jueves, 7 de agosto de 2014

Margarita Bofarull: la empalagosa máscara del Instituto Borja de Bioética

“Su boca es más blanda que la manteca, pero desean la guerra; 
sus palabras son más suaves que el aceite, pero son puñales.” (Salmo 54)
A finales del pasado año, el catatónico presidente de la Academia Pontificia para la Vida, Mons. Ignacio Carrasco de Paula, nombró miembro de la misma a Margarita Bofarull, presidenta del abortista, eutanásico y eugenésico Instituto Borja de Bioética. Fundado por el jesuita Francesc Abel i Fabre, firme partidario del aborto pre-implantacional, el Instituto se ha convertido con el paso de los años en el máximo referente de la bioética vendida a un poder dominante al que adula y aplaude con entusiasmo, pues de él vive.
La hermanita Bofarull nació en Barcelona el 2 de Febrero de 1961, religiosa de la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús, fue provincial de la provincia de España Norte de su orden. Se licenció en Medicina y Cirugía en 1985. Ya antes de acabar la carrera colaboraba con el Instituto Borja. Vocal de su patronato muchísimos años, bebió desde el principio en las bioéticas y contaminadas fuentes del P. Abel, fundador del primer Centro de Planificación Familiar en Barcelona (condones, píldoras, diafragmas y DIU’s a gogó). Margarita Bofarull también preside el Comité de Ética Asistencial del Hospital San Juan de Dios, donde puede aplicar todas sus teorías. Licenciada en la heterodoxa teología moral de la Facultad de Teología de Cataluña, fue vicepresidenta durante cuatro años de CONFER (Conferencia Española de Religiosos), ese decrépito organismo que retroalimenta el decadente progresismo de los últimos mohicanos de una reserva marchita.  Es también profesora de la Facultad de Teología de Cataluña y de la Universidad Centroamericana de El Salvador, en la que recalan -por unos meses no más- algunos hispánicos profesores con algún que otro remordimiento burgués -por privilegiados- en su gruesa conciencia.
 
Logotipo Academia Pontificia para la Vida
El hecho de no tener ningún doctorado, condición generalmente indispensable para enseñar en una Facultad teológica, no ha sido óbice para que la hermana Bofarull realice una carrera docente poco acorde con su titulación, y sí con sus contactos. Pero su timbre de gloria, el que la ha llevado a cubrir sus progresistas y bioéticas desnudeces, ha sido el de ser nombrada miembro de la Academia Pontificia para la Vida, convertida ahora por ese y otros nombramientos, en un nuevo campo de batalla entre los defensores de la Vida y los esbirros de la cultura de la muerte, que ya no están fuera, sino dentro y oliendo a incienso. Hasta tal punto ha llegado la tensión, que cada vez son más las voces que, en la Santa Sede, piden el inmediato cierre de una Academia desprestigiada por las pifias de su adormilado presidente. 
Margarita Bofarull -tonta no es- siempre ha cuidado muy mucho sus declaraciones públicas y se ha guardado de firmar nada que pudiese comprometerla. Ya tiene a Núria Terribas, directora del Instituto Borja, para la tarea de demolición de la moral católica, que no deja de ser siempre un trabajo sucio. Ella es la que da la cara y firma lo que haga falta, que para eso le pagan y muy bien, por cierto. En cambio, la hermana Margarita es la cara amable, sonriente, beatorra, casi meliflua, de un instituto bioético que no deja de pontificar a favor del aborto, la eutanasia y la eugenesia terapéutica, siempre “en determinados casos”, no en todos, no vayan a pensar… Pero por la boca muere el pez. Son muchos años chupando rueda en los jesuíticos y eugenésicos brazos del padre Abel.  Ciertamente la Bofarull no dice que el aborto sea un derecho, pero sí que afirma que “el tema del aborto está muy ideologizado. Es difícil hacer una reflexión serena cuando se convierte en una moneda de cambio partidista”.  Por lo visto ella es la única que está en condiciones de hacerla… Y sigue: “La Iglesia no puede hacer otra cosa que defender la vida. Eso está claro.” Pero la melindrosa máscara que luce acaba cayendo en el más puro estilo del Instituto Borja: “Pero también está claro que existen situaciones conflictivas que se han de analizar.  Y se explica: “Estamos hechos para la vida. Los actos de muerte nos pasan factura. Hemos de promover la vida. Tampoco creo que se trate de decir a lo mejor “no al aborto”, sino qué hacemos para ayudar a las personas a sacar las vidas, también las nacidas, adelante. Hay que ser muy coherente…” Coherente ¿con qué? ¿Con el derecho a la vida, que es absoluto? ¿Absoluto para el que nació y relativo para el no nacido? ¿Coherentes con el aborto cero o con el aborto “en algunos casos”?, pues “existen situaciones conflictivas que se han de analizar”. El humo ciega mis ojos, amiga Bofarull…
Hospital de Sant Joan de Déu (Espludues de Llobregat)
Sin embargo, la brisa de lo políticamente correcto acaba por arrastrarla cuando dice que “el aborto no es un derecho de la mujer, otra cosa es que se deba regular legalmente ese hecho, pero no como un derecho, esa es otra cuestión”. Es decir, como la gente abortará de todas maneras, es mejor -como poco- despenalizar el aborto siempre “en determinados casos”, claro, que lo cubra la Seguridad Social y que se realice en abortorios debidamente autorizados y subvencionados. Porque la regulación empieza siempre ahí, por mínima que sea. Y es que estando los socialistas en plena ofensiva abortista tras la euforia de su llegada al gobierno, el Instituto Borja les echó una mano publicando el panfleto abortista Consideraciones sobre el embrión humano  En el monográfico sobre el embrión de su revista Bioètica & Debat, el Instituto Borja ve “difícil” considerar individuo al embrión antes de su implantación. El texto indica que “antes de la implantación, en ningún caso se puede hablar de aborto porque aún no se ha iniciado la gestación”.  De ninguna manera los oráculos del aborto ético del Borja ponen en cuestión la Ley despenalizadora de 1985. Su reflexión parte de la intención del gobierno de hacer todavía más “libre” el aborto de lo que ya es. ¡Toda una declaración de intenciones! Al final, para convertir -sin restricción de conciencia- al embrión humano en material de desecho; o como mucho, de experimentación para los bebés medicamento del Hospital de San Juan de Dios.
Es la declaración del Instituto Borja Hacia una posible despenalización de la eutanasia el pútrido fundamento de las merengosas declaraciones que la Bofarull hizo en el programa Signes del Temps de TV 3: “Secularmente se había legislado sobre el hecho de que la vida era siempre un bien (cf. Evangelium vitae, 34). Pero hay momentos en que nosotros, la sociedad, decimos: No es suficiente vivir. Queremos vivir con una cierta calidad de vida”. Y en ese sentido, afirman los oráculos de la muerte del Instituto Borja que las condiciones para despenalizar la eutanasia serían éstas: Una enfermedad que conduzca próximamente a la muerte, un sufrimiento insoportable, el consentimiento explícito del enfermo, aunque éste podrá obviarse en caso de concurrir determinadas circunstancias, la intervención médica en la práctica de la eutanasia -sería muy feo que la hiciese un carnicero-, la revisión ética, para tranquilizar la conciencia y notificación legal, para cubrirse las espaldas. Toda práctica eutanásica deberá contar con la aprobación de un Comité de Ética Asistencial que, en el caso del Hospital de San Juan de Dios de Esplugues, preside ¡la mismísima Margarita Bofarull! Ella y sus amiguetes decidirán cuán próxima está la muerte, lo insoportable del sufrimiento y las circunstancias en las cuales pasarán por encima de la voluntad del enfermo, si es necesario, para darle el matarile.
Mons. Carrasco de Paula
Ciertamente, a muy pocos parece importarles lo que se cuece en el
Instituto Borja. A Mons. Carrasco de Paula, el que menos. Cuando alguien de la Academia Pontificia para la Vida le pregunta extrañado -todavía quedan académicos honrados-  por el nombramiento de Margarita Bofarull, responde escandalizado y canta las bioéticas bondades de la beatífica profesora. Sólo el fanatismo de algunos grupos provida, de esos “que hacen más mal que bien”, busca empañar la fama de nuestra beatorra Margarita de Calcuta. Sin embargo, las empalagosas palabras de la presidenta del Instituto Borja no pueden enterrar años de inmoral y eugenésica doctrina, no pueden ocultar los sedimentos de una doctrina torcida y sórdida que confunde y mata, que engaña, miente y escamotea la verdad bajo barniz de misericordia cristiana:   “¡Camada de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca (Mt 12,34).
Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.es

20 comentarios:

  1. Que esta señora o abuelita mire cada día este vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=ya1tWQaOPg8 y se lo explique a los "Borja/Terribes/400.0000" les gustara mucho

    ResponderEliminar
  2. Mn. Custodio, gracias por su valentia en denunciar algo que jamás tendría que haber sucedido, que la ciència vaya contra la Naturaleza en algo tan elemental como es la vida humana. ¿no serà por querer esconder una precoz libertad sexual?

    LA FECUNDACIÓN EN EL SER HUMANO

    Belén Buch Tomé, bióloga en el Laboratorio de Reproducción Centro Gutenberg


    El proceso de fecundación puede definirse como una secuencia de acontecimientos moleculares coordinados en los que participan los gametos masculino y femenino. Consiste en la fusión y penetración de un espermatozoide en un ovocito y finaliza con la primera división normal del cigoto.

    El proceso natural de fecundación en el ser humano es casi desconocido, ya que de momento es imposible observar su dinámica in vivo. Hay que basarse en los acontecimientos visualizados y descritos en los trabajos de fecundación in vitro.

    Los gametos femenino (ovocito) y masculino (espermatozoide) deben haber completado normalmente todas sus etapas de maduración antes de ponerse en contacto para que la fecundación se lleve a cabo con éxito.

    Las células germinales masculinas sufren procesos de división, diferenciación y maduración intratesticular dependientes de las células de Sertoli. Pero el espermatozoide no completa su ciclo de maduración en el testículo sino que además debe experimentar un proceso de maduración extratesticular para adquirir el potencial completo de movilidad y fertilización. Esto ocurre fundamentalmente a nivel del epidídimo y también en el resto del tránsito a medida que interactúa con las secreciones de las vesículas seminales y de la próstata. Por tanto, la mayoría de los espermatozoides que se encuentran en el eyaculado deben estar totalmente maduros y poseer la capacidad de activarse y de fecundar.

    El ovocito completa su maduración en el ovario, dentro del folículo. Los ovocitos maduros extraídos de los folículos para fecundación in vitro aparecen como un complejo ovocito-cúmulo que muestra al ovocito en la etapa de metafase de la segunda división meiótica (Metafase II) con el primer corpúsculo polar extruido (se visualiza entre la membrana vitelina y la zona pelúcida). El cúmulo tiene sus células débilmente unidas entre sí y radialmente expandidas, presentando una zona más densa denominada corona alrededor de la zona pelúcida. Durante la maduración, el ovocito adquiere competencia para romper la vesícula germinal, finalizar la meiosis I y II y formar los pronúcleos.

    Los dos gametos maduros son muy distintos tanto en forma como en tamaño; mientras las espermátidas pierden casi todo el citoplasma en su maduración, conservando principalmente las vesículas que darán lugar al acrosoma, algunas mitocondrias y el núcleo, los ovocitos acumulan grandes cantidades de proteínas, ribosomas, tRNA, mRNA, etc., necesarios para el desarrollo del embrión.

    Normalmente, la fecundación tiene lugar en la parte superior de las trompas, que son canales que comunican la zona ovárica con el interior del útero. El eyaculado se deposita en la vagina de la mujer y los espermatozoides deben atravesar el cuello del útero subiendo por éste hacia las trompas, donde se encontrarán con el ovocito maduro. En este trayecto los espermatozoides sufren un proceso de activación caracterizado por un cambio en la permeabilidad de membrana a los iones calcio y la adquisición de una movilidad hiperactiva. En este estado de activación, los espermatozoides pueden realizar la reacción acrosómica; proceso irreversible que require la captación masiva de calcio y sodio, así como un flujo de protones hacia el interior que genera una disminución del pH, una alta presión osmótica y una carga de superficie negativa. Como consecuencia de todo ello, se produce la liberación total o parcial del contenido acrosómico.

    ResponderEliminar
  3. O sea,en resumen,ésto es un MATADERO y muchos de los que lo habitan,son MATARIFES.

    ResponderEliminar
  4. Correligionario Custodio, lease primero el canon 220 y después hable y antes de difamar o calumniar entérese d elos doctarodos que cada uno tiene; por cierto no le indicaron que no publicase?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mn. Custodio no se rinda, DIOS premia la constancia y buen hacer.

      Eliminar
    2. ¿Decir que no tiene doctorados es difamación? Revista Ecclesia: http://www.revistaecclesia.com/margarita-bofarull-nueva-miembro-de-la-pontifica-academia-para-la-vida/ ¿Forma parte de la intimidad lo que Margarita Bofarull ha declarado públicamente? Ella misma ha lesionado su fama, su buen nombre y su intimidad.

      Eliminar
    3. En el artículo anterior nadie ha hablado de prohibición... ¿O eres tú el que prohíbe?

      Eliminar
    4. Qué sucede, nadie del clero puede hablar? Ah¡ bueno los curas que retuercen la D.S.I. con el ex-cura y vividor Rigol al frente, esos sí pueden hablar y confundir.
      Adelante y gracias Mn. Custodio.

      Eliminar
    5. Arcangel Miguel

      Si persisten en hacerle mobing a Padre Custodio Ballester Bielsa lo tienen muy mal ¿Hasta que punto se implicarían para conseguir sus objetivos? Nosotros seguimos el camino la verdad y la vida. Para despejar dudas que puedan tener sobre la implicacion de los siervos de Dios se la despejaré al anónimo del canon 220. Evangelio de hoy Mateo 16,24-28: Si uno quiere salvar su vida la perdera. ¡Amen!

      Eliminar
    6. ¡Vergonsozo! y hasta repugnante resulta que ahora coarten la libertad de un siervo de Dios que proclama el Evangelio y denuncia el mal. Que Roma se entere!!!

      Eliminar
    7. Anònimo de las 13:21. Usted cree que si Mn. Custodio no supiera lo que escribe lo haría. Vamos que él está en el error y Ud. no. Creo que la situación actual de nuestra querida Iglesia católica es tan crítica, que cada día nos sorprendemos con nuevas informaciones. Pero lo triste es que no provienen de personas no creyentes, no, vienen de hombres y mujeres, con hábito o sin el, que aprovechándose de la situación, vierten toda clase de ideas que son de todo menos católicas. Así tenemos el seminario. Que por cierto, me agradaría saber cuántos seminarista hay de la diócesis de Barcelona, también cuántos han sido ordenados durante este año.
      Mn. Custodio cuenta con mi admiración y reconocimiento. No se deje amedrentar y siga con su línia de defensa de la Iglesia católica. Que María Auxiliadora no nos abandone. Recemos por nuestra verdadera Iglesia. Amén.

      Eliminar
  5. eso, eso..¡¡ a pelar y a cobrar...y yo digo a lo bestia: ¿ porqué no empezamos a pelar de cincuenta para arriba, y dejamos que los "proyectos de futuro" vivan y a lo mejor hacen una sociedad mejor? vete a saber... que por lo visto y oído; peor no puede marchar.

    ResponderEliminar
  6. Puede una madre olvidarse del fruto de su vientre? Pues aunque ella se olvidare, yo no me olvidaré de ti, dice el Señor Dios.

    ResponderEliminar
  7. Padre Custodio gracias por defender la vida, el Instituto Borja puede ser muy cientifico, pero no es humano, primero es la vida, vivir.Formamos parte de la Creacion, Dios nos da la vida y eso se tiene que respetar, sin subterfugios, ni estudios raros por muy cientificos que sean. Ya soy vieja, ojala no caiga en manos de la hermana Bofarull .

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Enhorabuena!!! Germinans Germinabit por permanecer impasible delante del infiel, informando a los Cristianos Catolicos Apostolicos y Romanos de los trapicheos que nadie osa nombrar. Y mi ¡Enhorabuena! también al Padre Custodio Ballester se nota que tiene bien puesto... el cleriman. La empresa que suministra el Almax no da abasto para satisfacer a sus superiores y demás pelotillas acomplejaos ;)

    Si no fuera creyente pensaria que el logotipo de la academia pontificia parece mas bien la oz y el martillo o un símbolo masónico que aun no se que grado ocupa ;) Dicen que hay que perseguir el mal y luchar contra el ¿Y si está arraigado o instituido dentro de la iglesia? Entonces... ¿Qué tenemos que hacer los católicos? quemar incienso y rezar nada mas. Jesucristo habló claro, "...tener cuidado con los lobos con piel de cordero" y "...por sus obras los conocereis.." Llegará el rechinar de dientes de ......quien todos sabemos. Aun estan a tiempo...y puede que Dios se apiade de sus almas !Amen!

    ResponderEliminar
  9. _Anónimo del 8 de agosto de 2014, 13:21

    Primero, le preguntó a usted ¿Por qué dice "por cierto no le indicaron que no publicase?
    está diciendo que alguien a prohibido a Padre Custodio que se exprese libremente ante tanta podredumbre que tenemos y encima soportar los creyentes.

    Y por cierto deje el canon 220 en paz y dedíquese a evangelizar que tenemos cerca un nuevo 36 con tanta FLOJERA Y MEAPILISMO que provocan nauseas.....

    M. Fábregas

    ResponderEliminar
  10. Molt be, mossen Deu vos guard.
    Anna

    ResponderEliminar
  11. Conchi: De paso leo este escrito de este Sacerdote y me llena de alegría saber que hay esperanza en la Iglesia, porque la podredumbre es insoportoble. Que nuestro amado Jesucristo le guie siempre y le siga dando la fuerza del Espíritu Santo para denunciar el mal y barrer el templo.

    ResponderEliminar
  12. Lo de siempre: ¡qué mal le sienta la crítica a la jerarquía! ¡Con lo mala que la hace la falta de crítica! ¿Llegarán a enterarse alguna vez?

    Lo de la supuesta prohibición de escribir con que han querido tapar la boca a mossén Custodio, más de lo mismo. Lo curioso es que el anónimo de las 13:21 da a entender que sabe a ciencia cierta que "le indicaron que no publicase". ¿De dónde ha sacado una información que parece tan precisa si no la ha publicado el interesado? Muy enterado parece, y sobre todo, muy interesado en que mossén custodio acate esa supuesta indicación y deje de escribir.

    ResponderEliminar
  13. Padre Ballester, usted está cargado de razón, vamos, que la tiene toda; pero irán por usted utilizando todo tipo de malas artes y lo van a crucificar.
    El presidente de la susodicha Academia pontificia está claro que es muy malo y esta monja sibilinamente proabortista, también; pero quien está encumbrando en estos momentos a todos estos personajes con este perfil "progre", masónico y genuflexo ante el mundo no es otro que Francisco, del que ahora puede ya empezar a decirse: por sus nombramientos y sus omisiones los conoceréis.
    Mosén Ballester, guárdese muchísimo porque todos estos lobos disfrazados de oveja van a hacer lo imposible para hundirle y aniquilarle. ¡Que la Virgen le proteja!

    ResponderEliminar