lunes, 8 de febrero de 2016

Ja tenim bisbe català!

¡Por fin, el pasado 2 de febrero, el Papa se dignaba designar un obispo catalán! Sabido es que, en casi tres años de pontificado, no había nombrado un prelado procedente de esta tierra, a pesar de haber tenido tres ocasiones propicias para ello, con la remoción de los residenciales de Tortosa, Lérida y Barcelona. Ni que Francisco nos tuviese manía. Sin embargo, la designación del primer obispo catalán del papa argentino parecía tan pintoresca que sonaba a piolada lunfarda. El primer obispo catalán sería el Archimandrita Manuel Nin Güell y pasaba a ser el nuevo Exarca Apostólico para los católicos de rito bizantino en Grecia. 

Pese a la sorpresa, la noticia me llenó de gran satisfacción. En primer lugar por tratarse de un religioso nacido en El Vendrell, población muy querida por mí. ¡Y apellidándose Nin, con la raigambre que tiene dicho patronímico en la capital del Baix Penedès! En segundo lugar porque se confirmaba que el papa Francisco prescinde olímpicamente de las procedencias territoriales. Ni nombra un catalán para Cataluña ni un griego para Atenas, habiendo sido de dicha nacionalidad los exarcas antecesores al Padre Manuel Nin. Un cambio radical, también para Grecia.
 
El nuevo exarca es un monje montserratino, pero tampoco supone su nombramiento una especial consideración con el cenobio benedictino, que no había contado con un obispo desde los tiempos del Padre Albareda. El Padre Nin reside en Roma desde el año 1992 y no se halla especialmente conectado con una abadía, con la que no comparte el día a día desde hace casi cinco lustros. Su designación más bien obedece al gran interés del Santo Padre con la situación en Oriente Medio, en especial con la persecución de los cristianos en Siria e Irak, así como con la crisis de Ucrania, dada la creciente presencia de cristianos sirios y ucranianos en territorio griego. 

También me llenaría de esperanza que la alergia nacionalista del papa Bergoglio favoreciese la designación de obispos catalanes para otras latitudes, en especial para el resto de España. Siempre ha habido prelados catalanes en otras diócesis españolas. Por citar a los últimos: Gomà, Pla i Deniel, Serra Sucarrats, Sanahuja Marcé, Font Andreu, Castelltort, Cases Deordal, Buxarrais, Briva Mirabent. Inexplicablemente esa tradición se rompió en los últimos años. En estos momentos de alejamientos, incomprensiones y presuntas desconexiones, nada resultaría más positivo que la normal presencia de obispos catalanes en el resto de España; estando seguro, por otra parte, que esa normalidad disgustaría enormemente al nacionalismo eclesial.

Con todo, pese a los disparates de los últimos años, creo que avanzamos por el buen camino.  El “Volem bisbes catalans” ya ha pasado a la historia. En este sentido, la designación de Monseñor Omella ha resultado de una vital importancia. Es más, su habitual predicación en castellano se viene produciendo sin el menor rasgado de vestiduras; hecho que resultaría impensable tan sólo diez años atrás. Hace dos semanas, ese informadísimo periodista que es Arturo San Agustín (del cual les recomiendo vivamente la lectura de su libro “Tras el portón de bronce”, ejemplo de información veraz, neutral y contrastada) se lamentaba en un artículo en La Vanguardia, que todavía había quién, tras una homilía de Omella, sólo se preguntaba si había hablado en catalán o castellano. Cierto es que todavía alguno, especialmente sottovoce, se fija en el dedo y no en la luna, sin embargo las voces contrarias son cada vez menores. ¡Incluso Llisterri se ha convertido en un groupie de Omella en sus flamantes colaboraciones dominicales en La Vanguardia!

El exarcado del Padre Nin no es una simple anécdota, como anécdota sí es el proceso catalán en la globalidad del orden mundial. Su designación se enmarca en otros parámetros bastante más importantes (Grecia, Siria, Irak, Ucrania), para los que el benedictino se halla suficientemente preparado. Parece claro que el papa Francisco no atiende a disquisiciones nacionalistas sino al bien de la Iglesia. Si ello, en nuestro país petit, representase orillar para siempre las designaciones de procedencia, supondría un avance más que considerable.


Oriolt

20 comentarios:

  1. Para Sandro Magister se trata de una imprudencia nombrar a un sacerdote de rito latino exarca para los católicos de rito bizantino en Grecia:

    http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351217?sp=y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Sandro Magister cualquier cosa que haga este Papa es como mínimo una imprudencia....

      Eliminar
    2. Puede que ya estuviere autorizado para celebrar los dos ritos, como tenemos en Barcelona el Párroco de María Reina, Mons. González Agápito.

      Eliminar
    3. Pero los griegos lo verán como un sacerdote latino.

      Eliminar
    4. Sr.Hermenegildo,un poco inquietante lo es OIGA!!!!!

      Eliminar
    5. Para el anónimo de las 10:07: Magister no atribuye este nombramiento al Papa Francisco, sino a la Congregación para las Iglesias Orientales.

      Eliminar
  2. Articulo muy interesante Sr. Oriolt.

    Solo desear al Padre Nin que Dios le bendiga en su nuevo cargo de pastor para los católicos de rito bizantino de Oriente Medio y Grecia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un nonbramiento mmuy peculiar,a ver si por lo menos no lleva la estelada debajo del brazo,jeje.

      Eliminar
  3. ja li agradaria a l'autor de l'article que tot el rebombori català fos una simple anècdota, però bé sap que no és així encara que ho vulgui menystenir.

    ResponderEliminar
  4. Dir que el P. Manel no està lligat al monestir és d'un desconeixement galopant, o d'una manipulació descarada. Només en presència física el P. Manel ja passa diverses vegades a l'any uns dies a Montserrat. A part de l contacte diari i habitual.
    Entenc que aquest "blog" té animadversió cap a Montserrat, i la practica totalitat dels seus monjos. Pe`ro ja que prediqueu tant "l'autentica fe catòlica" pot ser que comenceu per ser honestos, i sincers. Com altres vegades he dit, hi ha més ideologia que fe en aquesta web

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalment d´acord amb l´anònim de les 15,08 Jo també he notat una certa animadversió a allò que és català, Montserrat, Bisbes de la terra; també sabem que la llengua i cultura del país és important però a Catalunya també ( crec modestament) sabem distingir, acceptar i fer camí junts encara que potser uns i altres tinguem les nostres discrepàncies. Anem més a la persona que a una altra configuració de gust personal...

      Eliminar
    2. El anónimo 15:08 afirma "hi ha més ideologia que fe en aquesta web"
      ¿Es que es posible la FE sin una ideología adecuada? El marxismo, el catalanismo, el progresismo, la simpatía injustificada por lo extranjero y otras afines son contrarias a una recta Fe.
      En cambio, hay planteamientos completamente acordes a la FE: tradicionalismo, defensa de la monarquía, de España y sus valores inmortales, carlismo, joseantonianismo...todas ellas son opciones ideológicas perfectamente compatibles con la FE auténctica.

      Eliminar
    3. La culpa de esto la tiene el Sr.Hilari Raguer,por el sindrome de Estocolmo que tiene con los del FRENTE POPULAR del 1.936.

      Eliminar
    4. Sr.anonimo de19:35,ya era hora que alguien nombrase a esta perla,este de monje tiene lo que yo de astronauta

      Eliminar
  5. Dice el señor Oriolt en su artículo que parece claro que el papa Francisco no atiende a disquisiciones nacionalistas sino al bien de la iglesia. ¿Es que lo ha duda en alguna ocasión? Si así lo ha hecho, malo. Y como siempre, el señor Trenchs arrimando la sardina al ascua que más calienta: ¿dónde está el interés del artículo? ¿En que el señor Nin es catalán? Si uno y otro pierden de vista que la Iglesia es universal, por mal camino vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurentius Dertosensis9 de febrero de 2016, 19:31

      Perdone,pero no entiendo porque dice esto del Sr.Trenchs,si el pasa olimpicamente de politica o de nacionalismos,siempre que hace un comentario lo hace con educacion,como un buen cristiano catolico que demuestra ser.

      Eliminar
  6. Dos reflexiones. Primera: ¿cuántos católicos de rito bizantino hay en Grecia? Porque si son sólo dos o tres mil, vaya "osadía" del Papa (al que seguramente han preparado otros dicho nombramiento, limitándose SS a firmar); el asunto no tiene más relevancia que los nombramientos esos de franciscanos gallegos para el arzobispado de Argel (que tiene unos dos mil fieles), que son como para enmarcarlos. Segundo: el que no aprovecha la oportunidad es porque no sabe, pues si yo fuese filomonserratino, filopujolista y filo+ (interpretable como filocasarústica), sacaría de inmediato los estandartes almogávares y diría que por fin el Papa ha comprendido la inmarcesible catalanidad del Peloponeso y la Morea (y de paso reivindicaría más obispos catalanes para Macedonia, Tracia y Asia Menor). Quien no llora no mama (digánselo si no a la congresista Bescansa).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que hay unos 2500 en Grecia, Turquía y Europa.

      Eliminar
  7. El dia que veamos un Obispo Uruguayo en BnAs, le daŕe la razón Sr. Oriolt, mientras tanto como sus antecesores "politica"

    ResponderEliminar
  8. Con Omella en la congregación para los obispos, auguro una nueva "fornada" de bisbes catalans, como en la epoca Carles, ya que Sistach no pudo (según algunos) o no quiso (según otros) patrocinar a ninguno.

    ResponderEliminar