lunes, 22 de diciembre de 2014

La insólita mediación del abad Soler

El abad Soler, junto a todos los presidentes de la Generalitat de Cataluña (Montilla, Maragall, Pujol y Mas)
Parece que la eficaz mediación del papa Francisco en el fin del bloqueo norteamericano a la Cuba castrista ha hecho furor. No es la primera vez que un romano pontífice hace uso de su actividad mediadora en zonas de conflicto, unas veces con éxito y otras con innegable fracaso. Recuérdese entre las primeras a Juan Pablo II que logró evitar la guerra entre Chile y Argentina por el canal del Beagle y entre las segundas a los denodados y baldíos esfuerzos de Benedicto XV para conseguir el armisticio en la Gran Guerra. Numerosas han sido las iniciativas de papas, cardenales y otros altos dignatarios eclesiásticos respecto a conflictos latentes, disputas territoriales o incluso genocidios. 

No obstante, como les decía, el papel del papa Francisco en el atolladero cubano está propiciando que le surjan imitadores. Y uno de ellos es el abad Soler. Alguno pensará que resulta realmente pretencioso comparar al superior de un convento con el sucesor de Pedro, por muy mitrado que sea ese superior, pero lo cierto es que el carácter simbólico de Montserrat suele jugar a favor de la relevancia de su cabeza rectora.
 Ahora se preguntarán qué preocupa a Dom Josep María Soler para que descienda de la montaña santa e intervenga en los asuntos mundanos del país petit. ¿La crisis económica? ¿La corrupción? ¿Los desahucios? ¡Quiá! Ni tan siquiera la división entre soberanistas y unionistas que tanto daño está haciendo a muchas familias catalanas. No. La principal preocupación del abad de Montserrat se centra en que Artur Mas y Oriol Junqueras no se ponen de acuerdo en el cómo y el cuándo de la próxima convocatoria electoral. CIU quiere una lista única a favor de la independencia y ERC diversas listas que confluyan en un gobierno de concentración. Los dos partidos llevan discutiendo desde el mismo día después de la consulta del 9-N, sin llegar a acuerdo alguno, por lo cual representantes de ambos partidos y de las asociaciones promotoras de los fastos - sabedores que si no se ponen de acuerdo en una cita electoral, difícil será que lo logren a la hora de declarar la independencia- han acudido a interesar la mediación del abad montserratino. Y éste no se ha negado.

No es una inocentada. ¡Aún no hemos llegado a Navidad! Es la pura realidad catalana. Una realidad fuera de órbita, que permite conceder a un abad prerrogativas de romano pontífice y pretende que una disputa entre dos partidos lleve visos de conflicto mundial. Francamente esperpéntico. Aunque lo que más duele (no sólo a la vista) es la implicación de un hombre tan sesudo como el Visitador de la provincia hispánica de la Congregación de Subiaco. Un eclesiástico de tan alta responsabilidad que se rebaja a tratar disputas políticas de carácter meramente local.
Triste presente de la abadía de Montserrat. Y magro futuro, sin lugar a dudas. El otro día, el crack Pacopepe se preguntaba  cuántos monjes hay actualmente en Montserrat y cuál ha sido la línea en los últimos cincuenta años. Te lo voy a contar, querido amigo, aunque no existen estadísticas oficiales y uno tiene que ir desmenuzando documentos de aquí y de allá. En los años 50, el monasterio logró sus cifras más altas: unos 150 monjes. Esos números jamás se alcanzaron, pero los 120 se mantuvieron más o menos hasta mediados de los 80. A partir de ahí, el declive fue inmisericorde. Al inicio del mandato abacial de Soler eran 90 los benedictinos, cayendo a 80 cinco años después y a una septuagésima a principios de la segunda década del siglo XXI. Ahora dicen que son algo más de 60. Dejémoslo en 60. De los cuales, la gran mayoría supera los 65 años. Ese es el futuro del cenobio. De faro espiritual a comidilla politiquera. Pero que nadie se alarme. Nunca les escucharán la más mínima autocrítica. Parecen felices en su decadencia. Sin embargo, a muchos fieles montserratinos nos angustia sobremanera su pase a la irrelevancia en pocos años, cuando no su desaparición fáctica. Y el abad preocupándose de la política. De la pequeña política, para ser más exactos.

Oriolt

15 comentarios:

  1. "...conceder a un abad prerrogativas de romano pontífice y pretende que una disputa entre dos partidos lleve visos de conflicto mundial."

    Oriolt, no me tachen de ingenuo, pero ¿no es el abad Soler el Sumo Pontífice de la Iglesia nacional, progresista y alternativa de Cataluña? ¿No está plenamente dotado de pleno derecho de derecho natural a interpretar la Palabra y el Magisterio a la concreta realidad catalana?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quedas corto. El Abad Soler es Hijo de Ra y Amón, Soberano de los claros diamantes, dueño orgulloso de las perlas de Ormuz. Es Abadisísimo y Centinela de Occidente, depositario de las Sacrosantas Esències pàtries. No sólo puede interpretar y reinterpretar la Palabra y el Magisterio, sino que en el momento en que la realidad catalana lo requiera, puede decir e instituir Palabras y Magisterios nuevos bajo el auspicio de la todopoderosa Forcades y aquellos monjecillos que se pasean por la plaza con carteles independentistas.
      Y el derecho es naturalísimo, casi vegano, vamos.

      Eliminar
    2. Con la actual configuración simbólica y política de Montserrat (el Cielo no eligió esta montaña y el monasterio para lo que se hace hoy), jamás nos podremos pasar siete pueblos de frenada, lo que se diga siempre se queda pequeño, y lo que se diga de esta montaña mágica cae en lo poco de la nada: como el iceberg, sólo vemos una parte emergida de cada mil sumergidas. Como nuestro nunca suficientemente bien amado gran timonel del arzobispado de Barcelona.

      Eliminar
  2. Sr. Oriolt, gracias por su artículo.

    El declive vocacional de la Abadía, va de acuerdo con el descenso generalizado que se produce en toda Cataluña.

    No es que sirva de consuelo, sino de pena. Seguramente que los promotores e inductores de la campaña "VOLEM BISBES CATALANS", no podían ni sospechar el daño que se han hecho a sí mismos, ya que cada vez son menos, porque los jóvenes que han seguido la llamada de Dios al sacerdocio o a la vida consagrada, han emigrado a otras latitudes, en su mayoría. ¿por algo será?

    ResponderEliminar
  3. Lumen Fidei 13.
    ….....
    En lugar de tener fe en Dios, se prefiere adorar al ídolo, cuyo rostro se puede mirar, cuyo origen es conocido, porque lo hemos hecho nosotros. Ante el ídolo, no hay riesgo de una llamada que haga salir de las propias seguridades, porque los ídolos « tienen boca y no hablan » (Sal 115,5). Vemos entonces que el ídolo es un pretexto para ponerse a sí mismo en el centro de la realidad, adorando la obra de las propias manos. Perdida la orientación fundamental que da unidad a su existencia, el hombre se disgrega en la multiplicidad de sus deseos; negándose a esperar el tiempo de la promesa, se desintegra en los múltiples instantes de su historia. Por eso, la idolatría es siempre politeísta, ir sin meta alguna de un señor a otro. La idolatría no presenta un camino, sino una multitud de senderos, que no llevan a ninguna parte, y forman más bien un laberinto. Quien no quiere fiarse de Dios se ve obligado a escuchar las voces de tantos ídolos que le gritan: « Fíate de mí ». La fe, en cuanto asociada a la conversión, es lo opuesto a la idolatría; es separación de los ídolos para volver al Dios vivo, mediante un encuentro personal. Creer significa confiarse a un amor misericordioso, que siempre acoge y perdona, que sostiene y orienta la existencia, que se manifiesta poderoso en su capacidad de enderezar lo torcido de nuestra historia. La fe consiste en la disponibilidad para dejarse transformar una y otra vez por la llamada de Dios. He aquí la paradoja: en el continuo volverse al Señor, el hombre encuentra un camino seguro, que lo libera de la dispersión a que le someten los ídolos.
    ….................................

    ResponderEliminar
  4. Sistach y el Sínodo de las Familias: i/ii23 de diciembre de 2014, 1:34

    El cardenal Sistach ha realizado una entrevista en el diario Avui de este lunes [1]. Unas observaciones.

    A. La intención de Francisco es clarificar los muchos supuestos de hecho que se dan en los matrimonios católicos dentro de la misericordia, pero también en la verdad y la justicia: el amor y la caridad no pueden descuartizar a la verdad

    B. Es válida la relación lex orandi, lex celebrandi, lex credendi, lex vivendi: tal como oro y celebro, entonces creo y vivo. El contenido y la forma de la oración y celebración determinará lo que creemos y los frutos de nuestra vida: congruencia entre creencia y vivencia (no puedo creer en el matrimonio y luego convivir more uxorio)

    C. No se puede administrar los sacramentos ni pueden ejercer las funciones, cargos y ministerios quienes no tienen una base catequética mínima, o si la tiene, carece de la coherencia de vida: un profesor de religión no puede convivir irregularmente (“Tú predicas el matrimonio católico, pero tu vida lo desmiente a gritos”).

    Esto sirve para todos los fieles católicos en el triple oficio sacerdotal, profética y real; las funciones de kerigma (anuncio), diakonía (servicio), koinonía (comunión), liturgia y martyria (testimonio de vida); y las funciones evangelizadora, misionera, catequética y pastoral.

    D. Nunca jamás se pueden aprobar las convivencias more uxorio (relaciones maritales)

    E. La Familiaris Consortio 84 ofrece posibles condiciones para la comunión de los divorciados recasados:

    1. Matrimonio canónico y divorcio civil sin nulidad canónica; si posteriormente se obtiene la nulidad, debe de haber la intención de casarse canónicamente

    2. Segundo matrimonio civil con compromiso de convivencia con derechos y deberes: no se admiten tercer y sucesivos matrimonios civiles, unión o pacto civil, pareja de hecho, matrimonio homosexual, bigamia y poligamia, homosexualidad y transexualidad, concubinato, matrimonio a prueba o temporal

    3. Confesión con absolución: petición de corazón por haber roto el matrimonio canónico y por el mal causado tal como se ve en conciencia ante Dios (examen de conciencia, arrepentimiento, contrición, confesión, penitencia y absolución)

    4. Debe de haber una causa grave (educación de los hijos, enfermos) probada en procedimiento con resolución expresa, e inscripción en los libros-registro; si no se puede separar de este matrimonio civil sin culpa; si el otro cónyuge cometió abandono injusto o destruyó la convivencia con culpa grave o por acto notorio; si el cónyuge inocente realiza un esfuerzo sincero por salvar el matrimonio; si hay un fracaso humano en el amor o si hay un fracaso espiritual (pecado mortal)

    5. Convivencia more fraterno: voto-compromiso escrito de vivir de forma irreversible e inexcusable en plena continencia, more fraterno (como hermanos), nunca more uxorio, con abstención de los actos propios conyugales hasta que se puedan casar canónicamente, aceptando los deberes de comunidad de vida y amor, fidelidad, ayuda mutua, educación religiosa de los hijos e indisolubilidad si la separación del primer matrimonio es irreparable

    6. Comunión sacramental condicionada:

    a) Remoto scandalo: la comunión debe ser privada para no causar escándalo y confusión, porque la condición de divorciado recasado es pública y notoria, mientras que el voto de continencia es oculto
    b) Rite dispositus: debida preparación
    c) Estado de gracia
    d) Comunión obligatoria una vez al año, y asistencia a misa obligatoria en días de domingo y precepto
    e) El sacerdote tiene obligación de excluir de la comunión al indigno público (canon 915)
    f) Está prohibido que los divorciados recasados celebren ningún tipo de ceremonia católica para evitar el escándalo, confusión y error de que celebran segundas nupcias

    [1] www.elpuntavui.cat/noticia/article/2-societat/5-societat/806389-llesglesia-ha-dobrir-les-seves-portesr.html

    ResponderEliminar
  5. Sistach y el Sínodo de las Familias: ii/ii23 de diciembre de 2014, 1:37

    F. La nulidad canónica no puede convertirse en el divorcio exprés católico; la nulidad, judicial o administrativo, siempre debe de buscar la verdad, siempre tendrá unos sujetos (juez, abogado) y unas fases: alegación, prueba, sentencia, apelación; la nulidad no puede ser ni ágil, ni fácil, ni gratis, sobre todo cuando Benedicto XVI menciona que debe de estudiarse cuál era la fe de los contrayentes en el momento de casarse: se requiere tiempo de estudio y meditación, y las costas, si no las pagan las partes, las pagarán todos los fieles

    G. Se supone que habrá un cambio grave de la pastoral y cursos matrimoniales, y se responsabilizarán a los párrocos y obispos que tengan los más elevados índices de nulidades

    H. El tema de los divorciados recasados es difícil, las condiciones de la Familiaris Consortio 84 son estrictas, y hay cuestiones de conciencia insoslayables:

    a) nulidad de conciencia: se parte de la falta de verdad del primer acto (consentimiento matrimonial); ambos cónyuges están subjetivamente seguros en conciencia de que el primer matrimonio canónico, irreparablemente destruido, no ha sido nunca válido: en este caso, deben presentar la nulidad, y si la obtienen, entonces al matrimonio civil (obligatoriamente con convivencia more fraterno, nunca more uxorio) se celebrará el matrimonio canónico

    b) validez de conciencia: se parte de la verdad del primer acto: el matrimonio lo consideran válido o se denegó la nulidad eclesiástica. En este supuesto, habría una bigamia formal: un matrimonio canónico separado sin nulidad posible, y un segundo matrimonio civil en plena y efectiva convivencia. En este caso, la convivencia debe de ser obligatoriamente more fraterno de forma vitalicia e irrenunciable.

    La convivencia more fraterno es un muro infranqueable según san Juan Pablo II, lo que implica que la convivencia more uxorio impide, de radice, la administración de sacramentos y el ejercicio de funciones, oficios y ministerios.

    I. Los divorciados recasados son mayoría social, y los homosexuales son ultraminoría pero son mayoría mediática (1 matrimonio homosexual por cada 100 matrimonios heterosexuales). Ir en contra de la doctrina católica sobre el adulterio y la homosexualidad definida para estos dos casos por el Catecismo de san Juan Pablo II, implica aprobar el multiconvivencialismo: pueden comulgar y ejercer funciones todos los católicos que convivan more uxorio (conclusión herética y cismática)

    J. En mi opinión, parece que hay el signo de los tiempos de que se acerca la gran apostasía, predicha por san Pablo en la segunda carta a los tesalonicenses, la gran división de la Iglesia Católica entre la Iglesia del Cuerpo Místico de Cristo y la Iglesia del cuerpo místico de satanás, como preludio a la venida del Anticristo.

    Benedicto XVI habló de un Concilio Vaticano II de la hermenéutica de la continuidad con los concilios anteriores, y de un concilio de la hermenéutica de la ruptura o mediático, conforme al espíritu del mundo. El Sínodo reproduciría este mismo esquema entre el Sínodo de la continuidad con Familiaris Consortio de san Juan Pablo II y el Sínodo de la ruptura o mediático.

    Pero aunque fracase el sínodo rupturista, la ofensiva contra el evangelio de la vida, familia y matrimonio y su conformación al diseño de satanás, seguirá presente en la Iglesia, y se reproducirá, posiblemente, con virulencia, en el próximo cónclave, quizás del 2017, por la renuncia de Francisco por edad y salud, y que continuaría después con un concilio o sínodo definitivamente rupturistas.

    Si esto sucediera, significaría el advenimiento del apocalipsis, pero sería un motivo de felicidad y alegría, porque implicaría que muy pronto el maligno caerá derrotado por Jesús, una vez que la Iglesia haya pasado su purificación a través de su Pasión, Muerte y Resurrección, a imitación de Cristo. El mal tendrá un triunfo aparente e intenso, pero muy breve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los inventos de Sistach23 de diciembre de 2014, 11:16

      Una orientación del Sínodo rupturista puede caer en esta siniestra propuesta:

      1. Bigamia a la católica: se puede simultanear un matrimonio canónico válido y separado, junto con un matrimonio civil con convivencia more uxorio, marital.

      2. Divorcio a la católica: se puede obtener una nulidad que equivalga por su facilidad y rapidez al divorcio civil, y para mayor oprobio, con justicia gratuita pagada por todos los fieles.

      3. Poligamia a la católica: un fiel tendrá plena libertad para divorciarse, recasarse tantas veces como quiera y obtener la nulidad-divorcio las veces que quiera.

      Eliminar
    2. Los caminitos penitenciales23 de diciembre de 2014, 18:20

      Puede ser que el Sínodo de la ruptura tiene un objetivo y dos estrategias.

      La finalidad es que todos los catolicos que conviven more uxorio en cualquier modalidad puedan comulgar.

      Los medios son dos, que diseñaran especificamente cada conferencia episcopal según su propia cultura, lo que representa el fin de la unidad doctrinal católica en la vida, la familia y el matrimonio:

      1. Las Villas Miseria son los barrios donde se hacinan millones envueltos en la pobreza, la enfermedad, el abandono y la violencia familiar y callejera.

      Muchas mujeres están ante el dilema de "píldora o aborto" y si se niegan, ante el dilema "violencia o abandono". Las palabras de Francisco diciendo que los divorciados recasados parecen excomulgados de facto y que la comunión no es para perfectos, parece apoyar esta línea.

      Las personas de las Villas Miseria, según la teología de la liberación, son santos primordiales al pertenecer a un pueblo-víctima cristo crucificado (pobreza, violencia), y por tales razones, tienen muchas circunstancias eximentes y atenuantes de tipo social que pueden rebajar la moral católica.

      2. Los países occidentales: el divorcio, la libre unión, el aborto, la reproducción asistida, la eugenesia y la eutanasia se viven naturalmente como un derecho humano legalmente reconocido por los parlamentos, pero con el inconveniente de que moralmente no está reconocido por la Iglesia.

      El llamado "camino penitencial" es el intento de hacer un puente entre la moral católica restrictiva con la ley civil permisiva.

      Lo esencial es la palabra "camino": administrada libremente por los rectores y párrocos, sin ningún control de tipo jurisdiccional, registral y de procedimiento, sería una forma de pago para que los fieles puedan libremente divorciarse, recasarse, abortar y eutanasiar tantas veces como lo quieran.

      Por cada acción inicua, se paga mediante el camino penitencial, que será ágil, rápido, fácil, gratis y con muchas causas legitimadoras para que sea libre, y sobre todo, muy discrecional, porque estará en manos del rector.

      Con el tiempo, el camino penitencial puede casi desaparecer o reducirse a un estado simbólico, residual.

      Eliminar
  6. Sistach y el Evangelium Vitae23 de diciembre de 2014, 2:14

    Además del problema entre las convivencias more uxorio y la Familiaris Consortio, también está el evangelio de la vida en el matrimonio católico:

    1. Anticoncepción antiimplantatoria y abortiva
    2. Congelación y donación de gametos
    3. Fecundación in vitro
    4. Incubación artificial de embriones
    5. Congelación y donación de embriones
    6. Selección y destrucción de embriones por caducidad de conservación o investigación
    7. Vientres de alquiler
    8. Aborto preimplantatorio eugenésico: cancelación de transferencia de embrión al útero por selección del mejores embrión de calidad
    9. Aborto prenatal eugenésico-eutanásico: “reducción embrional” de un gemelo que impide el desarrollo o de un feto enfermo
    10. Aborto postnatal eutanásico: sobre recién nacido con enfermedades

    Evangelium Vitae tiene un punto vital:

    20. Con esta concepción de la libertad, la convivencia social se deteriora profundamente. Si la promoción del propio yo se entiende en términos de autonomía absoluta, se llega inevitablemente a la negación del otro, considerado como enemigo de quien defenderse. De este modo la sociedad se convierte en un conjunto de individuos colocados unos junto a otros, pero sin vínculos recíprocos: cada cual quiere afirmarse independientemente de los demás, incluso haciendo prevalecer sus intereses. Sin embargo, frente a los intereses análogos de los otros, se ve obligado a buscar cualquier forma de compromiso, si se quiere garantizar a cada uno el máximo posible de libertad en la sociedad. Así, desaparece toda referencia a valores comunes y a una verdad absoluta para todos; la vida social se adentra en las arenas movedizas de un RELATIVISMO ABSOLUTO. Entonces todo es pactable, todo es negociable: incluso el primero de los derechos fundamentales, el de la VIDA

    Es lo que de hecho sucede también en el ámbito más propiamente político o estatal: el derecho originario e inalienable a la vida se pone en discusión o se niega sobre la base de un voto parlamentario o de la voluntad de una parte —aunque sea mayoritaria— de la población. Es el resultado nefasto de un relativismo que predomina incontrovertible: el «derecho» deja de ser tal porque no está ya fundamentado sólidamente en la inviolable dignidad de la persona, sino que queda sometido a la voluntad del más fuerte. De este modo la democracia, a pesar de sus reglas, va por un camino de TOTALITARISMO FUNDAMENTAL

    El Estado deja de ser la «casa común» donde todos pueden vivir según los principios de igualdad fundamental, y se transforma en ESTADO TIRANO, que presume de poder disponer de la vida de los más débiles e indefensos, desde el niño aún no nacido hasta el anciano, en nombre de una utilidad pública que no es otra cosa, en realidad, que el interés de algunos. Parece que todo acontece en el más firme respeto de la legalidad, al menos cuando las leyes que permiten el aborto o la eutanasia son votadas según las, así llamadas, reglas democráticas

    Pero en realidad estamos sólo ante una trágica apariencia de legalidad, donde el ideal democrático, que es verdaderamente tal cuando reconoce y tutela la dignidad de toda persona humana, es traicionado en sus mismas bases: ¿Cómo es posible hablar todavía de dignidad de toda persona humana, cuando se permite matar a la más débil e inocente? ¿En nombre de qué justicia se realiza la más injusta de las discriminaciones entre las personas, declarando a algunas dignas de ser defendidas, mientras a otras se niega esta dignidad?. Cuando se verifican estas condiciones, se han introducido ya los dinamismos que llevan a la DISOLUCIÓN de una auténtica convivencia humana y a la DISGREGACIÓN de la misma realidad establecida

    Reivindicar el derecho al aborto, al infanticidio, a la eutanasia, y reconocerlo legalmente, significa atribuir a la libertad humana un significado perverso e inicuo: el de un poder absoluto sobre los demás y contra los demás. Pero ésta es LA MUERTE DE LA VERDADERA LIBERTAD: En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo

    ResponderEliminar
  7. El Abad ,estará asistido en ésta ingente tarea por la SRA Forcades y la SRA CARAM.
    Con éste cuadro el éxito esta asegurado.
    ¡¡¡¡¡Que Dios nos ayude !!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Tendrá que venir de Valladolid otro Abat CISNEROS para evitar el cierre del Monasterio de Montserrat. Cuando era Montserrat un monasterio sufraganeo de Valladolid le fue muy bien y alcanzó su mas alta fama en la edición de libros. Ahora solo edita panfletos de la cubana.

    ResponderEliminar
  9. Los 15 pecados vaticanos según Francisco y uno más23 de diciembre de 2014, 15:38

    Los 15 pecados de la curia vaticana de Francisco se corresponden mutatis mutandis a los pecados, enfermedades y defectos de las correspondientes curias episcopales (arzobispados y obispados) y congregacionales (jesuitas, benedictinos...) de Cataluña. Pero Francisco no ha mencionado el pecado 16: la apostasía de los falsos maestros dentro de los clérigos, religiosos y religiosos.


    --- Así, Francisco menciona los pecados curiales vaticanos, eco lejano de "la curia como lepra":

    1. El creerse dioses y endiosar al jefe (peloteo, adulación), creerse inmortales, indispensables, irremplazables

    2. Petrificación mental y espiritual, declive espiritual y moral, sin serenidad interior ni vivacidad, audacia y empatía; esclavizados por sus propios ídolos, pasiones, caprichos, manías y visiones imaginarias

    3. Pérdida del sentido de la realidad por exceso de palacitis; indiferencia al otro y trato con el subordinado basado en la severidad, la arrogancia y la rigidez

    4. Rivalidad, vanagloria, doble vida, hipocresía, vacío espiritual que no cubren los títulos académicos; parloteo, chismorreo, murmuración y círculos cerrados; acumulación material, exhibicionismo, búsqueda del beneficio

    5. Exceso de trabajo, mala coordinación, exceso de planificación y funcionalismo


    Ahora se comprende que los "lobos" y los "cuervos" acabaran con la salud de Benedicto XVI y sus luchas contra las intrigas, luchas de poder, espionajes, ocultación de secretos, corrupción, mala gestión y lobbys (homosexual).


    --- Pero hay una enfermedad que Francisco no ha dicho y que ya pronosticó el cardenal Carles para la Tarraconense: la apostasía de los falsos profetas.

    Y es que algunos o muchos clérigos, religiosos y profesores católicos (escuela, universidad, seminario), están dentro de diversos caminos de la apostasía y apartamiento de la fe católica:

    1. La crítica histórica, copia de la Higher Criticism, por la que considera, de acuerdo con el método crítico-histórico, que la Biblia y los evangelios son literatura de ficción, diferenciando entre el Cristo de la fe (construcción social) y el Jesús de la historia (el Jesús real salido de la crítica científica).

    2. La narratología, por el que la Biblia sería una construcción narrativa edificada sobre diversos géneros literarios

    3. El minimalismo bíblico, que considera manipulación histórica la história bíblica hasta el rey Josías

    4. El liberacionismo o teología de la liberación, por el que centra la salvación en la acción social sobre los pobres socioeconómicos

    5. El progresismo, por el que niega la validez de la moral del evangelio de la vida, la familia y el matrimonio


    Hay muchos autores que han destruido la sencillez de la Biblia y que son la base teológica de seminaristas, teólogos, profesores, religiosos y clérigos catalanes: la teología del Rhin (Bultmann, Schillebeeckx), de la liberación (Sobrino, Boff), de la crítica (Pagola, Queiruga, Piñero, Pikaza).

    ResponderEliminar
  10. Ya hace años que se veía venir la mala situación religiosa del monasterio de Montserrat. Los que amamos la Iglesia católica, todas sus manifestaciones y lugares de oración y encuentro de fe, éramos conscientes de que, precisamente el gran monasterio de Montserrat iba en caída libre. A mí desde hace tiempo, me parece más un lugar de concentración de políticos, no precisamente católicos, que aprovechándose del valor que tiene para los creyentes este monasterio, lo han elegido como centro de su ideario político. Mezclan, como es costumbre por desgracia en nuestra querida Catalunya, la política y la religión. Así nos va y peor nos irá de no cambiar esta actitud. Que dejen de aprovecharse de la Iglesia para conseguir sus intereses. María Auxiliadora ruega por nosotros. Amén.

    ResponderEliminar