martes, 25 de junio de 2013

El Seminario de Barcelona, un verdadero "polvorín"

Durante estos últimos días no hemos querido hacernos eco, al menos directamente, de un rumor que ha circulado fuertemente en la diócesis de Barcelona y era el del nombramiento de un nuevo rector del Seminario que substituiría al Rvdo. Josep Maria Turull. Muchos lo daban por hecho e incluso apuntaban un nombre, el del Rvdo. Felip Juli Rodríguez. Según estas fuentes, el nombramiento se inscribiría en el capítulo "regalos de despedida" con el que n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach querría premiar a algunos de sus seres más queridos, es el caso del Rvdo. Salvador Pié como párroco de Santa María del Mar o sería el del Rvdo. Turull dejándolo ya colocado en una fabulosa parroquia, anticipándose a la llegada de un nuevo arzobispo de Barcelona que con toda probabilidad lo destituiría como rector del Seminario y a lo mejor no le daba un premio tan gordo en forma de parroquia.

Pero el problema de Turull no es sólo asegurarse su futuro, el problema del "Puer Haeres" de Sistach y el nacional-progresismo es que tiene el Seminario como un polvorín, y no es de extrañar que se le haya pasado por la cabeza aquello de "sálvese quien pueda" y si además es "con premio gordo" pues aún mejor.

Nuestro cardenal, lo colocó en el Seminario como plataforma privilegiada para promocionarlo como su obispo auxiliar, pero cada día que pasaba iba perdiendo aún más puntos de los pocos que tenía y en su mayoría negativos. Turull ha ido perdiendo progresivamente seminaristas y prestigio por el camino, y todo ello mientras la diócesis de Terrassa consolidaba su Seminario. Los sacerdotes de recta ortodoxia de Barcelona no se fían ni un pelo de Turull, y se ha producido una desbandada de candidatos al sacerdocio hacia otros lugares que no se recordaba desde antes de la llegada de Don Ricardo a Barcelona.

Turull y Sistach intentaron maquillar la situación, primero importando seminaristas ucranianos, para que los números no fueran tan catastróficos, pero ni con esa trampa levantaron las cifras y después con una jugada maestra: para evitar las críticas de falta de ortodoxia nombraron como formador al excelente sacerdote Rvdo. Miquel Ramón, intelectualmente brillante (Doctor en Teología por la Gregoriana y premio Bellarmino 2013) y de intachable doctrina. Pero las mentes privilegiadas que pensaron en él no calcularon también los problemas y es que el Rvdo, Ramón es de una nueva generación sacerdotal, con las ideas muy claras y por tanto difícilmente compatible con la forma de ser formadores de personas como los Rvdos. Arenas o Serra.

La realidad es que el Rvdo. Ramon no ha acabado el curso en el Seminario, las dos últimas semanas ha estado ausente, la versión oficial es que estaba cansado y necesitaba descanso, pero si esto fuese así se habría retirado a la Cartuja de Montalegre o a Marina d'Or (ciudad de vacaciones), en cambio se le ha podido ver celebrando la Santa Misa estos días en la parroquia de "Josepets".

Si analizamos el resto de personal del Seminario nos damos cuenta de que la situación no es demasiado agradable para ser compartida por una persona como el Rvdo. Miquel Ramon, lo que le ha provocado un "agotamiento" no sólo físico sino también psicológico.

El Rvdo. Josep Maria Turull, se encuentra en el tramo final de su rectorado sobre el Seminario, desilusionado por no haber conseguido la mitra, habiendo decepcionado al progresismo por su descarado chaqueterismo (con episodios ridículos como "las sotanas de Roma"), con la espada de Damócles del final del pontificado sistaquiano y con unos números de seminaristas cada vez más patéticos. En estos momentos y si no hay milagros de verano nos movemos en unos números de 2 o 3 ingresos para el curso que viene, unos previsiones de tercera división, en una de las diócesis más grandes del mundo.

El Rvdo. Josep Serra, es un caso para los récords Guinness, ha sobrevivido como formador cuatro cambios consecutivos de rector de Seminario (Vives, Corts, Prieto y Turull), teniendo en cuenta que los cuatro eran de estilo muy distinto, la única explicación al caso es una capacidad camaleónica fuera de serie. Pero los que le conocemos sabemos que su patita es "progresista" no en vano fue el copríncipe quien lo metió en el Seminario.

El Rvdo. Josep Anton Arenas, es el director espiritual del Seminario, pero que se toma competencias en todos los campos. Se trata de un octogenario personaje que se resigna a salir de circulación, pero los seminaristas, sobre todo los más jóvenes lo ven como un "abuelo cebolleta", que aguantan sus charlas con miradas de complicidad y cachondeo. Para postres ha sido imputado en el "Caso Hospital Sant Pau", este año no podrá ir a Lourdes con los seminaristas, sus abogados le han recomendado que no vaya, que al ser al extranjero podría interpretarse como "un intento de fuga".

Mn. Ramon Corts
Para substituirlo se ha pensado en la persona del Rvdo, Joan Rodríguez, un hombre bueno, discreto, humilde e incapaz de crear problemas. Pero se da la circunstancia que el Rvdo. Rodríguez fue el único formador que le dejaron elegir al Rvdo. Ramon Corts en su único año como rector del Seminario. Ese fue uno de los capítulos más vergonzosos  y canallas de la historia reciente de la diócesis de Barcelona, cuando el nacional-progresismo consiguió echarlo como rector del Seminario de una forma similar a como echaron al gran Don Marcelo como arzobispo de Barcelona. Pero contrariedades de la vida, los que echaron a Corts y a Rodríguez del Seminario son los mismos que auparon a Turull al mismo y ahora resulta que el Rvdo. Rodríguez es una de las cartas de salvación de este Seminario de Turull convertido en un polvorin.

Lo peor del caso es que aunque Rodríguez substituya a Arenas, éste no está dispuesto a dejar el Seminario y meterse en una residencia. En el Seminario tiene la libertad de movimientos que necesita, para salir y entrar cuando quiera, para continuar con sus actividades externas y sus cenas de postín regadas de un buen vino

Dada la complejidad de la situación no hay que descartar que aún pueda producirse algún cambio importante relacionado con el Seminario. Estaremos atentos.

Antoninus Pius

10 comentarios:

  1. Esther Miralles ha publicado un libro titulado “Emboscats. La guerra dels que no ha van anar. La història mai no explicada dels que es van amagar per no haver d'anar al front” [Emboscados. La guerra de quienes no fueron. La historia nunca explicada de los que se escondieron para no ir al frente] de Ara Llibres, mayo 2013.

    Dice que en Solsona hay el Monumento a las Masías, de 1970, que en realidad es el homenaje a todos los solsonenses que escondieron a los jóvenes emboscados que huían o bien del reclutamiento militar republicano durante la guerra civil de 1936-39, o bien de los crímenes contra la Humanidad que por razones políticas, socioeconómicas y religiosas efectuó el terror rojinegro anarquista y luego el terror rojo del SIM comunista estalinista, bajo el gobierno republicano de Azaña, Largo Caballero y Negrín, así como de la Generalidad de Companys.

    En el prólogo de Josep-Maria Terricabras parece que viene a decir que los emboscados simplemente huían por razones de indiferencia a la suerte de la II República, por el miedo a la muerte o mutilaciones del campo de batalla, a la desconfianza de ser objeto de represalias o por convencimiento. Pero hubo mucho más.

    La II República en Cataluña, además del ejército franquista, tuvo diversos enemigos internos y externos que acabaron destruyéndola como la carcoma se come a la madera podrida:

    - la división estratégica de los propios republicanos, enfrentados entre el objetivo político del independentismo de ERC, la revolución anarquista de la CNT-FAI o la victoria militar del PCE, junto con la división sindical en las empresas entre la CNT-FAI y la UGT

    - las cruentas represiones internas de la República: primero contra la población católica, conservadora y de clase media por el terror anarquista; después, el terror de las izquierdas contra las izquierdas, con la muerte de Andreu Nin del POUM durante los hechos de mayo de 1937 en la última fase de la represión comunista

    - la quinta columna, que proporcionaba información sobre objetivos de interés bélico y creaba desinformación
    - la sexta columna, así llamada entonces, formada por los catalanes enrolados en el ejército nacional o colaboradores con el régimen franquista

    - las “divisiones perdidas” de los emboscados, que impidieron la formación de más divisiones republicanas, restando así poder ofensivo a la República

    En mi familia se cuenta la historia de los emboscados de un manso (grupo de masías) del Garraf. Escondidos en las golfas cercanas a las cuadras, seis personas viviendo casi en régimen de emparedamiento durante más de un año hasta el fin de la guerra, dentro de un espacio reducido de unos treinta metros cuadrados: tres mozos y otros tres familiares más, que fueron ¡un sacerdote!, un trabajador y un industrial, todos perseguidos políticos menos uno por razón de objeción de conciencia al servicio militar. Una campanilla, conectada por un hilo que iba desde las golfas hasta la cocina, sujeto en este último lugar por una aguja clavada ocultamente en la parte interior de la chimenea de la cocina, les avisaba de las visitas de los guardias de asalto que buscaban emboscados mediante la inspección ocular y el uso de un fonendoscopio.

    Como estas golfas no tenían puerta ni escalera de acceso, sólo tenían un misérrimo ventanuco tapado por el voladizo del tejado y su función era la de ser una cámara de aire situada entre el tejado y la cuadra, debieron de serrar la madera del techo procurando conservar las telarañas que colgaban de la misma, la separaron con cuidado, fueron entrando subidos de una escalera de mano con el mínimo mobiliario imprescindible y la volvieron a encajar con sumo cuidado. Cada vez que era necesario, debían de realizar la misma operación.

    Al final de la guerra, la propia corrupción e ineficacia de los dirigentes sindicales y políticos catalanes llevó al total desprestigio de la Generalidad y la República, recuperándose sólo la primera pasados 40 años y luego de una intensa campaña propagandística.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Antoninus Pius, le agradezco su radiografia de nuestro Seminario.

    Ni que decir tiene que podemos aplicar aquella frase evangélica de: "Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos?" (Mateo 7,16)

    Con esos profesores tan variopintos en su pensamiento, aun tenemos que dar gracias a Dios, que hayan salido los sacerdotes que el Espíritu Santo nos ha dado.

    Es verdad, una vez más que Dios escribe recto, en renglones torcidos.

    ResponderEliminar
  3. No me extrañaría nada que Mn. Miquel Ramon se haya sentido como en una emboscada: haber llegado con ilusión para emprender una tarea llena de proyectos y para la cual se encuentra muy preparado, y tras ver el panorama sentirse cautivo y rehén del cardenal Sistach y de Turul, maniatado e impotente. Y además maltratado por ellos. Sistach es una de aquellas personas que con la sonrisa de plástico que ostenta te llega a engañar en los primeros contactos. Después te das cuenta que hay falsedad, que no se cree lo que dice, que todo es careta. Llega un momento, terrible, en que ves que está jugando contigo, que sólo se quiere a si mismo, que nada le importa más que su imagen, su persona, su yo... El contacto con Turull es identico, tras la sonrisa, percibes que no es buena persona, que es un ególatra, y que te quiere dar gato por liebre.
    Mn. Miquel Ramon, que es inteligente, lo habrá olido al poco de llegar y habrá deseado marchar, pero Sistach que jugó su carta como una "fachada" de seriedad ante Roma y todos los que le han recriminado el estado del Seminario, ahora no le deja moverse. Y Mn. Miquel Ramon se debe encontrar como en un callejon sin salida: oprimido, angustiado, agotado, desalentado, sin saber quá hacer...
    Por eso, sin pensarselo dos veces, ha huido temporalmente del Seminario. Ha tomado las de Villadiego, vaya.

    ResponderEliminar
  4. Madrid está tanto o más secularizada que Barcelona, y sin embargo tiene más de doscientos seminaristas, con 18 nuevos ingresos en 2012. ¿Por qué será?

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué se puede de esperar de un Ordinario que para quedar bien siempre miente y encubre? Mintió diciendo a sus fieles que en san Pablo no se practicaban abortos, en el número de seminaristas, nunca sabemos cuántos hay en exactitud, siempre anda alguien disperso por ahí, y encubrió a Mn. Pousa, quien dijo públicamente que había pagado abortos y no deja celebrar en público al P Apeles cuando de él no consta ninguna pena canónica. Doble rasero. como su maestro y antecesor Jubany, fue fuerte con los débiles y débil para los fuertes. El dicho lo dice: quien de servilleta llega a mantel Dios nos libre de él. Dios nos dé su paz.......
    Salvador Biarnés (ElCidCabreador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí parecer está mucho más secularizada Barcelona que Madrid. he estado durante <años viajando a Madrid, y en las misas de cada día había bastante má afluencia de fieles de todas las edades que aquí. Y es muy normal que el sacerdote luzca el alzacuellos, algo difícil de verlos a aquí. pero los que son religiosos ni aquí ni allí.

      Eliminar
  6. El Seminario es el corazón de una diócesis.

    El Concilio Vaticano II ya lo dice bien claro dediquense por parte de los obispos los mejores sacerdotes a la formación intelectual, afectiva, espiritual y pastoral de los seminaristas.

    Esto hay obispos que lo cumplen y otros que les importa más marcar un estilo determinado de sacerdote. Hay es donde radica el error.

    Esos obispos y superiores no entienden que la vocación sacerdotal la ha dado Dios y su Hijo Jesucristo al seminarista.

    Vives cuando era rector del seminario se creia el dueño de la vocación del seminarista, y solo admitia el estilo jobac, tejanos,...
    De un curso de 9 seminaristas solo queda uno ejerciendo el ministerio sacerdotal.
    Otros candidatos viendo por donde iban los tiros se fueron a otros seminarios de España, y hoy son excelentes sacerdotes.

    Durante muchos años se ha sembrado mal o no se ha sembrado en el Seminario de Barcelona, ahora nadie se puede extrañar de la poca cosecha.

    Los obispos son quienes nombran a los superiores y formadores del Seminario, por tanto ellos también son corresponsables del desastre.

    ResponderEliminar
  7. Madrid está tanto o más secularizada que Barcelona, y sin embargo tiene más de doscientos seminaristas, con 18 nuevos ingresos en 2012. ¿Por qué será?

    En mi opinión, Madrid no está tanto o más secularizada que Barcelona, lo que yo he observado es que es más efervescente (más nerviosa) en todos los campos de la creencia, tanto sean ateos, agnósticos, católicos, protestantes y otras religiones. Aquello lo veo más como una olla de grillos.

    Aquí en Barcelona lo calificaría como de pastueño y controlado por este somuerto muermo del nacional-progresismo.

    ResponderEliminar
  8. Turull y su inexistente Seminario de ucranianos y fieles a la causa, a su causa. Con un cambio de Dirección quedaría lleno el inmenso edificio de la calle Diputación. Pero claro Sistach no esta por la cosa. Mejor pocos pregresistas que muchos conservadores o mederados, ¿verdad Monseñor Turull? Ah no que aun no a conseguido la mitra, bueno siga soñando Monseñor jejejej ;) Ojala lo lea Monseñor haber si descubre quien lo escribe ¿eh? ¿Será su archienemigo Cristau? ¿O su archienemigo Meneses? jejeje

    ResponderEliminar
  9. a ese mosen arenas;cuidado con el;es un lobo disfrasado de oveja y tiene su pelicula hecha y filmada por el mismo;lo conosco muy bien por eso me doy el lujo de decir la verdad;este personaje con CRISTO no tiene que ver nada y ni siquiera se le pasa por la cabeza hablar y servirle a EL.este hombre se lucra de la IGLESIA y ya dara cuentas algun dia ante el trono de DIOS.

    ResponderEliminar