miércoles, 15 de mayo de 2013

"Oficialmente" no se realizan abortos en Sant Pau

Hace unos días El Periódico , un diario significadamente anticatólico, en el comentario sobre la crisis multifactorial que sufre el Hospital de Sant Pau, se refería a su estructura institucional, que se sostiene en la Muy Ilustre Administración del hospital: organismo participado por la Generalitat, el Ayuntamiento y el Arzobispado de Barcelona. El comentarista apostilla que es tal el peso de la Iglesia en la gestión del hospital, que éste “se traduce entre otras cosas en que el Sant Pau es de los pocos centros sanitarios concertados de Cataluña que no realizan abortos”.

Es difícil entender la intencionalidad de este comentario. ¿Pretende decir el articulista que en un tema que utilizan los políticos para hacer alarde de su talante “progresista”, se dejan dominar por la Iglesia? Porque éste del aborto ha sido un tren que puso en marcha la izquierda, pero que se ha instalado en él la derecha confortablemente y muy ufana de sí misma. No olvidemos que si las cifras no mienten, ha sido la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, la que más generosamente ha subvencionado los abortos. Es que no querían ser acusados de retrógrados, cavernícolas y de dejarse manipular por la Iglesia. Por el mismísimo camino ha seguido Convergència i Unió, partido de derechas donde los haya, cuyo coaligado Unió Democràtica presume de pertenecer a la familia Democristiana.
 
Aunque respecto al nacionalismo El Periódico milita en el mismo bando que CiU, en lo que se refiere a adscripción conservadora o progresista, este diario está en las antípodas de CiU. Por consiguiente, debería interpretarse su comentario respecto a la erradicación del aborto en el Hospital de San Pablo, como un ataque al partido que gobierna tanto la autonomía como el centro hospitalario. Vendría a ser un ataque al gobierno autonómico por dejarse dominar por el obispado en un tema en el que se miden la talla y el talante de los políticos. Porque es que no son sólo los abortos el ámbito en que la Generalitat da muestras de debilidad cediendo al poder, a la fortaleza y a la determinación del obispado, sino que “entre otras cosas” está lo de la claudicación del poder político en el tema del aborto.
¿Y a un cardenal tan íntegro en la defensa de su parcela de poder que le tuerce el brazo a la Administración, a ese cardenal le condecora la Generalidad con la medalla de oro?   Es razonable ponerlo en duda, ¿no? Aquí hay algo que chirría. Puesto que la concesión y la aceptación de la medalla es un hecho cierto y bien documentado, lo que nos queda es dudar de la afirmación de El Periódico en el sentido de que es tal el poder del Sr. Cardenal y ha sido tan resuelto en sostenella y no enmendalla, que ha conseguido que no haya abortos en el Hospital de San Pablo. En efecto, no hay cosa más razonable que dudar de la veracidad de esa afirmación. ¿Sólo porque le conceden al cardenal la medalla de oro después de que éste les haya torcido el brazo? No, ése sería un argumento periférico que podría alimentar nuestras dudas, pero no afianzar nuestra certeza. 

Tampoco tendría mayor importancia este “error” desde la perspectiva de la Generalitat, puesto que otras veces han metido la pata hasta el muslo: le concedieron, en efecto, la Cruz de San Jordi al eximio delincuente Millet, que acabó pringándolos a todos; y al pintoresco impostor Enric Marcó, que se hizo pasar por exprisionero de los campos de exterminio nazis y vivió de ese cuento durante unos cuantos años. Podrían haber errado también el tiro con respecto al cardenal Martínez Sistach; pero no es el caso.

Los que le concedieron la medalla saben de las gestiones que ha hecho el cardenal ante las autoridades sanitarias de la Generalitat. Al lamentarse éste de que todo el mundo sabía que en San Pablo se realizaban abortos porque así constaba en la documentación del Departament de Salut publicada en la web oficial, le dieron la solución salomónica: “No se preocupe, eminencia, esos abortos desaparecerán de la web”. Y de ahí sí que han desaparecido en efecto, porque los hospitales pueden optar por que no se haga pública la información respecto a los abortos que en ellos se realizan.  Es que la clase médica no acaba de tragar eso de los abortos, y el colectivo sanitario se teme o tiene la sensación de que la práctica de abortos constituya nota de infamia tanto para los profesionales como para los centros. Es en atención a este atavismo, que la Administración ha optado por gestionar con la máxima discreción la información sobre la asignación de abortos a centros y a profesionales.

Parece indudable que la Generalitat, ante la objeción de un miembro destacado del Hospital de San Pablo respecto a la información sobre los abortos que en él se realizan, decidiese obviar su publicación para tranquilizar al cardenal: al que como miembro de la Muy Ilustre Administración del Hospital, se le reconoce el derecho a exigir la omisión de una información tan infamante para el Hospital y para el Obispado.

Porque resulta que frente a este apagón informativo oficial, tenemos los alardes afavor del aborto del jefe de ginecología del Hospital ; y para más inri, la publicación en la revista institucional, de un aborto de campanillas, del que el departamento se siente muy ufano, porque se trataba de abortar (destrozándolo, claro está) a uno de dos mellizos y dejar vivo al otro. No sólo eso, sino que en la praxis diaria del hospital está la oferta abierta del aborto (uno de estos casos, documentado con un video), que efectivamente allí se ejecuta. De todos modos el Hospital de San Pablo está especializado en abortos difíciles, de los llamados “terapéuticos”: como el de los mellizos, y se siente orgulloso de ser hospital de referencia para ese género de abortos de alta tecnología.

A pesar de todo, es posible encontrar la información relativa a los abortos quese realizan cada año en el Hospital de San Pablo, consultando la web del Ministerio de Sanidad.

Pero tanto para el columnista de El Periódico como para el cardenal (quizá no sea extraña esa afinidad), lo que vale es la información oficial de la Generalitat. Y si ésta dice que en el Hospital de San Pablo no hay abortos, es que no hay abortos. Del mismo modo que según la información oficial de la época, los campos de exterminio eran villas de recreo para los judíos. ¿Por qué había que dudarlo si era la información oficial? Hay que ver cómo se complican la vida algunos, con lo sencillas que son las cosas. 

Custodio Ballester Bielsa, pbro.ç
www.sacerdotesporlavida.es

14 comentarios:

  1. El Periódico tendría que responderme a tres preguntas:

    1- También le colgó la Generalidad Catalana la Cruz de San Jorge al sacerdote Manuel Pousa, declaradamente proabortista y sufragador de abortos. ¿Cedía en aquél momento a la "férrea dictadura del cardenal"?.

    2- El mismo gerente del Hospital de San Pablo contradijo a S.E. al reconocer en la prensa que se "estaban reduciendo los abortos" en esta instalación, centrándose en los que llamaba "abortos médicos" y legitimaba en detrimento de los otros. ¿Quién de los dos dice verdad.?¿por qué motivo no nos han informado sobre este conocido hecho en el artículo?.

    Aparte de esto, supongamos que no se practica ya ningún aborto y que esto alegra al cardenal, porque coincide con el Magisterio de la Santa Madre Iglesia. Por hacerlo, ¿Ya está mal?. Lo digo porque si alguien quiere ocuparse de actuar siempre en contra de este Magisterio, tendrá que estafar al obrero en su jornal, matar a todo el que se le ponga por delante (ya sea feto, mozo o anciano), mantener prácticas sexuales con animales ... La lista es infinita.

    ¿Y si Sistach se alegra por un gol de Messi ?

    No, señores. Basta ya de la falacia de que la postura en favor de la vida es patrimonio de los cristianos. Basta de hacerse eco de las consignas de achacar al PP lo que dijera Rouco Varela. Si algún patrimonio tiene la humanidad es el de la defensa de la vida.

    Un tema que debiera abordar un día este tabloide es el poderío de la plataforma que encontraréis en esta web: http//www.observatori.apfcib.org/plataforma.php , compuesta por políticos catalanes de primera línea, sindicalistas de CECEOO y UGT y gerentes de abortorio, como Barambio.

    ResponderEliminar
  2. Sánchez de Toledo, jefe de Oncología y Hematología Pediátrica del Hospital de Vall d'Hebron, ha logrado el premio de El Periódico, Catalán del Año 2012. Unas actitudes suyas: dar afecto incondicional a los niños, tener una ética humanista.

    Por su parte, Anna Vives, finalista del premio, y Marta Capdevila, participan en el proyecto “Sumando Capacidades”: cada uno es lo que es y llega hasta donde llega, pero si sumamos lo que yo sé y lo que tú sabes, llegamos todos más lejos.

    La ceremonia se celebró en el Teatre Nacional de Catalunya, participando más de 700 invitados de la política, economía, cultura, deporte y gastronomía de la sociedad civil catalana.

    El profeta Jeremías vería que mientras Cataluña, de una banda, da el premio a un médico que ha tratado a unos mil niños durante 35 años, y su parlamento pide el derecho a decidir, por otro lado la Generalidad y el pueblo consienten que se realicen más de 360.000 abortos durante el período 1987-2012, muchos con fines eugenésicos y de eliminación de discapacitados, más otros 70.000 embriones congelados, lo que totaliza unos 430.000 ciudadanos catalanes (la población de Badalona y Tarrasa) sin derechos humanos prenatales: vida, integridad, salud, no discriminación, desarrollo y derecho a nacer y formar familia.

    Torras y Bages dijo que Cataluña será cristiana o no será, y hoy asistimos como Cataluña casi no será cristiana, porque la Generalidad y el pueblo tienen una mentalidad anticoncepcionista, permitiendo actos que eliminan por medios mecánicos o químicos la posibilidad de la transmisión de vida, y que conducen al aborto, la eugenesia y la reproducción asistida, la cual a su vez conlleva la muerte y congelación de embriones no idóneos o sobrantes y la caída de la natalidad; o bien promociona escolarmente las uniones sexuales extra-matrimoniales (prostitución, adulterio y fornicación) y concubinataria, así como las familias homosexuales, carentes éstas de la posibilidad de procear ni de transmitir la vida de forma natural. Y en el horizonte se otea la eutanasia, el suicidio asistido y la clonación humana investigativa, curativa y reproductiva, hechos que harán que Cataluña deje de ser cristiana.

    Agravando la situación, hay consagrados (P. Soler, sor Forcades, los 17 sacerdotes anónimos barceloneses de “Fills del Concili” de Estruch y Fons) que niegan la validez de la moral sexual católica de las grandes encíclicas -Casti connubii, Humanæ vitæ, Familiaris consortio- y avalan la cultura de la muerte y del relativismo en la vida pública en virtud del principio de laicidad y de separación del Estado y la Iglesia.

    Los cuatro principios innegociables de Benedicto XVI (vida, familia, educación y bien común) se ajustan a lo dicho por Juan XXIII en Pacem in Terris (1963): toda autoridad procede de Dios, porque Dios es el soberano del hombre y ha creado el hecho de que existan autoridades que velen por el bien común (asambleas, gobiernos, tribunales); en consecuencia, todo gobernante (parlamentario, presidente, ministro o juez) tiene la obligación de ajustar su legislación y jurisprudencia a los Mandamientos de la Ley de Dios, de tal manera que si estos promulgan una ley o sentencia opuesta a la voluntad divina, entonces estas disposiciones nunca podrán obligar en conciencia al ciudadano, ya que es necesario obedecer primero a Dios antes que a los hombres; todas estas leyes y sentencias contra Dios tienen como consecuencia que la propia autoridad se desmorone por completo (nº 46 y 50).

    En este crimen contra la Humanidad del aborto, Cataluña demuestra con el premio del Catalán de Año que conoce y consiente que se nieguen los derechos humanos prenatales y se maten unos 25.000 niños anualmente. Cataluña se aleja tanto de la Nueva Alianza que tantos santos le ha dado, como de la acción liberadora de Cristo; y cae junto con sus consagrados en la infidelidad a la Ley de Dios y en la idolatría de los falsos dioses: el Estado, la nación y el relativismo satánico.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Mn Custodio, es muy claro y diáfano su escrito, yo solo puedo aportar que hace poco fui operado de varices en el hospital de Sant Pau, en la sala de recuperación, estábamos unos 10 recién operados, me extraño ver una cama con mas biombos que las demás, las enfermeras decían entre ella, es para la "del legrado" "si ya no lo tiene" y cosas parecidas, finalmente la encargada digo, tardará en venir pues NO DEJA DE LLORAR Y GRITAR, ESTA LLAMANDO A SU HIJO, una le respondió, pues esta se quedará así toda la vida y esta noche nadie podrá dormir. Al poco rato me dieron el alta y en la silla de ruedas, pues no podía andar, abandoné la sala y al salir se oían sus lloros y desesperos, "es de la que ha dejado de estar embarazada" me comento el camillero. Yo solo pude rezar por el angelito y llorar por la rabia de que un buen centro hospitalario se dedicase a matadero.

    ResponderEliminar
  4. Quim Marcos comenta un posible aborto realizado por medio del "lavado por legrado", que según he visto, es el raspado del interior del útero para realizar, entre otras cosas, un aborto quirúrgico dentro de los primeros tres meses o como tratamiento tras un aborto espontáneo. Por tanto, puede ser un aborto o bien natural o bien artificial; a su vez, éste puede ser tanto legal como ilegal, por lo que en este último caso se podría encubrir un aborto bajo una actividad de lavado.


    En Cataluña no existe la ética personalista en materia de vida y familia en nuestras élites políticas, mediáticas y culturales, tal como puede verse tanto en la concesión del premio "Catalán del Año 2012", como en la entrega de las Cruces de San Jorge 2013, y que dichas élites no tienen un olvido moral selectivo sobre las cuatro cuestiones básicas de Benito XVI en materia de vida, familia, educación y bien común.

    Artur Mas, en la reciente entrega de las Cruces de San Jorge a personalidades y entidades catalanas, ha pedido unidad cívica en torno a los temas del país, y considera que de forma individual, Cataluña tiene grandes talentos pero que, en cambio, no ha demostrado ese nivel de excelencia a nivel colectivo: "Si hay voluntad, hay camino". Pero no ha hecho referencia alguna a los cientos de miles de sus ciudadanos muertos en el aborto o la eliminación selectiva de embriones.

    www.lavanguardia.com/politica/20130515/54373544804/mas-creus-sant-jordi.html#ixzz2TSTAxLFa

    Estos dos premios, Cruz de San Jorge y Catalán del Año, demuestran esta hipocresía social, incongruencia e inconsecuencia del progresismo oficial catalán de dichas élites, un verdadero fraude moral a gran escala.

    Dicen que Cataluña es una especie de Nuevo Edén, donde se respetan y protegen de forma avanzada todas las opciones de vida, pero ignoran la principal forma de vida más indefensa y necesitada de protección: el feto y el embrión humanos.

    Sin duda la vida da golpes contundentes a algunas personas, por eso existe el concepto de Estado del Bienestar, que debería de servir para ayudar tanto a las madres embarazadas como a los fetos y embriones amenazados de aborto.

    Pero entre toda esta ingente élite social premiada, candidata o invitada (13 años de Catalán del Año y 32 de Cruz de San Jorge), no ha habido ni una que haya pedido expresamente la defensa de la vida humana prenatal, mientras que algunos sí han apoyado los derechos animales.

    Si nuestros obispos, abades y sacerdotes hubiesen denunciado proféticamente esta matanza prenatal, le habría sucedido lo mismo que a Jeremías: abandonado, perseguido, sólo y sin ayudas. Almuerzo con caviar, que nunca falte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Creus de Sant Jordi" no?

      Eliminar
    2. No son la Cruz/Creu de Sant Jordi/San Jorge.

      Son las Marcas de la Bestia.

      A estas alturas de la historia, es la mejor descripción que se le puede hacer, ya que los galardonados, por la política subyacente de la Generalidad, premía a los que no inquietan para nada al poder político y dan así su apoyo a la ideología de género y a la cultura de la muerte y del relativismo.

      Eliminar
  5. Tu testimonio, Quim, corrobora el desolador panorama lleno de mentiras y compadreos político-eclesiásticos de ese Auswitch barcelonés llamado Hospital de Sant Pau.

    ResponderEliminar
  6. En esto del aborto todos tienen un morro de cemento armado. Y cuando digo "todos" es ¡todos!

    ResponderEliminar
  7. Como comenta el Sr. Marcos, nos falta recibir el mensaje, ver y escuchar el testimonio en primera persona, desgarrador, de las mujeres que abortaron.
    En YouTube y otros (EWTN, Nazaret.org) se pueden escuchar y ver muchos casos estremecedores.
    Estos testimonios cambian muchas opiniones.
    y en el caso de la jerarquía, pues ellos mismos si lo ven y siguen igual.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Mn. Custodio por su artículo de hoy. Como dice muy bien EL PERIODICO, es más bien un periódico contrario a la Iglesia.

    Por otra parte, también es lastimoso que en los conciertos de Administraciones con Instituciones de la Iglesia, siempre sea ésta la que acaba perdiendo. En el caso de los Hospitales y concretamente en San Pablo, si está junto con la Generalitat y el Ayuntamiento, no creo que las aportaciones de la Iglesia tengan tanto peso como dice EL PERIODICO.

    Dejando aparte la confesionalidad católica o no de una clínica u hospital, hay que recordar siempre que el aborto es un crimen-

    El aborto (aquí habría que considerar también el efecto abortivo de la píldora del día después o del dispositivo intrauterino). Resulta escandaloso que actualmente se produzcan en España casi 100 asesinatos de mujeres por la violencia doméstica. Pero es que son más de 100.000 los niños asesinados en el vientre de su madre sin que nadie los defienda. Y se habla de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) para referirse al aborto, por ser algo que la mujer realiza voluntariamente (muchas veces, desinformada). ¿Qué dirían si yo empezase a hablar de Interrupción Voluntaria de la Respiración (IVR) para referirme a la violencia doméstica? Es duro decirlo: si todos -esas mujeres maltratadas, los niños, jóvenes y adultos, de cualquier raza, religión y condición social- hemos sido embriones y fetos pero pocos políticos defienden con fuerza la vida del no nacido quizá sea porque... nadie guarda memoria de esas primeras etapas de su vida y, por tanto, la defensa del no nacido NO DA VOTOS en las elecciones.

    Por otra parte hay una escandalosa permisividad sexual, que hace que los jóvenes se inicien en esa práctica cada vez a más temprana edad.

    Resultado de todo esto, una crisis moral y económica sin precedentes. Esperemos que los católicos jóvenes que gracias a Dios, se van incorporando a las nuevas realidades eclesiales, tengan una vida más coherente con la Fe que profesan y vayan enderanzando a esta sociedad que por tibieza hemos perdido la partida y el relativismo imperante se ha adueñado de nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  9. a) El Hospital de Sant Pau y el Hospital Sant Joan de Déu parece que participaron en un protocolo de diagnóstico prenatal de anomalías congénitas fetales, redactado durante el mandato de la tripartita Geli:

    7. En caso de detectar alguna alteración congénita fetal, el profesional sanitario debe informar la mujer/pareja
    del pronóstico de esta alteración. Debe informar adecuadamente y con todo el respeto a la mujer/pareja
    sobre las posibilidades que les ofrece el servicio sanitario en relación con la continuidad del embarazo, o la
    interrupción de la gestación de acuerdo con los supuestos previstos por la ley (Ley orgánica de 5 de julio de
    1985 (9/85))

    www.atenciontemprana.com/EIDocumentsAT/diagprenfetcasbreu.pdf


    b) En la página 175 y siguientes del protocolo del seguimiento del embarazo en Cataluña, también de la tripartita Geli, se conocen las consecuencias del aborto sobre la mujer, igualmente participaron los hospitales Sant Joan y Sant Pau:

    www20.gencat.cat/docs/canalsalut/Home%20Canal%20Salut/Professionals/Recursos/Protocols_i_recomanacions/17_salut_de_la_mare_i_de_linfant/documents/protocolseguimentembaras.pdf


    c) No he observado un protocolo oficial para la práctica de abortos en Cataluña elaborado por la intervencionista Generalidad. Sólo lo he visto en una clínica abortista y es de carácter privado, no oficial:

    www.ginecenter.com/servicios/interrupcion-voluntaria-del-embarazo/metodo-quirurgico/41

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y luego van de mosquitas muertas... Menudos caraduras los de Sant Pau y Sant Joan de Déu. ¿No se les cae la cara de vergüenza?

      Eliminar
  10. Esccuché en un debate público hace poco, jartarse a unas proaborto, que decían que habían algunos CATÓLICOS a favor del aborto y que era loable y amirable, a lo que de forma rotunda contestó otro tertuliano - Me disculpan ustedes pero esos NO SON CATÓLICOS, lo son de boca, por intentar redimir sus miserias y más, pero de CATÓLICOS nada.....

    El Cardenal Sistach está recogiendo lo que ha sembrado, y os aseguro que no son frutos, son iglesias vacías, medallas y más elogios de los detractores de la vida, etc. ni más ni menos

    Oremos por su conversión y la de muchos meapillass

    Vicent

    ResponderEliminar

  11. Es una verdadera verguenza, lo que me extraña en que ROMA tarde en tanto en ponen orden, esto clama al cielo, cientos de pequeñines están siendo liquidados por la esa permisividad del mal...

    Hay, más les vale no haber nacido a quienes hiciesen daño a uno de estos pequeños... y a los que que matan, asesinan y encima otros los encubren...

    ¡Qué Dios se apiade de ellos!

    Maria Angels

    ResponderEliminar