jueves, 18 de mayo de 2017

¡Menuda deposición, la de los obispos de Cataluña!

¡Qué le vamos a hacer!, se la pedía el cuerpo. No han podido resistirse, monseñores. La presión era muy fuerte, era el momento, “el momento que está viviendo nuestro país en sus planteamientos de futuro”. Y ahí está su “humilde” deposición, que de dialogada y de “respeto por las diversas sensibilidades” no tiene ni la más remota intención. Eso que promueven ustedes en su deposición no es un diálogo sino un soliloquio solipsístico con nadie más que consigo mismos.
Parto de los montes, andan diciendo los maldicientes. Pero no, no es un parto, porque falta hasta el ridículum mus que pronosticó Esopo el fabuloso, y recordó Horacio a los Pisones para que no anduvieran en grandilocuencias vacuas. No es un parto puesto que no es fruto de las entrañas, sino de las tripas. ¡Se habrán quedado ustedes descansados, señores obispos de la también solipsística Conferencia Episcopal Tarraconense!  
Se sentirán ustedes muy ufanos, monseñores, tirando de las filacterias de su condición para ponerse a salvo de quienes ustedes saben. Con su pan se lo coman. Atrapados en la ratonera de su enfeudamiento con el nuevo mesías que están esperando, al que le están allanando todos los caminos, al que le van entonando ya sus hosannas poniendo a sus pies sus vestimentas para que no sufra tropiezo, se han visto obligados a evacuar su fementida nota. Dios se lo pagará como merecen.

Acogiéndome a la sensibilidad de Azaña, permítanme, señores obispos, que me sonroje por ustedes; no por lo que dicen ni por cómo lo dicen, sino porque esas cosas no son de su incumbencia, como no lo es la electrónica o la aeronáutica. Y si lo fuesen no es para ponerse a arbitrar a favor de los unos y contra los otros, haciendo encima de buenos, y conminando a los pobres unos que dialoguen con los poderosos otros. ¿Pero qué clase de arbitraje es ése? ¿Quién les ha llamado, monseñores, a deponer en esta causa?
Es que por más que he inspirado para percibir la fragancia episcopal de su deposición, por más que he husmeado en ella, no he percibido por ningún indicio su desvelo por el pueblo de Dios, que por lo visto en nada les atañe. Cualquiera esperaría de ustedes que forzaran una reunión de todos los miembros de su singular Conferencia para conjurar los peligros a los que se enfrenta el Pueblo de Dios que confió la Iglesia a su cuidado pastoral, y que no son pocos. Pues no, no fue la llamada del pueblo de Dios tocando a rebato lo que les congregó, sino la llamada vociferante del Pueblo de Cataluña, que es en el mejor de los casos la mitad, sólo la mitad del Pueblo de Dios. Pero claro, esos son los primogénitos, su ojito derecho; y la otra mitad los segundones.
Perdónenme ustedes, señores obispos, pero “el momento que está viviendo nuestro país en sus planteamientos de futuro”, la verdadera emergencia que tenía que movilizarlos, no era de orden político, ni siquiera del orden económico que parece preocuparles tanto, sino de orden moral. La defensa de la familia está en una tremenda emergencia, y lo está también la defensa de la infancia, puesta ya por el poder político en manos de los más conspicuos corruptores de menores. Son gravísimas cuestiones morales que están en el núcleo de su gravísima responsabilidad pastoral. Pero no, no son estos problemas los que les han convocado, porque no son éstos los problemas que alimentan sus desvelos pastorales, sino otras cuestiones por lo visto mucho más graves para su sensibilidad episcopal (¿no será episcopaliana?) que les quita el sueño.
Si fuesen ustedes, señores obispos, unos pobres desvalidos que luchan por sobrevivir al desmoronamiento moral que pronostica ese futuro de Cataluña al que ustedes intentan abrir paso, sería hasta enternecedora su sutil maniobra para congraciarse con los que se han erigido en grandes promotores de la corrupción moral de Cataluña. En ese bando está el poder, claro está. La operación es muy delicada, puesto que se trataría de no soliviantar en exceso a esa otra mitad de catalanes que abomina de esa inmoralidad. Pero como es imposible servir a dos señores, ustedes ya han elegido; y denominan a esa elección, prudencia. Los detractores de esa vergonzosa opción en cambio, la llaman connivencia y cobardía.
Arde Roma, y Nerón tocando la lira. ¿No se dan cuenta, señores obispos de donde sean, obispos católicos supuestamente, que la cosa ésa del proceso de no sé qué en Cataluña es una absoluta nimiedad que no debería merecer ni un minuto de su atención, ante la tremenda ruina moral de la que precisamente esa nueva realidad política de Cataluña pretende constituirse en la entidad política más avanzada del mundo en ese orden de corrupciones? ¿De verdad que no se dan cuenta? ¿No han podido percibir el grado de odio al catolicismo que respira todo ese proceso? ¿No han tenido oportunidad de ver por dónde van sus textos constitucionales y las instituciones y políticas que desarrollarán a partir de ellos? ¿A qué juegan ustedes? ¿A colocarse a la sombra del nuevo poder? ¿Por el bien de la Iglesia y de los fieles que ésta les encomendó? ¡Por favor, señores obispos, no jueguen con la fe y con la moral, que con esas cosas no se juega! Y la experiencia no es tan lejana que no queden todavía algunos que la sufrieron en sus carnes y puedan contárnosla de primera mano. Demasiado amarga como para no luchar decididamente contra su repetición.
Ciertamente el espectáculo que están dando ustedes, es deplorable. ¿Tan ciegos andan en eso que se dejan guiar por otros ciegos para ir todos a la fosa? Ignorancia, no pueden alegarla, puesto que es público y notorio lo que van a hacer los políticos apoyados por ustedes con tanto fervor “patriótico”. No hay que adivinar nada, puesto que no se esconden y además ya han empezado a poner en marcha acelerada su programa de ataque frontal contra la vida y contra la familia, imponiendo en la escuela la educación para la inmoralidad. ¿Y no se han sentido urgidos por nada ni por nadie para denunciar ese despropósito? Si no se sienten capaces de frenarlo, señores obispos, al menos deberían denunciarlo con todas sus energías. Pues no, no sólo no han denunciado esa corrupción política, sino que hacen todo lo que pueden por caerles bien a los peores enemigos de la fe y de la moral y congraciarse con ellos. ¿Se están haciendo los tontos o se están haciendo los listos? ¡Patético!  
La verdad es que si los obispos de Cataluña se movilizaran por lo que les es propio, por la defensa de la fe y de la moral católica, serían los políticos los que irían tras ellos por los votos que podrían arrastrar si fuesen percibidos por los fieles y por muchos otros que no lo son, como valientes guardianes de los valores que mantienen sana la sociedad y cuya defensa forma parte sustancial de su ministerio. En cualquier caso, los suficientes votos para que la balanza se inclinase de uno u otro lado. Paradójicamente, haciéndose fuertes ante los políticos y plantándoles cara para poner freno a sus desmanes en vez de arrodillarse ante ellos, serían mucho más respetados y temidos por el poder político. Pero ¡es tan difícil ya luchar contra la indignidad episcopal!
Se mantiene en pie, retadora, una pregunta inquietante: ¿Cómo se explica que teniendo los obispos tanto poder frente a los políticos, consientan que éstos los humillen de forma tan vergonzosa? Los políticos avanzando sin freno, saliéndose con la suya en todo y por todo; y los obispos retrocediendo hasta culminar triunfalmente su heroica conquista de la nada. ¡Sin presentar batalla! ¿Sin presentar batalla? Postrados de hinojos para que sus enemigos los usen como escabel de sus pies.
No otra cosa es la heroica nota de los obispos de Cataluña: una postración más. Hasta que esos enemigos de la Iglesia que han criado a sus pechos, no acepten ya ni siquiera sus deposiciones más halagüeñas, y sean ellos quienes los depongan en virtud del nuevo poder: por no considerarlos dignos ni siquiera de ser el escabel de sus pies.
Virtelius Temerarius

49 comentarios:

  1. Los obispos de Catalunya han optado por ponerse a favor de la división, del enfrentamiento, en vez de unir. ¿Por qué es malo hablar de la unidad de España y en cambio es bueno de hablar del referendum o mejor dicho,del plebiscito de independencia? ¿Es que no somos pueblo de Dios los que no somos independentistas? ¿Somos catalanes de segunda? Sí, los somos, de hecho siempre lo hemos sido, por mucho que aquel señor dijera aquello "Son catalanes todos los que viven y trabajan en Catalunya"; para lo que les conviene sí pero en realidad siempre han considerado que ellos son "els amos i els altres a treballar i a callar".

    ResponderEliminar
  2. Grandioso articulo, no le falta ni una coma Virtelius.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la corrupción del PP y del PSOE garantes de la unidad de España no dice nada Virtelius. Que extraño.

      Eliminar
    2. De acuerdo con los anónimos de las 10,12 y de las 0,29.
      No sé que fragancia debe tenr la " deposición tan finamente tratada, irónicamente del Virtelius Temerarius.
      Debe ser una temeridad acercarse....
      Supongo que los Obispos puedes expresar clegiadamente su opinión pastoral. Al menos concédales la libertad de expresión.

      Eliminar
    3. Al anónimo de las 19:17
      Dice usted: "Supongo que los Obispos pueden expresar colegiadamente su opinión pastoral. Al menos concédales la libertad de expresión" ¡Faltaría más! No sólo los obispos, sino también los corruptores de menores y tutti quanti. ¿Pero quiere decir usted que en virtud de la libertad de expresión de los obispos he de coartar yo mi libertad de expresión para criticarlos? De la libertad nacen la santidad y el pecado. No es por tanto la libertad de los obispos lo que hace bueno lo que tengan a bien o a mal decir y hacer. ¡Qué lástima para los obispos que su libertad termine donde empieza la mía. Libertades en conflicto. Así que mientras ejerzamos cada uno nuestra libertad civilizadamente, la cosa va tirando. Sería de esperar además que los obispos ejercieran su libertad santamente. Si esto es mucho pedir, que sea pastoralmente. Y si aún esto es demasiado para los mitrados, que sea prudentemente.

      Eliminar
    4. A Ud no se le ha prohibido la libertad de expresión, pero la música de su crítica no se sostiene. Dice además que no ejercen la libertad santamente... Los obispos deben -según Ud.- permanecer mudos. No deben decir ni una palabra orientadora que no es lo mismo que un " lavado de cerebro". Un pueblo debe tener la libertad de decidir, y los pastores de la Iglesia pueden y deben acompañar y respetar las diferentes sensibilidades y opciones en "libertad".

      Eliminar
    5. Hay algunos comentarios de talante independentista que denotan una pobreza intelectual oceánica.
      Señores, ustedes pueden tener el sentimiento que quieran, pero alejen la estupidez de sus planteamientos y a todos nos irá mejor.

      Eliminar
    6. Al señor anónimo de las 11:36

      ¡Mire que son duros de mollera estos nacionalistas! Yo no he dicho en ningún momento que los obispos tengan que permanecer mudos. De lo que me quejo es precisamente de que se dedican muy intensamente al "lavado de cerebro" también en su infausta nota. Es que dicen que respetan las diferentes sensibilidades, porque efectivamente lo dicen, pero casualmente se decantan por una sola: la independentista (¡pero no nombran la independencia ni el prusés ni el referendum para nada! ¡Qué buenas son las madres ursulinas, que nos llevan de excursión!). Porque, ¿qué pasa con la mitad de catalanes que creen que si hay división de España (y fuerte confrontación en Cataluña) eso no puede decidirlo sólo una parte de España sino toda ella?

      Claro, los obispos están por el derecho a decidir lo que digan y los que digan los políticos que hemos de decidir. Muy agudos, ¿eh?, muy agudos usted y sus obispos.

      Eliminar
  3. A Virtelius.....no le faltará una coma......però le sobra y mucho.....el odio que siente por Cataluña ! Paz y Amor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odio por Cataluña? Eso me recuerda que cuando querian imputar al honorable Pujol por lo de banca Catalana, salio al balcón de la Generalitat a decir: "Eso es una ignominia contra Cataluña?" Todo el abomine del referéndum,no ama a Cataluña... Anda ya!

      Eliminar
    2. Pues oiga usted, lo del odio a Cataluña, que no lo veo en ninguna línea ni en ninguna coma del artículo, si "se da", lo veo especialmente intenso en usted y en los que como usted odian profundamente a la mitad de Cataluña que les frena el delirio del prusés. Los que no estamos en su media Cataluña no odiamos a esa media Cataluña, sino que la criticamos e intentamos frenar sus delirios. Pero por lo general, SIN ODIO. Los de esa media Cataluña de la que usted es portavoz, están utilizando el odio como arma maquiavélica. Para ganar terreno, necesitan tener un enemigo (¿recuerda el mantra "Espanya ens roba?"), necesitan humillar a la otra media Cataluña usurpándoles el derecho a estudiar en su lengua o a etiquetar sus productos y sus establecimientos. Necesitan el odio como el pan que comen y el aire que respiran. ¿Ustedes hablando de odio? Recuerde, ustedes son sólo media Cataluña mal contada, pero con todo el poder político de su parte. El de Cataluña y desgraciadamente, también el de España. Porque por razones maquiavélicas, a España le va de maravilla mantener a media Cataluña contra la otra media. Y ayudar con todo el poder y con todos los medios a los que siembran el odio, al tiempo que abandonan de la manera más obscena e ignominiosa a la media Cataluña agredida. Pero bueno, sigan gritando: "Al ladrón, al ladrón"; porque ésa es la defensa más perfecta del ladrón.

      Por lo demás, yo creo que lo único que hace Virtelius en su artículo al que como usted bien dice no le falta una coma, lo único que hace es afearles a los obispos la feísima y pestilente conducta de ponerse al lado de la media Cataluña que les mola, la que tiene el poder y promete tener mucho más. E implícitamente, porque no hay otra, se ponen contra la media Cataluña perdedora. Es que, si no fuesen tan obispados, ya no serían obispos.

      ¡Ah, sí, paz y amor!

      Eliminar
    3. ¿Odio a Cataluña? Pero por favor, aquí los que llevan sembrando el odio desde hace más de 30 años son los catalanistas, que con Pujol a la cabeza, odian a España y a los españoles, es decir, también al 53% de la población de Cataluña que habla castellano. Se han reído, mofado, etc. de lo español como y cuando han querido. ¿Y hablan de catalanofobia? Cuánta hipocresía, es increíble, quines galtes!

      Eliminar
    4. Anónimo de las 0:29 aplíquese mi anterior comentario.

      Eliminar
    5. Típico discurso sectario propagado por TV3 y los independentistas: los que aman a Catalunya son los independentistas y los que no, odian a Catalunya.

      La verdad es muy distinta: todo el programa independentista está basado en la mentira, en el victimismo, en el odio a España, en el odio al cristianismo, con un proyecto de Constitución atea, abortista, homosexualista y totalitaria; en la confección de listas de adictos al régimen, en la prohibición o expulsión de los que no se sometan al régimen.
      Una total manipulación de los medios de comunicación, subvencionados desde la Generalitat, para que sólo den voz a los independentistas.

      Con un panorama así ¿alguien se puede creer que los políticos independentistas aman a Catalunya y a su gente?

      Eliminar
  4. Hacia el abismo...19 de mayo de 2017, 1:38

    La esencia del artículo:

    "...la verdadera emergencia que tenía que movilizarlos, no era de orden político, ni siquiera del orden económico que parece preocuparles tanto, sino de orden moral. La defensa de la familia está en una tremenda emergencia, y lo está también la defensa de la infancia, puesta ya por el poder político en manos de los más conspicuos corruptores de menores."

    Es la defensa de los principios innegociables de Benedicto XVI: vida, familia, educación y bien común. Y es lo que demanda en su carta de abril para luchar contra el ateísmo y el islamismo radicales, pidiendo que se asuma la postura que adoptaron tanto Polonia contra el nazismo y el comunismo, como la lucha de sus dos hijos, Wojtyla (Juan Pablo II) y el cardenal Wyszynski.

    Creo que la evacuación y deposición de la Nota de la Conferencia Episcopal Tarraconense es una simple compra de tiempo, pues estamos a unos 4 meses de la locura que decidirá el tándem de energúmenos Junky&Puchemon: elecciones plebiscitarias o referéndum unilateral. Y los 10 obispos y sus auxiliares serán los primeros en recibir el impacto de la violencia.

    Hay una cuestión que los obispos y los políticos catalanes saben: NO HAY DIÁLOGO en materia de soberanía nacional, pueblo español, Nación y Patria. Indialogable, innegociable.

    En efecto, así lo dice la Constitución española:

    Artículo 1
    2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

    Artículo 2
    La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles...

    Artículo 8
    1. Las Fuerzas Armadas... tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

    Y ya está escrita la Constitución republicana catalana que dirá lo mismo:

    Artículo 1
    2. La soberanía nacional reside en el pueblo de los Países Catalanes, del que emanan los poderes de la República.

    Artículo 2
    La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación de los Países Catalanes, patria común e indivisible de todos los ciudadanos de los Países Catalanes...

    Artículo 8
    1. Las Fuerzas Armadas... tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de los Países Catalanes, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

    Lo que implica que tendremos cinco conflictos -como mínimo- en ciernes:

    1. La independencia de Cataluña
    2. Valencia
    3. Aragón
    4. Baleares
    5. Cataluña Norte

    Con el agravante de que si la vía catalana unilateral triunfa (desconexión, transitoriedad), se aplicará internacionalmente: tendremos la descomposición de España por fascículos, pero también la de Europa y la de muchos países.

    De ahí la mayor virulencia del Ministerio Fiscal, cuando dice que se está llegando a una situación crítica de ruptura (secesión) y enfrentamiento (guerra civil), o que se dinamita la Constitución mediante actos ilícitos, ilegítimos, extravagantes, viciados de raíz...

    ResponderEliminar
  5. Una Nota con muchos agujeros19 de mayo de 2017, 2:22

    “el momento que está viviendo nuestro país en sus planteamientos de futuro”

    El libro de Joan-Lluís Marfany i García, excomunista y profesor en Inglaterra, titulado Nacionalisme espanyol i catalanitat. Cap a una revisió de la Renaixença (Edicions 62), muy interesante junto con El imperialismo catalán, de Enric Ucelay Da Cal.

    Afirma que la Renaixença (Víctor Balaguer, Bonaventura Carles Aribau y Manuel Milà i Fontanals) fue impulsora del nacionalismo español.

    Por lo que se debe de reformular a la baja la tesis nacionalista del documento Arrels cristianes de Catalunya, de 1985. El supuesto nacionalismo catalán sólo habría sido hegemónico en 1932-36, con el masónico partido ERC y de la mano del carisma de Macià. El segundo nacionalismo hegemónico fue de la mano de la CiU de Pujol (1980-2014), pero la primera ha desaparecido y el segundo está totalmente desacreditado.

    Arrels cristianes de Catalunya fue un documento que fue escrito por el obispo Carreras y aprobado por los obispos de la época, que estuvo sometida al golpe de 1981, el PSOE al poder en 1982 (cierre de la transición), la Loapa de 1983, la querella Banca Catalana de 1984, y el enfrentamiento Pujol-PSC/PSOE de 1985.

    Cataluña es una nación, una patria y un pueblo con poder autonómico, pero no es una Nación dotada de soberanía. España sí es también nuestra Nación, nuestro pueblo y nuestra Patria. En este sentido, tenemos doble adscripción o pertenencia, en mayor o menor intensidad, asentada por la historia, que no nos ha hecho ni moros, ni franceses... ni independientes.

    Nuestra lengua, en Cataluña, es doble, catalán y castellano, porque el español es lengua patrimonial propia, consolidada por el uso secular, y a la vez, útil lengua universal-global.

    Nuestra cultura ha cambiado del todo, está ya influida ultramayoritariamente por elementos de fuera de Cataluña (casi de los EEUU). Poco ya existe de estrictamente "catalán".

    Y viendo los casi 450.000 abortos acumulados, más los 100.000 embriones congelados, junto con los divorcios, emparejamientos y homosexualidad, pongo en duda de que Cataluña sea ahora católica, ni siquiera cristiana. Ha apostatado de facto, se ha demonizado.

    En cuanto al Pueblo de Dios, éste está conformado por la Iglesia Triunfante, Purgante y Militante. Cuando un católico muere, es un absurdo que deje de pertenecer al Pueblo de Dios, esto no es un Frente de Liberación Nacional del Pueblo de Dios. Los hay que están indebidamente politizados.

    ResponderEliminar
  6. Supongo, Virtelius, que lo que le pedía el cuerpo era decirles a los obispos "el nom del porc". Pero es mejor contenerse y en vez de dispararse en exabruptos, dejar salir por la válvula de escape esas finas alegorías para acabar diciendo que esta vez, ¡una más!, los obispos han hecho la gran cagada. Es su triste y penosa condición humana la que les ha empujado a hacer ese pestilente vaciado de tripas. El apretón era muy serio, porque como el prusés avanza imparable, no podían quedar ellos privados de sus glorias. ¡Qué boda sin la tía Juana! ¡¿Pero hacer esas cosas en medio de la iglesia?!

    ResponderEliminar
  7. Hace mucho tiempo que parece que han renunciado a anunciar el Evangelio y a poner freno a la decadencia moral de nuestra sociedad. Estamos sin pastores frente al Maligno que avanza imparable de la mano de nuestros políticos.
    San Miguel defiéndenos en la batalla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo lo que pasa es culpa de los Obispos.
      Y los laicos católicos en Cataluña (como viven su fidelidad matrimonial, como educan a sus hijos, sus actuaciones diarias son coherentes en: familia, trabajo, sociedad,...)con su fe.
      Dónde esta el testimonio laical y cualificado del Evangelio en medio de la sociedad.
      Los Obispos hacen lo que pueden (si parte del clero y buena parte de los laicos) son descafeinados después no colguemos las culpas de como esta todo a los Obispos.
      Por la misma regla de tres viendo como esta la España católica los Obispos españoles también callan en los mismos temas.

      Eliminar
    2. Anonimo de las 10:24 No sé de donde es Ud, pero si es de Cataluña y viaja un poco, vera que lo laicos de Cataluña, viven, educan y actúan como los del resto de España y si no es de Cataluña, le invito a que venga y como todos los que así lo hacen comprovará Ud. que la mayoría de milongas que cuentan , no son ciertas. Sobre Cataluña, se miente bastante más de lo que se escribe y algunos de Germinans y en Germinans y en otros medio, no tienen perdón de Dios, por la ligereza con que escriben.

      Eliminar
    3. No se dice que todo sea culpa de los Obispos, sólo se señala su responsabilidad por lo que atañe a su misión pastoral. En este artículo se está tratando esto, no otros aspectos de la crisis eclesial y social.

      ¿Para defenderlos hay que recurrir a lo que hacen los Obispos españoles? ¡Vaya consuelo!. Pero al menos en España, hay algunos Obispos que combaten públicamente, proféticamente, contra el ataque devastador, institucionalizado y sin precedentes contra la naturaleza humana: el aborto, la procreación artificial, la eutanasia, la ideología de género. Me alegraría mucho saber que en Catalunya lo hace alguno.

      Eliminar
  8. Más que la cobardía, lo que más me asombra es la torpeza.

    ResponderEliminar
  9. son los obispos del odio que apoyan la guerra civil que ya están anunciando los del procés, la ANC e incluso varios alcandes y políticos prucesistas. Bravo, obispos, quereis una cataluña con chekas y asesinados en las cunetas. Pues a este paso lo vais a consegiuir. Pero os aseguro que los católicos no nos vamos a lovidar de todo esto y os señalamos, ya como culpables.

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Cierto.

      El catalanismo moderno empieza con Almirall, catalanismo ateo independentista y republicano (Lo catalanisme), y Mons. Torras i Bages, catalanismo católico regionalista (La tradición catalana).

      Los otros dos grandes momentos históricos del catalanismo son Macià (ERC) y Pujol (CiU), a quien le toca un período de penitencia, como Manasés, David y Salomón.

      La nueva o renovada política (Colau, Junqueras) carecen del carisma de ambos.

      Eliminar
  11. Las razones de los Obispos:
    https://youtu.be/uNLzVAHDFts?list=PLb8R7YxmZHHWx1pAZdc0V4OiJhRsy7sBQ

    ResponderEliminar
  12. Cita del artículo: " ¿Cómo se explica que teniendo los obispos tanto poder frente a los políticos, consientan que éstos los humillen de forma tan vergonzosa? Los políticos avanzando sin freno, saliéndose con la suya en todo y por todo; y los obispos retrocediendo hasta culminar triunfalmente su heroica conquista de la nada. ¡Sin presentar batalla! ¿Sin presentar batalla? Postrados de hinojos para que sus enemigos los usen como escabel de sus pies."----------------. Contesto yo que estoy perfectamente de acuerdo con Virtelius Temerarius, en este párrafo. Los obispos no pueden abstenerse del Nacional-Catolicismo. Aquí faltaría una reprimenda papal pero todavía no se oye nada. Se han limitado a "nacionalidad" que también lo lleva La Constitución pero hubiera sido más cristiano no decir nada. El silencio es más elocuente en ciertos casos. El problema grande lo tenemos en las leyes inmorales que aprueba esta pretendida independencia, no en la separación de España, si fuera solo este el problema, la separación, y la Independencia mostrase leyes más cristianas, ¡¡bendita serias Independencia!!. SG:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel Angel López19 de mayo de 2017, 12:46

      Estimado Mossen Custodio,
      Me solidarizo con Usted, en su valiente carta dirigida a los Obispos Catalanes, con motivo de su tristemente declaración sobre los asuntos de carácter político, y no es de su competencia. El inmiscuirse en tales temas tan graves como son los relacionados con el independentismo Catalán manejado por los partidos separatistas, que no representan el sentir de la inmensa mayoría del pueblo Catalán, que se considera español, como catalán, porque no se puede separar de la Historia de Esapña, a Cataluña, que esta fundada desde hace más de 2000 años, bajo el mismo derrotero que los pueblos que configuran lo que hoy es España. Basta con recordar tres efemérides:
      1) El Tercer Concilio de Toledo, que comenzó el 7 de abril del 589, y en el que Cataluña, no en la forma actual, si no como la región Tarraconense, ver el link:https://es.wikipedia.org/wiki/Formaci%C3%B3n_territorial_de_Espa%C3%B1a
      2) La Reconquista en la que D. Jaime el Conquistador, rey de Aragón y del Condado de Cataluña, lucharon hombro con hombro TODOS los españoles por echar a los sarracenos de España.
      3) La reciente y tristemente Guerra Civil del siglo XX, que Cataluña, fue el última resistencia de la república, ante el triunfo nacional.
      Y podríamos enumerar, toda la historia de Cataluña desde la era de los Tartesios, Fenicios, Romanos, Godos, Sarracenos, Trastamara, Austria y actuales Borbones, y no hay un sólo resquicio de separación de Cataluña de España.
      En fin, felicidades por su valentía Mossen Custodio, y mantengo la esperanza de que algún Obispo de Cataluña a título personal se desmarque de dica Declaración que han hecho todos los Obispos.
      Sinceramente suyo en Jesús, María y san José,

      Miguel Angel López.

      Eliminar
    2. Cierto.

      España empieza como Hispania, como territorio administrativo descentralizado de primer nivel en el período bajorrepublicano romanol, y la Tarraconense luego acto seguido y de segundo nivel.

      Eliminar
  13. Impecable, Virtellius. El cantar las verdades del barquero tiene distintas melodías, tantas cuantas formas de dicción. Uno hace tiempo que se ha encontrado con la mentira constante de determinados clérigos y monjas, con la humillación constante de niños y padres, con la negación de igualdad de oportunidades para jóvenes. En nombre de Cristo, nada menos. Hasta ahí llega la blasfemia infame.

    Pero, pese a los consejos de algún confesor, he llegado a la conclusión de la necesidad de llamar las cosas `por su nombre. Sea vuestra palabra sí sí, no. no. Y la indicación ante la llegada de Bartolomé: He aquí un nombre sin doblez ni engaño.

    La carencia de doctrina de los obispos y cardenal de acá es escalofriante. Y a falta de doctrina, la imposición, la descalificación. A usted mismo le llaman hoy mal catalán u odio al catalán. Nada menos. Ante esas estupideces cretinas --son sustantivos y adjetivos que remiten a falta de inteligencia--, yo los envío a donde los remiten los italianos en frase calcada del español, el pecado de sodomía, o donde los envían los valencianos en expresión que oí en el CIR (campamento de reclutas de Marines, cerca de Liria: al pecado solitario. ¿Que dicen que odias porque defiendes a los débiles? ¿Que te llaman talibán por recordar lo que dice la doctrina social de la Iglesia? Pues eso, vayan allá donde dicen los italianos en referencia al pecado de sodomía, en expresión calcada del español, o donde los valencianos mandan a los necios.

    No sólo no tienen ningún razón los obispos de la Tarraconense, sino que ni siquiera hay alguien que haya salido en su defensa con un argumento atendible.

    Por tanto, si no hay razón evangélica (como usted paladinamente expone las urgencias evangélicas aquí, del Pirineo al Ebro, ni están ni se les esperan), ni teológica, habrá que pensar en premuras humanas, las que usted enhebra.

    No hace falta mucha imaginación para columbrar el desarrollo de los hechos: el arzobispo Pujol aprovecha la misa montserratina (el día de la Virgen y junto a Soler, el prior y demás separatistas militantes) echa su filípica. Juega en campo propio. Puigdemont, que ha fracasado enm Marruecos, agradecerá el capotazo. ¿Pedirá para mí el Cardenalato, quizá piense? Por supuesto, hay que difundir la filípica (no prostituyamos la labor predicadora llamándola homilía). Y la filípica se extiende. Y llegan los primeros castañazos ante semejante necedad, ante humillación y mentira tan gruesa, ante invitación al odio tan poco velada. (Ya llamaremos talibanes y faltos e caridad a quienes lo pongan de chupa de dómine, que los habrá)

    Pero la bola crece. Pujol llama a Vives, el secretario de la Tarraconense. Y Vives a Sistach: Hem de fer alguna cosa. Tornem-hi a Arrels. Aquest soroll s´ha de acabar. Pensat i fet. Romá, Francesc, Agusti y tutti qaunti: hi ha reuniò a Tiana. Hem de fer costat al arquebisbe. Ja tenim preparat el texte.

    El brebaje produjo la evacuación, la deposición.

    Estoy ansiando leer algún documento que argumente en defensa del escrito en cuestión. Sería la mejor forma de llevar el debate a su estado natural: la moral, el derecho, la historia. Seria la mejor forma de acabar con una mentira que está enquistada como un cáncer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo esencial de su comentario son las graves carencias teológicas, históricas y jurídicas de los actuales obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense.

      Solucion: cura fácil, sólo hay que leer.

      Eliminar
    2. Le tengo dicho, en mas de una ocasión, que no anda falto de razón. Pero es lastima que a veces use ese lenguaje tan grosero. Eso que dice de los valencianos y los italianos, a mi modesto entender, sobra. Sobnra en una persona educada.

      Eliminar
    3. Dígalo claro Sr. Valderas,FER la Ma CHÉ!

      Eliminar
  14. Anonimus Cabreadus19 de mayo de 2017, 14:31

    Yo estoy con el Sr. Temerarius SIEMPRE!!!

    ResponderEliminar
  15. Totalmente de acuerdo con el sr.Valderas.El CRETINISMO esta a unos niveles ALARMAMTES em esta REGION ESPAÑOLA!

    ResponderEliminar
  16. AL ANÓNIMO DE LAS 10:12

    Si no he entendido mal, a Virtelius le importa un comino la corrupción económica, sea de quien sea. Porque no es ése el mal contra el que lucha, y porque considera que los obispos ni siquiera tendrían que haberla nombrado en su nota (aunque fíjese que no nombran la de Cataluña, sino la de España. ¡A que son listos!). Ni nombrarla, porque ante la espeluznante corrupción moral que nos atenaza, la currupción económica no deja de ser una fruslería. Y claro, preocuparte de los desconchones de la pintura cuando es todo el edificio el que amenaza ruina, es de una inconsistencia indigna de gente tan avispada.

    ResponderEliminar
  17. ARCÁNGEL MIGUEL

    PARA SUS EMINENCIAS Y LOS QUE TENGAN ALGUNA DUDA...

    DAD GRACIAS AL SEÑOR, PORQUE ES BUENO, PORQUE ES ETERNA SU MISERICORDIA.

    MEJOR ES REFUGIARSE EN EL SEÑOR QUE CONFIAR EN EL HOMBRE, MEJOR ES REFUGIARSE EN EL SEÑOR QUE CONFIAR EN LOS NOBLES. SALMO 117, 1. 8-9

    IN NOMINE DOMINI, AMÉN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. falta el al.leluia!!! Es pasqua!

      Eliminar
  18. Excelente artículo. “Se mantiene en pie, retadora, una pregunta inquietante: ¿Cómo se explica que teniendo los obispos tanto poder frente a los políticos, consientan que éstos los humillen de forma tan vergonzosa?”

    La posible misteriosa respuesta: “Atrapados en la ratonera de su enfeudamiento con el nuevo mesías que están esperando, al que le están allanando todos los caminos”

    Sería deseable tener más información.

    ResponderEliminar
  19. Mucho me temo que por decir verdades como puños os van a mandar a GALERAS(a los mosens discolos y a nosotros nos van a EXCOMULGAR por daros apoyo. El Moretó ya debe afilar los CUCHILLOS,jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mas q cuchillos nos prepara la HOGUERA!!!

      Eliminar
  20. La ola contra la antropología humana con leyes inicuas va en aumento, es preciso que la Iglesia responda a este desafío, es urgente una respuesta para reconstruir lo humano. Y para que los católicos podamos afrontar la presión de todo orden que sufrimos hay que dar formación a los fieles en la doctrina social de la Iglesia.

    Señores Obispos, no abandonen al rebaño!!!

    ResponderEliminar
  21. Estoy convencido de que esta NOTA de los obispos de Cataluña ha marcado un punto de inflexión.

    Después de esta providencial e infortunada NOTA, las cosas ya no serán iguales ni en la Iglesia que milita en Cataluña, ni en el resto de la sociedad catalana.

    Es que la NOTA ha dejado bien claro que la sociedad catalana está dividida en dos; cosa que se suele obviar. Que el poder está descaradamente a favor de una mitad, y empedernidamente contra la otra mitad. Y que la jerarquía eclesiástica (es decir los obispos) están como un solo hombre en favor de la mitad que está con el poder.

    Y ha quedado claro, a partir de esa NOTA, cuál es el nivel de descaro, osadía y desvergüenza de los obispos promotores, y cuál el nivel de cobardía de los que no estando en el ajo del independentismo, han firmado junto a los promotores esa infame NOTA.

    Y finalmente ha dejado en pésimo lugar a esos obispos; en especial a aquellos cuyo posicionamiento nacionalista estaba en incógnita por ser nuevos. Especialmente Omella. El pobre ha quedado colgado de la brocha. Totalmente desacreditado ante el clero y los fieles que consideran una traición a la mitad del rebaño, pronunciarse inequívocamente a favor de los derechos espurios de la otra mitad. Al firmar esa infame NOTA, Omella ha perdido toda su autoridad moral. Si alguna le quedaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omella ha quedado como el auxiliar de Pujol. Para esto da igual los auxiliares que le nombren. Hasta podían pensar en darle cargo a Pilar Rahola, ya representante en el Domund.

      Eliminar
  22. En vez de PASTORES de ALMAS parecen MASCOTAS del PUJOLET y SOR FERRUSOLA.

    ResponderEliminar
  23. GERMINANS...de pena y da pena.
    Les felicito por seguir tan literalmente el Evangelio de Jesús de Nazaret.

    ResponderEliminar
  24. Y D. Enrique Benavent, el de Tortosa, con la parte más populosa de su diócesis en la comunifad Valenciana... Qué carota más dura. Pastores de todos? Que venga Dios y lo vea!

    ResponderEliminar
  25. Eso eso, q venga Dios i lo vea ,!
    Por cierto me uno a las felicitaciones por haber sido nombrado Cardenal Mns.Juan José Omella.

    ResponderEliminar
  26. ¿No habrá sido la NOTA en cuestión el mérito definitivo de Omella para conquistar el capelo cardenalicio? Su invocación reiterada a la COLABORACIÓN con las autoridades (para no ponerles trabas a su empedernida corrupción de la sociedad) ha tenido que ser uno de sus principales méritos. Porque eso se lleva mucho en la alta jerarquía y se gatifica muy bien. Es lo que tiene el arte de adaptarse al medio. Ése es el Evangelio líquido de la modernidad eclesiástica.

    ResponderEliminar