miércoles, 15 de enero de 2014

Abundando en la Vocación y la Herencia

San Rabano Mauro, monje y obispo
Removiendo archivos, he dado con el De instututione clericorum, de Rabano Mauro (776-856) dedicado a la formación de los clérigos. En él se explica con toda claridad el significado de “clérigo”. Y forma parte de esa explicación la “heréditas” a la que me refería en la reflexión de 26 de diciembre sobre la vocación religiosa. He aquí el texto:

2. De los tres órdenes de la Iglesia
Tres son los órdenes de los que viven en la Iglesia, a saber, el de los laicos, el de los monjes y el de los clérigos. El primero de ellos, es decir, el orden laical, hay que interpretarlo como popular, pues en griego laós quiere decir «pueblo». El segundo es el monástico, esto es, el que vive en soledad, o lo que es lo mismo, apartado del trato del mundo, pues monas en griego quiere decir «singularidad» y monachus «único» o «solitario». El tercer orden es el clerical, ya que cleros en griego quiere decir «suerte» o «herencia». Y de ahí nuestros maestros dicen que se llaman «clero» o «clérigos» porque Matías, el primero de los apóstoles que fue ordenado, fue elegido por sorteo (Hch 1:21-26), y así también en aquellos primeros tiempos los jefes de la Iglesia elegían a suertes a los que ordenaban.

Hasta aquí la explicación convencional en la Iglesia, con la referencia a la elección de Matías. Es de destacar la importancia que se daba en los tratados al origen de las palabras como clave de su significado. San Isidoro de Sevilla (556-636) es en la Edad Media la culminación de este alto interés por el origen de las palabras, con su magna obra de las Etimologías, que fue la primera y gran “enciclopedia” de esta era. Rabano Mauro seguirá sus pasos en su De Universo, libri XXII, que será la enciclopedia preferida por los pueblos germánicos.

Pero sobre la explicación estándar, el monje benedictino añade una más extensa, que da cuenta de cuál es la “herencia”, atendiendo tanto a su valor etimológico como a su contexto religioso:

De hecho, en griego «herencia» se dice cleronomía, y «heredero» cleronomos. Y por eso se les llamó clérigos, porque pertenecen a la suerte del Señor o porque tienen al Señor como herencia, según de ellos está escrito, palabra de Dios: Yo soy su heredad (Eze 44:28). De ahí se sigue que conviene que los que poseen la herencia de Dios, deseen servir a Dios sin ningún obstáculo del siglo, para que puedan decir aquello del salmista de que: El Señor es el lote de mi heredad (Sal 15:5). Y este orden está puesto al frente de la Iglesia, porque sirve en los lugares santos y administra los sacramentos al pueblo. Y como en el Antiguo Testamento la tribu de Leví fue expresamente elegida por el Señor de entre las otras tribus para servirle en los distintos oficios del Tabernáculo (Num 3:6-12 y 8:8-26), así también el orden clerical ha sido elegido expresamente para servir a Dios en el verdadero Tabernáculo, que es la Iglesia actual, para que le sirvan de día y de noche en su templo santo y estén a disposición del pueblo en todo aquello que atañe a Dios, para ofrecer dones y sacrificios a Dios (Heb. 5:1) por su ignorancia y la del pueblo (Heb. 9:7), para juzgar entre lo justo y lo injusto, y discernir entre lo sagrado y lo profano, entre lo puro y lo impuro, y para enseñar al pueblo de Dios todo aquello que es legítimo y los preceptos que les había mandado (Lev 10:10-11).

Rabano Mauro y Alcuino ofrecen una obra a Otgar de Maguncia
Rabano Mauro de un salto importante del significado de “sorteo” con el que se solía explicar la llamada al servicio de Dios, al significado de “herencia”. Y para ello se sirve primero de la vinculación de los términos “clero” y “cleronomía” (herencia) sustentada en la etimología de la propia palabra. Para afianzar acto seguido esta interpretación con las pertinentes citas bíblicas.

Llama poderosamente la atención el teocentrismo. Dios es el centro y es el destinatario de la acción tanto de los laicos como de los monjes y de los clérigos. El culto divino es uno de los más nobles quehaceres del hombre. Por eso los tres órdenes religiosos no están para servir en último término al hombre, por aquello de que en él hemos de ver el rostro de Dios (si no amas a tu hermano que ves, ¿cómo amarás a Dios que no ves?), sino que incluso el servicio de los clérigos al pueblo ha de ser en todo aquello que atañe a Dios. En efecto, “De ahí se sigue que conviene que los que poseen la herencia de Dios, deseen servir a Dios sin ningún obstáculo del siglo, para que puedan decir aquello del salmista de que: El Señor es el lote de mi heredad (Sal 15:5). Y este orden (el de los clérigos) está puesto al frente de la Iglesia, porque sirve en los lugares santos y administra los sacramentos al pueblo.

Hoy se diría más bien que la heredad de los clérigos es el pueblo. Que su “vocación” es servir al pueblo; y no necesariamente en todo aquello que atañe a Dios, ni siquiera por seguir las sendas que Dios nos marca. Por eso vemos con tanta frecuencia en el clero mucho más una vocación oenegista o incluso política (noble servicio al pueblo en ambos casos, si se hace con recta y honesta conciencia), que el servicio de Dios, sublimado en el Ad Maiorem Dei Gloriam (AMDG) de los jesuitas. El antropocentrismo es muy notorio también en la Iglesia de Cristo. Y no es lo mismo sentirse llamado por Dios, que sentirse interpelado por el hombre a través de la solidaridad.

La beata Madre Teresa de Calcuta
Lo explica con toda claridad la beata Madre Teresa de Calcuta en su discurso de hace 20 años en el desayuno de oración. “No somos trabajadoras sociales. Podremos hacer trabajo social a los ojos de algunas gentes, pero nosotras debemos ser contemplativas en el corazón del mundo. Porque tocamos el cuerpo de Cristo y estamos siempre en su presencia. Esto lo dice como conclusión de los dos ejemplos en que ella y las hermanas atendieron a unos indigentes recogidos de la calle. Una mujer a la que le quedaban muy pocas horas de vida. “Hice todo lo que mi amor pudo hacer por ella. La acosté en una cama y ella tenía una bellísima sonrisa en su rostro. Ella me tomó de la mano y dijo tan sólo una palabra: “gracias”; y luego murió… Ella me dio su gran amor. Otro ejemplo es el de un hombre que recogimos de las alcantarillas, medio comido por los gusanos y, después que lo trajimos a la casa sólo dijo: He vivido como un animal en la calle, pero voy a morir como un ángel, amado y cuidado. Luego, después que le quitamos los gusanos del cuerpo, todo lo que dijo con una gran sonrisa fue: “Hermana, voy a casa donde Dios”, y luego murió. Como bien dice la Madre Teresa, eso no es trabajo social, no es sólo dar un servicio: eso es el amor de Dios volcado generosamente en el prójimo.

Ésa es una auténtica vocación que viene de Dios. Bien está que la gente de iglesia se ocupe del hombre… pero sin olvidarse de Dios, sin arrinconarlo.  

Cesáreo Marítimo 

11 comentarios:

  1. "Removiendo archivos, he dado con..."

    ... el Proyecto Gran Simio de Zapatero, una excentricidad del bambi buenista, que empezó el 2006 y acabó el 2009. Iba a ser el líder galáctico de los derechos de los animales... menos de los fetos y embriones humanos:

    www.liberaong.org/nota_actualidad.php?id=840

    ResponderEliminar
  2. Sr. Cesáreo Marítimo, agradecido por su articulo.

    Usted nos dice entre otras palabras: "El culto divino es uno de los más nobles quehaceres del hombre." y tiene toda la razón del mundo.

    Los hombres y mujeres hemos sido creados por Dios, por medio de nuestros padres, pero nuestra finalidad tendría que ser la de volver otra vez a Dios.

    Lo que ocurre es que Dios nos ha hecho libres para escoger entre el bien y el mal y ahí está el dilema. ¿Sabemos escoger siempre el bien? Francamente, no.

    Pero Dios es tan infinitamente bueno que primero nos envió a su Hijo para redimirmos del pecado y por si eso fuera poco nos dejó aparte de los otros cinco, dos sacramentos el de la Penitencia o Reconciliación y su propio Cuerpo como alimento en la Ultima Cena, nandando a los Apóstoles que siguieran con este mismo memorial a través de los siglos.

    La vida es el don primero que hemos recibido de Dios, don por el cual nos ha llamado de la no existencia a la existencia humana en este mundo. ¡Don maravilloso y extraordinario, realidad "sagrada" que ha sido confiada a nuestra responsabilidad y, por tanto, a nuestra custodia amorosa, a nuestra "veneración".

    El valor enorme que esta vida posee a los ojos del Creador queda de manifiesto en el hecho de que, luego del rechazo del hombre[4], Él no ha querido nuestra muerte sino nuestra conversión y vida en su dimensión completa. ¡Y a tal extremo ha mostrado ser valiosa para Él la vida del hombre que Él mismo, haciéndose hombre, pagó por nuestro rescate un precio de Sangre en la Cruz! ¡Su vida por la nuestra! En su Hijo amado Dios nos ha regalado nuevamente la vida perdida por nuestro pecado, y su anhelo es que esta vida en nosotros llegue a su plenitud.

    ResponderEliminar
  3. Un excelente artículo, de la modalidad de profético, que recuerda a todos y demuestra el verdadero modelo ejemplar de religioso con actividad social, poniendo las cosas en su lugar, y desmintiendo el moderno ejemplo de consagrado dedicado a la acción social y rompiendo o poniendo en solfa a la fe católica (Forcades, Caram, Pousa, Viqui, filipenses del Colegio Lurdes de Barcelona):

    PROPOSICIÓN Nº 1: “No somos trabajadoras sociales.

    PROPOSICIÓN Nº 2: Podremos hacer trabajo social a los ojos de algunas gentes,

    PROPOSICIÓN Nº 3: pero nosotras debemos ser contemplativas en el corazón del mundo. Porque tocamos el cuerpo de Cristo y estamos siempre en su presencia.

    EJEMPLO Nº 1: "...dijo tan sólo una palabra: “gracias”; y luego murió… Ella me dio su gran amor."

    EJEMPLO Nº 2: "...voy a morir como un ángel, amado y cuidado. Luego, después que le quitamos los gusanos del cuerpo, todo lo que dijo con una gran sonrisa fue: “Hermana, voy a casa donde Dios”, y luego murió."

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno y oportuno el encuentro entre archivos. Hoy tristemente necesitamos que se nos recuerde que nuestra vocación es teocentrica antes que atropocentrica, pues si no estamos en Dios no podemos conocer las necesidades del hermano, ni podemos llevarle a Dios si Él no es el centro de nuestra vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...teocentrica antes que antropocentrica."

      Pues es verdad, aunque diría yo teo-antropo-céntrica, o quizás mejor aún, cristocéntrica.

      Toda esta hecatombre de consagrados que, esquizofrénicamente, dividen las obras de la fe, interpretando literalmente la parábola del juicio final de tipo social de Mateo 25, siendo autistas cuando se les recuerda la necesidad de unir obras y fe:

      Parábola del juicio final de Mateo, 25:

      Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha:

      --- Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver.


      Como se puede leer, no dice nada de si fueron fieles también a la doctrina, el rito, la disciplina, la espiritualidad, la liturgia y la predicación y evangelización, luego por lo tanto, Jesús no lo tendrá en cuenta, luego por ello, barra libre en este aspecto. ¡Yupi!

      Eliminar
    2. "...nuestra vocación es teocentrica antes que antropocentrica..."

      Quizás mejor es decir teo-antropo-centrica, pero mucho mejor cristocéntrica.

      El problema que tiene los consagrados católicos catalanes es que dividen las obras de la fe, en lugar de unirlas, como todos los santos y beatos catalanes hicieron.

      Esta separación entre ortodoxia y ortopraxis, agravada por la teología de la liberación, tiene su origen en una intepretación literal de la parábola del juicio final de Mateo 25.

      Como dicha parábola no tiene en cuenta la relevancia del cumplimiento de la fe para salvarse, luego por lo tanto se separa la buena obra moral del buen seguimiento fideístico:

      Parábola del día del juicio final, Mateo 25:

      Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha:

      --- Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver.

      Nada dice, como se lee, "enseñaron la verdadera fe... cumplieron con el rito... fueron disciplinados... siguieron la verdadera espiritualidad...", por lo tanto, no cuenta, sino que todo lo contrario, en caso de conflicto entre las obras de Mateo 25 y la fe, la espiritualidad y la liturgia, prevalen las obras sociales.

      Eliminar
  5. Dos artículos de La Vanguardia de hoy día 16 mencionan a Dios:

    1. Pilar Rahola, "Las almas de la Iglesia", sobre Jesús Calvo y Zerolo

    Habla de las declaraciones del sacerdote Jesús Calvo, calificándolas de este estilo:

    "Dijo el personaje [el cura Jesús Calvo], mostrando su cerebro de m..., que el cáncer que sufre Zerolo es "un castigo divino"."

    "... cuando la voz de Dios la secuestran los fanáticos, los extremistas, los odiadores, los desechos de la sociedad, entonces es un alma negra [el cura Jesús Calvo]... no surge del cielo, sino del infierno."

    Pero mi desconfianza innata hacia la narración mediática de los hechos, sobretodo proveniendo de personajes y medios de comunicación progresistas, me ha hecho ir a la fuente original:

    www.youtube.com/watch?v=59E0rdd_JYU

    y si he oído bien, en absoluto el sacerdote Jesús Calvo dice nada que sea antidoctrinal: en genérico, Dios puede castigar la inmoralidad personal y colectiva ya aquí en la Tierra con la finalidad de conversión, y en concreto, ha dicho que no le parece extraño (es una hipótesis, no una certeza) que pudiera ser dicha enfermedad un castigo o sanción de Dios, de carácter ejemplarizante, contra los que se ríen de la virtud y han atacado inmisericordemente a la Iglesia.

    Y me gustaría que la Sra. Pilar Rahola contestara esto: el aborto mata en su querida Cataluña a unos 22.000 niños no nacidos y congela a unos 33.000 niños cada año, o sea, 60 niños ciudadanos catalanes matados y 90 niños ciudadanos catalanes congelados CADA DÍA.

    Pero peor aún: 30 niñas catalanas y 45 niñas catalanas son matadas y congeladas cada día, con lo cual, estamos matando a 30 madres y congelamos a 45 madres: las primeras NUNCA tendrán posibilidad de ser madres y ver sus hijos; la segundas, QUIZÁS nacerán y podrán ser madres, pero muchas no conocerán a su madre biológica y otras muchas serán destruidas (cesación de crioconservación). Y, evidentemente, se les priva de sus derechos políticos y sociales.


    2. Fernando Ónega, "La mecha", sobre los sucesos de Burgos

    Dice de los políticos que "no saben corregir ante la protesta pacífica ni admitir el malestar social: Dios les ha negado esta humildad".

    Amplíe este castigo de Dios de negar la humildad: "los políticos no saben admitir la condición humana de los fetos y embriones, así como sus derechos humanos fundamentales e inalienables a la vida, la salud, la integridad, el desarrollo y el nacimiento".

    Recuerde, Sr. Ónega, que España tiene acumulado el masivo homicidio de 1,8 millones de niños no nacidos mediante aborto, y 0,4 millones de embriones vitrificados, además de un sin número de embriones muertos por los efectos interceptivos (se impide la implantación del embrión en el útero) de las píldoras anticonceptivas, así como las miles y miles de abortos in vitro procedentes tanto de las reducciónes embrionales como de cancelaciones de transferencia de embriones de la reproducción humana asistida.

    O sea, cada día, en España, se matan a casi 5.000 fetos o embriones de niños y niñas-madre, y se congelan casi 1.100 niños y niñas-madre.

    Cada día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "cada día, en España, se matan a casi 5.000 fetos o embriones de niños y niñas-madre, y se congelan casi 1.100 niños y niñas-madre."

      En España hay 110.000 abortos por año, luego la cifra diaria es de 300 niños y niñas matados, y en el caso de las congelaciones, no llegará a unos 75 diarios.

      Aún así, son unas cifras enormes, pues en los últimos 10 años han muerto 700 mujeres por violencia doméstica, 70 al año, 1,5 a la semana... y los medios publican cada muerte semanal de mujer en primera plana, pero no ven el lago de sangre diario de los no nacidos.

      Eliminar
    2. O sea, la proporción, si no me equivoco, es esta:

      1 mujer muerta por violencia doméstica
      1.500 hombres y mujeres no nacidos muertos por violencia abortiva

      Eliminar
    3. "y si he oído bien, en absoluto el sacerdote Jesús Calvo dice nada que sea antidoctrinal ..."

      Armando Robles :
      (sobre el cancer de Zerolo) : ladramos luego cabalgamos (sic), no me va a causar ningún trauma, me la trae al pairo, no cambiaria la vida de mi perro por la de él, en absoluto, esto, Padre, crea algun problema con la actitud cristiana ?

      Padre Jesús Calvo :
      és lógico, la afectividad nos hace acercar a quien se lo merece ... , la pena de muerte es doctrina católica, nos quitariamos de encima a mucha gentuza....

      (Lc. 6.27-36)

      38 Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente.

      39 Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;

      40 y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa;

      41 y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.

      42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

      43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.

      44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;

      45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

      46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos?

      47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?

      48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

      Eliminar
    4. Históricamente, se han dado discusiones teológicas sobre el momento de la creación del alma .En lo que se refiere al momento en que se puede considerar al alma humana, a un "ser humano", a los tiempos de desarrollo del mismo así como al tipo de pecado relacionado.
      Los Padres de la Iglesia no han sido unánimes en los criterios de reprobación del aborto.
      Santo Tomás de Aquino se suma a la tesis aristotélica de que el alma entra a los 40 días en el caso de varones y 90 en el de hembras. Santo Tomás asume además un punto de vista un tanto moderno al dejar a la embriología una mayor precisión del tiempo para corregir estos aspectos con más exactitud.
      Al principio, el embrión tiene un alma solo sensitiva que es sustituida por otra más perfecta, a la vez sensitiva e intelectiva..
      En la generación del hombre lo primero es lo vivo, luego lo animal y por último el hombre .
      Debemos observar una diferencia entre el proceso de generación en el hombre y los animales del aire o el agua. La generación del aire es simple ya que solo dos formas substanciales aparecen; una que es desplazada y otra que es inducida. Y todo esto tiene lugar en un instante y a la vez, de manera que la forma del agua permanece durante todo el periodo precediendo a la inducción de la forma del aire. Por otro lado, en la generación de un animal aparecen diversas formas substanciales: primero el semen, luego la sangre y así hasta que encontramos la forma de un animal o un hombre.
      Como el alma está unida al cuerpo como su forma, está unida al cuerpo como su acción propia. El alma es "la acción de un cuerpo orgánico" . Por lo tanto el alma no existe en el semen en cuanto acto (como opuesto a en potencia o virtualidad) antes de la organización del cuerpo.
      Las distintas corrientes de opinión pueden quedar resumidas en:
      Los partidarios de la animación inmediata (desde el momento de la concepción). Dentro de esta posición, destacaron los que consideraban el origen del alma humana por una preexistencia anterior a su unión con el cuerpo (platonismo cristiano) o por una derivación del alma de los padres (generación) que justificaba la transmisión del pecado original. Actualmente se considera el origen del alma en el momento de la concepción y creada por Dios.
      Los partidarios de la animación mediata o retardada (después de un cierto tiempo). Entre los que defendían esta postura, estaban parte de los que aceptaban que las almas son creadas por Dios, creación que podía tener lugar unos días después de la fecundación (según Aristóteles, por ejemplo).
      La tesis de la «animación mediata» sostenida por santo Tomás de Aquino fue la que se impuso y la que pasó a ser oficial. En consecuencia, la tesis de la humanización retardada fue la opinión mantenida de forma general durante la Edad Media, determinando que el alma era insuflada por Dios a los 40 días en hombres, y a los 90 en mujeres.
      Entre las tesis heteredoxas actuales, la teóloga Teresa Forcades señaló la importancia de no interferir en la decisión de la madre y en el vínculo especial y distintivo de dependencia entre ambos que ha sido diseñado por Dios y en donde se incluye la decisión de la maternidad.
      Dios pone la vida del feto mientras no es viable en las manos de su madre (en las entrañas de su madre) y ha vinculado la vida biológica de este a la vida espiritual de ella. Nosotros haremos bien de respetar esta vinculación primaria. Mientras el feto no puede sobrevivir independientemente de la madre, le corresponde a ella la responsabilidad moral de decidir sobre su futuro, que es también el de ella, ya que la madre no gesta el hijo solo biológicamente, sino también espiritualmente, con su amor, con su deseo de que éste viva, con la alegría de llevarlo al mundo. Respetar la decisión de la madre es respetar la integridad de su conciencia moral, incluso aceptando que objetivamente se pueda equivocar.

      Eliminar