lunes, 7 de mayo de 2012

Parece que no hay prórroga

Descripción: http://www.aefe.es/es/imagenes/wgCarlesSistachCastell%C3%A1141210.JPG Todo parece indicar que no ha llegado la anhelada prórroga por dos años del mandato del cardenal Martínez Sistach. ¡Alto! Ello no significa que se tarden uno, dos o tres años en designarle sucesor; pero la prórroga expresa y pública de la Santa Sede no se ha producido, ni tiene visos de convertirse en realidad.

Evidentemente a nadie se le escapa que uno de los motivos por los que nuestro prelado ansiaba la confirmación del tiempo añadido era poseer la misma distinción que Roma otorgó a su predecesor, el cardenal Carles. Otro de las razones, sin lugar a dudas, es que la ausencia de prórroga supone que entra en el período conocido como el del "pato cojo" ("lame duck") en que sigue detentando el poder, pero nadie conoce hasta cuando lo poseerá. Es difícil encontrar colaboradores (no ha designado vicarios episcopales para las dos nuevas zonas pastorales creadas); los nuevos planes pueden tener una cercana -aunque ignota- fecha de caducidad; su poder real cada vez se ve más diluido ante la inmediatez del "dies ad quem"; los críticos le crecen a su alrededor; el desgaste y el cansancio hacen mella en su rostro y, en definitiva -de ahí viene la expresión- nos hallamos ante un mandatario vulnerable y herido a la espera del último tiro. 

Ha habido suficientes precedentes de prórrogas públicas y expresas para atender los criterios vaticanos ante casos similares. El precedente del cardenal Carles se produjo al cumplirse poco más de un mes de la presentación de su renuncia. Concretamente el día 29 de octubre de 2001 nuestro anterior arzobispo declaró públicamente que el papa Juan Pablo II le había enviado una carta en la que le prorrogaba el mandato por dos años más. Cierto es que, de seguirse este plazo, todavía podría albergar esperanzas nuestro actual obispo (al menos, hasta finales de mayo), pero la prórroga de Don Ricardo se había venido filtrando a la prensa desde seis meses atrás y se daba por segura desde el momento en que fue confirmado como miembro del consejo cardenalicio encargado de estudiar los asuntos económicos.

Durante el pontificado de Benedicto XVI han existido otros antecedentes. Así el arzobispo de Milán, cardenal Tettamanzi, presentó su renuncia el 14 de marzo de 2009 y al siguiente 12 de abril fue confirmado expresamente por dos años más. Mayor celeridad se produjo con el cardenal de Santo Domingo, Don Nicolás de Jesús López Rodríguez, que cumplió la edad de 75 el 31 de octubre de 2011 y al siguiente día 1 de noviembre manifestó públicamente que el papa le había prorrogado el cargo "por unos años más". También se prorrogó el mandato al patriarca de Lisboa, cardenal Policarpo, si bien en tal caso fue el nuncio quien lo hizo público, ante las reticencias de aquél a aceptar su elección como presidente de la Conferencia Episcopal portuguesa, con los 75 ya cumplidos.

Tal como les decía al inicio del artículo, ello no supone que el relevo del cardenal vaya a producirse con celeridad. Tenemos ejemplos recientes de obispos españoles que han visto prolongado su mandato, sin constancia expresa de prórroga. El anterior obispo de Valencia, monseñor García Gasco presentó la renuncia el 12 de febrero de 2006, fue creado cardenal en noviembre de 2007 y no le fue designado sucesor hasta enero de 2009. Dos años largos también tardaron en aceptar la renuncia al obispo malacitano Antonio Dorado y dos años y medio al arzobispo de Pamplona Fernando Sebastián. Sin embargo en tales casos el mandato pende de un hilo y el plazo de gracia puede llegar a suponer un tormento para la propia diócesis.

En cuanto a la sucesión de Sistach lo único cierto es que se ha iniciado el período de consultas para la elaboración de la preceptiva terna. Ello no tiene porque significar nada, más allá de la inexistencia de la prórroga, aunque uno de los nombres que se están haciendo correr podría constituir una verdadera sorpresa: se trata del obispo de Málaga, el valenciano Jesús Català. Por cierto, muy amigo y mentor de nuestro obispo auxiliar Sebastià Taltavull.  

Oriolt

23 comentarios:

  1. La presunta inexistencia de una prórroga confirmada es el indicio de un cuestionamiento.

    ResponderEliminar
  2. EL SEÑOR BLOGGER DE LA CIGUEÑA DE LA TORRE,DESDE QUE-CUAL PILATOS CON HERODES- SE RECONCILIÓ CON NOSTACH,PIDE ÁRNICA...

    ResponderEliminar
  3. No sólo es una cuestión de la prórroga la diferencia entre Carles y Sistach. ¿Cuantos obispos consiguió que le nombraran Carles y cuantos Sistach? ¿Qué pasó con la candidatura de Sistach a la vicepresidencia de la Conferencia Episcopal, que Carles consiguió sin ningún problema? etc. etc.

    ResponderEliminar
  4. Pobre, Meneses. Maquinando desde hace tanto... tanto tiempo. El supercarca con dos hospitales abortistas -Granollers y Sant Celoni-bajo su responsabilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes de lo que escribes, ni conoces al obispo de Tarrasa, si no eres católico lo entiendo, pero si lo eres das pena.

      Eliminar
  5. dejad que el Espiritu Santo actue.....

    ResponderEliminar
  6. Bueno y si es Catalá el elegido ¿Cómo lo recibirán?Será una salida intermedia tipo "Roma" para no tener que elgir entre ninguna facción .

    ResponderEliminar
  7. "Bueno y si es Catalá el elegido ¿Cómo lo recibirán?Será una salida intermedia tipo "Roma" para no tener que elgir entre ninguna facción"

    Si quiere poner orden, le recibirán como al cardenal Carles:

    "Carta en La Vanguardia: "El obispo Catalá hace 2 años, 7 meses y 5 días que fue elegido y aún sigue..."; o bien filtraciones o rumores interesados, constantes y que salen en prensa, ràdio o TV3...; o bien acusaciones permanentes de "carca", "retrógrado", "españolista", "contrario al espíritu del concilio" y más bla, bla, bla...

    Y eso sin tener en cuenta las presiones políticas y del interior de la propia iglesia: manifiestos, manifestaciones, rebeliones, cartas colectivas... procedentes de universidades, escuelas, hospitales, organismos sociales, órdenes y congregaciones católicas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has descrito a la perfección los métodos de la constelación nacionalprogresista que, desde múltimples centros de poder, ahoga a la Iglesia catalana.

      Eliminar
  8. Genial lo del pato cojo!!!

    ResponderEliminar
  9. Recemos para que tengamos un Pastor de todos y que sea consciente que no tendra facil la tarea. La vieja casta del clero nacionalista no cederá facilmente, pero somos muchos que le ayudaremos a llevar la Cruz.

    ResponderEliminar
  10. Me gustaría que el más inteligente de Germinans y criticón por autonomasia con nuestro Pastor de la diócesis lo fuese de la Iglesia de Barcelona.Lo haría todo bien. El Cardenal casi todo mal.¡Esto es injusto!
    ¡Qué fácil es criticar y criticar! Así no se construye la iglesia que formada por hombres tiene sus limitaciones, aciertos y errores.
    Seamos un poco más caritativos. Ya expresé que en algunas circunstanias esta web y sus comentarios ofenden ¿gravemente? a la justicia y a la caridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piense por ejemplo en monseñor Xavier Novell, que también es obispo y hasta ahora solo ha recibido elogios y ni una sóla crítica. El problema no es ser obispo, es hacer las cosas bien o mal

      Eliminar
    2. Pienso que al Obispo Novell no le debe gustar nada el espectáculo de Germinans y menos que se use su nombre como ejemplo para atacar a otros hermanos obispos.

      Eliminar
  11. os anuncio que el próximo arzobispo de barcelona no está en Cataluña, aunque es catalán y conoce bien el idioma y la cultura. os aseguro que la arxidiocesis cambia.

    ResponderEliminar
  12. Y realmente es tan dificil encontrar un obispo de doctrina sana,fiel a Roma y que tenga arrestos para poner orden(tanto en unos como en otros)?

    ResponderEliminar
  13. A Rouco tampoco le ha llegado la prórroga expresa, y eso que hace más de un año de su carta de dimisión...

    ResponderEliminar
  14. Si "anónimo" piensa en Ladaria, ese arzobispo no es catalán, es mallorquín, aunque ciertamente conoce bien el idioma y la cultura, sería una excelente cardenal de Barcelona, y muy buen amigo del Papa Benedicto.

    ResponderEliminar
  15. No hay obispo catalán fuera de Cataluña. Por tanto, solo puede ser obispo catalán de apellido. Ergo, Jesús Català.

    ResponderEliminar
  16. La quiniela esta entre Mons. Luis Ladaria, Mons. Jesús Sanz o Mons. Carlos Osoro, cualesquiera de los tres será el próximo cardenal Arzobispo Metropolitano de Barcelona... para luego dar paso a Mons. Xavier Novell en un futuro de mediano plazo..... albricias, Barcelona, se acerca la hora de tu liberación de los geriátricos del nacionalprogresismo !!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ud. quiere cambiar el nacional progresismo catalan, e imponer el nacional progresismo español. NI EL UNO NI EL OTRO, LA POLITICA Y LOS POLITICOS COMO TALES DEBEIS ESTAR FUERA DE LA IGLESIA.

      Eliminar
  17. Por que esperar un "mediano plazo" para nombrar a Novell como arzobispo de Barcelona? La Iglesia es la misma, sea una diocesis rural o una arquidiocesis industrial. La Iglesia ense~a la misma doctrina, proclama el mismo Evangelio y cree en el mismo Cristo. Ser obispo es una vocacion dada por Cristo; no es una carrera a la cual se llega segun el protagonismo. Pienso que Novell seria un excelente Arzobispo de Barcelona tenga 40 o 70 a~nos. No hay que esperar mas. Novell para Barcelona ya!

    ResponderEliminar
  18. Pues, respecto a lo que´se dice en el ultimo comentario, yo siempre he pensado algo que no creo que se llegue a realizar en la Iglesia, ¿porqué nombran obispos ya sesentones para diócesis grandes? se supone, que ha esa edad, cualquier ciudadano ya está pensando en su jubilación, creo que para diócesis grandes deberian nombrar obispos entre 40 y 50 años, es la mejor edad y a esa edad, ya no son jovencitos, ya tienen experiencia larga de sacerdotes y están en plena potencia, los obispos que ya pasan de 65 que se vayan a diocesis pequeñas, bueno es mi parecer, pero ya se que esto no cambiará nunca, por tanto no creo que monseñor Novell venga ahora a Barcelona

    ResponderEliminar