domingo, 26 de marzo de 2017

Estado de la reforma del Papa Francisco (II)

Segunda entrega de las tres, sobre las nueve prioridades en la reforma de la Iglesia que el Papa Francisco presentó hace cuatro años al inicio de su pontificado. 

4.- Revolucionar el gobierno de la Iglesia 

Desde la conclusión del cónclave, la reforma de la Curia Romana apareció como la prioridad de las prioridades, y al parecer los cardenales eligieron al cardenal Bergoglio teniendo en cuenta su capacidad para llevar a cabo el cometido. Rápidamente después de su elección, Francisco creó un grupo de trabajo constituido por ocho cardenales venidos del mundo entero -sólo uno era italiano- para revisar la constitución “Pastor Bonus” que es la que rige a la Curia. Pero en la vigilia de su primera reunión -entre el 1 y el 3 de octubre- el Papa decidió extender las competencias de este C8 y constituirlo como su Consejo de Cardenales de manera estable. Sus consejeros deberían ser competentes más allá de las cuestiones de reforma de la Curia, pero sin decidir ellos mismos, reservándose el Papa el poder decisorio. De hecho, según las declaraciones del P. Lombardi, la constitución “Pastor Bonus” no debe ser objeto únicamente de simples retoques, sino totalmente refundada. En Roma los rumores circulan desde entonces a la espera de decisiones concretas.

Mons. Mauro Piacenza, uno de los decapitado
La Secretaría de Estado que bajo Benedicto XVI controlaba todo, se vería recentrada en su misión diplomática. Se hablaba de la creación de un moderador de la Curia cuyo papel sería asumir una coordinación general. Al parecer, uno de los objetivos era librarse de “ciertos incompetentes”, según palabras del mismo Papa. Francisco comenzó a cortar cabezas como la del prefecto de la Congregación del Clero, el muy conservador cardenal Mauro Piacenza, oficialmente arrinconado al ser nombrado Penitenciario Mayor por el Papa. La Reforma de la Curia propuesta no es únicamente estructural, sino que el Papa quiere insuflar un nuevo espíritu como atestiguó él mismo en la entrevista concedida a la Civiltà Cattolica: “Es impresionante ver las denuncias que llegan a Roma por falta de ortodoxia. Creo que esos casos deben ser tratados por las conferencias episcopales locales, a las que Roma puede proporcionar una pertinente ayuda. De hecho estos casos se tratan mejor sobre el lugar. Los dicasterios romanos con mediadores y no intermediarios o gestores”. 

Sed contra: Es ciertamente difícil mantener la unidad de la Iglesia precisamente en cuestión de ortodoxia, es decir en mantener incólume el depósito de la fe, convirtiendo a cada conferencia episcopal en cabeza local de la ortodoxia. Tan difícil como la cuadratura del círculo. Tan difícil como conseguir que un mediador lo sea efectivamente (y no sólo nominalmente) sin ninguna capacidad de intermediación ni de gestión. O eso, o aflojar en mayor o menor medida los lazos doctrinales que mantienen unida a la Iglesia.

He aquí todo el conjunto de pasos dados hasta ahora de manera oficial en esa dirección. 

5.- Restaurar la colegialidad 
 C:\Users\Cesc\Desktop\Colegialidad episcopal.jpgEl reparto del poder constituyó la otra gran prioridad: “Creo que el consultar es esencial. Los consistorios y los sínodos, por ejemplo, son lugares importantes para hacer realidad de manera activa esta consulta. Quiero consultas reales, no sólo formales”. La prioridad el Papa pues, estriba en revitalizar el Sínodo de los Obispos, una estructura que funciona de manera intermitente, para concederle un liderazgo nuevo. Sin embargo por todos es conocida la manera autoritaria de gobernar del Papa. “Como buen jesuita consulta mucho, pero decide solo. Puede llegar a ser muy duro, que es lo que hace falta para reformar la Curia” afirmaba un observador en 2013. 

Sed contra: De todos modos, hemos tenido la oportunidad de comprobar cómo entiende el papa Francisco eso de las “consultas reales, no sólo formales” en los procedimientos que se han seguido en la preparación del Sínodo (el género de los cuestionarios y su tratamiento), en su celebración y en sus conclusiones, de las que es reflejo la Amoris Laetitia. 

6.- Reconocer a los laicos
C:\Users\Cesc\Desktop\Clerics-white-224x224-2.jpg
Mons. Joseph Farrell, prefecto del nuevo Dicasterio

La dinámica de la reforma debiera implicar especialmente a los laicos. En el mes de julio de 2013 el papa creó una comisión encargada de una auditoria administrativa y financiera compuesta mayoritariamente por laicos. El G8 debiera trabajar en la cuestión de un mayor reconocimiento de los laicos. El Papa, el pasado 17 de agosto de 2016 con un Motu Proprio instituyó el nuevo “Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida” nombrando como prefecto al estadounidense Mons. Joseph Farrell, hasta entonces obispo de Dallas. Así substituía al hasta entonces Pontificio Consejo para los Laicos, elevándolo al rango de Congregación Romana igual que sucede con los sacerdotes u obispos. 

Sed contra: Nunca como en esta era de la Iglesia, ha habido entre los laicos tanto valor eclesiástico en órdenes que habían estado reservadas a los clérigos. Hasta el punto que hoy podríamos encontrar en muchas diócesis laicos más capaces de gestionar una diócesis que los obispos. Lo mismo podría decirse de muchas parroquias. No estaría nada mal por tanto, distinguir entre el ministerio sacerdotal y los distintos aspectos administrativos y de gestión, sin descartar de este rango la difusión, la formación y la organización litúrgica. Al fin y al cabo, sería devolver a los sacerdotes al ministerio sacerdotal, al único en que no pueden ser sustituidos por seglares. 

(continuará con una 3ª y última entrega)

Prudentius de Bárcino

12 comentarios:

  1. No debe ser fácil, Prudentius, gobernar la barca de Pedro. Con tanta diversidad de mentalidades, enfoque, apreciaciones, que bien pudiera decirse, tants de caps tants de barrets. Nunca he entendido muy bien las reformas administrativas, es decir, la creación de un dicasterio y la supresión de otros. Tampoco me mueve especial interés en conocer los entresijos.

    Me interesa sobremanera la doctrina. La Iglesia es, a la postre, una comunidad de fe. Y Cristo es la Verdad, la Palabra que nos lleva a conocer al Padre. Y en ese asunto las reformas han de tomarse cum mica salis. Existe un sofisma esgrimido a menudo que dice que la Iglesia no es una ideología. Para añadir que lo importante es la compasión, la acción. Por no ser ideología no debe ser uno proselitista. El sofisma continúa con medias verdades engarzadas consecutivamente.

    La verdad, en mi opinión, es muy otra. Cristo vino para que conociéramos al Padre, liberados del pecado. Un conocimiento que obliga a su difusión, como reclamaba Pablo en su apremio: ay de mi si no evangeliza, si no diera a conocer la buena nueva.

    Y en ese capítulo, Prudentius, he visto movimientos muy preocupantes. Personas que se dicen allegadas al Papa que trafican con los documentos, con las redacciones o borradores, que preparan teatralmente una situación para que el Pontífice arriesgue una frase o juicio cuando menos ambiguo. Eso no es reforma de la Curia, que quizá sea necesaria y urgente. No lo sé. Eso es lisa y llanamente trampa. Como lo es dar a entender con la conducta concepciones doctrinales ajenas al acervo.

    Hay dos cosas principales en el mundo que merecen la respuesta de la Iglesia: el cambio climático y la manipulación de la vida. Sobre el primero el Vaticano ha removido Roma con Santiago no siempre en la buen dirección con un afán de dudosa limpieza de lavar la Laudato si. Sobre la segunda un silencio absoluto. (Y más vale, mientras siga teniendo vara alta quien, sin formación científica alguna, preside una institución vaticana que abochorna hoy a muchos.)

    Mentiría quien viera en estas líneas una despreocupación por la liberación de los débiles. Había hoy en la 2 un reportaje extraordinario sobre la labor de la organización Juan Ciudad. Con una entrega absoluta de los hermanos hospitalarios, que llevan el mensaje de Cristo acompañado de una labor sanitaria heroica. Es la fe con obras. Conocimiento de Dios conocimiento científico de las debilidades del cuerpo. Esa es en mi opinión el ADN cristiano.

    ResponderEliminar
  2. PACO DE TORROJA DEL PRIORAT26 de marzo de 2017, 17:59

    Totalmente de acuerdo con el SR.Valderas.Falta MAS DOCTRINA y MENOS PERIFERIAS EXISTENCIALES,como la C.U.P.por ejemplo o PODEMOS,JEJE!

    ResponderEliminar
  3. La reforma de la Curia por el Papa Francisco está resultando decepcionante. Después de cuatro años de pontificado, los frutos se reducen prácticamente a la fusión de varios pontificios consejos y dos nuevos dicasterios. Eso es todo y no parece que vaya a haber mucho más por ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero decir la fusión de varios pontificios consejos en dos nuevos dicasterios.

      Eliminar
  4. Extraordinario comentario al articulo de Prudentius del Señor Valderas.

    ResponderEliminar
  5. Hace unas semanas, un amigo de la infancia me comentó que otro compañero nuestro de colegio, José María "Pepín" Valderas, escribía comentarios en una página llamada Ge´rminans G. Entré por primera vez la semana pasada, y mi amigo tennía razón. ¡Qué buen descubrimiento! Y "Pepín" Valderas, al que no veo desde que eramos unos mocosos, ¡menudos comentarios escribe!

    Enhorabuena a Gérminans G., y al sr. Valderas, por decir verdades como puños, que falta hace en este país, que era tan católico y ya ven, solo quedan unos pocos curas "presentables", el P. Custodio Espinar es un ejemplo, gracias a Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr.Chordá, el Padre Custodio Ballester y Mossen Francesc Espinar no son la misma persona, ambos de recta doctrina, pero con maneras de actuar totalmente diferentes, Mossen Espinar en muy querido en el Fondo, tanto por los asiduos feligreses como por el resto de integrantes de ese populoso barrio de Santa Coloma. Esperemos que al Padre Custodio le ocurra lo mismo en su barrio.

      Eliminar
    2. Disculpen, mezclé los nombres.

      Estoy seguro que los dos sacerdotes, Ballester y Espinar, son regalos de Dios, por lo que he podido leer en esta pagina, que me ha impresionado mucho. En mi parroquia y alrededores, los sacerdotes no destacan por nada, van a cubrir el expediente y poco más, por eso decía lo del regalo de Dios respecto a los mencionados.

      Eliminar
  6. Universidades "Católicas" como la de Lovaina sancionando a un profesor por decir que el aborto es asesinato, "presuntas" religiosas de clausura negando dogmas de la Iglesia en televisión, obispos de Alemania (y Malta, Filipinas, España...) aceptando la comunión de divorciados, obispos americanos aceptando el divorcio, universidades americanas promocionando la ideología de género, academias pontificias honrando a maltusianos abortistas,... ¿Y la solución es delegar localmente en los obispos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvidemos que la Iglesia que tenemos es la heredada de Juan Pablo II y de Benedicto XI, durante el Pontificado de ambos no gustaba a los progresistas y ahora la misma. no gusta a los conservadores, en fin , siempre hay que quejarse de algo....

      Eliminar
  7. El estamento de la Iglesia más "conservador" y contundente es el laicado. Es entre el laicado donde hay una mayor contestación y más contundente al pontificado de Francisco.

    ResponderEliminar
  8. En el nuevo Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida están todavía por nombrar a sus miembros. Pero ya han cesado los que pertenecían a él. Entre ellos el Papa, gracias a Dios, ha destituido al presidente de la Academia Pontificia para la Vida, el barcelonés Ignacio Carrasco de Paula que, como informó el P. Custodio, se dedicaba a promocionar abortistas. En esos tres organismos, suprimidos y refundados, había una prevalencia asombrosa de socios del Opus, exagerando algo, como si los más de mil millones de laicos y sus familias quedaran reducidos a los noventa mil del Opus. La misma indebida prevalencia había en el IOR, también muy reformado, con investigaciones pendientes sobre sus miembros de las que no se sabe nada, como la abierta sobre su ex presidente Angelo Caloia, también del Opus.

    Todo esto ha provocado fuertes movimientos en contra, que explican gran parte de los recientes ataques contra el Papa de la Iglesia Católica.

    ResponderEliminar