martes, 3 de enero de 2017

El 2016 se llevó el último superviviente de la generación episcopal de 1985

Jordi Pujol, aplaudiendo al cardenal Narcís Jubany, mientras recibía un premio
El 2016 se llevó al último superviviente de la generación episcopal catalana de 1985, Don Jaume Camprodon, fallecido el pasado 26 diciembre. Con la denominación "generación del 85" me refiero a aquellos prelados que firmaron el documento "Arrels cristianes de Catalunya", toda una declaración de intenciones, de unos pastores que suscribían públicamente el nacionalismo pujolista, pero que a la vez pueden considerarse los artífices del hundimento del catolicismo en nuestra tierra. Un golpe tan fuerte del que no es fácil recuperarse y menos si sus sucesores siguen actuando de la misma manera, por lo que el daño se multiplica dolorosamente.

Los miembros de esta fatídica generación, la diócesis de la que eran pastores en 1985 y la fecha de su fallecimiento fueron: Miquel Moncadas (Solsona, +1990, su prematura muerte dio paso al obispo más nacionalista de todos, Antoni Deig +2003), Narcís Jubany (Barcelona, +1996), Ramon Torrella (Tarragona, +2004),  Joan Martí Alanís (Urgel, +2009). Josep Maria Guix (Vic, +2009) Ricardo María Carles, el único no catalán (Tortosa, +2013), Ramon Malla (Lérida, +2014) ,  Jaume Camprodon (Gerona, +2016).  A todos ellos hay que añadir a Don Joan Carrera (+2008), que no era obispo en 1985, pero fue el verdadero artífice del documento "Arrels crisitianes de Catalunya"que los obispos citados firmaron con mínimas aportaciones. Carrera, militante de Convergència i de Unió, estuvo presente junto a su amigo Jordi Pujol, en la fundación convergente en Montserrat (1974)

Viendo el entierro del fallecido obispo gerundense, uno se da cuenta de lo que ha significado esta generación. El presidente de la Generalitat y la alcaldesa de la ciudad, se hacen presentes, ambos del ya finiquitado partido que un día fundara Jordi Pujol. Las muestras de dolor en todos los ámbitos del nacionalismo y el independentismo unánimes, pero la presencia de fieles no llegaba a las 300 personas. El reflejo de unos obispos que consiguen el aplauso de la clase política catalana, pero que vaciaron los templos, como puede verse en el mismo día del entierro de uno de ellos.
Entierro de Don Jaume Camprodón con la presencia del president Puigdemont
Gerona es la diócesis más descristianizada de Cataluña, y no hay que darle todas las culpas a Camprodon, porque Don Carles Soler Perdigó no es que mejorara en nada la situación, ya que mantuvo una linea totalmente continuista. El Forum Alsina, conocida por sus posiciones extremadamente progresistas y nacionalistas excluyentes, son los que llevaron el barco de esta diócesis y las principales parroquias, durante varias décadas. El grupo está actualmente en vías de extinción y no porque se lo haya cargado Don Francesc Pardo (que algo ha hecho), sino porque poco a poco todos se van muriendo y no han dejado ningún tipo de continuidad, nadie del tan diezmado clero gerundense ha querido seguir aquella estela fracasada y caduca.

La realidad de Gerona no es tan distinta de otras diócesis catalanas, mientras Don Jaume era el titular de aquella diócesis, en Barcelona teníamos a Don Narcís (antecesor de Camprodón en la ciudad del Ter) que seguía las mismas directrices, aquí no había Forum Alsina, pero había la Unió Sacerdotal, el grupo de sacerdotes que amenazaron a Jubany con cargárselo como hicieron con Don Marcelo, así que el gerundense pactó con ellos y les dio todos los cargos episcopales y los mejores destinos parroquiales.  De aquellos polvos vienen estos lodos, a pesar de los esfuerzos y sufrimientos posteriores de Don Ricardo Carles por cambiar las cosas, pero que pocos avances consiguió y que n.s.b.a... y jubilado cardenal Martínez Sistach se encargó de tirar otra vez para atrás, pactando de nuevo con el progresismo que hizo la vida imposible a su antecesor.
Recuerdo mi última conversación con el Rvdo. Antoni Davesa, fiel secretario particular de Don Narcís Jubany, intentando justificar aquel pontificado me decía: "Hicimos lo que pudimos". No niego que alguno de los obispos citados tenían buena voluntad y no querían hacer daño a la Iglesia, pero fueron superados por las circunstancias y por las presiones del progresismo a las que se sometieron por miedo o por falta de valentía. No me vale ese "hacemos lo que podemos" que parece sigue instalado en muchos obispos catalanes actuales como si no pudieran hacer más.

Roma se percató de que el nacionalismo excluyente que alejó a cientos de miles de católicos inmigrantes de las parroquias era mortífero para la Iglesia catalana, por eso actualmente sólo una tercera parte del episcopado catalán cumple con la doble condición de haber nacido y estudiado en Cataluña (Vives, Pardo, Casanovas y Novell). Pero no es suficiente con esto. Si eres valenciano, no eres nacionalista, pero te dejas dominar por el progresismo local (como sucedió con Piris en Lleida o sigue sucediendo con Cortés en Sant Feliu), el problema sigue sin solucionarse.

Don Juan José no es ni será nacionalista catalán y continuará presumiendo de ser aragonés, tiene una realidad mucho más favorable que sus antecesores, con un progresismo de capa caída, que se va extinguiendo con el tiempo y con un clero joven con ganas de renovación, pero si se empeña en mantener la estructura de Sistach, todo va a continuar igual (de mal).

Antoninus Pius

22 comentarios:

  1. Sobretodo que no toquen a Mn.CUSTODIO del sitio que está,cuidado que van a por el!

    ResponderEliminar
  2. Peor fue el desastre católico en el País Vasco y Navarra.

    Comillas dio un tercio de los obispos españoles, pero el auge del terrorismo nacionalista y comunista de ETA, obligó a su traslado hacia Madrid.

    En las Vascongadas, cuenta la historia no oficial eclesiástica, que algunos curas abertzales eran colaboradores y cómplices de los terroristas asesinos, porque pasaban directamente información de objetivos a ETA. Su espiritualidad y teología, abyectamente anticatólicas total.

    Era la época de Setién. Se cuenta que la responsabilidad procedió también de algunos jesuitas y franciscanos influyentes.

    Miles de fieles se marcharon, por ejemplo, a Logroño, para ir a misa. Sus parroquias naturales, abandonadas totalmente por caer en manos de curas demoníacos. Ríanse del nacional-progresismo eclesial catalán.

    Navarra y las Vascongadas son un aviso del desastre catolico cuando éste cae, y sobre todo su juventud, en los ídolos milenaristas mesiánicos del comunismo y del comunitarismo naciónalista.

    Aquí se ve ya en Gerona... y Víc.

    ResponderEliminar
  3. No sabía que Carles hubiera firmado el documento "Arrels cristianes de Catalunya".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era obispo e Tortosa amigo Hermenegildo.

      Eliminar
    2. Laurentius dertosensis4 de enero de 2017, 22:39

      Lo firmo a regañadientes,los OTROS eran mayoría,no podía hacer otra cosa.Ademas,en TORTOSA mandava CiU.

      Eliminar
  4. Como engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga, que dice Diderot, ese documento “Arrels” responde a lo que describe en su Conferencia magistral Ratzinger sobre la “Eclesiología del CVII”.
    Explicó como se había producido después del CVII la degradación de la Iglesia como Pueblo de Dios. Se había entendido pueblo como una categoría sociológica, no como una categoría teológica. Entendiéndola como sociológica se habían producido desviaciones de la eclesiología. Saldrán los documentos de la Doctrina de la Fe sobre la Teología de la Liberación.
    En Cataluña, ya hacía tiempo subyacía ese catalanismo de Prat de la Riba, y como la ocasión pintaba calva tras la transición, ese catalanismo lo toman como herramienta en “Arrels” para la liberación de Cataluña. Pero dado al “fet diferencial”, la liberación va en sentido contrario. Es decir, se pretende la liberación de los más ricos, también llamados “el popple”, de las garras de la mala y pobre España que los explota.

    Continuará...

    ResponderEliminar
  5. MARPN
    Gracias Sr. Antoninus Pius. Hay que manifestar la verdad aunque no sea bien vista y aceptada por algunos. Basta ya de esconder la cabeza bajo el ala y decir "hacemos lo que podemos". Se ha de ser valiente y no callar las verdades, aunque estas duelan. Que duelen, a cuantos amamos nuestra Iglesia. Es terrible que algunos obispos y sacerdotes antepongan su ideas políticas a su misión de evangelización. ¿Son conscientes del mal que hacen a la feligresía a la que fueron enviados a servir siguiendo los principios del Magisterio eclesial? Basta ya de política dentro de las iglesias. Que nos respeten a los que siendo catalanes y amamos Catalunya no deseamos la independencia. Nos quieren imponer unos pensamientos que no compartimos. Loado sea Dios.

    ResponderEliminar
  6. 1985... qué lejos, qué cerca... en 1984 se presenta la Querella Banca Catalana de Felipe y Guerra contra Pujol... el 3% funcionaba ya a toda máquina... y el famoso "peix al cove" resultó ser, por los indicios, un "3% al cove"... eran los tiempos del pal de paller... el del som sis milions... y la ayudita que le dieron los obispos en 1985 a Pujol con su Arrels cristianes de Catalunya...

    1985... la Unió Sacerdotal copó todos los cargos eclesiásticos de Barcelona después del infarto de Jubany...

    ResponderEliminar
  7. No encuentro ningúna relación con el docu "arrels cristianes de Castalunya" i la descristianitzación de la misma Cataluña, es al revés, el docu favorece la cristianización en muchos sentidos y más bien pone trabas a la política. SG.

    ResponderEliminar
  8. Es muy fácil hablar desde el anonimato que da internet. Todos estos obispos han tenido buena voluntad y han hecho lo que han podido. Me hubiese gustado ver que hubiere pasado si el cardenal Cañizares llega a Barcelona. Seguro que su verborrea hubiese vaciado muchos templos y su conservadurismo trasnochado, en línea contrarea a Francisco, no habría acercado a más gente a esta nuestra querida Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que insinúa es una falacia. Mire lo lleno que esta el seminario del Cardenal CAñizares y las telarañas que hay en los del "pruces" o Esglesia Catalana.
      Por cierto esta "esglesia" no existe mas que en catadisney lo unico que hay es L'ESGLESIA A CATALUNYA, y esta esta abandonada por muchos obispillos y firmantes de les "Arrels"

      Eliminar
  9. Si el Cardenal Cañizares estuviese en Barna irían a la iglesia los AUTENTICOS CATOLICOS,no como han ido siempre los de la CIZAÑA POLITICA.Fuera PATUFETS de la iglesia VERDADERA,HOMBRE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Auténticos cristianos? Me gustaría conocerlos... ¿No serán los que desde esta página y de forma anónima se dedican a criticar? Quizá no he leido el Evangelio correctamente

      Eliminar
  10. Anónimo de las 23.27:

    Dices: "Comillas dio un tercio de los obispos españoles, pero el auge del terrorismo nacionalista y comunista de ETA, obligó a su traslado hacia Madrid."

    La Universidad Pontificia de Comillas la trasladaron a Madrid los jesuítas por sus propios intereses, no por razones nacionalistas. Olvidando que el edificio edificado por el arquitecto Doménech Muntaner se le entregó a la Compañía de Jesús por el Marqués de Comillas.

    Una Universidad que había dado tantos teólogos a la Iglesia, desde su traslado a Madrid en 1962 ha sido la decadencia y el nido de muchos herejes, lo digo con palabras directas y fuertes, lo mismo se puede decir suavizando las palabras. Un jesuíta, ya fallecido,me explicó en su momento que en Madrid los estudiantes tenían más acceso a la información que en esa bellísima villa que es Comillas. naturalmente este jesuíta desconocía que con la llegada de internet y las vías de comunicación más desarrolladas, hubiese sido mejor que sus estudiantes disfrutaran de mejores condiciones de estudio.

    Los jesuítas se fueron, abandonando los edificios a su suerte. Como decir : "Ahí queda eso...". pero la restauración de los edificios han sido a cargo del herario público.




    ResponderEliminar
  11. Antoninus, cada vez que leo su firma me viene a la mente la figura imponente de su patrón, San Antonino de Florencia, cuya proyección sobre la situación actual de la Iglesia en Cataluña resultaría beneficiosa si hubiera alguien que leyera algo alguna tarde.

    Me explico. Fue Antonino un hombre de estudio, de reflexión, un canonista de primera fila. Un moralista prestigioso. En cuanto canonista y moralista le hubiera dado un síncope al leer ese bodrio infumable redactado por un militante de Unió, es decir, con carné, (pese a ser sacerdote), director de Nova Terra. Fui testigo de sus inquietudes políticas partidistas secesionistas. Audaz, no templado como Antonino cuando ese mosén fue nombrado obispo y se atrevió a debatir conJoan Raventós. El meneo que el socialista le dio fue antológico, pese a que ambos participaban de la misma idea utópica de la patria de Ulises. Lo que le faltaba de formación (que no ruviera títulos académicos es accidental, he conocido a famosos matemáticos sin "credentials" que dicen los americanos) lo suplía con vehemencia en el disparate. Quizá convendría traer a colación que el auxiliar sempiterno no estaba solo en esa redacción y en esa preparación. Sobre todo en la preparación pertenecía a una gavilla de progres un tanto enemistados con los codos, la Suma y la Biblia.

    La ignorancia resulta siempre peligrosa. Cuando le indiqué a Novell la fakta de consistencia del argumento que él esgrimía"jo dic el que es diu a Arrels" no oude menos de evitar el sermón de aquel fraile en Santa Maria Novella: "hay por ahí un tal Nico o Mico que dice que la Tierra gira en torno al Sol. Claro qué va a decir ese sujeto... Y con esa necia referencia a Copérnico se creía sabio y armado de razón el pelagatos con tonsura. Arrels es el sermón del fraile contra el derecho de gentes.

    Son tiempos duros. Obscuros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi buen Valderas, le digo lo mismo que hace unos días a Prudentius. La denuncia y la crítica ya las ha hecho, del derecho y del revés, en esta página.

      Ahora le toca ya arremangarse y hacer algo más que quejarse a base de comentarios en GG. Actúe. Preséntese en la sede episcopal. Arme un cirio. Escriba un libro. Pronuncie conferencias... estoy casi seguro que en Abad Oliba, vía el bueno de Barraycoa, tendría las puertas abiertas para disertar. ¡Qué sé yo! Pero haga algo más que rabiar desde aquí.

      Me atrevo a afirmar que es su obligación.

      Eliminar
    2. Intentar derribar psicológicamente es propio del maltratador.
      Intenta someter o amilanar al maltratado.
      Se siente amenazado por el maltratado.
      Es consciente de que está maltratando.
      El maltrato jamás se puede justificar.

      Eliminar
    3. Se equivoca, Laura S., respecto a mis intenciones en el comentario al sr. Valderas. Se equivoca de manera vergonzante.

      A menudo no he estado de acuerdo con ideas de este señor. Pero hoy tenía una opinión neutra, y me dije "estaría bien que Valderas no se quedase en mero rabieteo... a ver qué puede sacar de todo esto".

      No le faltan conocimientos. Si se arremangase, podría hacer más de una buena conferencia.

      ¿Es esto maltrato psicológico?

      Eliminar
    4. Querida Laura, lo mejor es dejarlos. Ni caso. En famosa polémica sobre Ortega y Gasset, se enfrentaron Santiago Ramírez, filósofo y teólogo de recia doctrina, y un trío de intelectuales católicos (Laín, Marías y Aranguren) Los libros están ahí. Aunque está de moda desde hace tiempo de atacar a Ramírez nadie aporta una razón. Se le ataca porque sí, ad personam. "No era abierto" se dice, como quien afirma algo verdadero e irrefutable, que valiera para todo. Y eso que Ramírez, de quien por otro lado todos copian su interpretación de Ortega, no quiso poner de manifiesto ni los disparates científicos de Ortega (errores en los que se regodeaba Fernández de la Mora), ni las superficiales de Laín. Petrus (Laín) in cunctis nullus in toto, tenía en su pluma que no llegó a escribir. De aquella polémica sólo ha quedado un conocimiento mejor de Ortega de acuerdo con la exégesis de Ramírez. Y un sentido de deber cumplido por parte de éste. (Se dice que el libro fue un encargo de los obispos españoles para contrarrestar las ideas desorientadoras del filósofo madrileño)

      Estos anónimos, ayunos de razones, que hablan de rabietas y le acusan a usted de vergonzante, no saben quién era Ortega, poseen, dicen, un saber misterioso que no se explicita nunca. Los mejor, repito, es no hacerles el juego, prescindir olímpicamente, incluso cuando pueda dar la impresión de que uno se achanta. Que se autoestimulen en su pequeñez. argumento, una razón. Dicen discrepar, como si tuvieran un esquema conceptual alternativo. Que, por supuesto, nadie conoce. A mí me recuerda a un baturrico real, de poderosa testa y escasa materia gris y materia blanca. Había en mi niñez un compañero de curso que no pescaba una en clase. El profesor le preguntaba, ¿qué paso de la explicación que hay en el encerado no has entendido? El hacía un círculo de tiza sobre toda la pizarra y contestaba: "Esto". Pax tecum, Laura.

      Eliminar
    5. Teólogo biólogo5 de enero de 2017, 20:25

      Querido Beppo Valderas (así te conocíamos algunos en la facultad de Biología), yerras nuevamente: fui absolutamente sincero en mi primer comentario. Pero ese no es el problema. Errar es natural.

      Lo problemático es errar habiendo pecado antes de pedantería, cual es a menudo tu caso. Confundes saber con presumir de saber. ¿Para qué citas a Ortega o a Marías? Pura soberbia, deturpación de la verdad.

      Eliminar
  12. No conozco bien el Obispado de Gerona. Tengo que fiarme de las noticias que me van llegando que, duele decirlo, son casi siempre preocupantes, incluso alarmantes.
    Dudo mucho que se haya llegado a la situación descrita mediante la actuación de un solo obispo. Todo esto ha venido por una ideología que será todo lo respetable que se quiera, pero es cosa del César. No se puede sustituir a Dios por ningún nacionalismo. Si no, ocurre lo que ocurre. Por desgracia esa patología fue general en Cataluña durante los años '80 y '90 del pasado siglo y gran parte del principio del actual.
    Ahora sentimos los efectos. Es lógico pensar que en unos lugares más que en otros.

    ResponderEliminar