio de la Iglesia católica.

La segunda: el retorno a la primitiva Iglesia y al amor mutuo de los primeros cristianos, que era el vínculo entre ellos y el ejemplo permanente para todas las generaciones.
Tanto el P. Lluís Maria Valls como el entonces joven P. Agustí Mas eran grandes liturgistas. Junto con otro seglar del Oratorio y amigo de Gaudí,   Lluís Millet, fundador del Orfeó Català , abanderaron en Catalunya la renovación del canto litúrgico que se estaba produciendo en toda la Iglesia católica, en tres direcciones: promoción de una polifonía cada vez más de acuerdo con la dignidad de las celebraciones, restauración del canto gregoriano y canto popular en lengua vernácula.
Tres años después, en 1897,   el Orfeó Català   actuó en los oficios de la Semana Santa del Oratorio. Y entonces Lluís Millet constituyó permanentemente con algunos de sus cantores la Capella de Música de Sant Felip Neri , que interpretaba el canto litúrgico en la triple dimensión de la polifonía clásica –que se confunde con la obra misma de san Felipe en la Roma del siglo XVI-, el canto gregoriano y el canto popular.
Y así, la iglesia del Oratorio se distinguía por el decoro y la ferviente romanidad con que se vivía la Liturgia. No obstante, no se trataba de una espiritualidad, sino simplemente de una estética y una pedagogía del más genuino sentido oratoriano.   El movimiento litúrgico de dom Guéranger llegaba al Oratorio desde fuera, desde los núcleos influenciados por el Dr. Torras i Bages, a los cuales pertenecía Antoni Gaudí, lector diario de los tomos desgastados y desencolados de dom Guéranger.  
…el Oratorio de Barcelona, cuya iglesia fue la primera de Catalunya donde, siguiendo los deseos del Papa, se instauró la participación de los fieles, del pueblo, en el canto litúrgico. Gaudí ya preveía la participación del pueblo en el canto de las misas solemnes y se lo aprendió de memoria.
…El P. Mas y Antoni Gaudí dialogaban de un modo controvertido sobre el canto gregoriano , del que el arquitecto era el alumno y el sacerdote el maestro. Probablemente, las discusiones serían fuertes, ya que los caracteres de ambos lo eran.
…El P. Mas, además de divulgador del canto gregoriano, era muy apreciado por su don de consejo, en la guía espiritual de almas. Y era un docto moralista y un correcto escritor.   Era ejemplarmente austero y penitente, sin que nada destacase de la conducta ordinaria de un sacerdote oratoriano."
Journes oratoriennes sept 2011
Oratorianos franceses en una pausa durante unas jornadas oratorianas
organizadas en septiembre de 2011 en Dijon (estos no so extinguen)

 Guilhem de Maiança

20 comentarios:

  1. Se recoge según se siembra.Si las Iglesias en Cataluña están desiertas,pues poco a poco irán cerrando mas.Si los Religiosos y Pastores están ocupados en otros quehaceres pues aquí tiemen el resultado.Y por último si no hay sembradores la tierra no da frutos.Quiero creer que vendrán de otros paises gente a evangelizarnos,donde afortunadamente se están creando Comunidades nuevas y con mucha fuerza y que están por lo que tienen que estar pasando de política,progresismos y otras historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este mundo todo es política! La Iglesia lleva 2000 años metida en política! El progreso... Cuántas tonterías se escriben. De no haber progreso andariamos todavía en carro...
      Donde hay que volver es a la sencillez evangélica. Esta, por desgracia, no la tiene nadie. Ni progres, ni conservadores, ni Papas, ni Cardenales, ni Obispos, ni nadie. Todos trepamos!Y así vamos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues sí, todos ladrones amigo mío! Cuánta hiprocresia hay por todas partes. En estos comentarios también!
      Cuando uno trata de ladrón a otro, no será que él lo es también?

      Eliminar
    2. Voy a cerrar el tema por lo que se refiere al dicho "Cree el ladrón..." y vamos a centrarnos en el tema

      Eliminar
  3. Al final del artículo aparece la foto del Oratorio de Francia, lleno de vocaciones y juventud. Preocupado por la espiritualidad y la salvación de las almas.
    Esa es la diferencia. Aquí parecen unos solterones, incapaces de despertar ninguna vocación.
    Sólo hace falta mirar al P. Serramona, secretario del CEP (Centro de Estudios Pastorales) donde se concentra todo el progresismo estéril de nuestra diócesis (Domingo, Quim Cervera, Fontbona...)

    ResponderEliminar
  4. Germinans, no es sobre el tema, pero quisiera haceros una consulta y no soy capaz de encontrar como ponerme en contacto con vosotros.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la columna de la derecha tiene nuestro correo: omnesdicamus@gmail.com

      Eliminar
  5. El artículo está bien en su apartado histórico, desde los orígenes hasta el año 1960.

    Más tarde, de mediados de 1960 hasta hoy, no aparece claro el motivo del cierre, del que supongo vinculado a la decadencia espiritual.

    ResponderEliminar
  6. Soy QUIM MARCOS,en América hay seminarios llenos, en África a rebosar, en los antiguos comunistas hacen cola para entrar, aquí crían telarañas por esto dentro de poco las pocas iglesias que queden en Catalunya hablaran en castellano, en húngaro, en ruso, en swagili, en chino etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en los años cuarenta y cincuenta los seminarios estaban llenos. Había hambre en muchísimos casos...
      Veremos que pasa allí. Sedguramente lo mismo que aquí. Tiempo al tiempo.

      Eliminar
  7. Quisiera preguntarles cuantos padres hay en el oratorio de Gracia, y si no sería mas lógico que, en vez de cerrrar el oratorio de Barcelona, concentrasen los oratorianos de ambos lugares en el de Barcelona, más antiguo, con mayor valor artístico y más centrico.

    ResponderEliminar
  8. Es una gran perdida el posible cierre de Sant Felip Neri,...
    La falta de vocaciones, el poco compromiso de muchos laicos, y la secularidad asfixiante de una ciudad como Barcelona hace el resto.
    Otro remanso de paz espiritual en medio de la ciudad que se pierde.
    Ojala Dios nos mande más vocaciones sacerdotales, religiosas, y laicales para una nueva primavera de la Iglesia Católica en Barcelona.

    ResponderEliminar
  9. Serramona es más que amigo de Martínez, no en vano fue consiliario de la juventud en aquellos tiempos pretéritos..... Vaya !!!!! Otro de los protegidos
    El Cid Cabreador

    ResponderEliminar
  10. Leo con tristeza la situación precria del Oratorio. La única solución que hay es la ORACION, y mientrsas nos perdemos en faltas de caridad, en comentarios un poco politicos, no vamos a la eficacia, Rezar con Fé, Pedir a Dios a la Virgen a S.Felipe Neri, al Bt.J.H.Newman...etc.etc, que Nos miren desde el Cielo, y visiten esta Viña que Plantaron...AH! pienso en muchos sacerdotes diocesanos, que quiza descubririan en el Oratorio, una vocación que les llenaria, Se sentirían mas acompañados, tambien podría venir po este lado la solución. Sacerdotes que ya lo son, pero con esta vocación Oratoriana. estrían , igual al sevicio de la Iglesia, pero quiza mas arropados. Pensarlo, sacerdotes!

    ResponderEliminar
  11. Lamento profundamente esta noticia, pero una forma de salvarla es solicitar a sacerdotes del oratorio de otros países sobre todo latinoamericanos que ayuden acudiendo temporalmente a Barlceona, trabajen por las vocaciones naturales de Barcelona y regresen a sus paises posteriormente; así lo han hecho a lo largo de la historia del Oratorio mundial

    ResponderEliminar
  12. En realidad es triste presenciar un fin así para esta Congregación, pero pudiera evitarse si se invita a sacerdotes de otras partes, a primero, ayudarlo a sobrevivir, y luego a invitar y preparar gente propia de Catalunya para que se ordenen sacerdotes y siga viva esta comunidad con tanta historia

    ResponderEliminar
  13. Habría tanto que añadir favorablemente al Oratori de Sant Felip Neri. Soy un antiguo integrante del Oratori, son tantos los eventos y personas extraordinarias que confluyeron siempre con la inspiración de Sant Felip Neri, que se precisaría toda una enciclopedia del saber para poder reunir mostrando todo el caudal de bondades que fluyeron formando a tantos hombres de bien.

    Lamento mucho, muchísimo, la posible desaparición del Oratori ; confiemos suceda algún evento extraordinario que lo impida.

    J.Mas

    ResponderEliminar
  14. Quiero mucho al oratorio, fue parte de mi vida. Ojalá. como se opina anteriormente, inicialmente se acuda a solicitar ayuda externa y posteriormente estos aumenten las vocaciones para ayudar a terminar con este peligro de desaparición. Los demás oratorios son concientes de prestar elementos temporalmente para estos casos, pero hay que solicitarlos, solos no vienen. Saludos cordiales padres Antoni, Josep y Hermano Rafael. Los recuerdo con alegría.

    ResponderEliminar