jueves, 6 de noviembre de 2014

¿Qué reforma nos quiere vender el Sínodo?

No es «misericordioso» contar mentiras a la gente, 
como si la Iglesia tuviera autoridad para dar a alguien permiso de ignorar la ley de Dios 
(Cardenal Francis George, emérito de Chicago)
El cardenal Francis George, arzobispo emérito de Chicago
La Iglesia está atravesando una de las crisis más graves de su historia. Comparable a la que sufrió en el siglo XVI y que se sustanció en la REFORMA de Lutero, basada en la “justificación” (Dios nos declara “justos”; no es que nos perdone los pecados, dice Lutero, sino que nos declara “justos”, como si nunca hubiésemos pecado). Y esto lo hace mediante la gracia, don de su misericordia infinita. La misericordia de Dios nos convierte en justos con independencia de cuál sea la vida que llevemos en la actualidad y cuál la magnitud de nuestros pecados. La misericordia de Dios es, pues, la clave del arco de toda la construcción teológica de la Reforma con la que Lutero se empeñó en limpiar la Iglesia de Cristo. Una Reforma que la Iglesia rechazó y condenó por no ser acorde con su doctrina. 

Su objetivo directo no fue, pues, darles un vuelco a las costumbres que tenían sumamente degradada a la Iglesia; sino crear una teología que despojase esas costumbres de su carga de pecado. Era la novedosa doctrina de la “justificación” basada en una “lectura” de la Biblia, distinta de la que había estado haciendo e imponiendo la Iglesia. En la doctrina de Lutero, la potentísima luz de la misericordia ensombrecía y hasta apagaba el pecado, del que hasta la sombra quedaba totalmente desdibujada. Gracias a esa infinita misericordia, ni siquiera era necesario que se redujese o desapareciese el pecado: la justificación, don gratuito de Dios por los méritos de la Pasión y muerte de Cristo, dejaba totalmente desactivado el pecado: sin entidad y sin fuerza. De hecho, según Lutero, Jesús con su Pasión y muerte derogó el pecado. Ésa era la gran Reforma teológica luterana.

Es oportuno recordar que el desencadenante del empeño reformador de Lutero fue un error descomunal del papa Julio II, que forzó la doctrina de las indulgencias para que cupiese en ella la financiación de la faraónica reconstrucción de la Basílica de San Pedro del Vaticano. El Papa y el arzobispo de Maguncia prevaricaron, arrastrando a la Iglesia a una fuerte crisis que se saldó con un cisma. El casus belli fue la desvergüenza de “vender” un bien espiritual -la remisión de las penas temporales del purgatorio- como eran las indulgencias, para financiar las obras del Papa. Una muy digna institución de la Iglesia cual eran las indulgencias, nacidas en las cruzadas, se adulteró al servicio de un interés político-inmobiliario.   

El actor principal de este cisma fue el fraile agustino Martín Lutero, bajo la bandera de la improrrogable Reforma de la Iglesia. Y lo singular es que con su reforma no pretendió acabar con la relajación de las costumbres ni con los escándalos. Lutero escribió al efecto: «Si eres un predicador de la misericordia, no predicas una misericordia imaginaria, sino una verdadera. Si la misericordia es verdadera, debes padecer el pecado verdadero, no imaginario. Dios no salva a aquellos que son sólo pecadores imaginarios. Sé un pecador y deja que tus pecados sean fuertes, pero deja que tu confianza en Cristo sea más fuerte, y regocíjate en Cristo, quien es el vencedor sobre el pecado, la muerte y el mundo. Es el clásico Pecca fortiter, crede fortius. Peca fuertemente, pero cree más fuertemente. La única forma que el hombre tiene de alcanzar la justificación, según Lutero, es la fe sola que es la confianza en que Dios con su misericordia perdona al pecador. El perdón así recibido no anula la falta, sino que Dios decide no hacer caso de ella, obviarla. Aseveró categóricamente que el pecado original no se borra con el bautismo, porque se identifica con la concupiscencia, la cual persevera siempre en el cuerpo y en el alma, corrompiendo al hombre y haciéndolo aborrecible a la santidad infinita. De ahí que pueda afirmar que el hombre justificado a la vez es justo y pecador. 

A raíz del Sínodo estamos oyendo estas mismas doctrinas en la Iglesia católica con mucha insistencia: son doctrinas en las que Lutero quiso justificar su separación de la Iglesia. Es el meollo doctrinal del protestantismo. Lutero no tuvo el menor interés en poner orden en la conducta del clero. Para él, el orden consistía en legalizar su conducta: porque como dice san Pablo, si non esset lex, non esset peccatum. Si no hubiera ley no habría pecado: así que, ¡fuera la ley! y ¡fuera el pecado! Basta la fe, sin necesidad de obras, para ser justificado y salvado. La ley es incumplible, tiránica y a la gente no se le pueden pedir ya heroísmos -algún obispo lo dijo hace poco-; pero el Evangelio nos trae la libertad -afirmaba Lutero-, porque nos anuncia que Cristo ha pagado por nosotros, y basta la confianza en Cristo para que Dios nos tenga por justos. Y esto es verdad -continúa explicando Lutero- aunque permanezcamos siempre intrínsecamente pecadores, porque nuestra justificación no es propiamente nuestra; nos viene de fuera, por mera imputación de Dios. Se trata pues de descatalogar el pecado como una forma de mala conducta: porque el esfuerzo de ser “justos” es como una especie de desconfianza en la fuerza de la gracia y de la misericordia divina.
Poco más tarde Enrique VIII se separará de la Iglesia de Roma y se convertirá él mismo en papa de la iglesia anglicana, porque la Iglesia no le consintió hacer lo que le viniese en gana en cuestión matrimonial. La Iglesia no disponía de tanta misericordia como el rey demandaba. Por otra parte temía el Papa que concediendo el divorcio que le exigía el rey, la Iglesia sufriría un gran desprestigio (tampoco es que lo tuviese muy alto; pero en cuestiones doctrinales eran rigurosos). Y lo que demandaba el rey no se distanciaba en exceso de lo que planteó el Sínodo recién iniciado: acogida obsequiosa a los gays, comprensión exquisita hacia las uniones de hecho, aligeramiento del vínculo matrimonial para poder divorciarse y volver a casarse sin que la Iglesia entrase a juzgar esas conductas y sin que negase por tanto la comunión a la pareja.

¿Hemos olvidado la situación en la que se encontraban los hombres tras el pecado? Aunque la naturaleza había sido dañada por él, se mantenía el libre albedrío. Y si consideramos la Redención obrada por Jesucristo, recordemos también que no todos los hombres sin distinción se salvan o han sido justificados, sino sólo aquellos que renacen en Cristo por el bautismo o por el deseo de éste. Sin embargo, es necesaria tanto la acción divina de la gracia -que realiza la justificación del pecado original y de los pecados personales- como la libertad y las obras que disponen al alma a recibir la justificación.

La justificación implica ese aspecto negativo del perdón de los pecados, pero también la elevación, santificación y renovación del hombre (cf. Concilio de Trento. Decreto sobre la justificación). El hombre no está predestinado al mal. Es libre frente al pecado. Lo puede y lo debe dominar (cf. Evangelium vitae, 8). No basta la fe sola para la justificación, ya que se trata de actuar las tres virtudes teologales (fe, esperanza y caridad) y vivir los mandamientos. La fe es principio, inicio, fundamento o raíz de la salvación y ésta viene gratuitamente, pues se trata de un don. Es, pues, posible al hombre justificado por medio de la gracia, vivir los mandamientos.

Y si esto es posible ¿a qué tanto interés en afirmar que la única manera de afrontar la crisis de la familia, el concubinato, los divorcios y sus posteriores arreglos, amén de los “otros modelos de familia”, es una misericordina que da por bueno lo que por su misma naturaleza es un pecado público y manifiesto? ¿Resultará que al final la gracia para vivir en Cristo quedará obsoleta por inútil, cuando acabemos bendiciendo aquello que San Pablo abominaba en su Carta a los Corintios?: ¿No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No os dejéis engañar. Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el Reino de Dios (1Co 6,9).

En resumen: ¿no se parece excesivamente la línea reformista hacia la que apunta el Sínodo, a las Reformas luterana y anglicana, condenadas en su día por la Iglesia?

Custodio Ballester Bielsa, pbro. 
www.sacerdotesporlavida.es

29 comentarios:

  1. Mn. Custodio muchas gracias por ese artículo.

    Desde luego ir por un camino de "misericordia compasiva" es engañar al pueblo fiel y lo malo es que no viene de un simple fraile Agustino, sino que viene de mucho más arriba.

    Hay una serie de argumentos que van ligados y no se pueden deshacer .

    La MISERICORDIA DIVINA VA LIGADA AL PECADO, ARREPENTIMIENTO Y PERDÓN.

    Ese es el camino y no otro.

    ResponderEliminar
  2. La frase del Cardenal F.George, es genial, y desmonta de un plumazo, toda la mentira de la falsa misericordia, sin conversión.

    Muy buen articulo, que compara con acierto, el paralelismo entre los cismas de Lutero y Enrique VIII, con lo que algunas eminencias quieren hacer con la doctrina de la Iglesia Católica.

    No hay peor mentira que una verdad a medias, y esto es lo que algunos campeones de la falsa misericordia quieren colar a la Iglesia.

    ResponderEliminar
  3. "En resumen: ¿no se parece excesivamente la línea reformista hacia la que apunta el Sínodo, a las Reformas luterana y anglicana, condenadas en su día por la Iglesia?"

    Según una supuesta revelación de la presunta profeta postbíblica, Luz de María: "Oren hijos, por Mi Iglesia, vivirá instantes de tensión por decretos que se darán en contra de las buenas costumbres de Mi Pueblo."

    El problema esencial está en que el Sínodo no ha diferenciado entre la convivencia more uxorio (tener relaciones sexuales) y la convivnecia more fraterno (vivir como hermanos) en relación con la comunión y la confesión. Inaceptablemente, se ha plantado no como Iglesia católica, sino como un congreso antropológico, sociológico o psicológico, que expone aséptica y neutralmente una situación convivencial concreta en un tiempo y lugar específicos.

    Así se observa en los numerales 52 y 53 de la segunda Relatio, de incomprensible confusa redacción, que no fueron aprobados por dos tercios sinó por mayoría simple, por lo que también incomprensiblemente fueron incluidos en la Relatio: no aprobados pero sí incluidos ¿por qué?

    infocatolica.com/blog/praeclara.php/1410220426-title

    De estos dos numerales, 52 y 53, la prensa ha deducido que el próximo Sínodo de las Familias del 2015 aprobará la comunión de los divorciados vueltos a casar.

    Esto sería un desastre, porque así dicho, sin distinguir entre more uxorio o fraterno, implica que podrán comulgar sin confesarse todos los católicos que vivan en matrimonio exclusivamente civil u homosexual, o bien cohabiten en forma de convivientes de hecho o por pacto civil, en régimen homosexual u heterosexual, e incluso bígamo o polígamo (como en África), porque en tema del amor, todo es misericordia sin discriminaciones.

    ResponderEliminar
  4. Doble lenguaje: 9-N y Sínodo de las Familias7 de noviembre de 2014, 1:00

    Blue State Digital, empresa que asesoró las campañas del ahora náufrago Obama, durante el referéndum de Escocia, creó el lema unionista británico "Better Together" ("Mejor Juntos"), una pequeña poesía aplicada a la política, en pronunciación figurada: "Bétar Tuguézar".

    Un acto propagandístico unionista:

    - ¿Quieres poner fronteras que separan a padres, hijos, hermanos, esposos, novios, abuelos, amigos, vecinos? ¡Better Together!

    En el referéndum separatista de Cataluña, parece ser que ha creado el lema secesionista "Ara és l'hora. Units per un nou país" (en poética pronunciación figurada: "Áres lóra. Uníts parún nóu país"). Eufónico, con las consonantes adecuadas para dar a entender decisión, fortaleza, querer ganar Sí o Sí: un bello ejemplo de diálogo, pacto y consenso, un "trágala".

    Una acción propagandística separatista:

    - ¡Nos roban, son corruptos, nos oprimen, son genocidas culturales, nos impiden la libertad de expresión, la democracia y la participación!

    Es curioso que una misma empresa, para una misma situación de independencia, por un lado da a los unionistas británicos el argumento de "mejor juntos", y a la vez, ofrece a los separatistas catalanes el lema de "unidos para un nuevo país".

    El uso del lenguaje subrepticio con subterfugios torticeros: en lugar de responder ¿por qué destruir un país unido desde hace siglos?, le dan la vuelta y dicen "unidos para un nuevo país"... eso sí, sin pensar que están destruyendo un viejo gran país, para luego crear los Países Catalanes, que acabarán de destruir el resto de este viejo gran país. Puros mercenarios de las ideas...

    Estas empresas de campañas propagandísticas dan a sus clientes el manual de agitación: plataformas, lemas, calendarios, organización, acciones como vestidos de amarillo en la gradería del Camp Nou, cadenas humanas, mensajes, guasaps, vídeos, apoyos de famosos...

    Otro ejemplo de como ver un mismo problema desde dos perspectivas. Blue State Digital promocionó el matrimonio homosexual en su campaña "Freedom to Marry". En Francia, la organización católica "La Manif Pour Tous" fue contra el matrimonio homosexual recalcando los derechos del niño: un padre y una madre para todos los niños; el matrimonio de un hombre y una mujer, hecho diferencial protegido.

    En el caso de las campañas promatrimonio homosexual, se busca el donante constitutivo (paga el cohete), quien efectúa el primer pago importante para crear la infrastructura propagandística (alquileres, asesores), y posteriormente se apuntan los donantes operativos que mueven la campaña (pagan la gasolina). Luego se da la cara de algún gay-guay, generalmente del famoseo farandulero, para arrastre de multitudes. La propaganda siempre; nunca discutir con argumentos: aburre y es inútil para encuadrar a la granja de pollos.

    Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad (atribuido a Goebbels). De todos los monopolios del Estado, el monopolio sobre las palabras es el más crucial: el diccionario es el arma esencial del control político (Stalin, según Robert Tucker).

    Con el tiempo y el aumento de países que aprueban el matrimonio gay, la Iglesia queda afectada, tal como ha demostrado este inútil Sínodo de la Familia que ha perdido el norte de la doctrina y el evangelio, en que sugiriendo aprobar la comunión de divorciados recasados sin especificar si viven de forma marital o como hermanos, por extensión también aprueba toda convivencia marital fuera del matrimonio canónico: divorciados recasados, casados sólo por lo civil, parejas de hecho y matrimonio homosexual.

    Hoy ya no hay ninguna situación de pecado personal en materia sexual, no hay infierno alguno, dado que la libertad sexual forma parte esencial de los derechos de la persona. La comunión es un derecho obligado de misericordia, con lo que la eucaristía pasa a ser un simple memorial.

    ResponderEliminar
  5. Narrativas y contranarrativas: 9-N7 de noviembre de 2014, 1:02

    Otro ejemplo de narrativas y contranarrativas es el 9-N. Mas vuelve a convocar el 9-N sin aprobar ninguna norma jurídica para evitar una impugnación judicial, es decir, por la vía de hecho.

    Rajoy dice que lo hecho, hecho está (no impugna el reparto de papeletas), pero también es cierto que lo no hecho, no hecho está aún.

    El 9-N no puede en absoluto celebrarse con medios personales, materiales, organizativos y económicos públicos de la Generalidad y de los municipios. No se pueden usar locales públicos escolares y administrativos, urnas, papeletas, sobres, impresos y manuales, ordenadores, programas y líneas telefónicas públicas y funcionarios voluntarios. Sí puede hacerse sólo si todos los medios son privados, y respetando la legislación sobre reuniones y manifestaciones en vías públicas.

    Es una intervención de la Generalidad en una consulta prohibida. Los medios materiales y organizativos proceden del pago con dinero público para la adquisición de líneas telefónicas y ordenadores, para la elaboración de urnas, sobres, papeletas, impresos y manuales, los cuales se han depositado en almacenes públicos, se ha distribuido con transportes públicos y se ha depositado en locales públicos para un fin ilegal.

    Cuando la llave abra la puerta de una escuela pública, se abra la luz y se ocupe y despliege efectivamente los medios para celebrar la consulta prohibida, entonces hay intervención de la Generalidad. Dos acciones policiales son posibles: impedir el paso a los locales precintando la puerta; y a la vez, o bien, levantar acta de las personas y de las cosas halladas para elevarlo al fiscal.

    Mas, que forma parte del Estado, es garante del cumplimiento de la Constitución en su territorio, tiene el control último efectivo y real de todo el proceso, dado que ejerce poderes públicos, y participaría por vía de hecho y por omisión: hace efectivo un resultado prohibido siguiendo el camino de la vía de hecho, y se abstiene de dar las órdenes para hacer cumplir la legalidad vigente (permite de facto que se haga la consulta en sus escuelas, y no da la orden para impedirlo).

    Mas sabe que si se celebra este fraudulento, abusivo y simulado referéndum de independencia, irá contra la Constitución y su acerbo, y creará un antecedente y un precedente de actuación tanto dentro de España como de la Unión Europea. Será el caos, la confusión y la desintegración de la ley, la democracia y la convivencia.

    Además, levantando el velo de la realidad de las cosas, se observa que hay un movimiento nacional que unifica la Generalidad, el poder público, con los movimientos sociales, el poder de la calle.

    Y los movimientos sociales realizan actos conjuntos con la Generalidad, formando por ello un sólo bloque de acción, ejecución e intención, siendo el movimiento social subsidiario de la Generalidad, pues llega donde ésta no puede arribar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El objetivo del butifarrèndum es “alimentar el conflicto”, dice un sociólogo.

      http://dolcacatalunya.com/2014/11/07/el-objetivo-del-butifarrendum-es-alimentar-el-conflicto-dice-un-sociologo/

      Eliminar
  6. Libres e Iguales moviliza a los españoles el 8-N

    Mañana sábado 8 de noviembre a las 12 horas, en la pza. Sant Jaume de Barcelona, la asociación “Libres e Iguales” ha convocado una concentración frente a los Ayuntamientos de España, para leer un texto de denuncia frente al secesionismo.

    www.libreseiguales.es

    Posteriormente a las 12,30, en el Centre Civic Pati Llimona, calle Recomir 3 (a 5’ de la pza. Sant Jaume, bajando por la calle Ciutat), acto de “Somatemps”.
    Intervendrán Alex Rosal, Javier Barraycoa, Josep Alsina. Lectura del manifiesto: “España, conoce Cataluña y ama ésta tu tierra”. Finalización del acto 13,45 h.

    http://somatemps.me/2014/11/04/programa-acto-sabado-8-de-noviembre/

    Se puede asistir a los dos actos, ya que están coordinados.

    http://www.libertaddigital.com/espana/2014-11-06/libres-e-iguales-moviliza-a-los-espanoles-el-8-n-1276532774/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la publicidad que hace de los dos actos. Procuraré asistir a los dos.

      ¿Queda algún acto más durante el día de mañana?

      Eliminar
    2. Societat Civil Catalana tiene prevista participaciones en: Gestiona radio, Ondacero, Cope...

      https://societatcivilcatalana.cat/es/events
      -------------------
      XIII Ciclo de Cine para la Tolerancia

      Organizado por la Asociación por la Tolerancia con la colaboración de la Fundación de Víctimas del Terrorismo. Proyección de 4 películas y 2 charlas.
      Sabado 8 y 15 noviembre 2014. Entrada gratuita. Auditorio del centro de Cultura Contemporánea (CCCB). Montalegre 5, BCN.

      www.tolerancia.org

      Eliminar
  7. ABOLIR LA LEY CON EL SOFISMA DE LA MISERICORDIA
    La misericordia colectiva se llama LEY. La misericordia individual es un sofisma para cargarse la ley: sí, sí, le cuadra mucho mejor el nombre de “misericordina” y se puede administrar hasta en pastillas, en las dosis que determine quien la prescribe.
    Es que la ley señala los límites entre la libertad de uno y la libertad de los demás. Si no hay ningún afectado (por ejemplo en pleno desierto o en su finca particular), cada uno puede circular como le dé la realísima gana. Pero desde el momento en que hay más gente que circula, la mejor misericordia no es dejar que cada uno haga lo que quiera; sino por el contrario ser rigurosísimo en la exigencia del cumplimiento de las normas. Ir perdonando multas al que pone en riesgo la vida de los demás, es de una gran crueldad, obscenamente disfrazada de misericordia. Crueldad extrema para con las víctimas de ese desalmado y crueldad aún más extrema del juez que se niega a juzgarle y condenarle.
    Si de nuestra conducta sexual no depende nadie, en términos humanos podemos hacer lo que nos plazca. Pero resulta que la aparición de los hijos depende y siempre ha dependido de la actividad sexual. Ésa es la razón por la que no sólo la Iglesia católica, sino todas las civilizaciones se han metido a regular la conducta sexual: porque al final, ahí aparecen los hijos. Y tiene que haber ley para protegerlos. Ley para proteger o desproteger la actividad sexual de alguien, no: igual que no hay ley para proteger o desproteger el apetito de nadie. Sencillamente, no hace ninguna falta. Pero si uno de los resultados previsibles de la actividad sexual son los hijos, por ellos y sólo por ellos, la actividad sexual debe ser regulada. Para que cuando aparezcan como resultado de ésta, no se queden por ahí tirados. Del mismo modo que hay que regular la circulación vial porque aceptar la falta de ley en esto, es apostar por multiplicar los accidentes.
    Y es ahí donde aparece el matrimonio como condición para el libre ejercicio de la sexualidad. Dentro del matrimonio, ningún problema, porque los hijos nacen en un entorno diseñado para acogerlos. Y para que los hijos no queden a la intemperie en cualquier momento, es indispensable que el matrimonio sea estable, siendo el mejor nivel de estabilidad, su indisolubilidad. Por los hijos, no por la pareja. ¡Por los hijos!, que para aparearse o para atiborrarse o para administrarse cualquiera de los ritmos de evacuación, no se necesita legislación alguna. ¡Mira que es sencillo el asunto! Si al Estado le importa un comino cuándo, dónde, cómo o con quién orino, ¿por qué tendría que preocuparle cuándo, cómo, dónde o con quién eyaculo? ¿Qué diferencia hay entre unas secreciones y otras?
    La diferencia la establecen únicamente los hijos. Únicamente los hijos. Son éstos, por tanto los necesitados de misericordia, de la máxima misericordia, y no los copulantes. Por eso el Papa tendría que explicarnos muy bien a los católicos por qué derroteros quiere llevar este fatídico Sínodo, que más parece sacado de una película de ingeniería social, que de la Iglesia. ¿Misericordia para con todo género de copulaciones y acoplamientos sean los que sean? Y sin nombrar para nada a los hijos. O si se nombran, ¡¡los de los homosexuales!!: la especial pastoral que habría que diseñar para ellos. ¿Pero qué clase de Iglesia es ésta? Ya puede hablar el articulista de Lutero y de Enrique VIII, dos santos varones en comparación con lo que nos depara el próximo año el remate de este fatídico Sínodo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le voy a dar una buena noticia que le tranquilizará en el asunto de las secreciones: existen unos fármacos que evitan que ciertas secreciones den lugar a descendencia: se llaman anticonceptivos y permiten tener los hijos solo cuando la pareja está preparada para ello y prevenir embarazos no deseados. De nada.

      Eliminar
    2. Anónimo 23,12

      ¿Y porque no utiliza usted la vasectomía?

      Porque este método es el anticonceptivo conocido como el más bueno, el más bonito y el más barato.

      ¿Porqué no es usted más generoso?

      Eliminar
    3. Anónimo 23,12

      Su discurso se caracteriza por egocentrismo: uso lujurioso del cónyuge.

      Lo opuesto al amor no es el odio, es la lujuria. El amor da completamente, la lujuria quita.
      El hombre desde su lujuria es muchísimas veces incapaz de comprenderlo. Pero sepa que a la mujer, Dios la hizo para amar y esa es su característica fundamental: dar amor. La mayoría de las veces se siente usada en la relación sexual: ¿le suena lo del dolor de cabeza? Esto crea incomunicación progresiva, frialdad.

      Su discurso, además, es un discurso paleto. Tanto si es católico como no, hágase un favor a sí mismo y entérese de lo que es la Planificación Natural o método Billings: método testado científicamente y con una fiabilidad superior a la de la píldora.

      Eliminar
    4. EL RÁBANO POR LAS HOJAS
      ¿Y qué relación les ve usted, anónimo de las 23:12, a los anticonceptivos con la inutilidad de legislar sobre las secreciones? Quiere decir usted que necesitaríamos leyes que impusieran los anticonceptivos (se refiere a las mujeres, ¿no?) bajo pena de multa o de esterilización? Explíquese, caballero o caballera, que va por buen camino. De todos modos, no es de hoy que las secreciones sexuales estén vinculadas a la procreación. Lo están desde que existen, ¡que ya es decir! Pero bueno, tampoco hay que preocuparse en exceso: en la India a las niñas recién nacidas que excedían el cupo, se las ahogaba; y en la China actual, los funcionarios del Estado le requisaban a la madre el segundo hijo: y lo mataban, ¡cómo no! Y por cierto, usted que está tan puesto en tecnología moderna para evitar los embarazos no deseados: ¿qué tal la vasectomía (a él, sí, que le toquen el pito a él) en vez de cargar el control de la natalidad sobre la mujer, con anticonceptivos que nunca son inocuos, y con abortos que tampoco son inocuos? ¿Se apunta, caballero?

      Eliminar
    5. Naturalmente, quise decir "cólico miserere".

      Eliminar
    6. Ayer debí de hacer algo mal y no fui capaz de enviar este mensaje:
      A doña Laura: por supuesto que los inconvenientes de la anticoncepción deben asumirse por ambos miembros de la pareja, por eso existe el preservativo, la vasectomía, la ligadura de trompas, etc. Así que no saque conclusiones precipitadas de mis palabras para no meter la pata. Respecto a métodos naturales o artificiales, ¿qué quiere que le diga? Si algo artificial, como un antibiótico, me ayuda yo lo utilizo. ¿Usted no? En cuanto a la lujuria, ese es un argumento religioso que deberá usted discutir con quien tenga sus creencias. Para mí existe la atracción sexual entre seres humanos, por cierto algo muy natural y muy sano, siempre desde el respeto al otro.
      A don Anónimo: la asociación secular entre secreciones y procreación es igual a la que existía entre apendicitis, cólico misere y muerte del paciente. Todo muy natural, como puede ver. Afortunadamente, gracias a la "artificiosidad" de la ciencia hoy se ha roto esa inexorable secuencia. En fin, no se caliente la cabeza, como he mencionado en el párrafo anterior todo se reduce al respeto y, añado, a la responsabilidad. Quien actúe así que intercambie secreciones con quien quiera, cuando quiera y como quiera y eso, mal que les pese a algunos, es lo que se está imponiendo de forma imparable en las legislaciones de los países más desarrollados y más respetuosos de los derechos humanos.

      Eliminar
    7. Al de las 12:18
      ¿Y un jamón! Mal que le pese, lo que se está imponiendo de forma imparable "en las legislaciones de los países más desarrollados y más respetuosos de los derechos humanos" es un machismo galopante, análogo (porque no hay nada nuevo bajo el sol) a los que se han vivido en otras épocas o se vive hoy en el Islam. Amigo, cambian los métodos y los aspectos, pero el fondo es el mismo: forzar como sea (en el civilizadísimo occidente, "culturalmente") a las mujeres a que se entreguen sexualmente a demanda. Si no lo hacen, es que están enfermas. Tratamiento al canto. Y los medios para regular la natalidad, que los pongan ellas; que el preservativo es engorroso, y el pito que no me lo toquen. Esa es la realidad: para ellas, disponibilidad absoluta (sin dolores de cabeza, que eso es enfermedad), más anticonceptivos, más aborto. Para ellos, sólo sexo. Ésa es la realidad, repito, repito, la realidad (déme estadísticas comparadas de anticonceptivos femeninos más abortos por una parte, y vasectomías por otra, que ésas son las realidades). Lo demás son músicas celestiales.

      Eliminar
    8. Antonio:

      El concepto de lujuria seguro que es religioso, porque la Ley de Dios nos protege a hombres y mujeres, de los desmanes del otro. Pero en el amor conyugal (agnóstico, ateo…) el concepto de lujuria sigue siendo vigente, ya que lo contrario al amor conyugal no es el odio, es usar al otro, usar, usar.

      La mujer que está hecha para amar, tener y ordenar una familia, accede gran parte de las veces a la relación sexual, no por la lujuria sino para retener el amor del otro. Esa es la forma de manipular femenina: doy sexo para obtener amor.

      Contrariamente, el hombre es proclive a la lujuria y dice que ama a la mujer para sencillamente complacerse a sí mismo. La manipulación masculina es: doy amor pero realmente lo que quiero es sexo.

      El feminismo, que en épocas pasadas luchó tanto por la mujer, en las últimas décadas se está equivocando. Y suscribo totalmente el alegato del anónimo 15,29

      Ella se come solita todo el sufrimiento moral y físico de un día de lujuria. Y el hombre sigue siendo más machista que nunca. Desgraciadamente la cultura hedonista (de la lujuria) está extendida por doquier. Todo ello hace muy difícil que la mujer adquiera conciencia de quien es biológica, sexual y psicológicamente ya que se encuentra sumergida en esta cultura. Hasta para vender un adoquín se le empapela de erotismo.

      Para que aprenda que la cultura del “hedonismo” es mala, le recomiendo estudiar todo lo relacionado con la ”cultura de la muerte”. Occidente se va muriendo. Lea la progresión de los datos demográficos a 40-50 años. Esta cultura de origen cristiano dejará de existir a causa de la cultura del hedonismo. Posiblemente la cultura islámica la reemplazará.

      Y todo este discurso, es desde la ciencia y no desde la religión.

      Otro punto a entender: cuando hablo de lujuria no me refiero que la pareja se deba dar el abrazo sexual con la luz apagada y sumergida en no sé qué túneles oscuros, reprimiendo lo que son, es decir seres sexuados: hombre y mujer. No quiero decir nada de eso.

      Fuimos creados con esta biología y Dios nos la dió para el encuentro íntimo, para que gozáramos uno del otro. Pero eso sí, no solo somos cuerpo. Somos personas dotadas de una parte espiritual, otra psíquica y otra corpórea. Todas debieran estar integradas en el abrazo sexual. Para nosotros, católicos, el amor conyugal es un reflejo del amor de Dios y es libre, total, fiel y "fructífero".

      Tiene que discriminar en la vida y elegir lo mejor. A través de la Planificación Natural de la Familia o método Billings, no hay ninguna exposición farmacológica y ha sido testado científicamente resultando una fiabilidad superior a la píldora. Si ama a su mujer, ella se lo agradecerá.

      www.vidahumana.org

      Eliminar
    9. Antonio:

      Método Billings para el reconocimiento y cuidado de la fertilidad: paternidad responsable

      www.ivaf.org


      Eliminar
  8. Gracias M. Custodio.
    Solo falta el peor CALVINO, origen del capitalismo salvaje y despótico. Dice cuando mas rico, mas poder, mas guapo, mas popular, mas..... eres mas te quiere DIOS y mas FE demuestras, o sea que debes robar manipular, envidiar, explotar, despreciar ect para ser cada vez mas rico que para los CALVINISTAS quiere decir mas santo.

    ResponderEliminar
  9. Además, el propio Catecismo se contradice con esa cita de Pablo, y copio:

    2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

    2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

    ---

    Pues según San Pablo, los "afeminados", aunque no pequen, no heredarán el Reino de los cielos. Ya me dirán ustedes cómo se compagina lo dicho por el catecismo con lo dicho por Pablo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se compagina con el arrepentimiento y el propósito de la enmienda, amigo

      Eliminar
    2. ¿Y dónde ha leído usted en San Pablo que es "aunque no pequen? El texto de san Pablo se refiere a "pecados", no a maneras de ser. Lo que usted dice vale también para ladrones, asesinos, etc. Cuando uno se refiere a esta gente, no se refiere a su "etiqueta", sino a sus actos. Es con este estilo hermenéutico como consiguen leer toda la Biblia, desde el Génesis al Apocalipsis, en clave radicalmente pro-gay.

      Eliminar
    3. Dice "afeminados". Pero es que ser afeminado es como ser patizambo, feo, alto o listo. Es algo que la gente no puede evitar.

      Eliminar
    4. Permítame que le matice, anónimo de las 8:59.
      Simplificando al extremo, y ahorrándole la inacabable (y siempre discutible) exégesis del texto, los "afeminados" son los que hacen sexualmente de féminas, cosa que en griego se expresa con la palabra "malakós" (que en su más estricta y original literalidad significa "débil", de donde la analogía con el "sexo débil", en oposición al "vir", cuya forma de ser es la virtud o fortaleza); y los sodomitas (es una de las traducciones posibles de "arsenokoitai": "los que se acuestan con hombres") son en efecto los hombres que en vez de acostarse con mujeres se acuestan con hombres (es exactamente la escena de Sodoma). Así que la cosa es tan simple como la referencia a los homosexuales pasivos y activos. Era necesaria la distinción, porque tanto en Grecia como en Roma, durante siglos se consideró la homosexualidad activa como signo de virilidad (cosa que en latín recibía el nombre de "virtus"). Y la homosexualidad pasiva como una tremenda vileza; y si era forzada, como la peor humillación que podía sufrir un hombre libre (impuesta a los esclavos, era señal de virilidad y de "virtud").

      Parece por tanto que en este contexto "afeminados" no es como ser patizambo, feo, alto o listo: algo que la gente no puede evitar. San Pablo habla claramente de PECADOS, no de FORMAS DE SER.

      Eliminar
  10. Ciertamente, esa misericordia incondicional, sin arrepentimiento: "Padre he pecado contra el cielo y contra tí.." Esa incapacidad para juzgar nada, tiene un tufillo luterano incontestable. Por la boca muere el pez. Y sobre todo, los problemas de la Iglesia están siempre dentro: en esos apegados a la ley y a la casuística...

    ResponderEliminar
  11. Un acto es bueno o malo, porque:

    1. Dios lo dice. Hay reglas puestas por la Autoridad. Aquí el actuar queda ajeno.
    2. San Juan Pablo II propone además: un acto es bueno o malo porque va de acuerdo o no con la naturaleza o vocación del hombre que es nacido para el amor.

    Las normas allanan el camino, te recuerdan lo que debes hacer. Pero estas normas no dan la “fuerza” para hacerlo. Solo el amor es el motor. Así como una persona que roba es un ladrón, una persona que hace actos buenos es buena.

    El hombre es un ser para el don y se expresa en el cuerpo, para vivir una relación de amor. Cada estado tiene un ethos diferente. Ser persona es un “deber ser”. El actuar libre que lo construye como persona es el ethos, que brota de la verdad de lo que él es.

    El hombre histórico o caído, participa del “principio”, pero no tiene la “fuerza” del principio. Pero Cristo nos redimió. Cristo nos introduce en el Ethos del Don (del “principio”) a través del Bautismo para permitirnos un nuevo actuar al participar de las “fuerzas” (Gracia) de la Redención.

    En “Persona y acción” y “Amor y responsabilidad” de Karol Wojtyla.

    ResponderEliminar
  12. Agradecemos desde nuestra familia este nuevo artículo Pater Custodio Ballester, hoy lo hemos leído en voz alta, con mis hijos y mujer.

    Saludos,
    Joan B.

    ResponderEliminar
  13. Aún en nuestra Comunidad nos seguimos diciendo que satanás es astuto, pero ante Dios nadie, con él no hay que temer ni siquiera al Papa, lo que han atado y desatado muchos Papas a lo largo de la historia Dios se los demandará.... Creemos que este sínodo no tendría que haberse dado nunca. ¡Dios nos encuentre confesados! más aún así no sé si logremos pasar del purgatorio.

    ResponderEliminar