viernes, 13 de marzo de 2015

La Glosa Dominical de Germinans

Reflexión a modo de notas, hacia dónde nos orienta la liturgia del domingo.


¡CREEN SABER, PERO SE CONVIERTEN EN CIEGOS!

Los fariseos, los padres, el ciego: tres reacciones diferentes ante el milagro que Jesús lleva a cabo; tres actitudes diferentes ante Jesús, luz del mundo. Los fariseos se encierran cada vez más en su rechazo. Al principio parecen admitir el hecho de la curación: “¿Cómo has recobrado la vista? ¿Qué dices de aquel que te ha abierto los ojos?”. Pero acto seguido los más hostiles acaparan el debate y siembran la duda en el ánimo de la gente: “Después de todo, ¿quién nos puede probar que era verdaderamente ciego?” Después del último interrogatorio ya no buscan para nada la verdad. Buscan únicamente achacarle al ciego algún error en su versión de los hechos, haciéndole repetir los detalles del milagro. Y acaban insultando al testigo: lo culpabilizan de su desgracia. “Empecatado naciste ¿y pretendes darnos lecciones? 

Es el drama de los fariseos: creen ver y se cierran a la luz; creen saber y repiten: “Este hombre no viene de Dios, pues cura en sábado” “Nosotros sabemos desde el último interrogatorio que este hombre es un pecador” “Nosotros sabemos que Dios ha hablado por Moisés”. Creen saber pero se convierten en ciegos.

C:\Users\FRANSESC\Desktop\images6J1KYQY7.jpgNo los apedreemos. Más bien miremos qué ha sucedido en nuestra vida, en nuestro corazón, con la fe de nuestra juventud: qué hacemos cada día con la luz de Jesús. 

Nuestro mundo, a pesar de su gran belleza, se encuentra enfermo. Sólo hace falta encender el televisor o abrir los periódicos para medir el ritmo en que las tinieblas avanzan sobre nuestros países y en nuestras sociedades, y cómo los hombres, responsables o no, se ofuscan en torno a las grandes cuestiones de hoy y de mañana.

Jesús nos propone su luz, una luz siempre dulce, pero siempre exigente. Y en cambio nosotros nos aferramos a costumbres de vida o a modas caducas.

Jesús aún hoy en día “trabaja” para iluminar el mundo; pero su mensaje encuentra en nosotros la duda, la rutina, a veces incluso la ironía. Incluso los padres del ciego dan un testimonio sesgado de la verdad: “Estamos seguros de que éste es nuestro hijo y de que nació ciego. Cómo es que ahora ve, lo ignoramos. Ignoramos quién le ha abierto los ojos. Preguntadle: es ya mayor. Que él mismo responda. Los fariseos dicen: « Sabemos ». Los padres dicen: « Ignoramos » y no desean saber. ¡Quiá! Su hijo ha sido curado después de tantos años de ceguera y ellos no quieren saber. Rechazan dar la cara por su hijo. Y esto para no perder su lugar en la sinagoga o la estima de sus vecinos de barrio. ¡Cómo nos hace cobardes el miedo a perder lo que queremos!

C:\Users\FRANSESC\Desktop\imfang.jpg
Pero es la actitud del ciego la que nos debe guiar en el trascurso de este camino hacia la luz de la Pascua.  En principio no dice nada. Ha percibido la presencia de Jesús ante él, sin verle. Acto seguido ha escuchado palabras extrañas: “Mientras yo estoy en el mundo, Yo soy la luz del mundo”. ¿Pero cómo se puede hablar de luz con un ciego de nacimiento? Es sólo entonces que ha sentido el lodo aplicado sobre sus ojos, como si Jesús quisiese con esto significar: el Creador ha hecho al hombre con el barro de la tierra y yo lo recreo con un poco de lodo. Y el ciego ha obedecido, siempre sin ver nada. Ha acudido a la piscina de Siloé, la piscina del Enviado, se ha lavado en la piscina indicada por Jesús. Allí aún nada. Entonces se ha puesto en camino hacia la luz, hacia la fuente de su luz, hacia el conocimiento de Jesús.  Y sus palabras reflejan bien el itinerario de la fe: en primer lugar habla del hombre que llaman Jesús. Más adelante afirma: “Es un profeta”. Y más tarde replica ardientemente a los fariseos: ¡Si este hombre no fuera de Dios, nada podría hacer!

Algunos instantes después, y el hombre por fin ve con sus mismos ojos sanados. Jesús le ha dado la luz por vez primera, incluso una doble luz: la de los ojos y la de la fe. 

Fr. Tomás M. Sanguinetti

7 comentarios:

  1. Fray Tomás, gracias por su puntual Glosa en este IV Domingo de la Cuaresma 2015.

    ¿POR QUÉ HA NACIDO CIEGO?

    El signo milagroso es la curación de un ciego de nacimiento. El relato, sobrio pero denso, arranca con esta pregunta planteada por los discípulos a Jesús: "Maestro ¿quién pecó: éste o sus padres, para que naciera ciego?"

    En la tradición bíblica se suponía con toda normalidad que la enfermedad era el resultado de un pecado. Pero es un ciego de nacimiento, de ahí la pregunta. Para nuestra sensibilidad y cultura nos extraña la primera parte de la pregunta. Si es ciego de nacimiento, ¿pudo tener responsabilidad personal? Sorprendentemente los rabinos enseñaban en tiempos de Jesús que también en el seno de la madre podía pecar alguien. Aunque incomprensible, es necesario contar con este dato para entender correctamente la pregunta. Jesús corrige la tradición judía de enfermedad como efecto de un pecado. Este caso es una oportunidad para manifestar las obras de Dios. Se lavó en Siloé (que significa Enviado) y recobró la vista.

    ¿ES JUSTO Y SE ATREVE A QUEBRANTAR EL SÁBADO?

    Jesús ha realizado este milagro en día de sábado. Surge una dura discusión y enfrentamiento entre los judíos (fariseos) y Jesús, pero a través del ciego de nacimiento. En un estilo hondamente dramático se plantean varios problemas:
    ¿cómo es posible que un hombre de Dios quebrante el descanso sabático?
    En los diálogos se plantean algunos interrogantes:
    ¿Es verdad que este hombre era ciego?
    ¿es verdad que se ha realizado el milagro?

    El ciego es acosado una y otra vez, incluso el recurso a sus padres, para asegurarse del hecho. El ciego responde una y otra vez que él era ciego y ahora ve. El no entiende demasiado los sutiles planteamientos de los juristas judíos. Pero él parte de algo irrefutable: era ciego y ahora ve.

    EL CIEGO CURADO ES EL CREYENTE EN JESÚS

    Es texto es claramente bautismal. La fórmula "abrir los ojos" se utiliza siete veces. El autor joánico quiere expresar que el ciego está "totalmente" curado. La séptima vez (9,32) refleja los tres temas: ceguera, totalidad y pecado están estrechamente unidos.

    En ese caso la totalidad significa lo siguiente: que el ciego recobra la vista, que es purificado también de su pecado. Está ya presto para recibir la iluminación de la fe en Jesús, Hijo del hombre (9,35-37). La misma problemática era ya reconocida a propósito del relato de la curación del enfermo en la piscina de Betzatá (Jn 5).

    EL CAMINO PEDAGÓGICO DE LA FE

    En la perspectiva de esta interpretación bautismal, parece que el autor evoca las diferentes etapas de la fe de todo neófito: (a) el primer título que el antiguo ciego da a su bienhechor es puramente humano: "ése hombre llamado Jesús" (v.11). (b)

    El antiguo ciego confiesa inconscientemente una total ignorancia del misterio que rodea a aquel que llama salvándole; la reflexión suscitada por las dudas de los fariseos (9,16) le introduce en una luz más clara y reconoce que Jesús es "un profeta" (9,17); (c) poco más tarde se concreta más: Jesús "viene de parte de Dios" (9,33), expresión ambigua que puede significar o que Jesús ha sido enviado por Dios, como todo profeta, o más profundamente que tiene origen celeste; (d) al término de su formación simbolizada por la controversia, el neófito está preparado, en el último encuentro con aquel que busca, reconociéndolo como "el Hijo del hombre", como Aquél que viene del cielo (9,35; cf.3,13); (e) finalmente, se recoge la meta de su proceso de fe: "Creo, Señor. Y le adoró".

    Fr. Gerardo Sánchez Mielgo
    www.dominicos.org/predicacion/homilias

    ResponderEliminar
  2. Año Jubilar, Faustina Kowalska, la divina misericordia y la oración más potente de la Iglesia14 de marzo de 2015, 0:57

    "Nuestro mundo, a pesar de su gran belleza, se encuentra enfermo. Sólo hace falta encender el televisor o abrir los periódicos para medir el ritmo en que las tinieblas avanzan sobre nuestros países y en nuestras sociedades..."

    Es el colapso de la razón, la desaparición de la lógica, el hundimiento de la Ilustración y del siglo de las Luces y de los ilustrados, los que con ánimo luciferino del 'seréis como dioses', se creyeron ser 'luces' para arrinconar a la 'Luz' verdadera. Ahora pagan -pagamos- las consecuencias.

    ......

    En el Jubileo de la Misericordia, convocado por Francisco, la mejor lectura es de la Apóstol de la Divina Misericordia, la Secretaria de Jesús, santa Faustina Kowalska, posible futura Doctora de la Iglesia, en su libro "Diario: la divina misericordia en mi alma".

    En el Diario está la mayor poderosa y potente oración que quizás jamás haya dado Jesús, y que, cosa inaudita y rara, casi nadie en la Iglesia la ha estudiado en profundidad ni divulgado con interés, pues contiene la increible promesa de Jesucristo de convertir realmente el alma de cualquier pecador, no hay pecador que se le resista:

    "Sangre y agua que brotaste del corazón de Jesús como fuente de divina misericordia, en tí confío"

    Se puede elaborar una lista privada de personas a las que se quiera convertir, tanto de famosos y de personas influyentes en el mundo -políticos, periodistas, intelectuales, artistas, herejes y apóstatas clérigos y laicos- como de cualquier otra persona, sea la más pobre y olvidada: un pringao y piltrafilla, vamos.

    Recitándola durante un tiempo -una semana, un mes, vitalicio- se puede contribuir a la paz del mundo, de Europa, España y Cataluña, pues tiene efectos multiplicativos (tantas personas cada día) y luego exponenciales (cada persona pecadora convertida crea espacios de paz en su núcleo social, y más si es periodista o político).

    Es efectiva, secreta y poderosa, pues se puede recitar mentalmente, y nadie se entera ni puede oponer ni la más mínima resistencia, oposición o represión. Es un arma definitiva.

    Pero es la superoración más desatendida y arrinconada de la Iglesia. Y es verdaderamente sorprendente.

    Aprovéchenla hasta noviembre del 2016, cuando se acabe el año Jubilar, y quizás, en este momento, según algunos místicos y profetas, supuestamente se abra la puerta y entremos en un tiempo de confusión, escándalo y persecución como nunca se hayan dado en la Iglesia: la entrada del anticristo y satanás. Pero eso puede no darse aún, y si no pasa, se habrá hecho un gran bien. Que no suceda.

    ResponderEliminar
  3. Quisiera comentar, a pesar de que nada tiene que ver con la reflexión de este domingo, la manifestación del 14m llevada a cabo en Madrid. No sé la cantidad de personas que se han unido a la 14m, incluso de fuera de la capital. En la TV se decía miles de participantes. Pero no me importa la cantidad pero sí la calidad.
    En esta ocasión quiero dar las gracias a 13TV por la rertransmisión del acto. Por las personas que han dado testimonio desde el plató y especialmente a una política, siento no recordar el nombre ni el partido al que pertenece aunque supongo que debe ser del PP. Ha dado "su testimonio" a favor de la derrogación de la terrible ley. Demuestra su valentía y nos hace ver la cobardía de tantos políticos que no están a favor del aborto, pero se callan. Como ocurre en la misma Iglesia.
    Bravo por 13TV. Va siendo hora de que estén en la línia evangelizadora tanto la Cope,como13TV. Ya está bien de tanto fútbol, con prefesionales que se llevan gran parte de los ingresos por publicidad y las aportaciones de los creyentes o simpatizantes ´marcando la X en la casilla correspondiente. Son buenos profesionales, y seguro que se lo merecen, pero pienso que estos medios de la Iglesia tienen otra misión más social y evangelizadora. Que intenten copiar un poco de Radio María.
    Volviendo a la sensación que he sentido con la retransmisión de 13TV, manifiesto que me ha emocionado y me he sentido totalmente al lado de ellos. Cuántos testimonios de amor, entrega, FE, humildad. No sé si son cristianos practicamentes todos ellos, pero la humanidad que irradiaban te llena de paz y alegría. Gracias a todos por vuestro testimonio y ejemplo de vida puesta en manos de Dios Padre. María Auxiliadora ayuda a esta plataforma que defiende la VIDA y ayuda a las madres que no quieren abortar. Amén.

    ResponderEliminar
  4. No hay mayor ciego que el que no quiere ver. ¡Cuanto abundan los ciegos en la Iglesia en el tema del aborto! ¡Hemos llegado a tener que defender algo tan obvio como que está mal matar. Y que la gravedad del asesinato no se mide ni por el peso ni por la edad de la persona asesinada. Pero la Iglesia está llenísima de gente que esto no lo ve, o no lo quiere ver, o hace como que no lo ve. Y ojos que parece que no ven, corazón que hace como que no siente. ¡Y todos tan anchos! Nos cubre el manto de la infinita misericordia de Dios: que para eso está, para que cada uno viva como le dé la gana sin que nadie tenga derecho a meterse con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una manera de abrir los ojos de los ciegos de la Iglesia, entre muchos caminos, es acudir a un tabernáculo o sagrario, en especial el de nuestra parroquia, y estar con Jesús Eucaristía, asumiendo conjuntamente con él, la parte de Getsemaní que nos corresponde: por los ciegos de la Iglesia, por todas las almas que han de ser salvadas...

      Eliminar
  5. en mi parroquia se leyó el Evangelio de San Juan: Jesús no vino a condenar al mundo sino a que el mundo se salve por El.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Anónimo de las 15,36.
      El Evangelio según san Juan (3,14-21): que proclamó en la Misa de ayer domingo IV de Cuaresma fue ese:

      En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.»

      Como puede ver es el mismo de su Parroquia en todas las demás.

      Eliminar