miércoles, 26 de julio de 2017

La tesis doctoral del conseller cristiano y homosexual Santi Vila sobre el "integrista" Sardà i Salvany

El conseller Santi Vila defiende su tesis doctoral sobre el "integrista" Félix Sardà i Salvany
Es curioso que con tanto cambio de consejerías en el gobierno de la Generalitat, para asegurar la pureza étnica pro-referéndum, se mantiene intacta la cuota homosexual, no sólo en número sino en nombres: Santi Vila y Antoni Comin mantienen su cargo de consellers, a pesar de las últimas purgas. También sorprende las coincidencias entre estos dos mandatarios, no sólo comparten la condición gay sino que además los dos se manifiestan cristianos de una forma clara y explícita.

Antoni Comín es hijo de Alfonso Carlos Comín, conocido pensador y político que intentó compatibilizar su condición de cristiano con la de marxista, siendo militante del PSUC, por lo que fue fundador junto al jesuita Juan N. García-Nieto de Cristianos por el Socialismo. Comín hijo, heredó el cristianismo de su padre y la compatibilidad con la política, aunque desde posiciones algo más moderadas, primero desde el PSC-Ciutadans pel Canvi y después en la coalición independentista Junts pel Sí. Ha sido profesor en ESADE (Escuela de Estudios Empresariales de los jesuitas) y del colegio religioso del Sagrado Corazón de la calle Diputación de Barcelona. También está vinculado al centro Cristianisme i Justicia (también dirigido por los jesuitas). Vive con su pareja Sergi, nueve años menor que él y han adoptado una hija llamada Laia. 

Puigdemont presidió la boda gay de Santi Vila
Santi Vila es un atípico convergente (ahora PDeCAT), considerado hasta hace poco del ala menos radical (independentista) del partido, aunque actualmente no se puede decir lo mismo. Entre sus "rarezas" están sus escapadas a Ceret (Francia) para ver los espectáculos taurinos, algo que indigna a la animalista Pilar Rahola. Vila contrajo matrimonio homosexual con su pareja, el chef brasileño Rafael Vertamatti, en el castillo de Perelada en una ceremonia presidida por el actual presidente de la Generalitat Carles Puigdemont. La boda fue lógicamente civil pero dada la condición cristiana del contrayente y del celebrante se rezó el Padrenuestro. Al evento asistió lo más selecto de la política catalana, aunque también la actual presidenta del Parlamento español, Ana Pastor con quien mantiene una excelente relación de los tiempos en que era ministra de Fomento.

Vila se define siempre como cristiano ya que fue educado en un colegio católico y participa de las celebraciones de la Eucaristía que coinciden en actos institucionales como la Diada de Sant Jordi. Lleva encima un escapulario y afirma rezar una oración antes de irse a dormir. Según me cuentan algunos entendidos en la prensa rosa, su relación matrimonial gay ha hecho aguas y todo indica que ya no están juntos en su piso del Eixample.

Pero este escrito no es sólo para hablar del perfil de estos dos consellers homosexuales, sino porque me ha llamado mucho la atención la tesis doctoral de Santi Vila, presentada este pasado 10 de julio en la UIC (Universidad Internacional de Catalunya), vinculada al Opus Dei. Vila ha dedicado su tesis a una de las figuras más representativas del integrismo católico catalán de la Restauración: el sacerdote Félix Sardà i Salvany (1841-1916)

El Dr. Félix Sardà i Salvany
No es algo nuevo, porque ya el Conseller había dedicado su tesina en la Universidad de Gerona al mismo personaje. En aquella ocasión sorprende que fuera dirigido por el profesor Jordi Canal un declarado anti-nacionalista catalán, que ha defendido el unionismo a ultranza en círculos como FAES o Somatemps. Más allá de estas aparentes discrepancias ideológicas (repito que Vila no era antes tan independentista como ahora), es evidente que Canal es uno de los máximos expertos en carlismo por lo que era fundamental su aportación para su tesina.

Sardá i Salvany, nacido en Sabadell y formado en el Seminario Conciliar de Barcelona es el autor del folleto "El liberalismo es pecado", publicado en 1884 y que tiene como tesis esencial la condena del liberalismo, desde un posicionamiento católico tradicionalista, llamado neocatólico, formado por carlistas e integristas (rama del carlismo que acabó escindiéndose). Sus planteamientos están en consonancia con las encíclicas papales Mirari Vos (1832) de Gregorio XVI, y el Syllabus (1864) de Pio IX.

A su obra no faltaron detractores, entre ellos el canónigo de Vic, Celestino de Pazos, que publicó una contra replica titulada "Proceso del Integrismo". La pugna se resolvió en Roma en la Congregación del Índice (dedicada a la revisión y censura de libros y publicaciones) que alabó la doctrina de Sardá i Salvany  y en cambio criticó la obra y el estilo de De Pazos.

Carles de Borba i Borba

30 comentarios:

  1. Hay por ahí un video con una disertación del profesor Barraycoa a propósito de "El liberalismo es pecado". No he tenido la oportunidad de ver el librito, pero espero que sea más sustancioso que lo que aporta Barraycoa; al final sólo recurre a lugares comunes más que sobados. Yo me quedé con ganas de más. No sé si se puede consultar la tesis de Vila.

    ResponderEliminar
  2. El catalanismo desde unas décadas trabaja la mentira a conciencia y esa manipulación del lenguaje ha calado en la población española en general.
    Así, “Independentistas” es incorrecto porque Cataluña no es una colonia que pida la independencia, aunque se pretenda hacer creer eso entre otras cosas. La palabra correcta sería “sediciosos”. Tampoco se es independentista mucho o poco o regular o tres cuartos. Simplemente “se es” o “no se es” sedicioso.
    También es incorrecta la palabra “unionistas” ya que esa unión hace siglos que existe. La adecuada es simplemente “españoles” o “catalanes”.

    ResponderEliminar
  3. Informe Kissinger, ideología de género y arma de despoblación masiva mundial27 de julio de 2017, 2:11

    Santi Vila queda como ejemplo de los estragos de la ideología de género, surgida como gran método anticonceptivo para el control de la población y de los recursos económicos, oficializada como política de Estado por el informe Kissinger de 1974, y seguidas por las conferencias de El Cairo y Pequín de 1994 y 1995.

    Los que sigan la ideología de género, como nuestro Parlamento de Junqueras/Puigdemont, son colonizadores-colonizados por las élites del club de los 62 milmillonarios que tienen igual riqueza que 3.500 millones de pobres, cometen un intrinsece malum per se semper et pro semper, tanto desde la ley natural del corazón del hombre como desde la ley divina revelada.

    Además, las familias homoparentales tienen documentadas complicaciones específicas para los hijos, que las autoridades no hacen públicas, incumpliendo su deber de dar información neutra y laica, imparcial y contrastada por evidencia científica, además de desamparar el interés superior del menor:

    ¿Da igual tener padre y madre que «padres» del mismo sexo? Varios expertos explican por qué no

    www.religionenlibertad.com/igual-tener-padre-madre-que-padres-del-mismo-sexo-58121.htm

    Los ideólogos de género condenarán a toda una generación de personas a la más completa infelicidad y fracaso, ofreciendo una falsa antropología carente de base biológica y psicológica, y quedarán condenados a la irrelevancia.

    Advertencia a los afectados: ningún ayuntamiento, Generalidad, Diputación, Estado o Unión Europea, ni tampoco ninguna corporación, asociación, sindicato o entidad, y mucho menos ningún Tribunal Supremo ni Tribunal Constitucional les va a dar una indemnización por daños y perjuicios derivados de la ideología de género, ni del aborto, ni de la eutanasia, ni de los fetos congelados y destruidos de la reproducción asistida: los dolores, para adentro, pues les dirán que fueron libres para optar por lo que más tarde se vio que era un mal.

    Los nacionalistas catalanes del PDCat, ERC, CUP y otros partidos no aman para nada a sus "connacionales" y "compatriotas". Han matado ya 450.000 niños no nacidos, hay más de 100.000 niños congelados que ya nunca verán la vida, preparan la eutanasia de niños, jóvenes, adultos, ancianos y enfermos, y el suicidio asistido de cualquiera que quiera.

    Por esa razón, San Juan Pablo II y Benedicto XVI, en Evangelium vitae y Veritatis splendor, condenaron como intrinsece malum a la cultura de la muerte, del relativismo y de género, porque sabían de su origen satánico y que procedía, en Occidente, de un grupo restringido de docenas de ricos de los EEUU que querían tener un planeta con una población demográfica y culturalmente controlada para sus intereses egoístas.

    En los países comunistas (URSS, China), las armas de control de la población, demográfica y mental, ya eran de uso normal y usual desde 1920 en la URSS (aborto), estableciendo Lenin el feminismo como arma de control demográfico: Aleksandra Kollontai, Nadezhda Krúpskaya e Inessa Armand.

    Por esta razón, la ideología de género está hiperprotegida aún siendo sus beneficiarios una microminoría (sólo hay el 2% de bodas del mismo sexo), con una gran intrusión en la conciencia de los niños a través de los planes de estudios: la ideología de género, el aborto, la eutanasia, el suicidio asistido, la reproducción asistida, la anticoncepción, la pornografía y prostitución, son en realidad una arma de destrucción masiva de la demografía de las naciones.

    Junqueras y Puigdemont, colonizados por y bajo las órdenes de los 62 milmillonarios capitalistas, con el Parlamento catalán bajo sus botas e intereses... patriotas de pacotilla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. l
      mi felicitación a tan perfecto escrito veridico.

      Eliminar
    2. Es una interesante teoría, cabría elaborar otras cincuenta, todas con sus argumentos y sus defectos. Buen ensayo

      Eliminar
  4. ¿Qué buscan de los carlistas?27 de julio de 2017, 2:31

    Me sorprende el interés de Santi Vila por el carlismo.

    ¿Qué sabrá esta gente del carlismo? Nada.

    El carlismo, como los cristeros mejicanos, nace de una época agraria, de una vida que ya no existe.

    Se vivía en un pueblo en medio de la naturaleza. Una villa con 500, 1000 o 2000 años de historia. Con el paisaje de los bosques, valles, montañas y ríos que desde toda la vida se habían visto. Con sus nubes, colores, luces, noches, lluvias, nieves.

    Con una vida comunitaria de ayuda mutua entre vecinos, sufridos, carentes de medicinas, médicos y hospitales, de ayudas, subvenciones y pensiones, confiados en la Providencia de Dios cada minuto del día y la noche.

    Los refranes que te enseñaban la vida, el abuelo que estaba "a la vora del foc" y te contaba la vida suya y de los antepasados, la familia extensa que te daba una mano y te cuidaba los niños y los enfermos, que te daba comida y consuelo.

    Vecinos que oían el correr de las ovejas, que cuidaban de los animales en sus establos del pueblo, las labores cotidianas del campo, el paso rutinario de las estaciones, las fiestas tradicionales, los lugares de peregrinaje, las ermitas, la Virgen del lugar, los santos propios, las devociones tradicionales, el cura de toda la vida que te ayudaba en toda tu vida, nacimiento, educación, estabilidad emocional, en la enfermedad y la muerte.

    Los muertos de toda tu ascendencia, enterrados en el cementerio parroquial, las oraciones por las almas del purgatorio, las aguas milagrosas, las imágenes milagrosas, los exconjuratorios desde los cuales el cura alejaba los pedriscos y las tempestades, los exorcismos y milagros hechos desde el secreto de la casa o la rectoría, las confesiones que aliviaban a las conciencias. Las rutinas que daban estabilidad emocional.

    La comunicación de los peligros, como las enfermedades, los perros rabiosos, las plagas, los robos. Los rezos del rosario en familia. Las leyes y costumbres inveteradas, las herencias, los contratos, las lindes de los campos.

    Los carlistas eran gente dura, que plantó cara a los liberales masones de Barcelona, los cuales querían expatriarlos de la patria de su pueblo, esclavizarlos en sus máquinas textiles, encadenando a sus hijos, comprando a precio de saldo ríos, pedreras, arenales, bosques, pastos, minas, aguas subterráneas, campos, montañas comunales, desamortizando las valiosas propiedades de la Iglesia, destruyendo sin piedad el arte del pueblo milenario o pluricentenario.

    Los carlistas, en proporción de 1 contra 10 ó 20, sujetaban a las columnas militares liberal-masónicas enviadas por Barcelona o Madrid. Día a día, año a año. Los negros o escarabajos, los liberal-masones, por sus fracs negros.

    Los carlistas que cortaron la Zona Norte de la II República durante la Guerra Civil, aislándola de Francia, y las grandes batallas contra marxistas y anarquistas ateos, derrotados estos.

    ¿Qué quieren de los carlistas? Acaso lo que no tienen y ansían. Patético...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa explicación romántica sobre el carlismo. Me ha hecho pensar en un anuncio de fuet Casa Tarradellas... "el sabor de antes"... "lo auténtico que nos enseñaron nuestros abuelos"...

      El carlismo, como todo romanticismo, tiene mucho de inventado.

      Eliminar
    2. "El carlismo, como todo romanticismo, tiene mucho de inventado."

      No, no tiene nada de inventado, sino de vivido y desaparecido ya las condiciones de vida globales en que nació. Fue real el carlismo de las guerras de 1833, 1846 y menos en el 1872. Ya sólo en las zonas rurales durante 1936, y en ya pocos pueblos en los 1970. Quien no ha vivido las condiciones del pasado no entiende nada, y el lógico y natural que elabore ideicas para entender algo de forma confusa. No, fue real, pero ya desaparecido.

      Sí que tiene razón en que es romántico, pero en el sentido de tradicional, conservar lo que era como antes, no en el sentido de artístico, utópico o melancólico. Era tener apego fuerte y robusto de las propias cosas de toda la vida.

      Los modernos carlistas, sin Dios, Patria, Rey y Fueros, están segmentados y destartalados, y los encontrará entre

      ecologístas, ambientalistas, animalistas, vegetarianos, veganismo, conservación biológica, especismo, alimentos de proximidad, kilómetro cero, sostenibilidad, antigentrificación (Colau), turismofobia (Colau)...

      Tambien entre mucha Nueva Era en el sentido de que hay una simbiosis o unión hombre-naturaleza, en que la naturaleza tiene un espíritu, Gaia, Madre Naturaleza, fuerzas, energías, mitos ancestrales catalanes...

      Si mira el lema Dios, Patria, Rey y Fueros, verá que ha sufrido una transformación:

      Ídolo (Nueva Era), Nación, República y Constitución.

      Parece que Santi Vila, hijos de la era del pensamiento líquido y gaseoso, están buscando algo sólido en el pasado, en aquel carácter carlista, que ya no se encuentra hoy en día ni en Navarra.

      Como dijo el P. Custodio, en los pueblos de Cataluña, el nacional-progresismo eclesial los ha destruido espiritualmente, al haber abandonado la totalidad de prácticas religiosas tradicionales, sin sustitución alguna de nada, sólo luteranismo religioso (racionalismo) y marxismo político-social.

      Eliminar
    3. Bueno, subsiste la impronta comunitarista carlista.

      El nacionalprogresismo les dio, como se dice, nacionalismo, racionalismo luterano, y materialismo marxista, marinado con efluvios liberacionistas, de la teología de la liberación marxista.

      Una dieta mortal.

      Eliminar
    4. Perdone señor Beatus pero esto del SABOR DE ANTES es hacer propaganda gratuita a los Huevos del señor Agustin Roig de Tortosa,no del espetec de casa Tarradellas.Por cierto,este Sr.Roig es muy de Missa,o sea de los de ANTES!!!.... PD...Con lo de los huevos me refería a las gallinas de su empresa,que conste.

      Eliminar
    5. Molt bona aquesta Sr.Pere! Y además muy cierta. Preciosos y ajustado comentarios sobre el Carlismo que, de alguna forma, creo que muchos añoran, añoramos, aún sin haber sido nunca "del trágala". Tiene esa saber de lo auténtico que está completamente ausente en la modernidad.

      Eliminar
  5. Toni Comín es nieto del carlista Jesús Comín Sagües y tío bisnieto de Pascual Comín y Moya que llegó a ser secretario de don Jaime durante unos meses. No es casualidad que su padre se llame Alfonso Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe VI, desde luego, no será rey legítimo para un carlista, y menos después de su matrimonio morganático con Leti.

      Aún me acuerdo de ¡Viva Don Carlos, muera Alfonso XIII!

      Y de los curas oficiantes carlistas, en la misa Vetus Ordo, cuando debían rezar por el rey no carlista de España, decían: ¡Cof! ¡Frst!

      Eliminar
    2. Por favor sr.Anónimo 16/18,me podría descifrar esto de Cof y Frst???

      Eliminar
  6. Dudo mucho que el carlismo sea a día de hoy algo más que un grupúsculo residual de lo que fue.

    En el franquismo, su unificación forzosa con Falange ya lo desdibujó bastante. Las posteriores escisiones demostraron que andan perfectamente desnortados. Me temo que, actualmente, son unos pocos nostálgicos. Nostálgicos, por otra parte, de una realidad que nunca existió, como los separatistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca entenderá el carlismo si no entiende las condiciones de vida globales de la vida del campo, de los pueblos y de las ciudades pequeñas.

      El carlismo es muy parecido a los cristeros mejicanos.

      Se equivocan absolutamente del todo los que lo comparan con el romanticismo como movimiento artístico, pues es propio de ciudades desconectadas de la vida natural del campo.

      Carlistas y cristeros responden a las sociedades que salieron del sistema agrario al industrial.

      Pero esto es decir poco, pues el carlismo respondía a toda una visión cosmológica, global, propia de un tipo de sociedad, que era arrinconado por la sociedad moderna.

      El carlismo sólo se comprende por parte de quien ha vivido, siquiera en parte, en este sistema global de vida. Entonces se comprende del todo.

      Eliminar
    2. En definitiva, sr. Contexto, 13:54. El carlismo es pura nostalgia de un paraíso perdido (o inexistente) que ya no volverá. No hay más paraísos que los perdidos.

      Les sugiero que aterricen en la nueva realidad.

      Eliminar
    3. No tan deprisa, señor aterrizador, sobre la tierra existirá, a su debido tiempo, el Reino de Jesús con sus santos.

      Eliminar
  7. Pues aquí tenemos otro EJEMPLAR de Carlista "NO autentico" sino Rebordonit,como tantos hay en Cataluña!

    ResponderEliminar
  8. Pues los Requetes bien hicieron por España y en Cataluña junto a los Somatemps fueron bien destacados.El lema de, "Dios, Patria, rey y familia" es todo lo que hoy el modernismo y la progresia quieren cargarse; sin embargo, la identidad catalana está basada en la familia "tradición" y no es tan fácil arrancar las raíces de la misma.

    ResponderEliminar
  9. Una pregunta ¿como llevan el tema de la virtud de la castidad estos homosexuales? Si no hay proposito de enmienda no hay absolucion de los pecados. Luego vivir en permanente pecado mortal o permanente castidad debe ser muy "independentista", verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mezclar.
      Una cosa es la homosexualidad, otra la castidad, y otra la catalanidad y/o españolidad.
      Muchos cargos actuales del Gobierno de España (PP) son homosexuales, otros masones, y otros católicos.
      Que cada cual aguante su palo y/o estandarte.

      Eliminar
    2. El catolicismo es absolutamente incompatible con el homosexualismo al ser un intrínseco perverso moral, Catecismo y Veritatis splendor.

      Como dice un comentarista, la ideología de género es un arma masiva de anticoncepción al servicio de los grandes ricos del mundo, y empezó con Nixon, Mcnamara y Kissinger en 1970.

      Su objetivo es reducir gastos del Estado, y menos impuestos a sus fortunas y empresas. 14 de los 80 billones del PIB mundial descansan en paraísos.

      Sin saberlo, Santi Vila ha sido un agente norteamericano propagador del anticoncepcionismo homosexual entre los jóvenes de su entorno. Más homosexuales, menos nacimientos. Bien.

      A ello le sumamos los más de 400.000 abortos catalanes y las pastillas anticonceptivas, y tenemos plena satisfacción de Rockefeller y el nuevo orden mundial.

      7. Hola, he vist que la plataforma e-cristians fa una campanya a Internet contra Santi Vila perquè diuen que impulsarà lleis a favor dels homosexuals com ell. Lligat amb aquesta, en tinc una altra: per què permet que CIU faci bandera de la seva tendència sexual? Això no forma part de l´esfera personal? Personalment, no m´ha agradat que Vila faci bandera de la seva homosexualitat, la veritat.

      » Jo també penso que hi ha àmbits de la vida que han de formar part de l´esfera privada. Altra cosa és que si com ha estat el cas et demanen recolzar un acte determinat en suport al col·lectiu gai i lèsbic, amb tota normalitat hi assisteixis i t´hi puguis identificar. He rebut molts correus de nois i noies de comarques que han pogut parlar d´aquest tema amb els seus pares gràcies a la normalitat i discreció amb què personalment sempre he explicat el meu testimoni personal.

      47. Com encaixa que un reconegut militant de CiU, Josep Miró i Ardèvol, critiqui el seu nomenament com a candidat per la seva orientació sexual o el fet d´haver contractat Leo Bassi?

      » És sabut de tothom que el sr. Miró i Ardèvol és proporcionalment culte i intel·ligent a integrista des del punt de vista confessional catòlic. Com és sabut, també, el sr. Miró i Ardèvol i jo no formem part de la mateixa tradició cristiana. JO em sento còmode en la tradició reformista d´Erasme, amb els seus continuadors moderns Torras i Bages, Carles Cardó, Vidal i Barraquer. Miró és hereu de Sardà i Salvany.

      Eliminar
    3. Anonimo de las 16.06 vaya a estudiar el Catecismo de la Iglesia Catolica empirze por su version resumida la de preguntas y respuestas metidelas ante el Santisimo luego vuelva a leer lo que ha escrito y vaya directamente al confesionario y La castidad es una virtud que NOS OBLIGA A TODOS si es usted protestante en una de sus miles de versiones solo antienda que "independentismo" que estos homosexuales predican es simplemente UN GOLPE DE ESTADO

      Eliminar
  10. El celibato obligatorio provoca tendencias homosexuales en candidatos y miembros del clero.No todos se sienten llamados al celibato, aún cuando pueden tener la vocación religiosa , y esa represión de la inclinación natural legítima al matrimonio puede provocar patologias de la personalidad .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llama determinismo psicologista y materialismo ateo, esta respuesta.

      Se olvida de la gracia y de la virtud, y de naturaleza humana sana: Benedicto XVI dice que el sacerdote es padre espiritual de muchos, cuya alma está casada con Jesús, y por ello debe ser heterosexual, lo que es incompatible del todo con la homosexualidad.

      Eliminar
    2. El celibato es conocido por los que quieren ser sacerdotes, y así son las reglas . Y no conduce a la homosexualidad, salvo que la persona lo sea o la desarrolle por interés en nuevas experiencias. Pero creo que en la Historia constan más supuestos de sacerdotes amancebados con mujeres. Habla de la inclinación al matrimonio que se se reprime, no es tal, el sacerdote, como cualquier otro cristiano debe ser casto según su circunstancia (soltero, casado). Según su expresión, si uno no encuentra una señora con la que casarse , debe dar salida a sus ansias por vía homosexual, creo que eso es valorar al ser humano en poco, y desde luego la confianza en Dios .

      Eliminar
  11. En los últimos años, el Carlismo se ha convertido en un tema recurrente, en parte porque, aunque le pese a nuestra progresía, su esencia continua vibrando en la mente y en el corazón de muchos catalanes y españoles.

    Esa esencia bien podríamos resumirla como la parte residual de la población de las Españas que siempre se ha mostrado hostil a las ideas revolucionarias que, en definitiva, han surgido del librepensamiento y han extendido sus redes pseudo-intelectuales postulando la república como forma de gobierno y el laicismo radical para borrar de nuestra sociedad toda huella de pensamiento cristiano y todo respeto a un modelo de sociedad que se haga eco del orden natural de las cosas conforme surgieron de las manos del Creador.
    Que esto es así se desprende de las páginas vivas de nuestra historia ya que, desde los primeros momentos, el anti-carlismo se manifestó en aquellas estrofas blasfemas que los liberales más progresistas cantaban en 1833 en los mismos aledaños del Palacio Real:"¡Muera Cristo, viva Luzbel! ¡Muera Don Carlos, viva Isabel!".
    Si repasamos honestamente la historia del Carlismo, veremos en él al gran defensor de los derechos de la Iglesia, al gran enemigo de las desamortizaciones del s.XIX y al eterno inconformista frente a los intentos de mixtificación, de envolver las tradiciones patrias con interpretaciones falsas e interesadas de los episodios más destacados de nuestros siglos medievales. Estos intentos de desvirtuar las esencias ideológicas del Carlismo fueron incesantes a lo largo de todo el siglo XIX y parte del XX, hasta el punto de que la historiografía carlista tuvo que inventar un término el "mestizismo" para encuadrar dentro del mismo y desenmascarar a cuantos pretendían acabar con el Carlismo dando alas al liberalismo conservador que pretendía presentarse como el paladín de una contemporanización compatible con los derechos de la Iglesia y la doctrina cristiana.
    Las tres guerras carlistas del siglo XIX son un ejemplo irrebatible de la persistencia de la mentalidad tradicionalista en una gran parte del pueblo español, y el ejemplo insuperable de idealismo y sacrificio ofrecido por los requetés en la guerra civil de 1936-39, la prueba más evidente de que ni las tropelías del liberal-conservadurismo asentado en el poder, ni las arbitrariedades de todo tipo que soportó la militancia carlista acabaron nunca ni con la identidad ni con el ideario de la España tradicional, cuya esencia se hallaba vinculada a la de una dinastía insobornable pero, por encima de todo, al deseo de impregnar todas nuestras instituciones de las exigencias del Derecho Público Cristiano, que podría resumirse en la afirmación de que ningún gobierno puede revestirse con el manto de la legitimidad si, en su obra, atenta directamente a las exigencias derivadas del derecho natural interpretado a la luz del pensamiento cristiano. De ahí surge toda la doctrina carlista desde su confesionalidad religiosa hasta la firme convicción de que España es una nacionalidad moderna asentada sobre el sustrato de otras nacionalidades históricas cuya identidad y derechos imprecriptibles el Gobierno de la nación debería reconocer y respetar si, en verdad, desea solucionar los problemas derivados de los nacionalismos internos y del malestar generalizado que, a causa de ellos, se extiende de una forma, cada día más acusada, entre todos los españoles.

    Ramon M. Rodon Guinjoan
    Cecília Vives Brescó

    ResponderEliminar
  12. Anónimo de las 18:30.
    Vd. debe tener información científica referente a lo que afirma. Me parece, con todo mi respeto, que se ha pasado tres o cuatro estaciones.
    No entiende que haya personas, sacerdotes, religios@s o laicos, que ofrezcan su amor a Jesucristo a través de mantenerse célibes. Lea un poco sobre este tema.

    ResponderEliminar
  13. Ser cura no es una obligación. Como está ligado, por lo menos en las iglesias de rito latino, con el celibato, quien entra en el seminario sabe a lo que se atiene.

    ResponderEliminar