domingo, 23 de abril de 2017

Los curas, los frailes y las monjas también rezan

La verdad es que cada vez es más difícil encontrarse con curas, frailes y monjas que “también” rezan. El activismo los ha transformado de tal modo que, pobres, ya no les queda tiempo para rezar. Me cuesta imaginarme rezando a sor Caram, a sor Molins o a sor Forcades, “monjas con discurso propio”, que dice La Vanguardia. Su “apostolado” mediático posiblemente no les deja tiempo para eso. Lo más importante para ellas es servir a su original discurso, entregándose a él en cuerpo y alma. Y esos discursos con el activismo frenético que los acompaña, no dejan tiempo para la oración. Y qué decir de las que son de clausura y deberían rezar en comunidad. Éstas, tan absorbidas por el mundo, difícilmente encontrarán tiempo y recogimiento para sus rezos.
Ni me imagino tampoco rezando a esos curas tan creativos y tan imaginativos que hacen de la misa una cosa muy suya; sin nada que ver con los cánones, por supuesto; sin nada que ver con lo que entendemos por misa la mayoría de los católicos. Son sus misas de diseño, con las que tienen la oportunidad de actuar y lucir su originalidad. No consigo imaginármelos rezando. No, no los veo.
Y yéndome al extremo contrario, tampoco soy capaz de imaginarme a la Madre Teresa de Calcuta de otro modo que con una vida de oración muy intensa, con una fuerte unión con Dios. De otro modo es imposible entender tanta fuerza de espíritu y de acción. Precisamente ella les pedía a los sacerdotes y a los obispos y cardenales más oración, más unión con Dios para vivificar su sagrado ministerio.
Es cierto que no ha parado de crecer el número de curas, frailes y monjas que no pueden dedicar a la oración ni siquiera ese tiempo que tiene tasado la Iglesia: el de los oficios. Sus quehaceres se han ido mundanizando y se los han ido tragando, hasta el punto de que no les dejan tiempo ni ánimo para la oración. Son cada vez más; y se les nota que les falta esa vida espiritual y esa vitalidad.
Por eso me sorprende extraordinariamente y me impacta ver alguna vez algún cura en el tren rezando sus oraciones. Mucho más me ha impactado cuando algún cura con el que he viajado en avión, me ha invitado a acompañarle en sus rezos. En voz baja para no molestar a los demás pasajeros; pero no tan baja como para que no puedan ver los de los asientos próximos, que estamos rezando. Son de esos curas a los que les importa que se les identifique como curas. ¡Y qué mejor que rezando cuando toca! Un bálsamo para el alma alternarme con el cura en el rezo del breviario. Curas valientes, orgullosos de ser curas.
Hoy es más fácil ver a un musulmán que a un cura rezando en la calle, aunque sea con toda discreción: sin ostentación (que a veces tiran por ahí los musulmanes, para que se les note cómo se nos imponen), pero sin disimulo (una tentación más propia de los católicos). Lo que está de moda, desde hace ya más de medio siglo, es disimular que se es sacerdote o monja. Y si el disimulo empieza en el hábito, ¡cómo no iba a continuar en la oración! En efecto, he visto sacerdotes rezando discretamente en lugares públicos; pero no he tenido la suerte de ver a ninguna monja haciendo lo mismo. Algunas de las que no llevan hábito, llevan colgada del cuello una cruz: también discreta, pero visible. Pues bien, no he tenido la suerte de ver a una de éstas en el tren (cuando hacía más de 100 km. diarios en este transporte) haciendo sus oraciones. Probablemente las haría en comunidad en el convento.
Por cierto, ¡qué bueno sería que existiese un lugar bien céntrico en Barcelona donde todos los días se rezase el breviario, de tal modo que pudieran sumarse los curas a los que les coincidiesen la voluntad, el tiempo y la oportunidad! Poder rezar en comunidad: una necesidad más imperiosa que poder desayunar o comer en comunidad, que también sería excelente.
El caso es que siente uno una corriente de aire fresco cuando llama por teléfono a un cura amigo, y éste le responde: te llamaré más tarde, que estoy rezando los oficios del día. Y la verdad es que notas en seguida cuándo estás ante un cura que reza, o ante uno que no reza. Es que el no rezar empobrece tremendamente a un religioso: porque ése es un efecto inevitable del abandono de la oración, y porque aparca uno la enorme riqueza de los textos del breviario. Y se nota, se nota el empobrecimiento del discurso.
Y si ciertamente se les hace muy cuesta arriba rezar el breviario por la acumulación de trabajo pastoral, ¿cuántos recurren a la alternativa del rosario, para el que no dependen de ningún libro? Si hiciésemos una encuesta para saber cuántos sacerdotes y monjas rezan habitualmente el rosario, nos estremeceríamos. ¿Qué podemos esperar si tiempo hubo en que el rosario estaba proscrito en los seminarios, y quien lo rezaba lo hacía clandestinamente?  
En fin, que en vez de lamentarnos por la multitud de curas, frailes y monjas que ya no tienen tiempo para rezar, alegrémonos de los que no han abandonado la oración, porque la fuerza que ésta les da, se irradia en toda su actividad apostólica. Demos gracias a Dios por los curas, frailes y monjas que también rezan.
Cesáreo Marítimo

33 comentarios:

  1. Suscribo totalmente el argumento de que la oración es importantísima. Lo es para religiosos y para laicos. Si embargo, tengo mis dudas de que se deba hacer ostentación de ello en lugares públicos (calles, plazas...): ¿no dijo Jesús que la mano izquierda no sepa lo que hace la derecha? Aunque desde luego que la prepotencia de algunos musulmanes nos empuja a mirar de hacernos más visibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que Cesáreo se refiere a un sacerdote o a una monja que rezan el oficio con el breviario en las manos o el rosario por la calle.

      Eliminar
  2. Agradezco enormemente a G.G. que empiecen la semana con estas atinadas reflexiones de don Mariano "Marítimo".

    Espiritualmente, es mucho más provechoso que las acostumbradas (hasta ahora) filípicas de Prudentius, que en el fondo no eran más que estériles pataletas.

    Gracias, don Mariano, por su escrito. Es para mí el modelo de laico comprometido.

    ResponderEliminar
  3. Entre los sacerdotes que conozco, incluso mayores, lo más común hoy día es rezar la Liturgia de las Horas en el teléfono o la táblet, algo que resulta mucho más cómodo pero que también pasa más desapercibido.

    ResponderEliminar
  4. MONTARAZ de SOLSONA23 de abril de 2017, 22:44

    Magnífica reflexiom la suya Sr.Maritimo.Por lo que se refiere a las MONJAS que a NOMBRADO pienso yo que con el DISCURSO que llevan REZAR REZAN pero no a DIOS sino al DIABLO

    ResponderEliminar
  5. Creo que Cesáreo ya ha comentado bastante. Algo próximo lo tenemos con la Teología de la Liberación. Los religiosos se dedicaron a promocionar socialmente a sus fieles, pero no los evangelizaron porque no rezaban, ese vacío lo han ido ocupando las sectas evangélicas- Aquí ahora tenemos a estas 3 monjas mediáticas, que sin lugar a dudas les debe quedar muy poco tiempo para rezar. Es dramático ver vestida de payaso a Viky Molins a sus 80 años. Y decir multitud de disparates: la Forcades de una forma muy sibelina. A la Caram cada vez que sale en algún plató de tv con hábito, porque sinél no es nada.
    Un periodista le preguntó a la Madre Teresa de Calcuta cómo consentía que sus hijas se levantaran a las 4 de la mañana para hacer 2 horas de oración y después la misa. Ella le respondió que si no fuera así, ak cabo de una semana se hubiesen ido, ya que durante el día debían vivir situaciones muy duras, y la oración les daba fuerza para seguir adelante.

    ResponderEliminar
  6. La oración es el alimento de la fe. Si no rezamos, la rutina propia de lo mundano, termina fagocitando la fe, una fe debil, victima de la inanición por falta de alimento.
    Lo se por experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien. No hay más que decir.

      Eliminar
  7. Mística y apariciones24 de abril de 2017, 2:30

    La oración es muy necesaria cuando acontece el fenómeno místico.

    En Barcelona tenemos un mínimo histórico de dos supuestos profetas con apariciones celestiales. Actualmente, hay supuestamente dos más, como mínimo, en curso.


    1. Ermita del REMEI, en Sant Vicenç dels Horts (20 km de Barcelona) se apareció la Virgen desde 1960 al supuesto vidente Jose Casasampere. El Arzobispo de Barcelona envió a tres jesuitas para que le informaran. Estos murieron en los años noventa y hasta su muerte confirmaron las apariciones, que se han guardado en silencio por la Iglesia (el arzobispado de Barcelona) hasta el día de hoy.

    La Virgen María le comunico al vidente, oído por los jesuitas Francisco de Paula Sola y Bartrina, que el Aviso previsto en Garabandal sucedería.

    A la muerte sucesiva de los tres jesuitas, hubo una dispersión, pero un pequeño grupo siguió subiendo a la ermita.

    La Virgen supuestamente dijo: "Si hacéis oración en mi montaña, aquí también lo haré". También "Habrá un día en que no cabréis".

    Referente a la inundación en Barcelona, dio este mensaje:

    "Rezad por Barcelona, pues yo quiero que también se salve" [Barcelona aloja la Virgen de la Merced]


    2. La Virgen de Lurdes de CAN CERDÀ y la vidente Pepita Pugés.

    Su historia y mensajes se puede hallar aquí:

    http://forosdelavirgen.org/381/virgen-de-lourdes-de-can-cerda-espana-11-de-noviembre/

    Entre otros supuestos mensajes, dejó éste interesante:

    “Vengo para salvar a Barcelona y a Cataluña especialmente, y con ellas también a España y al mundo entero”.

    Parece que cuando sea aprobada por el arzobispado de Barcelona, tendremos un segundo Lurdes, con agua milagrosa.

    En uno de los dos lugares dejaron estas dos revelaciones encadenadas:

    - Cataluña es el lugar de España que menos se reza

    - El mal entrará en España por Cataluña [¿por qué? porque es el lugar que menos se reza y va a misa, y que menos se respeta la verdad]


    3. También está la aparición prodigiosa, en la Barcelona del siglo XVII, de la Virgen de la Ayuda, cuyo Santuario está en la calle de Sant Pere més baix, 18, bajo los capuchinos.

    Su historia, muy sencilla, muy amorosa con los pobres y espectacular a la vez. Son las mejores apariciones, cuando se basan en gestos, sin palabras:

    http://forosdelavirgen.org/524/nuestra-senora-de-la-ayuda-espana-2-de-febrero/

    ResponderEliminar
  8. Unos pastores que no cumplen con su deber24 de abril de 2017, 2:46

    "Me cuesta imaginarme rezando a sor Caram, a sor Molins o a sor Forcades, “monjas con discurso propio”, que dice La Vanguardia. Su “apostolado” mediático posiblemente no les deja tiempo para eso. Lo más importante para ellas es servir a su original discurso, entregándose a él en cuerpo y alma. Y esos discursos con el activismo frenético que los acompaña, no dejan tiempo para la oración. Y qué decir de las que son de clausura y deberían rezar en comunidad. Éstas, tan absorbidas por el mundo, difícilmente encontrarán tiempo y recogimiento para sus rezos."

    Es correcto y verdadero.

    Es intolerable que Sor Forcades todavía sea monja católica.

    Es dirigente y militante política, con un programa radicalmente ateo, anticatólico. Prueba:

    http://www.procesconstituent.cat/ca/manifest/documents-de-treball/alphaindex/continguts/other

    Desde el 2009, es partidaria de la sexodiversidad, el sacerdocio sexodiverso, y acusa a la Iglesia de patriarcal, machista y enemiga de la libertad sexual.

    Para la Madre Abadesa y el vigilante peculiar Mons. Agustí Cortés, obispo de Sant Feliu: la oración sacerdotal del Jueves Santo, que oró Jesús, vinculó la eficacia de la predicación con la unidad de los cristianos y de los católicos en especial.

    Y recordarles que, desde el punto de vista apocalíptico, verdad divinamente revelada, que la Iglesia debe de enfrentarse a todos los anticristos históricos hasta la lucha final contra el Anticristo, el falso profeta y satanás, debiendo de cumplir con celo tres misiones apocalípticas:

    1. Difundir la fe
    2. Intensificar la fe, con la justicia, el amor, la unidad y la paz
    3. Eliminar los poderes antidivinos obstaculizadores del Reino de Cristo con los santos

    La justicia del derecho canónico, como dijo San Juan Pablo II, es un acto de misericordia, incluyendo la excomunión, pues sirve al objetivo apocalíptico eclesial de 3. Eliminar los poderes antidivinos obstaculizadores del Reino de Cristo con los santos.

    De esa manera, se eliminan los escandalosos, los confundidores y los errados y equivocados. Estos no tienen cabida en la Iglesia, no tienen comunión visible, están incomunicados, pues han faltado el respeto debido a la Palabra, a Cristo-Esposo, a la Iglesia-Esposa, y a la unidad del Cuerpo Místico de Cristo.

    ¿Hasta cuándo hemos de aguantar a los perversos en la Iglesia?

    ¿Hasta cuándo hemos de soportar a los obispos omitentes de su deber?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Añadiría alguna pregunta más:
      ¿Hasta cuándo hemos de aguantar a cristianos que se pasan el día juzgando a los demás?
      ¿Hasta cuándo tendremos que soportar a personas, poseedoras de la verdad, que van lanzando anatemas a los demás y no ven la viga que hay en su ojo?

      Señor, danos la sencillez de las palomas!

      Eliminar
    2. Críticas eclesiales24 de abril de 2017, 12:58

      Es bueno juzgar y criticar, así lo dice el canon 212 del Código de Derecho Canónico, si su fin es mejorar lo bueno, eliminar lo malo y hacerlo con un mínimo de respeto, aunque implique la crítica profética jeremíaca.

      El Catecismo da dos indicaciones:

      1861 El pecado mortal es una posibilidad radical de la libertad humana como lo es también el amor. Entraña la pérdida de la caridad y la privación de la gracia santificante, es decir, del estado de gracia. Si no es rescatado por el arrepentimiento y el perdón de Dios, causa la exclusión del Reino de Cristo y la muerte eterna del infierno; de modo que nuestra libertad tiene poder de hacer elecciones para siempre, sin retorno. Sin embargo, aunque podamos juzgar que un acto es en sí una falta grave, el juicio sobre las personas debemos confiarlo a la justicia y a la misericordia de Dios.

      2497 Por razón de su profesión en la prensa, sus responsables tienen la obligación, en la difusión de la información, de servir a la verdad y de no ofender a la caridad. Han de esforzarse por respetar con una delicadeza igual, la naturaleza de los hechos y los límites el juicio crítico respecto a las personas. Deben evitar ceder a la difamación.

      Eliminar
    3. Estilo satírico, mordaz e irónico... para espíritus ultrasensibles para según qué24 de abril de 2017, 18:15

      Francisco José Fernández de la Cigoña reinvindica su estilo:

      "... escribe diariamente sus artículos de opinión sobre la Iglesia, en los que hace uso de un estilo mordaz e irónico, pero escrito siempre desde el amor a la Iglesia y el cariño a las personas que forman parte de ella. Sus comentarios ácidos deben enmarcarse siempre en la órbita de la sátira, desde el respeto y la adhesión a la jerarquía eclesiástica."

      Eliminar
    4. GG, y su doble vara de medir24 de abril de 2017, 19:59

      A vueltas con la ironía, la mordacidad, el respeto... y lo que dice el Catecismo: más arriba tienen los num. 1861 y 2497, citados por el anónimo de las 12:58.

      No puedo evitar pensar en cuando aquí se airea que cierto cura (al que tienen marcada ojeriza) fue expulsado del seminario por presuntas relaciones contra natura con otro seminarista. ¿Qué pretenden con eso? ¿Y donde queda el derecho al honor? ¿Han leído el Catecismo?

      Eliminar
  9. Yo creo que todo es necesario en la Viña del Señor, la oración y la acción. Más la primera que la segunda. Que si existe un orden de prioridades tal como el episodio de Marta y María lo especifica. Pero en los púlpitos no se oye gran cosa de que al cristiano le vendría muy bien rezar frecuente, más bien si se predica el "confesar" frecuente y esto dudo que lo aconsejara Jesús porque no sale en los evangelios. Creo que muchos sacerdotes se deberían confesar de haber aconsejado confesar demasiado y de no haber aconsejado casi nada de la vida de oración a los feligreses. Però el Clero Católico también veo que tiene una laguna intelectual no explotada literariamente y homilecticamente, es el tema de la Creación En 6 Días que se predica en solo 2 ocasiones al año: en las vísperas pascuales y en la Noche Buena. Y luego todos tan tranquilos que aquí no ha pasado nada y no se explica con más efervescencia que conviene creer en los 6 días literales pera meterle pata al Evolucionismo que es el Gran Enemigo. Tal vez me salgo de carril con mi tema favorito, el Darwinismo, bomba atómica anticristiana donde la haya, pero lo veo muy relacionado con la "oración", puesto que la plegaria es "contemplación" y para contemplar vale como elemento también la Creación en 6 dias. SG.

    ResponderEliminar
  10. GOYO
    "Son sus misas de diseño, con las que tienen la oportunidad de actuar y lucir su originalidad".
    Se ha comentado tantas veces que ya resulta cansino. Estamos hastiados de estos comportamientos que nos apartan de la oración y hace tambalear la fe de muchos católicos que no encuentran dónde agarrarse para seguir practicando la Fe que desde su inicio predica la Iglesia Católica. Ora y labora. Sabio consejo. Primero la oración para coger enegía y poder vivir como católico. Si rezáramos más, haríamos más. Que María Auxiliadora nos ayude.

    ResponderEliminar
  11. Stalin, a los altares24 de abril de 2017, 9:45

    Quiero comunicar que un grupo de fieles vamos a comenzar a trabajar para llevar a Josif Stalin a los altares.

    Aunque pueda sonar extraño, una revelación mariana privada afirma que en su lecho de muerte Stalin se arrepintió de todo el mal que había hecho, y deseó fervientemente haber sido católico toda su vida.

    Un arrepentimiento de una mala obra y mala vida tan grande, es realmente sobrenatural. Sólo un verdadero hombre de Dios es capaz de algo así. Por eso creemos firmemente en su ejemplo, modelo de cristiandad, aunque fuese únicamente en los últimos minutos de su vida. Dirijamos a él nuestras oraciones privadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mejor don es el de profecía (1)24 de abril de 2017, 13:27

      Le irá bien repasar el Catecismo sobre revelaciones privadas:


      --- La Iglesia reconoce las revelaciones privadas:

      67 A lo largo de los siglos ha habido revelaciones llamadas "privadas", algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia. Estas, sin embargo, no pertenecen al depósito de la fe. Su función no es la de "mejorar" o "completar" la Revelación definitiva de Cristo, sino la de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia. Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el sentir de los fieles (sensus fidelium) sabe discernir y acoger lo que en estas revelaciones constituye una llamada auténtica de Cristo o de sus santos a la Iglesia.

      La fe cristiana no puede aceptar "revelaciones" que pretenden superar o corregir la Revelación de la que Cristo es la plenitud. Es el caso de ciertas religiones no cristianas y también de ciertas sectas recientes que se fundan en semejantes "revelaciones".


      --- Los videntes, los que tienen alocuciones, mociones interiores, aparariciones y mensajes celestiales... son profetas, y lo mejor que le puede pasar a un fiel católico, según dice San Pablo, es buscar el espíritu de profecía que viene del Espíritu Santo:

      156 El motivo de creer no radica en el hecho de que las verdades reveladas aparezcan como verdaderas e inteligibles a la luz de nuestra razón natural. Creemos «a causa de la autoridad de Dios mismo que revela y que no puede engañarse ni engañarnos». «Sin embargo, para que el homenaje de nuestra fe fuese conforme a la razón, Dios ha querido que los auxilios interiores del Espíritu Santo vayan acompañados de las pruebas exteriores de su revelación» (ibíd., DS 3009). Los milagros de Cristo y de los santos (cf. Mc 16,20; Hch 2,4), las profecías, la propagación y la santidad de la Iglesia, su fecundidad y su estabilidad «son signos certísimos de la Revelación divina, adaptados a la inteligencia de todos», motivos de credibilidad que muestran que «el asentimiento de la fe no es en modo alguno un movimiento ciego del espíritu» (Concilio Vaticano I: DS 3008-3010).


      --- El mismo Catecismo recoge una revelación privada. Profecía procede del término griego profemí, que significa simplemente "hablar de parte de"... Dios:

      313 "En todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman" (Rm 8, 28). El testimonio de los santos no cesa de confirmar esta verdad:

      Así santa Catalina de Siena dice a "los que se escandalizan y se rebelan por lo que les sucede": "Todo procede del amor, todo está ordenado a la salvación del hombre, Dios no hace nada que no sea con este fin" (Dialoghi, 4, 138).

      Y santo Tomás Moro, poco antes de su martirio, consuela a su hija: "Nada puede pasarme que Dios no quiera. Y todo lo que Él quiere, por muy malo que nos parezca, es en realidad lo mejor" (Carta de prisión; cf. Liturgia de las Horas, III, Oficio de lectura 22 junio).

      Y Juliana de Norwich: "Yo comprendí, pues, por la gracia de Dios, que era preciso mantenerme firmemente en la fe [...] y creer con no menos firmeza que todas las cosas serán para bien [...] Tú misma verás que todas las cosas serán para bien" ("Thou shalt see thyself that all manner of thing shall be well" (Revelation 13, 32)

      Eliminar
    2. Hay que buscar el mejor don: el de profecía (2)24 de abril de 2017, 13:33

      --- Y el don de profecía, el mejor de todos (en las dos listas carismáticas: 1 Cor 12, 7–11; Rm 12, 6–8), porque es Dios quien habla a través de un fiel bautizado sencillo para el bien de todo el Pueblo de Dios:

      1937 Estas diferencias pertenecen al plan de Dios, que quiere que cada uno reciba de otro aquello que necesita, y que quienes disponen de “talentos” particulares comuniquen sus beneficios a los que los necesiten. Las diferencias alientan y con frecuencia obligan a las personas a la magnanimidad, a la benevolencia y a la comunicación. Incitan a las culturas a enriquecerse unas a otras:

      «¿Es que acaso distribuyo yo las diversas [virtudes] dándole a uno todas o dándole a éste una y al otro otra particular? [...] A uno la caridad, a otro la justicia, a éste la humildad, a aquél una fe viva [...] En cuanto a los bienes temporales, las cosas necesarias para la vida humana las he distribuido con la mayor desigualdad, y no he querido que cada uno posea todo lo que le era necesario, para que los hombres tengan así ocasión, por necesidad, de practicar la caridad unos con otros [...] He querido que unos necesitasen de otros y que fuesen mis servidores para la distribución de las gracias y de las liberalidades que han recibido de mí» (Santa Catalina de Siena, Il dialogo della Divina provvidenza, 7).


      --- Primero es la caridad sobre las otras dos virtudes teologales, fe y esperanza, pero lo segundo son los dones carismáticos del Espíritu Santo, y el primer don por excelencia es el don carismático de profecía:

      “Buscad la caridad; pero aspirad también a los dones espirituales, especialmente a la profecía. Pues el que habla en lengua no habla a los hombres sino a Dios. En efecto, nadie le entiende: dice en espíritu cosas misteriosas. Por el contrario, el que profetiza, habla a los hombres para su edificación, exhortación y consolación. El que habla en lengua, se edifica a sí mismo; el que profetiza, edifica a toda la asamblea. Deseo que habléis todos en lenguas; prefiero, sin embargo, que profeticéis. Pues el que profetiza, supera al que habla en lenguas, a no ser que también interprete, para que la asamblea reciba edificación” (1 Cor 14, 1 – 5).


      --- Ojalá que en Barcelona y Cataluña hubieran profetas y profetas... Dios nos hablaría y nos iría quizás de otra manera.

      Por cierto, la Jerarquía tiene protocolos para afrontar estos profetas para diferenciar, en lo posible, el profeta auténtico, el falso-farsante y el no verdadero, como así mismo el poder discernir sobre los mensajes y visiones (comisión de teólogos), además de protegerlos del ataque del demonio, de las presiones ambientales y de su propio inconsciente.

      --- Consejo de San Pablo en I Tesalonicenses 5:

      12 Les rogamos, hermanos, que sean considerados con los que trabajan entre ustedes, es decir, con aquellos que los presiden en nombre del Señor y los aconsejan.

      13 Estímenlos profundamente, y ámenlos a causa de sus desvelos.
      Vivan en paz unos con otros. 14 Los exhortamos también a que reprendan a los indisciplinados, animen a los tímidos, sostengan a los débiles, y sean pacientes con todos. 15 Procuren que nadie devuelva mal por mal. Por el contrario, esfuércense por hacer siempre el bien entre ustedes y con todo el mundo. 16 Estén siempre alegres. 17 Oren sin cesar. 18 Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús. 19 No extingan la acción del Espíritu; 20 no desprecien las profecías; 21 examínenlo todo y quédense con lo bueno. 22 Cuídense del mal en todas sus formas.

      Eliminar
    3. No sé de dónde habrán sacado esa revelación. Stalin, según quiernes estuvieron presentes en el momento del óbito, lo único que hizo fue señalar hacia arriba (según algunos, hacia el cielo, según otros a algún lugar de la habitación) y expirar con una horrible mueca en el rostro.

      Eliminar
  12. No sé si Sor Molins, Caram, Forcades y otros sacerdotes " rezan en la cantidad suficiente". Niego totalmente. Gratis affirmatur, gratis negatur. Afirmaciones gratuitas, de intenciones de sospecha personal de si rezan o no rezan son quizá juicios de valor que quizá no se corresponden a la realidad íntima de las personas criticadas. Seamos respetuosos con todos. No sé si el articulista reza más o menos...si fuera a en secreto. Sabemos que el trabajo, la actividad no es oración pero de alguna manera si, porque la entrega a la causa de Jesús, entre personas de todo género, ambientes difíciles, indiferentes etc, también el testimonio, la palabra y la presencia es de alguna manera " oración". No seamos tan críticos y taxativos. estas monjas y algunos curas " no rezan"... ¿^lo suficiente?. ¿Hay tasas, tiempos, grados, momnentos..?. Ciertamente y con tristeza hay que decir qué nuestra oración pierde calidez y constancia. Débiles y pecadores todos.

    ResponderEliminar
  13. Anónimus Cabreadus24 de abril de 2017, 13:11

    Stalin a los altares. Si hombre y de paso a Pablo Iglesias TURRION.Hay Dios mio como estamos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay que tienen sentido del humor, si no fuera que Stalin mató a 20 millones de personas...

      Eliminar
    2. Stalin mató a 20 millones de sus propios compatriotas,si no fuese que las comparaciones son odiosas FUE PEOR QUE Adolfo Hitler en cambio a Hitler y compañía se les trata de MONSTRUOS y es verdad,lo fueron,pero a Stalin aun hay algunos que lo ADORAN sacan fotos suyas por la calle etc...y nadie los CRIMINALIZA!!! en cambio a los NAZIS si!

      Eliminar
    3. El mayor genocida de entre todos los tiempos es la “sociedad occidental”, la de nuestros días, otrora llamada cristiandad. El genocidio se llama aborto. Salvo un reducido número de fieles que siguen siendo católicos, la inmensa mayoría de los que se dicen creyentes en la Iglesia, laicos, clérigos y Obispos, han apostatado.
      ("¡No hay que estresar al pueblo de Dios, pobrecito!")

      Eliminar
  14. Se puede rezar cada día toda la liturgia de las horas y en cambio que la oración no dé fruto. Porque en realidad no se está rezando. Para orar hemos de tener la actitud adecuada, es decir ponernos ante el Señor en completa humildad, buscando solo su voluntad. La monjas y monjes de clausura rezan toda la liturgia y conozco sacerdotes que rezan las horas principales. Y aún así, algunos de ellos no están rezando, porque se acercan a Dios con prepotencia. Se dirigen a Dios, exigiendo sus derechos, como si Dios tuviese que estar a su servicio y no al revés.
    Aquí, creo yo, que radica el principal problema en nuestra iglesia, no es que las monjas y sacerdotes no recen, es que rezan mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen los místicos que la mejor oración es la de corazón, y significa tener la conciencia de que somos criaturas frente al Creador, con todo lo que representa ello...

      Ver cómo orar en el Catecismo, es su mejor parte.

      Evitar absolutamente toda Nueva Era: mindfulness, yoga, zen, eneagrama, meditación transcendental, oraciones y meditaciones budistas e hinduistas, regresiones, psicoanálisis... todo esto conduce hacia la pérdida de la fe católica...

      Se pueden usar, eso sí, y con sus límites, las técnicas científicas psicológicas (por su neutralidad) de meditación, relajación y concentración: son sencillas y breves, y sólo controlan respiración, corazón, ideaciones...

      Eliminar
  15. Solo copio; El cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, ha señalado que “los obispos y sacerdotes que no destinan un tiempo a comparecer ante Dios desde la soledad, el silencio y la oración corren el riesgo de morir en el plano espiritual o, al menos, de secarse interiormente”.

    Es decir MATAN SU ALMA. Recemos por tantos religiosos, sacerdotes y hermanas ,monjas (de clausura) ya con el alma muerta,

    ResponderEliminar
  16. Quisiera saber,hablando de rezar,a veces el Sr.picazo dice:RECE que REZO,esto esta BIEN DICHO O NO.

    ResponderEliminar
  17. El nacionalismo ciego
    en la esglesia catalana
    hace tiempo puso un huevo
    que es una eclosión pagana
    entre una parte del clero.
    Triste realidad ufana
    sobre gran parte del pueblo.

    José de La Roda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace ya muchos años
      con intrigas y apaños
      La gallina catalana
      Se la llevaron a Castilla.
      y ¡Oh qué maravilla!
      Allí los huevos se quedaron
      y aquí todos suspiraron
      y todos esperaron.
      ¿Volverá a su gallinero una día?
      Comeríamos los huevos con alegría.

      Eliminar
    2. El clero catalanista,
      del dragón víctima antaño,
      en el fiemo localista
      hundido para su daño,
      al ídolo da su culto
      y se abraza con la fiera
      que responde con insulto
      y amenaza con la hoguera.

      José de La Roda

      Eliminar
    3. Boníssim, anònim 9:36!!

      Eliminar