jueves, 7 de noviembre de 2013

De nuevo el aborto en el banquillo

No nos engañemos: el del aborto es un tema hiperpolítico, y lo es también el juicio contra los “abortos ilegales”. Y la disputa está entre los que consideran un derecho humano de género (es decir exclusivamente de la mujer) el aborto libre y gratuito bajo el lema “nosotras parimos, nosotras decidimos”, y los que consideran que en el mejor de los casos el aborto es un mal menor; no un bien a proteger, fomentar y estimular. 

Me refiero, claro está a la disputa que se ha creado entre magistrados, con la anulación de la sentencia que absolvió al Dr. Morín de un centenar de abortos que excedían los límites que impone la ley al aborto; con el agravante añadido del ensañamiento contra los abortados. Porque da la casualidad de que al ser las mujeres seres humanos (¡faltaría más!), lo que gestan y paren son también seres humanos. ¡Menudo contratiempo para las que prefieren creer que lo que paren son “cosas”; o como mucho animalillos -no humanos en cualquier caso-.

Claro está que la acusación, formada por e-Cristians, Alternativa Española y el Centro Jurídico Tomás Moro, consideran que el aborto no es un mal menor, sino un mal a secas; y que por tanto la sociedad que lo adopta como una forma de vida decente y por tanto digna de promocionarse, contrae una enfermedad grave que atenta contra la médula de la sociedad. Es una enfermedad que ejerce de núcleo y causa de muchas otras enfermedades que llevan a la sociedad a niveles de degradación moral con los que es muy difícil vivir en paz y armonía.

Pero en este momento me llama poderosamente la atención la disputa entre magistrados (de hecho, entre tribunales). Estamos hartos de ver cómo las formalidades judiciales se decantan hacia el lado que conviene políticamente. Tenemos como casos muy recientes la excarcelación del torturador Bolinaga, la fulminante excarcelación de la multiasesina Inés del Río y otros etarras, la resistencia a imputar a la infanta Cristina en el caso Noos.

Tenemos por tanto la evidencia flagrante de que la Audiencia de Barcelona en el juicio contra Morín -y los anestesistas cómplices que todavía ejercen en el Hospital de Sant Pau- se inclinó descaradamente por la protección del abortista mucho más allá de lo que permitían la ley y la práctica jurídica. Tan allá, que interpuesto el recurso, al Supremo no le ha costado nada demostrar la arbitrariedad-prevaricación en que incurrió la más alta instancia judicial de Cataluña. Las transgresiones fueron descaradas. Lo que perseguían por encima de todo era blindar el aborto en Cataluña como un derecho total (obviando las limitaciones que le impone la ley).

Lo llamativo por tanto es que el Supremo haya desautorizado sin paliativos al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Desautorización absolutamente insólita: porque los lobos no se muerden entre sí. ¿Qué ocurre pues? En teoría ocurre que se ha recurrido ante el Tribunal Supremo una sentencia formalmente desastrosa. Y éste, contra todo pronóstico, ha anulado esa sentencia, ordenando que se celebre de nuevo el juicio, y que no sean los mismos magistrados.

Lo que llama la atención es que en el juicio por los abortos del doctor Morín, lo que se defendía era un bien moral. Ése es el nudo de la cuestión. Y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña había forzado en exceso el procedimiento, con el único fin de poner ese bien moral a la altura de la corriente político-moral más absolutamente permisiva, intentando crear con su sentencia jurisprudencia a favor del aborto totalmente libre, sin límite alguno en la edad del nasciturus. De lo que resultaron, de hecho, muchas decenas de abortos con tremendo ensañamiento, mucho más cerca de la profesión de matarife sádico y torturador, que de la profesión de médico en que se amparaba el acusado para cometer semejantes atrocidades.

Porque no olvidemos que este escándalo saltó porque venían a abortar a la clínica del doctor Morín mujeres de la Europa más moderna y civilizada. Y venían a que se les practicaran un tipo de abortos que, por la edad avanzada de la criatura gestada, estaban totalmente fuera de la ley en esos países. Cuando se pasaron por la televisión los vídeos que grabaron en la clínica del doctor Morín periodistas ingleses y daneses, la opinión pública de esos países se horrorizó por la barbarie abortista de España. Es que la tortura y el ensañamiento son agravantes en cualquier asesinato.

Y resulta que justamente esos abortos con semejantes agravantes de escalofrío, justo esos abortos que habían horrorizado a la Europa más desinhibida, justo esos abortos fueron los que se empeñaron en cohonestar y presentar como normales y moralmente decentes, los magistrados del Tribunal Superior de Cataluña. Justo ésos. Esos y todos los demás que en Cataluña han pasado a ser totalmente gratuitos, ya que la Generalitat –la misma que concedió su medalla de oro a Sistach a petición propia- ha presupuestado a tal efecto 17 millones de euros. Para esos horrores nunca hay recortes. Y resulta que para más atrocidad, el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo (Sant Pau), de titularidad eclesiástica, es uno de los hospitales de referencia para esos abortos tan “especiales”. Es que por aquí se considera normal cada cosa…

¿Y eso podía quedar así? ¿Resultaba la sentencia de ese Tribunal un elemento prestigiador de la justicia y del país que “goza” de semejante justicia? Parece que los magistrados del Supremo no coincidieron con esa opinión. Más aún, tratándose de un bien moral, parece que hasta les debió revolver las tripas. Porque ya es extraño que alcanzasen la unanimidad en un tema judicialmente tan vidrioso. Ojalá sea eso cierto. Ojalá empiecen a dolerle a alguien los abortos… al menos los más espeluznantes.

Por eso me siento inclinado a pensar que volveremos a sentar el aborto en el banquillo. Y que se trata justamente de eso: no de si el doctor Morín es más o menos culpable. La lástima es que no sea el Supremo quien celebre el juicio y acabe dictando sentencia y creando jurisprudencia; sino que volverá a ser el mismo tribunal que “cometió” el fallo, quien celebre el juicio, aunque con magistrados distintos. Y no le quedará más remedio que subsanar las irregularidades que cometió en primera instancia.

Si este análisis es acertado, nos proporciona un leve consuelo, y es que el aborto en sus formas más atroces (porque no deja de haber agravantes y atenuantes en la ejecución) no hay manera de implantarlo en una sociedad a la que aún le queda algo de salud moral. Ése fue inequívocamente el caso de Europa, que se horrorizó ante los abortos del doctor Morín, y éste sería el caso del Tribunal Supremo, que no puede admitir que esos abortos pasen como praxis normal en un país civilizado, y que encima sean sancionados (es decir avalados) por un Tribunal Superior de Justicia.

Cesáreo Marítimo

12 comentarios:

  1. Sr. Cesáreo Marítimo, gracias por ese artículo en defensa de la vida.

    Adjunto esa carta recibida en el Comité Nacional Pro-vida , creo es un testimonio muy aleccionador, para no repetir la experiencia y ponerse ante la misericordia de Dios.

    Carta de Paloma...

    Me duele el alma.

    Solo tengo 18 años y no he hablado de esto con nadie, solo puedo decir que me duele el cuerpo y el alma a pesar de el tiempo que ha pasado.

    Tengo un hijo de un año nueve meses y debería dar a luz a entre esta semana y la otra lo que me tiene muy mal, pero es solo conmigo estoy castigándome sola pienso, sufro imagino me toco el vientre y siento como lago se mueve dentro de mi sin tener nada.

    Mi aborto fue raro, casi ilusionante, mi propia mamá me lo hizo yo cursaba el cuarto año medio y solo me faltaban semanas para graduarme y tenia que trabajar aunque parezca de teleserie el papá de mi hijo (y el que maté), esperaba el nacimiento de su segunda hijo y estábamos juntos pero cuando nació su hija, yo me enfurecí por que el entró al parto cosa que con su hijo no hizo, fui y le pegué el también lo hizo, pero cuando dije que estaba embarazada, me dijo que yo tenia la culpa y que solo lo quería amarrar con otro hijo que todo había sido mi culpa y lloro, así me sentí culpable terminamos el mismo día que nació su hija, y yo acepte la decisión de un aborto era lo mejor sola joven y a un hijo a quien sacar a delante.

    Mi mamá me ayudó a provocar el aborto con unas hierbas, pero yo sentía como mi hijo luchaba y no quería morir, lo hizo y no dio resultado, como no lo hizo yo ya me había hecho ilusiones, que como lo iba a ser con los dos y el se movía y cosas, pero la ilusión me duro poco y el día que menos quería comencé a perder sangre cuando llegué a mi casa lo vi como una perdida de sangre y nada más pero cuando la sangre parecía río sentí algo grande que había votado era mi hijo entero con sus manos y piernas con sus ojos y sumamente desamparado.

    Aun tengo su rostro gravado lo toque lo bese le pedí perdón pero aun siento el dolor ya casi tenia cuatro meses cuando el aborto dio resultado ya estaría en el noveno mes de embarazo y siento como se mueve aun, lo malo es que no puedo llorar como quisiera del corazón no pierdo la esperanza de tenerlo en mis brazos.

    Paloma

    SI REALMENTE LAS MUJERES QUE ABORTAN, SUPIERAN LAS CONSECUENCIAS QUE TRAE, SE LO PENSARIAN DOS VECES...

    ResponderEliminar
  2. La Audiencia menoscabó el derecho de aportación probatoria del fiscal y las acusaciones populares8 de noviembre de 2013, 0:20

    La sentencia del Caso Morín perpretrada por los tres magistrados de la sección 6º de la Audiencia Provincial de Barcelona:

    Sentencia de la Sección 6ª de la Audiencia Provincial de Barcelona datada el 30 de enero del 2013:
    www.hispanidad.com/imagenes/sentenciamorin-31ene13.pdf


    Y la sentencia de la sala penal del Tribunal Supremo, muy bien comentada:

    Sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo número 793/2013 fechada el 28 de octubre de 2013:
    www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder_Judicial/Noticias_Judiciales/TS_ordena_un_nuevo_juicio_al_Dr__Morin_por_practicar_abortos__falto_ponderacion_de_derechos_en_conflicto_al_rechazar_como_prueba_videos_de_camara_oculta


    Los magistrados de la Audiencia Provincial de Barcelona, Sección 6ª, redactores de la sentencia-cachirulo con errores garrafales de destrucción masiva:

    D. Eduardo Navarro Blasco
    Dª. Mª Dolores Balibrea Pérez
    Dª. Carme Domínguez Naranjo


    Hay quien dice que deberían ser declarados responsables. Yo no les pediría ninguna responsabilidad, pero sí que meditaran lo siguiente, porque el varapalo que han recibido del Supremo ya es de por sí sonrojante entre sus colegas, y en sí ya es un castigo demasiado humillante:

    1. no han hecho de jueces (hay que leer lo que les dice el Supremo, los zarandea de lo lindo)

    2. el juicio se debe de repetir sin ellos (tarjeta roja, expulsión y penalti)

    3. el juicio se debe de repetir desde el momento en que rechazaron las pruebas: lo que han hecho desde entonces no existe y no vale, y esto se llama una morrada, trastazo, costalazo, porrazo y tortazo procesal: el Supremo los ha sacudido a boinazos hasta en la foto del DNI.


    Deberes para los tres magistrados:

    - Repetir mil veces en una libreta:

    1. el niño no nacido es persona humana y tiene derechos humanos

    2. el aborto es matar a un niño no nacido inocente, indefenso y vulnerable


    - Un deber de lectura:

    1. volver a leer derecho procesal para Dummies

    www.planetadelibros.com/editorial-para-dummies-16.html

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo Sr. Cesáreo Marítimo, pero permítame un pequeño matiz: el Tribunal que absolvió al Dr.Morín y cia. fue la Audiencia Provincial de Barcelona Sección 6ª y no el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, como en distintos párrafos de su artículo se menciona: a cada uno lo suyo.

    ResponderEliminar
  4. Buen artículo, solo añado un dato: Cuando me encuentro con alguien descerebrado que dice que el aborto es "derecho" "es mi cuerpo" "es bueno" "es sagrado" y otras estupideces siempre le respondo; Ya que es tan bueno y digno ¡Porqué no lo practico TU MADRE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ud. siempre tan brillante !!!!. Que pena.

      Eliminar
  5. El Centro Jurídico Tomás Moro establece un precedente jurisprudencial de gran transcendencia jurídica que cabe calificar como el mayor avance del movimiento cívico y pro vida de los últimos 25 años

    EL TRIBUNAL SUPREMO RECONOCE EN SENTENCIA, EL SINDROME POST-ABORTO

    El Tribunal Supremo en su Sentencia de fecha 28/10/2013 establece un antes y un después en la lucha por la vida y a favor de las libertades civiles.

    Madrid, 7 de noviembre de 2013.- El Centro Jurídico Tomás Moro se felicita de poder compartir con la sociedad civil un significativo avance jurisprudencial en la lucha por la vida.

    Efectivamente, la Sentencia del Tribunal Supremo que obliga a la Audiencia Provincial de Barcelona a celebrar nuevamente el juicio contra el doctor Morín y el resto de imputados por la práctica de abortos ilegales, no sólo supone un avance por cuanto el Tribunal Supremo reconoce implícitamente que la Audiencia Provincial de Barcelona dictó una sentencia carente de la mas mínima técnica jurídica, sino que lo que es más importante, ha reconocido en Sentencia, que pasa a formar parte del repertorio jurisprudencial del más alto tribunal, una realidad sistemáticamente negada por el lobby abortista y por los partidos políticos que le secundan, a saber: la existencia del síndrome post- aborto.

    Así la Sentencia del Tribunal Supremo dice textualmente en su folio 106 que "La Sala es consciente de las consecuencias, de muy distinto orden, asociadas a la anulación del juicio. No ignora la lacerante vivencia de las mujeres que pueden verse ahora obligadas a la indeseable evocación de un recuerdo que, en algunos casos, habrá llegado a marcar sus vidas. Sin embargo, el abandono por parte de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Barcelona de elementales exigencias técnico-jurídicas en el análisis de la prueba propuesta y en la valoración de su pertinencia, ha conducido a un escenario procesal que esta Sala no puede convalidar. Ello no es obstáculo para que exhortemos al órgano judicial que haya de asumir el enjuiciamiento a que la declaración de las mujeres afectadas –cuando su testimonio se considere indispensable- se desarrolle de forma que humanice su práctica, evitando así una victimización añadida a la que ya han experimentado."

    Es decir, el Tribunal Supremo califica el aborto como lacerante vivencia de las mujeres, en otros palabras, el más alto Tribunal se permite el lujo de definir y calificar en sus propios términos la esencia misma del síndrome post- aborto.

    Incluso el voto particular del Magistrado don Perfecto Andrés Ibáñez no hace más que profundizar en la declaración jurisprudencial del síndrome post- aborto. Dicho magistrado con acierto (aunque el Centro Jurídico discrepe de su voto particular) llega a decir que "las decenas de mujeres implicadas en este proceso, que padecieron el drama antes apuntado, tuvieron que vivir también el representado por la escenificación de su caso para terceros en un marco procesal. Con el resultado inevitable de dar a las, probablemente, más duras de sus vivencias, una visibilidad humanamente reñida con el carácter ultrapersonalísimo de las mismas".

    Acierta el precitado magistrado al decir que el aborto es probablemente la más dura de las vivencias por las que puede pasar una mujer que siendo madre se ve impelida contra su voluntad a no serlo por multitud de factores sociales e ideológicos.

    Como ya ha referido el letrado Javier Pérez- Roldán Suanzes "este reconocimiento implícito por parte del Tribunal Supremo del síndrome post- aborto es el mayor avance del movimiento cívico y pro vida de los últimos 25 años. Desde hoy ningún proabortista, ni ningún legislador podrá defender la inexistencia del síndrome post- aborto y de las tristes consecuencias físicas y psíquicas con que dicho síndrome marca de por vida a todas las mujeres sometidas a un aborto que en la mayoría de los casos no es voluntario, sino obligado por su entorno social o por circunstancia socio- económicas que nada tiene que ver con el derecho a decidir".

    ResponderEliminar
  6. Nos olvidamos de un principio maligno, ESTO PARA MORIN Y SUS SOCIOS ES UN NEGOCIO, nada más y nada menos. Y hoy en día la muerte y la esclavitud campan libremnete, aborto, armas, droga, prostitución, ...,
    Como el resto de centros. Y sería interesante, los que tenga oportunidad, conocer los dueños, socios, de los mismos, los que se llevan la pasta.

    ResponderEliminar
  7. La absolución de Morin salió en toda la prensa progre. La noticia de la anulación del juicio, de momento no la he visto en las webs digitales progres.

    ResponderEliminar
  8. A. Debería de dictarse una ley antiaborto:

    1. Derecho a los derechos humanos: a la vida, dignidad, integridad, salud, desarrollo embrio-fetal, nacimiento, autorrealización e independencia. El niño no nacido es una fase de la persona encaminada al objetivo final de la participación política y social como adulto independiente con derechos ciudadanos

    2. El aborto es doble violencia: violencia de género hacia la madre y violencia embrio-fetal hacia el niño no nacido

    3. Acciones provida:

    a) derecho a erradicar la violencia sobre los niños no nacidos
    b) medidas de protección integral contra la violencia embrio-fetal
    c) orden de protección de los niños no nacidos con riesgo de aborto d) atención social primaria preferente
    e) detención inmediata de los responsables de los abortistas
    f) Defensor del niño no nacido
    g) Fiscalía especializada contra el aborto
    h) institución administrativa especializada en la defensa del niño no nacido
    i) recursos publicos judiciales, policiales, sociales y de seguridad
    j) medidas de protección embrio-fetales
    k) códigos de ética y deontológicos de los profesionales
    l) consideración del aborto como un crimen contra la Humanidad o embriocidio y feticidio
    m) delito de violencia embrio-fetal contra la madre, padre, parientes y otros colaboradores necesarios que presten su apoyo directo e indirecto
    n) educación sexual y afectiva protectora de la maternidad y la vida del niño no nacido
    o) persecución internacional del aborto mundial
    p) acción diplomática en los organismos internacionales a favor de la vida y contra el aborto
    q) ayudas internacionales a favor de políticas provida

    2. Principio de beneficiencia y no-maleficiencia: obligación moral de actuar en beneficio de la madre y sus niño o niños no nacidos y obligación de no hacer daño maliciosamente

    3. Principio de justicia. No discriminación y derecho a recibir recursos públicos

    4. Ausencia de coacción

    5. Derecho de objeción de consciencia: para médicos, enfermeros, auxiliares, administrativos y farmacéuticos

    6. Derecho de objeción fiscal: no pagar impuestos para subvencionar abortos públicos

    B. Protección de la relación madre-hijo no nacido en ámbitos de riesgo

    1. Familiar o doméstico

    2. Institucional

    a) Escuela: impedir una educación proabortista

    b) Sanitario: impedir el aborto libre

    c) Social: impedir que los servicios de abogacía, asistencia social y otros sean vectores propagadores del abortismo

    C. Señales de alerta ante formas de violencia hacia la madre

    1. Educación escolar que alenta, apoya o justifica el aborto

    2. Maltrato físico

    3. Maltrato psicológico o emocional

    4. Maltrato sexual

    5. Maltrato económico o explotación financiera

    6. Negligencia en la atención de las necesidades maternas

    7. Abandono de la madre

    8. Vulneración de sus derechos materno-infantiles

    9. Maltrato jurídico: retención de documentos oficiales de identidad, impedir que pueda actuar dentro de los plazos legales

    D. Factores de riesgo

    1. Cohabitación

    2. Aislamiento social

    3. Demencia

    4. Personalidad de la madre y del incitador al aborto

    5. Dependencia física o económica de la madre

    6. Relación de la madre con el abortista

    7. Personalidad de la madre

    8. Factores sociales y estructurales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Anónimo de las 15,36, gracias por su comentario

      Sería muy adecuado reconocer a nivel jurídico e internacional los derechos ser ser humano, desde su concepción, llámese con el nombre que sea, tal como lo plantea.

      Lo que ocurre, por desgracia, es que las grandes Organizaciones Internacionales, han configurado su estructura actual en la cultura de la muerte, muy lejos de sus principios fundacionales.

      Se declaran aconfesionales, pero lo cierto es que van contra los cristianos. Solo basta darse cuenta en donde fígura Dios. Casi seguro que en ningún artículo de ninguna Institución que se declara "moderna" o "democrática".

      No podemos ni debemos olvidar que Dios es el autor de la vida, de Él venimos y hacía Él vamos, tanto si lo aceptamos como no. También es cierto que para lograr este fin se vale de la unión de un hombre y una mujer.

      Para nosotros todo este detalle que usted indica, se resumen en el 5º y 6ª mandamientos del Decálogo.

      Eliminar
    2. "Sería muy adecuado reconocer a nivel jurídico e internacional los derechos ser ser humano, desde su concepción, llámese con el nombre que sea, tal como lo plantea."

      La respuesta la da aquí:

      "Lo que ocurre, por desgracia, es que las grandes Organizaciones Internacionales, han configurado su estructura actual en la cultura de la muerte, muy lejos de sus principios fundacionales."

      Muy preocupados por los derechos hasta de los animales, pero es muy significativo que no hayan abordado siquiera el derecho más complejo que existe: el de la madre con su hijo no nacido, dado que afecta a un mínimo de dos hasta el máximo que la naturaleza pueda dar.

      Eliminar
  9. No viene al caso pero la Delegación de Apostolado Seglar de Barcelona está enviando un escrito diciendo que para salvar el catalán en las escuelas debemos apoyar a: Impulsem l'escola catalana - Fundació Lluís Carulla. ¿Qué tiene que ver el Apostolado Seglar con este tema. Estoy hecho un lío.

    ResponderEliminar