miércoles, 21 de enero de 2015

Las Agrupaciones Parroquiales, otra tomadura de pelo, casi póstuma, de Sistach

El cardenal Lluís Martínez Sistach está hiperactivo, no para de moverse y de hacer cosas, como si de eso dependiera prolongar unos días o meses su episcopado. Parece que el chanchullo del Congreso de las Grandes Ciudades no le ha valido como excusa para seguir en el cargo, ya que desde Roma saben de la calamitosa situación de la diócesis de Barcelona y no están para fiestas y festejos, lo que siempre han querido es que mejore la situación interna y que no se mire para otro lado para ocultar las miserias.

Así que ni corto ni perezoso nuestro pastor ha mirado hacia la situación interna de la diócesis y ha actuado teóricamente en un ámbito, en el que no había movido un dedo en los últimos diez años que ha estado al frente del gobierno diocesano: la necesaria reestructuración del clero y de las parroquias. Pero digo teóricamente, porque eso es lo que ha sido, nada a nivel práctico, un verdadero timo, porque parece que se ha hecho mucho pero realmente no se ha hecho nada.

Vayamos al grano. Esta misma semana hemos conocido el Decreto de aprobación de 25 Agrupaciones Parroquiales. Cuando uno mira la lista de esas Agrupaciones, se da cuenta de que prácticamente todas ya estaban agrupadas, algunas desde hace muchos años. Se trata de parroquias que por la compenetración de sus sacerdotes, históricamente ya hacían un trabajo en común o bien otras parroquias que han quedado en manos de un mismo párroco y por tanto eso obliga a un trabajo en conjunto. Lo único que ha hecho el cardenal es recopilar en una lista esas parroquias y hacer ver que es una decisión personal suya de envergadura. Una tomadura más de pelo a las que ya nos tiene acostumbrados, pero que se puede vender para el que no conozca la diócesis, como la actuación de un obispo valiente y en plena forma.

Y es que cualquier cosa le vale a nuestro prelado para hacer oír su grito en Roma: "Dejádme un tiempo más, que estoy reestructurando la diócesis para dejarla bien organizada en manos de mi sucesor". Primero que es falso lo de reestructurar porque no se reestructura nada y segundo que "a buenas horas, mangas verdes", ¿es que no ha tenido bastante tiempo para hacer un buen plan de reorganización de los sacerdotes y de las parroquias que se ha esperado al último momento?.

Mn. Jaume Aymar y Mn. Jordi Gutiérrez
Es cierto que hay algún caso en que aún no se ha empezado a trabajar en conjunto, pero se ven claramente las intenciones del cardenal y no son precisamente buenas. Pienso por ejemplo en la situación de Badalona en que aparece como Agrupación  la de las Parroquias de Santa María y Virgen de Lourdes, no hay historia de trabajo en común y sus párrocos se parecen como un huevo a una castaña, por una parte el "amiguísimo" del cardenal, el Dr. Jaume Aymar, y por otra un sacerdote "germinante" como es Mn. Jordi Gutiérrez. Está claro que están preparando el terreno para dejar a Mn. Aymar el control de casi toda Badalona, por si el nuevo arzobispo le retira alguno de sus múltiples cargos actuales. Ni siquiera han tenido la delicadeza de esperar al relevo de Mn. Gutiérrez, que ya han dejado el terreno allanado para el futuro de Aymar, convirtiéndolo en el amo y señor de todo aquel territorio.

En este tiempo de descuento aún veremos movimientos extraños, unos que se resisten a marchar y otros que ya se van preparando el camino para el futuro. El cambio está a la vuelta de la esquina, nadie puede predecir si las cosas van a cambiar mucho o poco con el nuevo arzobispo. Lo que está claro es que el "estilo Sistach" es irrepetible y muchas cosas nunca más volveremos a verlas.

Francesco Della Rovere

15 comentarios:

  1. Epitafio sobre la Iglesia de Barcelona: Vivió hasta que la paciencia de Dios lo permitió.22 de enero de 2015, 0:31

    "Una tomadura más de pelo a las que ya nos tiene acostumbrados"

    Ciertamente, porque el problema de las parroquias de Barcelona no sólo son las ausencias de rectores en las parroquias agrupadas, sino también el presencialismo ausentista de algunos de los rectores existentes, es decir, que hay sacerdotes rectores y vicarios, pero que por múltiples motivos, estos están presentes pero en realidad es como si estuvieran ausentes, debido a que sólo hacen misas y su actividad se ha reducido al mínimo: como si no existieran.

    ....

    En mi opinión, la actual situación de la diócesis de Barcelona es la de plena, total y absoluta muerte espiritual, con pequeñas islas y oasis espirituales, en medio de una ciénaga de aguas estancadas y pestilentes de corrupción.

    La muerte de Barcelona se ha debido a la asunción de la teología, moral, sacramentalidad, eclesialidad y espiritualidad del nacional-progresismo, una apostasía de facto propia de Cataluña y que nació durante el posconcilio, visibilizada en especial con la campaña del "Volem bisbes catalans!" emprendida por Pujol-Benet el 1966 contra Mons. Marcelo González.

    La muerte espiritual de Barcelona se certificó y verificó fehacientemente, sin ningún rastro de duda ni de recurso alguno, de manera firme y definitiva, con la confesión de Pujol el 25 de julio del 2014 sobre su fortuna en dinero negro, así como con las posteriores acusaciones vertidas sobre casi toda su familia. La piedra que arrojó contra Marcelo en 1966 ha vuelto el 2014 contra él y lo ha aniquilado: quien vaya contra esta Piedra quedará aplastado. ¡Horror!

    La caída de Pujol es la precipitación simultánea del nacional-progresismo; aquel quien era el ejemplo más elevado de catolicismo catalán aplicado a la política, Jordi Pujol, arquetipo heredero de todo el catolicismo personalista europeo de los años de la preguerra y posguerra (Péguy, Munier), del catolicismo catalanista de la República, de la guerra y el franquismo, y heredero de Raimon Galí, el maître-à- penser de Pujol. ¡Qué desastre!

    Carles dejó una diócesis enferma (sin culpa), y Sistach dejará una diócesis muerta (con medias culpas). Los responsables de la eclesiocatástrofe de Barcelona no se reducen sólo a Sistach, rostro visible por obligación legal, sino que son responsabilidad de todos los que le eligieron el 2014 durante la enfermedad terminal de san Juan Pablo II (en Roma, en Madrid y en Cataluña), junto con toda una comunidad de relevantes laicos, sacerdotes, teólogos y religiosos que decidieron, desde el Concilio de 1960, la incorporación de herejías y apostasías dentro de la Iglesia de Cataluña. La paciencia de Dios ha durado más de 50 años.

    La más relevante es la negación del carácter histórico e inerrante de los evangelios. En efecto, ésta es la raíz única y principal sobre la cual se ha desplegado la hecatombe en Cataluña: la negación de la historicidad y veracidad de los evangelios se ha trasladado al negacionismo de la Palabra, la Tradición y el Magisterio papal y conciliar, y por efecto arrastre, ha quedado muerta y negada las santas palabras de la Patrística, los Doctores, los teólogos insignes, los místicos, los santos y las revelaciones oficialmente aprobadas.

    En resumen, han sido negadas, desde el seminario hasta los púlpitos, casi la totalidad de las verdades de fe y moral divinamente reveladas, definitivas y seguras del catolicismo. Con orgullo satánico, el nacional-progresismo ha dicho que el inerrante no es Dios, que el infalible no es el Papa, y que el consesum fidei no vale nada; ellos, dioses necios y ciegos infatuados de sí mismos, hijos de Príncipe del Mal del Génesis y del "seréis como dioses", han dicho que sólo ellos generan consenso y doctrina válida, que son la Iglesia verdadera, la Palabra cierta y ofrecen el Jesús auténtico: ellos sí son inerrantes e infalibles, no Dios y su Iglesia, Cuerpo de Jesús.

    Los frutos que recogemos son de muerte, excepto en los oasis creados por la misericordia de Dios. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Molt bé. Però encara no s'ha mort.

      Eliminar
  2. Sr. Francesco Della Rovere, gracias por su artículo.

    La realidad es como usted dice. Después de haber nombrado a los Párrocos en su día, atribuyéndoles la segunda Parroquia, ahora, viendo que la reestructuración funciona, lo confirma por escrito. Pero no es nada nuevo.

    Ahora bien, el problema de la Iglesia en Barcelona es otro. Solo hay que dar un rodeo por las parroquias de la ciudad y en muchas de ellas hay los llamados "esplais" para jóvenes.

    ¿Participan esos jóvenes de la vida sacramental de la Parroquia? Siempre hay alguna excepción, pero por lo general NO.

    Si un joven no aprende o no aprecia que la oración, en sus diferentes formas, facilita nuestra relación Dios y permite sentirnos amados por Él, es que algo falla en la transmisión de la Fe.

    Pensar que Cristo murió en la Cruz, por nosotros y su misericordia es infinita.

    ¿Nos damos cuenta de ello? Hay que tener en cuenta que Dios, siempre nos espera, pero respeta de nuestra libertad, por tanto somos nosotros personalmente, cada uno de los bautizados los que nos acercamos o alejamos de su bondad.

    ResponderEliminar
  3. ¡Por fin sale el nombre de un sacerdote germinante!
    ¿En qué se basa el autor para decir que es germinante? ¿Algo más que el riguroso vestido, diferente del de Mn. Aymar? ¿Conoce realmente a este sacerdote germinante?
    ¿No es una "clasificación", un capillismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Anónimo:
      ¿Usted es nuevo visitando nuestra web? ¡Lo dudo!
      El término "germinante" se ha hecho servir cientos de veces y se ha explicado hasta la saciedad, que los sacerdotes o parroquias germinantes no quiere decir que tengan nada que ver con Germinans, sino que sus parroquias o acción pastoral "germina", es decir, da frutos abundantes. Algo que no sucede con las parroquias y sacerdotes del nacional-progresismo (otro término también acuñado por nosotros), que no "germinan" porque están en decadencia clara o porque se dedican a otras cuestiones que no son las pastorales y religiosas.
      Y repito una vez más. Hay sacerdotes que merecen el título de "germinantes" y en cambio odian nuestra página web. Pero eso no quita que nosotros reconozcamos su labor apostólica encomiable.

      Eliminar
    2. Le preguntaré al bueno de Mn. Jordi si se considera germinante, si cree que su acción sacerdotal es distinta de la de sus hermanos en el sacerdocio. Cuando me conteste, se lo comunicaré.

      Eliminar
    3. Una pregunta: ¿quién determina, detacta, afirma si una parroquia o un sacerdote es germinante?. ¿Es una germinación (?) de un solo color o tiene un legítimo mosaico de germinaciones? ¿Acaso sólo es germinante que unos dicen que germina bien según su ideología o bien otros también siembran y también germina quizá de otra manera pero es germinante?. ¿Quién finalmente, es el mago detector que afirma quien es "LO germinante o no es?. Estoy realmente intrigado. ¿Quién es quién en la iglesia?

      Eliminar
    4. Mn. Jordi, opini, le contestará que no se considera germinante, y que hace lo mismo que el resto de sacerdotes porque si no lo hiciera, unos y otros serían sacados del sacerdocio. Le diría, quizás, que no se mete en política, susurros y murmuros.

      Pero quien da frutos buenos es germinante, eso se ve desde fuera, pero Mn. Jordi quizás dirá que no está vinculado a los de afuera, sino a Jesús. Pero sigue siendo germinante.

      Los demás, los que están en decadencia clara o se dedican a otras cosas, son los marchitantes, mustiantes, agostantes. Aunque no lo van a reconocer en absoluto. Ni amablemente.

      Eliminar
  4. El tema de las agrupaciones parroquiales se ha hecho muy mal, algunas de ellas ni se entienden. No ha habido explicaciones ni nada parecido y la sensación que da es la de miseria y de un gobierno eclesial poco eficaz que se piensa que la gente es tonta, la frase de "renovado dinamismo evangelizador" es de juzgado de guardia. Sinceramente lamentable, al igual que el papel de bastantes rectores de estas agrupaciones que con tal de mantener el puesto prefieren "matar" a la otra parroquia de la que se deduce que son los responsables aunque en la práctica no se note. Espero que el próximo Arzobispo anule estas agrupaciones y si se han de cerrar parroquias se haga con un criterio y de la manera menos dramática posible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...bastantes rectores de estas agrupaciones que con tal de mantener el puesto prefieren "matar" a la otra parroquia de la que se deduce que son los responsables aunque en la práctica no se note."

      Esto es correcto, almenos en el caso que conozco. Un rector, de entrada, y por cuestión natural no puede multiplicarse por dos.

      Además, se debe principalmente a su porción de Pueblo de Dios, a los de siempre; por lo tanto, se debe a los suyos que no a los otros, cosa natural de otro lado, debido a que no los puede desamparar, no puede en moral desatender a todos (quien mucho abarca poco aprieta), ni tiene poderes de bilocación.

      "Espero que el próximo Arzobispo anule estas agrupaciones y si se han de cerrar parroquias se haga con un criterio y de la manera menos dramática posible."

      Si cierra las parroquias, éstas corren el riesgo de perder para siempre a su feligresía, y además, corren el riesgo de ser traspasadas a otras iglesias (ortodoxa) o vendidas o cedidas de mala manera.

      La situación global es mala para el nuevo arzobispo, pues tanto la agrupación como el cierre son malas: la una atiende mal a los feligreses, casi los abandona; la otra, simplemente, los despide hacia otras parroquias, y la parroquia original se perderá, quizás para siempre, obligando a los feligreses a realizar cada vez mayores desplazamientos.

      O sea: o malo o pésimo.

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo, anónimo de las 14:04.
    La frase "renovado dinamismo evangelizador" queda muy bien, ¿pero quién se la cree?, Para tomar esta decisión, que por cierto no es nada nuevo, "han contado con las aportaciones de los presbíteros del archiprestado, tambíen de los consejos presbiteriales y consejos pastorales".
    ¿Y los feligreses de a pie?
    Esta es una manera de hacer poco democrática y menos cristiana. Me gustaría saber exactamente el por qué. No me vale lo de la frase de inicio. ¿Qué se persigue realmente?. No será que aquellas parroquias humildes y cuyos rectores intentan ser pastores (con olor a oveja) siguiendo el magisterio de nuestra querida Iglesia Católica defendido con amor y caridad por los santos Papas, no interesan y buscan (desde hace años) adaptarla a los nevos tiempos de libertad y laicismo? ¿Cómo se puede unificar una parroquia a otra sin con anterioridad, aunque solo sea por caridad cristiana, consultar al Rector que está intentando incrementar la feligresía y pone todo su saber y poder para levantar las parroquias que han quedado a mínimos? Y ¿en qué lugar quedan todos aquellos feligreses que participan de esa parroquia?. ¿Por qué en vez de cerrar (unificar) la parroquia, no se le ha prestado toda la ayuda necesaria para que pudieran conseguir sus objetivos de servicio a sus feligreses?. En todas las parroquias no se ha de mirar la cantidad de participantes sino la cualidad de los mismos. Si hay cantidad y cualidad, mejor que mejor para la vida parroquial. Creo que se han equivocado, pero lo más triste es que van a perjudicar a muchos católicos, que se cuestionarán si realmente esta es la Iglesia de Jesucristo. Desconozco si se puede rectificar el decretazo, pero creo que lo han pensado muy poco y han rezado mucho menos. Maria Auxiliadora protegio la vostra Església Católica i que l'Esperit Sant il·lumini als pastors que que desitxan ser servidors del seu feligresos seguint el seu Magisteri. Amén.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, si viene Omella, ¿cómo lo van a llamar?, ¿traducirán su nombre?, ¿qué dirán: " amb el nostre bisbe Juan José, o Joan Josep, o Juanjo, o Joan a secas". Será curioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan Josep, no lo dude. Al cardenal Carles también le fue traducido el nombre a pesar de que en su entorno familiar y en su tierra natal era conocido como Ricardo. A pesar de ello, aquí fue siempre D. Ricard Mª.

      Eliminar
  7. El Ordinario no quiere cerrar parroquias porque pierde la asignación económica de la Conferencia Episcopal; mal que les pese la aportación de la mal llamada "iglesia Catalana" a la Conferencia ha descendido mucho. ¿Cómo se mantendrá la iglesia de estas tierras si llega la independencia, que no llegará? La Caram i la Forcades aportarán aquello que se les da de extra?
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
  8. El Cardenal Sistach ha maltratado a los feligreses de estas parroquias con estas agrupaciones, los ha despreciado y encima se burla al decir en el decreto que es para una mejor atención pastoral o un renovado dinamismo evangelizador. Siento mucho todo esto y habrá que rezar mucho para que vuelva el sentido común y cada parroquia esté comandada por un rector. Hay que tener fe y esperanza, no la perdamos aunque tengamos que irnos de nuestra parroquia por un tiempo, tampoco las olvidemos en la oración, Sistach pasará y las parroquias quedarán, todo lo que generaciones anteriores han hecho no puede quedar tirado en una triste papelera de la C/ Bisbe 6 o por culpa de curas envidiosos que han querido que la parroquia que tenían cerca y era más innovadora quedara marginada.Ninguna parroquia tiene por qué cerrarse si a partir del nuevo Arzobispo se hacen las cosas bien y con un buen y verdadero plan pastoral ordenado.

    ResponderEliminar