miércoles, 5 de octubre de 2016

Todos los curas, obligados a inscribirse en el Registro Central de Delincuentes Sexuales

A todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, hace que les pongan una marca en la mano derecha o en la frente; de modo que el que no lleve la marca con el nombre de la fiera o con los numerales de su nombre, no pueda comprar ni vender (Apocalipsis 13,16).
El Decretazo
La Ley Orgánica 1/1996, de Protección Jurídica del Menor, modificada por la Ley 26/2015 y la Ley 45/2015 de voluntariado, establecen la obligación de que se aporten certificados negativos del Registro Central de Delincuentes Sexuales para todos los profesionales y voluntarios que trabajan en contacto habitual con menores.
Por eso, llama la atención que el Decreto 23/16 firmado por el arzobispo de Barcelona D. Juan José Omella de 20 de septiembre de 2016 vaya más allá y disponga que, para que no haya ninguna duda de la plena colaboración de la Iglesia con la sociedad civil, se aplique en el ámbito diocesano la normativa del Estado. En su virtud, dice el decreto, todas las entidades diocesanas que dependen de la archidiócesis de Barcelona (delegaciones, parroquias, asociaciones, fundaciones, movimientos, Cáritas…) están obligados a cumplir inmediatamente con la normativa estatal sobre protección a la infancia y adolescencia en la medida en que su actividad comporte contacto habitual con menores de edad, incluyendo en este concepto el trato ocasional relacionado con la actividad pastoral.
El Estado puede pedir, dentro de sus atribuciones, todos los certificados que quiera, aún a costa de convertirse en un estado policial donde ya no exista la presunción de inocencia, sino la de culpabilidad. Pero, ¿qué necesidad tenía el Sr. Arzobispo de decretar la aplicación de una norma estatal en el ámbito eclesiástico? ¿Quién le ha asesorado para meter a todos los sacerdotes en el Registro Central de Delincuentes Sexuales como si el sacerdote fuese per se sospechoso de pederastia? ¿O acaso va con el orden sacerdotal la irrefrenable inclinación a la pederastia? ¿Cómo es eso?

La misma Agencia Española de Protección de Datos en su informe 0401/2015 interpreta que para considerar “trabajo habitual con menores”, es necesario que el puesto de trabajo implique por su propia naturaleza y esencia, un contacto habitual con menores, siendo los menores los destinatarios principales del servicio prestado. No siendo necesario presentar el certificado en aquellas profesiones que, teniendo un contacto habitual con el público en general, entre los que pueden encontrarse menores de edad, no estén por su naturaleza exclusivamente destinados a un público menor de edad. ¿Está el sacerdocio por su naturaleza exclusivamente dirigido a un público menor de edad? Pareciera que no. No todos los sacerdotes tienen ese trato habitual. La mayoría de ellos tratan con todos los feligreses por igual, pequeños y mayores y bastante más a estos últimos.
El certificado
Sin embargo el decreto se refiere a todos: clero parroquial (párrocos, vicarios, adscritos y diáconos) que tenga contacto habitual u ocasional o no lo tenga nunca. También los seminaristas y los catequistas. Es decir, ¡todo bicho viviente! Para todos ellos es necesario que obtengan el certificado negativo cuando comience el curso 2016/17, e inmediatamente -los sacerdotes- entregarán una copia del mismo a la Secretaria General del Arzobispado de Barcelona.
Por cierto, ¿qué hay de la Fundació Escola Cristiana? ¿Y de los profesores de religión? El decreto los señala genéricamente: laicos que trabajan en las entidades diocesanas enumeradas. Enumeradas con puntos suspensivos... pues no los nombran directamente. Y ellos sí que tienen trato habitual con menores. Y en un territorio especialmente conflictivo a estos efectos como lo es la escuela. Únicamente se señala directamente a los clérigos, hasta el punto de que las penas canónicas que enumera el artículo 6 del decreto se refieren casi exclusivamente a ellos: a los curas y a los diáconos, y a nadie más.
Albert Salvans, uno de los más escandalosos
casos de pederastia de la Casa de Santiago
La desvergüenza de este affaire es que por evitar emitir un certificado positivo de mala conducta, es decir por seguir enmascarando los casos flagrantes, públicos y notorios de aquellos que realmente están implicados en algún caso de perversión, todos los curas estemos obligados a obtener un certificado negativo de mala conducta, porque así todos somos iguales y por tanto, al ser todo cura sospechoso de pederastia, todo cura se ha de molestar en demostrar que no es pederasta. ¿Y eso cómo se demuestra? Y si se trata de un certificado preventivo, que no es garantía de nada pues en él sólo constaría que el interesado no ha tenido una condena en firme, pero no que ha sido investigado o imputado… ¿por qué no un certificado de inclinación sexual hetero u homo o bisexual? Si lo que buscamos es prevención y la mayoría de delitos sexuales contra menores han sido cometidos por homosexuales hechos y derechos… ¿no sería mejor prevenir desde la realidad de una inclinación sexual definida? Por tanto, certificado de inclinación sexual obligatorio para los sacerdotes. ¿Qué tal el invento?
Y un paso más en la prevención, poniendo el acento en la vigilancia. ¿Qué han estado haciendo nuestros obispos y cardenales al respecto? Disimular y entrar en expedientes eternos, que es tanto como consentir. Ahí está la impunidad de la Casa de Santiago y de los amigos del padre Alfredo Rubio de Castarlenas. ¿Y es por tapar toda esa basura por lo que hemos de constar todos los curas en el Registro Central de Delincuentes Sexuales? ¡Ah!, que es para decir que no lo somos. ¿Y por qué no incluyen en él a los abogados, a los jueces, a los médicos, a los policías, a los asistentes sociales? Hombre, ¡cómo vas a comparar! En relación con la pederastia, los medios lo han dejado clarísimo: ser cura es ya ser sospechoso. De ahí la necesidad de tenernos a todos fichados. ¡A que sí, señor Vicario Judicial!
Mn. Santiago Bueno, en su despacho
El autor
Pero no, D. Juan José Omella no ha sido ni el artífice ni mucho menos el inductor de esta medida. Lo considero un verdadero padre de los sacerdotes como para pensar ni un solo instante que esta medida hubiese sido idea suya. No. Fue mosén Santiago Bueno, Vicario Judicial y Presidente del Tribunal Eclesiástico, el que llevado de su celo purificador de corte inquisitorial, redactó ese decreto, entre beatorro y amenazante… Si miramos de dónde proceden los excesos de los inquisidores, nos encontramos siempre con lo mismo: sobreactuación para alejar de ellos toda sospecha de connivencia con el mal que persiguen. La Srta. Montserrat Romaguera, abogada y responsable de la Asesoría Jurídica del Arzobispado, fue la encargada de presentar la perentoria necesidad del certificado negativo.  
Pues bien, parece que el alegato de la comisionada fue tan efectivo que convenció a D. Juan José y a los vicarios episcopales -parece que a regañadientes- para que finalmente el Arzobispo decretara la obligación del clero barcelonés de demostrar su pureza racial.
La elocuente perorata de la jurisconsulta: que si la tolerancia cero, que si el Papa lo exige, que si el Estado lo requiere, que si las denuncias, que si las indemnizaciones, que si otros obispados ya lo han hecho… les hizo mella. Acogotó de tal manera al Consejo de Gobierno, que decretaron con prontitud el certificado negativo: no sé si como placebo para el ataque de ansiedad que provocó la apasionada letrada, o como carnaza narcotizante para tranquilizar la conciencia de alguien y cubrirle, al menos económicamente, las espaldas. El mentor de la jurista podía respirar aliviado. Lo había conseguido.
La sospecha
Lo que resulta bochornoso es que para camuflar a aquellos de los que se sabe positivamente que se les va la mano, todos los demás tengamos que demostrar nuestra inocencia. Con este decretazo admitimos que, por definición, el hecho de ser sacerdote lo convierte a uno en sospechoso de pederastia y debe, por tanto, demostrar que no lo es. Certificado negativo y todos contentos: Santiago Bueno, el Ministerio de Justicia y Puigdemont. Y es que todo el conjunto adolece de una sobreactuación sospechosa.
Ese deseo de pureza sexo-racial a la que aspiran ciertos jerarcas de la Iglesia, parece desmontar aquello de que la mujer del César además de ser honrada y casta debe parecerlo. Ya no debe parecerlo, ¡sino que ha de demostrarlo! Algunos se cubrirán de gloria, aunque la infamia manche a los demás. Que denuncien a los que de verdad son un peligro para los menores -¿es que todavía no los conocen?- y así sí que ganarán credibilidad. Y que dejen tranquilo al mayoritario resto de un clero que bastante pena tiene con sufrir además de la sospecha de la sociedad, inducida por la pasividad de unos líderes ausentes, la pena de vivir su sacerdocio en un tiempo tan calamitoso como éste.
Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

58 comentarios:

  1. Tándem Bueno-Batlle5 de octubre de 2016, 23:23

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es la Sra Romaguera u otra persona de la Asesoría Jurídica, pero podrían habérselo currado un poco más. Por ejemplo, para quien no tenga el DNI electrónico o no tenga lector en el ordenador, lo más fácil es registrarse en Cl@ve permanente (se puede hacer en muchísimas oficinas: Seg. Social, Admón Tributaria, etc), basta tener un móvil y una dirección de e-mail...
      No es verdad que el trámite pueda hacerse por correo postal, esto está expresamente excluido (solicitar por correo postal a nivel individual, así que metedura clarísima de pata por parte de la Asesoría Jurídica.

      Eliminar
    2. Ahora debe haber cambiado, pero en julio sí se admitía el trámite por correo postal.

      Eliminar
  2. Ya se hace con el voluntariado de Cáritas en la diócesis de Lugo que yo sepa.
    Yo quisiera ser voluntario, pero me niego a demostrar mi no culpabilidad, por eso le entiendo y comparto su postura en lo expresado en su post.
    Le animo a seguir peleando contra ese tipo de injusticias yo lo hice negándome a obtener y entregar el certificado de inocente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este certificado se va implantando en toda España para profesores, monitores de tiempo libre..., en suma, para todos los que trabajan con niños, no solo para sacerdotes. Y muchas diócesis los están pidiendo. Me parece muy correcto pedirlo y no entiendo la postura de Mosén Custodio.

    Si él "sabe positivamente" que hay algunos a los "que se les va la mano", lo que tiene que hacer es denunciarlo ante la policía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. España se encuentra todavía en lo que se llama un "Estado de Derecho" en donde nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario. En algunas circunstancias judiciales se puede pedir la llamada "inversión de carga", pero no se entiende esta apriorización sistemática que la exige incluso antes de constituir la menor sospecha de que pudiera haber culpa en algún caso.
      Vamos, que además de ser un documento de perfecta inutilidad en caso de que lo que se certifica no sea cierto, allana bastantes derechos de todo bicho viviente.
      Dígame Vd. Sr. Anónimo:¿Cuánto hace que no pasa la Revista Militar? Es obligatorio, ¿recuerda?.

      Eliminar
  4. Yo no estoy de acuerdo con mossèn Custodio, esta vez. No me parece más grave aplicar la norma a los sacerdotes que a todos los docentes, monitores o puericultores. Sólo deben preocuparse los que no lo puedan conseguir y, si es así, se les debe apartar de toda pastoral que pueda tratar, ni que sea ocasionalmente a niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no sería más lógico pedir la extensión de un Certificado de Penales? Imaginemos que el sujeto no es pederasta pero sí narcotraficante. Eso no consta en el papelito que aquí se está tratando.

      Eliminar
    2. Solo piensan de CINTURA PARA ABAJO!,QUE VERGUENZA.

      Eliminar
    3. 18:27

      Tiene razón, pero la Obsesión del Vaticano es un parque monotemático: pederastia.

      Y sólo porque es un "pecado" mediático para el mundo.

      Eliminar
  5. Ofrecemos aquí al lector interesado en estos temas unas copias de denuncias que obtuvimos en su momento contra el Vicario Episcopal Santiago Bueno Salinas, que como presidente de la Vicaría Judicial entra dentro de la lógica de lo posible que el hecho que hayan sido desatendidas haya sido debido a su gestión directa. Ello es lo mismo que despistar unas denuncias hacia la persona de uno sin dirigirlas a otra persona neutral más arriba en la escala de responsabilidad, que no existe, y además adoptar medidas en contra del denunciante. En el derecho civil y el código penal esto conlleva graves penas y se llama prevaricación.

    http://www.informegarcia-ramiro.com/el-drama-de-la-dioacutecesis-de-barcelona.html

    No se ha sabido nada que sepamos de todo esto nunca, caso abierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éste es el mal del Obispado de Barcelona: manos negras amigas que tuercen camino justo.

      Eliminar
  6. Un decreto desproporcionado6 de octubre de 2016, 1:21

    "Fue mosén Santiago Bueno, Vicario Judicial y Presidente del Tribunal Eclesiástico, el que llevado de su celo purificador de corte inquisitorial, redactó ese decreto... si miramos de dónde proceden los excesos de los inquisidores, nos encontramos siempre con lo mismo: sobreactuación para alejar de ellos toda sospecha de connivencia con el mal que persiguen."

    Pues ha dado en el clavo.

    Como indica Mosén Custodio, el decreto de Omella es un verdadero despropósito jurídico.

    Implicaría que ningún tipo de laico, religioso, diácono y presbítero pueda dar, por ejemplo, ninguna clase de religión a los niños de catequesis para bautismo, confirmación y primera comunión, si carece del certificado antipederastia.

    Habría, de facto, una pena de prohibición implícita de acercamiento, aproximación, contacto y comunicación de un adulto hacia cualquier menor a quien no tuviera el certificado antipederastia.

    Es tal la absurdidad del decreto de Omella que obliga a crear un cordón sanitario alrededor de cualquier bicho menor de edad. En efecto, a partir de ahora, en el estatuto personal de cada católico, habrá que determinarse si tiene un certificado penal negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales.

    Para más delirio, el certificado antipederastia debe de renovarse cada vez que:

    1. el obispo tenga sospechas o indicios contra un cura o laico que hubiera podido ser condenado en sentencia firme por algún delito sexual con posterioridad a la presentación inicial del certificado,

    2. el cura o laico sean de nuevo ingreso en la organización eclesial o parroquial,

    3. se produzcan cambios sustanciales en la relación o laboral, o de empleo o de ejercicio sacerdotal, diaconal o ministerial laical (por ejemplo, si cambia de centro de trabajo en el que se presta servicio, o bien dentro de su relación laboral o ministerial cambian las circunstancias, de modo que comienza a trabajar habitualmente con menores cuando antes prestaba sus servicios para el público en general: es ostiario, lector, acólito o cantor y comienza a prestar servicio como catequista de menores)

    ResponderEliminar
  7. Un decreto arbitrario6 de octubre de 2016, 1:21

    El surrealista decreto de Omella debería de incluir a los profesores de escuela, a los maestros de canto de menores (escolanías), a los catequistas de menores, a los responsables de esplais, a los cuidadores de niños cuando hay reuniones de los adultos, y en general, a cualquier tipo de persona que tenga un contacto con un menor.

    Además, es desproporcionado e inútil. En efecto, la validez de un certificado de penales es de 3 meses, porque sólo demuestra el hecho de que NO existe una condena con sentencia FIRME (sin apelación) por algún delito contra la libertad e indemnidad sexual de menores. Es decir, que un cura, religioso o laico pederasta puede tener contacto con menores aunque exista una imputación o una sentencia DEFINITIVA (apelable) por delito sexual contra menores.

    Véase el absurdo de la misma ley del certificado antipederastia y del decreto de Omella:

    a) debe de existir sólo sentencia firme y que esté registrada públicamente (¡la sentencia firme debe de publicarse, notificarse y registrarse! Una sentencia firme no registrada no consta, no existe)

    b) debe de pedirse el certificado antipederastia, por prudencia, cada tres meses, o menos cuando haya "sospechas" o "indicios" de que hay una sentencia firme y registrada por delito sexual

    c) una sentencia firme puede revocarse por revisión (Artículo 954 LECrim)

    Absurdo, Omella, ¿quién te ha asesorado? ¿pedirás cada tres meses un certificado antipederastia? ¿habrá persecución en la Iglesia contra curas y laicos pidiéndole cada tres meses un certificado o cuando hayan "sospechas" de que hay una sentencia firme?

    El decreto de Omella es una clara desviación de poder que lo hace nulo de pleno derecho, y además, es prevaricación (dar un decreto injusto), pues la ley y la interpretación auténtica de la ley lo dicen claro:

    - Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, apartado 5 del artículo 13, introducido por la Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de Protección a la infancia y a la adolescencia: «5. Será requisito para el acceso y ejercicio a las profesiones, oficios y actividades que impliquen contacto HABITUAL con menores..."

    Y habitual significa contacto o relación "durable", "permanencia", que implica peligrosidad de que cometa un abuso sexual (Agencia Española de Protección de Datos, informe 0401/2015).

    La habitualidad sólo se da con los maestros y directores de escolanías (coral), con los responsables de esplais (club de tiempo libre), con los profesores de menores, con los catequistas de menores, con los voluntarios o trabajadores sociales que trabajan con menores. Lo grave del decreto de Omella es su indiscriminación: dispara contra todos sin derecho ni justicia alguna.

    El decreto del obispo debe reformarse:

    1. Retirada total de "ocasional"
    2. Necesidad de definir legalmente "habitual"
    3. El decreto es nulo por desviación de poder

    ResponderEliminar
  8. Yendo por caminos absurdos6 de octubre de 2016, 1:30

    "...el Decreto 23/16 [de Omella]... dice [que] todas las entidades diocesanas que dependen de la archidiócesis de Barcelona (delegaciones, parroquias, asociaciones, fundaciones, movimientos, Cáritas…) están obligados a cumplir inmediatamente con la normativa estatal sobre protección a la infancia y adolescencia en la medida en que su actividad comporte contacto habitual con menores de edad, incluyendo en este concepto el trato ocasional relacionado con la actividad pastoral."

    - ¿Pedirá Omella su propio certificado antipederastia?

    - ¿Puede un laico o consagrado pedir a Omella su renovación del certificado antipederástico si cree que hay indicios de una sentencia firme?

    - ¿Se lo pedirá toda la estructura gubernamental y administrativa episcopal, pero también en monasterios y conventos, e incluso en nuevos movimientos?

    - ¿Y los laicos de los nuevos movimientos, como el Camino, Focolares u Opus, que tienen tratos con menores en las reuniones? ¿Todos deberemos de pedirlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Opus Dei ya hace meses que lo ha pedido a todos sus laicos y sacerdotes de sus obras corporativas.

      Eliminar
    2. Muy Bien por MOSSEN CUSTODIO!

      Eliminar
    3. Omella, Maristas, certificado antipederastia y Compliance6 de octubre de 2016, 19:14

      Asombra la brutal extensión de sujetos del Decreto Omella (habituales y ocasionales-esporádicos), pero más atónito queda uno cuando observa la omisión y el silencio total sobre la cuestión del Compliance o el Debido Control de la Iglesia para que no se den comportamientos impunes de delitos sexuales. No hay nada, como certifica el caso de los Maristas, que durante muchos años abusaron de muchos niños con total impunidad.

      El compliance es el "cumplimiento normativo que consiste en establecer las políticas y procedimientos adecuados y suficientes para garantizar que una empresa, incluidos sus directivos, empleados y agentes vinculados, cumplen con el marco normativo aplicable."

      Como se ve, nació del mundo económico financiero para extenderse, en virtud del Código Penal, a toda persona jurídica. Y la Iglesia es una persona jurídica, y no tiene un programa de control antipederastia que implique:


      1. Prevención: mapas de riesgos, códigos de conducta, compliance programs o programas de cumplimeinto de la legalidad, asumiendo las normas legales, éticas y evangélicas que deben de regir en TODOS los miembros de la Iglesia, a fin de instaurar una cultura de respeto a la ley humana y a la Ley de Dios y de la Iglesia: no cometer herejías, apostasías, cismas, errores de fe, delitos, abusos y violaciones litúrgicas, tener una farisaica e hipócrita doble vida (de cura célibe y de otra, de emparejado homosexual o heterosexual)...


      2. Control. Definidos los riesgos y las leyes humanas, divinas y eclesiales, deben de crearse los órganos de control interno y externo, los cuales han de supervisar de manera continua el cumplimento de la normativa católica: evitación de curas con doble vida (concubinato o adulterio heterosexual u homosexual), difusión de herejías, enseñanzas temerarias, erróneas y peligrosas, negacionismo de la verdad histórica de la Biblia, delitos litúrgicos, participación política y nacionalista. Aquí hacen falta dos instrumentos:

      a) el Supervisor

      b) Mecanismos de denuncia efectiva y real de los delitos contra la ley humana, divina y eclesial, con aseguramiento del anonimato del denunciante, verdadero agujero negro del Obispado de Barcelona (por ejemplo, denunciar a todo cura, sea del nivel jerárquico que sea, de por ejemplo su doble vida sexual hetero u homo, de sus latrocinios, de las herejías y difusión de errores de fe...)


      3. Disciplina. Para asegurar el debido control del cumplimiento de la ley de Dios, humana y clerical, han de emprenderse un catálogo de sanciones que afecten a los infractores, con su ejecución también real y efectiva.

      Esto es el gran fallo absoluto del Arzobispado de Barcelona: cuando el obispo recibe una denuncia formal o informal, practica sistemáticamente dos mecanismos elusivos de su deber de investigación, instrucción, juicio y sanción: el disimulo (denuncia informal) y la tolerancia (denuncia formal). Y el denunciante queda totalmente retratado ante todos, debido a las filtraciones que tiene el obispado. Así, si hay curas de doble vida (hetero u homo) o graves violadores de la verdad de fe, moral y costumbres, deberían de ser sancionados con justicia: 1. sancionados y 2. en justicia, hecho que no pasa en Barcelona y Cataluña.

      Como dice el P. Custodio, es significativo que el Gran Inquisidor haya extendido a todo quisque la necesidad del certificado antipederastia (habitual-ocasional), y de otro lado, se le haya olvidado total, absoluta y completamente el tema del control global debido del pecado interior de la Iglesia o Compliance: preocupación histérica y exacerbada por la pederastia, despreocupación olímpica por el resto de graves pecados.

      ¿No será que el Gran Inquisidor tiene la cola de paja?

      Eliminar
  9. En el Reino Unido, donde he sido profesor de Español, de religión, tutor y corrector de selectividad como profesor homologado durante unos años, es un requisito para trabajar en cualquier colegio. También en 1990 tuve que aportar el certificado negativo de delitos en general, entre los que se incluyen los sexuales o de cualquier otro tipo.

    No es un certificado a mi entender que estigmatice, es un certificado negativo que aporta seguridad a la hora de encomendarte el trabajo con menores. A mi entender es bueno, porque preserva la integridad de stos, y en los tiempos que corremos todo es poco en este terreno.

    Me parece, personalmente y como opinión solamente mía, acertado.

    Ahora bien, como en España as cosas se hacen bastante mal a veces, no acabo de entender, ya abundaré, qué significa inscribirse en un registro. El certificado del que hablo simplemente lo pides a la policía en cualquier momento y se te entrega en cualquier momento. Habrá que ver si esta práctica en el Estado Español es una chapuza como tantas, aunque sí que estaría bien que el obispo, y todos los directores de colegio de cualquier tipo, lo pidieran para ordenar a un hombre o para contratar a un profesor o profesora, o para nombrar a una persona responsable de una tarea pastoral o educativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien por PICAZO,unhombre sin DOBLEZ ni ENGAÑO!.

      Eliminar
    2. Señor Picazo, con mucha paciencia he escuchado el audio que hasta ahora por falta de tiempo o de interés me había resistido a escuchar, de su reunión con monseñor Taltavull y Santiago Bueno como artista invitado. Déjeme decirle que de ésta se desprenden dos cosas:
      1. Los tiene usted muy buen puestos.
      2. Tiene usted un gran temple. Yo no sé cómo hubiera reaccionado ante el inquisitorial grito de Santiago Bueno cuando le dice "Calli!!!!". Pero posiblemente se hubiera comido sus gafas de pasta.

      Con afecto

      Eliminar
    3. Esto que dice que en ESPAÑA las cosas se hacen tan MAL,como es que no se quedo en REINO UNIDO,¿QUE HACE AQUI?,o es que lo que le gusta a usted es un dia si otro también TOCAR LA GAITA al ECLESIASTICO DE TURNO Y HACER DE DETECTIVE.

      Eliminar
    4. Los costes del certificado antipederastia6 de octubre de 2016, 15:14

      "No es un certificado a mi entender que estigmatice, es un certificado negativo que aporta seguridad a la hora de encomendarte el trabajo con menores. A mi entender es bueno, porque preserva la integridad de stos, y en los tiempos que corremos todo es poco en este terreno."

      En mi opinión:

      1. El decreto de Omella se extralimita en su poder: pide más de lo que la ley orgánica exige: certificado antipederastia sólo para los que tengan trato habitual con menores, NO OCASIONAL. Parece que la obligación indiscriminada está basada en la ley del mínimo esfuerzo: todos con el certificado en la boca.

      2. El decreto de Omella no distingue unas personas o cosas de otras ni establece diferencias entre ellas. Una persona que tenga un trato OCASIONAL nunca jamás es lo mismo que otro que lo tenga HABITUAL.

      3. El decreto de Omella se ahorra el trabajo intelectual y jurídico de definir quien tiene trato HABITUAL y OCASIONAL con menores. Por eso da un ilegítimo trato indistinto. Este deslinde jurídico es importante para la atribución de responsabilidades.

      4. El certificado antipederastia es una carga que se impone a un ciudadano, y afecta a un derecho humano fundamental: la intimidad. El decreto se extralimita en los límites del poder episcopal porque va contra la ley, por lo que sería nulo, puede ser desobedecido y puede ser una causa de prevaricación. El decreto puede impugnarse ante la jurisdicción civil, al no distinguir entre ocasional y habitual, tal como exige la ley.

      5. El certificado antipederastia, para ser eficaz, debe de ser renovado anualmente por todos, incluido el obispo. También cuando hay cualquier cambio de destino, de lugar de trabajo o de categoría laboral. También cuando se contrata o trabaja por primera vez con la Iglesia. También cuando el obispo, en cualquier momento, tiene "sospechas" de que hay una sentencia firme. Y eso para todos, habituales y ocasionales.

      6. Puede alegarse que quien tiene trato ocasional puede tener una sentencia firme por delito sexual contra menores. Cierto, como también quien no tiene ningún trato y trabaja para la Iglesia y puede acceder a niños bajo custodia de la Iglesia. De ahí la necesidad de definición jurídica sobre lo que es HABITUAL y OCASIONAL.

      7. Supongo que todos los que están obligados a dar al obispo Omella el certificado antipederastia, en el supuesto de que sean acusados como presuntos abusadores, dispondrán de un seguro de responsabilidad civil y de protección y defensa jurídica, de lo contrario, mejor darse de baja: quien tiene el deber de certificar, tiene el derecho a estar asegurado, máxime cuando tal grave acusación tiene de por sí, enormes repercusiones sociales, familiares, económicas (multas, costas e indemnizaciones con intereses) y laborales (despidos por mala fama, pérdida de trabajo y dificultad en encontrar tabajo, cambio de domicilio). ¿Tiene dinero el obispado para hacerlo?

      8. La mujer es la causa del 95% de las bajas en el sacerdocio. Otro tipo de causas están relacionadas con la razón expuesta.

      Eliminar
    5. Hombre!,ya ha dado su CURRICULUM VITAE,EH?,JEJEJE.

      Eliminar
  10. Como muchos -si no la mayoría- de los casos de pederastia se producen en el entorno familiar, habrá que extender el decreto a los padres y familiares adultos; a los padrinos de Bautismo y Confirmación; a las parejas de novios cuando hagan los papeles de la boda; a los sacristanes, que dan caramelos a los niños.
    De rebote, el Gran Hermano, Leviatán, dispondrá de una lista completa y actualizada de todos los ciudadanos que tienen una actividad eclesiástica pública.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te has dejado a los hermanos. Y por si acaso será bueno pedirlo al mismo hijo cuando es adolescente, que igual le da por masturbarse y lo consideran también pederastia.

      Eliminar
  11. Este escrito de hoy manifiesta una voluntad de buscar tres pies al gato.
    Esta norma (bienvenida sea!) se aplica a todos los que ha dejado con un interrogante. En todas las escuelas adheridas al Secretariado de Escuela Cristiana, se exige que antes de empezar a trabajar con alumnos/as se presente el certificado de penales. No sólo los maestros/as, sino personal de limpieza, de secretaría, etc.
    No le parece bien que se exija a los sacerdotes. ¿Son seres especiales, ángeles? ¿No sabe que se han dado casos de pederastia en el confesonario?
    Sr. Jordi Picazo, esté tranquilo que lo que Ud desea es una realidad. No hay contrato sin certificado.
    Ocurre lo mismo con los/las catequistas, monitores, colaboradores.
    Felicito al Dr. Bueno por haber impulsado esta iniciativa.
    Nada de caminos absurdos, nada de decretos arbitrarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya. Y nos estás diciendo que con estos certificados se acabaron los casos de pederastia, o que no va a ser más sencillo que se aparte a los convictos sin andar sospechando del honor y la virtud de hombres honrados.
      ¿Por qué no pedimos el certificado de "no hijoputez" para asegurarnos también de que no son hijos de puta? (Pido perdón, pero me parece igual de humillante un trato que el otro. Hay unos mínimos de presunción dentro de personas respetables, que se castigue al culpable en lugar de inculpar al inocente.)

      Eliminar
  12. El Gran Hermano ya lo tiene por los DNI, Seguridad Social, Declaración de la Renta,...

    Aquí el tema es que las personas honradas (sean clerigos o laicos) deban demostrar su inocencia.
    En cambio ha habido sacerdotes poniendo preservativos a menores en un Hospital de Mataró, y le siguen dando nombramientos y encargos pastorales, donde vuelve a reincidir en una catequesis de Santa Coloma de Gramanet.
    La responsabilidad era de él (enfermo el pobre), o de quien no lo aparta y lo jubila.

    Este certificado no asegura que una catequista una vez esta actuando no pueda realizar actos ilicitos. Eso sirve para un sacerdote, un padre, una catequista, un voluntario de Càritas,...

    Esta sociedad (incluida una parte de la Iglesia)parece a veces el mundo al reves.
    Es como si un ciudadano observa a la Guardia Civil persiguiendo a un traficante, y el observador ataca y persigue a la Guardia Civil y no al "presunto" delincuente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencido de que no se exige este certificado a los de protección de Menores o la DGAIA, pese al escándalo que amaneció no ha muchos meses sobre las redes de pornografía infantil que pederastizaron a niños tutelados por DGAIA. Y estoy tan convencidos porque esta institución forma parte del juicio como acusación, cuando es evidentemente sospechosa. (Porque en estas situaciones no se puede decir abiertamente "culpable", que sinó lo decía).

      Eliminar
    2. La DGAIA está en desprestigio, pues es un organismo administrativo de la Generalidad que no ha demostrado, como dice usted, una efectividad en el desempeño de la protección a menores.

      Eliminar
    3. 11:02

      Bien dicho sobre los hospitales católicos con malpraxis doctrinal y evangélica

      Eliminar
    4. Y hablando de hospitales, ¿Ya se exige este certificado para los pediatras?.

      Eliminar
  13. Puestos ya: este certificado de inocencia sexual pública ¿se lo deberían solicitar a las parejas para adoptar niños? Creo que los del loby aullarían y patalearían hasta que se anulara tal exigencia.
    Y a un abuelo que cuida nietos suyos y a veces de los otros?, ¿también le exigiran el certificado de marras?
    Nunca ha habido tanta libertad como hasta ahora,y nunca han habido tantas leyes que son un despropósito.
    Ya nadie es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr.Anónimo 12:20,tiene toda la razón,MAS CLARO "AGUA".

      Eliminar
    2. Pues va a ir teniendo Vd. razón, al menos desde un respecto: ¿No es verdad que en su gran mayoría los casos de pederastia incurren en homosexualidad?

      Eliminar
  14. Será discutible la ley, pero es lo que todos los obispados han hecho a lo largo del mes de septiembre en todas las diócesis españolas

    ResponderEliminar
  15. Así no, P. Custodio6 de octubre de 2016, 13:31

    Lo he denunciado en otras ocasiones, y seguiré haciéndolo:

    Me parece vergonzoso que el p. Custodio publique este mismo artículo en "adelante la fe", una página en la que a diario descalifican (por decirlo finamente) al Papa.

    Lo encuentro indignante e impropio de los valores que siempre he supuesto al P. Custodio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni es vergonzoso ni hay para indignarse tanto. Por la manera de expresarse se nota que no le case bien el P. Custodio
      Nadie tiene la razón al 100%, pero no está muy lejos de asistirle totalmente la razón al P. Custodio.

      Eliminar
    2. El artículo, una vez está colgado en internet, puede ser copiado y publicado en cualquier medio. Incluso en facebook.
      Internet en este particular, hace lo mismo que la prensa escrita.

      Eliminar
    3. Francisco y sus errores6 de octubre de 2016, 14:32

      De Francisco proviene mucha confusión y ambigüedad, es uno de los peores Papas de la historia, almenos para confirmar en la fe, pues en otras cosas, como las sociales, está más o menos bien.

      Infocatólica, por ejemplo, dada la gran cantidad de polémica que genera Francisco por su confusión, ambigüedad y errores de fe, ya no publica ni sus entrevistas o declaraciones, sólo para evitar el escándalo mediático en su web.

      Lo peor de Francisco: el Capítulo VIII de Amoris laetitia, donde parece que legitima la inadmisible comunión, extremaunción y confesión de los adúlteros.

      Eliminar
  16. No deja de ser ironico que se pida este certificado a los que trabajen con niños, mientras las leyes españolas consideran legal el sexo consentido con niños a partir de 13 años. No olvidemos tampoco las leyes que promuevan la educacion sexual a menores, que consiste en enseñar practicas sexuales y decir que disfruten del sexo, lo que es a todas luces una escandalosa practica de corrupcion de menores.
    Me parece puro cinismo que unos politicos que hacen o consientan leyes para la corrupcion de menores, se les ocurra luego establecer un registro de abusadores. Acaso ellos no son abusadores de niños con sus leyes obscenas ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí ya llegamos a cómo deslindar la pederastia "personal" de la "estatal" o "lícita" y nos ponemos todos coloraos porque nos damos cuenta de que estamos en una sociedad depravada, que se altera mucho cuando la pederastia es acusación, pero que la practica mucho cuando se vende como "políticamente correcto".
      Están pidiendo certificados de incumplimiento del currículo escolar. Ahora sí empieza a preocuparme la salud infantil.

      Eliminar
    2. Y digo yo, ¿Por qué no funciona todo esto como el resto de asuntos policiales? Esto es, que no necesitamos habitualmente un certificado de no haber cometido cada uno de los infinitos delitos tipificados en los Códigos, que la policía ya se encarga de llevar a los "fichados" para lo que sea menester.
      Otra cosa: Cuando se dicta sentencia judicial se puede apartar a los que han sido reconocidos como culpables de una serie de circunstancias de riesgo. Una de ellas es de los niños en caso de pederastas, ¿No basta con esto? Por otra parte, un papel con un sello y una firma, ¿SON la verdad, SON la realidad?

      Eliminar
    3. anonimus cabreadus6 de octubre de 2016, 20:04

      Totalmente de acuerdo con usted FRED.

      Eliminar
    4. ANONIMO DEL MONTSIÄ6 de octubre de 2016, 20:15

      YO ESTOY CON EL PADRE BALLESTER !SIEMPRE!,NUNCA VA MAL ENCAMINADO,NUNCA!

      Eliminar
  17. Así no, P. Custodio6 de octubre de 2016, 17:12

    A los anónimos que contestaban mi anterior comentario:

    - En Germinans existe un moderador, o censor, que estoy seguro nunca permitiría que los comentaristas insultasen al Papa. Por supuesto, sí permite críticas a sus palabras o acciones, pero manteniendo el debido respeto.

    - En Adelante la Fe existe un moderador que permite que los comentaristas insulten al Papa, con total libertad. Cualquier expresión insultante, de mal gusto, obscena, irrespetuosa, etc. etc. contra el Papa es publicada sin el menor filtro.

    Creo que es evidente por qué me indigna y decepciona que el P. Custodio publique en esa web el mismo artículo que presenta en Germinans.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada impide la plurpublicación de un artículo en diversas páginas para conseguir mayor difusión internacional, y de paso, promocionarse él y, en parte, a GG. Para mí, el P. Custodio hace bien.

      Eliminar
    2. VIVA EL PADRE CSTODIO,SIEMPRE!

      Eliminar
  18. Este certificado no tiene ningún otro sentido que el meramente burocrático, me recuerda a aquella observación de la cartilla militar: "Valor:" que por defecto se rellenaba siempre con un "se le supone".
    Supongamos que el muy digno funcionario -llevado por su recta conciencia y pulcritud- quiere hacer las cosas bien. Le preguntará al sujeto pasivo ¿oiga, es usted pederasta? y si el tal responde negativamente, así lo extenderá en fórmula certificada. Y hala, ya está. No es pederasta.
    ¿Para qué puede servir toda esta tontería?.
    Y eso sin tener en cuenta que no será pederasta, pero igual está loco de atar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un registro de delincuentes sexuales, por lo que los datos del solicitante del certificado se cotejan con dicho registro. No es una garantía de que alguien sin antecedentes no cometa un abuso en el futuro, pero sí detecta a los condenados por estos abominables delitos.

      Están pidiéndolos en toda España para maestros, monitores de tiempo libre... ya trabajen a tiempo completo u ocasionalmente con niños.

      Así que no se escandalicen porque se pidan a los sacerdotes.

      Eliminar
    2. Pues peor me lo pones, más burocracia inefectiva y cruce de trámites en un mismo sentido. Todo esto hay que pagarlo y además requiere un tiempo de funcionarios que mientras hacen esto no pueden entregarse a labores más efectivas.
      El modo de estudiar a grupos muy minoritarios no puede consistir en la suposición documental de que la mayor parte de la población no entra de ellos. Pongamos por ejemplo que queremos investigar algo sobre personas con albinismo (Ya lo ven, no tienen ningún pecado o suposición de nada, sólo se trata de un grupo muy reducido)¿Qué haremos, buscar en archivos infinitos todos los datos sobre color de piel y cabello o abrir un archivo de los que reúnen las características a estudiar?.
      Encontraremos antes a los pederastas en una lista de los que sí lo son que en otra de los que no lo son. Elemental, Watson.

      Eliminar
  19. Es curioso que después de denostar al malísimo Franco se hayan puesto leyes similares pero en peor. Cuando ingresé en el magisterio teníamos que presentar un certificado de buena conducta de la comisaría o guardia civil, otro del alcalde y otro de la parroquia. Cuando empezó esto que unos llaman democracia y otros "café para todos", se entiende que para todos ellos, fueron eliminados esos certificados. La maestras ya podían ir con minifalda y escote a la escuela sin ser estigmatizadas y todos los docentes podían emparejarse o desemparejarse como quisieran. Llama la atención que en una democracia tengan los ciudadanos que demostrar que no son delincuentes y los que lo son, tenemos listas inmensas en todos los cortijos y cortijillos de políticos ladrones y prevaricadores, que no han tenido que presentar nunca certificado de respeto a los bienes ajenos, ni a las leyes que ellos mismos pergueñan. Algunos el ladrón mas grande de España, dicen, recibido bajo palio en catedrales, conventos y abadías. Porqué el sr. arzobispo no pide certificado de cumplimiento del primer mandamiento de la ley de Dios, del segundo,... y así hasta el décimo. Cuando leo hoy que el papa ha felicitado a la ciudadana Caram y la ha animado a seguir haciendo lío ¿qué mandamiento están cumpliendo? Me extraña que tanto criticar la Santa Inquisición por tirios y troyanos y la estemos pidiendo a gritos e implantando ferozmente. Eso sí contra los católicos y los que se salen del redil. Por otro lado hecho de menos mis años en San Cosme y San Damián en el Prat dónde los franciscanos que llevaban la parroquia adoctrinaban a los niños y a sus padres en la LLiga Comunista Revolucionaria y en el catalanismo más violento. Gloriosos años de Jubany que con eso que llaman "seny catalán" mandaba curas u órdenes religiosas comunistas a los barrios obreros y a los de clase media, media alta de Convergencia. Que años en los que el padre Llanos s.j. decía que el Pozo lo había hecho comunista pero que el no había podido hacer ni un solo católico. No sé en que pozo estarán metidos los católicos que viven en Cataluña o en que sima, después que muchos curas monjes monjas, religiosos y religiosas predicaran el catalanismo y el comunismo más violentos. Recuerdo a Xirinacs y la contestación que le dio en el Congreso el gran Cela. En fin qué tiempos. De aquellos polvos vienen estos lodos.

    ResponderEliminar
  20. Lo que es totalmente impropio es el título del post. Se podrá estar o no de acuerdo con el Decreto Arzobispal, pero no se trata de que nadie se inscriba en un Registro; el certirficado es precisamente un certificado negativo de no figurar en tal Registro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y te parece poco?

      Eliminar
    2. Ni poco ni mucho, es lo que hay y lo que es. Los maestros han tenido también que pasar por eso. Y en los tiempos que corren es lógico que la diócesis quiera cubrirse de riesgos lo más posible para el futuro. La verdadera cuestión será si los sacerdotes seculares, que siempre hacen lo que quieren, aportarán o no el certificado. O dicho de otra manera, ¿qué pasará con los que no lo aporten?

      Eliminar
  21. ARCÁNGEL MIGUEL

    "CREO EN LA JUSTICIA DE DIOS Y NO EN LA DE LOS HOMBRES"

    LAS OFENSAS A DIOS; LA CONTRICIÓN NO ES VERDADERA SI NO VA ACOMPAÑADA DEL PROPÓSITO DE ENMIENDA. MISERICORDIA SI ¡FALSA MISERICORDIA NO!

    ¡TODOS LOS CASOS REALES LOS REVISARAN Y TAMBIÉN LOS DE CARÁCTER RETROACTIVO YA! O POR OTRO LADO.... ¿SEGUIRÁN CON ESTA CAZA DE BRUJAS ABSURDA Y BARATA PARA CALMAR LAS CONCIENCIAS DE MUCHOS ACOMODADOS A ESTE MUNDO? ¡¿ACASO PERDIERON LA FE, Y EN VEZ DE APLICAR LA JUSTICIA DE DIOS APLICAN LA INJUSTICIA DEL MUNDO?! HAN METIDO A MIEMBROS DEL CLERO, LAICOS Y HOMBRES DE BUENA FE QUE DEDICAN O YA DEDICARON SU VIDA A DIOS, A DISCRECIÓN EN ESTA ESPECIE DE CHECAS ESTALINISTAS ¡Y PODRAN DORMIR TRANQUILOS!¿LOS AJUSTICIARAN PÚBLICAMENTE A TODOS TIPO ESCARNIO TAMBIÉN? EL TRIBUNAL LES JUZGO HACIENDO LO QUE ESTE MUNDO CORROMPIDO LES PIDIÓ¡NO DIOS! "NO JUZGUÉIS Y NO SERÉIS JUZGADOS" LUCAS 6,36-38 . LA HIPOCRESÍA VA DE LA MANO DE LA CONDENACIÓN ETERNA.......

    ResponderEliminar
  22. En Zaragoza tambien se lo han pedido. No solo a sacertotes sino tambien a catequistas

    ResponderEliminar