jueves, 18 de julio de 2013

Parturiunt Montes

El pasado 12 de junio, en vísperas de la Jornada Evangelium Vitae organizada por el ínclito monseñor Fisichella en Roma, el cardenal Bertone dirigió una misiva  al V Congreso Mundial Contra la Pena de Muerte, que se celebraba en Madrid. En ella afirmaba que “la Santa Sede pide con fuerza y convicción que se alcance una moratoria mundial, ya que el conjunto de las naciones posee en la actualidad los medios para defenderse sin ninguna necesidad de recurrir a castigos crueles e innecesarios”.

Es imperioso -continuaba-, hoy más que nunca, recordar y afirmar la necesidad de un reconocimiento y un respeto universal de la dignidad inalienable de la vida humana, en su inconmensurable valor. La Santa Sede se ha empeñado en la abolición de la pena capital, como parte integral de su defensa de la vida de todos los hombres y mujeres, en cualquier fase de su desarrollo, desde la concepción hasta la muerte natural, contra la afirmación de una cultura de la muerte. La abolición universal de la pena capital supondría una valerosa reafirmación de la convicción de que la humanidad puede enfrentarse con éxito a la criminalidad”. Esa misma contundencia, esa misma claridad la esperaban los miles de militantes provida que acudieron a la Jornada oficial el 15 y 16 de junio. Sin embargo, aquellos soleados días se procuró citar bien poco la Evangelium Vitae -la encíclica olvidada-: nadie clamó por la abolición de todo aborto, ni siquiera por una “moratoria”, por un aplazamiento en el asesinato anual de 60 millones de inocentes. El estilo curial del siglo XXI es así: evitar las palabras “aborto”, “homicidio” o “eutanasia”, que son muy ofensivas, porque implican posicionamiento moral. Ni siquiera un eufemismo, un circunloquio, un acuse de recibo al menos por el permanente holocausto de los “legalmente” abortados. Todo un ejercicio de generalidades calculadas que, salvando la integridad de una doctrina sin ninguna concreción, dejan el regusto extraño de lo políticamente correcto. No es tanto lo que se dijo -impecable en su parquedad- como lo que se silenció.

El mismo Fisichella escribía en la presentación de la Jornada que se trataba de ofrecer un testimonio común sobre el valor sagrado de la vida: la vida de los ancianos, de los enfermos, de los agonizantes, de quienes todavía no han nacido, de aquellos que viven afligidos física y mentalmente, y de todos los que viven situaciones de sufrimiento”. Los temas cruciales de defensa de la vida diluidos en esa cosa “común” en la que cabe también cualquier “situación de sufrimiento”: en la que cabe incluso el fisichellino “aborto por compasión”.  El ínclito monseñor olvidaba que los contenidos de la Evangelium Vitae no son ni tan amplios ni tan generales. Ya se cuidó Juan Pablo II de que sus palabras afirmaran con claridad la sacralidad de la vida humana sobre todo en sus momentos cruciales: Antes del nacimiento y al final de la vida, frente a la muerte. O sea, aborto, eutanasia y experimentación genética. Los que viven afligidos y en situaciones de sufrimiento tienen una carta apostólica específica: Salvifici doloris. La propuesta de don Rino era un totum revolutum donde cabía todo y nada…

En cambio, en el V Congreso Mundial contra la Pena de Muerte, que contaba con la presencia de los masonazos Ban-ki Moon, secretario general de la ONU, y de Mayor Zaragoza, había que dar el do de pecho, había que mojarse y buscar la aquiescencia del mundo. Y es que cuando la abolición de la pena capital para los culpables alcanza tal consenso -no así la abolición de la pena de muerte para los inocentes no nacidos (me refiero al aborto, claro está)-, es necesario alinearse con los poderosos socio-progres de nuestro mundo.

Probablemente ahí esté la clave. Actualmente 97 Estados han abolido la pena de muerte para todos los crímenes y 35 respetan una moratoria sobre las ejecuciones. Sólo en 58 Estados se continúa aplicando. Resulta que los países que han abolido la pena de muerte para los mayores criminales  -salvo la excepción estadounidense- son los más potentes: Canadá, Europa y Australia, con el aborto entronizado, despenalizado o incluso como derecho, y financiado por la sanidad pública. Eso induce a sospechar que todo ello tiene mucho peso en el ejercicio diplomático de nadar y guardar la ropa del politiqueo vaticano. La denuncia de la pena de muerte sin más, es subirse a un veloz caballo ganador en los reinos triunfantes de este mundo; y pedir su abolición es ya la repanocha populista. Una denuncia más directa contra esos “derechos reproductivos” que incluyen el aborto provocado en los países desarrollados, no hubiera levantado ningún aplauso. Antes al contrario, hubiese desatado la desaprobación y un desprecio difícil de digerir para un staff curial preocupado tan sólo por su supervivencia en un mundo hostil. En resumidas cuentas: se trataba de salir airosos de esa situación. Una “situación” de la que forman parte ellos mismos. La más mínima insistencia en la abolición del aborto sería recibida sin duda como una seria desestabilización de la paz social. ¡Hasta ahí podíamos llegar!

En efecto, el rechazo generalizado a la pena capital, nos debe llevar a reflexionar en cualquier caso sobre la mendacidad de tan manidos e hipócritas argumentos. Porque la pena de muerte, tan auténtica como la que denuestan, se ha entronizado en los mismos países que la abolieron. Si cometes los peores crímenes, gozas de derechos y de garantías procesales. Si eres inocente porque todavía no has nacido, te los niegan todos.  Si la enfermedad, la malformación o el deseo de la madre pueden condenar a muerte al no nacido, ¿qué impide saltarse barreras tan accesorias como la edad y la talla? Por la misma regla de tres, también a los que nacieron malformados y enfermos o ya son viejos y nadie los desea, se les puede dar el matarile sin proceso judicial. Sabemos que nuestros juicios penales son extremadamente garantistas para el acusado y finalmente condenado. En cambio, los juicios médicos que concluyen en pena de aborto son de lo más trivial: sólo por “sospechas” de enanismo y probabilidades de síndrome de Down se realizan abortos en San Pablo. Es decir, pena de muerte para el sospechoso e indulto para el convicto.

El abortista holandés Dr. Verhagen -en el colmo de la “honradez” profesional- defiende la eutanasia infantil en caso de bebés gravemente enfermos en lugar de abortar en el primer trimestre, si se sospecha una grave malformaciónY en su lógica genocida no le falta razón. Los diagnósticos prenatales están plagados de errores. “Después del nacimiento -afirma el matarife- el pronóstico es mucho más claro y se pueden discutir todas las opciones de tratamiento disponibles, incluyendo la de los cuidados paliativos. Si todas las partes implicadas (padres, médicos, jueces...) concluyen que el pronóstico es muy sombrío y el estado del bebé se juzga como un sufrimiento insoportable (¿para quién?) -y continuo-, ¿por qué no se debería permitir la eutanasia como una alternativa al aborto? 
 
Ciertamente el Dr. Verhagen es un carnicero, pero no un hipócrita como Obama, el santurrón blasfemo, firme partidario de la abolición de la pena de muerte, que promueve el aborto incluso por nacimiento parcial (¡durante el nacimiento de una criatura de nueve meses!) ., y que no tenía el menor escrúpulo en pedirle a Dios que bendijese los centros de una multinacional abortista

El Dr. Verhagen
Y con todo, al final resultará que la Jornada del Evangelium Vitae se ha convertido, por la pusilanimidad de unos y el compadreo de otros, en un fiasco monumental, amenizado por los motores de las Harley-Davidson que colapsaron al final todo el espacio auditivo, pero no hasta el punto de acallar la sentencia latina: Parturiunt montes ridiculum mus. Los montes sufren dolores de parto… para acabar pariendo un ridículo ratoncillo. El perfil bajo, bajísimo. Nos movemos a golpes de opinión pública: que si los abusos a menores, que si el IOR… En cambio el aborto, los embriones congelados -incrustados en el engranaje del sistema- no presionan, son un hecho aceptado implícitamente con el que conviven diariamente las autoridades eclesiales. Es el precio que pagan por vivir en la sociedad del bienestar. Eso sí, emiten un documento anual para reafirmar sobre el papel la doctrina; y luego… ¡aquí paz y después gloria! Porque Dios es misericordioso.

Y es que parece que la curia acaba siempre comiéndose al Papa: sí, aunque viva en la residencia Santa Marta, aunque haga cola para servirse el desayuno, la curia pesa y la geoestrategia determina… Sin embargo, los equilibrios sociopolíticos son ya imposibles en un mundo como el nuestro, en el que los atentados contra la vida humana más débil se han extendido de tal modo y se han aceptado con tanta tranquilidad, que cualquier voz discordante se percibe como una provocación inaceptable. Así debían sonar las palabras que pronunció el profeta Natán sobre el adúltero y asesino rey David: “¿Por qué has despreciado al Señor haciendo lo que El detesta? Pues bien, ¡la espada no se apartará de tu casa!” (2Sam 12). Y así fue. Aunque el rey se arrepintió y Dios le perdonó respetándole la vida. Murió el hijo que había nacido de su amor adúltero con Betsabé y vio la muerte de su otro hijo Absalón cuando se levantó contra él.

En verdad, nuestro mundo está necesitado de muchas cosas, pero sobre todo de profetas con agallas. Como las que demostraron los profetas de la Biblia que se iban a los palacios de los poderosos a reprocharles a la cara sus adulterios, crímenes y  patrañas. Como lo hizo el profeta Natán con el rey David. Los profetas acabaron casi todos muertos, pero no mudos. San Juan Bautista, el último profeta haciendo de puente entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, fue decapitado por lo mismo: por no callar ante la injusticia y la maldad. Todos ellos eligieron la senda estrecha. Fue el coraje el que les llevó a perder la vida en defensa de la verdad.
 
¿Y quién ocupa hoy el lugar de esos profetas? Por fortuna, Dios asiste realmente a su Iglesia: Dios vela por el hombre. Por eso ha insuflado su Espíritu en los valientes movimientos Provida que se levantan en todo el mundo, llegando incluso a las puertas del Vaticano en masas numerosísimas y rebosantes de Vida. Es la abismal diferencia entre una iniciativa del pueblo de Dios -la Marcia per la Vita, el 11 y 12 de mayo- y otra de la Curia de Dios (los días 15 y 16 de junio).

Custodio Ballester Bielsa, pbro.

www.sacerdotesporlavida.es

9 comentarios:

  1. P. Custodio:

    No sé si se habrá dado cuenta que este lenguaje clericaloide curialesco fisichelliano, basado en subrepticios subterfugios metafórico-simbólicos inexcrutables, busca dos objetivos.

    1. el táctico, como afirma usted, evitar las palabras “aborto”, “homicidio” o “eutanasia”, que son muy ofensivas, porque implican posicionamiento moral y crean un escándalo mediático inmediato: "Las reaccionarias posiciones rígidas del conservadurismo vaticano..."

    2. el estratégico, que nunca jamás se localicen en el histórico de los buscadores de internet las declaraciones de Fisichella relacionadas con el aborto. Así, si alguien pone "Fisichella" y "aborto", que de ningún modo en absoluto salga ni la más ligera insinuación ni correlación.

    Le felicito por difundir dos documentos papales específicos: la Evangelium Vitae sobre la sacralidad de la vida humana, y la Salvifici doloris para los que viven afligidos y en situaciones de sufrimiento. Le felicito, porque es la primera vez que lo oigo. Nuestros consagrados no los mencionan, porque quizás no deben leer ningún documento eclesial.

    Sigo sin entender por qué no recibe apoyo de más sacerdotes, diáconos, teólogos, exégetas, canonistas, biblistas, profesores de religión, abades, religiosos y monjes. ¿Por qué existe este silencio ante esta periferia existencial de los fetos y embriones abortados y congelados? ¿No dijo Benedicto XVI que los 4 principios innegociables eran la vida, la familia, la educación y el bien común?

    ...

    He puesto "Fisichella aborto" en diversos buscadores y parece que Fisichella ha aprendido muy bien la lección de que el aborto nunca no vuelva a salir relacionado con su nombre, pues no ha hablado del aborto para nada desde el 2009-2010:

    Google: primera entrada del 2010

    Mons Rino Fisichella severamente cuestionado | Panorama ...panoramacatolico.info/.../mons-rino-fisichella-severamente-cuestionado‎
    19/02/2010 - Mons Rino Fisichella severamente cuestionado ... en cuanto al aborto directo creada por el artículo del Arzobispo Fisichella en L'Osservatore ...

    La primera entrada de Bing es corresponde al 2009:

    Monseñor Rino Fisichella y el aborto de los gemelos en Brasil-conciliar.blogspot.com/2009/03/​...rino-fisichella-y-el-aborto-de.html - 20/03/2009 · Hace 10 dias un arzobispo brasileño excomulgó a la madre y a los médicos que practicaron un aborto a una nena de 9 años. La niña, embarazada de ...

    En Yahoo, la primera entrada de la búsqueda corresponde a un blog del 2009:

    Monseñor Rino Fisichella y el aborto de los gemelos en Brasil [20 marzo 2009]
    Hace 10 dias un arzobispo brasileño excomulgó a la madre y a los médicos que practicaron un aborto a una nena de 9 años. La niña, embarazada de ...conciliar.blogspot.com/2009/03/...rino-fisichella-y-el-aborto-de.html

    No es extraño que Fisichella diga todos estos eufemismos y evite las palabras auténticas: no quiere verse relacionado para nada con la verdad.

    - "la vida de los ancianos, de los enfermos, de los agonizantes...de aquellos que viven afligidos física y mentalmente, y de todos los que viven situaciones de sufrimiento": eutanasia y suicidio asistido.

    - "de quienes todavía no han nacido":

    ... aborto por aspirado, por nacimiento parcial, por legrado, por píldora RU486, por píldora del día después, por inyección, por DIU;

    ... diagnóstico prenatal: ecografía, amniocentesis y biopsia corial, despistaje de trisomía del par 21;

    ... reproducción asistida: inseminación artificial y fecundación in vitro con transferencia embrionaria o FIV (por ISCI, con gametos donados, con madre de alquiler); congelación de embriones; experimentación con embriones; selección eugenésica de embriones

    ... Diagnóstico genético preimplantatorio (DGP) y sus métodos: FIV, análisis eugenésico, selección embrional, bebé medicamento.

    ... investigación con células troncales embrionales;

    ---

    La reforma de la Curia es urgente e ineludible, no admite excusa ni demora alguna: ¡No más Fisichellas!

    ResponderEliminar
  2. He ido al sitio oficial del Vaticano donde está Fisichella:

    Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

    Presidente: S.E. Mons. Rino Fisichella
    Secretario: S.E. Mons. José Octavio Ruiz Arenas
    Subsecretario: Mons. Graham Bel

    www.annusfidei.va/content/novaevangelizatio/es.html

    y mi impresión es que es un verdadero Parturiunt Montes: noticias antiguas, escasos documentos de interés. No vale la pena tener esta oficina burocrática.

    ResponderEliminar
  3. Mn. Custodio, gracias por este artículo.

    Usted nos dice: "En verdad, nuestro mundo está necesitado de muchas cosas, pero sobre todo de profetas con agallas."

    En realidad, nuestro mundo, lo que tiene una imperiosa necesidad de Dios y en lugar de dejarse amar por Él, le da la espalda. Para nosotros los católicos en particular, tenemos el Magisterio de la Iglesia. Solo es cuestión de dos virtudes: Fe y Obediencia.

    ResponderEliminar

  4. Repito lo que no me canso de repetir y valga la.... No somos dignos de la Iglesia que Jesús encomendó a Pedro, muchos están haciendo de ella la guarida de Satanás. El no llamar las cosas por su nombre me causa tal indignación que si no fuera por la fe y el amor a Cristo estaría ciega y llena de odio, pero siento lo contrario ahora, lástima, y profunda tristeza por como están profanando desde dentro, desde hace mucho la casa de DIOS.

    Seguir pues plantándole cara al demonio hermanos que no estamos solos, y Dios le guarde mossen Custodio, una labor incomiable que aquí pocos reconocerán y me alegro, siga adelante por favor!! En nuestras oraciones familiares está.

    Encarna

    ResponderEliminar

  5. No me gusta meterme en estos berengenales, pero es que la cosa está para no guardar silencio ante tantas atrocidades por amor de DIOS.
    Sin lugar a dudas leyendo y leyendo y tras leyendo artículos en català y castellà deduzco que necesitamos de Sacerdotes firmes y metidos en los ASUNTOS DE DIOS para seguir firmes en la fe, no nos valen los chupasirios, o lame-Césares(políticos) esto es inaguantable, con 25 años leer esto como católico me da pena, verguenza ajena, repugna, en fin..

    ¡Dios nos libre! y de buenos pensamientos para continuar su obra en este mundo.

    ResponderEliminar

  6. El Vaticano tiene un gran problema, y hasta que no se purgue, seguirá apestando...

    ResponderEliminar

  7. Desde hace antaños Mossen Custodi que Roma ha decidido seguir por el camino amplio, y recuerde usted que todos los caminos conducen a Roma, y no me refiero a unas simples "Vacaciones en Roma".

    Anna

    ResponderEliminar
  8. Satanás no quiere que se pronuncien las cosas por su nombre y como su humo impera en la ciutat del vaticano que nos podíamos esperar de papá Francisco, muy light su discurso que debería ver sido potente, haber aprovechado esa multitudinaria masa de representantes provida del mundo para haberles alentado. Menos mal que Dios es quien gobierna al final nuestra Iglesia y no unos sádicos blandengues que se sacian con las injusticias, una de ellas, el aborto.
    Saludos,
    Maite

    ResponderEliminar
  9. El Dr. Verhagen, es un discípulo de Satanás en la tierra con bata blanca.

    ResponderEliminar