jueves, 6 de octubre de 2016

Los primeros pasos de Taltavull como Administrador Apostólico de Mallorca (II)

El obispo guay (y dialogante con los asaltantes abortistas de una parroquia mallorquina, en plena Misa)

El flamante Administrador Apostólico (obispo de facto) de Palma de Mallorca ha recibido una herencia de su predecesor y se ha propuesto gestionarla según su estilo guay. Lo suyo es la bonhomía y ha de ponerla en práctica tanto si toca como si no toca.
Resulta que el 9 de febrero de 2014 (bajo el pontificado de D. Javier Salinas) un grupo pro abortista irrumpió en la Parroquia de Sant Miquel de Palma de Mallorca gritando consignas a favor del aborto libre y gratuito. La acción fue reivindicada por una organización identificada como Antipatriarcals Mallorca a través de un comunicado de prensa acompañado de imágenes de la irrupción en la iglesia, ubicada en pleno centro de la capital balear.
Los niñatos, hijitos de papá -así son la mayoría de los perroflautas- difundieron un video en el que se apreciaba que la protesta duró poco más de un minuto, ya que algunos feligreses los echaron del templo. Los jóvenes llevaban una pancarta con el lema Fuera rosarios de nuestros ovarios, con la que entraron por el pasillo central interrumpiendo la misa mientras coreaban  a grito pelado sus consignas abortistas. Los fieles fueron totalmente resolutivos y eficientes. Consiguieron que el tiempo del agravio se redujera a un minuto.
Los feligreses consiguieron que los asaltantes salieran del templo
Luego vino la denuncia de oficio y el Obispado de Mallorca presentó entonces una acusación particular contra el grupo de jóvenes proabortistas. Para el Obispado, dicha acción «vulnera los derechos fundamentales referentes a la libertad religiosa y de culto», por lo que podría ser constitutiva de delito. En el juicio, previsto en la Audiencia de Palma para el día 29 de septiembre, el Ministerio Público solicitaba para cada uno de los seis acusados una pena de un año y medio de prisión, por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos.
Por su parte, la acusación particular que ejerce el Obispado de Mallorca pide que se imponga una pena de cuatro años de cárcel para cada encausado. Aun así, desde el inicio del proceso judicial la diócesis se mostraba dispuesta a retirar la acusación, si los seis jóvenes reconocían públicamente que habían actuado mal, algo que nunca sucedió. Los encausados han venido manteniendo, por contra, que su actuación fue sólo un acto de protesta por la reforma de la Ley del Aborto que en aquellas fechas estaba tramitando el Gobierno central. El obispado, bajo la responsabilidad del anterior obispo, actuó con el rigor que un acto así merece (los derechos han de ser protegidos con determinación). Pero en ningún momento renunció a ejercer la misericordia: eso sí, previo reconocimiento de la tropelía que tal acto supuso y tras pedir perdón. Es como ha de funcionar la misericordia.
Y ahí entra D. Sebastián Taltavull, el flamante administrador Apostólico de la diócesis insular. Llega y se encuentra con el marrón… pues, ¡manos a la obra! Vamos a misericordiar a los asaltantes.  Les invita a reunirse con él en el obispado a través de una misiva en la que hacía un llamamiento al diálogo y a hacer comunes todas aquellas actitudes y aquellos valores que favorecen una convivencia pacífica, en el marco de la cual estoy seguro de que podremos entendernos.

En principio se mantiene en la actitud de su predecesor, siguiendo en la línea mantenida por parte de la diócesis de ofrecer la mano tendida para un acuerdo que permita el reconocimiento de una acción no adecuada. En cualquier caso, el administrador apostólico también recuerda en su carta que ciertamente a todos los fieles nos ha dolido que no se respetase uno de los derechos humanos más básicos, recogido en la Declaración Universal y en el ordenamiento constitucional español, como es el derecho a la libertad religiosa, que comprende el ejercicio del culto público.
Un sonriente Taltavull recibió a los abortistas
Pues bien, la reunión se realizó en las dependencias episcopales y los encausados, fanáticos feministas, siguieron en sus trece. En fín, que no me arrepiento, padre, ni me da miedo la eternidad. Sólo creen en el sueldazo de su papaíto. Con la insolencia que les caracteriza, le pegaron una patada en la boca, que el bueno de Taltavull recibió, supongo, con sumo placer. No tuvo más remedio que mantener la acusación e ir a juicio.
Tras el encuentro fallido del lunes, los encausados -cuatro mujeres y dos hombres-todavía plantearon al Obispado un nueva propuesta de acuerdo de última hora. En el documento entregado a la diócesis, se planteaba que ambas partes admitieran que las consecuencias de aquel asalto han supuesto una desazón y sufrimiento tanto para el colectivo feminista como para la Iglesia de Mallorca. Proponían una declaración conjunta que dijera: El colectivo de feministas encausadas comprende y comparte el malestar que sufrieron los feligreses de Sant Miquel. La Iglesia de Mallorca hace lo mismo con el malestar que sufrieron las detenidas y su entorno social y familiar. Es decir, que además de cornudos, apaleados: Profanan un recinto sagrado gritando groserías, te paran la misa, te insultan y encima has de reconocer lo mucho que sufrieron los agresores cuando la poli les echó el guante.

Los asaltantes se lo pusieron difícil al obispado al no estar dispuestos a ningún reconocimiento explícito de culpa. ¡Cómo iban a reconocerse culpables!, si la culpa del medio millón de abortos anuales la tienen los curas por estar en contra de los preservativos. ¿Será posible?

Los abortistas en el banquillo de los acusados
Menos mal que todavía quedaba vergüenza torera en algún rincón del palacio episcopal. El pobre D. Sebastián se había quedado compuesto y sin novia: sin la misericordia que estaba empeñado en ofrecerles. Él es distinto y quería que se notase. Se moría de ganas de arreglarlo amigable y cordialmente… Con ese buenismo eclesial tan en boga. Ese estilo de pensamiento y acción socio-política bienintencionada pero ingenua, fundamentada en un sentimentalismo carente de autocrítica hacia los resultados reales, que pretende ayudar a algún colectivo “desfavorecido” y marginado como, en este caso, el feminista. ¡Pobres! Así es Taltavull de guay.

Pero no se puede misericordiar sin arrepentimiento de por medio. El maravilloso planteamiento de la política de mano tendida (si se descuida, se la arrancan) le ha llevado a parecer, como poco, ingenuo y en el peor de los casos intentando ponerse una medalla que, a estas alturas de la película, puede dar por desaparecida. Señor obispo: Pa las cuestas arriba quiero mi burro. Que las cuestas abajo…  ¡yo me las subo!

Gerásimo Fillat Bistuer

13 comentarios:

  1. Que vergüenza,madre mía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clave del artículo está aquí:

      "Los asaltantes se lo pusieron difícil al obispado al no estar dispuestos a ningún reconocimiento explícito de culpa. ¡Cómo iban a reconocerse culpables!, si la culpa del medio millón de abortos anuales la tienen los curas por estar en contra de los preservativos. ¿Será posible?

      Los abortistas en el banquillo de los acusados
      Menos mal que todavía quedaba vergüenza torera en algún rincón del palacio episcopal. El pobre D. Sebastián se había quedado compuesto y sin novia: sin la misericordia que estaba empeñado en ofrecerles. Él es distinto y quería que se notase. Se moría de ganas de arreglarlo amigable y cordialmente… Con ese buenismo eclesial tan en boga. Ese estilo de pensamiento y acción socio-política bienintencionada pero ingenua, fundamentada en un sentimentalismo carente de autocrítica hacia los resultados reales, que pretende ayudar a algún colectivo “desfavorecido” y marginado como, en este caso, el feminista. ¡Pobres! Así es Taltavull de guay."

      .......

      No les da la gana de enterarse a estos prelados de que estos grupos abortistas son una organización sectaria y milante, integrada en cuadros jerárquicos, con división de trabajo intelectual y ejecutivo, y con ramas dispersas en todos los territorios y transversal en partidos de izquierda, sindicatos, organizaciones civiles izquierdistas y nacionalistas...

      El abortismo es una "fe religiosa", que tributa víctimas inocentes a satanás, cual parodia de la Eucaristía, el Cordero sacrificial inocente. Inocente por inocentes. Pobres ignorantes prelados.

      Por cierto, Taltavull, cuando se hizo el juicio de estos energúmenos, la entrada de la parroquia de Barcelona de Santa Teresita fue pintarrajeada con lemas abortistas:

      - Absolució feministes encausades
      - Avortament lliure i gratuït

      Eliminar
    2. QUÉ VERGÜENZA MADRE MÍA Y QUÉ BOCHORNO. Con obispos y sacerdotes así, estamos apañados. Que el Espíritu del Señor proteja su Iglesia con más fuerza.

      Eliminar
    3. Unos EMBUSTEROS MEZQUINOS,ESTO ES LO QUE SON,ESTOS PRELADOS SONRIENTES.

      Eliminar
  2. Taltavull, con la Cultura de la Muerte7 de octubre de 2016, 1:11

    Esta actitud de Taltavull está abocada, con el tiempo, al fracaso y a la irrelevancia más absolutos.

    Unos hechos sobre los abortistas, y que Taltavull ignora ex profeso:

    1. Niegan el derecho humano a la vida humana del niño no nacido. Son homicidas, y homicidas de niños inocentes e indefensos.

    2. Niegan la dignidad e igualdad humana: la dignidad e igualdad de todos los seres humanos, con independencia de su grado de desarrollo.

    3. El aborto es una tentación e influencia del demonio, por lo que infesta a la sociedad que lo legaliza.

    4. El aborto es un grave pecado social (Reconciliatio et Paenitentia), pues la Cultura de la Muerte se convierte en un hecho legal y comercial. Los abortistas son el brazo tonto del capitalismo de los centros abortivos.

    5. El aborto genera el mayor número de muertes y homicidios en Europa: cada año, en la UE, hay un millón de abortos.

    6. El aborto se extiende tanto en la reproducción humana natural y artificial-asistida.

    7. El aborto será reconocido como derecho humano con protección penal. La Iglesia será perseguida e ilegalizada por no reconocer el derecho humano al aborto.

    ResponderEliminar
  3. La guía de San Juan Pablo II El Grande7 de octubre de 2016, 1:19

    8. Ante un Vaticano actual en situación de total y grave confusión, y de algunos obispos carentes de autoridad moral y referente evangélico, son proféticas y luminosas -por desgracia- las palabras de San Juan Pablo II en Evangelium vitae 20:

    "...el derecho originario e inalienable a la VIDA se pone en discusión o se niega sobre la base de un voto parlamentario o de la voluntad de una parte —aunque sea mayoritaria— de la población.

    Es el resultado nefasto de un RELATIVISMO que predomina incontrovertible: el «derecho» deja de ser tal porque no está ya fundamentado sólidamente en la inviolable dignidad de la persona, sino que queda sometido a la voluntad del MÁS FUERTE.

    De este modo la democracia, a pesar de sus reglas, va por un camino de TOTALITARISMO FUNDAMENTAL.

    El Estado deja de ser la «CASA COMÚN» donde todos pueden vivir según los principios de igualdad fundamental, y se transforma en ESTADO TIRANO, que presume de poder disponer de la vida de los más DÉBILES E INDEFENSOS, desde el niño aún no nacido hasta el anciano, en nombre de una utilidad pública que no es otra cosa, en realidad, que el INTERÉS de algunos.

    Parece que todo acontece en el más firme respeto de la legalidad, al menos cuando las leyes que permiten el aborto o la eutanasia son votadas según las, así llamadas, reglas democráticas.

    Pero en realidad estamos sólo ante una trágica apariencia de legalidad, donde el IDEAL DEMOCRÁTICO, que es verdaderamente tal cuando reconoce y tutela la DIGNIDAD de toda persona humana, es TRAICIONADO en sus mismas bases:

    - ¿Cómo es posible hablar todavía de DIGNIDAD de toda persona humana, cuando se permite matar a la más DÉBIL E INOCENTE?

    - ¿En nombre de qué justicia se realiza la más INJUSTA de las DISCRIMINACIONES entre las personas, declarando a algunas dignas de ser defendidas, mientras a otras se niega esta dignidad?

    Cuando se verifican estas condiciones, se han introducido ya los dinamismos que llevan a la DISOLUCIÓN de una auténtica CONVIVENCIA humana y a la DISGREGACIÓN de la misma REALIDAD establecida.

    Reivindicar el derecho al aborto, al infanticidio, a la eutanasia, y reconocerlo legalmente, significa atribuir a la LIBERTAD HUMANA un significado PERVERSO E INICUO: el de un PODER ABSOLUTO sobre los demás y contra los demás.

    Pero ésta es la MUERTE de la VERDADERA LIBERTAD:

    «En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo» (Jn 8, 34)."


    Es lamentable, pero la situación va a peor en relación con estas palabras de San Juan Pablo II en 1995. No debía de ser así, pero es la realidad de hoy.

    ResponderEliminar
  4. "Un sonriente Taltavull recibió a los abortistas"

    Muchos consagrados hacen esto:

    a) sonrisas para los de fuera, y misericordina si pecan o agreden gravemente,

    b) mordicos para los que somos fieles; deber de aguantar a herejes como curas y religiosos, y con el deber de rezar por ellos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anonimus cabreadus7 de octubre de 2016, 15:26

      Sr.Anonimo13:34,totalmente de acuerdo con usted,solo RIÑEN a los buenos,a los malos CARAMELOS ASI NOS VA.

      Eliminar
    2. Que se fien de esta GENTUZA,que saldran CHAMUSCADOS DE VERDAD!

      Eliminar
  5. El problema de fondo es que en la sociedad actual quien se opone al aborto es considerado un fanático, un radical, un talibán vamos. Esto pasa aquí y casi toda Europa. Si no que les pregunten a polacos e irlandeses. Los partidos polítcos tampoco ayudan xq incluso los de derechas casi ya no se opone a parte de mantener las leyes que se han encontrado hechas. Lo mismo pasa con el matrimonio homosexual aunque este caso a mi entender es menos grave porque al menos no matan a nadie y, al fin y al cabo, se unen por lo civil.

    ResponderEliminar
  6. Lo interesante sería saber quienes son los seis asaltantes, quien les mueve y les protege.

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Muy AGUDO,anónimo 16:11,PERO QUE MUY AGUDO!!!

      Eliminar