domingo, 25 de agosto de 2013

El "Dómine non sum dignus" y la homoherejía

Imagen del comic "Homosexualitat i Biblia" de la ACGIL (Associació Cristiana de Gais i Lesbianes)
Me hizo saltar como un resorte, un comentario al artículo de Germinans del 13 de agosto, sobre cuál es la cabida que tiene la homosexualidad en la Iglesia. Se refería a la interpretación del pasaje evangélico del centurión que suplica a Jesús por su criado (mucho más probablemente, esclavo), con el celebérrimo “Dómine non sum dignus”. El comentarista se refiere a la traducción de “páis” (gen., paidós) como “amante”, sacando de ahí la peregrina conclusión de que Jesús entendió obviamente que al centurión no se le ocurrió otra cosa que suplicarle que curase a “su chico”; y que al acceder Jesús a esa súplica, lo que en realidad quiso simbolizar fue la bendición y santificación de la homosexualidad. El centurión, hombre de gran humanidad, estaba preocupado por la salud de su esclavo: así lo entendió siempre la Iglesia. Suponer que además era su “esclavo sexual” es mucho suponer: es hablar ex abundantia obsessi cordis.

Estamos ante la traducción de un pastor protestante (Mel White), doctor en teología, capaz de leer los textos bíblicos en hebreo y en griego, que publicó un breve tratado acerca de “Lo que la Biblia dice realmente sobre la homosexualidad”. Hay que anotar que él tras casarse y tener un hijo, se reconoció homosexual y pasó a vivir como tal: es decir que tiene un gran empeño en leer la Biblia tan en clave homosexual como sea posible (y aunque no lo sea). A esta traducción se refiere un artículo reciente de Javier Pikaza en Religión Digital. La semilla está sembrada: crece, grana y resiembra. Por supuesto que quien sabe también griego y algo de historia, entiende en seguida que ese tal Mel White ha cogido el rábano por las hojas. Y con él, el reverendo Gavaldà. Quiero decir que en efecto su traducción de “páis” es posible; pero no probable en el contexto histórico, ni en el léxico, ni en el doctrinal. En cualquier caso, si se le da esa traducción a un desconocedor del griego, se la tragará: sobre todo si le apetece. El conocedor de griego en cambio admitirá esa posibilidad entre otras varias, pero pondrá sus serias objeciones.

De todos modos, adelanto mi visión de la jugada: el significado básico e indiscutible de (páis / paidós) es “niño” (en latín, “puer”). De ahí pedagogía, pediatría, pederastia. Y como una de las formas más constantes de dominación y posesión de las personas es su infantilización, he aquí que nos hemos dotado de un completo arsenal de denominaciones infantilizantes para los que queremos tener sometidos, empezando por los esclavos, a los que siempre se llamó “niño”. Los “mozos” como categoría laboral y jerárquica seguirán siéndolo hasta que mueran de viejos. Lo mismo que los boys, las minyonas, los mancebos y las mancebas, los criados y criadas, los chicos y las chicas, los niños y las niñas, los nenes y las nenas (diminutivos / disminuidores léxicos), más los diminutivos gramaticales: todos ellos referidos a adultos. No nos engañemos, detrás del cariño está la posesión. Lo cierto es que en Grecia, durante muchos siglos, la denominación más corriente del esclavo fue “páis”, es decir “niño” (en latín, puer). Otra cosa es que allí donde leemos literalmente “esclavo”, suavizamos el término poniendo “siervo” “sirviente” o “criado”. Y en el caso de White, Gavaldà y cía., efebo o amante de un varón.

Ni que decir tiene, que me he leído cuidadosamente la obra de referencia, para valorar la línea general de trabajo, y a partir de ahí cada texto sometido a esta singular exégesis. El texto del centurión no está entre las traducciones e interpretaciones más “creativas”: es decir que alguna sustentación léxica tiene. Según el creativo autor del libro, en la Biblia todas las referencias a la homosexualidad (negativas y condenatorias sin paliativos) son literalmente las que la bendicen y santifican: para llegar a esas interpretaciones, hay que retorcer el texto hasta crujirlo. Basta echarle un vistazo por encima a la obra de White, para entender el ingenuo método de “convicción” -sólo para adictos-. Es una obra que no soporta el más leve análisis crítico. Y sin embargo, resulta que toda ella es la base supuestamente solidísima de sustentación de la “homosexualidad cristiana”; y éste del centurión es utilizado como uno de los más sólidos pilares para construir la herejía homosexual.

Es sorprendente cómo el lobby ha afilado las armas también dentro de la Iglesia para santificar la homosexualidad. El fenómeno no es baladí. Es la que denomina Dariusz Oko “Homoheresy”, la herejía homosexual: una homosexualidad que ya no se conforma con ser una tendencia con su respectiva praxis, sino que para legitimarse ha construido además todo un cuerpo de doctrina, liderado por “teólogos” jesuitas. Y cuando llegamos ahí, la cosa no es para bromas, veleidades ni subterfugios, ni para echar balones fuera. Cuando la doctrina hace su aparición, es que la praxis está sumamente arraigada y es firmísima la voluntad de empecinarse en ella. Ahí tenemos, pues, la homosexualidad y la ideología de género recibiendo el apoyo decidido de la Iglesia mediante el desarrollo de toda una teología específica. Eso sí que es estar en el mundo y con el mundo.

Grave es todo lo que está ocurriendo en torno a la homosexualidad en la Iglesia, con las lacras íntimamente ligadas a ella. Y grave es que haya crecido en el seno de la Iglesia un lobby homosexual que ha ido copando importantísimas áreas de poder incluso en el Vaticano. Tan sumamente grave, que como explica el artículo de Dariusz Oko, lugares hay en que el sacerdocio católico es percibido ya como una profesión a la medida de los homosexuales. Y siendo esto tan sumamente grave, infinitamente más grave aún es que se haya construido toda una teología (es decir una exaltación, cohonestación y hasta santificación) de la homosexualidad, dejando circular esta doctrina en el seno de la Iglesia sin ponerle coto. Es evidente, en efecto, que quien deja andar esta doctrina por dentro de la Iglesia sin hacerle frente, está otorgándole por lo menos estatus de cuestión teológica debatida, con el tanto de legitimidad que eso conlleva, ni que sea provisional.

En junio de 2012 cuando se está cociendo ya la renuncia de Benedicto XVI, aparece el artículo (recomiendo tener a la vista la versión en inglés: Fr. Dariusz Oko’s major article:"With the Pope against the Homoheresy") es muy influyente: es decisivo. Se encuentra colgado o referenciado en los sitios web más concurridos y prestigiosos de asuntos religiosos. Todo el que en la Iglesia y fuera de ella se ocupa del tema de los abusos sexuales de los sacerdotes, lo ha leído y releído atentamente. Su título es revelador: Con el Papa contra la homoherejía. Obviamente es lo más políticamente (y por muchos indicios, parece que también eclesiásticamente) incorrecto. Pasados 14 meses de su publicación, uno tiene la extraña sensación de que el paso de estos pocos meses lo ha tornado aún más incorrecto.

Porque saltan chispas cada vez que sale el tema de la relación entre abusos sexuales en la Iglesia y homosexualidad, o se hace referencia a la doctrina de la Iglesia (la del Catecismo) sobre la homosexualidad. Hay un cinturón sanitario de control del discurso religioso católico, para que no se aparte ni un milímetro del discurso laico de aceptación de la homosexualidad (no sólo la tendencia, que ni por asomo se detiene ahí el discurso laico-laicista); o en caso contrario eluda totalmente el tema y respete el monopolio que sobre él tienen los homosexuales. Ha sido el caso del artículo del pasado martes 13 de agosto, titulado “Los gays cristianos, la ACGIL y Mn. Gavaldà”. Este mossén elige la interpretación homosexual del pasaje del centurión de Cafarnaúm (quiero decir que no es trigo de su cosecha) y la promociona: él sabrá por qué. El problema está realmente ahí: los curas y religiosos que promocionan la homosexualidad (no la tendencia, sino todo su despliegue) hablan con plena libertad… incluso en la Iglesia. Y los que les objetan algo no tienen esa misma libertad… ni siquiera en la Iglesia. Es un fruto más de la homoherejía. ¿Y si el Espíritu Santo sopla para que se parta la Iglesia justo por ahí?

Virtelius Temerarius

42 comentarios:

  1. Sr. Virtelius Temerarius, agradecido por el articulo de hoy, cuyo tema ha llegado a todos los ámbitos de la Sociedad como si se hubiera conseguido una gran conquista, cuando no se puede olvidar que todo ser humano, necesariamente tiene que haber nacido de una relación hombre-mujer.

    La ‘perspectiva’ de género, muy providencialmente por cierto, pide la supresión de la cultura ‘androcéntrica’, que se ha forjado en el tiempo, en favor de la equidad entre varón y mujer, es decir, ‘equidad de género’. Ésta permite brindar a las mujeres y a los hombres las mismas oportunidades, condiciones y formas de trato, sin dejar a un lado las particularidades de cada uno/a de ellos/as que permitan y garanticen el acceso a los derechos que tienen como ciudadanos/as.

    Gracias a esta perspectiva, en efecto, se ha demostrado como algunos de los roles, tradicionalmente reconocidos para varones y otros para mujeres, son, en realidad, de origen psicosociales.

    Además, esta misma perspectiva, finalmente, saca de lo oscurito a personas, cuya “orientación sexual” es diversa, o sea: homosexuales, lesbianas y transexuales. En efecto, son categorías de personas que, más allá de lo lícito o ilícito de su ‘conducta sexual’, merecen respeto social. La perspectiva de género permite el rescate de la dignidad de todo ser humano sin discriminaciones ni exclusiones sociales.

    La ‘ideología de género’ ¡Es otra cosa!

    Hasta hace poco tiempo casi nadie ponía en tela de juicio a la heterosexualidad como única forma, moralmente aceptada y lícita, de relación sexual interpersonal e institucional. Hoy, esta manera de pensar y juzgar, ha sido fuertemente cuestionada por ser fuente de indebidas discriminaciones hacia quienes no comparten la misma orientación sexual: homosexuales, transexuales y bisexuales. Hay de por medio la urgencia de reconsiderar los esquemas éticos tradicionales para reconocer, social y jurídicamente, también los derechos de los gay y lesbianas. Esta inédita situación nos impone una nueva terminología que, en nombre de una confusa comprensión de la libertad, pretende reconocer a todo ser humano el derecho a ‘preferir’ y a ejercer su propia sexualidad, independientemente de su rectitud moral.

    La categoría del “género”, desde luego, no se reducirá a promover legislaciones de mayor equidad y de rescate de la mujer en relación al varón, sino, ideológicamente, también de los sujetos de orientación sexual diferente. Los conceptos de género y de preferencia sexual se asocian y se dilatan en razón de ‘supuestos’ derechos de justicia y de libertad. Nos referimos al no demostrable ‘derecho’ de las parejas homosexuales a ser reconocidas como ‘matrimonio’ y al de poder adoptar hijos. Para alcanzar sus objetivos, por cierto descabellados, los homosexuales han dado vida a asociaciones ideologizadas de auto-defensa y de lucha, cuyas manifestaciones más llamativas y folclóricas se plasman en el día del ‘orgullo lésbico-gay’.

    Con ello, se atacan las mismas bases de la familia y de las relaciones interpersonales, entre otras implicaciones, moral y socialmente, nefastas. La ideología de género, por tanto, relativiza cualquier forma de convivencia, admitiéndolas todas y, de este modo, heterosexualidad y monogamia ya no parecen ser considerados sino como uno de los casos posibles de ‘práctica sexual’. Además, a la luz de esta ideología se tiende a designar como ‘familia’ todo tipo de uniones consensuales, “ignorando de este modo la natural inclinación de la libertad humana a la donación recíproca, y sus características esenciales, que son la base de ese bien común de la humanidad que es la institución matrimonial” (Pontificio consejo para la familia, “Familia, Matrimonio y Uniones de hecho”, n. 8). Si la ´perspectiva de género’ constituye un positivo ‘signo de los tiempos’, conforme a la “fe cristiana” que profesamos, la ‘ideología de género’, por lo contrario, marca un regreso ético y cultural de nuestra civilización contemporánea y un revés a la visión cristiana de la sexualidad, del amor conyugal y de la familia.



    ResponderEliminar
  2. Con muchísima menos libertad pueden hablar y actuar los defensores de la vida en la misma Iglesia. Sobre todo en Barcelona. Y Mons. Jaume Pujol, Arzobispo de Tarragona y superior jerárquico de Gavaldá... Ni está ni se le espera.

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo. Muchísimas gracias por tan interesante y útil información.

    ResponderEliminar
  4. Interesante, actual, inquietante lo que se escribe en el artículo.
    Personalmente la ideología de género y todo lo que arrastra me parece el ultimísimo ataque orquestado por el maligno en contra de la creación de Dios.....pero este siempre gana.
    Bien preparada, con abundantísimos recursos, sofisticada manipulación argumental y mediática y además con todo el apoyo de los que bailan el agua a Belcebú. Realmente la oleada es impresionante, pero considero que se ha de poder hablar con toda libertad en contra de la actividad sexual por homosexuales. ¿Quién lo impide? ¿Qué te pasa si lo haces con respeto y sin odio a la persona?
    Por último, no entiendo la pregunta con la que el autor despide su escrito. El Espíritu Santo inspira y cuida la Iglesia, pero no "trabaja" para partirla, en todo caso lo contrario.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por este artículo que ayuda a tomar conciencia de esta realidad dentro de la Iglesia y que incluye una herejía que nos escandaliza. Lo más preocupante es que por lo que hemos visto y oído (nombramiento del prelado del IOR incluido), el papa Francisco se desentiende del problema o no lo considera como tal.

    Hay que tomar nota de la pregunta con la que finaliza el artículo, pero no es la única herejía que avanza dentro de la Iglesia, en este sentido conviene estar atentos a lo que vaya a suceder y los mensajes que se pueden dar en el próximo encuentro interreligioso de Asís.

    ResponderEliminar
  6. Esta interpretación descabellada parece que ha tenido la siguiente trazabilidad:

    1. Se inició a través del artículo “Centurión. El amor de un soldado (Mt 8, 5-13)”, de 1 junio 2011, del teólogo Xabier Picaza.
    blogs.21rs.es/pikaza/2011/06/01/centurion-el-amor-de-un-soldado-mt-8-5-13/

    2. Sor Teresa Forcades i Vila, OSB, monja del Monasterio de Sant Benet de Montserrat.

    Conferencia en Lambda Barcelona:
    www.youtube.com/watch?v=E4hdlkYrue0&list=PLAqKRngqwuScgaAMXHnsPsnxJawZNbscm&index=12

    1:06:00: en síntesis dice que se apoya en Picaza, comentando el Evangelio de Mateo, quien menciona el episodio del centurión que pide la curación de su criado: “no soy digno que entres en mi casa”. Homosexualidad, “mi criado” en griego es “mi joven”, y sería “mi amante”, “mi pareja”, “mi compañero sexual”, si la interpretación es correcta, es una palabra que designa un tipo peculiar entre hombre mayor y joven con intimidad sexual. El centurión tiene un amante varón, tiene muchos criados, se humilla como romano soldado ante un rabino judío, le hace una petición de curación y Jesús accede a su deseo.

    3. Conferencia titulada ‘El encuentro de Jesús con la problemática de las relaciones sexuales entre hombres’. Interpretación exegética del episodio del centurión de Cafarnaún: Lc 7, 1-10; Mt 8,1-13; Jn 4,43-54. Irá a cargo de Josep M. Gavaldà Ribot, Doctor en Teología Moral. Organiza: ACGIL (Associació Cristiana de Gays i Lesbianes de Catalunya).

    germinansgerminabit.blogspot.com.es/2013/08/los-gays-cristianos-la-acgil-y-mn.html

    Pero todo parece proceder primigeniamente del sacerdote católico norteamericano Daniel A. Helminiak, en su libro “Lo que la Biblia realmente dice sobre la homosexualidad” (1994, 2000), y también Rembert S. Truluck, cuando trata del caso de Jesús y el “muchacho esclavo” del centurión. Dice que Jesús conocía las relaciones homosexuales como práctica común en el mundo de su época y no la condena en absoluto, sino que la acepta porque calló cuando se encontró con ella encarnada en el centurión y su esclavo.

    Jesús elogia la fe del centurión, conoce sus prácticas homosexuales, realiza el acto de compasión de curar al joven esclavo ante su muerte próxima, y lo sanó sin preguntar por los pecados de ambos ni pedir su arrepentimiento y conversión.

    La relación que existía entre el centurión y su esclavo era de de pederastia (“...Jesús no reprendiera el centurión por abuso de menores...”), cosa habitual y normal en la época, y fue un esclavo comprado en el mercado esclavista para usarlo para el sexo homosexual.

    Para justificar todo ello juega arbitrariamente seleccionando unilateralmente dos palabras griegas y un significado concreto: “pais”, en Mateo 8, como amante masculino, que se refiere a alguien joven; “entimos”, en Lucas 7, como amado y querido sexualmente.

    Jesús no reprende la pederastia del centurión porque es hombre verdadero producto de la época, y aceptó plenamente esta institución clave en la sociedad de su era, sin criticarla en absoluto porque era normal y usual. Así pues, Jesús vio normales las relaciones de pederastia entre el propietario centurión (ciudadano romano sujeto al derecho militar) y su esclavo joven (considerado como “cosa” por el derecho romano).

    En conclusión, Jesús conoció los actos homosexuales pederásticos entre el amo centurión y su joven esclavo, y consiente la moralidad de los mismos porque calló cuando se encontró con ella.

    Posteriormente, el pastor protestante Mel White publica su What the Bible Says— and Doesn't Say— about Homosexuality (2002), que fue replicado por el psicólogo Stanton L. Jones en su libro A Study Guide and Response to Mel White’s What the Bible Says -and Doesn’t Say- About Homosexuality (2006):

    www.soulforce.org/pdf/whatthebiblesaysspanish.pdfwww.wheaton.edu/CACE/C

    ACE-Print-Resources/~/media/Files/Centers-and-Institutes/CACE/booklets/StanJonesResponsetoMelWhite.pdf

    ResponderEliminar
  7. Pero esta interpretación de “pais” como amante homosexual carece por completo de cualquier tipo de credibilidad y es un auténtico invento de Helminiak, que en su libro no justifica tal traducción con base en alguna referencia bibliográfica: es puramente “su hipótesis”, aprovechándose de que existen 3 versiones y 3 denominaciones: Lucas 7: “doulos” [criado] y “entimos” [apreciado]; Mateo 8: “pais”; Juan 4: “huios” [hijo]; en latín se traduce oficialmente como centurio y puer o servus; regulus y filius.

    Por tanto, no existe ninguna base léxico-científica para identificar “pais” como “amante”:

    A. En efecto, en el Grande Lessico del Nuovo Testamento [Theologisches Wörterbuch zum Neuen Testamenten, Gerhard Kittel y Gerhard Friedrich, 1933-1979] no se encuentra ninguna traducción de “pais” como amante homosexual, ni entre los grandes escritores griegos clásicos ni, evidentemente, en la Biblia y la Patrística. Pais tiene diversos significados dependiendo del contexto:

    1. PAIS
    La raíz es pou, pau, pu (poco) y da lugar a pauper, paucus, parvus, paulus, puer, pusus, pusillus y puella.

    Campo semántico: chico, joven, jovencito, muchacho; infante, niño, Jesús con 12 años, niño de edad de 7 a 14 años (de niño a adolescente temprano); jovencita, muchacha; neonato; hijo de padre y madre biológico; jornalero, siervo, esclavo; cortesano de un rey; pertenencia a una categoría social (retor, médico); uso metafórico para indicar un producto intelectual (obra literaria); inteligencia aún limitada (paidios); término afectivo entre el padre espiritual y su discípulo o entre el catequista y su oyente o lector (paidios), hijo espiritual de un maestro o apóstol; prole, descendencia; hijo de Abraham, hijo de la carne, hijo del Señor, hijo de la fe, hijo de la sabiduría; una comunidad considerada como hijo; Israel; ángeles; autodefinición del orante; siervo (Magníficat, Benedictus y salmo 80); título de honor de los instrumentos de Dios más importantes: Moisés, David, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, José, Aarón; profetas: Isaías, Elías y Jeremías; los tres jóvenes del horno de Daniel.

    2. PAIS ZEOS (Isaías)
    Siervo de Dios, Hijo de Dios.


    B. Tal accepción de amante tampoco está en ningún documento de los Evangelios, ni tampoco en la Vulgata de San Jerónimo como en la Neovulgata que encargó Juan Pablo II.

    C. Tampoco se encuentra este absurdo sentido de amante en ninguna obra de la Patrística griega o latina, en la de los maestros de teología ortodoxa, en los Doctores de la Iglesia, en las obras de los grandes teólogos, maestros espirituales ortodoxos y místicos, en las diversas traducciones oficiales u oficiosas de la Biblia (incluida la actual de la CEE en castellano), en el Magisterio pontificio, en la Tradición, en los Concilios Ecuménicos, en las revelaciones privadas; en definitiva, en ningún sitio (ver BibliaClerus).

    ResponderEliminar
  8. La traducción “amante homosexual” es, por tanto, de forma objetiva, una interpretación de inspiración demoníaca, con independencia del grado de subjetividad (conocimiento y consentimiento) que tuvieran los intérpretes de ser un instrumento del maligno.

    Dicha hermenéutica satánica persigue tres finalidades contra Reino de Dios entre los hombres:

    1. A través de la acceptación bíblica de la homosexualidad, se conseguirá el defintivo objetivo diabólico: la aceptación social y legal de la polisexualidad, con sus uniones polígamas bisexuales y la legalización del “tercer sexo” y sucesivas “sexualidades alternativas”.

    2. Que todos los católicos interiorizemos la inmoralidad de la homosexualidad como un bien ético supremo (y posteriormente de la referida polisexualidad) en todo momento en que oigamos la fórmula litúrgica que se usa antes de la comunión mediante la administración del Cuerpo y la Sangre de Cristo, “Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”.

    3. En el caso de Barcelona, se quiere que el templo de la Sagrada Familia, a través de esta satánica interpretación, acepte y represente la consagración religiosa y la legalización civil de la polisexualidad divorcista basada en la cultura de la muerte y el relativismo:

    anticoncepcionismo, esterilización, aborto libre, prostitución y pornografía, uniones libres, parejas de hecho, divorcio, matrimonios homosexuales, bisexuales y polígamos con derecho de adopción, familias monoparentales o maternoparentales; reproducción humana asisitida (RHA), congelación de embriones (RHA), aborto asistido (RHA), experimentación y selección destructiva de embriones (RHA), bebés-medicamento, bebés a la carta, vientres de alquiler, eutanasia, eugenesia y suicidio asistido.

    ResponderEliminar
  9. La respuesta al homosexualismo la tenemos en el Catecismo de la Iglesia Católica de Juan Pablo Ii y dos cartas del Papa Francisco I:

    Carta del cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires a las Monjas Carmelitas de la arquidiócesis de Buenos Aires (22 de junio de 2010):
    www.aica.org/docs_blanco.php?id=463

    Carta del cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires, a los párrocos, rectores y capellanes de iglesias, ante la posibilidad de sanción del matrimonio para personas del mismo sexo (22 de junio de 2010):
    www.aica.org/docs_blanco.php?id=466


    A. Catecismo (2357 – 2359):

    1. SAGRADA ESCRITURA: la homosexualidad es una depravación grave.


    2. TRADICIÓN:los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados.


    3. MORAL NATURAL: los actos homosexuales:

    a) son contrarios a la ley natural y son objetivamente desordenados
    b) cierran el acto sexual al don de la vida
    c) no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual
    d) no pueden recibir aprobación en ningún caso [ni canónica ni civil]


    4. IGLESIA: los homosexuales en la Iglesia y la sociedad:

    a) acogimiento con respeto, compasión y delicadeza

    b) evitando todo signo de discriminación injusta

    c) son llamados a la castidad y a realizar la voluntad de Dios en su vida

    d) la Cruz salvífica y corredentora: pueden unir al sacrificio de la cruz del Señor todas sus dificultades para llevar una vida casta y pura

    e) ascésis de la santificación: pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana, tanto mediante las virtudes de dominio de sí mismo para educar la libertad interior; como también del apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y de la gracia sacramental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los enlaces operativos a las cartas del cardenal Bergoglio citadas anteriormente son (cambiar aica.org por aicaold.com.ar):

      Carta del cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires a las Monjas Carmelitas de la arquidiócesis de Buenos Aires (22 de junio de 2010):
      http://www.aicaold.com.ar/docs_blanco.php?id=463

      Carta del cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires, a los párrocos, rectores y capellanes de iglesias, ante la posibilidad de sanción del matrimonio para personas del mismo sexo (22 de junio de 2010):
      http://www.aicaold.com.ar/docs_blanco.php?id=466

      También con referencia a este mismo tema, la que hizo posteriormente:

      La Carta del cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires al Dr. Justo Carabajales, director del DEPLAI, en adhesión a la Marcha por la Vida y la Familia, realizada el 13 de julio de 2010 frente al Congreso de la Nación (5 de julio de 2010):

      http://www.aicaold.com.ar/docs_blanco.php?id=490

      Eliminar
    2. Gracias por la actualización.

      Quería dejar claro esto con esta serie:

      1. Que la infestación demoníaca de la Iglesia en general y de Cataluña en particular se debe a la colaboración y cooperación diabólica (aunque subjetivamente no se sepa), de un lado, con el silencio y la omisión del deber de la salvación de las almas por parte de los consagrados con responsabilidad jerárquica (cardenal, arzobispo, obispo, abad, prior, director o cualquier otro superior), y por otra parte, de los consagrados (sacerdote y diácono) y de teólogos y profesores de religión que se dedican a difundir herejías contra la verdad divinamente revelada, contra la verdad definitiva y contra la verdad segura con enseñanzas erróneas y peligrosas.

      Uno habla mal y otro calla debiendo replicar.

      2. En este caso, la cooperación con el diablo procede de consagrados católicos: el sacerdote Helminiak y sus receptores en España: Pikaza, sor Forcades y parece que Josep M. Gavaldà Ribot.

      3. La homosexualidad es sólo un aspecto aparatoso de un objetivo final más ambicioso: la polisexualidad y el matrimonio polisexual, el tercer sexo y los géneros alternativos. En el caso de Cataluña y Barcelona, la finalidad suprema es la anulación del templo de la Sagrada Familia como modelo ejemplar del matrimonio católico y natural como la unión entre un hombre y mujer.

      4. La casi totalidad del origen de la homosexualidad, dicen los expertos (Marino Restrepo y P. Philip Scott) se centra bien en las carencias de la figura del padre como autoridad afectusa o de la madre como protección cariñosa, bien en un medio para adquirir un mayor nivel de vida (consumo de bienes, ingresos extras, estudios, viajes).

      www.youtube.com/watch?v=PViasYqnOHI
      www.youtube.com/watch?v=vHfHZk84TV0

      Eliminar
  10. B. Carta sobre los matrimonios homosexuales, por el cardenal arzobispo Bergoglio como Arzobispo de Buenos Aires a las Monjas Carmelitas (22 junio 2010):

    - MAL GRAVE: los matrimonios homosexuales hieren gravemente a la familia”

    *** GUERRA DE DIOS: “Recordémosle lo que Dios mismo dijo a su pueblo en un momento de mucha angustia: “esta guerra [matrimonios homosexuales] no es vuestra sino de Dios”

    - DESTRUCCIÓN DE LA FAMILIA: “la identidad, y la supervivencia de la familia: papa, mamá e hijos.”

    - DESTRUCCIÓN DEL PLAN DE DIOS: “no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios.”

    - DISCRIMINACIÓN: “la vida de tantos niños que serán discriminados de antemano privándolos de la maduración humana que Dios quiso se diera con un padre y una madre.”

    - RECHAZO A DIOS Y A LA NATURALEZA: “un rechazo frontal a la ley de Dios, grabada además en nuestros corazones.”

    *** COOPERACIÓN CON EL DEMONIO: “la envida del Demonio, por la que entró el pecado en el mundo, que arteramente pretende destruir la imagen de Dios: hombre y mujer que reciben el mandato de crecer, multiplicarse y dominar la tierra.”

    *** ENGAÑO DEMONÍACO: “se trata de...una movida” del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios.”

    - LA POLÍTICA COMO INSTRUMENTO DEL MAL: “No se trata de un mero proyecto legislativo [éste es sólo el instrumento].”

    - EL ESPÍRITU SANTO DEFENSOR: “Jesús nos dice que, para defendernos de este acusador mentiroso, nos enviará el Espíritu de Verdad.”

    - SALVACIÓN DE LA NACIÓN: “Hoy la Patria, ante esta situación, necesita de la asistencia especial del Espíritu Santo que ponga la luz de la Verdad en medio de las tinieblas del error; necesita de este Abogado que nos defienda del encantamiento de tantos sofismas con que se busca justificar este proyecto de ley, y que confunden y engañan incluso a personas de buena voluntad.”

    - LEY NATURAL Y DIVINA: “Que no lo hagan movidos por el error o por situaciones de coyuntura sino según lo que la ley natural y la ley de Dios les señala.”

    - IMPLICACIÓN DE CLÉRIGOS, LAICOS Y RELIGIOSOS: “Por esto recurro a Ustedes [monjas carmelitas] y les pido oración y sacrificio, las dos armas invencibles que confesaba tener Santa Teresita.”

    “Clamen al Señor para que envíe su Espíritu a los Senadores que han de dar su voto.”

    - COMUNIÓN DE LOS SANTOS: “Pidan por ellos, por sus familias; que el Señor los visite, los fortalezca y consuele. Pidan para que ellos hagan un gran bien a la Patria.”

    *** SAGRADA FAMILIA: “Miremos a San José. A María, al Niño y pidamos con fervor que ellos defiendan a la familia argentina en este momento.”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. SDK, gracias por Trabajo en la busqueda tan ilustrada del tema de hoy.

      Hubo un historiador protestante, que no recuerdo su nombre, però que tuvo la feliz idea de estudiar la Historia de la Iglesia y escribió una nueva. Una vez terminada, viendo las persecucions que ha sufrido, los váivenes de distinta índole que la han zarandeado y que a pesar de todo seguía bien viva, se dió cuenta que la auténtica Iglesia fundada por Cristo y se convirtió al catolicisme.

      ¿Que quiero decir con ello?. Que de pecados de distinta índole, escándolos, malos ejemplos, etc., han habido, hay y habrán a lo largo de la Historia, porque sencillamente somos humanos y por tanto pecadores y aquí, excepto la Virgen María, redimida por Dios de toda mancha de pecado, ya antes de ser concebida, no´habido, ni hay ni habrá, ningun humano, confirmado en gracia, esto es, que no sea pecador.

      Ahora bien, para eso nos dejó Jesucristo, el Sacramento de la Reconciliación, que deberíamos practicar con frecuencia y con recta intención, ya que es una fuente de Gracia muy importante para darse cuenta de lo que uno no anda bien y poner los medios para mejorar y así poco a poco iremos mejorando en la vida espiritual, nos daremos cuenta que Dios nos ama con Amor infinito y sabremos perdonar los escándolos y pecados de otros.

      En una palabra, tenemos que darnos cuenta que la Palabra dada por Jesús "Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo", se està cumpliendo y seguirà cumpliéndose pese a quien pese, lo que ocurre es que los mártires de antaño se traducen por apóstatas de hoy.

      Animó y no cansarse en la lucha, que con Dios no tenemos que temer nada. El va con nosotros.

      Eliminar
  11. Una matización a lo leído: no es que el cristianismo rechace la homosexualidad mientras acepta la heterosexualidad. El cristianismo rechaza TODA relación sexual (homo u hetero) FUERA del matrimonio. Si es entre varón y mujer no casados la denomina "fornicación", si es entre varón y mujer casada con otro o entre mujer y varón casado con otra, "adulterio", y si es entre varón y varón o entre mujer y mujer, "sodomía". ¿Está claro?
    O dicho de otro modo: la Iglesia sólo admite la relación sexual entre varón y mujer que estén casados entre sí, con el "proviso" de que dicha relación debe estar abierta a la vida.
    Y otra cuestión que a menudo se olvida: que la Iglesia considera la "concupiscencia", tanto si es hacia personas de tu sexo como si es hacia personas de otro sexo, un fruto del pecado original, que hay que combatir mediante la virtud de la castidad.
    No les hagamos el juego a los del "lobby" sodomítico mutilando la doctrina de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  12. Vista las posibles traducciones de "pais" me acordé de que los que hoy en día reciben la titulación de auxiliares de Farmacia, en el pasado eran llamados mancebos. Y decidí darme una vuelta por la página de la RAE.

    "mancebo, ba.
    (Del lat. vulg. *mancĭpus, esclavo, con el acento de mancipĭum).
    1. adj. desus. juvenil.
    2. m. Mozo de pocos años.
    3. m. En algunos oficios y artes, el que trabaja por un salario, especialmente el auxiliar práctico, sin título facultativo, de los farmacéuticos.
    4. m. Empleado de un establecimiento mercantil, que no tenía categoría de factor.
    5. m. p. us. Hombre soltero.
    6. f. concubina."

    Es decir, que sin llegar a entrar en derivados como amancebado y amancebamiento, ni entrar en la etimología reconocida por la propia RAE, que nos lleva al término "esclavo", si alguien lee un texto del siglo XIX y fuerza las cosas, podría traducir que "el soltero" de la farmacia me entregó el medicamento.

    Eduardo Martínez.

    ResponderEliminar
  13. Felidito a Virtelius Por el artículo de hoy que trata tan bien el tema ya iniciado en uno anterior. Como ha comentado Ascanius,todo lo que arrastra la ideología de género parece el ultimísimo ataque orquestado por el maligno en contra de la creación de Dios.
    Esta ideología de género (Alemania ha incorporado una ley para dejar el sexo a elección)ha calado en la Iglesia. A mí, mujer, me subleva y pego un brinco en el banco cada vez -y esto es frecuentísimo- que oigo a un cura decir: "los bautizados y las bautizadas", "los santos y las santas" "los hermanos y las hermanas" y lo hacen hasta la extenuación. Ya me parece patético cuando oigo a todos los políticos : "els catalans i les catalanes", pero hay que reconocer que los que iniciaron este cambio en el lenguaje fueron los curas, por lo menos en Cataluña. Si alguien dice: los bautizados somos hijos de la Iglesia ¿está excluyendo a las mujeres? ¡Venga, hombre! ¡Ya está bien que los curas anden con tanta tontería! No es una cuestión menor, se empieza cambiando el lenguaje y luego sigue lo demás.
    Soy tarraconense y puedo añadir que el clero de Tarragona deja muchísimo que desear. No conozco al tal Gavaldà, por lo que he leído aquí, en los dos artículos que le han dedicado y los comentarios subsiguientes al primero, debe ser un pájaro de cuenta, pero no es el único. Un domingo del mes de julio fui a misa a una ciudad y celebraba el párroco y arcipreste. En la homilía comentó el evangelio (era el pasaje de Marta y María). Se le ocurrió decir que aquel evangelio la Iglesia lo había interpretado mal, que allí el Señor no estaba estableciendo la primacía de la vida contemplativa sobre la activa, ¡qué va! lo importante -dijo el sabio exégeta- es la vida activa, el matrimonio, la familia, la pastoral, el trabajo. (Yo entre mí iba pensando lo que acababa de oír de sus propios labios: Marta, Marta ¿porqué te afanas? María ha elegido la mejor parte, sólo una cosa es necesaria). No contento con esto aún nos brindó otro descubrimiento luminoso: Lázaro no estaba presente y Lázaro era el hombre de la casa y al Señor no le importó, instruía a Marta y María como "apóstolas" (sí "apóstolas" para que luego os riáis de las "miembras").
    Otro domingo, harta de párrocos me fui a la capilla de unas religiosas de clausura ¡nunca lo hubiera hecho¡ El sacerdote comentó el evangelio del día, aquel que el Señor dice que no ha venido a traer la paz, y dijo que esto es lo que dice el Papa Francisco ¡Hay que armar lío!, y prosiguió: ¿Qué es la paz? ¿Es lo que tuvimos aquí durante cuarenta años? y el sermón lo llevó por estos derroteros. Yo no soy proclive al régimen anterior, todo lo contrario, pero es indignante que se hagan estos comentarios en una homilía y en cambio nadie hable de las beatificaciones del día 13 de octubre, cuando el obispo auxiliar de Tarragona y muchos sacerdotes de estos pueblos fueron cruelmente asesinados. Suelo ir a misa a una parroquia cuyo párroco será beatificado el día 13. Jamás ni mú. Como si no hubiera existido.
    Y yo me pregunto: ¿Y el obispo? ¿No sabe lo que ocurre en las parroquias de su jurisdicción? ¡Que venga Dios y lo vea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amplitud de miras señora!!!

      Eliminar
    2. Anónimo 11,54:

      En el Génesis, en la primera parte, cuando habla de la historia del género humano, se expresa claramente que se nos creó hombre y mujer para que pobláramos la tierra. Es la primera fuente de la certeza de nuestra vocación como personas, creadas a imagen de Dios mismo para participar de su creación.

      Así la teología de cuerpo de Juan Pablo II nos explica que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios. Dios es un Dios trino, viven en comunión las 3 personas de la Sma. Trinidad. Por ende, al ser creados a su semejanza compartimos esa inclinación a la comunión, a la unión. Del amor del Padre y del Hijo se desprende el Espíritu Santo. De forma análoga aunque con infinita diferencia, del amor de un hombre y una mujer dan -en colaboración con Dios- un nuevo ser.

      Por tanto había pensado que las personas que optaban al matrimonio estaban en la misma categoría que las que optaban al celibato. Veo incoherente que el génesis mande al ser humano a poblar la tierra y se predique después que lo mejor es acogerse al celibato. Supongo que eso se dará atendiendo a las particularidades de cada persona.

      Se que hay una tendencia a explicar que el celibato se halla en un nivel superior de perfección. Pero creí que no era Doctrina y que al igual que el limbo, en algún momento la Iglesia establecería su igualdad.

      Si no fuera así agradecería la docencia de mejor saber.

      Eliminar
    3. Anónimo 11,54:

      En cuanto a “armar lio” del Papa Francisco se refiere a que debemos estar al quite de todo lo que ocurre en la vida civil ya que para un cristiano eso tiene un contexto moral.

      Ya el Concilio Vaticano II y Benedicto XVI invitaron particularmente a los laicos a la restauración del orden temporal (vida, familia, bien común, libertad religiosa). Y en palabras de Juan Pablo II, somos “el gigante dormido al que hay que despertar”.

      Como laicos, hemos malinterpretado la mansedumbre y hemos asumido equivocadamente la mansedumbre de los consagrados que se dedican a la vida contemplativa, como la propia de nuestro estado. Ese silencio no es el nuestro. El ejercicio de nuestra mansedumbre como laicos, no está en callar, ocultándonos en casa.

      Tenemos que dialogar con el resto de componentes de la Iglesia y con el mundo, explicar al mundo, testimoniar al mundo, no utilizando la violencia por supuesto, pero si la inteligencia.

      Y repito que con esto quiero decir que nada de escrache, nada de ir contra la legalidad vigente, pero si utilizar los recursos que nos ofrece la legalidad de forma inteligente.

      Eliminar
    4. Laura, me gusta mucho esta última exposición suya y coincido con ella. Pero hay cosas que fallan para que eso se pueda dar tal como usted lo razona.

      Creo que los laicos no hemos malinterpretado nada, sinó que directamente los pastores no han explicado, no han propuesto, no han animado y no han sido coherentes en su actuación con la doctrina.

      ¿Es tarea del laico estudiar directamente los textos pontificios? ¿No tendrían que ser los obispos y sacerdotes los que estudiaran dichos textos, los aplicaran y los dieran a conocer al pueblo fiel? Sinó me equivoco, los textos pontificios estan destinados especialmente a los obispos.

      Doy un paso más. ¿Es tarea del Papa sólo predicar en discursos y textos? En la jura de los ministros, se dice "cumplir y hacer la cumplir la constitución". En el caso del papa y de los obispos no es suficiente que sean intachables en sus prédicas, celebraciones, vestimentas...tienen también que asegurarse que los que estan a su cargo en la jerarquía cumplan lo establecido.

      Cuando se inhiben en esta función de mando, y esto lo hemos visto hasta la saciedad en las diócesis catalanas, lo acaban pagando los laicos, los que estamos abajo de todo. Aquí no llegaba el magisterio de Juan Pablo II, más que en la catedral y en contadas parroquias.

      Uno de los mayores obstáculos que ha encontrado el grupo católico de laicos E-Cristians ha sido, y que me corrijan si no es cierto, la propia Iglesia local catalana. Así, con esta Iglesia, con estos capitanes, dónde vamos a ir.

      Cierto es que ha habido un cambio. A los obispos malos de antes, los han substituido obispos entre buenos y grisáceos. Todo apuntaba a una progresión, como sucedió en Euskadi. Ahora con el nuevo papa, esta línea, esta tendencia no está garantizada.

      Eliminar
    5. Sr. Anónimo de las 13.18.

      El Decólogo, es decir los Diez Mandamienmtos, los Sacramentos...son para todo el pueblo fiel, cada uno según su estado y responsabilidad dentro de la Sociedad civil y de la Iglesia.

      No podemos olvidar la palabras de Jesús a los que acusaban a la mujer cogida en adulterio. ..."Nadie te ha condenado", nadie Señor, tampoco yo te condeno. Vete en paz y no peques más."

      Eliminar
    6. Anónimo 13,18:

      El Orden Sacerdotal es un sacramento que, hace sacerdotes a los hombres bautizados, y les da poder para perdonar los pecados y convertir el pan y el vino en el Cuerpo y en la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.
      Creo que hay una creencia bastante arraigada entre los laicos que confunde el Sacramento con la persona y de alguna forma creen que ellos no son proclives a pecar, tanto doctrinalmente como moralmente. Lo medio ven. Creo que de alguna forma se sacraliza al hombre.
      Tanto es así, que si comentas sobre aplicar la corrección fraterna a un sacerdote, simplemente pedir una simple explicación, te ven como si fueras a cometer un sacrilegio. También es cierto que en general, la corrección fraterna brilla por su ausencia entre nosotros los laicos.


      La Iglesia ha cambiado de forma que no de fondo. Antes, gran parte de los laicos eran analfabetos y solo tenían el sostén docente de sacerdotes y obispos. Ahora casi todos tienen acceso a la cultura (al menos en nuestro medio) y pueden aprender fácilmente la Doctrina, para compensar las posibles deficiencias de nuestros sacerdotes y obispos. En infinidad de sitios en internet hay harto material para evangelizarse. No tenemos perdón si opinamos lo contrario.


      A esa visión sacra del sacerdote como hombre, se une la tendencia de tantos años a seguir recibiendo pasivamente la Doctrina. Y eso es patente como usted relata. Pero la Salvación es individual. Y por tanto seguir de esa forma no es de recibo. Si creemos que lo más importante en nuestra vida es la Salvación, tenemos que aplicarnos en ello.
      Nosotros como parte apabullante de la Iglesia, nos tenemos que poner al día con relación al saber religioso.
      Somos en palabras de JP II, “el gigante dormido al que hay que despertar”.

      Eliminar
    7. Laura,

      Soy el anónimo de las 13.18. Poco que objetar.

      Esa tendencia a confundir la función con la persona hasta el punto de no admitir y rechazar con soberbia cualquier corrección fraterna proviniente de un laico se da mucho entre los sacerdotes considerados más "progres", aquellos que nunca visten de tales. Si lo haces, de golpe todo su aperturismo y supuesta humildad se convierte en soberbia y autoritarismo.

      El problema de ese gigante dormido no está en los laicos, sinó en la jerarquía. No es el cometido de los laicos compensar las lagunas o negligencias o desobediencias de nuestros sacerdotes y obispos. A lo sumo, podemos denunciar en Roma.

      Nosotros los laicos tenemos que actuar en el mundo, no en la Iglesia. De la Iglesia se tienen que ocupar los sacerdotes, que para eso estan.

      La Iglesia es como un cuerpo pero es un cuerpo enfermo, totalmente desorganizado e incoherente, la cabez (el papa, el obispo) no rige sobre los miembros y estos no actuan coordinados. No es un actor digno de tener en cuenta en el escenario social.

      Los políticos, prácticamente en ninguna parte, temen ofender a la Iglesia y a los católicos. Van con cuidado con judíos, musulmanes, gays, feministas, etc. pero no con católicos. Y es una paradoja porque realmente somos ese gigante dormido. Si hubiera organización y mando efectivo, si en todas las diócesis y en todas las parroquias, en todos los seminarios y escuelas se dijera e hiciera lo mismo, otro gallo cantaría.

      Gracias por la paciencia.

      Eliminar
    8. Anónimo 11,54:

      Volviendo a leer su comentario, y dado el contexto socio-político en el que nos hallamos, quizás el sacerdote lo que expresaba como “jaleo” era la adhesión a la cadena independentista, a esa nación virtual que desde muchos ámbitos está abduciendo a parte de la ciudadanía. Y si el sacerdote se refería a eso estaba llamando a la delincuencia. Y no se estaba comportando moralmente.

      Eliminar
    9. Anónimo 19,48:

      Si es así como usted dice. Pero no tenemos una policía espiritual. No hay nadie que vaya vigilando si se incumple la Doctrina. A lo sumo desde el Papado se separan ciertas instituciones, las que escandalizan mas.

      Creo que esta ha sido la dinámica desde el principio de la Iglesia, nunca ha habido coherencia. En otros tiempos, quizás pudo ser peor.

      Tenemos que organizarnos en pequeños grupos a modo de red, para intentar restablecer el Reino de Dios en la sociedad.

      Ahora con internet, creo que esta guerra de guerrillas desde el laicado, puede ser eficaz.

      Eliminar
    10. Sr. Anónimo de las 19,48 hs.

      Ustes nos dice: ..."Nosotros los laicos tenemos que actuar en el mundo, no en la Iglesia. De la Iglesia se tienen que ocupar los sacerdotes, que para eso estan"...

      Lo siento disentir de su opinión, pero los laicos, formamos parte y muy importante de de la Iglesia, Pueblo de Dios y Esposa de Cristo. Ciertamente los laicos católicos practicantes o creyentes, como usted prefiera, formamos parte de la Sociedad en la que vivimos, pero no estamos encerrados en casa, supongo que quien más quien menos, tendrá sus relaciones familiares, de trabajo, de diversión, en esos ambientes un católico puede y debe mostrarse como tal, sin aspavientos ni imposiciones, però si con firmeza en las verdades de nuestra Fe y en la defensa de Dios y la Iglesia. En una palabra, creo que enseñar a rezar a nuestros hijos o nietos si viene al caso, no es cuestión del sacerdote ni del obispo, sino suya y mía, es decir de los laicos. En las cenas de trabajo, saber decir que no vengo a tal o cual sitio, porque estoy casado, es cosa del laico. ¿no?, etc. etc...

      Por lo que respecta a la Iglesia: ¿Qué me dice de los catequistas?. ¿No son laicos en su inmensa mayoria?
      Los laicos tenemos obligación de formarnos para dar razón de nuestra Fe. Actualmente como decia la Sra. Laura C, hay muchoa medios tanto escritos como en la red para nuestra formación, cada día más necesaria, dado que el ambiente cultural en que nos movemos es muy superior al de nuestros pedres y abuelos; eso no es cosa solo de los sacerdotes y obispos.

      Fijése en los protestantes, ellos no tienen sino a un pastor, ni obispos ni Papa y cuantos ves con la Bíblia debajo del brazo y son laicos como nosotros.

      Ciertamente que necesitamos de los sacerdotes, obispos y el Papa, debemos rezar por ellos, para que den una sana doctrina a los fieles, especialmente a los pobres como dice el Papa Francisco, que en este caso son los más desfavorecidos culturalmente.

      Eliminar
    11. No me siento muy aludido, Sr Trenchs.

      Porque me cita una serie de cosas que se enmarcan en "el mundo": relaciones familiares, laborales, etc. Este es el campo del laico, ahí está su trabajo de santificación. A la Iglesia se va a recibir instrucción y gracia de Dios.

      Por lo que respecta a la catequesis dada por laicos, ciertamente en muchos casos deja mucho que desear, en muchos casos más valdría estar rezando el rosario con la abuela...Yo mismo en mi juventud me sentí muchas veces defraudado por los catequistas, chicos un par de años mayores que yo, buenos chicos, con muy buena voluntad, pero con ninguna preparación y escasa sensibilidad auténticamente religiosa.

      En mi humilde opinión los sacerdotes y religiosos de enseñanza no tendrían que desentenderse de la catequesis y delegarla sistemáticamente en aquellos laicos que les caigan mejor. Justamente ha sido la catequesis la que ha alejado a muchas personas indefinidamente de la Iglesia, considerando erróneamente que bastaba con ser buenas personas.

      Eliminar
    12. Anónimo 19:14

      La Iglesia somos todos, es decir sacerdotes, consagrados y laicos.

      Los laicos somos muchísimos y tenemos también que ayudar a los sacerdotes en el templo, ayudando que no intentando quitarles el sitio. Pero nuestro campo específico de acción es el mundo.

      Para ello se ha de leer la Apostolicam Actuositatem, decreto sobre los laicos del Concilio Vat II.

      Eliminar
  14. No sé si en el artículo lo menciona, pero creo que esta herejía hasta ha alcanzado al episcopado, concretamente en la persona del obispo de Saltillo, Mons. Raúl Vera.

    http://www.aciprensa.com/noticias/etiquetas/mons-raul-vera/

    ResponderEliminar
  15. Guardado como favorito , Me gusta tu blog

    my webpage - resveratrol

    ResponderEliminar
  16. Hay que explicar a todo el mundo que el lobby gay no es ningún movimiento alternativo. Basta comprovar quienes subvencionan el "día del orgullo gay". Entre ellos están: Hewlett packard, Schweppes, Beefeather, Sony, Ibm, Ford,Microsoft, Deutsche bank, Chase Manhattan bank, Credit suisse y todo un largo etcétera de lo más elitista de las altas finanzas. Bill Gates está muy involucrado tanto en la promoción de la homosexualidad como en fomentar el aborto. No se si lo sabíais, pero este señor es propietario de la mayor industria de producción de videos porno gay. En la página web católica "Noticias globales" hay mucha información al respecto

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. En algunas diócesis, los obispos toleran a sacerdotes que conviven "en pecado" con otros hombres, mientras no se haga público

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rodrigo Ximénez de Rada28 de agosto de 2013, 17:00

      Jaén, por ejemplo. Conozco al menos dos casos en los que un cura convive con otro hombre, como si fuera una relación matrimonial normal, pero el Obispo, del Hoyo López, les ha dicho que mientras no se haga público y se monte el escándalo... pues que va el tío y lo tolera. A este Obispo es que le da miedo que queden "sedes vacantes" que por escasez de vocaciones son difíciles de cubrir y entonces acepta lo que sea, siempre que no sea delictivo, claro, nada de escándalos.

      Eliminar
    2. Rodrigo Ximénez de Rada31 de agosto de 2013, 15:21

      Me llegan pruebas de que lo que dije sobre Jaén no tiene ningún fundamento, pido disculpas a los aludidos.

      Eliminar
  19. La Biblia está inspirada por Dios pero no todo lo que recoge la Biblia tiene el mismo valor. Es cierto que en la Biblia hay algunas manifestaciones homofóbicas ,pero tienen un carácter muy secundario y responden a una mentalidad antigua preilustrada y precientífica. En todo caso, en los Evangelios no hay ni una gota ni de sexofobia ni de homofobia. Además, Jesús tenía un discípulo amado. ¿Es que los demás no eran amados? Por otra parte, es sabido que en todas las religiones la clase sacerdotal está representada por un porcentaje muy alto de gays desde siempre. Conozco a bastantes sacerdotes y religiosos gays de todas las edades y de todas las "tendencias" teológicas.
    La verdad, no entiendo por qué que algunos se ponen tan nerviosos y tan histéricos ante este tema. El Santo Padre ha perdonado a Monseñor Ricca por haberse llevado a su novio a una nunciatura americana. Por lo menos en este terreno está demostrando una humanidad de la que carecen muchos sepulcros blanqueados.

    ResponderEliminar
  20. Hale, a insinuar que Jesús era gay y Juan su amante. Pues entérate bien, so listo: en el Nuevo Testamento se condenan las relaciones homosexuales tanto como en el Antiguo, y Jesús ni corrige ni matiza el severo precepto levítico ("no yacerás con varón como se yace con mujer"). Y la homofobia nada tiene que ver por el simplicísimo motivo de que ese concepto, lo mismo que el de homosexualidad, es ajeno a los hagiógrafos.
    Y antes de soltar chorradas, estúdiate la diferencia entre la palabra griega "eros" y la palabra griega "ágape".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín ,tu tono no es nada sereno y tu actitud me parece poco cristiana. ¿Por qué eres tan faltón? Así no vas a convencer ni a convencerte. En el Evangelio no hay ninguna secuencia sexofóbica, te lo reitero. Y lo de que Jesús tenía un discípulo "amado" no me lo invento yo, lo afirma la Sagrada Escritura. Y es disparatado afirmar como tú haces que no puede utilizarse el concepto de sexofobia porque no lo hicieran "los hagiógrafos".Mira, si tanto le hubiera importado a Dios la gravedad de la conducta homosexual, se hubiera referido a ella condenándola en el Decálogo. Por otra parte, los cristianos debemos atenernos sobre todo al mandamiento supremo de Jesús y a los diez Mandamientos. El precepto del Levítico corresponde a un texto de importancia muy secundaria.
      Te advierto que si quieres atenerte a todos los preceptos del Levítico y otras normas veterotestamentarias de rango menor ,vas a tener que llevar una vida muy pero que muy complicada por no decir imposible. La distinción que haces entre ágape y eros está absolutamente fuera de lugar, vamos, que no viene a cuento. Además yo no insinúo nada acerca de Jesús, sino que simplemente señalo un texto que´a ti parece que te inquieta. ¿Acaso pasaría algo si Jesús hubiera sido gay? Creo, Joaquín, que desde el punto de vista teológico la cuestión es absolutamente irrelevante. Por cierto, me gustaría conocer tu opinión sobre las manifestaciones del Papa Francisco sobre los gays en su viaje de regreso desde el Brasil.

      Eliminar
    2. Anónimo, ¿el legado de San Pablo también es de importancia muy secundaria? ¿Ofrece alguna duda acerca de la conducta homosexual?

      La antigua alianza está completada por la nueva y, si bien en la antigua, la homosexualidad además de citada explícitamente en textos "secundarios" cabe entenderla implícita en el Decálogo (tampoco menciona la masturbación), en la nueva sí que es mencionada explícitamente por San Pablo. Y en fin, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento son una constante invitación a la pureza, no sólo de nuestra actuación sinó de nuestros pensamientos y sentimientos.


      Por supuesto, que pasaría algo, la sola insinuación de esta idea es un insulto y una blasfemia. De Jesús decimos que fue y es Dios verdadero y HOMBRE verdadero. Por lo tanto, sí que pasaría algo.

      Eliminar
    3. La propaganda gay no se detiene ante nada. No contentos con intentar corromper a los jóvenes ahora quieren servirse de la Sagrada Escritura y ensuciar lo más sagrado. Dejad de blasfemar y de ofender a N.S.Jesucristo.

      Oración a san Miguel Arcángel:
      ¡San Miguel Arcángel defiéndenos en la batalla! Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del mal. Reprímalo Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén

      Eliminar
  21. La campaña para admitir homosexualismo en la iglesia no tiene nada que ver con el"ir con los tiempos" ni tener "mente abierta". El verdadero fin consiste en destruir la iglesia desde dentro. Iglesias protestantes como la anglicana o la episcopaliana han perdido un montón de feligreses tras admitir sacerdotes gays y celebrar bodas de personas del mismo sexo.La iglesia católica ha tenido que crear ordinariatos para anglicanos porque, estos, han abandonado el anglicanismo masivamente. Si el lobby "cristiano gay" està tan seguro de lo acertado de sus transgresiones, por qué no llevan su transgresion al límite y se crean su propia religión? Porque lo que pretenden es molestar. Nada más.

    ResponderEliminar
  22. Los de la Casa de Santiago en Barcelona, con el P. Rubio de Castarlenas al frente, son la concreción catalana de que "da lo mismo salsa que fandango". Bajo la teología del amor indiscriminado... nudismo, fornicación y sodomía.

    ResponderEliminar