jueves, 7 de febrero de 2013

Sagrada Familia, presente y futuro

Sin duda, el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia conserva esa capacidad de evocación del Misterio, pues la genial obra de Gaudí materializa admirablemente el deseo de construir una casa donde habite Dios. Cuando de verdad se tiene el sentido del Misterio -y Gaudí lo tenía en grado sumo-, las cosas cambian, también para el arquitecto. Y decir Misterio no quiere decir una cosa absolutamente incomprensible, sino que quiere decir algo a lo que se accede por la fe. Por eso es prácticamente imposible que una persona que trabaja con las formas y con los elementos materiales, pueda llegar desde una actitud indiferente o desde una actitud de no creencia a una realización que sea significativa para el que tiene fe.

Hoy que vemos crecer día a día edificios sagrados desposeídos de lo sagrado y construidos sin ningún conocimiento ni de la liturgia ni de la misma fe, sino modelados sobre el funcionalismo y sobre el capricho irreflexivo y arbitrario del arquitecto creador, comprendemos con mayor claridad que una iglesia contemporánea, por moderna que se pretenda, no puede estar en ruptura con las formas y los materiales consagrados por la tradición, sino innovándolos y desarrollándolos desde dentro.

La basílica de la Sagrada Familia revela un dinamismo vivo: el del Espíritu Santo que levanta el edificio construido con piedras de carne y hueso. “Ya no sois extranjeros ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles y los profetas, y el mismo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se va levantando hasta formar un templo consagrado al Señor. Por él también vosotros os vais integrando en la construcción para ser morada de Dios por el Espíritu” (Ef 2,19).

Que la Sagrada familia se abra pues al culto constante, a la alabanza divina; que el pueblo fiel llene la basílica y se eleven a Dios aquellos cánticos que han movido el corazón de tantos a abrazar la fe. Que se abran las puertas unos minutos antes de que se inicie la Misa para dejar entrar a los fieles que se han quedado en la calle por no disponer de invitación.  La obsesión por la seguridad no debe dar como resultado el que queden cientos de sillas vacías en las celebraciones y se acoten excesivas zonas para privilegiados que puedan estar más próximos al altar.  Las decenas de voluntarios que colaboran en las celebraciones desean no sólo que se les necesite, sino que se les quiera...
Me alegro sinceramente de que sea el 24 de febrero, y no ya entrada la Semana Santa, como estaba previsto, cuando se celebre en la basílica la primera Misa del presente año, organizada por la Delegación Diocesana de Catequesis. Me alegro sinceramente de que la oración del Padrenuestro se ofrezca en varios idiomas y que los confesionarios -diseño de Gaudí- no sean simplemente un magnífico adorno en la basílica. Me alegro sinceramente de que sea Mn. Josep Mª Turull el encargado de la logística de las celebraciones. A pesar de todas las críticas que puedan hacérsele, lo considero un buen sacerdote y fue un excelente párroco de Sant Ramón de Penyafort, celoso de la liturgia y del confesionario, generoso con sus hermanos sacerdotes.

Fue el poeta T. S. Eliot quien en su obra “Los Coros de la Piedra”, encargada por un obispo anglicano como loor en la consagración de una nueva iglesia, decía: “ De todo lo que se hizo en el pasado, cómeis el fruto, bien sea podrido o maduro. Y la Iglesia debe estar edificando para siempre y siempre derrumbándose, y siempre siendo restaurada.” Cada uno desde su lugar construye el significado: “una iglesia para todos -decía el poeta- y un empleo para cada cual y…cada cual a su trabajo”. Y cuando hayamos edificado un altar a la Luz invisible, daremos gracias de que la tiniebla nos recuerde la luz. ¡Oh Luz Invisible, te damos gracias por tu gran gloria!

No olvidemos que el templo se edifica y se oficia en él, ad maiorem Dei gloriam , a la mayor gloria de Dios. Y eso en la arquitectura de la Sagrada Familia es evidente. Quiera Dios que también lo sea en su liturgia.

Custodio Ballester, pbro.

10 comentarios:

  1. Gracias Mn. Custodio, por su bello artículo sobre la Sagrada Familia.

    Es penoso tener que ser los servicios de seguridad dentro y fuera de la Basílica. Yo puedo decir por la experiencia que tengo de haber asistido en muchas de las Misas, allí celebradas, que la primera después de la Consagración por el Papa, no hubo necesidad de invitación. Primero dijeron que podría haber fieles de pie, y que en total cabrían ocho a nueve mil pesonas, después resultó que los que conseguimos entrar tras hacer más de una hora de cola y no había sillas vacías, no pudimos estar de pie en los pasillos y con la Misa empezada, por razones de seguridad, nos hicieron pasar al coro bajo que circunda prácticamente todo el recinto sagrado. Yo ya pensé que aquello no podía seguir de aquella forma, porque fue un caos, En las proximas celebraciones ya se abrieron las puertas, hora y media antes, en lugar de una hora y a más con invitación, solo san para seis mil o seis mil quinientas sillas.

    Eso que propone de dejar entrar unos minutos antes de la Misa a los que no tengan invitación, es una buena idea.

    De momento, aun siguen acudiendo muchos curiosos, con la cámara de fotografiar, aunque ya sabemos que "Dios escribe recto en renglones torcidos" y solo el hecho de entrar gratis y ver una celebración litúrgica que normalmente son bien cuidadas, puede ser evangelizadora.

    ResponderEliminar
  2. En relación con este artículo sobre la Sagrada Familia, este jueves La Vanguardia ha publicado un artículo de Michel Wieviorka titulado “Matrimonio para todos”.

    Se refiere al debate francés sobre el matrimonio homosexual, donde hay posturas que piden la adopción, la procreación médicamente asistida y el reconocimiento de niños nacidos en el extranjero por gestación de alquiler (madre sustituta).

    Argumenta que todo forma parte de la modernidad múltiple o de las vías diversas de modernización; de la diversidad social, familiar y cultural; de la inexistencia de un modelo único ideal matrimonial y familiar, pero también empresarial, laboral, económico y de desarrollo; del fin de un pensamiento lineal y unidireccional.

    Sigue diciendo que los únicos límites proceden de las concepciones sobre matrimonio y filiación que no rompan el vínculo social, así como de la ética, mercantilización de la vida y el control político-social del progreso médico.


    El matrimonio sólo se predica de la unión entre hombre y mujer, y aunque exista legislación y sentencias inicuas que lo reconozcan, las bases de derecho natural son muy simples y muy claras:


    1. Por constitución biológica, las parejas homosexuales nunca pueden tener descendencia propia; por razones psicológicas, las parejas homosexuales nunca podrán aportar al hijo la complementariedad, la diferencia, la identidad y el amor específicos del padre y la madre.

    2. Por la anterior razón, las parejas homosexuales necesitan de las técnicas de reproducción asistida y fecundación artificial, debiendo de recurrir a la adopción, a un vientre de alquiler o a la donación de gametos, por lo que el hijo resultante siempre carece del patrimonio genético completo de los padres. Necesitan, por tanto, del retorcimiento del derecho y la medicina.

    3. Para el derecho natural y la Iglesia Católica, el principio de la naturalidad de la sexualidad es básico y sencillo de entender: han de ser eco-naturales la gametogénesis, la inseminación, la fertilización, la fecundación, la concepción, la implantación embrional, la gestación, el embarazo, el parto, la lactación y la educación del niño y adolescente por sus propios padres.

    4. La artificialidad sólo es legítima si auxilia a la naturalidad, y las situaciones especiales se justifican por razón de su excepcionalidad.

    5. Es un derecho humano inalienable que el desarrollo cognitivo y afectivo del niño y adolescente sea realizado por su padre y madre naturales, a través de los cuales, de forma insustituible, aportan a la personalidad del hijo, de un lado, la autoridad afectuosa del padre, y del otro, la protección cariñosa de la madre.

    6. Toda la doctrina eclesial sobre la castidad y la homosexualidad se contiene en los puntos 2357 al 2359 del Catecismo de la Iglesia Católica. El matrimonio se recoge del 2360 al 2391.

    7. El matrimonio homosexual es un puro invento inicuo de una civilización basada en la ideología de género y de la arbitrariedad del derecho. No existe en ninguna civilización del pasado, no hay precedentes ni comparaciones históricas más allá de las iniciadas en el año 2001 en Holanda.

    8. El principio de igualdad no es aplicable a esta situación matrimonial entre dos personas del mismo sexo, dado que la igualdad es relativa, es decir, que en relación con unas mismas características determinadas, se aplican siempre las mismas consecuencias jurídicas: tratar igual lo igual, y desigual lo desigual.

    9. Para la Iglesia, de acuerdo con el Catecismo, la tendencia homosexual no consentida interiormente (pensamientos o deseos) ni exteriormente (actos impuros solitarios o acompañado), es compatible con la gracia santificante. Y por tanto, en ese estado de gracia, se puede recibir la comunión eucarística. [Churchforum]. Pero si es consentida interior y exteriormente, entonces ello no es posible.

    10. Esta situación, junto con otras (aborto, divorcio exprés, reproducción artificial, congelación y eliminación de embriones) indican una apostasía general, masiva y creciente de la sociedad, lo cual traerá consecuencias graves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero qué tiene que ver esto con el escrito de hoy? Usted escribe sobre lo que quiere. Por qué no comenta lo que está escrito? Y a las horas en que lo hace, no estaría mejor durmiendo?

      Eliminar
    2. Coincido con el anónimo de las 08:25.
      Jordi montate un blog para ti y tus disertaciones, pero es de mala educación aprovechar un artículo de un tema en este caso sobre la Basilica de la Sagrada Familia.
      Para darnos doctrina y opinión sobre el tema del matrimonio, y la vida de pareja.
      Por respeto a el articulista, como a los que normalmente participamos con comentarios debemos ceñirnos al tema tratado.
      Aprovecho para agradecer a los que escriben un articulo, y a los que comentan.
      Y también a quienes moderan.
      Gracias a todos.

      Eliminar
    3. Escribo comentarios con algún punto de conexión con el tema o por la perentoriedad de un tema de interés católico, y que complementan o enriquecen al artículo.

      Casi todo comentario se escribe al momento y tiene diversas fuentes o autores, de gente que sabe: conversaciones, ponencias, conferencias, libros, revistas. Me parece interesante el darlas, dado que la cultura de Internet suele ser "aporta y mejora", cosa necesaria en España y Cataluña.

      Así, los argumentos del anterior comentario los pongo en el acervo o fondo común de ideas de GG, ya que dichos argumentos, leídos u oídos de diversos autores, los juzgo muy útiles e interesantes. Lo más importante es el argumento, no la persona.


      Sobre el tema del P. Custodio y la basílica de la Sagrada Familia:

      - La Sagrada Familia hace objetiva toda la doctrina católica sobre la vida, la familia y el matrimonio de derecho natural y católico.

      - El libro "Fills del concili. Retrats d'una generació de capellans", de Joan Estruch y Clara Fons, conjunto de experiencias de unos 17 sacerdotes, estos sí anónimos, manifiestan su oposición a la "Humanae Vitae" de Pablo VI. Su gran ilusión fue con el Concilio, y su gran decepción fue con el postconcilio: Pablo VI y luego Juan Pablo II y Benedicto XVI.

      - Esta generación del postconcilio se consideran "perdedores": piensan que los renovadores ganaron las votaciones del concilio, pero luego percibieron que los reaccionarios fueron los ganadores en la aplicación del mismo. Consideran que la jerarquía es una pérdida de tiempo, y contemplan con disgusto cómo los sacerdotes jóvenes regresaron a lo que ellos fue una obsolescencia: sotana, devociones, doctrina...

      - El traspaso del testigo de la generación implicada en el postconcilio (nacional-progresismo) a la generación nacida en el postconcilio se realiza con mayor visibilidad y protagonismo mediático en sor Forcades y sor Caram.

      - Sor Forcades apoya el sacerdocio homosexual, y considera sin valor alguno toda la doctrina eclesial sobre la castidad y la homosexualidad de los puntos 2357 al 2359 del Catecismo de la Iglesia Católica, según asegura, por ir contra la ciencia médica.

      - Una parte de la Iglesia no cree en el modelo de familia y matrimonio propio de la doctrina católica y que representa la basílica de la Sagrada Familia.

      - Activar en su plenitud a la Sagrada Familia tiene repercusiones políticas de alto nivel, dado que la basílica afirma el catolicismo y niega la doctrina del Dragón adoptada por la Generalidad y los partidos catalanes: ideología de género y cultura de la muerte y del relativismo.

      - Quizás a los políticos de CiU, ERC, PSC, PP o ICV tanto se les da lo que piensa Dios o la Iglesia, ni las consecuencias de sus actos en la sociedad, pero ven el poder de la Iglesia, saben que es una entidad con poder, aunque vean dicho poder con sus ojos distorsionados por la politiquería: iglesias, seminarios, universidades, escuelas, hospitales, ayuda social, tradición, doctrina, poder sacramental...

      - Éste es el riesgo de los sacerdotes: poner su autoridad divina en manos seculares a cambio de bienes mundanos (dinero, prestigio, honor, cargos).

      Eliminar
    4. Parece obvio el argumento de naturaleza: lo artificial auxilia a lo natural, y lo natural biológico y lo natural psíquico, en toda su extensión y sin excepción, niegan toda validez de los matrimonios homosexuales, los despoja de toda base, los evidencía como un invento moderno carente de fundamento, y confirman la ley divina: es una unión de hombre y mujer.

      Por lo que he visto, este tipo de matrimonios tienen una gran dependencia de la reproducción artificial, la cual sólo está al alcance de personas con gran capacidad económica.

      Eliminar
  3. Eso de que el que no tiene sentido del misterio no lo puede transmitir a su obra se ve en el escultor de moda catalán, que hizo la fachada de la pasión y, entre otras cosas, el atril del monasterio de poblet. Es una sucesión de imágenes lógicas, sin espíritu. Se nota claramente que no tiene fe, que es agnóstico.
    Lo que no se entiende (sí se entiende, pero no se entiende cómo puede ser así) es que se elija a un escultor para una obra tan trascendente y que no tenga lo más importante para llevar a cabo la obra: la fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El escultor que ha hecho las esculturas de la fachada de la Pasión, cuyo nombre no quiero citar para no darle publicidad, aparte de declararse agnóstico, tampoco quiso introducirse en la obra de Gaudí. Yo estoy de acuerdo en que las escenas de la Pasión del Señor, sean más sobrías en lineas que las del acimiento

      Etsuro Sotoo, escultor japonés fascinado por las obras del arquitecto español Antoni Gaudì, descubrió la fe católica trabajando en la iglesia de la Sagrada Familia de Barcelona.

      El escultor, sumamente famoso en su país, testimonió su experiencia el domingo pasado en el «Meeting» que organiza Comunión y Liberación en la localidad italiana de Rímini, en el transcurso de una conferencia que llevaba por título «Los “hombres ventana”. La libertad en el arte».

      Al visitar Barcelona en 1978, Sotoo quedó fascinado por el templo expiatorio de la Sagrada Familia, obra maestra incumplida de Gaudí (1852-1926), cuya causa de beatificación está en curso, y pidió poder quedarse para trabajar en la ciudad catalana como escultor.

      «Para comprender a Gaudí era necesario saber qué quería hacer con estas esculturas, con este edificio tan maravilloso, que no era sólo una obra de arte», explicó el artista.

      «Trataba de insimismarme e interrogaba a las piedras. Me preguntaba qué habría hecho Gaudí en mi lugar. Era necesario descubrir lo que había detrás de esta piedra», confesó.

      Sotoo no encontró respuestas a estas preguntas hasta que comprendió que no tenía que «mirar a Gaudí, sino hacia la dirección en la que miraba Gaudí».

      Según el artista japonés, la imponencia del templo, que desafía las leyes de la gravedad, no quiere ser la exhibición de la orgullosa potencia de un artista, sino una obra dedicada y mantenida por Dios, de quien Gaudí se consideraba un colaborador, hasta el punto de que ni siquiera quiso poner su nombre personal al proyecto.

      Sotoo, quien pidió en 1989 el bautismo, afirmó que tras la conversión, su manera de trabajar no ha cambiado, pero «es más fácil y segura» y le llena de «gusto y libertad».

      «La arquitectura de Gaudí indica, no obliga, es algo humano. Así es también el camino de jesús. Jesús no nos obliga a hacer algo, sino que nos guía. Y así podemos ser mucho más felices y seguros».

      Etsuro Sotoo concluyó su intervención en el «Meeting» afirmando que «el artista, como decía Gaudí, con su obra colabora en la creación de Dios y de este modo la libertad y la felicidad son posibles. Este es el único camino que debe seguir el hombre».

      En el encuentro, el poeta francés Jean-Pierre Lemaire, explicó que «el “hombre ventana” es el que logra intuir el sentido de la realidad y que es capaz de transmitirlo a los demás».

      Eliminar
  4. Bravo, mossèn Custodi!!!

    ResponderEliminar
  5. La Sagrada Familia se ha convertido en el parque de Martínez: él es el único que actúa allí; es dónde hace sus festivales, vaya su circo, porque un lugar como este tendría que ser punto referencial e internacional al estilo de Notre Dame por ejemplo, pero a él esto no le importa. Templos importantes Santa María del Mar o San Jaime tardarán en tener párroco, dicen que hasta junio, si su excelencia todavía reina .
    Hemos recibido también una comunicación de la secretaría del arzobispado de un sacerdote de Camerun; no sé los motivos de dicha comunicación, pero con Pousas no se actuó así. Y que le quede claro a Mn. Claret que y al auxiliar, que tienen dudas sobre la legitimidad de las celebraciones del P.Apeles que hasta fecha de hoy no ha habido ningún comunicado.
    ElCidCabreador

    ResponderEliminar