lunes, 12 de enero de 2015

El copríncipe español

Parecía que con la llegada del papa Francisco se habían mitigado las ínfulas principescas del obispo Vives. Ante un pontífice que se presentaba como simple obispo de Roma, no iba él a colocarse en un escalafón superior como jefe de estado, aunque fuese de un país minúsculo como Andorra. Aunque para minúsculo el Vaticano, pensaba el hijo de la Sra. Cornelia. Sin embargo, con el paso de los meses –y especialmente al haber perdido toda chance en la sucesión de Sistach-, el arzobispo-obispo-copríncipe ha vuelto por do solía: la pública ostentación de su condición de monarca del principado de Andorra. La última ocasión ha tenido lugar con la visita de Mariano Rajoy al pequeño estado pirenaico, que contó con una parada previa en La Seu d’Urgell para cumplimentar al príncipe de las valles.


Y allí, en territorio catalán, lo recibió Vives, con las banderas española y andorrana. Fíjense en el detalle: sin la bandera catalana, a pesar de hallarse en la muy catalana Seu d’Urgell. 

https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQCAJvKiw8Qbv4qiyrb2oaOUZjZe89oxJyfjxVdE8TG53WbuIV2pgEl hecho tiene su lógica: el obispo de Urgel es el copríncipe español. Al igual que el Presidente de la República Francesa es el copríncipe galo. La anécdota me hizo venir a la memoria la intentona de Jordi Pujol, en los primeros años de su mandato, de hacerse con el coprincipado, lo cual contó con la aguerrida oposición del entonces obispo, Joan Martí Alanís, que se negó en redondo a aceptar la treta, con el argumento de que había dos príncipes, el español y el francés, correspondiéndole a él la parte española. Es más, ante la insistencia de Pujol, el cual argüía que el rey de Francia, y posteriormente el presidente de la República francesa, habían recibido los derechos que originariamente recaían sobre el conde de Foix, se cuadró Martí Alanís y le espetó que, caso de renunciar a sus poderes políticos, sería en beneficio del rey de España y no del presidente de una Comunidad autónoma.

Andorra había nacido en 1278, futo del acuerdo entre el entonces obispo de Urgel y el conde de Foix. Mientras los derechos de éste pasaron a la Corona francesa en el siglo XVII, el poder eclesial conservó la jefatura de estado en la persona del prelado de Urgel.

Pese a todo, Martí Alanís jamás gozó de los oropeles y la pompa de la que hace gala el obispo salido del humilde barrio de Poble Nou. Por ejemplo, jamás se sentó en ceremonias religiosas al lado de los príncipes de este mundo, ni se hizo montar la guardia al entrar en un edificio oficial, utilizando en contadas ocasiones su palacio episcopal, como sede de la jefatura de estado andorrana.

    
http://3.bp.blogspot.com/-KxchXp0A5zk/UVC9qrEimDI/AAAAAAAAAd0/yKllA_TfN7c/s400/vivesprincipes.jpgVives ha sido todo lo contrario. Como muestra la última visita de Rajoy, que tuvo que hacer parada y fonda en el palacio episcopal de La Seu, antes de visitar Andorra. Curiosa circunstancia la de un jefe de estado, al que debe cumplimentarse en territorio que no corresponde al del estado que es jefe, sin que se halle exiliado o desterrado. Salvo que el despacho de Vives en La Seu d’Urgell sea territorio andorrano, circunstancia que, por otra parte, se ha convertido en fáctica durante su episcopado.

Benedicto XVI le dijo en una ocasión a Vives: “Lei e un vero sovrano”. Cierto es, al ser el único arzobispo jefe de estado, por razón de su dignidad episcopal. Y lo ejerce sin ningún disimulo, habiendo logrado el enojo del poder político catalán, ya que, como copríncipe español, no ha favorecido en nada que el poder político andorrano mostrase la más mínima comprensión y respaldo al proceso independentista. A pesar de las múltiples presiones que ha habido. Ni la Iglesia ni Andorra apoyan el soberanismo catalán. Mariano Rajoy pasó a darle las gracias.

Oriolt

11 comentarios:

  1. Un Jefe de Estado no puede apoyar el fraude y la desobediencia12 de enero de 2015, 23:17

    Habría sido un escándalo superlativo para la comunidad internacional basada en el derecho público internacional, el cual fundamenta sus fuentes del Derecho en los precedentes, antecedentes, usos, costumbres y hechos propios, que un Jefe de Estado apoyara un proceso secesionista y separatista de facto, unilateral y en fraude y desobediencia de constitución.

    Vives, vivazmente, habrá dicho: "Yo no soy tonto".

    ResponderEliminar
  2. Que obsesivo eres Oriolt. Las banderas eran las española y andorrana porque era la correspondiente a cada jefe de Estado, no por otra cosa. Te has salido con la tuya Oriolt en que Germinans no obtase por la neutralidad política en el tema del soberanismo y en hacer apostar a esta web por el españolismo. Pero esto también pone a cada uno en su sitio. Germinans cada dia mas aislada y con menor calidad, sin sumar mas colaboradores. Cada dia mas redundante y con menos frescor. Oriolt eres igual de sectario que los que criticas. Que pena, una web secuestrada por el dinero. Al final, uno que ha obtenido una plataforma para expresar sus opiniones políticas (incapaz de encontrar otro medio), continuidad en el resentimiento del segundo y el fundamentalismo de las formas del tercero. Los demas, la guitarra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre la politización de la Iglesia13 de enero de 2015, 11:57

      El posicionamiento católico catalán sobre la unidad de España está respaldado por el documento vaticano de Juan Pablo II titulado "Mensaje del Santo Padre Juan Pablo II a los obispos italianos sobre las responsabilidades de los católicos ante los desafíos del momento histórico actual". [1]

      En resumen, Juan Pablo II justifica la unidad española (por analogía con Italia), entre otras razones, en el bien e interés común: ¿por qué destruir un país unido como España desde hace siglos?

      El nacionalprogresismo eclesial catalán y barcelonés idolatriza la tríada independentista de la nación y el Estado, "un país, una llengua, una cultura", de matriz masónica (ERC y Òmnium; estos a su vez del nacionalsocialismo: "Ein Volk, ein Reich, ein Führer"), y que además, oculta la agenda secreta del nacionalismo: el Estado catalán como puente hacia los Países Catalanes, lo cual implica enfrentarse contra España y Francia.

      La literatura nacionalprogresista gravita alrededor de dos libros de dos clérigos y religiosos, uno de ellos recientemente fallecido:

      1. «Ser independentista no és cap pecat» de Hilari Raguer

      2. "Nació i Magisteri Pontifici" de Mn. Antoni M. Oriol Tataret


      El proceso separatista catalán se hace desde la mentira, y por tanto, evangélicamente, está condenado al fracaso, pues la mentira sólo viene del demonio.

      Es un proceso con manipulación histórica, política y económica, con graves silencios y omisiones de la verdad en todos los sentidos: está condenando a la infelicidad a todos sus seguidores porque todo está bajo la mentira. Incluso Mas está incurso en un procedimiento penal por desobediencia y fraude.

      No hay negociación alguna, ni pacto, ni consenso, ni acuerdo con el independentismo, dado que la situación es de imposible solución, tal como está planteada: o sí o sí, y si no, revienta.


      [1] www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/letters/documents/hf_jp-ii_let_06011994_respons-catholic-people_sp.html

      Eliminar
    2. Ante todo, mi felicitación al webmáster por incluir la crítica visceral de "Cansino" (¡vaya manera de autodescalificarse!). Otra manera fatal de descalificarse de ese "Cansino" es confesar que hace un seguimiento tan puntual y tan constante de Germinans, que le permite hacer esa crítica tan pormenorizada. Se necesita ser masoquista para para sufrir de ese modo leyendo y releyendo una web que detestas. Oiga, y lo de la "web secuestrada por el dinero" me ha impactado. Pásenos el contacto, que nos apuntamos a ampliar la plantilla de colaboradores: cobrando, cualquiera es bueno. Ya me parecía a mí que esos de Germinans eran unos vendidos al capital. Bueno, y así todo lo demás. Muchas gracias por la crítica: al menos nos permite darnos cuenta de que somos distintos. ¡Qué alivio! Pero eso sí, en favor de nuestro admirado Oriolt, nos gustaría que le criticase alguien con más categoría que un Cansino. Porque tiene mucho que ver el valor de una crítica (sea positiva o negativa) con el valor de quien la hace. Gracias de todos modos por su generosidad, señor Cansino.

      Eliminar
  3. Creo que su nombre lo retrata. Leo Germinans con interés y me ha costado acabar su párrafo. Es lo que tiene estar ideologizado

    ResponderEliminar
  4. Ni caso, Oriolt, a Cansino e tutti quanti. Explicaban ayer en el Insitituto Francés la vinculación de La Fontaine con la crítica a los fastos versallescos. La fábula comentada era "le corbeau et le rénard", magníficamente versada por Samaniego. Como carecen de argumentos, como se mueven por mantras (soberanismo, españolismo), como ni siquiera tienen dominio de la ironía y sus carencias intelectuales son tan oceánicas como su maldad, no saben desensolverse sino es con la calumnia y la bajeza. Con lo fácil que es ganarse al otro con el halago, sobre todo si se encuentra un personajillo, como ellos, de último escalón moral. Al denostar la doctrina iusnaturalista le llaman soberanismo, a su defensa españolismo. Pero, claro, ¿qué sabran del derecho natural? Sus doctorados son como los de Vives y Rahola, mentira pura. Filfa absoluta.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Germinans, siempre nos pones al hilo de la cosa...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sr. Oriolt, perdone que discrepe del nacimiento de Andorra en el 1278, ya que tiene una historia más antigua,

    EN LA PREHISTORIA

    Las primeras evidencias de que la zona estuvo habitada fue en tiempos neolíticos (3500 A.C. – 2000 A.C.) pequeños grupos de gente vivían en las cercanías del Río Valira, sobre todo en la parroquia de Sant Julià de Lòria.

    En el año 1959 se descubrió el esqueleto más antiguo encontrado en Andorra. Se trataba de una persona que vivió hace unos 4000 años que fue localizada en la “Balma de la Margineda”, donde también se encontraron puntas de flecha, industria del sílex, objetos de hueso, cuentas de collares, fragmentos de cerámica, etc.

    INICIOS DE LA FUNDACIÓN DEL PAIS.

    AÑO 714 Aproximadamente por estas fechas los Visigodos, actuales invasores de Andorra, serán eliminados por otros invasores, los Musulmanes.

    AÑO 788 Los datos más exhaustivos apuntan a que el territorio andorrano fue consolidado por Carlomagno, quien según la tradición, luchó contra el ejercito árabe en el Valle de Querol. Inicialmente los árabes iban ganando, pero un grupo de montañeses andorranos, a las órdenes de Marc Almugàver y procedentes de los valles del Río Valira, se presentaron en Pimorent y Campcardós para ayudar a los ejércitos de Carlomagno a luchar contra los Arabes, favoreciendo de esta forma el triunfo sobre los Musulmanes.

    El emperador, agradecido, otorgó su protección a Andorra y la declaró pueblo soberano (788).

    Existe una Carta de la fundación de Andorra, que se conserva en el Archivo del Principado, otorgada por Carlomagno a su hijo Luís, que no aceptan todos los historiadores porque fue redactada en una época muy posterior. Este documento afirma que los andorranos eran tributarios suyos, aunque no tenían que pagar más que “un pescado” como tributo, hecho curioso que se refiere por primera vez a las truchas del Río Valira.

    ÉPOCA DE LOS CONDES

    AÑO 817 Andorra, como el Urgel y la Cerdaña, pasan a depender de la Soberanía Carolingia.

    AÑOS 823-877 Durante el reinado de Carlos el Calvo, se desmembra el imperio carolingio y este rey cedió Andorra a Sunifredo I conde de Cerdaña y Urgel.

    AÑO 839 El primer documento indiscutible respecto a la historia de Andorra es el Acta de Consagración y Dotación de la Catedral de la Seo de Urgel, donde por primera vez se cita el valle de Andorra y su división parroquial como dependientes de aquella diócesis, al mismo tiempo que se confirma la relación religiosa con la Seo de Urgel.

    A lo largo de este siglo y el siguiente, mediante compras o permutas, los sucesores de los condes de Urgel amplían sus propiedades en Andorra.

    AÑO 1133 El conde Ermengol VI de Urgel cede al obispo Pere Berenguer y a la catedral de Urgel, todos los derechos que tiene o pueda tener en los Valles de Andorra, “a perpetuidad y sin ninguna reserva”, y se ordena a los habitantes de los Valles jurar fidelidad al obispo y a sus sucesores y observar puntualmente sus deberes de buenos vasallos. El dominio territorial de los obispos de Urgel se transforma entonces en una señoría episcopal, pero pronto surgen los conflictos...

    AÑO 1162 Con el obispo Bernat Sanç se tuvo que firmar una concordia sobre la designación de los Batlles a cambio del compromiso a un tributo anual.

    AÑO 1278 El 8 de septiembre, en Lérida, se firma un acuerdo, obligados por Pere II de Cataluña, entre el conde de Foix y el obispo de Urgel, por el cual este último cede parte de sus derechos y ambos quedan como cosoberanos de Andorra. Este acuerdo se conoce como el “primer pariatge”, hecho importantísimo en la historia del Principado.

    AÑO 1288 El 6 de diciembre, ambos coseñores firman un “segon pariatge”. Los andorranos tienen así dos soberanos.

    A partir de ahí, cada coprincipe, gobierna como mejor le conviene y más hoy día que tienen miedo de ser "políticamente incorrectos".

    ResponderEliminar
  7. ¿Por qué no recibió a Rajoy en Andorra, si este visitaba Andorra?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Palacio episcopal, aunque geográficamente esté fuera de Andorra, está considerado territorio andorrano. Por tanto, sí lo recibió en Andorra.

      Eliminar
  8. Patético, el fill de petits botiguers, como el mismo pone en su CV del web................

    ResponderEliminar